26 enero 2023

¿Son odiosas las diosas?


El mundo se ha vuelto muy tonto en estos años, por eso he decidido hacer esta entrada tras pedir consejo a  mi conflict management, un tipo especializado en soft skills o sea en  las habilidades blandas que se necesitan para conseguir avances en psicología positiva e interacción social. 

Ya ésta, me ha dado el plácet. Con reparos. Me ha dicho que no debo caer en excesos sensuales y lascivos. Me siento como en los tiempos, no tan lejanos, donde cada escrito debía llevar un nihil obstat de la Iglesia Católica para conseguir su publicación. Empiezo pues: 

Cuando entró aquella Venus magnífica, mi lóbrego despacho se redujo a su mínima expresión. Precavido, me agarré a la estantería de la pared del fondo para no ser succionado por sus inconcebibles labios carnosos. Fue desde allí donde le hice una señal para que se sentase en la única silla disponible. Al hacerlo, giró impunemente su trasero con grave riesgo para mi nariz,  parapetada, como el resto del cuerpo, al otro lado del escritorio. 
  • Tiene usted un despacho muy detectivesco -bramó la náyade con sensualidad letal. 
  • Pu..puedes tutu...tearme y si lo de..deseas lla...llamarme Fiz... Fiz - logré articular, tras tartamudear un instante, tener dos sofocos y otros cuántos segundos de indecisión. 
  • ¿Fizfiz? Es un nombre raro.
  • No, solo un Fiz. El otro es por los nervios ante tu descomunal atractivo.
  • Gracias, Fiz, que dulce.
  • Gracias a ti, por iluminar con tu presencia este tugurio lamentable.
  • Qué bonito, Fiz, pero a lo que iba ¿sabes quién soy? Demuéstrame que tu fama de sabueso es merecida. 
Ahí no me pillaba. Ahí si que no. 
  • Eres Afrodita. Eres Helena y Jezabel. Eres Beatriz conduciendo a Dante. Eres la Viuda Negra y la Diosa Blanca. Eres Astarté y Khali. Eres el deseo y el misterio. Eres la mujer fatal. La princesa de hielo. La vampiresa. Eres Eva. Eres Esa. 
  • Bravo -aplaudió con irónico entusiasmo - bravo por el bravo detective de Kaskarilleira. Un acierto pleno. Y además lo has dicho con mucha soltura. Tienes mucho mérito, Fiz. Otros se acongojarían con solo mirarme. 
  •  Estoy acongojado y acojonado, pero debo ser fiel a mi mismo para mantener mi precario status profesional en circunstancias extraordinarias. Intentaré mantener el tipo,  los mitos sois más previsibles que los humanos corrientes. 
  • Yo quiero sentir lo que sienten esos humanos corrientes. Y quiero que seas tú el que me proporcione ayuda para conseguirlo.
Lo dijo con un tono tan enfático y tan sexy que al momento me sentí como si me encontrase delante de la mismísima Lauren Bacall. Una Lauren Bacall rotunda y divina. Consiguientemente, le ofrecí mi mechero de mesa como había visto hacer a Bogart en las pelis. ¿Qué quería?
  • No entiendo. 
  • Es muy fácil, detective, quiero que me consigas una mortal que sepa instruirme en las emociones que puede experimentar cualquier mujer. Quiero aprender a disfrutar de la vida como disfrutan ellas. 
  • ¿A eso le llamas disfrutar? Permíteme que te diga una cosa: generalmente  la vida de las mujeres no es ningún chollo. En gran parte del mundo son  mercancía. Explotadas. Marginadas. Teniendo que proteger, ayudar y consolar a necios botarates que las desprecian, las humillan y las traicionan a la menor oportunidad. Incluso cuando pueden dar rienda a sus emociones hay siempre una norma, una costumbre o una religión que les hace sentirse culpables o las reprime. Ni siquiera pueden vivir a fondo su maternidad si es su deseo. El embarazo se convierte en una carga y la crianza en una traba si se han entregado a las vanidades del mundo competitivo.
  •  Te veo muy feminista, detective. 
  • No me gustan las etiquetas, se usan para acomodarse en ellas y no seguir pensando por uno mismo. Intento ser consecuente con la mierda de mundo que me ha tocado vivir. No quiero hacerme responsable de tu posible desencanto, ni de tu ira posterior. No creo que estés preparada para dejar de ser diosa. Ahí arriba las cosas siempre serán más fáciles para ti, una divinidad. 
  • ¿O sea que no quieres llevar mi caso? Tú te lo pierdes, hay placeres que una diosa puede proporcionarte y que desconoces. 
  •  Déjame en mi ignorancia y vuélvete a tu mundo prodigioso. Déjame conmigo mismo. Con mis imperfecciones. Déjame con mis chicas que no aspiran a ser perfectas. Eso es todo lo que quiero.  
(Capítulo 71 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

