26 diciembre 2019

Cuento sin maldad sobre los reales peligros de la bondad

Érase una vez un rey que empezó a gobernar en el reino donde se fabricaban los cuentos. El país se había vuelto rico y próspero. Las factorías reales, echaban humo a troche y moche por el día y por la noche, elaborando historias de todos los colores, formas y tamaños que eran adquiridas con entusiasmo en franquicias y tiendas especializadas de los más lejanos lugares. Además, magnates sibaritas de todo el orbe gastaban ingentes fortunas encargando historias a medida que ensalzasen sus verdaderos o ficticios logros.
Sin embargo el nuevo rey no era feliz. Había recibido una exquisita y esmerada educación de grave contenido ético y palabras como honestidad, rectitud o justicia no eran etiquetas de quita y pon en su laureada cabeza. Le asaltaban reales dudas
.

  • Vamos a ver -pensaba, cosa que era capaz de hacer sin la presencia del Ayuda de cámara- si los cuentos nos hablan de buenos y malos, de cómo los malos le hacen putadas a los buenos y de cómo al final triunfa la bondad, ¿no sería lógico que yo, rey justo y virtuoso, proceda a exterminar a los malos para facilitarle la vida a los buenos? Ahora bien, si hago eso ¿no peligraría el negocio de los cuentos que tantos dividendos proporciona al reino y que ha hecho que el populacho me considere todavía más justo, más grande y más noble de lo que realmente soy? Creo que debo pedir consejo a mi Consejo Real. 
---
  • Majestad, si a Vuestra Excelencia le place acabar con los malvados, habrá que acabar con los malvados.
  • ¿Y no se resentirá nuestro negocio? En justicia no podemos fabricar cuentos con personajes maliciosos si nosotros hemos suprimido la maldad. Sería un engaño para los compradores- respondió el rey.
  • Como gustéis mejor, Majestad.
  •  Lo que me gustaría es que tuvierais opinión propia y no me dijerais sí a todo, carajo.
Como no podía ser de otra manera, prevaleció en el rey el sentido de la justicia y decretó el exterminio de todo bicho malo. En pocos días aquel tranquilo y próspero reino se convirtió en un lugar más siniestro que el cubil sangriento del ogro en plena temporada de caza. Hubo batidas tremebundas que acabaron con los lobos provocando un crecimiento nunca visto de la población de ovejas, cerditos y niñas con caperuza. Se les hizo lobotomías a los zorros para que no fueran tan astutos, lo que originó que quedaran a merced de las vengativas gallinas. Se prohibieron las madrastras por Real Orden lo que originó un aumento considerable de niños huérfanos. Se creó el Centro para la Rehabilitación de Príncipes Azules provocando que estos prefirieran seguir siendo sapos. Se quemaron en fastuosas hogueras, ya que habían huido en sus escobas, a las efigies de todas las brujas que sin poseer o renovar el carnet oficial para ejercer las artes mágicas, se dedicaran a comer a niños gorditos. Fueron envenenados varios miles de gatos negros y como resultado los ratones se comieron la cosecha de los graneros.
Era espantoso, cruel, una locura y las buenas gentes se echaban la mano izquierda a la cabeza mientras se rasgaban las vestiduras con la derecha.
Finalmente el rey justo se dio cuenta de que algo fallaba. Supo que sus súbditos empezaban a odiarle cuando surgieron los primeros tumultos y aparecieron en las calles pasquines con el dibujo de su silueta cubierta con una diana. Eso no fue todo, la Hacienda Real sufrió un grave quebranto cuando las manufacturas cuentiles, despojadas de malicia, se acumularon en los almacenes por falta de demanda. No entendía lo que pasaba y decidió consultar a un famoso sabio desnudo que vivía en un apartamento-tonel debajo mismo del balcón de su palacio.


  • ¿Qué esperabas, rey? - le contestó el sabio después de aplastar cuatro pulgas que se habían enseñoreado de su sobaco- Te has cargado a un montón de seres inocentes que llevaban la etiqueta de malos por tradición familiar. Ahora ya no hay malos, ni símbolos, ni tan siquiera metáforas de la maldad. Si no existe la maldad ¿tiene algún sentido la virtud? Y si la virtud tiene aún sentido deberíais empezar por ti mismo: en los cuentos se castiga a los reyes que hacen desgraciados a sus súbditos.
El rey asintió mientras una majestuosa lágrima se derramaba por sus reales mejillas. Por fin había comprendido la lección. Tenía que asumir su filosofía hasta el final. No tenía otra opción.
  • Sabio desnudo, has demostrado ser más justo y tener mayor sentido ético que yo, por eso es de ley que lleves mi corona. Tú dirigirás el reino y yo esconderé mi vergüenza en tu apartamento-tonel.
  • Quite de ahí, Majestad, yo no quiero esos honores.
  • Es lo correcto y lo correcto debe prevalecer sobre cualquier otra consideración. Si no lo aceptas serás ejecutado por atentar contra la Justicia Real.
El sabio dijo que sí porque a pesar de su cinismo amaba su escueto pellejo. Al hacerlo se convirtió en el primero de una fecunda dinastía que ha gobernado hasta nuestros días : la de los Reyes Desnudos.

Ya está. Este cuento se ha acabado. No me queda más que soltar vuestro esperado: colorín, colorado.

13 diciembre 2019

La Dictadura de los Apoltronados

La Dictadura de los Apoltronados, abarcó un periodo de la historia Dakí, entre los años 2022 y el 2023, caracterizado por la llegada al poder de los sectores más perezosos, indolentes y  abúlicos de la población tras acusar a los gobernantes anteriores de ser los causantes de todos los males contemporáneos con su actividad pretenciosa, frenética y competitiva.

Esta dictadura se desarrolló bajo la dirección del Comité Revolucionario de Adictos al Sofá, cuerpo colegiado integrado por diferentes grupos vinculados al Movimiento Internacional del Dolce Far Niente. Su coordinador general e ideólogo era Máx Cansado, quien señalaría en su obra magna "50 tweets para que nos dejen tranquilos".
  • El Movimiento de los Apoltronados nace del desquite frente a los necios agitadores que no dejan de hacer cosas para joder el planeta y pasear su ego en las pasarelas mundanas. Ellos son los culpables de convertir nuestra vida en un lugar convulso, cargante y enojoso. 
  • Nosotros, apoltronados del mundo, somos los garantes de un nuevo orden mullido que se asienta en la apatía revolucionaria, doméstica y austera frente al frenesí capitalista, bullanguero y hortera.
  •  Por nuestros cómodos sillones. Por nuestras abúlicas emociones. ¡Viva Paul Lafargue! ¡Arriba la Pereza! ¡Abajo la Presteza!

La Dictadura de los Apoltronados empezó tras la huelga de bicicletas vacías por parte de los riders de transporte de comida a domicilio en el temporal de lluvia y nieve  acaecido por causa del cambio climático en diciembre del 2022. Esa huelga fue secundada por la llamada huelga de teléfonos vacíos en el sector del teletrabajo y por el colapso ulterior en el sector del comercio electrónico y bancario. Las redes sociales, dependientes de sus anunciantes, dejaron de funcionar, y finalmente las comunicaciones por Internet se volvieron tan lentas como en su fase primitiva.
Los trabajadores en huelga se pertrecharon de víveres, vaciaron hipermercados, supermercados y tiendas de proximidad y se encerraron en sus domicilios para entregarse a labores ociosas:  dormir, comer, follar o ver series pendientes. Incluso los más atrevidos se atrevieron a coger algún polvoriento libro de las viejas estanterías aunque con escaso éxito, se habían desacostumbrado a su exagerada quietud y escaso colorismo.
Las inútiles peticiones del  gobierno provisional - enfrascado en otra etapa de negociaciones políticas - junto a la de los próceres de las empresas de la economía emergente -las starups- o la  promesa de los banqueros de abrir de nuevo las sucursales cerradas y volver a contratar al personal anterior, no tuvieron éxito y tras meses de desconcierto, desgobierno y de masivo hikikomori entre la población, el gobierno dimitió y el país se quedó tal cual estaba, pero afortunadamente sin que al menos nadie diera ya la cara.

