15 abril 2015

Mendigando afectos

    Primer amigo:
  • ¿Cómo estás? 
  • Jodido. He perdido el curro y no sé como voy a pagar la pensión de alimentos de mis hijos cuando se me acabe la prestación por desempleo. 
  • No sabía que te habías separado 
  • Sí, mi mujer se ha largado a vivir con su jefecillo de la oficina. El típico tontolaba trajeado que te mira de arriba abajo. Desde que leyó 50 sombras de Grey ha cambiado su modelo de príncipe azul. 
  • Nunca lo hubiera imaginado, era una chica tan ... tan de nuestro rollo. Bueno ¿y en que te puedo ayudar?
  • En nada. Quería charlar un rato sin más. Contarte mis cosas, que tú me cuentes las tuyas. Intercambiar alegrías y desdichas. 
  • Mira, yo soy muy malo para dar consejos y no sé que decir en estos casos. Además no deberías preocuparte tanto por ti mismo, quizás eres un poco egoísta. Hay gente que lo está pasando mucho peor. Hazte como yo de tres o cuatro ONGs y despreocupate un poco de lo que tienes cerca.
  • Ya te he dicho que no ando bien de dinero y quizás pronto no tenga ingresos. 
  • Ahora que lo dices también soy socio de un comedor social. Si las cosas se te pone muy crudas puedes ir allí. Sin complejos. 
  • ¿A trabajar?
  • No, a comer. No pienses que solo hay mendigos mugrientos, también hay gente normal como tú o yo que lo está pasando putas. 
  • Ufff , vale, vale, te tengo que dejar creo...creo que me están llamando por el móvil.
  • ¿Tan pronto? 
  • Sí, sí. Adiós. 
-----
    Segundo amigo:
  • Me alegro de saber de ti, pensaba que estabas desaparecido en combate. 
  • Si ésto es un combate no apuestes por mí, estoy derrotado de antemano. No se si sabes lo que me está pasando: lo del paro, lo de mi mujer... 
  • Sí  ya sé que estás en una mala racha pero quiero que sepas que no eres el único. Si yo te contara lo mío.
  • Dispara  pues.
  • El director que no deja de tocarme los cojones porque sabe que yo valgo mucho más que él y pretende mantenerme relegado sine die. Luego estoy metido en muchas historias de aquí para allá. Yendo a actividades con la  gente del barrio, en dos otros asociaciones, cursos, viajes y encima me he echado novia. Hay que espabilar, eh. Si no te mueves nadie se va a mover por ti. 
  • Sí, siempre te has movido mucho y has estado muy buen dispuesto para cualquier actividad. 
  • Si lo dices tú por algo será, que eres buen psicólogo. Mi  nueva pareja dice que soy la hostia pero es muy exagerada, ya sabes en una relación nueva... Entre todos me mimáis demasiado. Como sigáis halagándome tanto me lo voy a creer. Jejeje. Me sobrevalorais.  También de vez en cuando meto la pata. Anoche sin ir más lejos...
Cinco minutos más tarde 
  • Pues ya te digo, la tipa aquella no sabía con quien estaba hablando. Puede que yo sea inteligente pero también tengo un carácter muy jodido si llega el caso. Tú lo sabes de sobra. ¿No es así?
  • Sí, tienes mucha personalidad y mucho carácter.
  • Como me conoces, cabrón. Jejeje
Diez minutos mas tarde.
  • Al final yo tenía razón y lo acabaron reconociendo, pero a mí me la suda. Ya sabes que por mucho que la gente habla bien de mí no se me han subido nunca los humos a la cabeza.
  • Noooo, jamás. Nunca se me hubiera ocurrido que eso te pudiera pasar a ti.
  • ¿Ves? tienes que frenarme, al final siempre acabamos hablando de lo mío y nos olvidamos de lo tuyo. Dime, ¿que tal llevas el mogollón que te ha caído encima?
  • Pues...
  • Perdona, ¿has visto que hora es? Se me hace tarde y debo salir pitando a la calle. Tengo una tarde que ni te imaginas. Mejor lo dejamos para otro día ¿vale? Me encanta hablar contigo. Joder, eres un consejero de puta madre. El mejor. Un colega como hay pocos. Chao
-----
    Tercer amigo
:
  • Un jodido masoquista eso es lo que eres. ¿Cómo se te ocurre irle llorando a la gente con tus penas y agobios? 
  • No me eches la bronca, tío, ya vale. 
  • Es que no se puede ser más capullo. A ver si nos enteramos de como funcionan las cosas de una puñetera vez. ¿Tú no vas en el Metro todos los días? 
  • Sí, claro. 
  • Y no te has fijado que siempre aparece un tipo o una tipa que entre estación y estación echa la parrafada sobre sus males y problemas para que le sueltes unas monedas. 
  • Ya.
  • ¿Y cómo reacciona la gente? Unos se concentran en el periódico o en el libro que están leyendo, otros miran al techo, al vacío o por la ventanilla, que ya me dirás que se ve desde una ventanilla en un túnel de vagón de metro. Ni Dios les hace caso. 
  • Pero eso es porque la gente no quiere soltar un céntimo. 
  • Y porque están hartos de historias truculentas por muy reales que pudieran ser. Cuando has oído un montón de historias tristes todas suenan igual. Tus amigos tampoco necesitan historias tristes, ya tienen bastante con las propias. Dales esperanzas,  dales humor y no malos rollos. Aunque luego sueltes una lagrimita por en medio.
  •  Quizás sea un buen consejo.
  •  Pues claro que es un buen consejo pero no te lo regalo así porque sí, que soy un poco rata. Jejeje. A cambio de mi ayuda tendrás que dejarme el coche todo el fin de semana que tengo el mío en el taller y cita con una chica.
  • No me fastidies.
  • ¿Cómo que no me fastidies? ¿A ti que más te da?  Estás deprimido, sin pasta y no deja de ser un peligro que salgas a la carretera en esas condiciones. No se te vayan a cruzar los cables y decidas tomar una medida extrema. Te conozco, bacalao, que eres muy pirao.
  • Cabrón.
  • Y encima un ingrato. Deberías de darte con un canto en los dientes por tener un amigo como yo. De los de verdad. No todo el mundo puede decir lo mismo.
  • 36 comentarios:

    1. Que rata el tío le da consejos y después saca provecho-.Este no da puntada sin hilo y de esta guisa hay mucha gente.Del árbol caído todos hacen leña.

      -Cuanto juego esta dando "50 sombras de Grey"...

      Un fuerte abrazo Krapp.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Sí, Bertha que Dios nos libre de los amigos ejemplares que te estrechan la mano mientras con la otra te quitan la cartera, aunque sea metafóricamente.
        Lo de Grey es un abuso
        Un fuerte abrazo

        Eliminar
    2. Estupendos trocitos de realidad, recuerda un poco a La Colmena. Hoy en día un buen móvil ha sustituido a un buen amigo, y si no, mira dónde quedan las conversaciones entre amigos cuando suena un móvil. Y luego está lo de las 50 sombras de Grey. Yo creo que debería leer el libro o ver la peli, aunque solo fuera por curiosidad, pero me da una pereza... lo que sí leí fue un artículo llamado "Cincuenta sombras de Paqui", que me encantó.
      Muchos besos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Fíjate no había reparado en esa posibilidad, ya quisiera yo. La Colmena es de los pocos libros que me gusta de Don Camilo José.
        Digo yo que el móvil a palo seco y sin alguien que esté al otro lado debe ser un poco horripilante. Me huelo que en esta caso el móvil era una excusa para librarse del otro y sus abominables consejos.
        No caigas en la tentación de leer esa cosa; joder, en ocasiones hay que ser un poco clasista.
        Muchas gracias y muchos besos

        Eliminar
    3. La culpa de todos los males occidentales la tiene la literatura barata como "50 sombras de Grey", al fin y al cabo, ¿o no?

      Abrazo!

