08 enero 2010

La temible invasión de las chicas gorgorito

Si vivís en esta castigada piel de toro y estáis en la onda, ya habréis oído cantar y hablar de esas mujeres a las que me he permitido bautizar con el bonito nombre de "chicas gorgorito":


  • Yo para serte sincera es que siento en inglés y por eso escribo y canto en inglés. No podría ser de otra forma. 
  • Pero tú idioma materno no es el inglés y tampoco has vivido en ningún país anglosajón.
  • Sí, pero me eduqué escuchando música cantada en inglés y sería impensable que me pudiera expresar en otro idioma.
Las chicas gorgorito te pueden soltar lindezas semejante sin inmutarse, sin que sea imposible capturar un  minúsculo aleteo de culpabilidad en sus jóvenes párpados. 
Forjadas al calor de  la última hornada de la modernidad siguen la estela de otros cantantes y artistas que pontifican sobre las excelencias del idioma de Skakespeare en relación con el vulgar e inexpresivo castellano. 

Nadie discute su derecho a cantar y manifestarse en el idioma que les es de más de su  agrado. Además tienen cierta calidad, aunque no tanto como piensan sus circunstanciales fans y los entusiastas e interesados promotores de la llamada música indie. Incluso las dos más importantes, las conocidas, que responden a los pomposos nombres de Russian Red -en el registro civil, Lourdes Hernández- y   Anni B Sweet -Ana López - se parecen tanto entre ellas, como dos peras limoneras de invernadero en un hipermercado de las afueras.

Voces bien timbradas. 
Copiando algo del estilo de las grandes cantantes folkies norteamericanas de los 70 y los que han continuado esa estela hasta la actualidad. 
Sin embargo hay algo que no me gusta. Suena todo a demasiado relamido. Hay como  cierta buscada candidez que remite a un lolitismo libidinoso siempre muy comercial y atrayente para el público masculino.

Nadie les ha regalado nada. Su popularidad tiene su origen en las redes sociales a través de sus páginas de Internet han podido catapultarse a la fama. Ahora son el éxito de la temporada y los programadores se pirran por llevarlas a esos programas de TV y radio que presumen de dirigirse a "hipotéticas mayorías selectas" 
Y sin embargo, hay algo que no me gusta en todo este asunto. Quizás me molesta ese colonialismo cultural anglosajón que disfrazado de esnobismo siempre está planeando sobre todo lo que suena a moderno o actual. 
No lo sé, quizás es que soy demasiado malicioso.

21 comentarios:

  1. Cuando lei lo mismo que transcribes aquí (la entrevista a Russian Red), pensé: ésta es tonta.
    Luego me quisieron llevar a un concierto suyo y me negué, pero no porqué me disguste (de hecho, un par de canciones suyas creo que están muy bien), sino porque tiene algo, no sé, su voz, el soniquete... que al rato de escuchar más de tres canciones suyas seguidas me siento como atrapado en un saco lleno de gatos...

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh, madre mía!!! qué lejos estoy de la modernidad!!! Ignoraba totalmente la existencia de estas chicas. Aunque de si colonialismo cultural se trata, te puedo contar que por acá no se concibe inaugurar un local comercial, bar, lo que se ocurra, sin bautizarlo en inglés.

    Te confieso que mi tolerancia llegó a 40 segundos en cada video.

    ResponderEliminar
  3. He sonreído al leer el título del post
    ...el nombre es tan apropiado.

    Me voy a quedar con la penúltima frase del texto:

    "Quizás me molesta ese colonialismo cultural anglosajón que disfrazado de esnobismo siempre está planeando sobre todo lo que suena a moderno o actual."

    Y no me parece malicioso.

    ResponderEliminar
  4. Hoy has querido castigarnos con gorgoritos. Y vaya si lo has conseguido.
    Orgulloso me siento de no pertencer a esas mayorías selectas

    ResponderEliminar
  5. Tienen todas voz de inocentes niñas buenas.
    No suenan mal, Krapp, pero seguro que si cantan lo mismo en castellano no venden igual.
    Siempre ha sido un poco así, ellas saben que el inglés vende y otros muchos piensan que hay lenguas que están por encima de otras.
    Preguntita: ¿si yo escribo en mi blog en inglés me convierto en Angie gorgorito? Es que mi inglés está un poco rusty y tengo que hacer algo al respecto. No me importa convertirme en "gorgorito" ( me ha gustado esto del gorgoritismo)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. No eres malicioso Dr., eres entendido. Y en estos asuntos yo te respeto mucho.

    ResponderEliminar
  7. He reconstruido a mi manera las declaraciones de Russian Red y de Anni B. Sweet, pero en esencia son de ese estilo, Efter. Me pasa exactamente igual que a ti: después de un buen rato de dejarme envolver por semejante ligereza me pregunto qué estoy escuchando.

    Gracias, Mcrow.

    40 segundos ¡todo un record!, Maracuyá. Lo de los nombrecitos en otros idiomas para darles caché a los locales me recuerda la época en que todas las boutiques tenían nombre italiano.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Tesa. La pobre María Ostiz también cantaba de esa guisa pero le tachaban de opusina y medio monja. ¿Será por qué no cantaba en inglés?

    Bueno, tampoco es así Vitamorte, que lo mio es un castigo mas bien leve y cariñoso. Esto es lo que esta mas de moda en la gramola. Lo mas IN de lo indie. Fuera de aquí todo es Operación Triunfo.

    A mi lo que me da que pensar, Angie es que a lo mejor la elección del idioma no es tanto un fenómeno comercial como una elección de prestigio. Algo parecido a cuando a los escritores de lenguas diferentes les dio por escribir en francés por ser la lengua de prestigio en el siglo XVIII. No te veo como chica gorgorito, lo siento, perderías tu faceta heavy/trascendente.

