20 noviembre 2020

Momento humillante del déspota arrogante


El hombre más arrogante del mundo pasó corriendo a mi lado. Tenía una cita ineludible a las 10.55 en el hoyo 7 de su propio campo de golf "El Cobijo del Pijo". No había nada extraordinario en ello. Al menos para un conejo blanco de ojos rosados y solitario como yo que tiene su madriguera en aquel privilegiado lugar. Tampoco me pareció muy extraño  oír que el tipo,  tras consultar su reloj de bolsillo, soltó un "Dios mío, voy a llegar tarde". Un legendario pariente mío dijo lo mismo en un relato humano antiguo y ahora es un mantra conocido y practicado en toda la comunidad conejil. Además hay que entender que es ineludible ser puntual cuando uno está citado con el presidente de Kaox International (KAIN) en persona. No valen excusas, aún siendo el déspota más arrogante del mundo.

Había venido solo. Tras dejar su carro eléctrico abajo, subió pesadamente hasta la loma coronada por un grupo de acacias. Al llegar, se sacudió el sudor con un pañuelo de seda con sus iniciales y decidió esperar orgulloso a su  interlocutor apoyado en un lujoso palo de titanio, mirando al green. Al segundo, se oyó un ruido procedente del búnker. Se había formado un remolino en la arena. Instantáneamente salió a la superficie una plataforma metálica negra semejante a un ascensor, brillando al sol de la mañana. Se abrió una puerta. Salieron dos moles humanas trajeadas, equipados con AKS-74U, cascos en las orejas y gafas oscuras. Detrás apareció un tipo pequeño y rubio que tras hacer visera con su mano, localizó a su presa con la vista. Luego caminó hacia la loma con andar tranquilo, confiando en los guardaespaldas que iban detrás con sus armas apuntando al cielo.  

Al encontrarse, los dos hombres principales se ajustaron las mascarillas y entrechocaron los codos. Aprovecho para escribir que no entiendo este súbito cambio de costumbres en la especie humana. Llevo mucho tiempo observándolos, estudiando sus gestos y actitudes, y no logro comprender lo que les ha pasado. ¿Se habrán vuelto humildes? Y sobre todo, ¿seguirán cazando y comiéndose a mis desafortunados parientes? Los miembros de la comunidad interconejil no hemos resuelto aún esta vital incógnita. Tendremos que hacer un congreso o seminario sobre el tema.

Tras los saludos de rigor, el hombre más arrogante del mundo le lanzó algún reproche al tipo bajito usando su acostumbrado estilo despótico. Este, ni se inmutó. Miraba al otro, de abajo arriba, con mirada gélida e hiriente, tan mortífera como un balazo de escopeta en el vientre de alguno de mis congéneres. Su respuesta fue corta y hostil. El hombre más arrogante del mundo se puso algo más colorado de lo habitual y tartamudeo al contestarle con tono suplicante. El presidente de Kaox International (KAIN) repitió literalmente su respuesta anterior. El hombre más arrogante del mundo se arrodilló y se convirtió en el hombre más suplicante del mundo. El otro no se mostró conmovido, dio media vuelta y bajó por la loma acompañado de sus matones. El hombre más arrogante del mundo se quedó chillando arriba mientras observaba como los otros se metían en el ascensor y desaparecían bajo la arena del búnker.
Mientras me alimentaba con un poco más de heno, me sientan fatal las zanahorias, vi como el hombre más arrogante del mundo se recomponía el traje, se atusaba el pelo y ponía su tradicional cara de asco antes de bajar  hacia donde tenía el carrito eléctrico. Corrí y llegué antes que él. Aquel tipo no me gustaba nada e hice lo único que está al alcance de un vulnerable conejo frente al déspota más arrogante del mundo.

37 comentarios:

  1. jajaja Tu pluma es afilada, Dr. Krapp! Un recorrido intenso y lleno de humor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna, también me gusta lo que escribes.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. jajaja, es que la tradicional cara de asco es su seña de identidad. Que no se la quite nada ni nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La debe de llevar inscrita en su ADN y es su seña de identidad.

      Eliminar
  3. El relato, como siempre, muy sabroso de leer, Doctor. Pero admito que estoy más perdido que un pulpo en un garaje, o que Alicia recién llegada al país de las maravillas. ¿Puede ser Giuliani ese señor tan arrogante? Lo digo por la reciente noticia viral de la mala faena que le ha producido el tinte, como colofón humillante en su defensa de Trump, aunque de todo esto me enteré ayer, porque no había seguido sus andanzas. Pero en fin, como no me acaba de cuadrar, algún comentarista arrojará luz al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso de las narraciones soy partidario de dejar la puerta abierta y que uno entre y salga a su libre conveniencia y según su imaginación. Me gustan las ficciones donde uno puede recrear a los personajes y es lo malo de las adaptaciones visuales. Yo tenía un Frodo o un Gandalf en mente y Peter Jackson me lo chafó, ahora solo puedo ver a los actores que lo interpretaron.

