30 mayo 2016

Su alma en buenas manos

  • ¿Y bien? 
  • Pues mire, hemos estudiado detenidamente su curriculum y lamentamos decirle que no estamos especialmente interesados. Sin rodeos: es usted muy poquita cosa. No escribe, no pinta, no canta, no sabe escribir lindos discursos,  no realiza obras sociales ni sabe nada sobre ingeniería financiera, no sabe actuar, no cocina, no domina tan siquiera el noble arte de la danza. ¿Qué sabe usted hacer bien? 
  • Sólo estudiar. No he hecho otra cosa desde que se me cayeron los dientes de leche. Primero  la EGB, luego el Bachillerato, el COU, la carrera y desde hace 15 años las oposiciones. Bueno, también he tenido cuatro contratos como interino pero incluso entonces no dejaba de estudiar para conseguir un plaza fija y arreglar mi futuro.
  • Arreglar su futuro, arreglar su futuro. Su futuro es la muerte y su presente es esta corta vida humana que se le escapa de entre los dedos por preparar el futuro. Por cierto, estará conmigo que su vida amorosa es una auténtica birria, tampoco en ese terreno tiene nada que ofrecernos. Hacía tiempo que en este negociado no nos encontrábamos con algo tan soso y vulgar. 
  • Claro, ¿de que se extraña? He antepuerto mi vida profesional, mejor dicho mi futura vida profesional, a mi vida sentimental. 
  • Y aún así todavía no ha conseguido el reconocimiento, no ha aprobado esas oposiciones sobre las que pivota su vida.
  • Es cierto. A pesar de todo el tiempo que he dedicado a empollar con ahínco no me he comido un rosco. Cuando estoy en un examen y contemplo a la interminable tropa de mis competidores, me entra vértigo, se me va el alma a los pies, me da un nosequé y abandono. 
  • Por eso ha acudido a nosotros. Para dejar su alma en buenas manos y no olvidarla en cualquier parte. 
  • Sí, por eso mismo. Sólo ustedes pueden remediar mi angustia y zozobra. 
  • ¿Y esta seguro de lo que quiere? ¿Seguro que quiere vender su alma a cambio de ser empleado público con plaza fija?
  • Ese es mi objetivo y si no puedo venderla, por lo menos arrendarla. No conozco a ningún funcionario del que pueda garantizar al cien por cien que no haya hipotecado su alma para estar donde está.
  •  Me conmueve usted. Quiere vender su alma por una paga de mierda en un trabajo aburrido y sin alicientes. Puteado por los de arriba con los recortes económicos y por el público en general, que los etiqueta de vagos y aprovechados.
  •  Pero es seguro.
  • ¿Seguro? Lo que es seguro es que en las lápidas del cementerio no consta si un tipo ha sido funcionario del grupo A o del grupo Y. A los finados llega un momento en que les deja de interesar si han llegado al nivel 30 o solo se han quedado en el 28.
  • Me importa a mí que estoy vivo.
  • ¡¡Usted es muy poco vivo y  tiene muy poco que ofrecernos. En este Negociado de Transacciones Infernales somos gente seria y su expediente no nos convence.
  • ¡Si no pido nada del otro mundo! Cualquier idiota puede conseguir lo que pretendo. 
  • Menos usted. 
  • No soy exigente, me conformo con cualquier cosa. No me caerían los anillos si tengo que trabajar de subalterno. 
  • Todos ustedes piden lo mismo y a cambio nos ofrecen vidas grises e insustanciales. ¡¡Tenemos cientos y cientos de solicitudes como la suya en nuestros archivos!!
    Por eso nuestro jefe, el Doctor Mefistófeles, ha decidido convocarlos a una prueba selectiva que se realizará, si Satanás quiere, el próximo día 13.
    ¡¡Oiga, oiga!! ¿A donde va? ¡¡No se marche!! Se ha largado.
    Realmente no hay nada como una amenaza diabólica para ahuyentar a almas funcionariales timoratas.
    Uno no puede rebajarse a comerciar con baratijas. Que pase el siguiente, por favor