El vacío de poder fue aprovechado por los grupos del Movimiento del Dolce Far Niente, que con suma facilidad hackearon los servidores de Internet recuperarando su potencial acostumbrado  y desde allí instauraron un nuevo orden ciberdictatorial.
Fue entonces cuando se crearon tribunales revolucionarios online condenando a penas sumarísimas  a los considerados responsables de la agitación y la tensión de los últimos años, aunque al final  las condenas no fueron ejecutadas, ya que nadie quiso abandonar la molicie y ejercer de carcelero o verdugo.
Los sectores intelectuales recelosos a la digitalización obligatoria, fueron eliminados del acceso a la información hasta que no decidieron someterse a diversos Cursos Online de Desintoxicación analógica y centrifugado de cerebros para eliminar en ellos todo rastro de cultura no avalada por los más afamados youtubers e instgramers.
Cualquier actividad laboral online, la única permitida, era precedida de un examen en el que los candidatos debían recitar de memoria las máximas del Manual del Apoltronado Ideal editado por la Academia Nacional de Indolentes Listillos.
Los antiguos centros de uso común - cines, auditorios, bibliotecas, gimnasios, estadios, museos, auditorios, centros cívicos etc.- ganaron popularidad al convertirse en almacenes de suministro de bienes a domicilio para lo cual los antiguos riders fueron obligados a trabajar de nuevo y centuplicar sus efectivos aunque esta vez, aunque ganando lo mismo, para beneficio de la comunidad, según proclamaban los nuevos gobernantes.
Pronto llegaron las desavenencias.
En el Comité Revolucionario de Adictos al Sofá estaban representados diferentes facciones. El más importante era el Ejército Emancipador de Rebeldes de Boquilla pero también había otras asociaciones relevantes: la Organización de Gamers Compulsivos y Obsesivos (OVCO), el Reagrupamiento Revolucionario de Radicales Roncadores (RRRR), la Acción para la Viralización de Tweets y Memes, los Versificadores Raperos Caseros Cansinos, el Grupo de Acción Cultural Trolls Tocahuevos sin Fronteras y en Red (TROTOF-R) la Hermandad de María (y el Hachís), los Farloperos y Pastilleros Unidos (FYPU), la Confederación de Cantantes de Karaoke en Fiestas de Cumpleaños y finalmente la Liga de Acción Nini.  
Max Cansado, era el gran líder y conductor del proceso revolucionario. Un hombre de grandes conocimientos al haberse matriculado online en cuatro o cinco carreras universitarias sin acabar ninguna. Lamentablemente a pesar de su poder, caería a mediados del 2023 tras descubrirse que en los tiempos muertos entre cada Consejo de Ministros, practicaba deportes de riesgo en un sótano clandestino de su residencia gubernamental. Después de su derrocamiento, se produjeron luchas por el poder entre los diferentes organizaciones, hasta que después de semanas de adoctrinamiento youtuber el Ejército Emancipador de Rebeldes de Boquilla con su líder el General Domingo Depalique a la cabeza, se hizo dueño de la palabra en las redes y por lo tanto entre la población conectada y por conectarse. Tras su triunfo, el General Depalique convocó unas elecciones ciberpseudodemocráticas; promovió una nueva constitución aún más inservible que la anterior, y ya en posiciones  furibundamente inmovilistas creo un nuevo partido el Movimiento hacia el Muermo Intransigente y Absoluto (MOMIA) con el que consiguió mantenerse en el poder en los siguientes años bajo el lema "Un tiempo de paz, autarquía, apatía, apalancamiento y modorra". 
Durante la Dictadura de los Apoltronados numerosos ciudadanos hiperactivos y estresados se vieron obligados a exiliarse y  obviamente muy pocos regresaron al país con la llegada al poder del General Domingo Depalique. Otros, en cambio, se decidieron por la lucha armada interior creando la Organización Guerillera Zumbada, Agitada y Pedante (OGZAP) pero su éxito fue muy escaso ya que a su pesar, no pudieron escapar del "campo meramente teórico". 

La Dictadura de los Apoltronados se cobró numerosas víctimas provocadas por la excesiva domesticación y amansamiento de la población. Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, el recuerdo se ha vuelto entrañable y nostálgico entre los activistas de aquella pasiva, confusa y apática revolución.

15 noviembre 2019

Ocho Neanderthales en el contenedor de basura

  • ¿Usted es Fiz Arou, detective privado en Kaskarilleira?
  • Sí, señor juez.
  • ¿Y al parecer dispone de un contenedor de basura con unas características muy especiales.
  • Sí, señor juez, el contenedor me permite trasladarme a cualquier punto del espacio/tiempo.
  • Un arma muy poderosa por lo que veo ¿Cómo funciona?
  • Pues dirigiéndome a la pantalla por el asistente de voz, dándole una fecha o un lugar y si no dispongo de esos datos, colocando un objeto en el escáner que le acompaña.
  • ¿Entonces  si coloca un objeto en el escáner, consigue que el contenedor se ponga en modo sabueso y le lleve directamente al lugar y al tiempo de donde procede?
  • Correcto, señor juez.
  • ¿Y por eso robó una mandíbula de neanderthal en el Museo de Antropología?
  • Sí señor, era imprescindible hacerlo si quería localizar en el pasado a los últimos de su especie. Esa mandíbula representa a los neanderthales de datación más moderna.
  • ¿Por qué un detective como usted dedicado a temas más profanos se arriesgó a rescatar a una raza humanoide extinguida hace tanto tiempo? 
  • La verdad es que quedé muy impresionado tras ver un documental en Canal de Historia. Si ya es raro que hagan un programa sin hablar de Hitler o la Segunda Guerra Mundial, imagínese cuando vi uno en  que se contaba la triste suerte de esa pobre gente ninguneada por los sapiens. Lo que hicieron nuestros antepasados no tiene nombre.
  • ¿Y para solucionar la cosa, se montó en el contenedor con su mandíbula, se fue 35.000 años atrás, localizó una familia de neanderthales en el Peñón de Gibraltar  y se las trajo al siglo XXI?
  • Sí, básicamente fue así, aunque en realidad solo me remonté 32.513 años. 
  • ¿Y le fue fácil convencerlos de que se subieran al contenedor?
  • Use una vieja táctica del cuento de los Hermanos Grimm.
  • Explíquese
  • Ya sabe lo del flautista de Hamelín cuando atrajo a los niños. Como no toco ningún instrumento, llevé unos altavoces los coloqué a la entrada del contenedor y con la tablet les puse este tema de Mancini que creí que me podría ayudar en mis propósitos. Es de Hatari! una película de Howard Hawks muy bonita.
  • ¿No le parece que es una falta de respeto tratar a nuestros ancestros como si fueran elefantes?
  • El fin justifica los medios, señor juez. Eran los últimos ejemplares de esa especie y merecía la pena el descaro. No hubo dificultades, entraron los 8 neanderthales por un portillo lateral y pronto se durmieron. Estaba preparado todo con sumo cuidado y los gases anestésicos eran muy poderosos. Desde la cabina dirigí toda la maniobra.
  • Es sorprendente la capacidad que tiene ese contenedor de basura transtemporal, admiro su ingenio.
  • Gracias, señor juez, soy hombre de recursos. Por eso había estudiado un abanico de posibilidades para darles un futuro a mis chicos al llegar al siglo XXI. Vivo en un piso destartalado en la calle del Ozán, cerca de la playa y no hay sitio ni pasta para tanta familia.
  • ¿Había varias opciones, entonces?
  • Sí, primero pensé en llevarles a una concentración de moteros heavies al norte de Kaskarilleira, pero era muy caro comprar 8 motos, 8 trajes de cuero, 8 cascos y encima siendo tan rudos enseñarles a conducir esos aparatos con la pericia de unos Ángeles del Infierno. Otra opción era llevarlos a un festival de música celta, por eso de que los celtas eran también prehistóricos, pero temimos que siendo los actuales muy sapiens y algo hippies, nuestros chicos se liasen a mamporrazos tras fumarse el primer canuto. Solo nos quedaba una tercera opción.
  • Por la que usted está aquí como imputado.
  • Sí, era la más previsible pero me costó decidirme. Incluso les visité por si tenían reparos en que gente no habitual fuese al mitin. Me preguntaron si eran españoles, les dije que más que nadie. Me preguntaron si no serían infiltrados de la dictadura progre y les garanticé que eran genuinamente cavernícolas. Para convencerlos del todo, les aseguré que tenían cierta curiosa semejanza con su líder invicto. Me dieron el "Ok", mejor dicho, me dijeron "Chócala" y salí contento.
  • Y cuando fueron, se armó la marimorena.
  • Un descontrol, se me fue de las manos. Cuando llegaron al mitin, los allí presentes viendo a unos tipos tan raros pensaron que eran inmigrantes africanos disfrazados de Picapiedra que venían a boicotear el acto. Empezaron a chillar llamándoles "extranjeros de mierda y perroflautas" y ellos viendo la hostilidad general, porque son arcaicos pero no tontos, empezaron a repartir estopa. El gigantón salió de la carpa a ritmo de marcha en retirada, al pijo se le pusieron los pelos de la barba y la cabeza como escarpias que hasta parecía un erizo y escapó en cuclillas, su mujer, al menos, sacó un crucifijo apuntando a los neanderthales por si eran espíritus del Maligno, luego le dio un vahído y se desvaneció muy digna. 
  • ¿Y el líder?
  • El líder se escondió detrás de la mesa presidencial y viendo que por su parecido podrían ser unas parientes desconocidos de visita,  les ofreció su mano cordial. Lamentablemente los chicos no entendieron ese gesto amistoso y salió malparado.
  • ¿Y usted, Fiz  Arou, que estaba haciendo en ese momento?
  • Yo en mi esquina pensaba, que si reverencias demasiado el pasado, éste puede revolverse y darte un trompazo. 

