11 marzo 2021

Salvemos al mundo de tanta tontería

Nunca había tenido una conversación seria con un contenedor de papeles y cartones. Aquella fue la primera, aunque en realidad solo quería desafiar al toque de queda dando un voltio de madrugada hasta la playa del Ozán.

No llegué hasta allí. Al pasar por delante de la esquina donde se alinean en formación una colorida gama de contenedores, alguien pronunció mi nombre. Miré de soslayo y no vi nada sospechoso. Hice un somero recuento de mis últimas adicciones y descarté cualquier contacto reciente con líquidos alcohólicos de alta graduación o sustancias psicotrópicas. Encendí la linterna del móvil y me fui a por el contenedor de papel con impetuosa ansiedad militante. Por desgracia, en el gesto apresurado y por la poca luz, no me fijé que rebosaba tanto por dentro como por fuera. Lo lamenté cuando me cayeron encima dos o tres cartones y un señor.

  • Joder, señor- le escupí cuando me lo sacudí de mi espalda.
  • Fiz Arou, ¿no me reconoces?- El individuo estaba tirado en el suelo envuelto en una costra de sucio papel viscoso perfectamente sellado y tenía cierta semejanza con un pescado al papillote. Solo se le veían el final de la nariz y la punta de las orejas.
  • No lo sé. Deme una pista.
  • Soy Biter Kasméndez, y capitaneo el buque del misterio desde hace más de 20 años- Mientras hablaba se levantó con aire pomposo, sacudiéndose la mierda de la cara y del pelo.
  • ¿El de la tele?
  • Bueno, el de la tele, el de la radio, el que tiene un programa en Youtube y ha escrito libros y artículos en revistas.
  • Vaya, todo un portento y sin embargo, se ha caído desde una pila de cartones en la zona más cochambrosa y oscura de mi calle. 
  • Digamos que estaba buscando algo que tú tienes y que me resulta imprescindible en estos momentos.
  • ¿Sentido común?
  • No abuses de tu cinismo, sabes perfectamente a que me refiero.
  • Ya, busca mi contenedor de basura transtemporal y por eso estaba hurgando entre los que hay en mi calle. ¿Cómo se enteró de su existencia?
  • Está en el Círculo de los Suicidas Perezosos desde que Krapp lo puso en una entrada del 2014, luego ha aparecido varias veces. Te paso el enlace.
  • No hace falta, ya sé que ese miserable ha publicado asuntos de mi vida que robó de mi diario. Maldito sea. 
  • Por una exclusiva, la gente traiciona hasta a los más cercanos.
  • Respecto a mi contenedor, debería imaginar que nunca lo pondría en plena calle por mucho que en las historias truculentas se diga que la mejor forma de esconder algo es ponerlo  delante de los ojos. Eso sería típico de un farsante como Krapp, pero yo soy serio y lo he guardado en un  sitio bien seguro a salvo de sorpresas.
  • ¿Y si le digo que necesito a usted y a su aparato para una expedición al pasado y poder ver con nuestros propios ojos como la tontería ha infectado a la humanidad? 
  • Me da igual, la humanidad lleva la tontería en su propia naturaleza. Está atrapada en la feria de las vanidades mientras el mundo arde a su alrededor. Aunque en realidad, la Tierra no corre peligro, se librará de nosotros como el perro se sacude las pulgas y empezará de nuevo. 
  • A lo que íbamos, cierto es que la humanidad ha convivido siempre con la tontería, pero el incremento de la misma en las últimas décadas es más que notorio. En la Cosmonave del Misterio hemos averiguado la causa. Todo comenzó con el recrudecimiento de la Guerra Fría en los 80. En Occidente se buscaban armas nuevas y sofisticadas. La caída del Muro de Berlín y de los regímenes tras el Telón de Acero parecía que las iban a hacer innecesarias. Sin embargo,  a principios de los 90 tuvo lugar una reunión ultrasecreta  de los Amos del Cotarro en alguna mansión alpina cercana a la frontera italiana.  Allí se tomó una decisión semejante a la de la Conferencia de Wannsse, ya sabe, donde se decretó la solución final del la cuestión judía.
  • ¿Tan terminante?
  • Bastante terminante. Fue en ella cuando se estableció que la nueva arma a punto de ser probada, apuntase en todas las direcciones en vez de a los países del Este.
  • ¿Qué arma es esa?
  • El VICSENTRI. Un arma de radiación electromagnética para manipular las ondas cerebrales de sus víctimas y hacerlas manejables por parte de los Amos del Cotarro.
  • Conozco a algún Vicente pero a ningún Vicsentri.
  • No se lo tome a coña, es un tema serio. El arma tiene tres componentes básicos, de ahí su nombre: victimismo, sentimentalismo y tribalismo. Concebida originalmente para dividir a los países del Este, se decidió aplicarla de forma universal para que los Amos del Cotarro se sintieran más seguros frente a sus adversarios. 
  • ¿Me está diciendo que lo de ser muy moñas y muy amante de tu tribu y de tu naturaleza ha estado inducido por los de arriba?
  • Vaya, lo has pillado a la primera, Fiz.  Todo el mundo ama lo suyo sobre lo ajeno, pero ahora la cosa se ha desmadrado. Hemos vuelto a la escena de los monos de la Odisea de Kubrick o quizás nunca salimos de allí y el VISENTRI lo acentúa. Divide y vencerás.
  • Eso explicaría por qué  ahora hay tantos conflictos identitarios: patria, sexo, familia, raza, etnia etc... Como si la identidad fuera lo único importante o no tuviera una base económica, social o política detrás. Se privilegia la importancia del ser sobre el estar aunque solo cambiando el estar se mejoran las condiciones del ser.  La esencia sobre la existencia. Somos unos títeres desdichados manejados por oscuros titiriteros.
  • Por eso tenemos que ir a esa reunión ultrasecreta y dar testimonio de lo visto a nuestros contemporáneos.
  • Dar testimonio y actuar, hay que echar abajo sus repugnantes planes.
  • No podemos intervenir, solo podemos ser testigos de lo que idearon.
  • No me vale, si no cambiamos las cosas a sabiendas de que están mal, merecemos el cataclismo que nos aguarda a todos.
  • Pero Fiz no podemos cambiar la historia sin saber lo que eso puede provocar.
  • Para eso no cuente conmigo. Adiós. Feliz conspiración, amigo.