    Gracias, Luis, siempre tan cordial y atento.

    ResponderEliminar
  9. Yo debo estar muy fuera de onda, porq ni idea tenía de la existencia de estas criaturas. Pero vamos, q estas cosas no son nuevas. Me viene a la cabeza, por ejemplo, el grupo "Denver", q fueron famosillos y no sé si lo siguen siendo, tan españoles como yo y todas sus canciones en inglés. También empezaron en inglés los míticos "Tam-tam go", pero se les pasó pronto y todos sus éxitos fueron en castellano. En fin, a otros le da por peinar bombillas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Yo sí sé lo que no me gusta: el inglés, lo inglés y los ingleses.

    ResponderEliminar
  11. No conocía a ninguna de estas gorgoritas, y tienes razón Krapps, son clónicas.
    No es el tipo de música que a mí me hace sentir, aunque es cierto que en alguna ocasión una canción de este tipo puede gustar.
    A mí sí me gusta la música en inglés, de hecho el 99% de la música que pincho en mi blog es en habla inglesa.... Pero estos patrones que un día funcionan y a continuación no salen más que réplicas idénticas no me molan nada. Me gusta lo original, lo distinto, lo genuino....

    Un beso Krappi

    ResponderEliminar
  12. Sí, Krapp, estas chicas que tú has bautizado con mucho tino, parecen una epidemia, y como tú bien dices, en su éxito influye tanto su pseudoapariencia de cantautoras, como su aspecto de Lolitas. Su música, por llamarla de alguna manera, va dirigida claramente a alegrarle la vista a cierto público masculino.
    Parecen clones y se multiplican y replican hasta el infinito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Sara, Russian Red está actuando todo este invierno por España en teatros de cierto nivel y ha sido invitada a programas como el de Pablo Motos o Buenafuente. Quizás te refieras al grupo Dover que tuvo cierto éxito practicando una especie de grunge a la española. Siempre ha habido grupos que han cantado en inglés, incluso los míticos de los 60: Bravos, Brincos, Mustang etc... aunque casi siempre eran meras versiones de temas originales ingleses. Encantado de verte por aquí.

    Ya conozco tu anglofobia, Pirata, algo consustancial a un heredero del gran Benito de Soto.

    ResponderEliminar
  14. Es fácil comprobar mi querencia por la música anglosajona, Novicia. Ellas cantan tal como quieren hacerlo, el problema son la importancia que les dan los medios quizás por ausencia de esa voces originales de la que hablas. Un beso.

    Has entrado en el cogollo de la cuestión, Cristal como sueles hacerlo. Son y pretenden ser cantautoras al modelo norteamericano cantando en inglés y son jaleados por los medios que llevan la etiqueta de no comerciales por motivos que entran en el terreno de la libido. ¿Sienten en inglés, y por lo tanto existe en este país un primitivo bilingüismo con ese idioma, o es todo un puro esnobismo?

    ResponderEliminar
  15. Bueh! todo tiene cabida en este mundo, esta claro.
    Eso sí, falta por ver donde colocará el tiempo, ese inmisericorde que todo lo pone en su sitio, a este par de gorgoritas.
    Y dime agorera, pero me da, que van a durar menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Al tiempo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Yo les deseo mucha suerte Cristal00K. Tienen que forjarse un estilo al margen de la mera copia de esas cantantes norteamericanas que tanto les influyen y reducir su amor por la filigrana vocal por la pura filigrana que a mi personalmente no me gusta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. es como un gran coletazo muy a lo Joanna Newsom, otro poco a lo Regina Spektor... a mi no me preocupan particularmente... por ahí si, me molesta también esa "candidez construida" en el laboratorio del productor... s´´i me parece bien el hecho de que utilicen timbres más bien teñidos de agudos; la voz de la mujer en música popular siempre estuvo más cerca , mejor mirada cuanto más grave y profunda creo yo; entonces no estaría mal una "buena época de cuasi- sopranos"...aunque lo que si me preocupa es que en este caso las voces se utilicen de manera casi "lolítica", casi infantil; una vez más, producto salido de la cabeza de un señor, y mujeres ( aunque sean muy jóvenes) que les siguen el juego por un minuto de fama. Al menos, esa es la impresión que me dan...

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente están influidas por cantantes más o menos folkies norteamericanas y canadienses, hay que ver la cantidad ingente de cantaautoras que produce aquel gélido país. Quizás esa gravedad que se busca en la voz femenina sea por ofrecer mayor capacidad para el dramatismo y desgarro. Las voces demasiado agudas remiten a cierto infantilismo candoroso y frío que se agudiza en este caso por ser cantantes cuyo físico remite a la adolescencia.
    ¿Son un producto o una necesidad? Puede que ellas sean así y la necesidad sea de los que las jalean más de lo que se merecerían por su calidad intrínseca.
    El hecho es que en España están de moda.

    ResponderEliminar
  19. en mi opinion son unas magníficas artístas: consiguen transmitir justo lo que pretenden. Cantan en inglés, si, ¿y que? tal vez se combiertan en unas mediocres en el mundo anglosajón pero en España son especiales, y eso quieren ser, chicas especiales. Quieren que te enamores de ellas porque les gusta enamorar y yo me enamoro cada vez que las escucho, transmiten un mensaje bonito, cursi, lila, pero bonito. Me encantaría penetrarlas dulcemente :D

    ResponderEliminar
  20. Bueno Soildoc, si es cuestión de pulsiones erógenas ahí no me puede meter. Cantar, cantan bien pero si no quieren dejar de ser un asunto meramente coyuntural deberían ir un poquito más lejos.

    ResponderEliminar