06 mayo 2021

Ya nadie teme a un caballero barroco

Aquella mañana decidió ponerse su traje invisible de caballero barroco antes de salir al trabajo. Al llegar al portal, se encontró con el vecino del segundo en el preciso momento en que era regañado por su hijo de seis años. El niño no quería ir al colegio y las constantes súplicas de su padre hablándole del trastorno emocional que le estaba causando,  solo desencadenaban la furia del pequeño sádico.
  • Póngalo en su sitio. Demuéstrele quien tiene la autoridad ¿No se da cuenta de que siendo tan blando solo conseguirá crear un déspota cruel y caprichoso? 
  • Métase en su vida y déjeme criar a mi hijo en paz. Parece mentira que todavía existan personas que defiendan el paternalismo represor. 
  • En buena hora quedéis, señor. Disculpad si mis palabras no mitigan la impotencia que veo en vuestra faz, anegada de lágrimas.
Salió del portal haciendo un gesto con el sombrero invisible y llegó a la parada en el preciso momento en que entraba el autobús. Una señora gruesa muy mayor se disponía a subir cuando un grupo de mozalbetes de instituto la empujaron a un lado, se abalanzaron sobre los escalones y entraron corriendo en el vehículo. Él ayudó a entrar a la mujer y tras pasar su tarjeta en la máquina se fue directo a por los chicos. 
  • ¿Pero qué clase de malandrines sois? Estuvisteis a punto de arrollar a esa señora sin disculparos y ahora ponéis los pies encima de los asientos vacíos para que nadie se siente. 
  • ¿Qué dice este tío? 
  • Debe estar trastornado. 
  • Cállate y no jodas, mamón.
  • Idiota. 
  • Puto imbécil.
Antes de que el bus reiniciase la marcha un coro de angelicales insultos acompañado de risas despectivas lo rodeo por todas partes. Abrumado, se dirigió al conductor.
  • Haga algo, regañe a esos malhechores.
  • ¿Está de coña? No soy policía, ya tengo bastante con el tráfico como para meterme en los follones de los pasajeros. Además solo son unos chavales.
  • Es intolerable tanta insolidaridad, tanta impune bravuconería. ¿Dónde ha quedado el antiguo honor? Déjeme salir de este antro infernal.

El bus arrancó en el preciso momento en que bajaba los últimos escalones de la escalerilla lo que le hizo trastabillar y caer de rodillas sobre la acera. Oyó las risas juveniles y pudo percibir de refilón el corte de mangas del conductor.
Se levantó dignamente del suelo, ajustó sus gafas y se recolocó su traje de caballero barroco. Sabía que podría haber usado su magnífica espada contra aquellos truhanes con acné, pero se consoló pensando que su vileza no era digna de consideración para un esforzado caballero barroco.
 

Llegó tarde al trabajo y fue llamado al despacho del jefe. 

  • El cliente tenía prisa y como no venías tuve que pasarle el proyecto a tu joven ayudante que se encargará de todo.
  • No hay para qué conmigo amenazas, que yo no soy hombre que robo ni mato a nadie: a cada uno mate su ventura, o Dios, que le hizo.
  • ¿Qué dices? No te entiendo.
  • Joder, jefe, llevaba mucho tiempo detrás de esa cuenta y ahora tú vas y se lo das a un muchacho inexperto. 
  • Parece mentira, no te conozco ¿es que no quieres dar oportunidades a los jóvenes? ¿Ni siquiera a tu propio ayudante? Te creía más solidario y participativo, un auténtico caballero de la vieja escuela.
  • No dije nada de eso, era una cuestión de mérito obtener ese trabajo y me siento defraudado.
Dio un portazo y se dirigió al aseo. Se miró al espejo, hizo una reverencia y se despidió de su imagen soñada: 
  • Adiós, caballero barroco. Ha sido un privilegio conocerte y compartir unas horas contigo, pero hay que aceptarlo, este no es tu sitio. 
    Sintió un vacío en el cuerpo. Luego le pareció escuchar el lejano sonido de un duelo de espadas y el galope de caballos alejándose.

    31 comentarios:

    1. Los tiempos cambian. Practicamente hoy la gente ha vuelto las costumbres antiguas delitos imperdonables.

      Necesitamos mas caballeros barrocos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. A lo mejor porque se confunde cortesía y respeto con costumbre y por tanto son eliminables por considerarlas solo moda caduca. Es una idea rara, pero en estos tiempos viendo lo que se ve en estos tiempos es factible.

        Eliminar
    2. -Los héroes ya no existen, porque ya todos están en el escenario.-Hoy en día, es un desafío constante con ciertas edades:en las aulas, en casa, en la urbe...-Un caballero, de la escuela quijotesca y encima soñador; pero hoy ya es pasado, se le tacharía de débil, hoy lo que vende es ser trepa:(mínimo esfuerzo, con muchas ventajas)y, si tienes un buen padrino ya lo tienes todo...

