29 marzo 2019

Saturación en la fábrica de miedos

  • Oiga, ¿es ahí la fábrica de miedos e intrigas? 
  • Para servirle. 
  • Buenas noches. Soy el conductor... productor... guionista... presentador... y supremo adalid de El Buque del Misterio.
  • Capitán Bitter Jinetérez, que grato honor conocerle. ¿Qué desea? Ya sabe que me tiene a su entera disposición. Considéreme un miembro más de su tripulación.
  • Gracias... gracias, grumete. Pues bien... el objeto de mis dudas... el motivo de mi preocupación actual... el misterio sin resolver que me desconcierta y aturde... el asunto que me está poniendo de los nervios, a decir verdad..., es básicamente. ¿Cuándo, coño, nos van a enviar la remesa de miedo  y misterio que les solicitamos hace una semana? ¿Cuándo, leche? ¿Cuándo?
  • Caray, capitán, soy un gran seguidor suyo y nunca le había oído hablar con tan poco énfasis.
  • Para que vea..., hasta que punto... estoy cabreado... sí, señor... estoy cabreado.
  • Pues respecto a su envío va a tener que tener un poco de paciencia, estamos desbordados de trabajo. No podremos servirle el material hasta después de las elecciones generales.
  • ¿Cómo hasta después de las elecciones? Tengo... varios programas... antes de las putas elecciones generales. Se acerca la Semana Santa ¿Usted sabe, lo importante que es para nuestro programa... la Semana Santa?
  • Recurra a lo de siempre, ya sabe: los manuscritos del Mar Muerto para saber quién era Jesús; el liderazgo de María Magdalena o quizás su noviazgo con el aludido; la traición de Judas por sentirse un cualquiera entre tanto discípulo; la copa de la Ultima Cena entregada a José de Arimatea y convertida en el mítico Santo Grial. Yo que sé.
  • No... eso está muy visto. Necesito temas nuevos... Hay que acongojar a la peña... Mantenerlos tan atentos y expectantes... como para que no se vayan a la cama... y que de alguna manera... sigan viendo el programa... A pesar de los bloques de anuncios... cada 5 minutos de espacio... pero eso nos permite seguir en nuestra aventura...del conocimiento.
  • Todo un negocio, el misterio.
  • Y tiene que seguir siéndolo... Por eso necesito... Realmente, exijo..., las remesas actualizadas de miedo o intriga... Además las he pagado por anticipado, puñeta.
  • Lo siento, Capitan Bitter Jinetérez pero no damos abasto con tanto curro. ¿Usted sabe la que hay montada con la llegada de las nuevas hornadas de fachas, pseudofachas y filofachas? ¿Sabe cuantas peticiones tenemos por parte de sus adversarios políticos para que se activen todas las alarmas? Y los reaccionarios tampoco se quedan tranquilos. No, ni de coña, tenemos cientos de pedidos para meter miedo con  la matraca del izquierdismo, la inmigración, el separatismo o la dictadura de las minorías.
  • La mayoría de los  miedos políticos..., creo yo..., no han variado en décadas. Solo hay un cambio de postales... Unas veces se demoniza una cosa... en otras ocasiones, otra..., pero no hay auténtica variedad... Nosotros... En El Buque del Misterio... tocamos todos los palos... Recurra a las reservas de miedos e intrigas políticas que tienen en la fábrica... sin duda están a bien recaudo... Y si acaso... cambien los nombres a los productos para que no se note la cosa.
  • Siento defraudarle, Bitter, pero tendrá que esperar. Los políticos descubrirían la impostura porque se han vuelto muy tiquismiquis con la pasta y nos vigilan muy de cerca. La corrupción y todo eso ha hecho mucho daño al negocio del miedo. Menos mal que tenemos éxito con un producto tan barato como las fake news. Pero usted también podría hacer lo que nos recomienda: usar los viejos temas parapsicológicos. 
  • Están muy gastados... y la gente no los trata ya con la debida solemnidad... Nadie en sus cabales cree en ovnis, en extraterrestres y en abducciones... Nadie después de Expediente X y el puto E.T... Los fantasmas se han escondido... para no dar risa en un mundo donde todo es transparente, visible, luminoso... Nadie ve apariciones... porque todo el mundo está pendiente del móvil... Luego hay mucho estafador usando Photoshop. Aunque ni eso... ahora todo son selfies... enfocar el careto... y quitarse la pelusilla del propio ombligo... Demasiado ego como para fijarse en lo extraño... Lo extraño que hay en los otros.
  • Pruebe con las psicofonías, eso da mucho susto.  
  • La gente ya no está para ruidos raros... Si oye algo extraño,... cambia de canal o llama a la policía municipal... Nadie quiere escuchar nada que no haya escuchado antes... Y seguramente... confundirían los sonidos extraños... con un nuevo sonido de su celular. 
  • Da mucho miedo todo ¿no?
  • ¿Lo han fabricado ustedes?
  • ¿El qué?
  • El miedo que hay en todo.
  • No, no trabajamos esa línea de producción. Es demasiado corriente y está al alcance de cualquiera. Solo hay que mirar hacia afuera.