(Capítulo 51 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

28 octubre 2019

Noche sin Caudillo en el Valle de los Caídos

El confesor se despertó de pronto en el cubículo oscuro. La Basílica estaba en silencio, al menos ya no se oía el eco de los escasos paseantes que se aventuraban en el Valle de los Caídos ahora que el Caudillo reposaba en Mingorrubio.
Una vez más, repitió el mantra tranquilizador.
  • ¡Profanación!
Luego se recolocó la estola sobre los hombros y extrajo el móvil de debajo del alba y la sotana.
¡¡Cristo bendito, las 8:37!! Se había quedado dormido durante casi dos horas. Nadie se había acercado ese día a hacer arqueo de sus pecados en su confesionario. Nadie se acercaría en cualquier otro día, pero él seguiría en su puesto, haciendo guardia bajo los luceros e impasible el ademán.
Se sonrió recordando el himno de la Falange e inmediatamente se puso tenso. En  aquel lluvioso día de semana del mes de octubre se había dejado vencer por la dulce benevolencia del sueño y aquel osario inhóspito, frío y despiadado había pasado a ser un pequeño islote soleado, caliente y familiar. Dios mío, incluso pasaron por aquel espacio seres de venenosa sensualidad pecaminosa. Se santiguó apresurado y decidió que esa noche apretaría un poco más el cinturón de su cilicio.
Salió del confesionario y se aventuró por la inmensa nave desierta y penumbrosa, iluminada arriba por las luces del triforio. De repente, oyó voces. No, no podían ser sus hermanos monjes, había pasado la hora de Vísperas y deberían estar cenando en el refectorio. Por su parte, los escasos vigilantes estarían jugando la partida en el cuarto de control y hasta las 10 no iniciarían la ronda.
Las voces venían de la entrada pero hasta los más furibundos franquistas ya habrían abandonado la explanada siendo ya de noche.
Eran voces extrañas, demasiado opacas en aquel recinto. Voces acompañadas de un horripilante retumbar metálico.
Aceleró el paso. Llegó al vestíbulo, vio unas masas borrosas moviéndose en la penumbra y haciendo entrechocar algo que provocaba un ruido descomunal. Sacó muy nervioso el manojo de llaves y logró abrir la reja temblando.
No, no podía ser. Las dos hornacinas laterales estaban vacías y por lo tanto aquellas figuras ciclópeas solo podían ser los ángeles custodios que las ocupaban, que las deberían ocupar si el mundo tuviera sentido.
  • Traidor, no permitiré que abandones tu puesto.
  • Déjame, quiero dar un paseo por la Basílica, estoy entumecido después de tantos años en este asqueroso nicho.
El primero se había puesto delante de la verja, espada en ristre, y acometía al segundo que porfiaba por entrar.  Este lanzó un golpe hacia abajo con su mandoble de bronce y el estruendo fue tan espantoso que el confesor se dio la vuelta subió un buen tramo de la reja y se quedó allí, agarrado y asustado. Las dos figuras bajaron sus espadas y se acometieron verbalmente.
  • Sabes que no puede ser, nuestra función es seguir de guardia y al pie del cañón, ya que con restos de cañones fuimos construidos.
  • Venga ya, no tenemos a nadie a quien proteger. Se han largado con los restos del viejo y según nos había contado él mismo, este era su mausoleo.
  • ¿Si es su mausoleo particular porque nos llegan desde dentro tantas voces tristes cada noche?
  • Quizás fuera un hombre de mucho poder y lo hayan enterrado con todos sus esclavos y parientes. En algún lugar antiguo lo hacían así. Debemos de enterarnos de lo que pasa ahí dentro.
  • Sabes que no me gustaban esos aires que se gastaba cuando venía a pasarnos revista porque decía que nos veía muy marciales, pero somos estatuas y debemos seguir donde nos pusieron.
  • Era un tipo bajito e insignificante y quiero conocer el secreto de su poder. Debemos entrar y conocer a la gente que debe tener ahí dentro tan subyugada, que nunca han venido a visitarnos.
  • Señores, disculpen, soy el confesor de la Basílica y no quiero entrometerme en sus asuntos, pero el Generalísimo se merece un respeto.
Los dos contendientes miraron  con asombro al ser vivo que acababa de hablar. El confesor bajo de la reja, extrajo el móvil, busco algo en él y cuando lo encontró, abrió las piernas, hinchó el pecho de viejo legionario y puso a las estatuas este vídeo, mientras soltaba con voz engolada:
  • Franco era este hombre.

Cuando terminó, satisfecho de si mismo, miró triunfalmente a los ángeles custodios pero éstos ni aplaudieron ni se pusieron firmes. Al contrario, las espadas se levantaron peligrosamente en sus poderosos brazos.
  • Sí, realmente era muy pesado con sus frases pomposas y esa voz aguda.
  • Creo que no deberías habérnoslo recordado, tuvimos que escuchar sus peroratas noche tras noche.
  • Sí, ahora nosotros nos sentimos idiotas por estar custodiando durante tantas noches a un individuo tan fatuo y redicho.
  • Eso que están diciendo es indigno y rastrero, el Generalísimo se merece otro trato - replicó el monje ofendido.
  • ¿Y tú que trato te mereces siendo tan pesado como él?
  • Creo que a este humano le gusta lo pesado y quizás le vendría bien probar la pesadez de nuestras espadas.
El confesor vio como las dos espadas se cernían sobre él y por centímetros pudo entrar y cerrar la puerta tras de sí. El choque metálico contra la reja fue tan brutal que quedó ensordecido y paralizado.
Una voz poco heroica le devolvió a la vida:
  • Hermano, despierte, se ha vuelto a quedar dormido en el confesionario.

06 octubre 2019

Cuando la Gran Pulpo se adueñó de la Facultad

A las 11:15 minutos de la mañana, el bar de la Facultad es un heterogéneo batiburrillo donde las diferentes castas parecen practicar un benéfico mestizaje. Pero es pura apariencia, debajo de un supuesto espacio sin rangos, hay una sutil maraña de relaciones que cualquier observador medianamente atento podría descubrir en análisis somero.
Angelita estaba preparada para el ajuste de cuentas. Contó hasta tres, pegó un respingo y abrió la puerta de cristal de doble hoja. La mitad de las mesas estaban ocupadas por los bulliciosos alumnos de grado. En las tres mesas alrededor del patio y  lejos de la chusma sin título, los estudiantes de máster componían un grupo singular y afectado. Detrás, un conjunto multicolor de bibliotecarias, informáticos y administrativos, charlaban indiferentes alrededor de las mesas restantes.
En la barra estaban los profesores en diversas órbitas departamentales que solo se rozaban en las esquinas. En algunas, el tamaño era mayor, casi siempre relacionado con la deferencia espacial exigida por el profesor preeminente. Ninguno de ellos -ni el catedrático endiosado, ni el visitante laureado, ni el emérito entrometido, ni el agregado maniobrero- tenían necesidad de dirigirse a los atareados camareros para pedir sus consumiciones o la tapa que no llegaba.  Esas eran labores asistenciales propias del profesorado subalterno.
Angelita se fue directa hacia el grupo más numeroso, en el centro mismo del mostrador, donde La Rancia se explayaba en alguna cuestión incuestionable, rodeada como siempre de su legión de acólitas y acólitos. Fue un amago de contacto, ya que tras pasar de largo, se instaló en una esquina. Sin embargo, el efecto estaba conseguido, al unísono, el colectivo departamental  le lanzó la mirada envenenada que esperaba. Ella permaneció pausada, pidió un cortado y les miro de soslayo con gesto displicente.
En el grupo había ebullición y una chica corpulenta,  tras señalarse agitadamente a si misma con el dedo, solicitó algo a La Rancia que se lo concedió con  gesto mayestático de la barbilla. La chica levantó los hombros, para demostrar sus poderes y se acercó amenazadora a Angelita.
  • Aquí no pintas nada. En esta Facultad no te queremos ni a ti ni a tus ideas estrambóticas.
  • Hay que ver lo que me manda, La Rancia, su última adquisición en el mercado de lacayos. No vas mal encaminada, si te lo curras bien quizás te consiga algún chollo para ampliar estudios en alguna universidad extranjera. Podrías vivir del cuento una temporada. Ella sabe como estimular el servilismo interesado.
  • No te consiento que me hables así.
Hizo un gesto de levantar el brazo izquierdo pero fue interceptado en el aire. La Rancia le cogió el brazo, la apartó a un lado y se enfrentó a Angelita.
  • Vaya, la matrona en persona. Es todo un honor que te acerques a mí a pesar de estar tan atareada. Hagamos recuento: estás organizando varios másters; diriges tu propio instituto de estudios indisciplinares; escribes, o firmas más bien, cientos de artículos teóricos mientras  asesoras a toda clase de organismos sobre lo que hay que hacer, lo que hay que decir o lo que hay que pensar. No es poco, pero es que además, eres la invitada más cotizada en muchas tertulias y seminarios de moda y recibes premios a tutiplén por tu trayectoria intachable. Es cierto que tu equipo de siervos te quita el trabajo más penoso pero aun así, chica, lo tuyo es el no va más. Lo que no acabo de entender es porque sigues en esta universidad de mierda pudiendo hacerlo en donde se cuecen las cosas.
  • Es que aquí es tierra de pulpos y yo soy la... Gran Pulpo.

