20 agosto 2008

N_ O_ E _ O : fuera papeles


(Textos anteriores de esta serie en:
http://suicidasperezosos.blogspot.com/search/label/Papeles)

El concierto de Pedro Raúl Trigales, "El Adonis del Caribe" supuso un antes y y un después en nuestras vidas. Fue entonces cuando decidimos que deberíamos hacer algo para atrapar a ese hombre y convertirlo en objeto de nuestras atenciones. No, no era tarea sencilla para cuatro mujeres maduras cuya mayor atrevimiento consistía en algunos chascarrillos picantes, soltados gracias al poderoso influjo del anís, en las reuniones vespertinas de bordado en el club parroquial. Pero ahora estábamos dispuestas a cualquier cosa con tal de conseguir nuestro principal objetivo y estábamos seguras de que difícilmente la pieza se nos podría escapar.
Nuestra frágil economía reducía las posibilidades de secuestro. Había que olvidarse de pillarlo en su mansión de Miami o en alguna de sus giras. Sin embargo, más tarde o más temprano, volvería a actuar en la televisión autonómica donde el ruiseñor caribeño parecía tener una plaza fija en el show de los viernes noche.
Cuando Elvira, la panadera, -el oído más audaz de la comarca- nos anunció la llegada
próxima de nuestro príncipe ya habíamos trazado las líneas básicas de nuestro plan. Remedios estaría en la puerta del hotel vigilando la salida de nuestra presa. Luisa, recordando sus tiempos de actriz, sería la encargada de llamar a la recepción haciéndose pasar por la secretaria del programa y luego seducirlo telefónicamente para atraerlo a una cita amorosa en el Barrio Antiguo. Allí, estaríamos esperando Elvira y yo misma. Elvira, dentro de su furgoneta de reparto y yo, entre las sombras de los portales con un bate de béisbol en las manos y rezando para que Pedro Raúl decidiera dejarse arrullar por las sirenas del amor en aquella madrugada nebulosa de Kaskarilleira.

11 comentarios:

  1. Me he puesto al día con los capítulos y estaré pendiente.
    Está muy interesante, además de muy bien escrito. Hay algo en el capítulo anterior que me recuerda a mi admirado Paul Auster.
    Lo dicho, no perderé "puntá", a ver cómo sigue...

    ResponderEliminar
  2. Embriagadita por la fuerza caribeña,estoy por unirme a Elvira,Reme y demás, que me place también tomar consolación y ser concertante en esa aventura del "bateo" a Pedro Saúl Manuel...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias una vez más Rocío, lo de Auster es muy halagador pero ya quisiera yo tener una gotitas de su inmenso talento.
    ¿O sea que usted, Carmen quisiera participar en la aventura de la captura del Adonis? Pues aún está a tiempo, pida que le den su oportunidad,supongo que ellas estarán encantadas de tener alguien que les ayude ...¿o lo querrán para ellas solas?
    ¡Qué difícil es prever los sentimientos de las mujeres!

    ResponderEliminar
  5. Oiga doctor, dificil no, imposible.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que ponerme al día de esta historia... Me intriga :D:D

    Un beso Doc (K)

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tener la gentileza de leerme, Mami y
    Bienvenida Novicia Dalila.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ya estoy al día. Puedes seguir :D:D:D:D

    (K)

    ResponderEliminar
  9. Pues está clarito , Dr.Krapp: la aventura del "bateo" a Adonis (acepción de "golpear con el bate o de usar el bate") es tentadora y resultará divertidísima. Es más, animo a Novicia Dalila a ser una concertante más. Elvira, Reme, Luisa..., a buen seguro estarán encantadas de que así sea. Saluditos.

    ResponderEliminar
  10. Yo me apunto a un bombardeo Carmen. Espero instrucciones :D:D:D

    ResponderEliminar
  11. Gracias Novicia Dalila, seguiré cuando buena o regularmente pueda hacerlo.En cuanto a la cuestión del golpeo de Adonis espero recibir muy pronto una remesa solicitada a las autoridades chinas disponible después de terminados los Juegos. Más vale que lo usen ustedes virtualmente que ellos para "espabilar" la eficacia de sus súbditos.

    ResponderEliminar