17 comentarios:

  1. Inquietante final del relato:

    -Da mucho miedo todo ¿no?
    -¿Lo han fabricado ustedes
    -¿El qué?
    -El miedo que hay en todo.
    -No, no trabajamos esa línea...

    Europa occidental lleva mucho tiempo sin guerras; su población vive con una tranquilidad que nunca tuvo en la historia previa. Nos parece que la paz es lo normal.

    ¿O no? ¿Estamos empezando a tener miedo de nuevo? ¿Los síntomas son tan preocupantes? Y no me refiero al execrable producto de las Fábricas de Miedo, tan abundantes hoy y tan certeramente descritas en el relato.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito de "canguele" si que da.
      Así, sin mucho en que pensar.

      Eliminar
    2. Ya sólo puedo confiar en que Fiz Arou, el versátil detective amigo del Doctor, pueda desfacer este entuerto.

      Eliminar
    3. Muchas gracias en lo que me corresponde Mr. Congrio pero permítame una duda ¿cuando un conflicto se puede considerar guerra y cuando no? En Irlanda del Norte hubo alrededor de 3.500, en Euskadi y Navarra sobre 900. En Grecia hubo una guerra cruenta recién terminada la Segunda Guerra Mundial etc...
      Cierto que no hubo una conflagración brutal pero a cambio nos han regalado una inestabilidad permanente.
      Y sí, Bubo, da canguele.
      Mucho entuerto para Fiz Arou

      Saúdos a ambos

      Eliminar
  2. Vivir ya causa miedo de por sí.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo debe ser consecuencia del primer llanto cuando te sacas de mala manera y sin avisarte de un sitio tan acogedor como un útero.
      Saludos

      Eliminar
  3. Qué tiempos aquellos en los que era suficiente con la prudencia, cuando comenzó a ralentizarse la subida de salarios y aumentaron las horas extras gratis porque había que ser responsables y no pedir más dinero a las pobres empresas que tenían que competir con los salarios más bajos de China, India y otros lugares. La responsabilidad afectó también a los partidos "extremistas", hasta que quedaron casi solos los dos matones del barrio. Y luego llegó la crisis...

    Por el cabreo provocado en esa crisis, hubo una especie de asueto y se consintió el asunto aquel de los indignados, que al final no nos ha servido de mucho. Y ahora, supongo que por el miedo a los extremos otra vez, volverán los dos matones a enseñorearse del patio. Porque ahora ya es miedo, no prudencia: vamos apretando las tuercas poco a poco. Los patriotas catalanes, los patriotas españoles, el curro cada vez peor pagado… Esperamos impacientes el nuevo estreno de la saga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen resumen, dejas que te atornillen al garrote y poco a poco van probando si aún puedes aguantar mayor presión.
      ¿Se permitió que acampasen los indignados porque no eran peligrosos o porque les pilló desprevenidos a los que gobernaban el gobierno?
      Soy de los que piensan que las revoluciones, los cambios gordos son siempre los sutiles, los que te hacen ver las cosas con otra perspectiva. Las revoluciones de los 60 no cambiaron la política y la explotación pero cambiaron las costumbres. Después de la crisis y la indignación, la gente traga un poco un poco menos que no siendo mucho es algo que al menos nos ha instalado en una especie de sensación de fugacidad permanente. Eso del pensamiento líquido del que hablaba Zygmunt Bauman.

      Eliminar
  4. El miedo es como la sombra, nos acompaña siempre en mayor o menos grado aunque no siempre se vea o se perciba. Sobran compañeros como éste...

    No recuerdo al autor de esta frase, pero suelo repetirla de vez en cuando. Ahora, por ejemplo:

    "Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, el miedo es permanente, la cuestión es si nos dejamos o no nos dejamos vencer por él.

      Me encanta esa cita, la he buscado en Internet y viene siendo de Jean Paul una misionera yugoslava nacionalizada india. No sé más

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Gracias por buscar y encontrar la autoría de esa cita.

      Eliminar
  5. Qué poca imaginación tienen en esa fábrica, justo ahora que ha salido a la luz que las lineas de Nazca fueron hechas por un comando templario dirigido por Goebbels, o que en el Área 51 se encuentra el mayor archivo de pornografía alienígena de la galaxia. Hay que entretener a la gente, no se nos vayan a preocupar por los problemas de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco la línea de producción de la fábrica de miedos por lo cual no descarto que abarquen las peregrinas posibilidades que tú aventuras, Chafardero. A lo mejor tiene una sutil combinación entre productos de risa, carnavalescos y asuntos de mucha enjundia, de esos que acojonan de verdad.

      Eliminar
  6. Un relato que hubiera firmado el maestro Gila, esa pregunta inicial ya nos recuerda a él. A continuación desarrollas un diálgo hilarante, con una fina y gruesa ironía pero que consiguen mostrar con la exactitud de una foto la realidad de esta llamada Era de la información.
    Pero lo que se nos queda pegado, y eso que lo leí el lunes, es esas intervenciones finales. Rompen el tono jocoso con directo a la mandíbula. El miedo es el arma de dominación más poderosa, si quieres un votante borreguil no hay mejor forma que conseguir que vea cualquier otra opción como el diablo de diez cabezas.
    También es verdad que un servidor suele consumir el programa de Bitter Jinetérez, no tanto por descubrir que la verdad está ahí fuera, seguro que está en alguna parte, sino por el mero placer que me provoca lo misterioso.
    Uno de los relatos más brillantes que nos has ofrecido, doctor. Y eso que el nivel suele estar bastante alto. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, David por ser tan animoso. Gila era un maestro absoluto del humor y un referente que tengo presente en mi cabeza desde siempre, ojalá le llegase a sus zapatones.
    Sabes por propia experiencia que uno no elige los finales, los finales lo eligen a uno. Si además tratas con los miedos la cosa se pone afilada.
    Un secreto: yo también veo los programas del aludido aunque no nombrado en esta entrada. Me divierten, están muy bien hechos y a veces tienen su puntito inquietante. Muchas son ficciones conscientes aunque se adopte un tono serio y circunspecto para presentarlas, además alimentan el morbo que da gusto.
    Repito mi agradecimiento por tus palabras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el relato tiene razón David, recuerda al gran Gila, da mucho qué pensar, no es bueno vivir con miedo aunque ese miedo este afuera.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rite, Gila es siempre un referente en mis textos. Creo que el miedo es consustancial a la naturaleza humana por eso se hace necesario encauzarlo y por eso son tan terapeuticas las ficciones que trabajan con él frente a esa mentalidad sobreproteccionista que impera hoy en día.

      Un abrazo

      Eliminar