12 enero 2023

Ocho neandertales marchando por América

  • ¿Qué pretenden? ¿Por qué me han secuestrado y arrojado como una bolsa de basura en esta furgoneta negra?
  • Tranquilícese, señor Arou, no corre peligro, sólo queremos hacerle algunas preguntas.
  • ¿Y ese es el modo? Luego se quejarán de que quieran cambiar la Ley Mordaza que tanto les sobreprotege.
  •  No somos policías, pertenecemos al Servicio de Inteligencia y necesitamos información sobre esos ocho neandertales que al parecer trajo del pasado en su contenedor de basura transtemporal.
  • El Doctor Krapp ha escrito lo que declaré a la justicia cuando ocurrió aquello.
  • Tenemos la declaración: Ocho neanderthales en el contenedor de basura.
  • ¿Entonces?
  • No se haga el despistado. Usted hizo otra nueva ante el juez, cuando lanzaron una orden internacional de busca y captura contra usted, como colaborador en el asalto al Capitolio en Washington. Aquí la tenemos: Cuando un trumpazo no acaba en trompazo.
  • Cierto y le dije al magistrado que no sabía nada desde que habían desaparecido del Parque Nacional donde los habían internado tras la trifulca en el mitin de ese partido. Luego, por el juez. me enteré de que un multimillonario norteamericano los había llevado en su jet privado a su país, los había adiestrado en su rancho de Nebraska, habían participado en lo del Capitolio y fueron reclutados por una pandilla de Ángeles del Infierno.
  • Pero no era para recorrer las verdes praderas del Medio Oeste. Los necesitaban como sicarios para arreglar unos asuntillos con unos narcos del Norte de México. Bajaron hasta allí. Hicieron de las suyas y apenas tuvieron bajas.
  • ¿Les pasó algo a mis neandertales?
  • Inmunes. Son duros de pelar y sus adversarios acabaron rindiéndose ante su fiereza. Los moteros se crecieron mucho con su ayuda y decidieron seguir bajando por el continente y dar caña a sus enemigos de las maras de Guatemala y El Salvador. Era un horda salvaje, como los hunos de Atila, y los pobres pandilleros casi acabaron pidiendo protección a la propia policía. Para entonces ya estaban en Colombia y allí participaron en los enfrentamientos entre los cárteles de la coca, los paramilitares y los restos de la guerrilla. 
  • ¿En dos años hicieron tanto? 
  • En dos años se convirtieron en una fuerza descontrolada no vista en aquellas tierras desde los tiempos de la piratería en el Caribe. Finalmente, en Bolivia, dejaron la aventura los Ángeles del Infierno los cromañones supervivientes, que exhaustos, decidieron terminar su odisea en una gran plantación cocalera. Mientras "sus" neandertales se largaron a Brasil. En días pasados participaron en el asalto de los bolsonaristas a los edificios oficiales de la capital.
  • Les gustan los tumultos. Ahí había mucho facha frustrado y mucho pastor evangélico pastoreando al rebaño y como aún no había empezado el Carnaval de Río se fueron a esa capital cutre, parecida al Valle de los Caídos que montaron de la nada en un páramo insalubre.
  • Métase su sarcasmo donde le quepa, detective Arou. Tenemos un problema y debe ayudar a solucionarlo como  primer responsable de este desastre. Si no lo hace, se pasará mucho tiempo en un sitio más feo, más frío y más lúgubre que la propia Brasilia.
  • No sé que puedo hacer, si siguen marchando llegarán a la Antártida y allí no tienen rivales de  categoría. Las orcas están en el mar y van a lo suyo, mientras que las focas y los pingüinos ya tienen bastante con criar a sus cachorros a 80 bajo cero. Aún si fuera el Polo Norte con los osos …
  • Estamos perdiendo la paciencia con usted, Fiz Arou. Su ironía es como una soga que le está apretando el cuello y puede ahogarle. Usted y su contenedor vendrán con nosotros para capturar a esos cavernícolas allí donde se encuentren. Los meteremos en su chisme y usted los llevará de vuelta al pasado. A su puto pasado.
  • Para ser del Servicio de Inteligencia confían demasiado en mis fuerzas para meter a esas bestias en vereda.
  • No se preocupe, contaremos con Fuerzas Especiales de Europa y América. Incluso la ONU mandará refuerzos. Todo será secreto, claro.
  • Ufff ya puedo dormir tranquilo. Vendrán los SEALS y equivalentes, montarán una buena bronca y yo acabaré en las profundidades del océano por ser el típico pringado innecesario.
  • Ha visto muchas películas.
  • No las suficientes. Quiero seguir viéndolas que ya he pagado por este año mi suscripción a Netflix, HBO y Movistar. No me pueden hacer esa putada.
(Capítulo 70 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

29 diciembre 2022

Un embobado granjero, un potro desbocado y la insumisión animal


Era mucha granja, la granja de Facundo Mahía. Y la hizo más chula cuando le tocó la lotería. 
Con el dinero cobrado, montó un enorme establo. Luego lo pensó mejor y compró cuatro potrillos, quería ser criador.
El más hermoso era Tiresias, un alazán de larga melena, altivo y vanidoso. El sueño de su comprador.  
Por soñar, soñaba Facundo, que con aquel caballo ganaría carreras por el ancho mundo. Tanto soñó con el corcel, que olvidó la granja por él. Descuidó la tierra y sus cuidados, descuidó la casa, los corrales y a los pobres animales.
Viendo la dejadez y todo inmundo, los bichos más concienciados suplicaron a Facundo
Ni caso que les hizo el soñador granjero, incapaz de  ver la mierda fuera del potrero.
Tras una animalesca asamblea y un fogoso debate, los bichos tomaron como tarea: arreglar cuadras, comederos, corrales y lo que usaban como váter. 
No todos pensaban igual. El ganado sumiso, se acomodó en el moderno establo, cerca del amo, calentito, comiendo fino y viendo crecer a los potritos. 
Los de fuera, ingenuos ellos, no cesaron de pedirles ayuda para erradicar el  desaliño. 
"Qué cojones" respondieron arrogantes y burlones. "Vuestro curro nos la suda. Aquí estamos a gusto. Comemos rico, estamos limpios y tenemos muda.  No hay nada más deprimente que currar por la cara sin que te aplauda la gente" 
Cerraron las puertas, echaron la cancela y abrieron una zanja entre las áreas de la parcela. 

La granja relucía cuando llegó la primavera y  aunque algún chismoso les preguntó si las tocó la lotería, ellos respondieron. "Todo fue por el duro trabajo. ¡Qué carajo!"
Aquello pedía una fiesta y una fiesta se celebró. Nadie invitó a Facundo ni a los del potrero, porque alejados en su mundo, del granjero y del ganado nadie se acordó.

Hasta la mañana siguiente, en que de repente, hubo golpes en el establo, se abrió la puerta y empezó a volar la fauna. Volaron cuatro ocas, tres patos, cuatro gallinas, lo que parecía un banco de sardinas y una cabra loca que hasta un árbol llegó. La sorpresa fue mayor cuando volaron los tres potros compañeros de Tiresias, y al poco rato voló  Facundo Mahía, que con buena puntería encima de un guindo quedó.
Cayó del guindo Facundo, con la ayuda de los animales y ya recuperado les dijo triste: "Tiresias nos ha fallado. Lo hemos adorado tanto, lo hemos hecho tan grande, que soberbio, nos ha echado por no estar a su nivel. Ahora tras el golpe de coz, el potro pretende ufano, que la granja de Facundo Mahía, mi granja, ponga en un cartel: Este es el establo Tiresias, donde reina el mejor corcel. El que no me adore como amo, a coces volará a Teruel".