50 comentarios:

  1. Que pase el siguiente a ver si tiene más suerte...?.

    El doctor Mefis...,es un hueso ojalá no haya muchos de esta guisa.Bonito día el 13 para convocar pruebas de selección y, hablando de selección:esta adecuado el que selecciona o le hace falta una prueba de Selectividad seleccionada, me ha venido en mente el nuevo programa educativo de la LOMCE que todo lo que hayan trabajado en el último curso de Bachillerato o FP :todo se queda en ese requisito .El esfuerzo no vale para nada, mientras el futuro lo manejan unos cuantos trepas y el resto a tragar sables...

    Una reflexión en gris o todo gris:aunque dicen que es el color más elegante, pero le falta vida...

    Un abrazo hoy es fiesta por estos lares, el día de Canarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...en una Reválida y a cruzar los dedos...?

      Eliminar
    2. En las estancias infernales trae buena suerte el número 13.
      Ayer mismo vi una noticia de que con la LOMCE los que optan por el bachillerato de arte pueden pasarla sin haber tenido una hora de dibujo. Así está la cosa de las leyes de educación.
      No me gusta nada el color gris y evito ese color en la medida de mis posibilidades. Luego se me cuela en los textos.
      Felicidades atrasadas a Canarias.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Perdóneme usted que, una vez más, peque de egoísta y entresaque únicamente lo que de este excelente texto a mí más me atañe: ¡se infiere claramente que los funcionarios tenemos alma! Un alma miserable, bien es verdad, pero ello no es óbice, cortapisa ni valladar para que una furtiva lagrimilla se haya deslizado de mi ojo derecho, según se va. Lagrimilla furtiva e hipócrita; no olvidemos que, después de todo, no dejo de ser un funcionario típico.

    Con respecto a esas pequeñas contrariedades sin importancia que sufren los demás mortales, he de decir que la mayoría de los triunfadores no han vendido su alma ni renunciaron a sus principios: simplemente son unos malnacidos sin corazón.

    Saúde.

    P.s.- Ha conseguido usted otra vez mostrar con ironía algo de aspecto no muy agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo del excelente texto amigo Congrio.
      Respecto al alma de los funcionarios deberíamos plantearnos que si se dice que esos entes transmigran en el espacio tiempo puede que sufran una profunda metamorfosis tras en el encallamiento en determinadas actividades porfesionales. Sin embrago creo que los funcionarios tienen alma, sobre todo fuera de sus horas de trabajo, y si los triunfadores no hacen uso de ella debe ser más bien porque tienen otras prioridades más sugerentes en mente.
      Saúde.
      PS:Se hace lo que se puede.

      Eliminar


  3. jaja ¡qué fantástico tu escrito! Jaja pero jo! mi querido Dr.. supongo que Mefistófeles aspira a reclutar especímenes más oscuros que los grises y abnegados opositores de piel vampírica no por necesidad de sangre ¡pobres! solo por falta de luz ;) ¡A quien se le ocurre bajar a las profundidades del averno para vender su alma por un simple puesto de bede! jajaja ya puestos hay que ser ambiciosos, si se vende el alma que se por un puesto de corrupto del grupo A extra 99 octanos nivel 30 con vistas al ático de libre designación vitalicia y derechos hereditarios hasta la quinta generación jaja eso o de consejero delegado de alguna corporación fantasma conciliable con el puesto de asesor vitalicio de lo que sea para quien sea, que no necesite ser asesorado de nada ;)

    Muuchos muchos besos vitalicios con reserva de plaza ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.
      Mefistófeles es un burócrata infernal por lo tanto no puede elegir su público y tiene que conformarse con los que pasan por su despacho.
      Supongo que esta buena persona del relato usa lo de ser bedel como forma de convencer de su humildad a su diabólico interlocutor esperando que sea generoso a la postre. No estoy muy seguro que un tipo del Averno considere cualidad el ir de humilde y poco ambicioso por la vida. Quizás por eso mismo le deniegan el trueque.
      Muchos besos en las mejores condiciones posibles.

      Eliminar
  4. Por desgracia la mayor parte de los humanos bastante tenemos con "ir tirando", como se decía antes: no pensamos ya en vivir, sino en sobrevivir. Nos da igual el trabajo que sea, con tal de que haya un mínimno de seguridad.

    Ese gran invento del dinero, y en consecuencia de las clases, es el que realmente ha determinado la vida de los seres humanos. Y no nos podemos quejar, en vista de cómo van las cosas en otras zonas del mundo; ya se encarga nuestra amable televisión de servirnos en bandeja los naufragios de inmigrantes en el Mediterráneo, sin ir más lejos. Mucha gente piensa que esas noticias, continuas, inacabables, son un llamamiento a la solidaridad, al revolver nuestramala conciencia. Es posible. Pero como yo soy muy mal pensado, también creo que parte de esa táctica tiene otra intención: mirad esos pobres lo mal que lo pasan en comparación con vosotros. ¿De qué os quejais? Seguid votando, seguid tragando, que aún podéis caer más abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr Krapp. Coincido contigo y con Rick. Tenemos una inercia individualista y materialista que nos hace ciegos a todo lo que no sea nuestro ombligo. Lástima.
      Pero bueno tu artículo: tan doloroso como la realidad.

      Eliminar
    2. Ese gran invento del dinero nos permite sobrevivir a nosotros y hace que esa gente abandone sus tradicionales espacios vitales degradados y explotados por los que tienen pasta para buscarse las habichuelas en otra parte.
      El sistema genera lo que ocurre aquí en las sociedades evolucionadas y lo que ocurre en las subdesarrolladas. Es cierto que se usa el argumento de que otros están peor como motivo de desactivación de la conciencia pero aún tenemos armas para combatirlo y poner las cosas en su sitio.

      Eliminar
    3. Josebla las inercias individualistas son según mi criterio, más efecto que causa de lo que ocurre en esta sociedad. Nos dejamos llevar inercias individualistas porque nos prometen mínimos paraísos para disfrute de uno solo en nuestra lucha con los demás por conseguirlo.

      Eliminar
  5. Real como la vida misma. La burocracia es el rey en los estamentos más inferiores y los dueños se creen con derecho a ningunear y pisotear voluntades e ilusiones. Además, ya bastante tienen los funcionarios con ese clima de opinión que por cierto, surgió del propio gobierno para que no tuvieran más remedio que aceptar la congelación salarial, la eliminación de los trienios y los atrasos en la paga de navidad, sin ser hechos cuestionados por demasiados apoyos a favor de mejores condiciones laborales. En fin, Serafín, haces muy bien en llamar a los burócratas y dioses de la oligarquía y las instituciones por su nombre. Son demonios. Los contratos al diablo, ahora se hacen involuntariamente, jejeje. Y por nada. Solo por unas migajas. Aunque pasa en todos los sectores. Pero esos sectores están buenamente reconocidos como afectados lícitos. El funcionariado de categoría A y B, son los más denostados en su propio sector. Los licenciados, no veas...
    Un gran relato. De esos diálogos geniales procuro fijarme mucho en las pinceladas de ironía que dejas impresas para aprender a ser más cáustica. Me encantó.
    Un beso, Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa asociación que haces entre jerarcas burocráticos y demonios me resulta sumamente sugerente para darle otra interpretación a la historia.
      ¿Venden los funcionarios su alma para tener un puesto fijo?
      Lo cierto es que muchos sacrifican algo de su vida por acceder a esos grupos A y B tan demandados con consecuencias vitales y sentimentales.
      Lo peor, creo, es cuando has llegado a la meta, miras lo que tienes, el esfuerzo que te costó conseguirlo y te preguntas si mereció la pena.

