12 febrero 2019

Rebelión amena en la colmena

  • Hola, amigos. Soy el sapo Pepe Perreras . Bienvenidos al programa preferido por todos los animalistos: Al bicho vivo. Hoy con un tema de rabiosa actualidad: ¿Qué está pasando en nuestras colmenas? ¿Por qué están tan alteradas nuestras laboriosas y gentiles abejas? Y para hablar de todo ello, damos paso a nuestro corresponsal en el micromundo entomológico, Petunio Zalamero, el escarabajo pelotero. ¿Cómo va la asamblea, Petunio
  • Zumbona y volátil. De tal animal, tal condición. Pero antes de nada quisiera hablar una vez más de nuestro agraciado conductor. En el sapo Perreras se aúna la inteligencia poderosa con una fuerza de voluntad digna de un dios antiguo. A mayores su capacidad comunicativa... 
  • ¡Basta! Te ruego que te centres en la asamblea de abejas obreras y dejes los piropos para otra ocasión.
  • No se diga más, amado monstruo, pero quiero que sepas que eres mi modelo de virtudes a seguir. Pues aquí las cosas están que arden como decía. El Sindicato de Abejas Obreras está pasando por unos momentos realmente difíciles. Lejanos quedaron los tiempos en que las bravas sindicalistas se jugaban las alas en defensa de las curritas. Aquellas luchas para hacer las celdas más espaciosas y aireadas. Para aumentar el tiempo del bocadillo de néctar de media mañana. Para denunciar la actitud perezosa y displicente de los zánganos, esos machos inútiles y aprovechados. Para visibilizar la necesidad de hacer una selección más rigurosa, democrática y asamblearia del enjambre que acompañe a la vieja abeja reina en la búsqueda de nuevas colmenas ... etcétera.
  • ¿Qué ha pasado entonces?
  • Lo que pasa siempre, amado maestro. Poder y apoltronamiento van unidos como la carne y el hueso. ¿Quién le pone objeciones a una abeja con pretensiones? Yo, por supuesto, no. Fundamentalmente por el posible picotazo. En resumen: las abejas jóvenes están hasta las mismísimas corbículas de las maniobras del sindicato y las cosas han estallado en plena asamblea con consecuencias imprevisibles. 
  • Detalles, Petunio. Queremos detalles.
  • Pues bien, el colectivo de abejas no pecoreadoras, es decir las jóvenes que no pueden salir de la colmena, manifiestan que mientras ellas se matan trabajando; las viejas, con la complicidad del sindicato, están de jarana fuera de la colmena, sin pegar palo al agua y el nectar y polen no lo recolectan ellas, si no que lo consiguen trapìcheando con las apidae de las otras colmenas.
  • Eso es grave, Petunio. Muy grave. 
  • Es grave, pero no es todo, Perreras. También se dice que los del sindicato tienen una larva escondida a la que suministran ilegalmente jalea real, para convertirla en reina y utilizarla luego como posible alternativa a la heredera, a la que acusan de no apoyarles lo suficiente y dedicarse al puro desenfreno con la compañía de un montón de zánganos desocupados. Por último... 
  • ¿Todavía hay más? 
  • Sí, Perreras. Se comenta que los del sindicato han repartido entre los suyos los puestos del enjambre que saldrá con la vieja abeja reina cuando tenga que abandonar la colmena y crear una nueva comunidad. Así la organización se difundirá de forma irreversible por el resto del colmenar. 
  • Habrá una buena bronca. 
  • Los aguijones están preparados. Será una bonita batalla. Pero los del sindicato son muy listos y se las saben todas. Seguramente, los alborotadores juveniles quedarán neutralizados por las buenas, ofreciéndoles algún puesto o regalándoles alguna prebenda, o por las malas, es decir, arrancándoles directamente el pellejo con la ayuda de potencias extranjeras. 
  • ¿Con ayuda de potencias extranjeras? ¿Qué me cuentas, Petunio?
  • Te cuento lo que se cuenta, solo es un rumor, adorado Perreras. Por lo bajo se dice que los del sindicato han contactado con las terribles avispas asiaticas, las espantosas velutinas, para el caso de que las cosas se pusieran muy crudas. 
  • Alta traición, eso es terrible Petunio. Muchas gracias por tu increíble exclusiva.
  • Y que conste, Pepe, que no me has dejado hablar de tu estilo colosal y de tus virtudes desmedidas. Eres el monarca absoluto de la comunicación bicheril.
  • Déjalo ya, te lo ruego.
  • Un puto amo genial. ¿Cuando hablamos de lo mío?
  • En otra ocasión, Petunio, no es momento. Lo dejamos por hoy.
  • Como quieras, divino Perreras.
  • Hasta la vista, amigos. Este ha sido nuestro programa para todo el orbe animal. Periodismo en profundidad. Periodismo de calidad. Periodismo en vivo. Periodismo Al Bicho Vivo.

