12 marzo 2011

Miedo amigo

Amigo miedo.
Creo que ya va siendo hora de que comente algo de ti. Poco, porque no quiero que te animes. No hay duda, contigo es mejor mantener las distancias todo lo que se pueda, aunque a veces resulte imposible. 

Nauseabunda garrapata. Cuando te pegas a alguien es para no soltarle. Te introduces en su cuerpo y le vas chupando el ánimo, como un vampiro, hasta dejarlo convertido en una cáscara reseca. Un mineral humano.
Por eso te gustan tanto los niños, maldito pederasta. Emociones jóvenes. Frescas. Casi sin estrenar. Allí puedes saciarte a gusto. Niño amedrantado, esclavo para siempre. 
Siempre escondido. Alimentándote del coraje ajeno. A buen resguardo en los lugares prohibidos de la mente.
Por eso quiero sacarte fuera. Traerte aquí. Ponerte a la luz de los focos. 
Convocarte. Conjurarte. 

Citarte lejos de tu territorio habitual. 
Lejos de tus lugares de caza. 
A la intemperie. 
Quisiera que todo el mundo pudiera verte como realmente eres. Un simple parásito carroñero que usa mil disfraces para manifestarse. Para embaucar a sus presas. 
Un exceso de fantasmagoría, de guardarropa que no confunde a los precavidos. A los que hemos sido tus presas y conocemos tus argucias.
¿No dices nada? 

¿No vas a defenderte? 
¿No soltarás eso de que el miedo es necesario como sistema de defensa? ¿Qué nació cuando el hombre prehistórico, desnudo y desvalido, necesitaba estar alerta ante los numerosos peligros que lo acechaban? 
Tienes un motivo para haber nacido, ¿cual es tu motivo para seguir atormentándonos, para seguir manteniendo tu déspota hegemonía?
¿No hablas? ¿Al menos estás ahí?
Di algo, por favor. 
A lo mejor tienes razón. 
A lo mejor te necesito. 
A lo mejor no te valoro como mereces, miedo amigo.

20 comentarios:

  1. Yo creo que se puede controlar el miedo...al principio te toma...va subiendo por los pies, pero cuando llega a la cabeza, ahí hay que buscar el mecanismo y combatirlo, sino produce una especie de parálisis...

    ResponderEliminar
  2. El miedo es mal compañero de viaje. Te paraliza, te absorve, te va minando y haciendo de ti un ser cada vez más débil y vulnerable.

    Me ha encantado tu texto, Krapp. Me resulta muy familiar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero para vencer a tan ingrato compañero, es reconocer que lo tienes al lado, a partir de ahi, todo es más sencillo. Me ha gustado el relato...

    ResponderEliminar
  4. Con harta frecuencia el miedo nos ha impedido hacer algún que otro disparate. No tenerlo ni respetarlo es una temeridad.

    Me encanta Mariza y sus canciones

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que el miedo es inherente al ser humano. Forma parte de nuestra vida y es un reto diario vencerlo para superarnos.
    No son necesarios motivos para sentir miedo. Es algo que va con nosotros y nos toca dominarlo durante toda nuestra vida.

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
  6. Soy yo otra vez. Se me ha deslizado una v en vez de una b en la palabra absorbe, lo siento.

    También darte las gracias por este extraordinario tema de Mariza.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  7. El miedo en estado puro, el miedo desolador e implacable tiene como principal objetivo la propia cabeza,Geraldine. Cuando se hace con ella queda poco por hacer.

    Gracias, Cristal, comparto cada una de tus palabras.

    ResponderEliminar
  8. Cierto, Temujin, ese es el primer paso. Como digo en la luz ponerlo delante de los ojos y no dejar que se escabulla. Gracias por tus palabras.

    Hay que vacunarse con miedo para combatir el peligro, pero cuidado, Luis, no es bueno acostumbrarse demasiado a su presencia, no sea que después lo echemos de menos y no sepamos vivir sin él.

