10 marzo 2017

El final de las dudas

Tenía que hacerlo. 
Debía esconder mi última duda en el lugar más impenetrable de mi mente para ponerla a salvo de los militantes de la Verdad Absoluta.
Tiempos oscuros.

Disputaron el poder en dos bandos supuestamente enfrentados pero era mentira, el Partido de los Verídicos y el Partido de los Auténticos se pusieron de acuerdo para gobernar en coalición y erradicar juntos los “cuestionamientos individualistas peligrosos”.
El decreto gubernamental fue concluyente: en el plazo de un mes los ciudadanos tendrían que desprenderse de sus dudas perniciosas.  

Miembros del "Comite Local para el Exterminio de Dudas Tóxicas, Maniáticas y Obsesivas" (CLEDTOMANO) habían colocado en las calles contenedores de color zafiro, para que los ciudadanos se desprendieran de sus incertidumbres inadecuadas. La sede del Cuerpo Oficial de Sacerdotes Calibradores de Dudas (COSCADA), se abarrotó con inmensas filas de ciudadanos ansiosos de que les informaran si sus incógnitas eran tóxicas o livianas, amenazadoras o amigables, pasajeras o permanentes.
Nadie pensó que algo tan nimio causaría tanto dolor. 
La población  se  despidió de sus dudas como si las enviaran a la guerra. Estallaba el llanto en los ojos de los más ariscos y la tristeza danzaba sobre la muchedumbre.
Yo también me fui desprendiendo de las mías, pero cuando llegue a la última, titubeé. Por entonces empezaba a correr el rumor de que enormes camiones nocturnos transportaban nuestras dudas a siniestros campos de exterminio.
Me dio pena aquella última duda tan pequeña y vulnerable. Me había sido fiel durante muchos años y seguía tan fresca y lozana como el primer día.
Ahora sigue conmigo. Tierna, íntima y clandestina.
La alimento con lo que puedo y sé que le entregaría mi alma si me la pidiese.

No puedo dejar que desfallezca. Es cuestión de vida o muerte.
Mientras ella viva, viviré yo.

28 comentarios:

  1. Estás cometiendo un tremendo error: se vive mucho mejor en la seguridad que proporciona la plena confianza en nuestros líderes. La única duda admisible es si nuestra admiración hacia nuestros abnegados guías es lo suficientemente obsequiosa. Deshazte en la clandestinidad de esa pequeña duda y lograrás al momento una amplia sonrisa, casi tan estúpida como la mía.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si la duda se aferra a mí y me grita con gesto lastimero que le permita seguir conmigo, que en mi cabeza ha encontrado un hogar seguro y confortable a salvo de las aseveraciones depredadoras que quieren aniquilarla?

      Saúde

      Eliminar
  2. Aférrate a ella. Protegerla y afianzarla te mantendrá vivo. Y tendrás que vivir en la clandestinidad, no queda otra.
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si se aferra demasiado y me atrapa con sus poderosos tentáculos impidiéndome no solo actuar si no incluso respirar y obligándome a que cada decisión que deba tomar se convierta en pura agonía?
      Bicos

      Eliminar
  3. El derecho al beneficio de la duda esta bien para darte y dar la oportunidad de probar en tus propias carnes si vale la pena optar por una D o por una I pero con la edad uno/a se va dando cuenta que los ideales cada día son más escurridizos y, más vale pájaro en mano que ciento volando...(...).-Ánimo que tu vales mucho mi niño querido:como te dirían por estos lares jajaja.



    Un besito findesemana;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pájaro mano en forma de duda quizás sea un pájaro demasiado huidizo y acaba mostrándose tan escurridizo como los ideales que se nos escapan, día a día, mes a mes, año a año.
      Besos desde este Atlántico también fugaz

      Eliminar
  4. La duda es señal de inteligencia, y por lo tanto ha de ser eliminada. ¿O es que tienes algo que ocultar?

    En el Futuro Mundo Luminoso que nos espera, las dudas serán además señal de debilidad, de falta de confianza en uno mismo. Y claro, esa falta de confianza, como un tumor, se extiende al colectivo hasta que se convierte en falta de confianza hacia el Estado, hacia el Todo. Y pregunto una vez más: ¿Tienes algo que ocultar?