      Gracias, Marisa. Muchos besos

      Eliminar
  6. Ya se me han quitado las ganas de vender mi alma, seguro que las oposiciones están hasta la bandera, y encima amañadas.
    Idea terrorífica la del infierno burocrático, ni Dante había llegado a tanto. Porque una cosa es pasarse la eternidad ardiendo tranquilamente en un horno y otra muy distinta pasarla llenado impresos y solicitudes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LO que no sé en realidad es si esos trabajadores infernales lo hacen por cuestión genética, si son diablos vaya, o son almas humanas currando en el infierno por castigo ya que en el infierno no hay penitencia.

      Eliminar
  7. Capturar almas... que trabajo tan complicado en un mundo en el que el alma se ha depreciado en favor de cualquier objeto material de moda. Pobre Mefistófeles, se queja de las almas grises de los aspirantes a funcionario, pero ¿y las almas de los políticos? ¿Y las de los banqueros? En fin, almas de tercera o de cuarta, perdidas en el limbo (uy, que me parece que han dicho las autoridades eclesiásticas que ya no existe)... Por cierto, ¿y las almas de los cardenales?

    Mefistófeles refleja, pues, la pérdida de la fe y el pragmatismo que ha invadido cualquier rincón. ¿No hay más salida que la fe o el materialismo consumista? Satanás y sus rebeldes contra la autoridad del sistema totalitario más totalitario que representa dios y ahora haciendo entrevistas a almas grises. Qué decepción!!

    Me temo que me he ido por los cerros de Úbeda. Usted en cambio mantiene en plena forma su fina ironía.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no creo que las almas de estos aspirantes a funcionarios sean peores que las de los poderosos. Lo que pasa es que este funcionario infernal debe ser un poco tiquismiquis y añora almas con supuesto mejor cache tipo: Fausto o el mítico bluesman Robert Johnson.
      Deben andar en los infiernos bajos de cash para dedicarse al trueque de almas en vez de otras actividades en que eran verdaderos artistas. ¿También les llegó a ellos la crisis?
      Gracias, algo día tengo que conocer Übeda que dicen que es muy bonita.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Muy bueno, Krapp. Yo pensaba que tanto aquí como en España quien fuese funcionario público sería un desalmado, pero veo que algo de alma aún les queda y andan penando por ella.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muy buena gente trabajando de funcionarios, lo que pasa es que es muy socorrido meterse con ellos en vez de con quien les dirige y provoca las deficiencias en su trabajo.
      Besos

      Eliminar
  9. Si ya hasta Monsieur Diablo se da ínfulas de gran mandatario, él, ángel caído en desgracia, entonces, ¿qué nos queda al resto de pequeños y pobres diablos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí que este funcionario del texto no debe ser de un gran mandatario infernal. Lo suyo tiende a parecer más bien un puro trabajo administrativo no muy buen pagado con la moneda que prefieran usar allá abajo.
      Por lo tanto aún tienes esperanza, Alfredo.

      Eliminar
  10. Mis relaciones con la administración pública son decepcionamtes y su comparación con la empresa privada, de la que soy firme defensor también. Nunca quise ser funcionario de nada, nunca aspire a presentarme a ninguna oposición. Estoy, todavia, casado con una funcionaria y he asistido a muchas de sus conversaciones, cuyo eje , principalmente gira en juntar moscosos, con vacaciones y puentes; debe ser frustante ir a trabajar en algo que no te gusta, sabiendo que el resto de tu vida seguirás igual.
    Si el resto de las empresas de este país, trabajasen como la administracion, estaríamos en quiebra, más aún, si cabe...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajar en algo que no te gusta, como muchos en la empresa privada todo hay que decirlo, pero con la posibilidad de que te puedas desentender del trabajo en el momento en que cruzas la puerta.
      Trabajar en algo que no te gusta pero saber que te puedes desentender del agobio de perder el trabajo y que tienes una jubilación garantizada.
      Por esas cosas se mueve la gente como también entiendo que buena parte de los funcionarios públicos trascienden ese mantra e intentan hacer bien un trabajo del que disfrutan. No sé entendería si no tanto bombero, médico, maestro, profesor, bibliotecario, enfermero, guardia forestal, policía, barrendero donde no está privatizado el servicio, jardinero etc.. que nos facilitan la vida al resto de las personas y solo nos acordamos de su valor cuando los necesitamos.