    ResponderEliminar
  9. Forma parte de nuestra vida, Novicia, pero mejor que ocupe un lugar secundario nunca de privilegio. Es el peligro, el miedo tiende hacia el protagonismo absoluto cuando se le da mucha cancha.

    Es lo que tiene el fado, Cristal, expresa como pocos estilos musicales las emociones humanas. La gran Amalia Rodrigues también tiene una maravillosa versión de este tema.

    ResponderEliminar
  10. Hay tantos miedos, Krapp. El miedo tiene un significado adaptativo en parte e irracional en otros casos. Muchos miedos los aprendemos desde bien pequeñitos e igualmente los inculcamos. La vida está llena de miedos y los vamos sorteando como podemos, superamos muchos, otros quizás nunca, otros ni siquiera sabemos que son miedos.

    La canción preciosa. Al de la foto da miedo verlo, de verdad.

    ResponderEliminar
  11. Me refiero al que tu llamas irracional, Angie, al que te supera y provoca inútiles alarmas entendiendo por inútiles que te impiden vivir en equilibrio contigo mismo. Por ejemplo, las fobias.
    Gracias por lo de la canción.

    ResponderEliminar
  12. Hoy he leído que Punset decía que la felicidad es la ausencia de miedo... No sé, vivir tranquilo desde luego que ayuda a ser más féliz, pero sigo pensando que necesitamos una pequeña dosis de miedo para fortalecernos y superarnos. Desde luego, como tu bien dices, nunca dejar que sea el protagonista de nuestra vida y que condicione todos nuestros pasos y nuestras decisiones, pero un poquito creo que es bueno....

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  13. Hay situaciones que te marcan con un látigo de miedo... lleva tiempo, pero las heridas se curan... pueden dejarte pequeñas cicatrices que a veces pican.... respiren hondo, y luego así suavecito, una vez, dos veces, tres...

    ResponderEliminar
  14. A veces cogemos tanto miedo que nos llenamos de él y nos cuesta sacárnoslo de encima tan llenos estamos de él. Una buena terapia es lo que dices pero no debemos desdeñara la ayuda ajena cuando no veamos incapaces de superarlo.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Me siento discriminada como comentarista y como.... aysssss ¿como era???, como mujer no puedo... Bueno, ya se me ocurrirá algo más tarde.
    En tu conciencia va, Krapps :P:P:P:P

    ResponderEliminar
  16. Tremenda entrada, Krapp.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tienes toda la razón, Novi, te he saltado. Mil perdones, pero por lo menos te he dado la ocasión de vengarte y eso puede ser reconfortante.
    Yo creo que el miedo del que habla Punset es del miedo paralizante, el miedo que es el guión principal de una vida no de los pequeños miedos que todos podemos tener. No es lo mismo tener miedo que ser un medroso. No es lo mismo tener hambre que ser un famélico.

    Gracias, Torcuato, espero que sea para bien. Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  18. Quizá es que hay más de un miedo. Si apartamos al miedo atávico, al que como bien dices surgió en nuestra prehistoria y nos ayudó a sobrevivir, quedarán otros miedos a la vista. Y esos los hemos creado nosotros. Para dominar a otros o a nosotros mismos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Si que lo hay, Enric y creo que muchas veces el gran miedo se nutre de esos pequeños miedos aparentemente inofensivos y no suficientemente canalizados. Cuando eso ocurre, cuando nos dejamos arrastrar por el gran miedo, viene lo irremdiable.

    ResponderEliminar
  20. Pues mal que nos pese, es consustancial a la naturaleza humana.
    Compañero de viaje indeseado, pero revelador e inevitable...
    A veces, para bien o para mal...sólo en situaciones límite, somos capaces de averiguar sobre nuestro yo más recóndito...
    Pero cuanto más lejos, mejor!
    Me encanta el vídeo. (me lo llevo)

    ResponderEliminar