02 noviembre 2009

Noches de boda



 


15 comentarios:

  1. Buenísima la entrada que nos has ofrecido, Dr. Krapp.
    Siempre ha habido mujeres que se han enfrentado, con imaginación e inteligencia, a la sociedad de su tiempo. Lástima que la Historia las haya ignorado, pues ésta es una de tantas hazañas protagonizadas por mujeres que hasta ahora nunca se habían dado a conocer.
    La Historia la han escrito los hombres. Esperemos que en este siglo las mujeres seamos capaces de escribir nuestra propia Historia sin tener que pagar por ello un precio desproporcionado, como ha ocurrido siempre.
    El camino de la libertad ha sido difícil para los seres humanos, pero en el caso de las mujeres todavía lo ha sido mucho más.
    Ejemplos como el que nos cuentas lo confirman.
    Gracias por compartirlo con nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartirlo, me ha emocionado la historia, que no conocía. Y aunque es normal que sucesos así hayan pasado, porque el mundo ha sido mundo por mucho que algunos no quieran ver, ojalá que el difundir estos testimonios siga sirviendo.

    ResponderEliminar
  3. Aunque aún queda mucho por hacer, y los tópicos siguen estigmatizando la homosexualidad, está bien recordar otros tiempos mucho peores. Hasta la crueldad extrema. Si buscamos en nuestra memoria, todos conocemos algún caso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Concordo punto por punto con el comentario que ha hecho mi vecina Cristal. Es que no le añado ni le quito ni una coma.
    Es curioso, al menos a mí me resulta curioso, que este hecho tuviera lugar en La Coruña... Bueno, dentro de lo que es Galicia, yo encuentro que es la provincia más moderna con diferencia, pero en 1901, Galicia debía ser mucho más oscura (de hermética, de misteriosa quiero decir) que cuando yo la conocí de pequeña.... Creo que esas mujeres tuvieron que echarle incluso más valor por se allí. Seguro que no estás de acuerdo Krapps, pero lo pienso así.

    ¡¡¡Bien por ellas¡¡¡


    Un beso y buen día.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Cristal. La realidad es así y menos mal que sí ha quedado huella de esta historia de amor y clandestinidad. Los intereses de ellas son justamente contrarios a los nuestros. Ellas necesitaban la ocultación y nosotros saber que cosas así existieron y si no las conocemos es por la capacidad de sus protagonistas en disimular la verdad.

    Creo que sirve Efter y más si pensamos que es un matrimonio que aún sabiendo de su existencia nadie todavía se ha atrevido a anular.

    Y sobre todo, Cristal00k, la respuesta inteligente a esa crueldad y opresión. Me parece que lo que hicieron estas mujeres es una respuesta lúcida y extremadamente audaz.

    No es cuestión de desacuerdo, Novicia, es que creo que la gente de Galicia y el norte en general ha tenido fama siempre de ser mucho más abierta en el tema sexual y de costumbres que en el sur. Lee cualquier libro de Emilia Pardo Bazán, Wenceslao Fernández Florez, Torrente Ballester, Camilo José Cela etc.. y lo comprobarás. Creo incluso que en el mundo rural había más libertad que en las zonas urbanas donde uno era más esclavo de las apariencias. La misma Rosalía de Castro tenía unos orígenes oscuros.

    ResponderEliminar
  6. No queda mucho por decir:
    qué valientes
    ...y qué romántico, luchar contra corriente para estar juntas como cualquier otra pareja.

    ResponderEliminar
  7. para ellas, la cunca que contiene el aleph...

    ResponderEliminar
  8. Si me permites la expresión, Tesa, romántico pero jodido pensando que aquello fue en 1901. Como quien dice en plena época decimonónica. No fue en los locos años 20 donde había aumentado el nivel de permisividad de forma notable o en la Segunda República donde la libertad tuvo una nueva y fugaz oportunidad.

    Sí, Myriam, merecen tomársela de un solo sorbo.

    ResponderEliminar
  9. Creo que fueron muy valientes. Cuánta gente lo habrá ocultado por no pasar por lo que pasaron ellas. Es lamentable que determinadas personas juzguen y determinen las decisiones de otras en este tema y más que se les tache de enfermos por ello. Prejuicios e intolerancia a raudales. El camino es duro y sinuoso.

    ResponderEliminar
  10. El camino ha sido duro y sinuoso pero hemos llegado hasta aquí. Los derechos se conquistan, nunca se regalan y menos por las instancias que tienen como razón de ser mantener el status quo establecido. Las estructuras de poder cuando más arbitrarias y abusivas son, más demuestran su fragilidad.

    ResponderEliminar
  11. Increible!! 1901 primer matrimonio homosexual aquí, un post reivindicativo y ejemplar, Doc

    Y Chavelita Vargas magnífica !!

    Gracias por compartir este post con nosotros.

    Besos Doc.K

    ResponderEliminar
  12. Es que las mujeres gallegas siempre han sido muy guerreras, Lisebe y han tenido que buscarse la vida. Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal, Maruja Mallo etc..
    Gracias y Bs.

    ResponderEliminar
  13. Conocía la historia de Marcela y Elisa, y te juro doctorcito, que me ha encantado que la hayas traído a tu magnífico rincón, porque me parece fascinante... ¡y en esa época!. Gracias también por traernos a Doña Chavela Vargas. :-)

    Mi médico favorito es un crack, no hace falta que yo lo jure.

    Besitos,

    B.

    ResponderEliminar
  14. Me imagino los preparativos de esa boda y siento sus nervios, la emoción que pudieron sentir ellas ante la perspectiva de poder mostrar su amor en público, (aunque Elisa estuviera disfrazada de hombre) del morbo que eso también le pudo añadir a su relación; no sé, hablo por hablar porque soy hetero y no he pasado por una historia similar, pero trato de ponerme en sus zapatos para sentir o imaginar esa sensación.

    De Chavela Vargas me gusta más Paloma negra pero para acompañar este post la canción que elegiste es la apropiada.

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  15. Hey Guinda, no me hagas médico que luego la gente me pide consulta y consejo alegando que la Seguridad Social está hecha un desastre. Lo del espejito en la frente aunque despiste es para ver la realidad más de cerca. En este caso poco he hecho y además no quise tocar nada ya que la historia tiene suficiente impacto como para valerse por si misma.
    Besos.

    No, no hablas por hablar Iris, es la única forma de ver estas historias como algo no alejado en el tiempo y el espacio. Sinceramente me parece de una valentía tan absoluta lo que hicieron estas mujeres que poco puedo decir.
    A mi también me gustan otros temas de Chavela, pero éste me pareció que venía como anillo al dedo, nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar