07 noviembre 2008

El héroe pálido


En un capítulo anterior:

"(...)Tras su triunfo, en la primavera del 2011, el General Defarra convocó elecciones democráticas; promovió una nueva constitución -aún más anodina que la anterior- y ya en posiciones inmovilistas creo un nuevo partido el Movimiento hacia el Muermo Absoluto (MMA) con el que consiguió mantenerse en el poder en los siguientes 16 años bajo el lema "Un tiempo de paz, silencio, apalancamiento y sopor(...)"
(Ver La dictadura botellona 3-septiembre-2007)

----------------------------------------------------------------------------------
Cuando el General Defarra llegó a la cúspide observó todo lo que había dejado debajo y sintió vértigo.
Había sido un concienciado universitario, líder plasta en asambleas chorras. Luego con el seudónimo Bo Peixe (Ver Entrevista con el Comandante) se convirtió en un fotogénico comandante de guerrilla rural donde se combinaba la ortodoxia maoísta con ciertos toques New Age. Por entonces pretendía una vuelta a los valores más rancios de su grandiosa -para los extranjeros minúscula- patria.
Finalmente, antes de su entronización definitiva, creo el Ejército de Liberación de la Juventud Rayada (ELJR) en el que se autoproclamó General en Jefe. Era la época de la Dictadura Botellona (Ver otra vez La Dictadura botellona) y escogió un nuevo nombre, Domingo Defarra, para asegurarse que sus compañeros de viaje le perdonasen sus devaneos con el ruralismo más cutre y hortera.
Aquel botellonazo fue su consagración, pero intrigante como pocos, no dudó en traicionar a la causa y a su líder Mariano Beodo, entrenando a sus hombres clandestinamente y guardando todo un arsenal de armas en silos ocultos. Con el tiempo, dejó de asistir a las obligatorias Orgías Patrióticas lo que le ganó las simpatías de la circunspecta oposición al régimen.
Estaba previsto, cuando el delirio alcanzó niveles difícilmente superables, el General Defarra ya estaba preparado para cambiar el rumbo de las cosas. Entonces se postuló como el "Salvador de la Patria en Peligro" y condujo a sus hombres a una lucha corta y sin cuartel. Las hordas botelloneras, pilladas en plena resaca, no fueron rivales para las disciplinadas tropas del Ejercito de Liberación de la Juventud Rayada. Cuando cayó la capital, se acabó la fiesta.
Tras la victoria, el General Defarra se presentó a si mismo como un hombre pacificador y nada rencoroso. Los vencidos fueron internados en centros apropiados y obligados a trabajar en la reconstrucción del país. Cuando se recuperaron lo suficiente -habían sido alimentados a pan y agua- los supervivientes fueron deportados a diferentes destinos, incluyendo territorios extraplanetarios.
El nuevo cambio de nombre de nuestro héroe, ahora Marcial Modorra, se justificó como forma simbólica de romper con el ominoso pasado.
Se abría un nuevo mundo, bajo un único líder y con una única ideología que debería ser la definitiva para siempre jamás: el modorrismo.

6 comentarios:

  1. ¡Estamos infectados Dr. Krapp! ¿Qué hacemos...? ¿Cuál es la vacuna? Tú eres el profesional.
    Por un momento creí que estabas hablando del celebre tema de los Doors "No me modorres mosquito", pero se me ha cruzado un "blues" por el camino y no puedo remediar la necesidad de escribirlo:
    Comienzo a estar harto de permanecer sentado aquí
    No gano un cuarto y gasto las suelas andando
    Ahora todo el mundo grita "Tenemos un nuevo Deal"
    Porque he de vivir, si es necesario robaré y mentiré
    Ahora id y lamentaros en el asilo
    Ocho de cada diez veces, ya lo veréis, os diran: "Nada que hacer..."
    Nadie os querrá dar dinero, nadie pagará vuestro alquiler
    Y eso que no les costaría un sólo céntimo...
    No he ganado un cuarto desde que cerraron la fábrica
    Permanezco sentado aquí, a la espera de este New Deal que es la última moda.

    ResponderEliminar
  2. Si las opciones son: "De-Farra" o "Mo-Dorro", me quedo con la "Farra", sin lugar a dudas...

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA. Me he partido de risa con lo de "los supervivientes fueron deportados a diferentes destinos, incluyendo territorios extraplanetarios". Dr Krapp, le gustan las dictaduras??? Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A mi se me parece un montón a Rasputín... No sé si también compartirá el tamaño de sus atributos :P:P

    Un beso Doc.

    ResponderEliminar
  5. Menudo blues te has sacado de la manga, Faroni.
    ¿Respetas los ortodoxos doce compases? Me recuerda aquellos temas de la Gran Depresión. Por cierto,
    ¿si aquella fue grande como se llamará a ésta de ahora?

    La tuya es una decisión brava y despilfarradora, Luis Antonio.

    Soportándome solo acepto las dictaduras del amor y solo un poquito.

    Habrá que esperar a que nuestro hombre se decida a hacer un grupo escultórico como autohomenaje, Novicia.Recuerda a Espartero y su caballo. Decididamente a pasar de su afán de protagonismo no lo veo exponiendo sus partes pudendas a la exposición pública.

    ResponderEliminar
  6. Dr. Krapp, como te había dicho, resulta que el otro día me tagearon, y ahora yo... te tageo a ti, lo siento, sé que es un coñazo... perdona... por supuesto no hay obligación, en mi blog las instrucciones...

    Un beso y muchas gracias

    ResponderEliminar