28 julio 2013

El hombre al que toca odiar

34 comentarios:

  1. Claro que sí, el odio hay que dirijirlo. Sería peligrosísimo que el pueblo llano tuviese libertad para odiar a quien quisiera, ¡podría odiar a algún gobernante! con los riesgos que eso conlleva para los elegidos. (Curioso como el odio ha viajado entre nuestras dos ciudades)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El odio bien administrado da mucho de sí, Dizzy, eso lo saben bien nuestros gobernantes. Además estos odios a seres surgidos del populacho, con culpa o no culpa, nos liberan de esos perniciosos odios antisistema.

      Eliminar
  2. Los trenes llevan un tacografo y un registro de operaciones, sorprende que hallan inculpado a este hombre sin haber examinado ambos aparatos. Yo me resisto a creer en su culpabilidad, máxime cuando hay tanto en juego.
    Hay declaraciones políticas que he visto por ahí que hacen vomitar.
    Estaba haciendo una entrada sobre esto, así que hemos coincidido en el tema.
    Que facil es culpar al eslabón más débil.
    Me resisto a creer que este señor halla pasado por ese tramo a esa velocidad conscientemente, y es que no es lo mismo decir que he pasado a 180 , que he pasado a 180 porque me han fallado los frenos, por ejemplo...

    ResponderEliminar
  3. Por cierto son dos, los maquinistas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy mismo examinan la caja negra. El maquinista se siente culpable pero en el peor de los casos solo lo sería del hecho inmediato, de su error. Hay ua responsabilidad mayor en aquellos que permiten que un vehículo semejante a tal velocidad y cargado con tanta gente deba depender de la responsabilidad de un solo hombre. Encima como bien dices en tu blog, el hecho de proclamar sus propia culpabilidad hace sentirse liberados los otros responsables de sus culpas. Y todo para seguir consiguiendo más contratos.
      Eran dos maquinistas pero al parecer en la locomotora principal solo estaba él.

      Eliminar
  4. El ser humano tiene una facultad (o más bien, debilidad) que es la facilidad con la que es posible manipularlo. Tengo un amigo que me dice al respecto: "...Del mono, qué va a venir el ser humano de mono... ¡del borrego! ¡del borrego viene el ser humano!" Y estoy tentado de darle la razón. La persona se pasa la vida buscando una bandera que servir y alguien a quien seguir. Y resulta que los más listos-inteligentes son los encargados de crear estas señales-guías. Hoy en día es facilísimo crear un ídolo o derrocarlo. Basta sentarse al ordenador. O dar una orden en un mass media. Y el resultado es siempre devastador. El cuarto poder hoy en día es más fuerte que nunca.
    Y además, hoy, cualquier mojigato/a puede jugar a ser periodista. Basta con poner cualquier chorrada en el ordenador y ya está, enseguida salen los seguidores por todos los lados.
    Pero lo que está claro es que el pueblo tiene sed de odio. Y de esto se alimentan los manipuladores.
    Así, ahora, en cada casa se tendrá que llevar a cabo un juicio particular sobre este pobre maquinista que ha tenido esta terrible desgracia. Y cada cual dictará veredicto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, Miguel, pero creo que en ese aspecto del borreguismo la gente ya no entra por el aro como antaño. Ahora la gente cuestiona las versiones interesadas, las oficiales. No se conforma con una versión y busca la alternativa e Internet tiene mucho que ver en ello ya que siendo cierto que se puede inventar un bulo desde un ordenador, también es cierto que si es sospechosa se desecha al poco tiempo.
      Creo que ese borreguismo nace de que los poderes estaba muy alejados de los cuidadanos y tenían algo de sagrado, cosa que no ocurre en la actualidad. No quiero pecar de optimista pero creo que Hitler lo tendría más crudo en estos tiempos.
      El odio si que es una realidad porque hay mucha frustración y mucha necesidad de ser canalizado.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Tiene razón Miguel: que cualquiera puede manipular la información segun le convenga.Si no entendí mal, dentro del impacto de la noticia de este desgraciado accidente.Es qué; se le interrogó al poco rato del accidente y el comentó: que si había descarrilado que iba a hacer...Hoy ha sido el juicio vamos a ver cuando se abra la caja negra que sorpresas nos depara...?.Creo sinceramente que hay algo que ocultar porqué sin saber nada a pies juntillas se ha ido a por el objetivo para distraer.