      Un abrazo feliz finde Doctor.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Escenario o escaparate todo debe ser visible porque lo oculto ha perdido su razón de ser. Hoy en día se insiste mucho en la visibilización de los diferentes problemas y de las reivindicaciones de los grupos, pero eso no garantiza que se resuelvan. Puede ser el primer paso, pero se requiere algo más si no se quiere vivir en el puro victimismo de escaparate, una gran lacra en estos años.

        Abrazos. Feliz semana.

        Eliminar
    3. ¡Hola, Doctor! Buenísimo relato que refleja que contrasta de maravilla la sociedad que vivimos con otra ya extinta. Aunque en todos los lugares y épocas cuecen habas y aunque, por supuesto, de todo hay en la viña del Señor, pienso que la sociedad está perdiendo valores y modales. Entre el barroquismo y el pasar de todo creo que hay un punto medio, la practicidad y la naturalidad están bien, pero a fuerza de ser cada vez más prácticos y naturales cada uno vamos a la nuestra, embutidos en nuestro mundo, cada vez más pequeño. Una de las prácticas que me gustaría que regresara es llevar sombrero. Parece una tontería, pero al ver las películas antiguas se observa cómo el llevarlo hacía que al entrar en una casa te lo quitarás como muestra de respeto, o a saludar con él. Es una tontería, pero si hacemos la equivalencia con el móvil, ¿cuántos desconectan el móvil cuando quedan para comer? ¿o cuando van de visita? Un abrazo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Quiero pensar que algunas cosas de las que pasan son temporales, producto de la precipitación y de cierto culto por la superficialidad que se ha extendido por el mundo.
        La sociedad humana se ha construido desde el ego pero siempre matizado por el entorno en que ese ego se desenvuelve para permitir la convivencia y el aguantarnos los unos a los otros. Los modales son un producto de la civilización y tiene un sentido avalado por miles de años de historia. Olvidarse de los modales y las formas, dejarse llevar por los requerimientos de cada momento, nos vuelve más gregarios y estúpidos, como se ha demostrado este fin de semana con el levantamiento del toque de queda.
        Lo del sombrero es un detalle pero bastaría con entrar en un sitio y saludar, cosa que mucha gente va olvidando. Por cierto, tengo una entrada de hace años sobre saludófobos.

        Muchas gracias como siempre, David. Un abrazo

        Eliminar
    4. Supongo que el tipo de vida y de sociedad en la que nos movemos, sin la más mínima concesión a la elegancia ética, nos va animalizando poco a poco. Pero tal vez sea peor aún, porque hasta los animales tienen unos códigos de conducta que suelen respetar salvo en situaciones extremas.

      Pero todos tenemos nuestra parte de culpa, pequeña o grande. No vale echarle la culpa a los demás exclusivamente. Somos pasivos ante todo lo que vemos que no nos gusta. En cambio cada vez son más activos los del otro bando. Se envalentonan porque ven que no hay freno.

      Tal vez haya que irse a vivir al campo. A ver si allí...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hay mucho descuido de las formas porque la gente se ha instalado en una especie de emotividad superficial como muy infantil y no ve más allá. Actuamos a golpes de capricho porque todo se ha vuelto demasiado asequible, exige poco esfuerzo y no sabemos gestionar el fracaso cuando llega.
        Es un fenómeno colectivo, de todos, no se puede poner una diana delante y echarle la culpa a alguien. Es la consecuencia de una civilización que sustituye las carencias con aparatos y control social.
        El campo está bien... pero con aparatos, mal que nos pese.

        Eliminar
    5. No hay espacio ni consideración para los caballeros barrocos en el mundo actual. Hasta me atrevería a decir que la juventud en general ignora qué es eso de un caballero...

      Saludos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. No toda la culpa lo tienen los jóvenes, todos conocemos casos, por ejemplo en la cola de la compra, en que gente de mucha edad aprovecha su condición para conseguir ventajas o incluso avasallar.
        Supongo que es un tema menor frente a las otras cosas sensacionales que tenemos cerca, lo escribo en modo irónico.

        Un abrazo

        Eliminar
    6. Una mierrrrr...de situaciones sociales, pero todas reales. Que pena por el Caballero Barroco...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Mejor no apartarse mucho de la realidad para que las historias nos toquen y nos hagan reaccionar, ya habrá tiempo para temáticas más divertidas.

        Eliminar
    7. Me ha gustado mucho tu texto, especialmente ese final redondo. Diría que tiene un poso más triste de lo habitual en tus escritos, aunque no por ello falten los toques de humor.

      El mundo puede estar loco, podría decir hoy Alonso Quijano, pero yo no perderé la integridad. Esa integridad (sea verdadera o un autoconcepto ideal) es una salvaguarda que evita dejarnos arrastrar por las miserias cotidianas que nos rodean. No puedo evitar empatizar con el caballero barroco. Por otro lado, esto da que pensar, porque cada generación ve defectos en el modo de estar en el mundo de las generaciones más jóvenes que la suya. Si enfocamos la historia a cierto cambio generacional (no creo que sea tu mensaje principal) nos encontramos con nuevas costumbres y viejos modos, o nuevos modos y viejas costumbres (se me ha pegado el barroquismo). Ya sabe vuestra merced a que me refiero, los jóvenes siguen siendo jóvenes, y en muchas cosas no tan diferentes de los de antaño, a pesar de los cambios habidos. Voto a bríos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, Rodión.

        El problema podría estar en la ausencia de modelos de referencia hacia los que enfocar la ética personal. Si no hay un referente dentro de esa ética es cuando nos arrastramos por las miserias cotidianas.
        El debate generacional existe desde los primeros escritos de los que tenemos noticia, pero siempre basado en valores sustitutivos de los antiguos y no en la capacidad de transgredirlos. Incluso en los movimientos más radicalizados o nihilistas había una conciencia de sustitución no de eliminación o así me parece.

        Eliminar
    8. Claro! Tuvo suerte en sobrevivir un día el caballero barroco. Pero no pudo contra la realidad del medio. Has reflejado muy bien los contrastes entre dos posturas quizá extremas. A veces se siente ese vacío de educación o consideración y añoramos la vieja escuela. No sé si habrá vuelta atrás, podría ser cuestión de modas tal vez. o no, lo cambios siguen y habrá que encontrar la manera de suavizar las asperezas.
      Un abrazo

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Sobrevivió a duras penas. Todos los vacíos deben ser rellenados con contenidos alternativos sobre todo si se trata de las relaciones humanas. No por ello hay que olvidar la actitud intransigente del caballero barroco, quizás a sabiendas con anterioridad de algunas cosas que le iban a ocurrir.
        Un abrazo

        Eliminar
    9. Esto es la jungla amigo Krapp, no es lugar apropiado para caballeros ni personas con decoro y educación. Lo que es una verdadera pena, es que habiendo tal cantidad de tontos en este mundo, haya tanto guantazo huérfano de cara. Pero en fin. Un gran texto como siempre.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Los viejos colones se adentraban en la jungla con machetes y llevando con ellos una caravana de auxiliares indígenas bien armados.(Un inciso: ¿acabarán prohibiendo las películas de Tarzán por dar esa imagen estereotipada y colonial de los ayudantes de color?)
        "Guantazo huérfano de cara" buena frase.
        Muchas gracias, Náufrago, seguro que en la luna se vive mejor.

        Eliminar
    10. Está claro que no tiene madera de caballero andante, que a los primeros lances donde sale trasquilado ya recula. Claro que si en la época de don Quijote ya era duro ese oficio, en la actual ya es imposible, que los malandrines de hoy en día son de la piel del diablo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Sin duda no la tiene. Debía de ser una prueba o a lo mejor una apuesta que hizo con alguien, son tiempos de apuestas.
        Los malandrines de hoy en día no actúan a pecho descubierto prefieren usar sicarios o trolls.

        Eliminar
    11. Que don Quijote siempre ha estado fuera de sitio...

      ResponderEliminar
    12. Siempre estamos equivocados, cuando no desinteresados. Y cada vez con mayor frecuencia.

      Saludos,

      J.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Es que la realidad supera nuestros deseos o nuestros sueños.

        Saludos

        Eliminar
    13. mas info: "catalogo de especies en peligro de extincion"

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Espero que no se les ocurre crear otro parque nacional para preservarlos, entonces sí que desaparecerán por completo.

        Eliminar
    14. De nada sirve la nostalgia, los caballeros son cosa del pasado. Podríamos rescatar alguna de sus virtudes, por ejemplo la cortesía y dejarlos marchar a su mundo...
      Muy bien explicado.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Si no nos gusta la palabra caballerosidad por tener connotaciones muy masculinas podemos emplear otras, por ejemplo: educación, cortesía, refinamiento, elegancia.
        Pendientes de nosotros mismos a veces olvidamos que no es negativo ser educado con los demás.