Me fui muy tranquilo. Cuando llegué a mi piso, hice una llamada al 092 para que recogieran a un individuo que me había abordado agresivamente en la calle en plena pandemia y se hacía pasar por un famoso de la tele.

 

 (Capítulo 56 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

30 comments:

  1. Bueno, bueno, me iré fijando en los contenedores... no sea que haya alguien dentro agazapado.
    ¡Genial como siempre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amaia. Los contenedores que frecuento están tan atiborrados por lo habitual, que queda poco espacio disponible para un homo sapiens de tamaño medio.

      Eliminar
  2. Hola Dr. Krapp. Entre risa y risa nos planteas una cuestión filosófica! Vaya este personaje tiene algunas cosas para decir. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mirna. Una pildorita sobre alguna valoración individual de las cosas creo que nunca viene mal aunque...¿quién las piensa el personaje o el autor?

      Eliminar
  3. No creo necesario contubernio alguno para algo que viene de serie en la mayor parte de la peña. Aunque esa arma secreta igual acelere el proceso, recientes estudios del instituto de energía fotoatómica indican que se pueden neutralizar con emisiones en bucle del repertorio de Pitingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No niego la mayor sobre la tontería en el ADN porque soy consciente de vivir inmerso en la ceguera humana. Lo de Pitingo, personaje del que desconozco su obra aunque me suena a copla, me hace recordar el modo en que aquel chico se deshacía de los extraterrestres en Mars atttack!! gracias al mal gusto musical de su abuela.

      Eliminar
  4. La idea del arma y sus componentes básicos esta genial jajaja 🐾

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás podría poner también como cuarto componente el puritanismo o a lo mejor lo dejo para otra entrada.
      Muchas gracias, Rosa

      Eliminar
  5. VICSENTRI... VIKSVAPORUB...
    Ahora lo entiendo todo.

    Existe una conspiración para volvenos tontos, y está teniendo éxito. De hecho, yo votaría ahora mismo por Habas Cal o por Díaz Hay Uso.
    Perdón, un momento: he de secarme la baba que rebosa.

    La actual pandemia ha dejado muy a la vista la estupidez humana y que la avidez de algunos políticos no respeta ni la vida de los que los han puesto ahí.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y pondría usted ahora mismo a 3.14159265359 también conocido como P.I. o en su otra versión extendida que también se va a presentar a las elecciones?
      La avidez es muy ávida de ávidos.

      Saúde

      Eliminar
  6. ¡Hola, Doctor! ¡Ahora ya lo entiendo todo! Sin duda has desvelado las reglas del juego de esta Nueva Era de la información y el Conocimiento. Se trata, lisa y llanamente, de hooliganizar a la tropa, lanzar chorramensajes al corazón, al estómago y al hígado para lograr que no vean la política como algo de gestión, sino como algo pasional. Y lo terrible es que les funciona, la gente pica el anzuelo y de repente se transforman en leónidas virtuales defendiendo las tonterías que se le ocurren a un tipo antes de tomar el café. En fin... Una de las disecciones de la actualidad más precisas que he leído. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu disección me ha gustado tanto como la mía, has metido el dedo en la llaga.
      Se trata de sustituir la gestión de las cosas por el forofismo, con razón o sin ella, poniéndose unos colores y defenderlos a muerte porque así nos liberamos del tremendo esfuerzo que requiere intentar pensar por uno mismo. Cada vez somos más dependientes del pensamiento ajeno, de la tecnología, del suministro de productos para aliviar nuestro malestar. Por eso es sugerente la idea de que alguien desde arriba ha preparado las cosas.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. -Con las siglas VICSENTRI ya se explica todo, y que puedes esperar de esta especie que esta en pleno auge...Como dirian mis abuelas, tonterias las justas leñe.

    UNA SABIA DECISIÓN QUE EL 092 LE INTERROGUE Y SE EXPLIQUE:(

    CON MASCARILLA Y DISTANCIA FELIZ FINDE kRAPP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de llamarlo aprovechando esas tres patas aunque seguro que hay otras que no se me han ocurrido. Claro, la cosa es si ese individuo está cuerdo o loco y si el detective solo le estaba siguiendo el juego para quitárselo de encima.
      Feliz Semana, Bertha, con mascarilla una vez más.

      Eliminar
  8. Hasta hace poco el fúbtol cumplia esa misión: ser del Madrid, o del Barça, o lo que fuera, era suficiente para sentirse perteneciente a la raza de los elegidos. Y los fines de semana, si era necesario, se podía incluso llegar al enfrentamiento físico: las peñas de hooligans zurrándose eran un espectáculo conmovedor. Luego llegaba el lunes y ya todos relajados, como una seda, dispuestos de nuevo a la tarea diaria.

    Pero la situación cada vez se está encabronando más, y ya no llega la mala sangre del fin de semana: hay que dar salida a la bilis con cada frase fuera de contexto que saque la prensa o las "redes sociales" -"sociales", qué sarcasmo-, o cada tontada que haga o diga el líder político, o deportivo, o lo que sea: a por ellos. Y claro, si las patrias ya no son suficientes para alimentar la bestia habrá que ir recurriendo a todo lo demás.

    Ya aviso: yo soy, o era, rubio. Que no me cabreen mucho los morenos o los de pelo castaño porque voy a por ellos.

    Quedáis avisados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sectarismo es muy antiguo, incluso desde aquello del Pan y Circo romano o las peleas entre bandos en Bizancio, iconoclastas contra iconódulos, o las justas medievales. Luego tienes esa barbaridad del Calcio Storico en Florencia o el Palio en Siena.

      Es decir, cuando había paz molaba inventarse un enfrentamiento entre grupos muchas veces inducidos desde arriba. Las famosas batallas entre rockers y mods o de las tribus urbanas son otro reflejo de ello pero como bien dices la virtualidad lo supera todo por su enorme difusión y globalismo.

      Como hoy en día importa menos lo que eres que lo que sientes en un momento dado, podrías pasar a ser rubio sin que nadie te lo discutiese como parece que está pasando en otros ámbitos

      Eliminar
  9. "Vicsentri" Ahora todo toma sentido. Victimismo, sentimentalismo y tribalismo.

    ResponderEliminar
  10. Eso de andar abordando a la gente en la calle debería estar prohibido, que para eso está el metro, vamos.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo es un abuso de la palabreja tal como la usaban los antiguos piratas con aquello de...¡¡¡Al abordaje!!!

      Eliminar
    2. Con un ojo emparchado y alfanje en la otra mano, si no ni lo intento.

      Saludos otra vez.

      J.

      Eliminar
    3. Asegúrate de que siempre vaya afilado, José.