27 comentarios:

  1. Es que si no hubiera estas contingencias tan aguerridas a ver de qué iba a vivir el avispado Pepe Perreras. Yo me doy con un canto en los dientes de que las peleas no sean entre arañas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si serán peores las arañas que las abejas y no te digo nada las avispas. En fin como decía la famosa fábula de Samaniego aplicado a las moscas.
      A un panal de rica miel
      dos mil moscas acudieron,
      que por golosas murieron
      presas de patas en él.

      Donde hay miel, hay moscas y moscones y en este caso hasta un sapo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¨Al Bicho Vivo¨ : una estupenda emisora, que no deja a bicho viviente en paz.Como estas avispas velutinas que en un descuido se han introducido como legales y no dejan polinizar a las nuestras.. .Esto en el mundo bicheril.Pero yo creo que para muestra un botón y que ya vayamos tomando nota que se puede extender sino se ha extendido en los animales racionales...?

    Zanganos en los dos mundos: hay demasiados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos una buena epidemia de avispas velutinas racionales que hacen sus inmensos nido en cualquier lugar y crecen que da gusto. Las de verdad están acabando con nuestras abejas autóctonas y son un síntoma más del grado de degradación ambiental al que estamos llegando.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  3. jaja Qué bueno !! jajaja Creo que en lugar de aburrirte con mi rollo como una imagen vale más que mil palabras por si alguien ( que lo dudo) no conoce la oronda figura del sapo Pepe Perreras - mira que eres malo- jajajaja aquí dejo ESTO a modo de ilustración de tu estupenda entrada ! ... el resto de abejas, moscas, moscones y demás elenco bicheril de tu historia que cada uno le ponga cara a su gusto... mira, por decir algo, a las avispas asiáticas, estás tan malas malísimas que lo atacan y terminan con todo yo les pondría cara de ESTE o de ESTE otro, que estos sí que son sapos gordos y horrorosos jaja

    PD
    En todo caso no me digas que no es mona, lista y estupenda la novia/compi/ lo que sea de Pepe Perreras ... así es que algo tendrá este sapo para tener a su lado a una sapita como Anusketa Pastoreta ; )

    Un beso grande gradísimo mi querido Dr. bichillo .. y sigue volando en letras tan bien como lo haces!!!


    PD ( bis)
    Y...
    Tb otro beso grandísimo para nuestras queridas ANGIE y BERTHA que hacía siglos q no las leía jaja ellas pertenecen al grupo de las bolboretas, a que sí ?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué conste, María, que ya tengo varias entrdas con el dichoso sapo y con el programa de marras. La verdad es que adapté un sapo previo al citado personaje que la verdad da para mucho con su omniprensencia en la tele. Ya quisieran esos dos ser tan dañinos como las velutinas que vistas de cerca y viendo sus estropicios dan bastante pánico.
      Respecto a la novi/compi/o lo que sea del sapo mis referencias no pueden ser peores tanto por lo que veo que por lo que me cuentan gente que la conoces personalmente.

      Besos para ti, María, hoy es un domingo lluvioso y triste después de una semana casi veraniega.

      Eliminar
  4. Uf. Esta vez me has pillado de marrón. Menos mal que María ha puesto unas pistas para que los desinformados como yo supiésemos quién es el tal Ferreras. Sí, lo he visto alguna vez, y me pone nervioso su forma de gesticular. Poco más puedo decir. Lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es importante reconocer o no al personaje más o menos imitado, como escribí el otro día lo importante es la historia en si en caso de que tenga algún valor.

      Eliminar
  5. No soporto las tertulias televisivas o radiofónicas. Nadie deja hablar a nadie, incluyendo a los moderadores. El Perreras éste tampoco es de mi gusto; es lógico que tenga sus preferencias, e incluso es lícito que las airee, pero lo he visto jugando sucio alguna vez.

    Las velutinas se están apoderando del mundo, y no está demostrado que vayan a hacerlo peor que las abejas de las rayas y estrellas. Veremos si los sindicatos –o los partidos- siguen dejándose corromper como hasta ahora, o tal vez pueda atisbarse alguna esperanza.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juega sucio porque aparenta ser una cosa y defiende o más bien está al servicio de otra. Por eso cuando lleva a gente opuesta a la supuesta línea ideológica "progresista" del programa, caso del segundo mentado por María, lo hace porque es afín a él a través del señor de los dineros y presidente merengue. Pasta, solo pasta, con un envoltorio de celofán.
      Las velutinas, las reales y las humanas, son un síntoma de la actual degradación de nuestro entorno.