    Te recomiendo una semanita de lectura intensiva de Twitter, especialmente los mensajes del Amado Líder Yanqui. La verdad no importa, muchacho. Estás desfasado, por eso tienes dudas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que en ese Futuro Mundo Luminoso no habrá espacio para animales de compañía tan perniciosos dada su excesiva transparencia.
      No ocultar nada, dejarlo todo al descubierto, esa si que es un forma de totalitarismo implacable como sabemos los que estuvieron en la cárcel, fueron residentes en un internado o comieron como en mi caso el rancho de los cuarteles.
      Twitter es el instrumento más repugnante que ha generado Internet.
      La verdad está desfasada ahora nos venden la milonga de la posverdad.

      Eliminar
  5. Un micro muy inteligente y punzante. Nuestros queridos políticos, me da igual derechones o izquierdones, siempre se dirigen a los pobres borregos con dogmas, dotándose de una legitimidad aterradora cuyo máximo exponente es "El pueblo quiere..." Por supuesto, se identifican con el pueblo y que ellos, portadores del mensaje auténtico y verdadero, serán los que pongan en su sitio al otro, al que se atreve a discrepar de la Verdad.
    Pienso que un mundo sin dudas es un mundo abocado a la guerra, a la lucha por imponer una verdad sobre otra.
    La duda no es algo fácil de asumir, es un camino lleno de espinas, pero es el único que puede alcanzar la paz y el desarrollo social.
    Me gusta mucho la Biblia, no como creyente sino por los poderosos y profundos símbolos que esconde. En el génesis, el famoso episodio de la manzana es una obra maestra respecto a este tema. Los frutos de los que podían comer para seguir viviendo en el Paraíso eran los que nacían del árbol de la vida. Comerlos significaba continuar en un estado de ignorancia y de felicidad complaciente; en cambio, la manzana que tenían prohibida y que los expulsaría del Paraíso, nacía del árbol de la ciencia y el conocimiento. Afortunadamente, Adán y Eva comieron de él. Eso significó salir de la placentera ignorancia, pero sin duda nos llevó a un mundo mucho más divertido.
    Excelente post, perdona que me haya enrollado un pelín más de la cuenta. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David
      Quizás los políticos, aunque no me gusta generalizar porque también los hay que intentan representar al pueblo, deberían entender que la partida de la vida no es un juego solitario, que hay otras personas, que hay otros intereses, que hay que negociar que no es lo mismo que chalanear etc...
      Siempre me ha obsesionado ese paisaje de la Biblia con la manzana, el demonio y el saber como producto de la tentación. Esa falta de resignación de la pareja primitiva que los autores del Génesis pareciendo condenar en realidad elogian o ese es mi parecer pero tiene tantas lecturas.
      Muchas gracias.
      Saludos

      Eliminar
  6. No me imagino un mundo de seres humanos donde impere la verdad absoluta. Gracias a los que los cuestionan, inmersos en la duda, podemos denunciarlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la ligera impresión que los dubitativos son más denunciados y denunciables que los afirmativos, que los poseedores de la verdad. La historia nos ha dado muchos ejemplos de esa posibilidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Lo político es en pocas palabras...
    Prometer hasta meter, y después de lo metio, na de lo prometio.
    O esta otra...
    Entre Juan y salga Pedro, entre Pedro y salga Juan. Siempre son los mismos perros, pero con distinto collar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás los políticos sean solo una prolongación de nosotros mismos o de esa parte de nosotros mismos que preferimos ignorar.
      Esos dichos rimados son interesantes

      Eliminar
  8. Cogito ergo sum.
    Una reflexión cartesina (aunque sea sustituyendo el "pienso" por el "dudo"), no esperaba menos de usted Doktor. Realmente Descartes dudaba mucho y para ello debía pensar y de esa manera existía.

    No concibo la vida sin dudas, sin incertidumbres, odio los mitos, lo absoluto, las creencias...... así que preservar esa pequeña duda, puede comportar seguir existiendo, muy de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El pensamiento igual a la duda? En el caso de Descartes creo que lo que hizo fue dejar la mesa vacía, limpiar las telarañas de la siniestra escolástica e intentar dejar el mayor espacio posible para cultivar nuevas verdades. Es cierto que no se atrevió a cuestionar la última verdad pero no podemos reprochárselo no quería ser carne de hoguera.
      Las creencias están bien cuando son un producto casero y no son compradas congeladas en algún expendedor de ideas pret a porter.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Tampoco me gustan las caseras... pero cada cual es muy libre de creer en dioses domésticos, siempre los ha habido.

