25 abril 2017

Revoluciones, canciones, flores y sonrisas

    
Han pasado muchos años pero es necesario seguir recordando aquella hermosa jornada. 
Aunque parezca que no hemos avanzado y que la pantomima siguió su curso inasequible cuarenta y tantos años después.
Es cierto que los explotadores han sustituido sus apolillados uniformes por trajes de mejor paño.
Sus viejas miradas afiladas y soberbias se han engrosados en sus rostros por las sutilezas de la cocina de diseño
No, no sé escuchan las groseras órdenes de antaño que acuartelaban bellas palabras.
Ahora todo es telemático y suena aséptico, pulido, pasteurizado. Como de colmena metalizada en las honduras del bosque.
¿Pero quién  se acoraza detrás de los nuevas ofertas, de los nuevos cacharros casi siempre, que nos prometen eterna felicidad?

Si alguien piensa que no hay motivos para retomar aquella estela iniciada por las capitanes de abril se merece lo que le pase.

Si alguien piensa que puede seguir viviendo desterrado en su aislada torre de marfil será porque siendo ciego, sordo y mudo también es idiota.

Definitivamente idiota.

Este es un homenaje sin importancia a ese maravilloso pueblo portugués que una vez entendió que las revoluciones también se pueden hacer con canciones, flores y sonrisas. Con claveles y libertad.

Las revoluciones que nos gustan, esas que aunque a veces nos defrauden, podemos decir de ellas aquello de...

 
Quando eu finalmente eu quis saber
Se ainda vale a pena tanto crer
Eu olhei para ti
Então eu entendi
É um lindo sonho para viver
Quando toda a gente assim quiser.

27 comentarios:

  1. Me encanta la Grandola, pero no la versión jazz, eh? jaja. Me parece que le da un toque festeiro que le quita ese carácter que ya tiene de casi-himno.
    Yo estas revoluciones silenciosas y pacíficas no las entiendo.
    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La versión jazz tiene su tela estoy de acuerdo contigo. Más que festeira la veo muy free pero bueno tambiésn es bueno desacralizar determinados himnos.
      Las revoluciones silenciosas y pacíficas son realmente escasas.
      Bicos

      Eliminar
  2. No todo el mundo tiene una torre de marfil, si la tuviese, nadie saldría de ella. Cada dia creo menos en las revoluciones y más en las evoluciones, las revoluciones quitan a unos para poner a otros, en la Rusia del Zar, los que oprimían, castigaban y maltrataban en nombre del Zar posteriormente lo hicieron en nombre de la Revolucion asi que la gente normal seguía parecido. No creo en el concepto "pueblo", es más, últimamente desconfío de todo individuo que lo menciona porque con el rollo de la voluntad del pueblo, el bienestar del pueblo y demás milongas se esconde mucho interés "iluminado" y demasiadas ganas de control. CReo en las personas , en los individuos, en sus libertades individuales, en su capacidad de empresa, son las personas las que hacen los países y mucha gente piensa que es al revés. Así se ven muchas ganas de dominar, encauzar, acaudillar y manejar y hablan del "pueblo" como algo abstracto, como un rebaño de idiotas al que pueden, bajo el sutil argumento de "la voluntad y el bienestar del pueblo" manejar. Solo hay que ver como las peores dictaduras se llaman o se llamaban Repúblicas Populares y Democraticas.
    Creo que me he ido por los Cerros de Ubeda, pero aqui dejo esto...


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discrepo en lo de la torre de marfil, amigo Temujin, no sentimos mejores cuando entramos en contacto con los demás y hacer algo en común es algo muy enriquecedor siempre.
      Las revoluciones políticas -recordemos que hay otro tipo de revoluciones quizás mas trascendentes como las de Copérnico, Galileo, Descartes, Newton, Freud, Marx, Darwin o Eisntein- han surgido pro una necesidad de cambio ante sistemas anquilosados e intolerables, luego derivan en lo que derivan y tienen sus vaivenes. La apropiación de las palabras y de las situaciones por ciertos sectores no le quitan la razón al hecho de su necesidad de partida.
      La revolución portuguesa en esa aspecto es un buen ejemplo de que las cosas no tienen porque ser de inexorable manera. Allí hubo mucha agitación, mucha manipulación pero al final es una país que puede servirnos de ejemplo y modelo para muchas cosas, aunque claro es dificil suspender el estúpido sentido de superioridad ibérica cuando estás instalado en un permanente sentido de inferioridad con respecto a los países que geográficamente tienes encima.

      Saludos

      Eliminar
    2. Doctor he estado las suficientes veces en Portugal para no sentirme superior a los portugueses y las suficientes veces en Europa (ALemania, Reino Unido, Italia, Francia, Holanda y Belgica) para no sentirme inferior a ellos.

      Eliminar
    3. Temujin! te he acompañado silenciosa a los cerros de Ubeda y me han encantado tus reflexiones , que comparto en su totalidad. Un abrazo

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Las canciones conocidas me han emocionado y me han hecho evocar recuerdos e ilusiones que quedaron difumninados en el espacio. Las nuevas me han sorprendido gratamente.

    Tiene mérito la recopilación que has hecho, Dr. Krapp. Gracias por compartirla.

    Hoy, toda esta música brilla por su ausencia o al menos yo no la conozco

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis Antonio, muchas gracias. Portugal es un país con una cultura musical maravillosa desde la música más típica, el fado y las músicas folklóricas, hasta la música más actual.
      Zeca Afonso y sus maravillosas canciones sigue reinando con asombrosa actualidad incluso hoy en día tantos años después de su muerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Si existe una revolución hermosa en la historia de la humanidad, esta fue una de las más bonitas en la forma y en el fondo más allá de sus resultados. Las renovaciones son estallidos ... nunca solucionan grandes cosas pero marcan un punto de inflexión a partir del cual las cosas se haces de diferente forma, unas mejor y quizá otras no tanto, pero es verdad que si se apodera de todos este derrotismo resignado en el que vivimos la mayoría por falta de alternativas reales en las que creer sin darnos cuenta estamos muriéndonos un poquito más rápido de lo que deberíamos. La utopía más allá de lo obvio como decía Eduardo Galeano está en le horizonte nunca la alcanzaremos porque se aleja a medida que te acercas pero es que justamente la utopía sirve para eso… para caminar ... las revoluciones, tb! si como esta preciosa revolución no hubo sangre que es lo malo de tooodas las revoluciones, fantástico!

    Y mira ya que llevo tanto tiempo de retraso si me permites a todas estas preciosidades que nos regalas tu te sumo este poema que a mi meeeencanta de este hombre que sin duda, al menos para mi, es de esos soñadores a los que siempre merece la pena recordar .. mi clabel PARA TI !


    ¿Te cuento un secreto? mi culpe es el 24 de abril jaja ¡cómo no me va a gustar a mi esta revolución si nací el día antes ! ; )

    Mil besos mi querido Dr... y aunque sé que se necesita la lluvia que el sol no deje nunca de lucir mientras nos lluevan claveles !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! que lo olvidé...
      Gracias por todas estas joyitas, las escucharé a ratitos.

      MmuaaaaksS!

      Eliminar
    2. Impecable, no tengo más que escribir sobre tu comentario. Comparto lo que escribes de principio a fin con puntos y comas incluyendo el vídeo de Eduardo Galeano al que una vez critiqué en una entrada pero al que respeto profundamente, incluso cuando se equivocaba según mi criterio.
      Felicidades atrasadas
      Muchos besos todavía en clave de sol ya que a la lluvia no sé la espera ni de coña.

      Eliminar
  6. Siempre los he envidiado, primero por echar la dictadura abajo y segundo por poder vivir la profunda alegría que debe provocar sentir que se está viviendo algo grande, tan grande como una cambio radical.

    Luego llega la realidad y la frustración (y sino que se lo digan a Saramago), pero oye, que te quiten lo bailao.

    Preciosas canciones.