      Saúde

      Eliminar
  6. Yo tampoco sigo mucho al Perreras ese y su aparatosa manera de informar: atención, noticia gravísima, un ujier del congreso ha aparcado en la plaza de minusválidos, abrimos ronda por las sedes de los partidos. A este no le cierra la boca ni la avispa asiática.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, se ha empoderado de las noticias como se diría en estos tiempos y de ahí no se le saca. Cierta vocación de cucaracha y encima da el pego. El problema es si hay o no hay alternativas a lo que él hace.

      Eliminar
  7. Sin que sirva de precedente y antes de responder a cada uno de ustedes, permítanme escribirles que mi proposito con esta entrada no era satirizar al conocido periodista televisivo si no dar cuenta de los posibles males reales o imaginarios de nuestros laboriosos insectos y de sus conflictos sindicales.
    Gracias por sus comentarios y por su atención a mis propuestas pseudoliterarias.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Con discusiones semejantes no me extraña que muchos insectos estén por extinguirse...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la teoría de la evolución las cosas siempre son peores para los seres que no se saben adaptar al entorno.
      Siempre quedarán los más depredadores.

      Saludos

      Eliminar
    2. Necesitamos encontrar un depredador para el ser humano.
      Y pronto.

      Saludos,

      J.

      Eliminar
    3. Ya existe, se llama ser humano.

      Saludos

      Eliminar
  9. Me ha dado placer leerte entenderte mirar tus letras e imaginarlas. Un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha dado satisfacción que pases por aquí y me comentes.
      Gracias.

      Eliminar
  10. "Cuantas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas engañamos al diablo mismo"

    Esta frase de Willian el de Shakespeare me gusta y creo que le viene bien a muchos componentes de algunas colmenas.
    Aunque también, quizás fuese procedente esta otra del afamado Willian:
    "La virtud no puede injertarse en nuestro viejo tronco sin que nos quede de él algún mal resabio", que para un ciudadano castellano de pro se resume con aquello de "la cabra tira pal monte.."

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tio Billy escribía cosas muy sensatas ya que la hipocresía era un mal de moda antes, en su tiempo y ahora mismo. Ahora bien la aceptación del mal en el mundo, no nos debe hacer pensar que el bien es prescindible por la infrecuencia con la que se produce. Lo único bueno de la imperfección es que nos enseñe el camino para escapar de ella.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. El aguijón de tu pluma desde luego está afilado, doctor. En realidad vivimos una farsa al servicio del mercado electoral, conservar el Poder es el único objetivo que quien lo ostenta. Ese poder puede ser mayúsculo o minúsculo, pero es de lo que viven los que gobiernan la colmena. Y para ello necesitan de abejitas a las que alimentan de ideologías más cercanas al intestino que al cerebro. Y las pobres tan contentas mientras los dueños se llevan la miel.
    Y como muestra el Perreras. La sexta, para las progres obreras; Antena 3, para las acomodadas conservadoras. Detrás, la misma empresa Atresmedia del grupo Planeta, abarcando todo el mercado ideológico. Y es que la idea como producto comercial es el mayor invento del capitalismo moderno. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias, David, estoy tan de acuerdo con lo que me comentas que casi solo me falta el amén. Quiero pensar que hay ciertos pequeños rincones de esperanza. Todo parece que está en el escaparate para ser admirado, consumido y luego expulsado de nuestras vidas para librarnos de sus residuos tal como hacemos plástico que se está tragando el océano. Pero también necesito creer que hay ciertos rincones a la que no llegan las luces de neón ni el esperpento mediático. Necesito creerlo lo cual no quiere decir que sepa donde están.
    El caso Atresmedia es clamoroso, como lo es como el multimillonario Roures, antiguo dueño de la Sexta y propietario de los derechos futbolísticos en colaboración con ciertos emiratos, maneje sus dineros y sus manipulaciones con cierta impunidad entre sectores supuestamente concienciados.
    Un fuerte abrazo y gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  13. No conozco ese programa y, por lo tanto, no puedo opinar con conocimiento de causa.

    Hablando de debates, dudo que haya alguno como los de TV3. Tendenciosos, doctrinarios y ajenos a la pluralidad social de Cataluña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te refieres al programa que ilustra María, es el de la Sexta todos los días a partir de las 11 de la mañana dirigido por Antonio García Ferreras.
      Vi alguna vez por encima algún debate de TV3 ya que en Movistar se reciben los canales autonómicos, e imagino el criterio, no creas que la TVG es mejor, aunque solo por imaginar ver a a Pilar Rahola me da algún que otro sarpullido.

      Eliminar