      Eliminar
  4. Yo lo interpretaría así: el jefe de KAIN ha venido a decirle al Mal Perdedor que cuando uno pierde tiene que irse y dejarse de coñas. Que ya tienen preparado al monigote siguiente, y que hasta ahora en este juego a nadie se le ha ocurrido negarse a salir de la mesa cuando pierde. Que eseo está muy bien en las dictaduras, pero en los países supuestamente democráticos es una lamentable falta de buen gusto.

    O no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa versión, creo que aunque desee que cada uno interprete las cosas según les convenga, la tuya es muy aproximada a mis intenciones al escribirla. Al final hay que distinguir entre los que realmente son las fichas del juego, aunque a veces lo ignoren, de los propios jugadores que juegan con ellas según su libre albedrío o siguiendo unas normas.

      Eliminar
  5. Ufff hasta aquí llega el tufillo de este arrogante...pero siempre hemos tenido este tufillo lo que teníamos otro escape y cuando se cierra la puerta y se puede ir donde quieres se olvida pronto o te distraes en otra cosa.

    Se han juntado dos puntos inconexos y...de ahí la extrañeza que le produce el nuevo saludo...

    Pero desde que el mundo es mundo siempre hemos tenido lacras de esta índole.

    Me gusta este nombre "El cobijo del pijo" este pijo arrogante no lo niega pero hay y muchos que se disfrazan de... y después los infantilismos suelen generar muchas perretas y los que las aguantan acaban desencantados.

    Un cuento a medida de los tiempos.

    Feliz finde un abrazo
    La verdad que este

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay un arrogante a mano y si se cansan ponen otro. Quizás los tenemos porque lo merecemos o porque no hacemos nada para evitarlos.
      El infantilismo ha crecido en los últimos años de forma desmesurada y en manos de gente acostumbrada a hacer de su capa un sayo es práctica habitual.
      Feliz semana casi otra vez al borde de otro final.

      Eliminar
  6. Ja,ja,ja. Muy bueno, me has robado una carcajada. Ya tienes suscriptor nuevo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberlo conseguido y gracias por el detalle. Tus textos, en ocasiones, ponen los pelos de punta, pero son muy sugestivos a la par que inquietantes.

      Eliminar
  7. Nobel de la Justicia al conejo.
    Decisión unánime.

    Y después a la cacerola.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un conejo con Nobel debe estar sabrosísimo a los que les guste comer a tan noble roedor. Yo no soy de ellos.
      Saludos

      Eliminar
    2. La verdad, nunca lo comí y espero no tener que hacerlo. No es algo muy común en Argentina (al menos por ahora).

      Saludos,

      J.

      Eliminar
  8. ;) jiji ¿El hombre más arrogante se arrodilló? Dudo el hombre más arrogante del mundo tenga rodillas, quizás, esa sea la razón por la que tiene esa postura tan rarita. Buen texto, aunque he echado en falta algo más de maldad hacia este ser "incompredido" y arrogante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Náufrago. Siempre cabe la posibilidad de que este sea el aperitivo de algún castigo mayor dada la idiosincrasia de nuestro arrogante, aunque a lo mejor mola más ir por el otro, que se fue de rositas por el ascensor de un hoyo de golf. Como si eso fuera posible.
      Saludos

      Eliminar
  9. Duda despejada gracias al resto de comentaristas. El pelo rubio del presidente de KAIN y el desarreglo del arrogante, así como la casualidad de que la cumbre del 7 de Noviembre fuera a las 11:00 de la mañana, me hicieron pensar que el primero podía ser Trump y el segundo Rudy Giuliani... Claro que aun así no cuajaba. Pero entiéndeme: tu texto no tiene la culpa y está bastante claro, solo algunos debimos levantarnos espesos.

    Muy bueno el comentario de Rick.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora he tenido que buscar que pasó el 7 de noviembre y este año lo que hubo, fue una de la Unión Europea para preparar la cumbre del G20. Todo es tan complicado.
      Rudy Giuliani es hombre de poco pelo y encima a veces se lo tiñe de pena. De supercastigador de la Mafia de Nueva York y luego alcalde popular en el 11S a ridiculizado picapleitos de Trump, esa sí que es una caída de campeonato.
      Salud

      Eliminar
    2. Perdón por redundar en el lío. Me referí a la cumbre del 7N, pero me líe. He vuelto a buscar la noticia de El País sobre Giuliani para recordar qué narices había leído yo. Al parecer hubo una conferencia de prensa de los abogados de Trump en el Four Seasons de Filadelfia a las 11.00. Sea como sea, no importa, tenía esas noticias muy frescas. Sin embargo, aunque recuerdo vagamente su presencia durante el 11S como alcalde, hasta ahora no sabía siquiera que era abogado de Trump, no había seguido en absoluto sus pasos.