    Salud-os!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La revolución portuguesa tiene una poética especial, uno se imagina como en la película Capitanes de Abril de María de Medeiros, de donde está sacado el primer vídeo, la llegada de los tanques rodeados de gente en el barrio de la Baixa lisboeta y no puede dejar de emocionarse o cuando las floristas de la Plaza del Rossio decidieron regalar sus flores a la gente para que ésta se la entregase a los soldados. Los que amamos Lisboa, visualizamos aquello y aún consiguen que nos deslumbre más tan deslumbrante y maravillosa ciudad.
      Gracias
      Salud-os

      Eliminar
  7. Las ataduras son malas, con cintas de seda o estopa, pero si, que la curiosidad mató al gato y aunque en ello te vaya la vida, es la dignidad de vivir según tus preceptos aunque con los años los ideales van anquilosándose o simplemente que ya tienes otras miras PERO LA ESENCIA NUNCA SE PIERDE.-Es la única forma de sentirte bien contigo y el derecho de intentado por lo menos;los apoltronados como bien dices o son sordos, ciegos o simplemente tontos :porque vivir sin ideales es bien triste y morir por ellos es una elección .

    -Estamos ante una crisis humanitaria de un par de narices y no queda otra que ir de frente porque esconderse no soluciona nada.Vamos a ver si el sentido común aflora en alguno de estos que manejan la batuta.

    Un fuerte abrazo.



    -Voy a entrar de vez en cuando a escuchar estas maravillas!

    ResponderEliminar
  8. ..."Quem me leva os meus fantasmas":de que sirve tener un mapa...si el camino esta trazado,¡ me ha encantado!

    Vuelvo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atarse y desatarse al eterna andadura día a día, años a año pero saber que si eliges la primera opción es porque no quisiste elegir la segunda, por miedo, pereza o pura resignación.
      El verso que señalas de la canción de Abrunhosa es realmente estupendo.

      Muchos abrazos

      Eliminar
  9. Merecido homenaje al gran pueblo portugués y a su revolución de los claveles, al que muchas veces hemos ninguneado con nuestro complejo de superioridad. Además, hoy en día siguen siendo un ejemplo a seguir, que bien se cuidan todos los medios de aquí de no contar lo que está pasando allí, no sea que nos contagiemos. Exactamente igual que en la revolución de los claveles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paleto complejo de inferioridad de determinados pueblos, mejor dicho poblaciones, siempre va acompañado de la necesidad de encontrar alguien que está peor para sentirse arriba.
      Cuanto desconocimiento hay sobre Portugal, incluso algunos monologuistas y humoristas de los que van de progres, caso de Buenafuente, lanzan chistes de mierda sobre un país que no conocen y ningunean de forma asquerosa.
      No he visto yo en Portugal la mala educación, la falta de sensibilidad o ese estilo bronco y estúpido que se ve por aquí. En cambio si he visto a una pandilla de necios españolitos en Semana Santa chillando y montando follones a exquisitos camareros portugueses por no servirles la comida a tiempo o riéndose como idiotas en una carretera por ver un carro tirado por una mula y decir aquello de "Este es un país de mierda".
      La revolución de los claveles es, como bien dices, un ejemplo a seguir pero quizás ellos sean más civilizados.

      Eliminar
  10. ... Y mientras tanto a los españoles nos quedará para siempre la sensación de envidia por ver lo que ellos hicieron y nosotros dejamos de hacer. Probablemente sea cierto que ese tipo de acciones solo se pueden realizar con el apoyo de una parte al menos del ejército, pero ya ves: hasta su ejército, con ser lo que era, acabó por rebelarse. Lo dicho, envidia pura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate como estaba su ejército para hacer lo que hicieron. La sangría colonial fue espantosa y tal como se cuenta de la guerra de Vietnam llegaban los cadáveres en aviones nocturnos para que la gente supiera de la matanza.
      Por otro lado la dictadura salazarista con su rollo ultracatólico era realmente criminal como se demuestra en el asesinato de Humberto Delgado y su secretaria, el general opositor, en territorio español.
      Envidia sí, ese puede ser un buen sentimiento a pesar de su mala prensa.