14 diciembre 2022

Como Calimero debajo del huevo

Intentas ser digno, honesto, decente, medianamente solidario, pero al final siempre te pillan. 
No importa tanto tu clase social, tu género, tu raza, tu religión y todas esos asuntos por las que unos se atrinchera en su bunker ideológico para no ser contaminado por los que son diferentes. En la vida corriente, no te puedes esconder de ti mismo, ni usar esos argumentos que están hechos para lucirte en el escaparate donde pululan aquellos a los que quieres caer en gracia. 
No tiene puta gracia, contemplar con ojos críticos tu propia naturaleza y no poder echar la culpa a los demás, a las cicatrices de tu mala educación o de tu historia, a la civilización judeocristiana, a los privilegios de la cultura blanca occidental o a las patologías del régimen sexista en el que siempre has vivido. 
No, ya no vale la autocomplacencia cuando vas a hacer la compra y camino al súper se te acerca tímidamente una mujer entre treinta y pico y cuarenta años con pinta de profesora o administrativa. Antes de que te pida lo que ya imaginas, te adelantas a sus intenciones con excesiva contundencia.
  • Lo siento, no doy limosnas. Estoy suscrito a una ONG. 
  • No quiero limosnas, solo deseo que mis hijos y yo podamos comer algo esta noche.
Demasiada dignidad para esa hora de la tarde, en esa tranquila hora en que te gusta recrearte en las cosas maravillosas que quieres comprar en el abastecido establecimiento. Te avergüenzas y te vuelves vengativo.
  • El otro día te vi más abajo y  me dijiste lo mismo. Te compré una barra en la panadería. Cuando me marché y miré para atrás, ya le estabas pidiendo a otra persona.
  • Por favor, no me humilles.
¿Estoy perdiendo los papeles o estoy delante de una actriz que sabe lo que debe decir en cada momento y meter el dedo donde puede hacerte más daño? Mi respuesta agresiva, quiere darle la vuelta al asunto.
  • No quiero humillarte, pero tampoco me quiero sentir culpable.
  • ¿Culpable de qué? Déjalo. No entiendes nada.
La puerta se ha cerrado. Ha ganado.
  • Venga dime lo que quieres que te compre.
Se animan sus ojos.
  • Huevos, leche, lo normal. Te acompaño.
No puede entrar conmigo, es obvio. No estaría tranquilo y perdería el control. ¿No te han dicho que la cuestión está en no perder nunca el control?
  • No. Voy a estar un buen rato ahí dentro y prefiero comprarlo yo mismo.
  • Olvídalo.
Su displicencia indica que es ella la que tiene el control. Hay que aceptarlo. 
La vida le  ha ido mal, supongo. Sea verdad o teatro, tiene recursos. A mi me faltan en este caso, excepto si uso el más lastimero. Como Calimero debajo del huevo. 
  • No me parece justo. Me estoy ofreciendo a ayudarte.
Una exclamación inútil. Lastimosa. La noche se la ha tragado y yo cabizbajo camino al súper sin saber que comprar. 

24 noviembre 2022

Cuento de los 40 bribones y los 40 ratones


He llegado a saber que allá lejos, donde el paisaje se convierte en desierto, existe un reino pequeño y muy opulento, mimado por los poderosos del mundo, desde que descubrieron tesoros líquidos debajo de las arenas. Sus sátrapas, caprichosos y consentidos, no ignoraban que algún día la fuente de su riqueza se acabaría agotando y decidieron usar sus ganancias en mil empeños. Compraron bancos, empresas, terrenos, equipos, ejecutivos, compraron políticos, mundiales y también voluntades.
Pero claro, ellos no se iban a quitar el turbante, ni abandonar sus harenes, ni estropearse sus cuidadas manos de manicura para construir sus propios sueños manchándose en trabajos viles bajo el diabólico sol del verano. No, para eso estaban los de fuera. Los  inmigrantes oscuros llegados de cualquier parte, necesitados de algo por no ser poseedores de nada.

Kamal estaba exhausto ese noche, aunque no más que el resto de los días. 12 horas de trabajo interminables bajo el espantoso calor y ese dolor persistente en la espalda tras transportar sacos y más sacos de escombros. Esa agua sucia maloliente nunca le saciaba y menos la interminable sensación de impotencia ante la desalmada agresividad de los capataces. Lo único que le había compensado, era un objeto brillante encontrado entre las obras. Estaba lleno de mugre pero parecía muy valioso. Tuvo que esconderlo de la voracidad de los vigilantes, tan miserables como para robar a los más miserables. Era dorado y se puso a frotarlo para ver su inscripción. El mundo cambió por completo.

Una niebla blanca inundó el cuarto y Kamal del susto, se cayó del jergón. Un segundo más tarde, la niebla se había corporeizado en un hombre alto vestido con una túnica blanca que hería los ojos. Aquel personaje, o cosa, pronunció unas palabras en árabe que Kamal no entendió.

  • I don't know arabic, I speak hindi.
  • I am the genie of the lamp. 
  • मैं चिराग का जिन्न हूं. 
  • No domino tu idioma, pero sé la manera de que podamos entendernos. ¿Me entiendes ahora?
  • Lo entiendo, pero estoy asustado, espero que no quiera azotarme por algo que haya hecho mal. 
  • No soy uno de tus capataces. Soy el espíritu que habita en esa lámpara. Algunos me llaman genio, pero no quiere pecar de soberbio.  Soy un ejecutor de deseos. Pídeme tres y te dejaré tranquilo.
  • ¿Y a cambio me pedirás que te ponga en libertad?
  • No es necesario, volveré a la lámpara. Tu mundo es demasiado perverso para mi gusto. Volveré a mi lámpara de confort hasta que encuentre un futuro mejor. Decídete, tienes poco tiempo.
  • Humm..quiero una casa con campos de arroz para mi familia.
  • ¿El segundo?
  • Quiero salir de aquí y vivir con ellos, lejos de esta podredumbre.
  • Queda el tercero.
  • ¿En el cuento de Ali Babá eran 40 los ladrones, no?
  • Exacto
  • Aunque hay muchos, quiero que los 40 bribones más grandes de este país, se conviertan en 40 ratones durante 40 segundos.
  • Voilà, bro.
Fue una noche dura la que se vivió en los prodigiosos rascacielos de la moderna ciudad y en algunas fabulosas mansiones de su cercanía. 
Alguna cena, cita o recepción se vino abajo, tras ciertas asombrosas metamorfosis. Hubo desmayos, chillidos, blasfemias, correteos, escobazos y alguna ruptura sentimental. Un frenesí ridículo que no tengo tiempo de narrar, porque el protagonista es Kamal, feliz, a 3.000 kilómetros y de vuelta a su hogar.

10 noviembre 2022

Bajo del mar, negras formas verás flotar


Veinte años han pasado y a 3500 metros de profundidad en el Atlántico Norte, los "regueros solidificados con aspecto de plastilina en estiramiento vertical" (ver vídeo) han montado una vigorosa familia alquitranosa dentro de los restos del petrolero que asoló con sus 70.000 toneladas de fuel, la costa gallega en noviembre del 2002.

Escondida allí dentro, hay una enorme matriz con aspecto de pulpo gigante del que se van desprendiendo pulpitos pequeños que quieren vivir sus propias aventuras lejos de casa. Como no quieren estar solos, a medida que van saliendo, se asocian con sus hermanos y todos juntos retozan alborozados buscando otros amigos con los que jugar en aquellas sombrías profundidades. 

El resto de criaturas submarinas son esquivas ante estos desconocidos, tan oscuros y juguetones. Sin embargo, siempre hay fisgones incautos que  se acercan demasiado, sin saber que de tan afectuosos, los pulpitos se dejarán tragar hasta intoxicarlos sin remedio o con sus abrazos pringosos los embalsamarán para que pierdan toda esperanza.

Ariel, escúchame. 
El mundo de los humanos es un desastre.  
La vida bajo el agua es mucho mejor de lo que ellos pueden soñar. 
Todo es una balsa de aceite en el fondo del mar.

 



27 octubre 2022

Así se forja un farsante


Entró como un ciclón en el anticuado despacho presidencial.
  • Lo conseguimos, presidente, lo conseguimos. 
El fiel consejero tenía los ojos iluminados y y un mínimo reguero de baba intentaba escaparse por la comisura de los labios. Estaba exultante, pero fue frenado en seco por el tipo gastado y autoritario que estaba al otro lado de la mesa.
  • No le permito que entre de esa manera. Salga y vuelva a entrar con la debida compostura.
El subordinado humillado, giró la cara y salió lentamente  hacia la puerta con la cabeza gacha. La cerró y tras diez segundos, la golpeó con mesura. Tres veces.
Dentro, el presidente siguió leyendo el informe que tenía entre manos durante varios minutos más, mientras su afamada mente reflexionaba sobre si le producía alguna lástima que su mano derecha  durante más de 30 años sufriera un bochorno semejante. "No, que se joda. Si es mi segundo que lo sufra". En realidad le excitaba una situación como aquella, pero sabía que no era un buen pensamiento.
  • Adelante
La segunda entrada fue cautelosa y no empezó a hablar hasta que el presidente le hizo un gesto con la mano.
  • Presidente, creo que hemos encontrado a nuestro mirlo blanco.
  • Le ruego que hable con propiedad, consejero.
  • Vale. Fuimos a la mariscada que hemos organizado y he convencido a los muchachos que ganaron las oposiciones para que trabajen con nosotros. Tenemos futuros dirigentes del partido. Sobre todo es ideal el segundo.
  • ¿El segundo en las oposiciones?  Pues mire usted, yo quiero siempre  a los primeros, no a los fracasados. A los ambiciosos que se desgastan ojos y codos en apuntes. A los que conocen las leyes y los códigos al dedillo. Quiero a los primeros en el concurso de las cotorras. Así llegué yo en tiempos del General De la Tranca y creo que no me ha ido mal, teniendo en frente a los de la secta mafiosa católica y a los azulones borrachos.
  • Pero Don M., el segundo, responde plenamente a sus deseos. Es trabajador y esforzado. Tímido, siempre estudiando, no sale de noche y su única aspiración es llegar a juez. 
  • ¿No será comunista? Hay comunistas por todas partes.
  • No es comunista, aunque ha votado al partido del gobierno actual, pero estamos a finales de los 80 y es lo que se lleva. Lo normal
  • ¿Cómo que lo normal? ¿Qué dice usted, caballero? Son nuestros adversarios políticos. En mis tiempos, en eso que ahora llaman dictadura tranquista -por el apellido del General y no porque nos devolvió la tranquilidad- los gobernantes actuales se hubieran ido derechitos a la cárcel después de cantar un rato.
  • Como quiera, presidente, aunque deseo pensar que este es aún pueden ser nuestro tiempo, si encontramos los mimbres adecuados que mantengan nuestro espíritu.
  • No sea insolente, JM, o lo mando a redactar manuscritos a un cuchitril de la diputación. El espíritu es cosa mía.
  • Presidente, este aspirante responde a lo que necesitamos. No es una persona de ideas, yo diría que ni las frecuenta y se adapta a lo que le echen.  No por ello deja de ser una persona orgullosa y hasta engreído. Tiene dotes de mando y le gusta el poder. Creo que es un terreno fértil para plantar nuestras sólidas ideas y que terminen dando fruto cuando llegue el relevo. 
  • Ya basta, me sobran sus elogios desmedidos. No diga una cosa más o le mando a freír espárragos. No voy a seguir perdiendo el tiempo, tengo mucho trabajo. Envíemelo y tráigame también al otro.
  • ¿Al otro?
  • Al que quedó primero en las oposiciones. No me voy a conformar con gangas.

14 octubre 2022

Yo era la rabia

  •  Chorbo, chorbo...
Aquel tipo me abordó por la espalda cuando volvía a casa. Venía corriendo, sudando y al alcanzarme, no tuvo mejor ocurrencia que pegar sus pringosas manos en mi cuello. Mi reacción fue inmediata. Un codazo en el estómago, un trompazo en la cara y adiós muy buenas. Cayó como un paquete.

  • No me llamo, chorbo. Soy Fiz Arou. -le solté airado desde mi verticalidad incólume.
  • Lo sé, tío, lo sé, pero también sé que a un kaskarilleiro como tú le gustan esas expresiones populares y  de barrio- estaba tirado, tocándose la mandíbula y su voz sonaba lastimera. Era feo. Tenía cejas finas y  arqueadas propias de un sádico, párpados caídos como un cínico, y bigote y barba aparentemente descuidadas. Debajo unas bolsas oscuras pendían de los ojos. Había visto antes aquel careto. Me sonaba. 
  • Solo soy campechano con mis amigos y tú no eres de los míos, por mucho que tu cara de capullo la tenga archivada en mi sesera.  
  • Claro, yo soy un tipo conocido como periodista. No es por presumir, pero tuve algo que ver en que Kaskarilleira cambiara de gobierno, aunque no de amo. - Soltó una risa de hiena con su propio chiste. Aquel gilipollas quería congraciarse conmigo usando los trucos más baratos. Ya estaba de pie y le pegué un mínimo empujón hacia el colchón abandonado más próximo.
  • Vaya, he caído en blandito. A ver, no te alteres, solo quiero que en tu calidad de detective me eches una mano.
  • ¿Tienes guita?
  • Tengo algo ahorrado de lo que me dieron cuando me largaron del periódico y lo que he sacado ahora en ese digital de mierda en el que me he metido.
  • Por partes. ¿Por qué te echaron del periódico?
  • Dijeron que no les gustaba mi estilo. Demasiado agresivo. demasiado sangriento. Después de liquidar a los anteriores, habia que calmar el panorama.
  • ¿Y no te dijeron que eras sensacionalista, fullero, mentiroso, manipulador, grosero y extremado?
  • No fue necesario, a ellos les vino bien cuando curré como sanguinario. Reconozco que me excedí un poco, para que negarlo. El hecho es que muerto el gato, se acabó la rabia. Yo era la rabia- volvió a su risa repelente.
  • ¿ Y qué quieres ahora de mí, sanguijuela?
  • Quiero que le des una lección al mandamás del periódico por darme la patada y que lo hagas en la ocasión más solemne, delante de todos los vips políticos, sociales, culturales y económicos. 
  • Eso suena muy ampuloso.
  • Sería en la entrega de los premios al fundador. En la cena. A mí me tienen fichado porque les amenacé y no me dejarían entrar. Tú podrías disfrazarte de camarero y disolver en su copa o en su té, esto que tengo en el bolsillo. -sacó del bolsillo de la americana un envoltorio blanco que puso delante de mis ojos.- Tranquilo, es un hongo en polvo para colocar en la bebida, pero es inofensivo. más allá de una ligera perturbación.
  • ¿Querrás decir alucinación? ¿No será un tripi de LSD
  • No, para nada, mucho más ligero y de acción corta. Le vendrá bien, quizás le hará recordar durante unos minutos su época de rebelde de familia bien, lástima que vaya a hacerlo en un momento tan protocolario y formal.
  • ¿Me lo enseñas?
  • ¿No te fías de mí?
  • Enséñamelo si quieres que te ayude.
  • Está bien- lo abrió en mi presencia y me dejó ver su contenido 
  • Unos polvos blancos que quizás antes fueron setas -el incauto inició una sonrisa abierta y se disponía a soltarme una de sus risas, cuando  arrebaté el envoltorio  de sus manos en un gesto atrevido y se lo lancé hacia la boca, como un polvorón de Navidad. Tuvo un mal tragar. Soltó un sonoro GLUP, seguido de una tos ahogada.
  • ¿Crees que soy tonto? ¿Cuánto tiempo tardarías en intentar congraciarte con tu exjefe poniéndole al corriente de quién fue el autor de la faena? ¿Cuánto tiempo tardarías en solicitarle hacer a mi costa una exclusiva sobre el tema?

