10 abril 2017

Alas sobre mi ciudad


Cansado de ser una escoria de la sociedad decidí convertirme en ángel.

Lo primero fue comprarme unas alas y aproveché una buena oferta en Amazon. Eran de plumas negras de 80x60 cm. y tenían unas agarraderas de cuero. Por fuera estaban revestidas de material plástico para protegerlas de la humedad. En el paquete también se incluía una antología con textos de Paulo Coelho, Jorge Bucay, Jodorowsky, Eduard Punset y otros adalides del pensamiento chorras. Iba a quemar el libro, como hubiera hecho mi colega Pepe Carvalho, pero en el último momento decidí darle una segunda oportunidad como cuña debajo de mi renqueante mesa camilla.
En  la hora mágica en que se apagan los televisores y una torrentera de agua corre por los cañerías; estaba yo, Fiz Arou, detective amargo de la dulce Kaskarilleira, subido a una silla al lado del ventanal del salón esperando la llegada del gesto valiente que me permitiera lanzarme al infinito.
No llegó, ni en ese día ni en los dos siguientes y en el tercero hubo tormenta. En el cuarto me fui de fiesta y en el quinto tenía una resaca de mil diablos. En el sexto me tragué media botella de Havana Club 7 y al subirme a la silla tambaleante con el ventanal abierto tropecé y caí al vacío desde mi sexto piso.

No me acababa de convencer la idea de aterrizar en el suelo usando como tren de aterrizaje mi frágil aunque bella nariz; por lo cual, a la altura del 3º, empecé a menear las plumas con la misma ansiedad con que la gallina mueve las suyas al ver aparecer a un zorro desde lo alto del gallinero.

Amor eterno a Jeff Bezos, el capo amazónico, sus alas me salvaron el pellejo al permitirme girar en redondo y lanzarme a los cielos. Convertido en cohete de fiesta aún tuve tiempo de oír a un borracho que desde la puerta de un mesón me gritaba:
  • ¿Onde vas, langrán, ou queres comerte o mundo?  
No quería comerme el mundo. Me conformaba con dar un planeo de gaviota por la afamada noche de Kaskarilleira.
"Se tivera que escoller nos sei que escollería, se entrar en Kaskarilleira de noite ou entrar no ceo de día" escribió el poeta y yo desde allá arriba, quería comprobarlo a riesgo de pillar un trancazo del carajo por la ventolera y el frío que venían del mar.
Hacia el mar me fuí. Allí estaba el puerto con su vergonzosa valla separando territorios y robando a la ciudad el latido del océano que le había dado vida. Un robo ignominioso que podría ser letal si los miserables burócratas que dirigían el tinglado llevaban a cabo sus proyectos privatizadores para financiar un innecesario puerto lejano.
Había que tomar medidas. La primera como ángel debería ser muy diabólica.  En el manual de uso que acompañaba a las plumas también se decía que multiplicaba las fuerzas del usuario hasta 10 veces más.
Tenía que constatarlo. Sobrevolé sobre la entrada metálica del puerto, la agarré con todas mi fuerzas y tiré. Tiré hasta que salí despedido con aquella enorme reja en las manos.
A la mierda con ella, me dije. Atravesé la bahía como un bólido nocturno de mala leche y llegué justamente ante el edificio donde gobernaban los gerifaltes malotes del puerto.
Fue una buen caída, el tejado sufrió el impacto y se resquebrajó con un horrible crujido. Salí pitando para casa. Baje a tierra y pillé un taxi. No fuera a ser que me pillaran y me trataran como a esos individuos lamentables que escriben tweets, hacen chistes, editan carteles y cometen otras barbaridades delictivas.
Kaskarilleira brillaba bajo la luna y la luz del faro legendario iluminó el retorno a mi nido.

(Este es el capítulo 36 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

21 comentarios:

  1. Dentro de lo que cabe no se rompió ningún hueso; solo necesitó alguna tirita como el corazón de la Susan Rinaldi:un bello tango para una bella voz.

    Que bien se esta en casita estas alas le han servido de mucho más de lo que esperaba.-A manifestarse por un puerto digno que con cada retoque lo que hacen es liarla más.

    Me ha encantado este buen momento muchas gracias por compartirlo.

    Que pases unos días de descanso plácidos.

    Un fuerte abrazo.

    -Se le subió el

    ResponderEliminar
  2. ...siempre se queda algo descolocado, mon dieu que pesadilla; lo digo por el cacho de comentario:(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por entender tan bien la entrada. Los días festivos han pasado pero los dinosaurios siguen aquí para chafarnos las ilusiones.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Unas alas bien usadas, y una música que acompaña las letras como si estuvieran escritas para ellas. Me ha encantado lo del libro con su última oportunidad como cuña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cuña para un libro le da como más utilidad que si la usara como combustible al modo del admirado Pepe Carvalho.
      Gracias por tu interés, María.