      Saludos

      Eliminar
  11. Supongo que algo tendría que decir tras mis treinta y cuatro años como funcionario en educación. Para mí fue un momento decisivo cuando en 1982 aprobé las oposiciones. Ciertamente me ha dado una seguridad envidiable respecto a otras posibilidades. En cuanto a ser grises y aburridos, por supuesto que haberlos haylos, pero también permite un grado de libertad y de creatividad que no existe en ningún otra posibilidad laboral. En la escuela privada las limitaciones imaginativas están cercenadas en buena parte. Nunca he tenido problemas para llevar adelante los proyectos más ambiciosos y multicolores. Pienso que dentro de la administración debe haber muchas situaciones, pero en mi caso, agradezco haber estado dentro de ella, precisamente para no haberme adocenado ni pervertido imaginativamente. No sé si sería posible otro grado de organización de la administración pública pero lo cierto es que lo que yo he conocido me ha permitido vivir bastante libre como profesor. Pero todo está dentro de cada uno. Es cierto que puede uno encasillarse y limitarse a lo mínimo. Lo que conozco en mi casa no es así. Nadie es capaz de suponer el grado de compromiso de muchos funcionario o aspirantes a ello con los chavales. Doy fe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La idea que originó este texto no tiene nada que ver con el destino de las vidas funcionariales aunque acepto la deriva posterior del tema.
    Simplemente pensaba en la imagen de un tipo que quiere vender su alma al diablo y éste lo rechaza porque no la ve especialmente interesante.
    Un tipo que por lo demás no es funcionario, aspira a serlo por encima de cualquier otro posibilidad vital. En esa aspiración legítima no duda en sacrificar otras facetas de su vida.
    En la ironía va la sorpresa del "funcionario infernal" que desdeña un oficio qu él considera gris y anodino pero que no es diferente del que él mismo está ejerciendo.
    En España hay dos millones y medio de personas que trabajan en la función pública, sería obsceno e injusto por mi parte atacar una actividad en la que se sustentan parte de eso que se ha llamado estado de bienestar.
    Estoy seguro que al margen de iniciativas muy locales casi siempre de índole cooperativa hay muchas posibilidades de libertad académica en la enseñanza pública que en la privada y es fácilmente demostrable. Quizás el problema esté en que hay cierto interesado dirigismo por parte de los políticos o mucho miedo a que los sectores implicados participen más directamente en los planes de estudio y la planificación académica. Por supuesto también es tremendo que el dinero que podría mejorar nuestro enseñanza pública siga dilapidándose pro la financiación de los llamados colegios concertados para tener contenta a la Iglesia Católica.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tu relato me ha emocionado, Krapp. Me ha hecho sentirme solidario con el protagonista de tu narración.

    No me extraña que ni en el infierno quieran al eterno opositor. Es demasiado bueno para ir a semejante lugar. Otro, en su lugar, habría asaltado alguna sucursal de Bankía o de cualquier otra entidad "saneada" con dinero público. Como contribuyente, tiene mi bendición...

    Dicen que en este país, la inmensa mayoría tenemos mentalidad de funcionarios. No es mi caso. Yo pude serlo, tras superar las oposiciones, y renuncié a la plaza simplemente porque me exigía un traslado indeseado. Nunca me he arrepentido. A decir verdad, creo que sobran unos cuantos funcionarios, sobre todo del aparato administrativo...

    Tanto el PP como el PSOE han mantenido la enseñanza concertada porque les sale más barata la plaza escolar. Supongo que habrá otras razones como las que se han señalado más arriba. Lo injusto, en mi opinión, no es que exista pluralidad de opciones en el campo de la enseñanza, lo injusto es que haya discriminación. Por eso siempre he defendido la opción del "cheque escolar"...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me siento solidario con el protagonista de mi relato aunque no comparto su punto de vista.
      En el texto, hay un comentario del servidor de Mefistófeles que dije yo mismo una vez a una persona en parecidas circunstancias al opositor.

      No creo en la de mentalidad de funcionarios porque es un concepto despectivo, generalista e injusto. Lo que sí creo es que es una pena que tanta gente válida y con ganas de hacer cosas se haya conformado con una vida funcionarial en la que no cree por miedo a la inseguridad de no tener un trabajo fijo. Se ha derrochado mucho talento y quizás la crisis ha supuesto una readaptación de ciertas actitudes demasiado conformistas.
      Ya sé que la enseñanza concertada era más barata en su momento pero no estoy muy seguro que con la extensión de la enseñanza pública que hemos tenido desde los tiempos de Felipe González la situación sea igual en la actualidad.
      El cheque escolar es una opción a debatir. Lo que es irrefutable es que quien quiera una enseñanza basado en determinados valores religiosos o morales se la debe pagar de su propio bolsillo.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
    2. En la enseñanza concertada, el profesor cobra menos que en la pública y en la ESO imparte más horas de clase por semana. Se calcula en más de 3000 € lo que cuesta una plaza escolar en la pública que en la concertada...

      Eliminar
    3. Sé que se cobra menos pero tampoco las matrículas tienden a la gratuidad precisamente, ni se respeta el principio de proximidad a la hora de optar a una plaza. Más allá de las cuestiones ideológicas o religiosas los colegios concertados filtran a los alumnos que pueden entrar en los centros y hay un verdadero cúmulo de irregularidades como pueden ser los falsos empadronamientos, para poder entrar en ellos.

      Eliminar
    4. Los falsos empadronamientos afectan tanto a la concertada como a la pública.
      Es cierto que la concertada, al no ser gratuita, discrimina.
      Yo colaboro en calidad de voluntario con un centro concertado del barrio del Raval de Barcelona que se ocupa de los alumnos de ESO que no se han adaptafo a los institutos públicos y que necesitan un trato mucho más personalizado. Todos que carecen de recursos tienen becas, incluso de comedor. El 90 % son inmigrantes o hijos de inmigrantes. Sé que es un caso de centro bastante excepcional...

      Eliminar
  14. Hola mi estimado Herr Doktor:

    Me estuve solazando (¡qué palabreja!) con los comentarios y tus respuestas. Yo soy un convencido que un buen blog -en mi particularísimo gusto- es 70% comentarios y 30% entrada incial. Y no porque la tuya no sea buena (que lo es) sino porque luego el tema va derivando, y se genera una "conversación" de lo más interesante en algunos casos. Para eso se requiere que el dueño se preste a ello, y de algún modo lo estimule, con algún grado de humor o ironía, le ponga sal al asunto.
    Bueno, tu blog tiene esas cualidades, y por eso es que en esta gris y lluviosa tarde de sábado, volví a él.

    Lo cierto es que recordé -no me preguntes por qué ni cómo mis neuronas lograron tamaña sinapsis- un libro que trataba al Averno como una gran oficina pública, y a Mefi como un patrón despiadado con los demonios menores, encargados de tentar a las almas. "Cartas del diablo a su sobrino", de C. S. Lewis, que además de escribir sus Crónicas de Narnia supo ser un apologista cristiano (anglicano, supongo, para desazón de su amigo Tolkien).