      Fer

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¿Es culpa o consecuencia de una sociedad que prefiere la truculencia a la naturalidad de las cosas? Una sociedad que necesita embaucarse con la hipótesis del riesgo, un riesgo artificioso, a vivir en la franqueza y la autenticidad.
        Abrazos

        Eliminar
    4. Vaya cabrón! jajaj, muy actual el relato. Una vez leí un artículo acerca de la importancia de la actitud frente a la vida. Con una hipócrita predisposición positiva hacia todo mucha gente había conseguido incluso fortuna. No es tan descabellado lo que dice el aprovechado. La "gente/parásito" es la que mejor vive, no hay la menor duda. Espero que no le deje el auto a pesar de todo,jajaja. Un besazo Max

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. El Tartufo, aquel memorable de Moliere sigue de plena actualidad y es el triunfador de entonces y de ahora.
        Todos los que triunfan tras un proceso de ascensión social calculado y no por un mérito calibrable, lo hacen vendiendo su alma o su cuerpo en alguna ocasión pero eso no debería ser consuelo para los "inocentes fracasados". Siempre podemos hacer más. Le dejará el auto en la medida en que le falten otras alternativas.
        Besos

        Eliminar
    5. Parece una relación de desencuentros. Uno quiere contar lo suyo, el otro también, y al mismo tiempo ninguno quiere oir al otro. Diálogo a diálogo, lo que tenemos es un puzzle casi completo que representa bastante bien la dualidad y al mimo tiempo la diferencia entre hablar y comunicarse: no son lo mismo. Y en esta sociadad actual, donde todos vamos por la calle bastante cargados con nuestros problemas personales, la comunicación suele ser muy poco fluida.

      Me ha hecho gracia esa militancia en las "oenegés". Es un punto positivo, aunque muchos se metan en ellas solo sea por acallar un poco las malas conciencias.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Monólogos compartidos, algo bastante habitual en ese mundo de ahí fuera.

        Supongo que en toda comunicación es necesario bajar las defensas del castillo porque cuando están demasiado altas todo lo que viene de fuera rebota contra las paredes de las murallas.

        Hay gente que piensa que los problemas de cada cual existen porque están demasiado volcados hacia si mismos de forma ególatra y pretenden que si se afilian a una causa exterior todo aquello se solucionará. Quizás las ONGs sean una posibilidad, quizás no.

        Eliminar
    6. Peliagudo asunto éste de ir contando penas, que los hay que no saben parar. En general tu texto tiene razón, la peña solo quiere contar cómo va lo suyo y abreviar el rollo del prójimo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hay mucho quejica plasta es cierto, pero también hay mucho desaprensivo bautizado como amigo.
        Cierto es que lo propio es prioritario sobre la ajeno pero hay gente que lo disimula fatal. Lo digo por eso de las buenas formas.

        Eliminar
    7. La vida tiene unos u otros colores según la perspectiva desde la que se contempla. Tú, amigo Krapp, te has colocado a ras de tierra y ves un panorama gris y desalentador. Eso tiene solución. Te propongo alguna:

      Súbete a lo alto de la catedral de Vetusta y desde allí observarás que los ciudadanos que deambulan por la rúa son como hormiguitas. Ni tan siquiera puedes captar si tienen o no penurias.

      Otra alternativa es llevar ese mundo que describes a la Calle del Gato de Madrid y ver qué metamorfosis experimenta ante los espejos mágicos. Hasta puede que te entre la risa.

      Sin embargo, la solución más avanzada es la que nos sugiere el famoso tenista Rafa Nadal.

      "Los que lo pasan mal en España quizá serían privilegiados en oros países"

      Ya ves qué fácil resulta ver las cosas de otra manera. Solo hay que cambiar el punto de mira. Acompañas a Nadal o te hospedas en la Moncloa y todo se embellece

      Un abrazo

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Imagino que esa solución que propones en primer lugar debe ser la que justifica el gobierno norteamericano para el uso de drones en sus campañas militares por el Oriente Medio, Pakistan y Afganistán. Si convertimos la vida de los demás en parte de un videojuego no habrá remordimientos a la hora de liquidarlos.
        Lo cierto es que desde cuanto más arriba se ven las cosas menos sentimiento de culpa te generan.

        Intento que estas entradas sea semejantes a la de los espejos de la Calle del Gato o del Museo de Cera donde creo que había algo semejante.

        ¿Por qué molesta esa frase de Nadal? El hecho de reconocer que hay gente que lo pasa peor en otras partes no implica pensar que haya gente aquí que no lo pase mal. A veces hilamos demasiado fino con las palabras ¿no crees?

        Un abrazo

        Eliminar
    8. Interesantes diálogos llenos de humor. Los psicodramas que tienen como centro la pena son especialmente crueles.

      Saludos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Los psicodramas nacieron como forma de sacar a la superficie malestares que están enquistados en la propia conciencia. Su crueldad es la crueldad del dentista que te quita una muela picada. Cuando te la han quitado, cuando el psicodrama ha terminado, uno debe sentirse mejor y más aliviado.
        Muchas gracias.
        Saludos

        Eliminar
    9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      ResponderEliminar
    10. Bueno creo que la Humanidad no ve bien lo que identifica como fracaso, a nadie le gusta comprar cosas a desgraciados.

      Nos apena cuando cierran las tiendas tradicionales, "lloramos" en nuestro corazón ver que se cierra la librería de al lado, es más, nos escandalizamos,. "es una vergüenza", decimos...
      Sin embargo, nos gusta rodearnos de triunfadores, nos atraen como a las moscas la luz los grandes edificios de compras donde pensamos que podemos comprar más cosas que no nos hacen falta más baratas.
      Algunos a esto lo llaman evolución natural, fijarnos en el superviviente más que en la victima. Somos así, de vez en cuando para acallar nuestras vocecitas interiores o para ser socialmente correcto nos fijamos en las victimas y decimos que queremos ayudar, de corazon; pero... en el fondo son una parte insignificante de la sociedad los que realmente tienen vocación decidida por ayudar.

      Así que si estamos jodidos, es mejor callarnos,emplear nuestras fuerzas en buscar los medios para salir del mal momento y no albergar falsas esperanzas y mucho menos mendigar caridades que deberemos devolver de una forma u otra.
      Aunque hay días y ocasiones en que la espiral del desanimo es muy fuerte, no debemos dejarnos arrastrar y mucho menos publicar,hay mucha gente que se alegra. hay vampiros de energía que antes de crecer en su espíritu, se apoyan en la desgracia ajena para, según ellos,ver lo listos que han sido , sin darse cuenta de su cobardía que es tomada como sentido comun.

      Un saludo

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Yo quiero pensar que nuestra sensibilidad no se ha reducido tanto como para confundir lo que es un fracaso comercial o un fracaso social con los fracasos cotidianos que todo ser humano tiene a lo largo de su vida.

        Quiero pensar que el ser humano no es una cosa fluctuante el mercado de valores pero ojo a lo mejor me equivoco. A lo mejor hemos conseguido lo que soñaban los reduccionistas de antaño y hogaño: hacer de cada una máquina que vale lo que valen sus resultados. Un curriculum con patas y presentable en cualquier reunión.

        Hay vampiros de la energía ajena es cierto, pero mejor huir de ellos y al menos manejarnos por unas reglas mínimas basadas en el quid pro quo.


        Saludos

        Eliminar
    11. Pues yo tengo una imán para la gente esa que da la vara en el metro, en el tren, etc. Me has dado algunas claves para deshacerme de ellas, jaja.
      Respecto a las desgracias, lo que estoy observando alrededor es que vienen como dice el refrán y tu relato, siempre juntas.
      Bicos, Krapp.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Me encanta cuando te sale el lado macarra, jaja.
        Es que las desgracias hacen agujero y luego todo es un coladero.
        Bicos

        Eliminar
    12. Mi padre me decía que él no contaba nunca las penas a los amigos. Que los divierta su padre, concluía. En muchas cosas he terminado por comprenderle a pesar de nuestras diferencias que se mantuvieron toda la vida. En esta, no sé qué pensar. "Que los divierta su padre". Porca miseria.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Es complejo el tema y en mi entorno familiar he oído cosas parecidas. Quiero suponer que hay algún matiz social en este asunto, algo relacionado con aquella posguerra terrible en que todos desconfiaban de todos y nadie se fiaba de las confesiones ajenas, en un mundo donde había una apoteosis de la delación.
        En los tiempos duros la desconfianza crece y cualquier amigo puede ser un enemigo potencial.
        Porca miseria, sí.

        Eliminar
    13. No sé si aplaudir esta ristra de desgracias humorísticas o si ponerme a llorar.
      Un abrazo.
      HD

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Lo que te salga de dentro. El escribiente también tiene un sentimiento agridulce.
        Un abrazo, Humberto.

        Eliminar
    14. Ahora que estoy en esta (no sé como llamarle a esta fase mía) modo orejas/ojos silenciosos desatascándose de indigestiones de adioses, partidas, idas y venidas..jaja no sé, algo así... se me pasará;) más que nunca a la vista del tema de tu entrada te debo una atenta escucha...(lectura)aunque para qué voy a mentirte... sieeempre es un inmenso placer leerte y lo sabes.

      No creo que tu sufrido protagonista mendigue afecto, si acaso atención, que le escuchen.. desahogarse ...lástima qu lo haga con un bloque de granito, que ese tiene de amigo lo que yo de bombera .. además ¿alguien no lo necesita? no hablo de llorones profesionales.. hablo de soltar lo que te agobia ¿de verdad nos hemos convertido en estos seres tal cínicos y miserablemente egoístas? sé que la respuesta es sí en muchos casos. Ojalá este genial diálogo tuyo fuera solo ficción fruto de esa alucinante imaginación... pero va a ser que no. Es tan real ( salvo el final, que para eso además de morro.. jaja... hace falta mucho ingenio:-) que me ha asustado leerte.. me ha apenado, más que asustado, es verdad que cada vez vamos más a lo nuestro...nuestro horizonte no va más allá de nuestro ombligo, tanto filosofar, rezar y cultivarnos para ser la sociedad más miserable y autista que ha existido nunca ¡qué pena de humanos xD! y sí, es verdad como dice el lúcido y brillante comentario de nuestro querido LUIS ANTONIO ( jo! qué bien os encuentro a todos a mi vuelta a la vida aquí:-) que siempre hay otras perspectivas, ángulos y modos de ver la realidad que nos toca vivir, siempre hay otros que están mucho peor, sí, aun así...desahogarse, que nos escuchen, sacar fuera lo que nos atornilla dentro es tan necesario, tan importante que solo espero estar y ser todo orejas, brazos y todo lo mejor que haya en mi para cuando un amigo lo necesite... eso es ser amigo, lo demás... usar en vano la palabra amigo. Va a ser eso, que ya no sabemos ser .. ni amigos.

      En fin, el día que se me olvide lo que te acabo de escribir, seré un felpudo de persona, como lo es el merluzo de tu diálogo. Si me ocurre y tú eres testigo, puedes recordármelo y atizarme, te dejo;))

      Muchos besos silenciosos aun, pero con el mismo cariño de siempre Dr.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hoy además...( simplemente porque es hoy.. porque sí... como la caja roja de Netstlé:-) .. un enoorme beso sonoro jaja de esos en el moflete que escuchan los vecinos... naaadie debería mendigar cariño ..¡ si es gratis ! .. hasta para regalar algo gratis vamos a ser cutres, xD!.. además tú lo tienes ganado por méritos propios, como seguro tu prota, a pesar del merluzo de su dialogánte que llamarle a ese amigo me da alergia :-) Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakkss!!!

        Eliminar
      2. Dices que mendiga atención y no afecto.
        ¿Crees que hay atención si no hay algo, un cierto afecto?
        ¿Acaso no desconectamos la antena cuando alguien que no nos importa nos cuenta sus cosas?
        Los tres amigos, podría ser uno pero mi idea era hacerlo sobre tres personas diferentes, actúan como si no lo fuesen porque a lo mejor no lo son y el pobre hombre recurre a ellos pensando lo contrario.
        Pero hay una posibilidad que podría ser más inquietante. ¿Y si son amigos de verdad y entienden la amistad de esa manera y creen que están haciendo lo correcto?
        A mí eso me da mucho miedo porque a lo mejor la naturaleza humana se ha ido moldeando poco a poco para crear una sociedad en donde las viejas palabras que implican cariño y afectividad, han perdido su significado aunque se sigan empleando por rutina, conveniencia o por no saber con que sustituirlas.
        Quizás la sabiduría y el exceso de información tienda a comerse los sentimientos.
        Quizás vivamos en una especie de lucha entre nuestra intelectualidad y nuestra emotividad. Quizás en la medida en que triunfa aquella va reduciéndose ésta como si alguna de las dos quisiera hacerse dueña del todo el escenario.

        Muchos gracias por tus besos polimorfos y sonoros que te devuelvo con sumo gusto.
        La buena gente se merece tener buenos amigos

        Eliminar
    15. ME HAS HECHO ACORDARME DE ALGUIEN DE QUIEN QUISIERA UN DÍA DEDICAR UN RELATO MUY PARECIDO A TU IDEA.
      SIEMPRE ME ADMIRA ESE SARCASMO TUYO. APLAUSOS.

      ABRAZOS
      CARLOS

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Pues nada, quedas emplazado para ese texto que adivino sugerente y esclarecedor.
        Gracias, hasta por los aplausos inmerecidos.
        Abrazos

        Eliminar
    16. Buena historia y real como la vida misma. ¿Por qué razón, siempre que alguien cuenta sus desgracias, termina escuchando las ajenas? Es curioso, pero... Como bien dices, todos tenemos nuestras penas y buscamos quien nos cuente alegrías. Un saludo!!!☺ ☺ ☺

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Debe haber un quid por quo en todo ésto, un toma y daca.
        Todo el mundo en realidad quiere contar sus males pero teme que pueda resultar abrumador y pesado. Lo mejor es que alguien te cuente sus cosas antes para sentirte con carta blanca para contar las tuyas.
        Las alegrías, por regla general, se quieren disfrutar a solas no vayan los demás a quitarte un pedazo del pastel.
        Saludos, Humoreo

        Eliminar
    17. Yo me quedé con la duda de si las tres llamadas eran con el mismo "amigo" o eran distintos. Si era el mismo, menudo hijo de su #$%&, si eran distintos, vaya que está bien rodeado este pobre tipo...

      Saludos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Mi idea al escribirlo era retratar a tres amigos diferentes y con características diferenciadas.

        El primero podía ser el típico tipo que cree que todo se soluciona recurriendo a lo social o a la colectivo olvidándose de las peculiaridades de cada cual. El segundo es el clásico egocéntrico. Mientras que el tercero es el amigo que te mortifica con broncas y luego exige su premio.

        Ni que decir tiene que todos estos personajes son producto de mi imaginación y no se corresponden con personas reales. Rasgos exagerados para retratar situaciones de pesadilla, no personas.

        Saludos, Andrés. Bienvenido a este espacio.

        Eliminar
    18. La sabiduría popular lo ha expresado muy bien, que para eso es sabia: Con amigos así, ¿quién necesita enemigos?

      Realmente vivimos en un mundo donde cada uno va a lo suyo y encima quiere quedar bien a toda costa. Si hay que echarle teatro, se le echa; y si no una buena ración de cara dura.

      Ainssss pobre hombre, yo espero que si finalmente se decide a visitar un comedor social, conozca allí a alguien que valga la pena.

      Estupendo post!! Saludos :)

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. El ensimismamiento es un deporte de moda porque a fin de cuentas siempre es mas fácil contemplar el propio ombligo que los ojos ajenos, no te vayan a contagiar algún virus.
        El mundo actual para regocijo de los gobernantes se rige por el principio de: primero yo, luegonyo, luego yo... Y al final si tengo tiempo y no tengo nada entre manos un poquito tú. Pero poquito ¿eh? no me des la tabarra con tus problemas que yo ya tengo los míos.
        Saludos y gracias. Encantado de verte por aquí

        Eliminar