    Un abrazo Krapp.

    PS:aun estoy de vaciones pero me encanta visitaros de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya han caído alguna de esas sorpresas. Por ejemplo que estaba hablando con RENFE y leyendo un plano cuando el accidente, lo cual multiplica las culpas a otras personas. Es espeluznante que las palabras de un ser humano herido por los remordimientos puedan ser usadas como carne de cañón para que otros salgan libres de culpa.
      Un abrazo, Bertha
      P.D: Eres muy gentil acordándote de nosotros.

      Eliminar
  6. No me gustaría estar en el pellejo de este hombre que quedará marcado de por vida. Ha sido juzgado antes de que hubiera ninguna investigación. En la prensa extranjera hablaban de él como " el homre al que le gustaba la velocidad hasta el punto de ser temerario". No entiendo cómo se puede decir eso sin una sola prueba que lo justifique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la prensa extranjera no hicieron más que repetir lo que se había escrito en la prensa nacional incluso en el sector más mojigato, ese ABC que defiende a ultranza a la Real Familia y acusa al conductor por un comentario que dejó en el facebook hace dos años. Total solo es un currante.
      ¿En serio te extraña?

      Eliminar
  7. Otro, al que no libra ni dios de hacer de chivo expiatorio, de los recortes de mantenimiento de Renfe y de la política criminal de este gobierno y otros anteriores.
    Un abrazo, Max. Uno triste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No y aún con las pruebas que salieron ayer, estaba hablando su propia empresa, es necesario tener un culpable disponible y tangible. Mejor aún si tiene un infinito sentimiento de culpabilidad.
      Abrazos

      Eliminar
  8. Estupendo puzzle el que has montado...

    Por sistema no creo NADA que difunden los medios de comunicación, en ningún momento me he creído la culpabilización de los maquinistas (de uno de ellos al menos).

    Magnífico Orwell y 1984. Cómo se anticipo al tiempo, de qué manera tan exacta...

    Te felicito... (aunque me gustaría leer tu reflexión también).

    Un abrazo y no nos queda otra que resistir y seguir PENSANDO, no dejarnos manipular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. El vídeo del tren es posterior a la publicación y a lo mejor alguna gente que entró al principio no lo ha visto.
      Hay veces en que prefiero hacer entradas "mudas", ya que reflexiones que no necesitan el apoyo de las palabras y si acaso, ahora al responderos, puedo exponer mi punto de vista.
      Resistiremos y pensaremos, no debes dejar esa responsabilidad a otros.
      Abrazos

      Eliminar
  9. Más que odio me inspira mucha pena. Culparle en exclusiva no tiene más objeto que dejar de inculpar a otros que también se hallan en el entorno. Hay que evitar que cunda el pánico y se pierdan opciones de llevar estas tecnologías ferroviarias a otros países...Hoy en día hay muchos medios para evitar que el error humano tenga tanta trascendencia. Creo

    Un abrazo, amigo Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien sabes que juego con la ironía o al menos expongo lo que la situación me sugiere más allá de la catástrofe, el ejemplo de solidaridad de la gente y el luto oficial.
      La cuestión es: hay que evitar que cunda el pánico ¿pero a cambio debemos mirar a otro lado para que no se estropeen los negocios pendientes? Seguro que una investigación eficiente no va en prejuicio de al economía. Salvando las distancias, la gente no ha dejado de comer marisco gallego por el desastre del Prestige.
      Un abrazo, Luis

      Eliminar
  10. Igual que en mi tierra, siempre hay un chico expiatorio para echarle el fardo a lo que el estado no está mirando y cuidando. Errores humanos hay en todos lados, pero dónde están quienes deben controlarlos???

    Es la misma historia que escribí en "Otra vez la misma historia", sólo que el tren es de otra calidad, pero choca de todos modos contra la misma realidad.

    He venido muchas veces hoy por aquí: no te asustes. Estaba trabajando con el técnico que vino a casa a ver si se solucionaba el tema de la visibilidad de mis actualizaciones, y por eso me ha pelado el bolsillo. Me dijo que en una horas deberías estar recibiéndolas. Avísame por favor si así sucede, que si no lo voy a buscar, le pido reembolso y le cobro el lucro cesante ;)!