      Eliminar
  4. No está mal elegida esa antología del pensamiento chorras: tú la has utilizado como cuña, pero al tratarse de escritores especializados en vender aire tal vez la idea original de Amazon fuese la de ir aligerándote mientras la leías, perdiendo peso para que luego el impulso de las alas fuese más efectivo.

    Y en cuanto a las vallas del puerto, mucho me temo que es una batalla perdida; aunque como ahora resulta que se está convirtiendo en "zona de ocio" para señoritos que se quieren tomar las copas al lado del mar, vete tú a saber...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy original, Rick, me has hecho recordar Cinco Semanas en Globo cuando aquellos pasajeros tenían que soltar lastre para no caerse en plenos desierto del Sáhara. Verne que era un tipo muy ilustrado, no contaba con el suplemento de aire que le proporcionarían tanto libro de autoayuda.
      No hay batallas perdidas antes de empezar la guerra entre razón y especulación. La cuestión es de información y responsabilidad ciudadana.

      Eliminar
  5. El tal Fiz Arou debe de ser un poco comunistoide; o tal vez filo anarquista, de ahí el color negro para sus alas; o, mucho peor, mareante de barrio.

    Se comporta como esas mentes cerriles que se oponen empecinados a cualquier progreso; que creen, ilusos, que nuestros funcionarios y políticos trabajan para el pueblo; que pretenden que los espacios gestionados por el Estado -para el bien común- no puedan luego ser enajenados para el enriquecimiento de respetabilísimos capitales privados. ¿En qué quedamos?, ¿se opone al Libre Mercado?, pues en este mercadeo seguro que los muelles no irán a parar a cualquier capital desconocido, sino a alguno muy amigo.

    Por otra parte, parece que no entiende la palabra Autoridad (Portuaria), lo que me reafirma en mi idea de que es un mareante de barrio, que Oza como un gorrino algo con lo que cuestionar la Autoridad.

    Saúde, e ata o sete de maio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los detectives privados son unos narcisistas de cuidado y solo les importa su propio ombligo eso explicaría porque todas las historias de detectives abusan de la primera persona.
      Fíjate, hasta un comunista de pro como Manuel Vázquez Montalbán tenía un detective descreído, cínico y nihilista.
      Me encanta cuando te pones el pellejo de malote con esa ironía fina que haría desconfiar a más de un ingenuo.
      Sinceramente no sé que es un mareante de barrio pero suena como una cosa muy coñazo por mucho que el Gremio de los Mareantes, en especial en Pontevedra, tengan un hermosa historia detrás.
      http://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2011/06/06/se-mareantes-fascinante-me-parece/0003_201106P6C8991.htm

      Lembra: ata o sete de maio non te quites o saio.
      Saúde

      Eliminar
  6. Incisivo texto. Si algo me asombra de los tiempos que vivimos es el éxito de los libros de autoayuda para ser feliz, para vivir en harmonía, para fusionarte con el Cosmos, para reinventar tu vida... y demás bobadas. Como si la personalidad de cada uno pudiera cambiarse de esa manera. Como el personaje que decide convertirse en ángel así como si tal cosa, como quien decide comprarse unos pantalones... Luego viene la segunda parte, la legitimidad de los actos. Un tema más espinoso. El acto individual en pro del bien común social. El individuo frente a la sociedad. Lo que el individuo actúa por lo que considera bueno para todos, pero ¿es legítimo enfrentarse al sistema que la mayoria ha elegido? ¿Si vivimos en democracia, es legítimo revelarse contra los actos del gobierno elegido? ¿Quién nos da la autoridad para determinar lo que es bueno o no para la sociedad? Aquí se podría verter tinta hasta el infinito pero sin duda textos tan incisivos como este son necesarios para que ese debate nunca se apague. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mezcla que has hecho entre la inutilidad de los libros de ayuda para forjar la propia personalidad y el individuo que compra unas alas en Internet para cambiarla me parece realmente fascinante.
      Tú segunda reflexión da también para mucho. ¿Los votos dan la legitimidad? ¿pero que legitimidad? Entiendo que legitimizan la existencia de ese gobierno pero no lo actos que ese gobierno produce y más cuando proceden de instituciones que viven al margen de un sistema electivo.
      Caso español relacionado con la entrada:
      Se decidió que los grandes puertos del país no dependían de los propios ayuntamientos en que estaban enclavados por lo tanto en esos territorios las competencias son exclusivas de los ejecutivos elegidos por el gobierno de turno autonómico o central. Una especie de feudo medieval que puede modificar, como en el caso aludido, toda una fachada litoral tradicional de la ciudad para financiar un proyecto externo a la propia ciudad. Todo ello sin que los habitantes de la ciudad puedan hacer nada ya que el ayuntamiento correspondiente no tiene competencias.
      ¿Dónde está aquí la legitimidad? ¿En el ente público empresarial Puertos del Estado a los que se les cedió 46 puertos del Estado por ser de interés general o la legitimidad histórica en unos terrenos que fueron antes que nada de sus vecinos hasta finales del siglo XX?