    Recuerdo haberlo leído en mis más tiernas juventudes y no haber entendido casi nada. Algún bienintencionado me lo sugirió, como si fuera de mucho provecho, pero no recuerdo haber sacado tantoen limpio. Sí he leído luego a Lewis, en una novela que se llamó "Mientras no tengamos rostro", que en su momento me (Y la peli sobre su vida con A. Hopkins me pareció excelente).

    Bueno, te dejo esto. No sé si alguno de tus comentaristas ha sugerido antes esta relación, me parece que no. No sé si el comentario tiene alguna utilidad, pero lo dejo en la creencia de que lo que nos convoca no es el principio de utilidad.

    Comparto contigo el dato, que es más una anécdota, cazada al vuelo, una victoria menor sobre el Alzheimer.
    Y te agradezco nuevamente tu post, y la buena onda -expansiva- que se genera gracias a él.
    Saluti.

    ResponderEliminar
  15. El Alzheimer -o la dislexia- tuvo su pequeña victoria compensatoria: Referido a la novela que leí de CSL, quise poner que en su momento me... "gustó mucho".
    Sepa usted, doctor, disculpar estos gaps cognitivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo en esa proporción que haces del 70 a 30 aunque a veces la cosa puede variar hacia un lado u el otro. Muchas gracias por tus consideraciónes hacia mi blog, se hace lo que se puede.

      No conocía ese libro de "Cartas del diablo a su sobrino" de C.S. Lewis del que debo reconocer que no he leído nada aunque conozca sus adaptaciones cinematográficas y en especial esa estupenda Tierras de Penumbra.
      Me alegro que hayas encontrado esa coincidencia con la obra de Lewis porque ahora mismo me voy a poner a buscarla en Internet. Lewis es de esos autores que uno ya pasaba en catar en su momento pero que vas dejando de lado por otras urgencias literarias.

      Gracias a ti por tener la gentileza de leerme. Me gusta esa idea de la buena onda expansiva de un post, ojalá fuera así más a menudo.

      Saludos

      Eliminar
  16. Voy a poner aquí en este enlace un texto en su versión castellana que es parte de una obra maestra absoluta de Alvaro Cunqueiro llamada "Merlín e Familia". Sin duda, mi texto diabólico favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Magistral don Álvaro! Me ha encantado ese texto diabólico.

      Me pilla usted releyendo “Vida y fugas de Fanto Fantini…”, que tiene algunos párrafos tal desopilantes como el del diablo fragante. Por ejemplo, cuando recurren al escabeche para conservar un cadáver hasta poder enterrarlo donde era su deseo. Ya todos conocemos que Cunqueiro era un excelente conocedor de los secretos culinarios, y no me refiero al olor a nardos expelido por aquel diablo.

      Saúde y gracias.

      Eliminar
    2. Es un texto maravilloso que a mí siempre me ha encandilado hasta el punto de recrear el propio personaje.
      Habla usted de Fanto Fantini, sepa usted caballero
      que tuve la oportunidad de hacer la crítica de ese libro en la sección cultural de un periódico herculino hace alguna década.
      Mi recomendación a usted y a todos los demás: lean a Cunqueiro. Lean Crónicas del Sochantre, Merlín y familia y todo lo que encuentren de él. Es un acto de puro sibaritismo literario.

      Saúde e arroutada.

      Eliminar
    3. Es un texto maravilloso que a mí siempre me ha encandilado hasta el punto de recrear el propio personaje.
      Habla usted de Fanto Fantini, sepa usted caballero
      que tuve la oportunidad de hacer la crítica de ese libro en la sección cultural de un periódico herculino hace alguna década.
      Mi recomendación a usted y a todos los demás: lean a Cunqueiro. Lean Crónicas del Sochantre, Merlín y familia y todo lo que encuentren de él. Es un acto de puro sibaritismo literario.

      Saúde e arroutada.