      Por cierto, a mi me pasa lo mismo con Peter Jackson y Tolkien. En otros casos no importa tanto si una adaptación cinematográfica es mejor o peor, pero aquí, donde la imaginación era tan importante, las películas rompen la magia que tenían los libros.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Creo que aquí en The Independent explican muy bien lo de Giuliani y la conferencia de prensa en el Four Seasons.
      https://www.independentespanol.com/noticias/presidencia-de-donald-trump-se-derrumbo-en-four-seasons-total-landscaping-b1719759.html
      Giuliani fue el fiscal que casi desmantela la Mafia neoyorquina en tiempos de John Gotti y luego alcalde conservador en una ciudad liberal como Nueva York, famoso por tomar medidas radicales para limpiar la ciudad de delincuencia.

      Saludos

      Eliminar
  10. Mi sentimiento por el hombre más arrogante del mundo no difiere del tuyo. Que le den...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se creen en la cumbre del mundo y no reparan en nada. Por la boca muere el pez.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Normalmente la arrogancia viene por una debilidad, es una defensa y una autoafirmación barata. Pasa como con los perros, los pequeños ladran mucho porque se sienten débiles e intentan crear miedo, los mastines no tienen que ladrar mucho. En algunos casos aparecen personajes que nos dicen defender de todo y para todo, pero como su fuerza no va más allá de sus nuevas nóminas de 6.000 pavos pronto se ve la debilidad de la que son portadores, algunos incluso son conversos de sus supuestas convicciones, se cambian de casa, de ropa, de amistades; esos son los peores, ya sabes "La fé del converso".
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La arrogancia viene de la debilidad cuando es un arma ofensiva pero si es un mecanismo de supervivencia tiene una función de legitimidad.
      6.000 pavos no es mucho argumento para un arrogante de verdad, tiene que ir acompañado de prebendas más sustanciosas: construcción de hoteles en algún caso, apoyo de la mafia o de algún multimillonario del Golfo que te regala yates, propiedades o sustanciosas cuentas en paraísos fiscales en otros.

      Saludos

      Eliminar
  12. Estas informaciones me reafirman en que al hombre más arrogante del mundo le han movido el sillón de manera torticera. Esto es un contubernio de los poderes fácticos aliados con los liberales, gays, las ligas universitarias y el gremio de peluqueros. Hay que salir en su defensa, el orden mundial se tambalea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Das por hecho que es ese? Imagínate que los que manejan el cotarro, tal como comenta Rick, quisieran alguien más aseado y menos imprevisible. Contubernios fácticos sin duda.

      Eliminar
  13. El problema del hombre más arrogante del mundo es que piensa que hay pavos más guapos en el corral y siempre va a la caza por si quieren quedarse con su trono. Es como una Cenicienta en machote.
    Me ha encantando tu relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier arrogante, piensa en la lucha por la territorialidad en cualquier especie animal, acaba derrotado porque siendo su poder en parte producto de la apariencia, su decadencia es siempre bien visible.
      Muchas gracias, Matilde. Un abrazo grande

      Eliminar
  14. La arrogancia lastima pero tu texto me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ignorarla cuando es tóxica. Muchas gracias, Mucha.

      Eliminar
  15. El hombre más arrogante del mundo, o el que a mi me ha venido a la cabeza porque hay (y ha habido) unos cuantos, es tan tan capullo y peligroso que ha logrado que nos alegráramos de que lo sustituya otro arrogante, pero refinado, igualmente peligroso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno como ya sabes, soy partidario de los males menores en casi todas las cuestiones aún siendo consciente de que seguimos en peligro. Lo peor del otro, era que desvariaba mucho para darle más vida a su ego y eso puede ser realmente preocupante en temas mayores.
      Saludos

      Eliminar
  16. ¡Hola, Doctor! Bueno, voy a romper una lanza por el hombre más arrogante del mundo, ¿y lo que nos ha llegado a entretener durante estos meses de confinamiento? ¿Y de las conversaciones que comenzaban con aquello de "sabes lo último de Trump"? ¡Ay! El tiempo nos hará ver cuánto bien nos hizo su pelo cobrizo, su gesto asqueado, sus bailes, sus tuits, ¡ay, sus tuits! Alta literatura breve... Estupendo y divertido relato 100% Doctor Krapp. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Hola, querido Krapp,
    he de decir que lo has bordao, esta vez el hombre más arrogante del mundo queda empequeñecido y está controladísimo por supuestos actores que no dan la cara, que le envían a un bunker desangelado cuando el modus operandi de la Casa Blanca queda en entredicho con un dirigente arrogante, quizá no el más, pero si el mas visible. Por ejemplo cuando pierde las elecciones o anteriormente en las revueltas interraciales tan justas y honorables. El hombre mas arrogante del mundo no cambia de naturaleza a pesar de la protección oportunista de sus correligionarios que en realidad podrían ser del controlatorio, llamado a veces FBI o CIA. Y lo mas triste, a pesar de quedar arrinconado sigue y seguirá siendo, una vez sustituido, el hombre más arrogante del mundo. A pesar de que un conejo victima del sistema le acorrale con su ironía. Me ha encantado, corrígeme en lo que consideres aun cuando podamos cambiar a los agentes y a las piezas clave a nuestro antojo en este relato abierto. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar