31 mayo 2019

Daenerys estuvo aquí

El pelo rubio de Daenerys Targaryen azota el lomo de Drogon mientras éste asciende por los aires escapando del  aroma a carne quemada, sangre y destrucción que envuelve como una neblina mortuoria la perdida grandeza de Desembarco del Rey. Solo más arriba, en la bóveda celeste donde no llegan las impurezas humanas, el dragón se permite una mirada afectuosa y compasiva hacia su madre muerta. Es entonces cuando el enorme ser alado cambia su trayectoria y se lanza, como un   meteoro infernal, hacia el lejano Mar Angosto en plácida calma. Ya se ven las olas allá abajo cuando una masa oscura venida de alguna parte obstruye la trayectoria inapelable. La  nube se zampa a dragón y reina para luego desaparecer con vaporosa elegancia en la fría mañana invernal.
  • Te lo digo yo, Fiz, la chorva de Juego de Tronos estuvo hoy en Kaskarilleira.
  • Buah neno, ¿Estas chuzas o qué? ¿Cuantas garimbas has pimplado hoy?
  • Que sí, que la caché allá por la Torre cuando iba a pillar minchas esta mañana.
  • Estás jamao. Esa piba no va sin el superchukel kiocho ni cuando va a sobar a su kel.
  • Es que iba con su chukel, aunque más bien el chukel la llevaba a ella. Es mogollón de mangallón. La já estaba algo perjudicada y me acerqué destrangis a echar una mano.
  • ¡Mimá, estás jamao!. Si te liga un bicho tan malote te deja más quemao que esta truja que consumo.
  • Ni un ñaco me dio, chorbo. Yo soy perito en tratos y conseguí que esa pestrucha reviviese.
  • ¿Pero tú, boquerón, me tomas por julai? ¿Acaso le ofreciste una Estrella para que privase?
  • No, neno, a esas horas tempranas yo solo llevo licorcafé en un termo y el dragón achantó al verme con el bote en la mano. Me dejó pasar, me bufó un poco en las dumbas y me dio bolilla.
  • Es para partirse el eje, contigo, chacho. ¿Daenerys Targaryen revivió por qué se tajó con tu licorcafé?
  • Tajarse no se tajó, pero tiene muy buen saque.
  • ¿Y luego?
  • Luego de recuperarse me ofreció dar un rule encima del bicho hasta el otro lado de la Ría pero yo le dije que nel del panel, que tenía curre entre las rocas. Me safé de pura chiripa. Entonces se pego otra jalada de licorcafé , me dio las gracias y se dio el piro tras decirme que estaba algo chinada porque había dejado algo pendiente allá por Poniente.


(El lenguaje de arriba no es Alto Valyrio pero si usted tiene dificultades para entenderlo, puede descifrarlo gracias a este enlace.)  

(Capítulo 48 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

15 comentarios:

  1. Soy miembro activo de la Resistencia anti Juego de Tronos y similares, por lo que no sé qué personajes son ni qué representan.

    Otrosí digo, si la acción hubiese transcurrido en Montealto y se hablase coruño, tal vez -solo tal vez- habría visto un par de resúmenes.

    Saúde, nenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco importa mucho si se conoce o gusta Juegos de Tronos, si se conoce o no a Daenerys y sus peripecias. A mí personalmente me gustan los libros y no me disgusta la serie, pero ésta no es una entrada para enterados de esa historia o de las jergas urbanas. Mi pretensión es el contraste entre un mundo mítico, heroíco, serie y de fábula frente su nemesis: lo mas real, humorístico, castizo y cercano.
      Es ese juego de dualidades la que pretendo subrayar.

      Saúdos

      Eliminar
  2. Oye, pues la cosa cambia bastante. El idioma tiene mucha más presencia de lo que parece: las "versiones" enloquecidas que hacían los de La Hora Chanante y luego Muchachada Nui con aquellos trozos de películas viejunas les daban una nueva vida.

    Va haber que doblar algunas películas al koruño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ironía tiene esas cosas, con el idioma se puede tunear hasta las historias mas sagradas. Salvando todas las distancias piensa lo que hizo Cervantes con las novelas de caballería que eran los bestsellers del momento y cuya función social no era muy diferente a la de Juego de Tronos.
      Hay películas o fragmentos de películas dobladas al koruño.

      Eliminar
  3. Nunca vi nada de Juego de Tronos ni creo que lo vea, así que poco puedo comentar, jeje.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juego de Tronos solo es la excusa. Imaginate que la entrada a Mordor estuviera en una tienda abandonada en una callejuela cercana a Praza do Teucro.

      Bicos

      Eliminar
  4. ¡Cáspita, doctor! Entre que no he visto nada de Juego de Tronos y la jerga utilizada creo que tendré que volver a leerlo con la cabeza más despejada, je, je, je... Es curiosa esta serie, creo que no han emitido ni un capítulo en canales convencionales y parece que la ha visto todo el mundo.
    La verdad es que me atrae muy poco tragarme los tropecientos capítulos que tendría que visionar. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he escrito, Juego de Tronos es una disculpa para jugar con lenguajes y situaciones. De lo más étereo, lo mas épico, lo màs ficticio, lo mas pomposo frente a lo mas cercano, barrial, popular y espontáneo. Creo que la saga de Canción de Hielo y Fuego es una buena lectura veraniega, tiene calidad y estilo al modo de las novelas de aventuras clásicas.
      Ver o no ver la serie es otra cosa.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Yo la serie la dejé a mitad del primer capítulo de la primera temporada, que la fantasía épica me aburre, cuando no me da la risa tonta. Pero el texto te ha quedado bien, lo ampuloso del inicio frente a lo arrabalero del bloque principal. Esperemos que la madre de mamones no se ofenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo con lo de la serie, se nota ese afán por darle un toque mítico y legendario. Yo personalmente soy amante de ese tipo de cosas y los libros me gustan y también la serie hasta que simplificaron los personajes de forma exagerada.
      Respecto al texto has pillado muy bien mi idea, esa dialéctica entre la leyenda de ficción grandilocuente y el arrabal malevo que dirían los tangueros.

      Eliminar
  6. Pues yo no he visto Juego de TRonos, creo que podré superar el trauma que me supone no haberlo visto, pero no lo se. Me han mandado unos amigos de Galicia una botella de orujo que acojona abrirla sin protección, pero estoy seguro que, cuando la abra, no habrá dragón que se me resista. Los romanos clásicos verían nuestros amados castellanos, gallego, mallorquin, valenciano y catalan como ahora vemos nosotros estas formas de lenguaje, o no, que no lo se...
    Un saludo y a cuidarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóname, Temujin, la tardanza en contestarte. He estado una semana de viaje y ahora retomo esta historia.
      Juego de Tronos es una historia más, ni pretenciosa ni especialmente chorras. La puede leer o ver cualquiera. Comprendo que para quien no está en el ajo resulta muy cargante la actitud de los que son adictos a la serie y/o a los libros.
      ¿Sabes que los gallegos apenas usamos la expresión orujo? Yo la primera vez que la oí fue fuera de Galicia, simplemente le llamamos aguardiente o augardente.
      Bueno, los romanos clasicos solo tenían las vías romanas de comunicación y no podrían controlar los modismos locales.

      Saludos

      Eliminar
  7. Nunca me sentí más aliviado por no haber seguido la moda de ver una serie de "culto"...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la considero una serie de culto, solo una serie muy promocionada en los mass media basada en unos libros a los que a veces traiciona, entretenidos y sin excesivas pretensiones.
      No hay ni que sobrevalorar el tema ni demonizarlo, a mi modo de ver.

      Eliminar