30 septiembre 2022

Un tigre desalmado se ha escapado al bosque


En aquella mañana de principios del otoño, las urracas Pega y Pica estaban entretenidas picoteando en la gran buffet de  plantas que cubrían aquella huerta lindante con el molino de agua abandonado. Entonces oyeron el chirrido de los frenos y el golpe posterior contra el muro de piedra. 

Inquietas y curiosas volaron urgentes hasta el lugar del suceso y se posaron en un árbol cercano. Un accidente humano más, nada importante. El conductor ya había salido del enorme vehículo, visiblemente atontado y había una jaula rota en el asfalto. Al verla, el camionero se quedó mudo y  perplejo y gritó algo así como:

  • ¡Se ha escapado el tigre!

Pega y Pica no sabían que era un tigre, pero obviamente percibieron la alarma del conductor y decidieron investigar porque el tipo estaba tan asustado. 

Fue un vuelo corto. Un enorme y extraño animal todo pintarrajeado, caminaba  sigiloso entre los matojos unos cientos de metros más adelante.

  • Es un gato muy grande, Pica, y tiene unos colmillos que dan miedo.
  • No corremos peligro, los gatos no tiene alas. Podríamos abordarlo y preguntarle hacia donde se dirige. Se le ve muy decidido.
  • Oye, gato grande ¿a dónde te diriges?
  • No soy un gato grrr...ande, soy un tigre y busco algo para comerrrr.-replicó enfurecido
  • Lo que te decía, busca algo para comer y va derecho a nuestro bosque. Deberemos convocar a la asamblea de animales para ver como nos defendemos de ese gato... 
  • Tigre.
  • Exacto, ese gato tigre desalmado.

15 septiembre 2022

Los viejos han perdido la onda

  • ¿Me llamas a tu despacho para felicitarme por el programa de anoche?
  • No, ese es un tema menor.
  • ¿Un tema menor? Seguro que nadie esperaba que el batería dijese semejantes cosas del que fue líder de su grupo durante tantos años. Tendrías que ver la cara de espanto del biógrafo que trajimos al programa, cuando el viejo contó que el genio era un hijo de mala madre, que los extorsionaba para ponerse un pico y luego les dejaba tirados en los conciertos, que no les pagaba sus derechos y que siendo un trabajo de todos, el  tipo se apropiaba de las aportaciones de sus propios músicos. 
  • Nada nuevo. Ahora sé hacen documentales y series para enseñarnos la cara malvada de los grandes ídolos populares, seguramente porque la masa necesita focalizar en ellos sus propias frustraciones. Sabiendo que eran imperfectos, en algún caso auténticos hijos de puta, los sienten más cercanos, no tan divinos de la muerte. Además el tuyo no deja de ser un programa de radio. 
  • Un programa de radio con más de 40 años de historia y de gran audiencia.
  • Lástima que se haya acabado.
  • ¿Qué? 
  • El de ayer fue tu último programa. Llegó tu hora, según el convenio colectivo te toca jubilarte. La semana que viene te sustituirá gente nueva. 
  • ¿Y me lo dices ahora de sopetón, sin avisarme?
  • Debías de preocuparte por esas cosas y no vivir como un topo, escondido entre tus discos.
  • ¿Me va a sustituir  alguno de tus jóvenes amiguetes con alguno de esos programas intercambiables e indistinguibles? ¿Uno de esos programas banales que tratan a los jóvenes como capullos descerebrados y aderezan todo con música de mierda?
  • No te excites, solo queremos atender las demandas de un gran sector de público joven, la mayor parte del cual pertenece a las generaciones Z y millenial, hiperconectados a las redes sociales y con un fuerte arraigo a las últimas tendencias. La música es un complemento más de su día a día y en ella encuentran un elemento identificador para expresar su personalidad, especialmente en el género urbano ya que no existe una barrera idiomática.
  • La música será un complemento, pero no escuchan la radio, es demasiado sofisticada para sus oídos machacados ¿Además, qué coño es el género urbano?
  • Esperaba otra cosa de ti. Es la música que recurre y mezcla sonidos, texturas y ritmos característicos de géneros tradicionales como son el r&b, soul y hip-hop, así como el reggaetón, dance hall, mombathón, bachata, latin dance, old school, dembow o el trap.
  • Un coctel vomitivo, vaya. Te estás cargando el espíritu de esta emisora. Un referente histórico cuando se trata de hablar de pop, rock, soul, jazz, folk, electrónica, músicas del mundo etc... 
  • Música para viejos. Música para gente instalada en el búnker de la memoria y los recuerdos. Queremos gente nueva en los dos lados de las ondas. No necesitamos oyentes ancianos. Nos sobran los viejos boomers que tocaban y tocan la guitarra con el palo de una escoba pensando que son Jimi Hendrix o Jeff Beck y que de vez en cuando pasan con nostalgia un trapo por los viejos vinilos de las estanterías.
  • Tú eres un boomer como nosotros y ahora actúas como el típico converso fanático por miedo a perder la onda de la actualidad. Aunque a lo mejor, lo haces por interés. Quizás te interesa eliminar a aquellos que brillan más que tú y pueden hacerte sombra.
  • Aquí tienes el convenio. Tengo la legalidad de mi parte y poder para decidir lo que quiero. 
  • Mientras tanto nos jodes a los demás y conviertes esta emisora en una de esas basuras cutres que aterrorizan el dial.
  • Es lo que hay. Cuando empezó el rock and roll, muchos de los locutores tradicionales dedicados a la copla o a la música melódica pusieron el grito en el cielo.
  • ¿Crees eso?  No es lo mismo. Ahora nos están vendiendo mierda adulterada. Gente que no canta y si lo hace, se vale de máquinas que falsifican la voz. Gente que recita de forma cansina y chulesca. Con letras cutres y en argot barriobajero para demostrar que están con los de abajo y que juegan a la provocación canalla. Usan golpes percusivos repetitivos y abusan del sampleado. No hay estructura musical, ni armonías, ni belleza en las formas. Ni siquiera hay una expresión emocional al que agarrarse. Todo es burdo, primitivo y simplón. Aquí te pillo, aquí te mato. Todo con falsos aires latinos. El punk era provocador y primitivo, pero era emocional y dinámico.
  • Vale y con todo eso, ellos vienen y tú te vas.
  • Montaré un podcast y veré como te estrellas cuando quedes sin oyentes, mamón.  Por cierto, siendo boomer ¿te acuerdas del comediscos?
  • Me suena.
  • Un tocata vintage, para fardar en la playa y en los guateques. 
  •  ¿Qué me quieres decir?
  • Voy a usarlo contigo. Empleando el disco que me regaló el viejo batería con grabaciones inéditas de su grupo. Haré que lo tragues. Simplificándola al maximo, modernizará esta tecnología y hasta diría que la humaniza poniéndolo al alcance de las nuevas generaciones. Podría ser otro elemento identificador para expresar su personalidad. 
  • Salvaje. No lo harás. Seguridad, saquen a este viejo loco de la emisora.
  • Tranquilo, me quedo con la otra copia.