      Eliminar
    3. La comida casera siempre nos sabe mejor por el empeño que ponemos en que se ajuste a nuestras ansias alimenticias.

      Eliminar
  9. Mmmm pero queeéeee coosssa más bonita has escrito!!!! nunca pensé que usaría el adjetivo bonito para algo tuyo mi querido Dr jaja y conste que se merece algo mucho más grande porque es de lo mejorcito que te he leído, pero no sé me ha parecido tan agudo e inteligente como entrañable, casi veo a tu dudita ahí enroscada como un gatito en tu regazo jajaja ¿qué sería de nosotros sin dudas? ¿cómo vivir sin ellas? en positivo y negativo porque para ser sinceros nada más angustioso que la incertidumbre cuando se refiere a algo acuciante para nosotros, lo cierto es que hay que aprender a vivir con ellas y no morir en la espera jaja y o que es peor saber que no existen certezas sobre casi nada... da igual lo que digan tanto iluminado como anda suelto.


    Un beso .. nooo, dos llenos de cariño en cada moflete y un abrazo fueeerte que además de tus letras dulcemente sonrientes brilla el s0l!; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No me asocias con lo bonito? Pero si yo siempre soy agridulce en mis escritos o al menos yo lo creo así. Muchas gracias, en todo caso, María.
      No me hables de gatos, que tuvimos que sacrificar la nuestra con 14 años hace diez días. A lo mejor ahí radica el asunto, que mi duda era sobre una gata y su destino, en manos de nosotros, cuando nos dijo la veterinaria que decidiéramos si sacrificarla o no al contarnos que su enfermedad la iría consumiendo poco a poco.
      Sigue brillando el sol, por lo tanto te devuelvo los dos besos.

      Eliminar
    2. Lo siento, lo siento muchísimo lo mismo he tenido que hacer yo hace una semana con mi perra solo que yo no tuve dudas, me rompía el corazón verla como la veía, si se vive... se vive, no se puede vivir muriéndose. De corazón lo siento... mi corazón ha sentido lo mismo que el tuyo, esta vez, literal.

      Eliminar
    3. Gracias, María, son momentos duros y tristes que no todo el mundo entiende bien. Esos seres acompañan muchos espacios y momentos que quizás para otros son insignificantes.

      Eliminar
  10. Esto de las dudas es muy peligroso, uno teme vivir en la duda por eso nos arropamos en corrientes que dirigen nuestras dudas a tratamientos regeneradores de verdad absoluta (reciclaje). Lo malo es cuando después de haber odiado vivir en la duda descubres que la certeza es aun peor...

    Un saludo.. y cuidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa la tardanza en contestarte, he pasado unos días en la llamada Villa y Corte.
      Asumo tus palabras una a una: "nos arropamos en corrientes que dirigen nuestras dudas a tratamientos regeneradores de verdad absoluta".
      La certeza es en muchos casos, en casi todos, un paliativo bastante poco eficaz contra los sinsabores de la duda.

      Saludos

      Eliminar
  11. Tengo que contar uno de mis chistes favoritos: Era un señor tan pequeñito, tan pequeñito...que no le cabía la menor duda, jajaja. Me encanta.
    No solo hacen falta dudas, también desconfianza hacia todo lo que venga de arriba.
    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda ese dicho gallego: home pequeno, fol de veneno. ¿A ver si ese ciudadano del que hablas era aquel Generalísimo de Tierra, Mar y Aire amante de los partes de guerra?. Pequeño era abondo.
      Bicos

      Eliminar
  12. Dudo luego existo debía ser la máxima en el camino hacia el conocimiento, pero eso crea problemas a los partidos de la verdad absuluta. Sin duda alguna. Bueno, alguna me queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grupos, partidos, asociaciones etc... intentan extirpar la duda por miedo a perder su coherencia interna. Un grave error ya que la exposición de las dudas y su debate fortalecen más que un chute de anabolizantes.

      Eliminar