      Eliminar
  11. Excelente selección musical Doctor Krapp, como excelentes reflexiones y compartir de pensamientos. Te felicito y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elena. Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  12. Son momentos irrepetibles, aunque la lucha por conseguir una sociedad más justa siempre deba ser un Principio individual de cada individuo. En Occidente vivimos bajo sistemas democráticos, al menos, todo lo democráticos que puede permitir el sistema capitalista. Para que pueda darse un movimiento popular como ese debe haber un enemigo físico, el dictador, y, sobre todo, una falta de miedo a perder. Algo que solo puede darse en situaciones desesperadas. Hoy día no existe el enemigo, el ente que genera desigualdades no tiene rostro, es un sistema ramificado a través de distintos estados y naciones. De nada servirían revoluciones locales. Pero es que además, pienso que la sociedad actual, en Occidente al menos, está muy acomodada, acepta todo siempre que tenga comida, casa e internet. El miedo a perder esa comodidad nos paraliza. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, tú siempre tan clarividente. Con todo unos pequeños matices. Los individuos debemos tener la voluntad de cambiar par poder intentarlo pero solo la colaboración con otros nos permitiría conseguirlo.
      Lo de Portugal era realmente una situación desesperada después de tantos años de dictadura, pensemos que empezó 3 años de nuestra Guerra Civil y terminó un año antes de la muerte de Franco. Luego está lo de la sangría constante de las guerras coloniales etc...
      Quizás es muy oportuno eso que escribes sobre el sistema actual y su invisibilidad pero también es cierto que hay una sesnación generalizada de malestar desde el 2008. Un malestar creciente aunque aparentemente no muy definido. Lo cierto es que hay un reajuste global y esa burbuja confortable en que vivíamos antes de la crisis ha demostrado que tiene enormes grietas. Cada vez hay menos gente realmente acomodada y más que tiene que acomodarse a una situación muy dura, muy áspera, doden el subempleo, el paro o la reducción del valor de los sueldos y las pensiones es parte de un doloroso día a día.
      Saludos

      Eliminar
  13. ¡Cómo pasa el tiempo!

    La música portuguesa nunca me supo levantar, salvo contadas excepciones. Culpa mía, por supuesto.

    Con respecto a la Revolución del 25 de abril, no sé si hoy les permitirían tener éxito; solo se consienten los experimentos que pueden ser aprovechados económicamente por los de siempre. Se intentó últimamente en Grecia. ¿Alguien sabe qué es lo que está pasando allí? Parece que están atropellando a los griegos a lo grande y delante de nuestras narices, pero la canallesca española –y la europea- no dice ni mu. El Poder Económico corrió un riesgo (¿de veras?) prestando dinero a ese país y, si existiese verdaderamente el capitalismo, se tendría que dar por jodido y darlo por perdido: así nos dicen que es el juego, unas veces se gana y otras se pierde. Pero no: siempre acaban pagando los mismos; nunca terminamos de pagar, de hecho.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que la música portuguesa es realmente muy interesante y hasta diría reconfortante. En cualquier género: pop, jazz, música de raíz, fado y la de ese incomparable personaje que se llamaba Zeca Afonso y que se alimentaba de todos los géneros.
      Acabo de leer en un libro de entrevistas del malogrado Tony Judt que una de los mantras del capitalismo neoliberal es pensar que una política social avanzada no se puede hacer en un solo país porque lo impedirían los demás y con las revoluciones pasa lo mismo.
      Es curioso que el neocapitalismo de hoy haya llegado a las mismas conclusiones que había llegado el marxismo revolucionario antes de Octubre del 1917, es decir, que es imposible emprender una revolución o un cambio socio económico progresista en un solo país. Lenin y Milton Friedman pensaban igual a pesar de estra en las antípodas ideológicas y temporales. La revolución rusa acbó desmintiendo las teoría previas del camarada Vladimir. Quizás ese cambio de premisas precipitado justifique el fiasco de la Revolución rusa.

      Saúde

      Eliminar