25 junio 2020

El audaz Doctor Krapp contra la epidemia de abusones difuntos

Pasamos al turno de preguntas. Comenzamos con Lois Lane del Daily Planet.
  • ¿Doctor Krapp, como director del Centro Coordinador de Alarmas contra la Invasión Zombi, puede confirmarnos que la Cepa de Abusones Difuntos (CAD-20) no es  peligrosa si se practican ciertos hábitos de higiene?
  • De higiene mental, concretamente.  No basta con lavarse las manos.
  • Soy Clark Kent también del Daily Planet. Puede especificar un poco más, doctor.
  • Voy a ser claro. Lo importante es tener la cabeza despejada y anclada a la realidad. Para ello, puede utilizarse un buen equipo de fondeo de los que se encuentran en tiendas de efectos náuticos o por Internet. En una segunda fase y con unos buenos arneses, hay que lanzarse a la aventura de pensar por uno mismo. Un parapente o un buen paracaídas puede evitar muchos desengaños. 
  • Soy Vicky Vale del Gotham Gazette. ¿No cree que eso es muy arriesgado? ¿Qué pensarán los demás del hecho de que alguien piense por si mismo?
  •  Se sorprenderán y creerán cualquier cosa que otros hayan creído antes que ellos, pero como uno tiene unos buenos anclajes no  correrá esos riesgos. Tenga por seguro que no se lo llevará la corriente del río, el vendaval brutal o una ciclogénesis explosiva. Hay que atarse al mástil como Ulises y no dejarse llevar por las sirenas salvadoras, en este caso sirenas salvadoras difuntas.
  • Soy Iris Allen del Central City Pictures News. Por lo que veo, usted solo ofrece medidas para gente adinerada que pueden comprar semejantes armatostes. La gente común nunca podría acceder a esos dispendios.
  • Claro, porque doy por hecho que la gente común sabe que con unos buenos tapones para los oídos, la lectura de buenos libros y no dejarse embaucar por charlatanes de feria es suficiente. En cambio el adinerado cuando es necio, necesita algo que le permita hacer gasto, ya que tiende a confundir valor y precio.  Además sabemos que este tipo de personas son más vulnerables al virus CAD-20  dada su obsesión de convertir a paladines sangrientos y letales en figuras inmortales. Ahora ahora en su versión zombi ya podemos entender su verdadera naturaleza criminal.
  • Venga hombre, no suelte esas cosas. ¿Cómo dice que los héroes del pasado eran letales? ¿Acaso la gente de hoy no ha sido reclutado en sus ejércitos de muertos?
  • Antes de contestarle, identifíquese, por favor, como ha hecho el resto.
  • Soy J. Jonah Jameson, editor en jefe del Daily Bugle  y estoy aquí tan  sentado como sorprendido por su simpleza argumental.
  • Escuche, señor editor, yo soy epidemiólogo no historiador y solo me valgo de lo que las pruebas científicas demuestran. Estamos ante una cepa que ha resucitado a determinados individuos pendencieros del pasado que son especialmente virulentos cuando son capaces de infectar a cientos de ciudadanos vivos propensos a sus ideas y que no se han protegido adecuadamente de sus patrañas legendarias. Si no encuentran terreno se vuelven erráticos, vulnerables y sucumben a los pocos días.  
  • ¿Entonces el foco del Duque de Alba debe ser los más peligrosos, docotor?
  • Sí, el Duque es muy peligroso porque aunque está mayor y confunde a los portugueses con protestantes holandeses, sus incondicionales quieren ser partícipes de su gloria a costa incluso de su integridad física.
  • ¿Y que ocurre en Burgos?  Nos ha llegado la información de que el Cura Merino quiere levantar los pueblos para defender la  santa religión y el "Vivan las caenas".
  • Estamos comprobándolo, Señor Jameson, no tenemos más información que la que ha aparecido en los medios. En todo caso, si ese foco de contagio existe siempre será incomparablemente menos dañino que si fuese el mismo rey Fernando VII o su siniestro ministro Calomarde quien lo protagonizase.
  • Soy Vicky Vale, otra vez. ¿Me puede explicar, doctor, para que lo entendamos todos, por qué unos humanos vivos se dejan embaucar por unos zombis muertos hasta el punto de enrolar sus huestes?
  • Hay una larga tradición al respecto, no se olvide de la Santa Compaña gallega sólo que aquí el muerto va delante y los vivos detrás. No soy experto en la materia, pero puede que haya escasez de referentes vivos solventes y haya que recurrir a los antepasados debidamente idealizados.
  • Pero, Doctor Krapp, ¿Por qué solo han resucitado los mas violentos? No hay escritores, pintores, juglares, actores o músicos, solo guerreros.
  • Lo ignoro, quizás haya un darwinismo postmortem y solo  puedan resucitar los más agresivos después de haber eliminado a los más pacíficos. 
  • Sin embargo si solo resucitan los mas violentos puede que aparezcan en algún momento los héroes de la guerra civil. Si están cabreados por haber quitado sus estatuas, monumentos y calles puede que exijan venganza.  ¿Que van a hacer al respecto? ¿Son conscientes de que tienen muchos partidarios vivos?
  • Somos conscientes y para eso ya disponemos de una vacuna paliativa que próximamente suministraremos en los hospitales.
  • Cuéntenos, doctor, esa es una gran noticia.
  • Se trata de algo muy sencillo: ver los documentales del NO-DO, desde el primero al último de forma reiterada; aunque no nos hacemos ilusiones, sabemos que hay casos desesperados e irreductibles. La verdad siempre duele.