        Un abrazo

        Eliminar
    15. "El Médico de Familia inglés, Ronald Gibson, comenzó una conferencia sobre conflicto generacional, citando cuatro frases: 1) "Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos." 2) "Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible." 3) "Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos." 4) "Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura. "Después de enunciar las cuatro citas, el Doctor Gibson, observaba como gran parte de la concurrencia aprobaba cada una de las frases. Aguardó unos instantes a que se acallaran los murmullos de la gente comentando lo expresado y entonces reveló el origen de las frases, diciendo: La primera frase es de Sócrates La segunda es de Hesíodo ( 720 A .C.).La tercera es de un sacerdote ( 2.000 A .C.);La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia (actual Bagdad) y con más de 4.000 años de existencia."
      Muchos de esos chavales con los años se convertirán en "Caballeros Barrocos" y otros seguirán siendo gilipollas, la idiotez poco tiene que ver con la edad, se puede ser viejo e idiota y joven e inteligente, aunque algunos piensen que la estupidez se quita con los años, no es así, algunas veces incluso crece.
      Ya se que el concepto caballerosidad esta mal visto en un mundo "supuestamente igualitario", pero creo que los más fuertes físicamente no pueden emplear la fuerza para abusar de los más débiles, así de sencillo, nunca me gustaron los abusones, de ningún tipo, de ninguna clase.
      Pero volviendo a la juventud, este fin de semana estoy con mis hijos, tres, entre 15 a 17 años, y la verdad, me he quedado gratamente sorprendido al hablar con ellos, de su riqueza de vocabulario y sus pensamientos. No he hablado casi, solo escuchaba sus cosas, creo que tenemos una juventud maravillosa en general y que puede traer un gran futuro, esa es mi opinión.
      ¿Qué habrá alguna "oveja negra"? pues si, siempre ha habido ovejas negras (posiblemente yo en sus años lo fuese, bueno, más que posiblemente) pero la diversidad es la vida, sino esto seria muy aburrido.
      Ahora voy por la vida con la vocación de sobrevivir con dignidad, que no es poco, pero siempre habrá un caballero andante dentro de mi, no barroco, más en la línea del famoso hidalgo, que desea "agravios que pensaba deshacer, tuertos que enderezar, sinrazones que enmendar, y abusos que mejorar".
      Un saludo.

      ResponderEliminar
    16. Como es domingo amplio lo de "deshacer tuertos"

      "Preguntó el más viejo qué era aquello de enderezar entuertos; pues él no lo comprendía, creyendo que enderezar era cosa que no con los tuertos, sino con los jorobados debía hacerse; y D. Quijote le explicó que no se trataba de tuertos de los ojos, ni de torcidos de la espina, que eso correspondía a la Medicina o Cirugía, sino de entuertos de la voluntad, de la razón y del derecho, que por el esfuerzo de su brazo podían remediarse; añadiendo que éste era el objeto de la caballería, que era una especie de justicia andante que por todas partes iba ejerciendo su oficio, aparte de la otra justicia de leyes y juzgadores, que no podía llegar a todos lados, ni encontrar para cada caso exacto acoplamiento.

      El pastor viejo, que tenía mucha gramática parda, objetó al caballero que eso estaba bien; pero que podía suceder que las dos justicias se tropezasen y encontrasen una contra otra, la de las leyes y los juzgadores, y la andante de esos caballeros, y entonces alguna tendría que quedar por encima; convirtiéndose la otra en injusticia o yerro; por lo que o debían ir acompasadas y unidas o suprimirse cualquiera de ellas, y en tal caso tendría que desaparecer la de los caballeros andantes.

      Protestó D. Quijote replicando que eso no se podía, porque donde se tropezasen y contrapusiesen, debía imperar la de los caballeros, no escrita en parte alguna, sino en la conciencia y el honor, y no la otra justicia, que con sus determinaciones generales no podía abarcar cada caso específico, trocándose en injusticia manifiesta al aplicar a la excepción la regla y a lo singular y concreto lo general y abstracto; y el pastor, que ya no iba entendiendo nada de esto, se calló, por no poder entrar en polémica con hombre tan sabidor."

      Un saludo

      ResponderEliminar
    17. Me gustan mucho tus dos comentarios que vienen avalados por buenos padrinos. El conflicto generacional es un fenómeno que trasciende a la condición humana ya que muchos mamíferos y alguna ave luchan por la hegemonía en su grupo social enfrentando a jóvenes con veteranos.

      La educación debería alejarnos de esas luchas y fomentar la igualdad o al menos el trato igualitario. El resto es abuso como escribes. Sea usado por jóvenes o viejos el abandono de la educación es el abandono de la civilización y la entrada en el instinto,en ese lado profundo de nuestro cerebro donde dominan las pasiones y pulsiones básicas que nos llegan del hombre primitivo. Ese momento en que bajo un estímulo exterior solo podían reaccionar y quizás no sabían cómo responder.

      Gracias. Un saludo

      ResponderEliminar