      Saludos

      Eliminar
  7. Me consta la "estima" que sientes por todo lo que suene a auto ayuda. Gracias a ese sentimiento, escribes textos cargados de ironía y tremendamente sugerentes.

    Siempre que he soñado con volar he desistido de llevarlo a la práctica. Tengo la certeza de que alguien me va a cercenar las alas...¿O seré yo?

    No sé de qué va el asunto ese del puerto, pero no tengo la menor duda de que te sobran razones para tomar compromiso. Suerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta más la auto ayuda que la autoayuda aunque no sé si ésta es una corrección lingüística aceptable según los cánones que tú tan bien dominas.
      Los sueños tienen esas cosas, primero te ilusionan con la posibilidad y luego te la cortan de cuajo.
      También he de decirte que las alas de Amazon que he visto por Internet no ofrecen mucha viabilidad ya que suelen ser y estar pensadas para Carnavales y otras fiestas de disfraces, sobre todo infantiles.
      Seguro que ya estás más enterado del asunto del puerto que aunque sea un asunto aparentemente local es revelador de como siguen funcionando las cosas. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. No estaría mal que la manifestación contara con un ser volador que estampara las vallas donde cualquiera de los/las manifestantes debe soñar...

    Que la mani sea un éxito y contéis con algún ángel volador :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si fuera un ejercito de seres voladores mejor, a ver si nos sacan de encima a tanto parásito.

      Gracias, le diré a Fiz Arou que nos proteja desde los aires.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Empezó mal el protagonista... no se compran alas en Amazon, allí son de fabricación impostada. Mejor tejerlas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tiempos difíciles para la artesanía cuando todo se puede conseguir con un puñetero clic.

      Eliminar
  10. Yo romperé una lanza por Jodorovsky en cuanto a guionista de tebeos, lo demás valdría para calzar mesas sin mayor problema.
    Y lo de volar fugazmente como un ángel y volver a casa como vulgar transeunte es una buena metáfora de la condición humana.
    Me voy a Amazon a ver si me hago con unas alas de ésas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que puse a Jodorowsky con un poco de mala conciencia porque creo que es un intelectual muy relevante en el arte y la literatura de vanguardia: su labor con guionista de comics, en el grupo de Teatro Pánico con Arrabal y como director de cine, recuerdo por ejemplo Santa Sangre una verdadera flipada. Creo además que su pensamiento muy sugestivo, lo malo es el uso que se hace de él por editoriales y lectores.
      Suerte en Amazon, no sé si te harán hoy una rebaja por ser el día del libro y seguro que no ven las semajanzas entre el despliegue de las hojas y el vuelo de unas alas.

      Eliminar
  11. Llego tarde tardísimo a ver el vuelo de tu Ícaro, mi querido Dr.. lo siento, últimamente con tanto buen tiempo no soy capaz de quedarme sentada frente al ordenador más que el tiempo justo e imprescindible al que mis obligaciones laborales me obligan pero en cuanto puedo salgo disparada... hasta yo que soy de cielo azul y luz empiezo a extrañar un poco de lluvia, sé que se necesita muchísimo.. en fin, esto como disculpa por mi ausencia a esta entretenida casa tuya... ( eso sí, antes d venir te comenté en mi casa para que no me lo reproches ; )

    En cuanto a estas alas comparadas on line, mucho me temo que como todos esos escritores de autoayuda vienen con la obsolescencia programada de fábrica aunque si de verdad tu héroe ha sido capaz de arrancar la verja esa que impedía el libre tránsito en el puerto a lo mejor las compró en una filial que manejaba materiales residentes de los de antaño y siendo así quizá nos queda algo de esperanza de existir aun algún reducto donde comprar algo de lo que antes duraba toda la vida... aunque sea la vida de un ángel al que le gusta hacer diabluras ; )

    Muchos besos Dr.. estoy escuchando este tango precioso que no cono cçia pero tengo tantos deberes sin hacer en tu casa que lo dejo a medias para disfrutar de todo lo que regalas en le piso de arriba ; )

    Subo con tu permiso y el de este estupendo detective tuyo con tintes de súper héroe; )

    MmuaaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María, ya casi no contaba contigo y sabes que tú le das un sabor especial a la salsa, lo digo sin la más mínima ironía. Tus comentarios siempre son interesantes y sugestivos.
      Yo también estoy desertando mucho del ordenador, más bien del PC, en beneficio de la mensajería rápida y concreta.
      A mí estas primaveras tan secos y estas lluvias tan cortas me generan cierta inquietud porque el cambio climático me parece un problema del copón y casi te diría irresoluble.
      Para eliminar las verjas y los muros se necesita mucha buena voluntad luego de saber que la parcelación es una forma de dominio, (divide y vencerás) una forma de tenernos dominados.
      Celebro que te guste el tango de Susana Rinaldi, a mí casi me sobrecoge.

      Bicosss

      Eliminar