11 junio 2020

Un santo canalla privilegiado


Tras el sacrificio ceremonial, depositó en la mesa la vasija de cristal con la pócima púrpura, se limpió la  cara de pintura de guerra con un paño húmedo y bajó del altar de los canallas.
Salió del lado oscuro y subió en el ascensor hasta su enorme y luminoso despacho. Entró con solemnidad, se ajustó las gafas no graduadas de miope inofensivo y tocó la pantalla que ocupaba la parte central de su mesa. Cuando apareció Emma, su ayudante principal, se puso de pie y adoptó  una postura de apacible mansedumbre.

  • ¿Qué tal me queda este gesto de beatífico filántropo?
  • Es sugerente, Max, la gente es muy superficial y das el pego.
  • Espero que siga así durante mucho tiempo, mi personaje requiere cierta ingeniería y un adecuado tuneado si llega el caso. ¿Qué tienes para hoy?
  • Más homenajes de tus admiradores -soltó Emma,  con cierta displicencia.
  • Esas siempre son buenas noticias.
  • Al parecer quieren hacerte honoris causa por la Universidad Invisible de Ankh-Morpork... y espera que lo miro por aquí... por la  Facultad de Medicina de la Universidad Privada de Deliranta Rococó en España. 
  • La verdad es que no las conozco pero se agradecen los premios desde lugares extravagantes. Me encanta que gente desconocida se sienta generosa y valore nuestros desvelos para mejorar el mundo. ¿Del Nobel de la Paz no se sabe nada?
  • Nada por ahora y esos que les hemos sondeado en abundancia.
  • Ya sabes como son los nórdicos, tan fríos y reservados.
  • Serán reservados pero no le han hecho ascos a nuestras promesas. Por cierto, se ha confirmado que el presidente Lex Luthor puede ser un candidato rival. También se habla del fiscal Harvey Dent o quizás tiren para casa y se lo den a Loki Laufeyson.
  • Nosotros hemos estado en la vanguardia filantrópica y humanitaria con el Covid-19. De hecho, somos una multinacional del Covid-19. Mascarillas, tests, respiradores, equipos quirúrgicos y de protección, aplicaciones de rastreo y hasta se rumorea que tenemos una vacuna guardada que solo daremos a conocer cuando otros encuentren la suya. Encima nos llevamos genial con los chinos que manejan el cotarro. El mundo es nuestro ¿acaso no sería un escándalo que le dieran el premio a ese sinvergüenza de Lex Luthor  o a cualquiera de los otros supuestos benefactores de la humanidad?
  • ¿Un escándalo, Max? ¿Te has preocupado por saber la clase de tipejos que lo han ganado antes?
  • Cierto. En todo caso, evitemos los riesgos y demos la mayor prioridad al asunto. Contrata a los chicos de la banda para desvelar los trapos sucios de la gente de ese comité e incluso para machacar alguna cabeza recalcitrante. No tengas reparos en  extorsionar a sus familiares más cercanos. Hazlo bien, que a veces eres demasiado sentimental.
  • No soy sentimental, es que creo que estamos sacando las cosas de quicio. 
  • ¿Después de todo este tiempo en el corazón de mi supuesta podredumbre tienes todavía escrúpulos morales? No me lo puedo creer, si vives a todo trapo.
  • ¿Acaso eres consciente de la clase de bicho en que te has convertido? Cuando te conocí, eras un joven emprendedor algo cabrón, ahora eres un viejo cabrón emprendiendo grandes cabronadas.  Y luego cuando te pones en plan de iluminado predicador medieval dando lecciones morales a todo el mundo me crispas los nervios. Es muy fuerte saber lo que hay debajo de tu falso humanitarismo.
  • Vivimos en una sociedad remilgada e hipócrita donde todo está protegido por una capa de paternalismo autocomplaciente y ridículo. Nos obligan a seguir una falsa ética en la que nadie cree. Quien se sale del redil es condenado sin remedio y recibe toda clase de descalificaciones. Hay que ser como ellos si quieres dejar tu huella en el mundo. Si van de santos, hay que ser el más santo. Si van de canallas, debo ser el más canalla.
  • Y por supuesto como te consideras por encima de todos, ahora eres un santo canalla privilegiado. 
  • Veo que me tocó el sermón dominical a cargo de una persona que nunca tuvo el menor reparo de pringarse en el lado equivocado de la película.
  • Yo estaré pringada pero tú no puedes esconder tu debilidad.  Conozco esa especie de altar secreto que tienes en el sótano del edificio. Sé que allí te pintas la cara, bebes una extraña pócima que conseguiste de un brujo misterioso y que practicas ritos con sangre. Sé que necesitas consumir tu dosis diaria de rabia y de odio para no perder tu fortaleza. Sin ella, te volverías humano y compasivo; por tanto, te sentirías abrumado por tus delitos.
  • No lo veo tan trágico, podría llegar a ser un buen tipo sin  recurrir a mentiras como ahora.
  • Eres muy cínico pero frágil, el sentido de culpa acabaría contigo.
  • Realmente sabes mucho y no deberías saber tanto en beneficio de tu propio bienestar. De veras que lo siento.
Se quitó las gafas no graduadas de miope inofensivo y apretó el botón de la pantalla. Acabado el sacrificio humano, limpió con un pañuelo la gota de sangre en su mesa, se levantó algo tambaleante del sillón y bajó en el ascensor hacia su lado oscuro. Necesitaba urgentemente otra dosis.