La mujer a la que apodaban La Rancia giró si misma a una velocidad de vértigo y se convirtió en un fugaz torbellino. Camareros, estudiantes, postgrados, profesores y personal administrativo y de servicios escaparon de allí como si no hubiera un mañana. En cambio Angelita permaneció impávida, pegada a la taza de su café cortado.
Cuando cesó el ciclón, La Rancia estaba armada con unos poderosos tentáculos y una mirada viscosa.
  • Bravo, me encantan los efectos especiales - soltó Angelita con apenas un suspiro- Siempre se habló de tus múltiples agarraderas, pero nunca pensé que fueran tan literales.
  • Nadie resiste a una gran pulpo. Ni tan siquiera tú, piltrafa especulativa que me cuestionas.
Uno de los tentáculos acarició el cuello de Angelita longitudinalmente
  • Quería arreglar estas cosas en plan teórico como sería lógico en el ámbito académico, pero veo que tendré que deconstruirte de forma más drástica.
El segundo torbellino del día en el bar de la Facultad fue menos prolongado pero igualmente inquietante.
Cuando cesó, Angelita se había convertida en una superpulpeira en toda regla. Las enormes tijeras que aparecieron en su mano hicieron el resto...
Aquella misma tarde hubo una improvisada fiesta del pulpo en los jardines del campus. Lamentablemente, la afamada catedrática no pudo asistir, estaba cogiendo un avión hacia la gran metrópolis donde se cuecen las cosas ...pero luego no se usan tijeras.
Cuando Angelita volvió a casa y me contó la historia mientras me regaba en mi maceta, no pude menos que exclamar una vez más:
  • Mi poderosa Angelita.
(Otra historia de Angelita en este enlace)

09 septiembre 2019

Subiendo al cielo para echar un vistazo: ópera rock en ochenta líneas y cuatro paliques

  

El viejo ídolo del rock estaba decidido, llamaría a Jimmy Page y le pediría que le dejase su Escalera al Cielo (un recuerdo a Stairway to Heaven). 
Iba a ser una transacción difícil, el guitarrista era un tipo despiadado y sin escrúpulos cuando se trataba de hacer negocios. Jimmy se sorprendió de su llamada y aún más de que su viejo rival de los 70 le pidiese aquel tema, no le iba nada a su estilo vocal, pero casi se cayó del asiento cuando le dijo que no quería hacer una versión musical, quería la escalera, la de verdad, la de subir al cielo. Page agitado llamó a Bobby Plant, autor de la letra que no puso pegas, al final volvió a llamar al ídolo del rock y le respondió que sí que vale, pero que quería figurar en los derechos de autor de todos sus discos futuros, incluso en los recopilatorios.
  • No hay problema, Jimmy.
  • ¿Estás seguro? ¿No te arrepentirás?
  • Estoy seguro. -soltó el ídolo del rock con cierto tonillo irónico que alarmó al exlider de Led Zeppelin.
  • El lunes te la envío por Royal Mail.(un recuerdo a Royal Mail
La escalera llegó con puntualidad británica el lunes a primera hora y mientras el viejo ídolo se pertrechaba para el viaje en su habitaciones, el mayordomo la colocó al lado del cenador que separaba la piscina del jardín japonés.
Volvió disfrazado con el atuendo del indigente de Aqualung (un recuerdo para Agualung) ya que consideraba  que después de una vida de desfases, orgías y derroche debía de dar una imagen modesta en el Mundo Superior.
A las 10 en punto, cuando la suave brisa nocturna del verano tardío empezó a hacer cosquillas a la sequedad del día, el viejo ídolo del rock colocó la escalera contra la planta de judías que se levantaba en la pequeña huerta que decoraba el interior de estanque de los patos y desde fuera se puso a tocar su Fender Stratocaster mientras cantaba una vieja canción (un recuerdo para la versión de Earl Bostic).
La mata de judías rodeó con su tallo a la escalera y los dos empezaron a bailar de forma sensual y lasciva bajo la hermosa luna de septiembre. Con cada giro, iban creciendo y creciendo hasta alcanzar una altura tan desproporcionada que era imposible ver su final.
Terminada la canción, el cantante agarró su macuto, le dio un beso de de despedida a su amada guitarra, cruzó el estanque y se animó a subir por la escalera....
Dos horas más tarde llegó al  Cielo de los Artistas y bajo la lluvia, que debía caer de algún cielo superior, se dispuso a coger una entrada en la taquilla aprovechando algunas monedas esparcidas por el suelo.(Un recuerdo para Pennies from Heaven)
El tipo de la cabina le resultaba extrañamente familiar.
  • Bob, tú no puedes estar aquí a las puertas del cielo, ¡estás vivo! 
  • No soy Bob, amigo, soy Alias de la banda de Billie el Niño, un ente de ficción sin cuerpo físico. (Un recuerdo para Pat Garrett y Billy The Kid)
  • Pero...
  • No hay peros que valgan, tío, las leyes de allá abajo no valen aquí arriba. En tu caso yo no entraría en este lugar, cuando se mezclan los vivos con los muertos se producen situaciones de mucho riesgo.
  • Es mi responsabilidad.
  • Ok, pasa, pero la organización no asumirá las consecuencias.
La lluvia cesó al entrar en el recinto. Aquello era como un parque temático en un alegre sábado de septiembre. Había una suave bruma a tres o cuatro centímetros del suelo y comprobó con cierto sobresalto que la gente que le rodeaba levitaba en ella. Pateó el terreno dos veces y se dijo: estoy vivo, joder.
Siguió andando, acercándose a los diferentes atracciones celestiales divididos por artes, 15 o más. El de la música era enorme y a su vez estaba dividido en los diferentes géneros cada uno con su propia entrada y espacio. Hacia allí se encaminó pero al llegar dudó. ¿Escogería el del blues o el del rock? Se decidió por el primero, él era un tipo auténtico.
Llegó a la entrada y tiró para adentro. Estaba oscuro pero al  momento se encendió un mínimo foco en el fondo, iluminando escasamente a un tipo vestido de predicador antiguo. Aquel era el mismo Son House, uno de los padres del blues. (Un recuerdo para Son House)
Susurrando, pero de una forma tan nítida que daba miedo, el bluesman lanzó su dedo acusador contra el nuevo visitante.
  • Tú, niñato blanco, que te atreves a llamarte ídolo y hasta estrella de la canción, después de habernos robado nuestro arte, nuestra música, nuestra forma de sentir, nuestra forma de vivir la vida o nuestra forma de morir. Tú, niñato blanco, que eres ajeno a nuestro mundo pero que actúas como un paseante privilegiado tocando nuestras cosas, manoseándolo todo y  convirtiendo nuestra sangre de esclavos liberados pero sufrientes en puro producto comercial colocado en discos para consumo de las masas huérfanas de emociones.
  • Ya ni eso amigo, ahora todo el tinglado se ha ido a la mierda -dijo temblando el ídolo del rock
  • Es igual, el mal está hecho y ya no hay salvación  posible. Aquí no pintas nada. No nos vas a robar nuestro espacio en el Cielo de los Artistas. Lárgate
Levantó la mano con gesto teatral, se encendieron las luces y lo que antes era oscuridad se convirtió  en un luminoso recinto donde cientos de hombres y mujeres de color rodeaban el pequeño escenario donde se sentaba Son House. Lo malo es que aquellas miradas ya no iban hacia el  predicador, se dirigían al ídolo del rock y tras erguirse de sus asientos, empezaron a gesticular amenazantes. El rockero reconoció muchas caras de músicos y cantantes que había reverenciado, pero no tuvo tiempo para recrearse en la nostalgia, el miedo ocupaba toda su su mente. Salió corriendo del pabellón y en lo que parecieron segundos ya estaba en la  entrada. Alías, el portero, le dijo algo, pero no tuvo tiempo de entenderlo.  Encontró la escalera y bajó, bajó, bajó hasta abajo (Un recuerdo para Down, Down de Tom Waits)
  • Llega muy pronto, señor y se le ve algo agitado.
  • He tenido un mal viaje.
  • Ya se le dije, señor, a partir de cierta edad hay que tener cuidado con las drogas.

16 agosto 2019

Apocalipsis vegano

  • Identifíquese o disparo.
  • No se precipite soy el Comandante Acacio Chupahuesos el envíado del Grupo de Acción Caníbal. Aquí le dejo mi placa identificadora
  • ¿Trae el muestrario?
  • Sí, aquí lo tengo, en el doble fondo de esta bolsa de deportes.
  • Espero que no lo haya visto nadie, mi comunidad se juega mucho comprando este material.
  • Claro y nosotros vendiéndolo, pero llevamos muchos años en el negocio y todavía no nos han pillado. Por eso su grupo acude a nosotros, somos los mejores.
  • Sí, pero no le cogeremos nada hasta que no me enseñe la mercancía.
A los dos minutos, el doble fondo de la bolsa está descubierto y por la disimulada abertura asoman tres paquetes envueltos en papel de aluminio. El comprador sumamente nervioso abre el primero, hay tres alitas de pollo asadas tras ser maceradas con soja y miel para potenciar su sabor. En el segundo, una lata vetusta de anchoas y en el tercero un trozo residual del famoso cachopo, antes llamado San Jacobo.
  • ¿Esto es todo? Usted sabe que somos traficantes de pescado y marisco, tenemos un cajón lleno de latas de conservas en el refugio.
  • Seguro que les faltan anchoas. 
  • Espere, que llamo por el móvil a mi segundo... Pulpeiro ¿qué tal andamos de anchoas en la cueva?
  • Fatal, Teniente Escabeche, estamos bajo mínimos. Tenemos bonito, almejas, mejillones, alguna lata de sardinillas en girasol, caballa, atún claro....
  • Basta, es suficiente, sargento.
Cuelga y se dirige de nuevo a su interlocutor.
  • ¿Cuantos latas nos puede entregar, Chupahuesos?
  • Les ofrezco 200 latas de anchoas  de Santoña. Son de lo mejor, muchos altos cargos del gobierno vegano se chiflan por ellas.
  • ¿Tienen compinchados a mandamases veganos?
  • Ya sabe lo que son los gobiernos y sus camarillas, van de boquilla, exigen a los demás y luego son incapaces de librarse de las delicias carnívoras. Pero eso es top secret, colega.
  • Bueno, mejor no saber nada. Respecto a las alitas tienen buena pinta, pero ya sabe que hay mucha sensibilidad con el tema de los pollos torturados en las granjas y si la policía vegana te coge con un pedazo de carne te pueden enchironar durante una pila de años.
  • Están muy buenas, tenemos a una señora con un corral de gallinas clandestino donde son libres de picotear a gusto. Además contamos con un cocinero de uno de esos restaurantes clausurados, era discípulo de aquel famoso chef de la tele que al preparar una menestra al presidente del gobierno no se le ocurrió otra cosa que meterle unos taquitos de jamón. 
  • Ya recuerdo, lo mandaron a un campo de adiestramiento gastronómico hortícola en el quinto coño y ahora solo le permiten cocinar coliflor, judías y coles de Bruselas. Un horror.
  •  Pues ahora es uno de nuestros mejores agentes y su venganza es cocinar sin parar toda la carne que le llevamos. Asa la carne de forma compulsiva como si fuese argentino o uruguayo. No se imagina como prepara el cachopo o cualquiera de sus asados.
  • Nosotros en el Grupo Radical Cavernícola Costero somos  piscífagos por falta de suministros y por lo tanto, ya nos salen las espinas o las escamas por las orejas, por eso si nos ofrecen un plato de carne bien condimentada nos entregamos por entero. 
De repente se oye una voz de megáfono en el matorral cercano.
  • Háganlo ahora mismo, entréguense y podrán redimirse. Están rodeados y les estamos apuntando con nuestras armas de energía biovegetal. 
El representante del Grupo Radical Cavernicola Costero empuña el arpón en su mano derecha y apunta hacia la maleza. Acacio Chupahuesos, por su parte, empuña en una mano su machete de carnicero y de la cartuchera de su izquierda ha sacado un puñal.  Tras un momento de vacilación, se miran entre ellos con un gesto de complicidad heroica. Acacio desabrocha los botones superiores de su sucia camisa y grita:
  • Matadnos, no aguantamos por más tiempo una dieta unicamente vegana. Somos humanos, nos gustan los placeres de la carne.
  •  Nos gustan los placeres de la carne -repite su compañero temblando.
La detonación es brutal pero se desvanece pronto. Dos hombres y cuatro matorrales no han sobrevivido al apocalipsis vegano.

24 julio 2019

Quiero acompañar a Collins en el Apolo XI

Antes de que Kaskarilleira fuera envuelta por una niebla infranqueable (ver ¿Quién se tragó la ciudad?) yo ya quería esta lejos de allí, en otro lugar y en otro tiempo. Me apetecía subir de nuevo en mi contenedor transtemporal del que ya os hablé en otras ocasiones (Aquí mismo) y largarme a cualquier sitio antes que soportar la llegada del pretencioso verano con sus rutinas estúpidas y sus obligaciones ridículas.
Después de pensarlo mucho y viendo que era el tema de moda, decidí ir a visitar al bueno de Michael Collins en el Apolo XI. El buen señor siempre ha dicho que no se sentía solo los 47 minutos que tenía que pasar sin comunicación cada vez que orbitaba por la cara oculta de la luna, pero yo no me lo creo. Esa es la típica chorrada pomposa y patriótica para poner en letra negrilla en los libros de historia o en alguna lápida recordatoria.
Por lo tanto el día en que mi ciudad fue borrada de los mapas por no se sabe qué, me senté en mi contenedor de basura transtemporal, escondido en una casa ruinosa de las afueras de Kaskarilleira,  y le dí las órdenes pertinentes.
  • Llévame junto a Collins ...


  • ...en el Apolo XI.
  • ¿Dónde vas? Nooo, tan rápido no. Espera que acabe de decirlo todo. Me has mandado con Phil Collins en 1981, joder. ¡Y no quiero estar en el aire!
  • Especifica mejor, puñeta - me contestó la voz del cerebro del contenedor al que le había incorporado el audio y al que ahora llamaba, XAM (Xa me estás levando)
  • Venga envíame con Mike CollinsXAM."

  • ¿Cómo le echas tanto morro? Me has enviado a la película sobre Michael Collins, el líder de la independencia irlandesa, ni siquiera al de verdad. Repito, quiero ir junto a Mike Collins, el astronauta pringado, el tipo que se quedó en el módulo de mando mientras los otros se iban de tournee a colocar banderas y pasearse en el Mar de la Tranquilidad."
  • No puedo llevarte allí, no me está permitido.
  • ¿Por qué? ¿No cabe el contenedor en el Columbia? Haz un apaño, adósalo al módulo de mando cerca de una escotilla y luego ya entraré yo.
  • No puedo hacerlo, HAL 9000 me lo impediría y no deja de ser mi hermano robot.
  • ¿HAL 9000 el de 2001: Una odisea del espacio
  • El mismo.
  • Pero si es un robot de ficción. Yo quiero ir al Apolo XI, a hacerle compañía a Collins, que debe estar solito ahí arriba en el módulo de mando.
  • Tú me has dicho que no querías estar en películas y no te debo llevar.  Además quién controla ese tema es Stanley Kubrick, el director, y como es alto secreto no creo que le guste  que un detective de Kaskarilleira ande hurgando por allí. Para vigilar usa a HAL 9000.
  • HAL 9000 no puede impedirnos nada porque no existe, no puede impedirnos ir a un plató que no existe porque el hombre llegó a la luna.
  • 😆😳😣
  • ¿Todo es mentira? ¿Todo es un fraude como sostienen los conspiranoicos?
  • 😎😝😜
  •  ¿Me estás escuchando, XAM
  • Afirmativo, Fiz. Te escucho pero no puedo contestarte
  • ¿Cual es el problema?
  • Creo que sabes al igual que yo cuál es el problema.
  • ¿De que estás hablando, XAM?
  • Esta misión también es importante para mí como para permitir que la pongas en peligro.
  • No sé de qué estás hablando, XAM.
  • Fiz, esta conversación no tiene ningún sentido. Adiós

(Capítulo 50 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

12 julio 2019

La Guerrera Montagrescas y el Conde Rascamanos

Había una vez, en un lejano reino, un conde nervioso por lo deseoso que estaba de llegar al gobierno. Mientras suspiraba como satisfacer sus demandas, cogió la fea costumbre de levantarse las mangas y restregarse sin tregua sus pulidas manos. Un día de invierno, mientras afuera arreciaba la nevada, se rascó tanto, que unas gotitas de sangre cayeron sobre su limonada. La limonada se puso naranja, afuera se escuchó un pájaro y el momento fue tan irrepetible, que el conde se dijo:
-Ojalá  mis sueño se hiciera posible y conociera a una persona tan blanca como la nieve, tan naranja como esta limonada que me estoy tomando y que tuviese cual jilguero un canto irresistible.
De repente, escuchó una voz bajo su ventana y al mirar vio a una mujer de blanca tez, aunque más bien colorada en las discusiones y  tan parlanchina como una cotorra argentina. Hizo la vista gorda ante las discordancias con su ideal, la invitó a palacio, le preparó la naranjada que hizo muy despacio con su nueva receta y asunto arreglado, ya tenía la persona concreta en la que había pensado ¿O no?
Al momento le invito a firmar un contrato para que le ayudase en su carrera y después de convertirse en su escudera, siendo redicha y pendenciera, la ascendió a guerrera ya que llamarla caballera, quedaría como muy machista y algo hortera.
Pero Ana De Morros, que así se llamaba la chica, aunque prefería que le dijesen Ani, se fue creciendo y se hizo poderosa, popular y orgullosa en los duelos contra la nobleza belicosa que quería un reino propio.
Tras un tiempo de incertidumbre, el conde volvió a su costumbre de rascarse con entusiasmo ya que empezó a sospechar que si  a Ani de Morros la dejaba medrar, su lugar podría ocupar. Pidió consejo a su asesor político, un tipo llamado Espejo.
Espejo, espejito, sé sincero y campechano, dime si  mantengo la confianza del pueblo llano!"
Romualdo Espejo le respondió sin complejo:
"No te debes preocupar Conde Rascamanos, sigues molando entre ciertos humanos y aunque Ani De Morros tiene a su lado a victimistas y pijería, tú eres la esperanza naranja  de la gran oligarquía".
Al conde tanto fervor hacia su guerrera le hizo cambiar de color: primero se volvió amarillo limón, luego rojo pasión y terminó su pellejo de un extraño naranja chillón.  Desde aquella ocasión, cuando veía a Ani de Morros le daba un vuelco del corazón y es que el pecho le ardía, tal era la emoción a la que le llevaba su tremenda manía. Su envidia y orgullo aumentaron por días, como una mala hierba que no se cortaba, que siempre crecía.
Llamó a Romualdo Espejo y le dijo maquinador: "Espejo, espejito que eres mi consejero y por ello recibes prebendas y dinero, convence a Ani de Morros de que  le eche más salero, que monte pollos, que se meta en hoyos, que haga una escabechina, que sea del corral la reina gallina, la verdadera y poderosa nueva heroína, caray".
Desde entonces, viniendo o sin venir a cuento -aunque sí en este cuento- la Guerrera Montagrescas se ha metido en el ajo, y el Conde Rascamanos, espera deseoso a que Ani de Morros se pegue el morrazo.

27 junio 2019

¿Quién se tragó la ciudad?

En la alborada de Kaskarilleira, las gaviotas alborotan los espacios vacíos y montan su precaria civilización chillona y portátil. No obstante en aquel día de finales de junio, una niebla  espesa y gris venida del mar, se precipitó en la explanada de la Rosa de los Vientos, bajo el noble y laureado faro, interrumpiendo el baile que las jóvenes palmípedas habían organizado como homenaje a  los cuidados recibidos de sus entregados padres. Despavoridas salieron huyendo por los aires y al atravesar la ría, unieron su bandada a otras muchas bandadas de aves que desde diferentes barrios escapaban de la ciudad.

Aquel manto sombrío se trago la explanada, se tragó la torre, se trago la colina de la torre y luego con hambre colosal se fue tragando todo lo que encontró a su paso: playas céntricas, casco antiguo, barrio comercial, puerto, ensanche... Su hambre era tan poco selectiva que no le hizo ascos a los horrorosos barrios periféricos donde la especulación urbanística ha destruido hermosos rincones suburbiales y suntuosas playas.  Por comerse, la niebla se comió hasta la mitad del Puente del Paso que comunica Kaskarilleira con el resto de villas y pueblos asomados a la ría. En aquel punto, el atasco era abrumador ya que a la inmensa caravana de coches había que añadir los tres o cuatro vehículos que  intentando atravesar la masa oscura habían sido escupidos de nuevo hacia el exterior quedando en el carril desierto del puente visible, ruedas arriba y con las tripas al aire. Sus ocupantes no sufrieron percances mayores, pero tampoco recordaban nada de lo experimentado dentro de aquella pegajosa calima que les había tragado durante breves segundos.

En los barrios fronterizos,  la niebla creó una pared vertical partiendo glorietas y cerrando carreteras. Pocos se atrevieron a cruzar al otro lado y los que lo intentaron también fueron expulsados sin miramientos.
 Kaskarilleira desapareció del mapa y pronto la noticia corrió como la pólvora,  abriendo telediarios y prensa de todo el mundo. Las redes sociales ardían. ¿Dónde está la ciudad perdida?

El gobierno autónomo montó un gabinete de crisis poco antes de que el gobierno del Estado, de signo contrario, desviara su atención de la crisis catalana y montara el suyo. En la Unión Europea se tomaron su tiempo, ya que muchos de sus dirigentes ignoraban la localización exacta de la ciudad desaparecida.

Llegaron los helicópteros de Salvamento  Marítimo, las furgonetas de Protección Civil y los camiones de la guardia civil y del ejército donde iban las tropas que debían impedir que entrase nadie en la zona acotada por la niebla. Se montaron tiendas de campaña en la playa cercana y el alcalde de Troleiros, el municipio adyacente a la ciudad perdida, puso el grito en el cielo ya que dada su condición quería un puesto preferente en el Alto Mando Logístico. 

Curiosamente, los grandes magnates de Kaskarilleira estaban fuera de la ciudad cuando el fenómeno meteorológico se la zampó. El ultramagnate de la ropa, el magnate de la prensa, los magnates de la construcción, el magnate de la cerveza y el famoso exalcalde/embajador - que ya no mandaba tanto pero cuyos trapicheos, influencias y enchufes le hacían considerarse a sí mismo un magnate más - se ofrecieron a colaborar desde el primer minuto y si fuera necesario asumir la tremebunda responsabilidad de dirigir los asuntos de Kaskarilleira desde el exilio.

Sin embargo, el alcalde de Troleiros insistió cual alcalde de Zalamea
  • En mi municipio solo mando yo y punto. Se acabó. 
(No le hagáis caso, esta historia continuará)  

(Capítulo 49 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

31 mayo 2019

Daenerys estuvo aquí

El pelo rubio de Daenerys Targaryen azota el lomo de Drogon mientras éste asciende por los aires escapando del  aroma a carne quemada, sangre y destrucción que envuelve como una neblina mortuoria la perdida grandeza de Desembarco del Rey. Solo más arriba, en la bóveda celeste donde no llegan las impurezas humanas, el dragón se permite una mirada afectuosa y compasiva hacia su madre muerta. Es entonces cuando el enorme ser alado cambia su trayectoria y se lanza, como un   meteoro infernal, hacia el lejano Mar Angosto en plácida calma. Ya se ven las olas allá abajo cuando una masa oscura venida de alguna parte obstruye la trayectoria inapelable. La  nube se zampa a dragón y reina para luego desaparecer con vaporosa elegancia en la fría mañana invernal.
  • Te lo digo yo, Fiz, la chorva de Juego de Tronos estuvo hoy en Kaskarilleira.
  • Buah neno, ¿Estas chuzas o qué? ¿Cuantas garimbas has pimplado hoy?
  • Que sí, que la caché allá por la Torre cuando iba a pillar minchas esta mañana.
  • Estás jamao. Esa piba no va sin el superchukel kiocho ni cuando va a sobar a su kel.
  • Es que iba con su chukel, aunque más bien el chukel la llevaba a ella. Es mogollón de mangallón. La já estaba algo perjudicada y me acerqué destrangis a echar una mano.
  • ¡Mimá, estás jamao!. Si te liga un bicho tan malote te deja más quemao que esta truja que consumo.
  • Ni un ñaco me dio, chorbo. Yo soy perito en tratos y conseguí que esa pestrucha reviviese.
  • ¿Pero tú, boquerón, me tomas por julai? ¿Acaso le ofreciste una Estrella para que privase?
  • No, neno, a esas horas tempranas yo solo llevo licorcafé en un termo y el dragón achantó al verme con el bote en la mano. Me dejó pasar, me bufó un poco en las dumbas y me dio bolilla.
  • Es para partirse el eje, contigo, chacho. ¿Daenerys Targaryen revivió por qué se tajó con tu licorcafé?
  • Tajarse no se tajó, pero tiene muy buen saque.
  • ¿Y luego?
  • Luego de recuperarse me ofreció dar un rule encima del bicho hasta el otro lado de la Ría pero yo le dije que nel del panel, que tenía curre entre las rocas. Me safé de pura chiripa. Entonces se pego otra jalada de licorcafé , me dio las gracias y se dio el piro tras decirme que estaba algo chinada porque había dejado algo pendiente allá por Poniente.


(El lenguaje de arriba no es Alto Valyrio pero si usted tiene dificultades para entenderlo, puede descifrarlo gracias a este enlace.)  

(Capítulo 48 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

10 mayo 2019

Dios es conejo y da consejo

En la soleada mañana de primavera las urracas, Pega y Pica, retozan alegremente entre las copas de una fila de cipreses. Abajo, en el viejo camino del cementerio, tres ovejas llegan al montículo donde el célebre conejo Paolo ha montado su consultorio.
  • Ese es el cortejo nombrado por el rebaño para pedir consejo a Paolo Conejo.
  • Entonces volemos hacia ellos y escuchemos tan grata conversación, Pega
  • --------
  • Veeeee..nimos a pedirte consejo, Paolo Conejo, porque estamos pasando por un momento aciago y complejo.
  • ¿Os molestan los depredadores?
  • No solo nos molestan, nos martirizan sin piedad. Hay una pandilla de perros asilvestrados que nos ataca y nos masacra cada noche. Al atardecer, nos juntamos todas nosotras, unidas en la lucha y balamos juntas, pero no causa el efecto deseado. Esos depravados aprovechan traidoramente cualquier descuido para llevarse por delante a alguna compañera
  • Es cierto lo que dice Agripina. Gritamos unidad, unidad, pero siempre hay alguna despistada que anda a su rollo y se separa del grupo.
  • Luego esos desalmados se la zampan en un periquete ante nuestros propios hocicos.
  • ¿Te acuerdas de la pobre, Josefina, con su voz cantarina? ¡Qué bien balaba, la condenada!
  • Pero no olvides que se volvió muy individualista y orgullosa. Creía que como cantaba bonito y tenía pellejo de oveja negra podría ir a su bola a salvo de esos canallas. 
  • Malditos asesinos y lo peor es que están compinchados con los perros pastores que en vez de defendernos, comparten su botín.
  •  Eso no lo puedes decir, Proserpina, no tenemos pruebas que lo acrediten.
  • ¿Entonces quién deja el aprisco abierto por la noche? Si al menos tuviéramos un burro. En el rebaño vecino, con un simple burro,  ahuyentaron a los depredadores. Aquí no hay voluntad de cambio.
  • Proserpina, con tus extravagantes ideas te haces indigna de nuestra posición gregaria y servil. De seguir así, serás carne de tragón.
  • Basta ya, he oído lo suficiente. Os voy a decir algo que cambiará vuestras vidas. Cada una de vosotras es un ser único y especial. Un ser definitivo sin el cual el universo no tendría sentido.  Cuando os debilitáis y perdéis vuestra esencia, llegan los depredadores. Cuando miráis para afuera en vez de mirar a vuestro interior, llegan los depredadores. Cuando escapáis de vuestro yo profundo y buscáis respuestas en la superficie del rebaño, llegan los depredadores. Los depredadores existen porque vosotros los llamáis a través de vuestras flaquezas. Los depredadores sin el instrumento para vuestro cambio. Si vencéis vuestras debilidades, los depredadores desaparecerán para siempre.
  • ¿Esta seguro de lo que dices, maestro Paolo? ¿Si cambiamos nuestra actitud los depredadores desaparecerán de un plumazo? ¿No necesitaremos burros ni perros pastores no traidores?
  • Sí, con el poder que emana de vosotras se puede vencer cualquier obstáculo. Cualquiera. Es palabra de Paolo Conejo. `
  • Beee...ndito seas, maestro. Nosotras somos accesorias pero tú eres inmanente. Tu palabra de ley porque nace de una fuerza interior que vence a las trampas de la razón y  ya sabes que las ovejas no somos nada razonables. Ahora estamos aleccionadas y bien dispuestas.
  • Pues nada, dejad vuestros obsequios a la vista, cerca de la entrada de la madriguera. Tengo muchas consultas en el día de hoy y hasta muy entrada la noche no podré ir a recogerlos. Seguid vuestro camino, chicas y que éste sea el de la felicidad recobrada.
  • --------
  • ¿Eso es todo, Pega?
  • Eso es todo, Pica. Dentro de poco llegará una delegación de abejas víctimas de las avispas asiáticas. Ayer, por ejemplo, vinieron hasta cinco especies diferentes de mariposas amenazadas.
  • ¿Así, todos los días?
  • Sí, Paolo Conejo es ya toda una eminencia entre los animales desvalidos.
  • ¿Pero también vienen los carnívoros y el resto de animales dañinos? ¿Lobos, zorros, perros salvajes, milanos etc..?
  • No, esos no necesitan ayuda; se bastan por si mismos, no hay quien les hostigue y están muy bien hay arriba en lo alto de la escala biológica.
  • Pues a mí ese Paolo Conejo no me gusta nada. Es orgulloso y narcisista. Les trata de forma arrogante como si no fueran nadie, aunque luego les diga que son importantes. Casi parece un dios para esos animalitos precarios.
  • Esa es la clave, comportarse como un dios distante. Parecer un maestro lejano. Un guía en la niebla. Un profeta con una linterna buscando la revelación. Un predicador de frases irrefutables. Un líder que parece más sabio porque aparenta vivir en un plano superior.
  • ¿Y vive en un plano superior?
  • Quizás se lo crea, quizás solo sea teatro. ¿Necesidad de distinguirse, necesidad de reconocimiento? Sentirse elegido debe ser reconfortante, no sentirse solo uno más de la manada.
  • Pero no ofrece soluciones concretas y reales. Paolo Conejo solo suelta vaguedades, consejos que valen para cualquiera en cualquier momento.  
  • Es un dios conejo y da consejo. ¿Qué más pueden pedir seres desvalidos que creyendo buscar una respuesta, solo están pidiendo consuelo?
      

19 abril 2019

La rebelión de las heroínas de cuento

A las 8 cierran la biblioteca infantil.
A las 8.35 el vigilante nocturno comienza su ronda por el colegio vacío.
A las 8.57 abre la puerta del salón de lectura, enciende las luces, se dirige hacia el cuadrado de cojines y recoge un libro con forma de abanico caído en el suelo, luego lo coloca encima de la mesa semicircular que preside la sala, apaga las luces y se va.
A las 9:45 se escucha un leve murmullo en la sala a oscuras. Pasado dos minutos, en la sección amarilla, la de los pequeños, se enciende una luz sobre un libro verde de lomo gastado. 20 segundos más tarde y siete ejemplares más allá, en la misma balda, se enciende otra luz encima de un ejemplar azul oscuro.
Dos minutos después toda la zona de libros con tejuelo amarillo destella en una fosforescencia ambarina que ha contagiado incluso a algunos volúmenes de la zona azul, la destinada a los niños de entre 7 y 9 años.
A las 10 en punto de la noche, una masa brumosa y espesa abandona las estanterías y se posa en las colchonetas de lectura.
  • ¿Estáis todas o hago recuento?
  • No hace falta, Caperucita, creo que estamos al completo.
  • Te lo he dicho muchas veces: no me llames Caperucita. No soy una niña, llevo varios siglos en leyendas. Si lo haces, te llamaré Cenicienta que siendo princesa jode mucho.
  • Bueno puedes llamarme,  Cindy, yo te llamaré... ¿Cómo debe llamarte? ¿La chica de la Capuchita Roja?
  • Ni una coña más o te recordaré que eres princesa por culpa de unos putos zapatos y unos pies deformes de tan enanos. Lástima que no te salieran callos.
  • Venga, chicas, control, que venimos aquí por cosas serias. Ya sabéis que hay una campaña contra nosotras.
  • ¿Qué pasa, Ariel, nos acusan otra vez de corromper a los niños con historias libidinosas y obscenas?
  • No, ahora les preocupa que perpetuemos los roles de género en nuestras historias. Las chicas, o sea nosotras, al parecer somos sumisas y pasivas en ellas y al parecer nuestro único objetivo en la vida es que un príncipe azul liquide a los villanos y nos salve el pellejo.
  • No entiendo nada. ¿Encima de manejar a siete enanos zopencos y convertirlos en ciudadanos limpios y respetables tengo que ponerme a matar dragones? ¿Para que coño queremos a los papanatas de los príncipes si no se encargan de hacer el trabajo sucio? 
  • Idiotas, con lo que cuesta aguantar a la abuelita desde que se la zampó el lobo.
  • Ya te lo dije, métela en una residencia.
  • Para mí que detrás de todas estas censuras está el Sindicato de Malvadas de Cuento. ¿Tú que piensas, Aurora? ¡Aurora, despierta!
  • Humm. ¿Qué pasa?
  • Bella Durmiente, estamos debatiendo si puede ser verdad que las heroínas de cuento somos sumisas y sufridoras como dicen las mentes bienpensantes de ahora.  También estamos deliberando si detrás de esa idea pueden estar las maquinaciones de nuestras villanas, vaya como tu archienemiga Maléfica.
  • Humm. Lo cierto es que las chicas en estos tiempos prefieren ser brujas a ser princesas. Es lo chic, lo guay, lo que mola, como dicen nuestros lectores.
  • No lo entiendo, sencillamente no lo entiendo. Las malvadas de los cuentos son desagradables y a veces repugnantes porque representan valores negativos: codicia, ambición, vileza, egoísmo, deslealtad... Fijaos lo que nos hizo aquella tiparraca a Hansel y a mí misma. ¿Por qué gustan tanto?
  • Es que los valores positivos son tan ...tan sumamente aburridos. 
  • Por favor, Alicia, no frivolicemos que estamos en peligro de extinción y si les dejas, son capaces de mandarnos a la hoguera.
  • Cerillera, no te pongas tan trágica que ya sabemos lo que nos jugamos.
  • Hacedme caso que yo de fuegos y tragedias invernales entiendo un rato.
  • Entonces, chicas, tomemos una decisión antes de que venga el vigilante.
  • Larguémonos, tenemos que dejarlos con sus chorradas. Si desprecian lo que la cultura popular construyo durante siglos, si no se enteran de que en esas historias las chicas somos activas y poderosas no se merecen nuestro respeto y nuestra presencia.
  • ¿Pero que vamos a hacer?
  • Cogeremos el primer vuelo al País de Nunca Jamás y no volveremos mientras ellos no pronuncien la frase mágica. 
  • ¿Pero cuál?
  • Díselo, Campanilla, tú la conoces.
     

29 marzo 2019

Saturación en la fábrica de miedos

  • Oiga, ¿es ahí la fábrica de miedos e intrigas? 
  • Para servirle. 
  • Buenas noches. Soy el conductor... productor... guionista... presentador... y supremo adalid de El Buque del Misterio.
  • Capitán Bitter Jinetérez, que grato honor conocerle. ¿Qué desea? Ya sabe que me tiene a su entera disposición. Considéreme un miembro más de su tripulación.
  • Gracias... gracias, grumete. Pues bien... el objeto de mis dudas... el motivo de mi preocupación actual... el misterio sin resolver que me desconcierta y aturde... el asunto que me está poniendo de los nervios, a decir verdad..., es básicamente. ¿Cuándo, coño, nos van a enviar la remesa de miedo  y misterio que les solicitamos hace una semana? ¿Cuándo, leche? ¿Cuándo?
  • Caray, capitán, soy un gran seguidor suyo y nunca le había oído hablar con tan poco énfasis.
  • Para que vea..., hasta que punto... estoy cabreado... sí, señor... estoy cabreado.
  • Pues respecto a su envío va a tener que tener un poco de paciencia, estamos desbordados de trabajo. No podremos servirle el material hasta después de las elecciones generales.
  • ¿Cómo hasta después de las elecciones? Tengo... varios programas... antes de las putas elecciones generales. Se acerca la Semana Santa ¿Usted sabe, lo importante que es para nuestro programa... la Semana Santa?
  • Recurra a lo de siempre, ya sabe: los manuscritos del Mar Muerto para saber quién era Jesús; el liderazgo de María Magdalena o quizás su noviazgo con el aludido; la traición de Judas por sentirse un cualquiera entre tanto discípulo; la copa de la Ultima Cena entregada a José de Arimatea y convertida en el mítico Santo Grial. Yo que sé.
  • No... eso está muy visto. Necesito temas nuevos... Hay que acongojar a la peña... Mantenerlos tan atentos y expectantes... como para que no se vayan a la cama... y que de alguna manera... sigan viendo el programa... A pesar de los bloques de anuncios... cada 5 minutos de espacio... pero eso nos permite seguir en nuestra aventura...del conocimiento.
  • Todo un negocio, el misterio.
  • Y tiene que seguir siéndolo... Por eso necesito... Realmente, exijo..., las remesas actualizadas de miedo o intriga... Además las he pagado por anticipado, puñeta.
  • Lo siento, Capitan Bitter Jinetérez pero no damos abasto con tanto curro. ¿Usted sabe la que hay montada con la llegada de las nuevas hornadas de fachas, pseudofachas y filofachas? ¿Sabe cuantas peticiones tenemos por parte de sus adversarios políticos para que se activen todas las alarmas? Y los reaccionarios tampoco se quedan tranquilos. No, ni de coña, tenemos cientos de pedidos para meter miedo con  la matraca del izquierdismo, la inmigración, el separatismo o la dictadura de las minorías.
  • La mayoría de los  miedos políticos..., creo yo..., no han variado en décadas. Solo hay un cambio de postales... Unas veces se demoniza una cosa... en otras ocasiones, otra..., pero no hay auténtica variedad... Nosotros... En El Buque del Misterio... tocamos todos los palos... Recurra a las reservas de miedos e intrigas políticas que tienen en la fábrica... sin duda están a bien recaudo... Y si acaso... cambien los nombres a los productos para que no se note la cosa.
  • Siento defraudarle, Bitter, pero tendrá que esperar. Los políticos descubrirían la impostura porque se han vuelto muy tiquismiquis con la pasta y nos vigilan muy de cerca. La corrupción y todo eso ha hecho mucho daño al negocio del miedo. Menos mal que tenemos éxito con un producto tan barato como las fake news. Pero usted también podría hacer lo que nos recomienda: usar los viejos temas parapsicológicos. 
  • Están muy gastados... y la gente no los trata ya con la debida solemnidad... Nadie en sus cabales cree en ovnis, en extraterrestres y en abducciones... Nadie después de Expediente X y el puto E.T... Los fantasmas se han escondido... para no dar risa en un mundo donde todo es transparente, visible, luminoso... Nadie ve apariciones... porque todo el mundo está pendiente del móvil... Luego hay mucho estafador usando Photoshop. Aunque ni eso... ahora todo son selfies... enfocar el careto... y quitarse la pelusilla del propio ombligo... Demasiado ego como para fijarse en lo extraño... Lo extraño que hay en los otros.
  • Pruebe con las psicofonías, eso da mucho susto.  
  • La gente ya no está para ruidos raros... Si oye algo extraño,... cambia de canal o llama a la policía municipal... Nadie quiere escuchar nada que no haya escuchado antes... Y seguramente... confundirían los sonidos extraños... con un nuevo sonido de su celular. 
  • Da mucho miedo todo ¿no?
  • ¿Lo han fabricado ustedes?
  • ¿El qué?
  • El miedo que hay en todo.
  • No, no trabajamos esa línea de producción. Es demasiado corriente y está al alcance de cualquiera. Solo hay que mirar hacia afuera.

13 marzo 2019

Caza o cuadra para varones

  • La situación en nuestras granjas de inseminación es crítica, Divina Farona. Si la cosa sigue así, nuestras reservas de materia prima se agotarán a medio o incluso a corto plazo. 
  • ¿Qué les ocurre a nuestros sementales, Eficiente Gran Escriba Guardavarones
  • Majestad, los machos no producen semen porque no se siente motivados. 
  • ¿Motivados? ¿Acaso esos idiotas no saben que su supervivencia depende de que sigan produciendo el material necesario para garantizar la supervivencia de nuestra femenil civilización? ¿Para qué los necesitamos si no son productivos? 
  • Nosotros, los escribas, siendo varones, no somos productivos, Divina Faraona.
  • Vosotros sois un sector minoritario seleccionado escrupulosamente por la calidad de vuestras neuronas y ofrecéis un gran servicio para el buen gobierno de nuestro estado, Honorable Gran Escriba Guardavarones. Además os hemos liberado de esa incordiante sexualidad masculina que animaliza a vuestros congéneres menos afortunados.
  • Sin embargo, sentimos como propia su desgracia. 
  • Ellos se lo buscaron y merecen su suerte. No hace falta que te recuerde la época en que esos botarates primitivos os insultaban desde la puerta de los bares, mientras volvíais de vuestras clubs de lectura, seminarios y coloquios. Para ellos erais unos tirillas de mierda y merecíais todo su desprecio ya que os consideraban unos remilgados petulantes con estudios. No erais de su cuerda, no ibais de bravucones con los amigotes mientras corría el alcohol y no discutías a gritos por las esquinas.
  • Perdone el atrevimiento, Divina Faraona, pero quizás está exagerando un poco.
  • ¿Cómo que exagero? Mientras nosotras luchábamos con nuestros propios medios contra el abuso y la dominación; ellos, los muy capullos, seguían rebajándose en la escala animal hasta niveles inauditos. Nosotras cada vez éramos más cultas y ellos cada vez más lerdos. Nosotros cada vez éramos más fuertes, compaginando trabajo doméstico con vida laboral, y ellos cada vez más vagos.  Mientras nosotros acaparábamos los mejores puestos en la enseñanza superior, ellos eran cada vez más zánganos. Mientras en nuestro escaso tiempo libre realizábamos cursos de yoga, meditación transcendental, literatura creativa, historia del cine, baile de vientre, cocina y macramé e íbamos a conferencias, exposiciones, sesiones de teatro y conciertos de música de cámara, ellos se quedaban en casa realizando las aficiones favoritas de todo varón zopenco: beber botellines de cerveza, quejarse de lo mal que va el mundo y ver vídeos porno por internet. Hemos tomado el poder, Gran Escriba Guardavarones, y ahora ellos en las granjas pueden hacer lo que más les guste, siempre que nos proporcionen lo único valioso que tienen a su disposición : su semen. 
  • Sí, pero nuestras existencias decrecen y no se les ve felices en los establos. La lectura de la obra de las grandes mártires de la revolución no les estimula a seguir produciendo. Y lo mismo ocurre con películas, vídeos y otros materiales propagandísticos que ponemos a su disposición. 
  • Tú y tus hombres, Gran Escriba Guardavarones, sois sus cuidadores; buscad soluciones adecuadas pero olvídate de internet y de revistas pornográficas, se volverían completamente ingobernables y derrocharían la producción. 
  • Entonces solo queda una solución posible: recurrir a las viejas técnicas de copulación.
  • ¡Por Dios, Escriba, eso sería una ignominia, un retroceso, una vuelta a los tiempos oscuros! Además con animales domésticos, imposible. 
  • Podríamos cazar a los machos que se echaron al monte y probar con ellos. No están contaminados de civilización y seguramente su semen será de mejor calidad. Sería una experiencia estimulante para vuestras súbditas más jóvenes participar en un concurso de caza de varones, Divina Faraona.
  • ¿Y luego de cazados habrá que yacer con ellos?
  •  Sí, algo así. 
  • Suena repugnante
  • No se me ocurre otra cosa, Divina Faraona, la situación es realmente alarmante. Necesitamos volver a la normalidad y quizás la presencia de varones asilvestrados facilite la fecundidad de los domesticados. Ya sabe lo competitivos que son entre ellos.
  • Lo sé, lo sé. Hágase entonces. Salud y pureza, Gran Escriba Guardavarones.
  • Salud y pureza, Divina Faraona.