      Eliminar
  11. Victimismo, sentimentalismo y tribalismo... menuda mezcla letal. Aunque estoy de acuerdo en que no tenemos una sola identidad, la manera en que se está desarrollando esa multiplicidad de identidades no va en la línea de aceptarlas y hacer que convivan porque no queda otra, sino que una siempre prima en importancia. Vamos que estamos fluidos, neutros, no binarios, queer, etc, etc, etc. Así nos va de mal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que es difícil aceptar la multiplicidad de cada cual y nos hemos creído la falsa idea de que tenemos un yo único e indivisible, base de la civilización occidental desde Grecia y Roma.

      Quizás como es un yo débil y precario y duda de su propia multiplicidad identitaria, se junta con otros yoes que le dan fuerza y fundamentalmente con las identidades que más destacan en cada momento tengan o no tengan razón en sus demandas. En lo colectivo, el yo o la parte del yo con la que uno se identifica, se siente seguro y acogido sea una patria, una etnia, una familia, un equipo deportivo, una bandera, un sexo o un género.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Muy bueno. De haber una conspiración actual, tal y como están las cosas, la del VICSENTRI planeada desde un castillo alpino es la más verosímil. Aún así, Fiz Arou ha hecho bien denunciando a ese supuesto periodista de la tele, o de Youtube.

    El identitarismo actual (sobre todo el importado de USA) está llegando a la reducción al absurdo. Lo que en su día nació de una tolerancia anti-autoritaria hace tiempo que ha asumido un tono autoritario bastante irracional, implicando entre otras cosas la imposibilidad de empatía entre tribus: ¿si no soy mujer no puedo empatizar en nada con el sufrimiento de las mujeres? ¿si no soy vasco no puedo opinar sobre la política vasca?

    Quizá la última noticia relacionada ha sido la reciente polémica sobre las traducciones de la poetisa Amanda Gorman. Ya ves, no hablamos de ningún asunto de repercusiones de importancia, pero sí es una anécdota sintomática. Desde un objetivo de puro marketing, los agentes literarios de esta autora han pedido que sea traducida por una mujer negra activista. Gorman y sus agentes pueden pedir lo que consideren, nada nuevo realmente, salvo que una editorial catalana ha pasado por el aro y ha vetado un trabajo ya realizado por uno de sus traductores, por no ser 'mujer-negra-activista'. La idea de fondo es que solo una mujer-negra-activista está capacitada para traducir a Amanda Gorman, pasando por encima del hecho de que no tendría mucho que ver una traductora negra catalana de origen seguramente humilde con la tal Amanda Gorman, una chica de familia muy pudiente que ha estudiado en la universidad más cara del mundo y está apoyada por el presidente de Estados Unidos y todos los poderes fácticos... Pero para los conspiradores del VICSENTRI, parece que el color de la piel, por sí solo, determina la experiencia subjetiva, el entendimiento y la razón, todo en uno. Mal vamos...

    ResponderEliminar
  13. Son tiempos de pesadilla ya que la identidad se confunde con cierta forma de impunidad. La identidad, es un passporte para justificar argumentos y resguardase de las verdaderas intenciones.

    Antes era la religión, ahora es la identidad. En nombre de la identidad se hacen juicios morales y políticos. En nombre de la identidad se pretende romper consensos ideológicos progresistas para tribalizar y también trivializar el discurso político. Ayer mismo se le pregunta a una persona en Radio 3 sobre el hecho de que haya mujeres gobernando con políticas reaccionarias y la respuesta de un simplismo absurdo e infantil es que las mujeres cuando gobiernan de esa forma, caso de Ayuso, están haciendo políticas masculinas. Es decir lo malo, perverso y denunciable es siempre masculino y las mujeres por el arte de birlibirloque están eximidas de cualquier responsabilidad individual y colectiva.
    Al señor Potato le quieren quitar lo de Señor porque tiene connotaciones sexistas.
    En fin, la humanidad se enfrenta a peligros mortales para su supervivencia y no somos capaces de evitar las desigualdades ni luchar por un objetivo común.
    Muchas gracias por tu esclarecedor comentario, Rodión.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Difícil tarea la de salvar al mundo. Quizás habría que comenzar con uno mismo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Los objetivos lejanos frustran mucho y te alejan de los más cercanos y posibles.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Ya desde el inicio hace gracia. Dicho esto, el post completo da mucho que pensar. Me ha gustado leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estefanía, a mí siempre me gusta leerte a ti.

      Eliminar