12 mayo 2018

Vuela sobre Kaskarilleira antes de que amanezca

Eran las tres de la mañana y mi móvil decidió ponerse a cantar por iniciativa propia. El manotazo fue impecable, pero tuve que levantarme de la piltra para hacer recuento de daños tras estrellarlo contra el armario.
El muy cabrón estaba ileso y porfiaba en su canto madrugador y lastimero.
  • Joder, no son horas.¿Diga? 
  • Fiz, te necesitamos. Ven  a la Plaza de María Rita, ya. 
Reconocí a mi interlocutora. Mi cuerpo se alargo instintivamente y mis tobillos se tocaron en genuina posición de firmes. Soy un tipo rebelde pero reconozco alguna forma de autoridad.  Aquella voz femenina la tenía y la persona que estaba detrás también. Colgué el teléfono, me vestí rápido y salí cagando leches hacia la plaza mayor de Kaskarilleira por esa vía oscura, alargada y de mala fama donde suelen reposar mis huesos. Bajé a la vieja calle comercial en decadencia, pasé por delante de una afamada calle de vinos extrañamente silenciosa a aquella hora, contemplé algunas luces al atravesar el mercado y llegué a la plaza.
La Plaza de María Rita, sin María Rita. Un pedestal vacío y un grupo de gente alrededor. Mi interlocutora rodeada por un buen grupo de uniformados, más otro civil.
  • Fiz, ya era hora de que llegaras. Como ves han robado la estatua de María Rita. Tienes que ayudarnos
  • Pues no sé si nos han hecho un favor. Era una antigualla antes de pretender pasar por antigua.  
  • A mí tampoco me gusta pero es un símbolo y ya sabes que los kaskarilleiros se toman muy a pecho sus símbolos.
Me acompañó unos metros por el centro de la plaza y me dijo casi al oído fuera del alcance del resto.
  •  A ver, sabemos que te has comprado unas alas en Amazon (ver entrada). Sabemos que por error te enviaron un protipo con poderes de superhéroe y que por ello no las quieres devolver y también sabemos que tú algunas noches vuelas por Kaskarilleira como aquel angel postmoderno  volaba sobre Berlín en la película de Wenders. Pues bien, queremos que te subas a tus alitas y te des un garbeo por la ciudad antes de que amanezca, por si anduviera por ahí o te enteras de algo.
  • No estoy en la lista Forbes como quién sabemos, ni soy un dron. ¿Pretendes que  trabaje por la cara?
Me miró con ojos sorprendidos.
  •  Tú eres de los nuestros.
  • Ya, ya pero...
  • ¿Quieres que el Partido Putrefacto, la vieja casta y La Hoz de la Malicia nos ponga a caer de un burro?
  • Eso ya lo hacen siempre, son compinches en el tema de las subvenciones y las mentiras. 
  • Razón de más para no darles argumentos. 
  • ¿Y si ellos son los que...?
  • Vuela y compruébalo. Hazlo ya, antes de que amanezca. ¿Trajiste las alas?
  • Sí, las llevo en la mochila
  • Pues vete hasta el mercado y súbete hasta el tejado de la vidriera de arriba. Desde allí podrás despegar.
 Mi cuerpo se alargo instintivamente y mis tobillos se tocaron en genuina posición de firmes. Sí, soy un tipo rebelde pero reconozco alguna forma de autoridad... y de miedo.

 (CONTINUARÁ)
(Capítulo 42 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

26 comentarios:

  1. "Pues no sé si nos han hecho un favor". Yo tampoco. Hay que estar ocioso para robar eso, o tener muy mal gusto. Claro que también puede haber sido un grupo de gamberros o esos señores de las fragonetas que venden metales al peso; pero en fin, como vivimos en una época de corrección política vamos a suponer que ha sido cualquiera menos ellos.

    Y sí, la cuestión es peliaguda: ¿qué tipo de mente retorcida puede haber hecho tal cosa? Porque la señora Cifuentes ya no cuela como cabeza de turco, así que..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber quien ha sido, pero bueno yo le garantizo a usted que no estoy por la labor de la correción que es un trabajo bien poco estimulante y poco remunerado aunque supongo que la censura sobre las palabras y los hechos debe producir cierta satisfacción a los Torquemadas de turno.
      Esperemos acontecimientos

      Eliminar
  2. No habría que descartar –en mi modesta opinión de superdotado- el que la propia María Rita se hubiese escaqueado de su aburrido trabajo. Dada su ubicación frente al Ayuntamiento, no solo ha de soportar las inclemencias del clima kaskarilleiro, también toda clase de actos protocolarios, protestas ciudadanas, orquestas con exceso de vatios, niños gritones tocagüebos, dipsomaníacos empedernidos, manadas de guiris…, amén de los gamberros y los usuarios de fragonetas mentados por Mr. Rick.

    Póngase usted en su lugar.

    Yo no puedo, que he de ir a trampear el papeleo de mi Máster del Jardín de Infancia.

    Mas confío en el señor Fiz para desfacer este entuerto.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprenda usted que una semejante que tenemos cerca lleva siempre una lanza enhiesta y en más de una ocasión me he preguntado si no se cansará de tan forzada postura como hacen esos escultoristas vivientes que florecen con la primavera y el verano en los paseos de las ciudades. Quizás en la noche profunda da la ausencia de serenos en nuestras calles, opte por bajar su lanza y se estire un poco. Lástima a esa hora los bares cercanos están cerrados y los que frecuenta usted estás a muchos ferrados de distancia.
      Ponga el diploma del Máster en algún señalado para que pueda verlo desde la cuna :))

      Saúde

      Eliminar
  3. Con alas y poderes de superhéroe no tardarás en desentrañar el misterio. Ya nos contarás...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me meto en líos argumentales y no sé como salir de ellos. Se admiten alternativas :)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. En ascuas me quedo por saber qué mente perversa ha sido capaz de bajar a María Rita de su pedestal, para desgracia del público. Pero en cuestión de robos, el buen Fiz va a tener un problema de titánicas dimensiones dado que en esta materia y en este país la lista de sospechosos es casi infinita. Fantástico capítulo doctor. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David. ¿Sabes una cosa que he descubierto? Es más fácil robar una escultura situada en lugar principal que saber quien lo hizo.
      A ver que pasa
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Un trabajo sin retribución no es trabajo, es afición. Trabajar gratis no es pagado y, la mayoría de las veces, ni agradecido. Pues la gente somos muy de valorar las cosas por su valor en dinero más que su valor intrinseco y asi nos va.
    Ademas supongo que de algo tienen que vivir los detectives, ahora mismo esta entrada me recuerda a ciertos políticos con cierto chalet... que van a ser condenados
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo que tiene el dinero es que se puede reducir a la ciencia de los números y lo demás es muy complicado y se presta a excesivas interpretaciones subjetivas y hasta a despechos para los no agraciados.
      Si los políticos con chalet son los en que pienso yo, su mayor condena es tener la boca demasiado grande y creer que se puede comerle el coco a la gente eternamente con argumentos de chichinabo y cuentos de ogros, cuando a ti te va la marcha.

      Un saludo

      Un saludo

      Eliminar
  6. Yo espero que la tal María Rita no aparezca y pongan una fuente.
    Un abrazo, Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un cambio curioso que nadie habría pensado para la Plaza Mayor de Kaskarilleira.
      Feliz regreso, Angie.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Te leo
    sonrío
    leo los comentarios
    me gustan...
    son casi todos hombres
    me ha encantado lo que escribiste..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Una sonrisa hace mucho, mucho
      No sé porque me comentan más hombres que mujeres, supongo que irá por épocas.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  8. Le voy a dar una pista a Fiz. Dile que se haga un vuelo sobre la zona de Galapagar, ya que me parece haber visto por ahí la estatua de Maria Rita.
    En una de las fotos del chalet que se compraron Montero e Iglesias, se la puede ver medio escondida... para ser exacto, deberá mirar entre la piscina y la casita de invitados, justo en medio de la arboleda del jardín japonés y el casoplon de los perros
    Suerte, friend

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho vuelo para tan corta noche, los robaestátuas deberían ser muy rápidos. La verdad es que habiendo vivido en Madrid no sé donde queda Galapagar. Tema lamentable por exceso de prepotencia, por largar tanto por la boca y enseñar las costuras tan rápido dejando al descubierto las contradicciones. Ahora hay que pagar las consecuencias: humillación pública, condenación, y carne fresca para alimentar a carroñeros y fascistas.
      No sé puede ir de dios siendo tan joven, los buenos platos requieren más cocción.

      Suerte, Kuto

      Eliminar
  9. Me falta información sobre María Rita para saber si debo lamentar o aplaudir tal desaparición...

    ResponderEliminar
  10. Rita la "cantaora" es otra, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me metes en un compromiso ya que se trata de un texto de ficción. ¿Es Oviedo la Vetusta de Clarín? ¿Es la Marineda de Emilia Pardo Bazán la ciudad en la que he nacido y vivo?
      Seguro que encontrarás alguna respuesta posible. Bien sabes que no vivo en tierra de cantaores aunque hay mucho cantante cierto es.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo también soy de la opinión de que la Maria Rita ha dimitido de sus resposabilidades y dejado a los kaskarilleiros libres de baldones del pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser que se cansase de ser estatua, es un trabajo poco remunerado, algo estático y tiene la competencia de un montón de seres humanos que invaden las aceras de los paseos de nuestras ciudades.

      Eliminar
  12. Para una de las pocas plazas que lleva nombre de mujer...
    Di la verdad, la llevaste a tu casa de Panamá, jaja.
    Bicos. Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Panamá? ¿Me has visto en los papeles?
      Bicos

      Eliminar
    2. No, te vi en el mercado de San Agustín, pero como tienes poderes...jajaja

      Eliminar
    3. No hay nada que se te escape, Selo, me das miedo.

      Eliminar