    Un beso, amigo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre pasa igual, aquí o allá. ¿Cuantos accidentes de avión se han producido por errores humanos sin que los poderes y los medios no se ceben en los tripulantes? La diferencia es que aquí el maquinista está vivo, así como suena vivo, tiene una imagen que se ha repetido hasta la saciedad y encima se ha autoculpabilizado de la tragedia, eso siempre viene genial a los que quieren escapar de la sospecha. La desvergüenza es tal que ayer en un programa de TV se permitieron el lujo de poner imágenes del portal de la casa en la que vive junto a su madre de 80 años. ¿No hay límites para estas cosas?
      Mis felicitaciones al técnico, todo va muy bien. Lo que no sé es si quieres que te ayude a pagar el arreglo :)
      Besos, amiga

      Eliminar
  11. Mi querido KRAPP, ta aseguro que más allá de lo dantesco que ha sido todo, más allá en mi caso concreto de no quitarme de la cabeza que en ese tren debió estar mi hija y que horas antes de subirse cambió de idea, no así alguna de sus amigas y gente a la que conocía que han resultado muerta o herida, más allá de morirte de pena al ver ante mi gente rota de dolor ante la que te quedas muda e impotente por no poder consolar lo inconsolable y además preguntarte qué narices hacemos preocupándonos de un futuro tan incierto como que desaparece en un segundo y nadie sabe nada de nada, lo que más me está impresionando además del completos caos mental que tengo es ver cómo es posible que gente que no sabe nada de nada, que no le ha tocado directamente en nada este asunto de verdad necesita crucificar rápidamente a alguien, sin ser víctimas de nada ya son verdugos de alguien y me da igual si es por manipulación informativa, pura ignorancia o absoluta mezquindad humana y sin embargo la gente que de verdad está sufriendo en su carne el drama, ni siente esta necesidad, ni siquiera es capaz de plantearse nada más allá de su dolor...

    No dejo de preguntarme qué fácil es hablar desde fuera, cuando no eres parte... tenemos tal carencia de empatía a veces que me aterroriza, pedimos para nosotros comprensión y perdón y jamás lo damos a los demás, usamos y abusamos de unos derechos que jamás hemos tenido sentenciado sin ser jueces y dejamos que nos roben los que tenemos...a mi me asombra ver cómo gratuitamente todo se pone a sentenciar o cuestionar resoluciones judiciales de la que salvo los técnicos que conocen el asunto en profundidad tanto fáctica como jurídicamente saben y pueden opinar ... mucho más ahora que nadie sabe nada de nada en realidad, ahora que aun están calientes los cadáveres y ya necesitamos otro más...alguien a quien ajusticiar, parecemos cavernícolas con necesidad de sacrificar carne fresca a los dioses, da igual la de quien. A veces muy triste la condición humana.

    Así que mira, yo me quedo de todo este asunto con dos cosas, la solidaridad y generosidad de los vecinos de la parroquia Angrois, en Santiago de Compostela, que sin mediar palabra se dedicaron a ayudar al instante a todos los heridos y víctimas del accidente, con toda esa gente que colapsó los servicios de donación de sangre y me quedo también con una madre que acababa de perder a su hija a la que escuché personalmente decir, te lo juro... ¡pobre maquinista, vivir con tanta muerte sobre sus hombros de ahora en adelante, pobre hombre!


    Un beso enooorme, Dr y graacias, me asusté al ver la fotografía de tu entrada, pensé que eras de los que necesitaba carne fresca como los romanos en el circo...sabía que tú no eras así. Gracias, últimamente ya no sé qué pensar... pero aun así, tengo esperanza ¿sabes? cuando la pierda, habré muerto del todo. Muaaaaaakss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía nada de lo de tu hija y la verdad entiendo vuestro estado de ánimo en estos instantes. Los replanteamientos posteriores y esa vieja justificación de que estas cosas sirven para replantearte las cosas de la vida solo son un consuelo a duras penas, aún incluso de que todo sea así, de que después de algo semejante el presente se convierta en el eje primordial de la vida.
      La conciencia de nuestra propia fragilidad, muy atinado lo del vídeo de Sting en tu blog, es necesaria para no perder nuestra perspectiva vital pero no es conveniente que para ello debamos de experimentar esta clase de shocks.
      Respecto a las opiniones gratuitas que unos y otros hacemos en determinadas ocasiones sin tener elementos de juicio suficiente para entender las cosas, no deja de ser algo casi consustancial al género humano. Es más, en muchas ocasiones desechamos cualquier información por muy creíble que sea por el hecho del concepto apriorístico que tenemos de las cosas. Pero me gustaría también decir algo. Hay que fijarse bien que siempre es un cierto tipo de personas los que juzgan y condenan asin conocer los hechos. Siempre son las personas que presumen de su buen juicio, de sus profundas convicciones y de su sensatez. Personas que se escandalizan a la más mínima disidencia y que prefieren el orden a la libertad.
      Es digno de admiración y de agradecimiento lo que hicieron esos vecinos, en ese lugar que yo no conocía a pesar del mucho tiempo que llevo vinculado a Santiago, y la posteriores colas para la donación de sangre. Aunque la verdad tampoco me extraña, sé como somos los gallegos ante las calamidades y es algo habitual que exista ese espíritu comunitario. No hay nada extraño en ello ni nada de que ufanarse. Lo lamentable sería que lo habitual sonase raro en otros lados.
      Bien sabes que la imagen es una ironía, una buena defensa, creo yo, ante tanto desconsuelo. Hay que darle cuerpo a la esperanza y no convertirla en un simple anhelo.
      Muchos besos

      Eliminar
    2. No es un consuelo Dr., en absoluto es un consuelo. Es una cura de caballo, un abrirte los ojos a la fuerza, un guantazo que te hace reaccionar o... no. Obviamente nadie desea vivir en carne propia ninguna desgracia, ni ninguna enfermedad grave, ni nada malo, de hecho nadie debería sufrir ninguna situación dramática, ni traumática para replantearse ciertas cosas, pero los humanos somos así, hasta que la vida no nos hace vivir ciertas cosas, no dejamos de mirarnos el ombligo...

      Algunos aprenden a relativizar, a disfrutar, a empatizar y sobre todo a valorar a los demás, lo que tienen, la vida en sí misma...otros se enroscan como un caracol y reaccionan a la inversa, dejan de vivir, de confiar y de creer en nada, ni en nadie.

      Tampoco sois los gallegos en especial, ni ningún otro pueblo en particular los que se solidarizan y se vuelcan frente en una tragedia, es justo lo que te decía antes, ante ciertas situaciones límites sale lo importante, lo demás no importa y ¿sabes lo más curioso? debiendo ser eso lo normal, tienes razón, por desgracia es extraordinario porque casi nunca, salvo en situaciones extremas actuamos como deberíamos hacer siempre...ayudando al que necesita nuestra ayuda.

      ¿Cuerpo a la esperanza? no sé que le da cuerpo, a mi me parece que como la confianza, la tienes o no la tienes...¿cómo y por qué crees o confías en algo o alguien? ¿alguien tiene la certeza absoluta sobre algo o alguien? ¿existen garantías reales de algo? me temo que no Dr, no hay garantías, ni certezas absolutas. Justo por eso, tal cual dices tú, nadie deberíamos creernos con derecho a ser jueces de nadie y menos si no tenemos toda la información. Por eso los que se apuntan al linchamiento gratuito me dan pena. Un día puede tocarles a ellos y también por eso he hablado de empatía. Salvo que aprendamos o intentemos aprender a sentirnos en la piel del otro o al menos a ver las cosas desde una perspectiva diferente a la nuestra, el dedo se nos disparará señalando siempre al de enfrente, jamás a nosotros mismos. Nos creeremos con derecho a exigir para nosotros lo que no damos a los demás. A veces no damos nada... ni siquiera el derecho a la duda.

      Más besos Dr.

      Eliminar
  12. Siempre me sorprende lo bien que eliges los videos. El segundo es... Parece que no tenga nada que ver, y sin embargo explica todo.
    Si hay investigación será como la del metro de Valencia, con formularios aprendidos y técnicos comprados. Ni un cargo dimitirá, ningún responsable caerá. El maquinista fue un imprudente, vale, pero podría haberse desmayado, haber muerto de un infarto. La seguridad está para eso, no? Ahora resulta que estaba hablando con Renfe. Supongo que sería más fácil si estuviese muerto, como el de Metro Valencia. Cuando vi el reportaje de Salvados, el cúmulo de negligencias, la falta de seguridad... Y si nos descuidamos eso queda ahí, en el olvido.
    Es triste, pero nunca caen los que tienen que caer. Recortan gastos en seguridad (en el metro habían usado silicona de uso doméstico para sellar las ventanillas, y las balizas ni estaban), y pasa lo que tiene que pasar cuando dejas que toda la responsabilidad recaiga en un único ser humano... Que los seres humanos tenemos fallos, accidentes. Lo que no es lógico es que existan medidas de seguridad y no funcionen.
    Un beso, y gracias por la sensatez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El segundo, Nuri, es el primitivo de la entrada, luego añadí el otro.
      ¿Puede hacerse una investigación consecuente habiendo una necesidad económica de que se sigan vendiendo esta tecnología por todo el mundo? ¿Además cuando funcionó alguna de forma mínimamente eficaz?
      Ese caso que tienes tan cercano es claramente significativo: todo se tapó durante años y ha tenido que ser un programa de Tv el que destapara el tema y aún así, todavía no ha caído nadie. Lo de la silicona, por ejemplo, clama al cielo. Me pregunto si hará ésto último el señor Cotino, hombre del Opus Dei y por tanto de misa y rezo diario, o preferirá agachar la cabeza o desviar la cabeza como cuando le preguntan sobre aquel accidente.
      Besos y gracias por estar.

      Eliminar
  13. Estoy de acuerdo,Doctor.
    Así se la gastan las burocracias cortando la cabeza más cómoda y protegiendo que alguien de la nomenclatura no pase a la guillotina. Y por eso estamos como estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prueba es que hoy han anunciado que van instalar lo sistemas de freno automático en ese tramo de la vía "para que no tenga que hacerlo el maquinista". Es raro encontrar un mayor manifiesto de culpabilidad.

      Eliminar
  14. Este hombre no volverá a ser nunca el mismo y llevará en su conciencia todas esas muertes. Tuvo un error, de los que cometemos todos todos los días pero que en su caso arrastra un reguero de dolor y muerte que va a ser muy difícil de asumir. Yo he tenido la oportunidad ayer mismo de hablar con profesionales del tema y al parecer las "taras" de velocidad no estaban ajustadas a la velocidad idónea en cada tramo... Supongo que RENFE daba prioridad a su máxima de puntualidad antes que a la seguridad... Estoy casi convencida de que este hombre cargará con toda la culpa cuando hay otros factores ajenos a él que han influido en la catástrofe...
    En ese tren murieron dos chicos conocidos de mi hija y un amigo íntimo se salvó porque perdió el tren y cambió el billete para otro día... Nunca se sabe donde te la vas a encontrar...

    Un beso fuerte, Krapps. Espero que estés disfrutando del verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un error evitable, Novicia tal como acabo de escribir. Imaginemos que hubiera tenido un mareo, una indisposición, cualquier cosa...Ahora es cuando tomasn medidas, ahora que la tragedia se ha llevado tantas vidas por delante.
      Siento lo de los amigos de tu hija y agradece a la suerte lo que le ocurrió a tu amigo. Una oportunidad para entender que hay que aplicarse lo que a veces parece tan absurdo: vivir.
      Muchos besos, no hay mucho disfrute.

      Eliminar
  15. Este fin de semana hable con un ferroviario amigo mío, el cual conoce bien al maquinista. Me dejó una idea muy clara de lo sucedido y sí, hubo un despiste del maquimista: un despiste del maquinista y muchas cosas más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un despiste y muchas cosas más como se está demostrando ahora cuando se quieren tomara medidas a destiempo.

      Eliminar
  16. Me siento en su piel y, como él, me sentiría morir.

    Creo que no hay que juzgarlo, no somos nadie para hacelo, no sabemos nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, cuando la responsabilidad es tan abrumadora poco hay que decir y preferimos mirar al otro lado. Lo malo es cuando hacen lo mismo las personas que son responsables de que un hombre solo tenga que manejar semejante monstruo y por lo tanto el destino de tantos esté sujeto al estado físico y emocional de uno solo.

      Eliminar