      Eliminar
  17. eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh Doc, qué buen texto, hacía mucho que no pasaba por aquí y me alegra tener como bienvenida al mundo infernal, tan parecido tantas veces a la burocracia escolar que he padecido y contra la cual he luchado hasta el momento de mi retiro, y luego también, tan llena de almas mediocres. Nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te echaba de menos, Myriam. El mundo infernal lo imagino kafkiano y burocrático porque ahí es donde el alma se somete definitivamente a la intrascendencia. No son almas mediocres, son almas que se vuelven mediocres en la mediocridad sin esperanza.
      Nos leemos y nos escuchamos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. de acuerdo, van dejando todo en el camino por un segundo vacuo de poder... hasta luego!

      Eliminar
  18. Vengo para despedirme como Joselu y venir a presentarme como Meeri, un nombre que generé por azar en el panteón hindú. Luego he sabido que es un nombre femenino nórdico. No me importa. Mi nuevo blog es el que encontrarás como Desolación de la Quimera. Solo tienes que ir a Profesor en la Secundaria y clicar. Ya te deriva automáticamente. Esta derivación la mantendré un tiempo hasta que sea conocido el nuevo blog. En él abordaré temas no pedagógicos. Siento que estoy cambiando de profesión. Dejo una en que he sido muy feliz (y a veces también desdichado) para iniciarme en otra u otras como viajero y escritor. Todavía estoy a tiempo.

    Te dejo un link al vídeo que hice a mis alumnos en las últimas horas de clase de mi vida en la antigua profesión que estoy abandonando. En sus ojos se reflejan los míos O en los míos se reflejan los suyos. CLASE Y FELICIDAD

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una metamorfosis en toda regla, Joselu, como bien pregonan los hinduístas de los que hablas.
      He mirado en la web y he descubierto que hay un pueblo en Estonia que se llama Meeri y en la foto aparece un palacio bello y decadente. Interesante.
      Todos cambiamos, de una forma u otra y siempre es prometedor abrir un cuaderno nuevo en la vida.
      Estupendo vídeo. En sus ojos se refleja la ansiedad pero también la confianza. Eso es bueno.
      Saludos cordiales. Te enlazo tu nuevo blog

      Eliminar
  19. Ay Dr, me ha encantado! Qué razón tiene, solidarizo totalmente con él.
    Si al final todos, en algún momento, venderíamos nuestra alma por... Por tal o cual. Y cuánto más apurados nos ven más piden a cambio.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josela.
      Yo solo vendería mi alma si tuviese en el armario un alma de repuesto que no me gusta ir de desalmado por ahí sin la debida protección.

      Besos

      Eliminar
  20. Vengo un poco tarde pero has sacado este tema en un momento en que miles de aspirantes a tener una plaza de profesor se examinan este fin de semana. La historia tiene mérito y no todo el mundo está dispuesto a pasar por ello. Ser interino es duro, tener que examinarte cada dos años o año tras año, según les dé, es duro, se une el fin de curso con los nervios de tener que estudiar, del mogollón de exámenes y recuperaciones de fin de curso y, sobre todo, del inminente despido en junio y no saber si van a trabajar el curso próximo. Depende de la nota del examen y de cuántos sean mejores que tú. Creo que en la empresa privada se valora mucho más a quien es realmente bueno en lo suyo. Tiene mucho mérito estar año tras año opositando sabiendo la competencia que hay y que un buen examen no garantiza absolutamente nada. Mi solidaridad con ellos estos días.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Tienen mucho mérito está gente, mucho pero yo en mi texto quería más incidir en el tema de las prioridades de la vida y plantearme si merece la pena tanto sacrificio personal para tan poca, creo yo, recompensa.

    No estoy muy de acuerdo con lo que dices de la empresa privada, por propia experiencia sé que ahí lo que se busca es lo bueno, bonito pero sobre todo lo más barato aunque sea a costa de los dos primeros elementos. La cosa de la rentabilidad, la plusvalía y todo eso.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar