06 noviembre 2011

Sherlock Holmes desafía al futuro

La jornada había sido especialmente dura. Una vez más la consulta se había llenado de pacientes reales e imaginarios en arbitraria mezcolanza. Eran pocos los que venían por mis cualidades médicas y muchos  los que siendo entusiastas lectores de las peripecias de mi amigo Sherlock Holmes, no tenían reparo en pasarse por enfermos y conocer así a su biógrafo oficial. Algunos ilusos incluso creían, que con un poco de suerte, podrían de buenas a primeras tropezarse en mi despacho con su idealizado héroe.  
Holmes, siempre Holmes. Y sin embargo necesitaba de su lucidez y misantropía para liberarme de mis agobios. 
Era un día ventoso del mes de noviembre y me arrebujé bien dentro del coche. Mientras el landó corría por calles semidesiertas alfombradas de hojas secas, mi imaginación volaba hasta encontrarse con el aromático té de Mrs. Hudson y los leños ardiendo en la chimenea del destartalado aunque acogedor gabinete. Amodorrado, llegué al 221 B de Baker Street y casi di un salto de estupor cuando vi a mi a amigo plantado delante del umbral de su casa.

  • ¡Watson! -me chilló desde la escalinata-. Le estaba esperando. No despida el coche, vamos a necesitarlo.
Tras dar órdenes al cochero, mi excéntrico y agitado amigo se arrellenó en el asiento contiguo. Esperé a que se serenase antes de hacerle la pregunta obvia.
  • ¿A dónde vamos, Holmes?
No se ahorró su habitual sonrisa de suficiencia al contestarme.
  • Al futuro, querido amigo. Al futuro.
  • Holmes, hoy no estoy dispuesto a aguantar ni sus bromas infantiles ni su habitual falta de cortesía. Si no me dice la verdad, procederé a abandonar este vehículo al instante.
  • Querido doctor, no sea tan susceptible. Si le digo que vamos al futuro es que vamos al futuro. Esta mañana he recibido una misiva de alguien del que sin duda habrá ha oído hablar. Me refiero al Viajero a través del Tiempo.
  • ¿Se refiere al individuo que protagoniza la novela de Herb Wells? ¿Aquel que fabricó una máquina capaz de atravesar los siglos con la misma facilidad con que nuestros ferrocarriles atraviesan las yardas? Es un personaje de ficción, Holmes.
  • Nosotros también somos personajes de ficción, Doctor Watson.
  • Pero tenemos más enjundia. Poseemos nombre propio, historial y domicilio conocido.
  • Da igual lo que piense, Doctor. El Viajero ha solicitado nuestra ayuda y el asunto me parece lo suficientemente importante como para tomarlo en consideración. Se lo resumiré en pocas palabras: en una de sus tournées futuristas nuestro hombre ha contemplado un espectáculo que lo ha dejado anonadado.
  • ¿No me diga que ha sido testigo del colapso final?
  • No, no ha llegado tan lejos pero sí ha sido testigo de una hecatombe. Una hecatombe europea europea para ser precisos. Dentro de unos cien años muchos de los países donde ha nacido nuestra civilización caerán en la bancarrota y luego serán espoliados, colonizados y prácticamente esclavizados por las potencias supervivientes.
  • No tiene nada de extraño, Holmes. Ha pasado cientos de veces ¿Cómo creé que se edificó nuestro opulento imperio británico? ¿Por cierto, nuestro país no estará entre los damnificados?
  • No lo sé, Watson, pero me gustaría que abandonase por un momento su estúpida insularidad británica y pasase a tener una perspectiva global de las cosas. Hablo de la vieja Europa devorándose a si misma, no de la India ni de ninguna de esos territorios exóticos y salvajes que nadie conoce. 
  • Los países que llama exóticos y salvajes también tendrán sus derechos, digo yo.
  • No sea ingenuo, Watson, la suerte de Europa es la suerte del mundo en estos primera década del siglo XX y nada indica que las cosas vayan a cambiar en los próximos cien años. Nuestro objetivo es saber que fuerzas siniestras se esconden detrás de esta catástrofe y tratar de impedirla.
Mientras Holmes pronunciaba sus lapidarias palabras, el carruaje llegó a su destino.

21 comentarios:

  1. "la vieja Europa devorándose a sí misma"
    ...resulta antropológico, el canibalismo.

    ResponderEliminar
  2. Por si puedo ayudar a tan afamado detective y ponerle en antecedentes.

    Unas sociedades secretas cuyos componentes se refugian en lo que se han denominado,(de forma muy lúgubre), sociedades anónimas. Quieren un retraso de un siglo en las condiciones de vida de las personas de este continente.
    En vez de exportar nuestro modo de vida y nuestro bienestar, quieren que importemos las penurias.
    La lucha va a ser dura, primero porque es difícil identificar al enemigo, ya que aparte de esconderse en las "sociedades anonimas", se escuda en lo que ahora se llaman mercados y estos no son lo que en sus tiempos eran (lugares donde se producian intercambio de bienes o servicios) sino complicados entramados de comunicaciones cuyo origen se nos muestra muy difuso. Aunque a poco que se mire son de fácil localización, estan en los "paraisos", no en aquel de la Biblia sino en lo que se llaman paraisos fiscales. Estos tenebrosos señores anónimos se refugian en pequeños países ocultando su identidad en miles de sociedades anónimas. Vienen a Europa hacen subir los precios de las cosas y luego los beneficios los eluden de la ciudadanía. Siempre buscan derechos primarios para enriquecerse, primero fueron las viviendas y al caer el mercado fueron a por la energía y después a por los alimentos. Le aconsejo que se traiga su coche de caballos pues ahora desplazarse se esta convirtiendo en un lujo, como la luz eléctrica y más tarde la alimentación (que ya se eta negociando la política agraria común, para dar entrada a estos, con perdón, hijoputas).
    Que Fortuna le sea propicia.

    ResponderEliminar
  3. Me temo que, por una vez, la proverbial agilidad mental y deductiva del señor Holmes no va a servir de nada. Porque esta vez no se entrenta a un malo "standard", sino a una maraña de organizaciones transnacionales -globales, les dicen ahora- que no tienen cara; o tienen muchas, pero inaprensibles.
    En cierto modo, suscribo el comentario del señor Temujin. Y lo malo del asunto es que las teóricas "fuerzas democráticas" que nos representan parecen más bien sus lacayos.
    Lo que deben de estar riéndose los países "exóticos y salvajes": para salvajes nosotros. Bueno, nosotros no: los globales.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, que se me olvidaba, hay que tener mucho cuidado con sus cómplices. Una casta de gente que vive del pueblo y que hace una dejadez asombrosa de sus funciones. Estos señores amparados en el bipartidismo, es decir, ahora me toca a mi y mañana a ti, impiden que cualquier pensamiento critico entre en los órganos de decisión.
    Tal vez sea, porque así, no podrán seguir los dictados de las S.A. y los mercados y eso les produce soltura de vientre. Son los cómplices necesarios y lo malo es que mucha gente piensa que esto es el gobierno del pueblo.
    Que Fortuna le proporcione valor.

    ResponderEliminar
  5. Me he cruzado con Paseante y parece que hemos coincidido...

    ResponderEliminar
  6. Todo y todos estamos sometidos a las leyes de la entropia, estimado Dr; pero al final todo se transforma y se vuelve a repetir..... La vieja Europa; la reconquista de la comida de la abuela....y lo que venga.

    Se te echaba de menos. Salud

    ResponderEliminar
  7. A mí me gustaría saber si Holmes y el Dr. Watson han llegado ya y los tenemos por aquí intentando poner un poco de sensatez en este mundo global e injusto. El futuro de principios del siglo XX nos ha traído una brecha cada vez más grande entre ricos y pobres mientras que la querida Europa cada vez pierde más todos los derechos de sus ciudadanos conseguidos a lo largo de un siglo. Volveremos a Upstairs Downstairs, a clases sociales cada vez más diferenciadas por los dictados de los mercados, que son el poder.

    Al menos que nos quede una tacita de buen té que echarnos a los labios.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que si estos personajes aterrizaran realmente en nuestros días, petaban del desconcierto... Lo que pasa aquí supera su lógica manera de desentrañar misterios y rompecabezas.

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  9. p.s.... Eso sí... me apunto a la "nice cup of tea " de Angie ;-)

    ResponderEliminar
  10. Antropofagicamente antropológico, TESA.

    TEMUJIN, nuestro querido sabueso ya se ha encarado en más de una ocasión con pertinaces y maléficas sociedades secretas y además le encantan los desafíos. A fin de cuentas todas estas redes endemoniadas están creadas por hombres como los demás por mucha soberbia que gasten y mucha parafernalia que utilicen para demostrarnos que son infalibles. La cuestión puede estar en encontrar el nudo gordiano en el que derivan todas las conexiones y cortarlo sin contemplaciones. Apuesto a que eso es lo que gustaría hacer al afilado detective.

    ResponderEliminar
  11. Por qué son inaprensibles, PASEANTE? ¿No será que quieren que pensemos que no se puede desvelar quien se encuentra al final de esa maraña?
    Estoy pensando en aquel célebre terrorista Chacal del que se decía que en realidad no existía o el líder de Sendero Luminoso del que se pensaba que había muerto o recientemente de Bin Laden del que muchos decían que había muerto en aquellas cuevas. Al final si eran seres reales que sostenían poderosas organizaciones menso invulnerables de los que se creía. Independientemente de todo ello es cierto que los llamados líderes democráticos nos han metido en un bucle realmente inconcebible. Pero hasta en eso no hay novedad, pensemos en como las naves cargadas de oro de las Indias llegaban a España para pasar luego directamente a los banqueros prestamistas, los célebres Fucar, que financiaban las guerras de los Austrias en toda Europa.

    Estamos sometidos a la entropía KUTO pero hay poca en todo lo que nos ha tocado vivir y como bien dices todo se vuelve a repetir, como un carrusel cansino y previsible. Gracias por acordarte de mí salud, amigo.

    ResponderEliminar
  12. Deben de estar a punto de viajar ANGIE, pero hay que darles su tiempo. Yo creo que los que añoran los viejos tiempos de la servidumbre, donde cada uno ocupaba su lugar lo tienen más difícil de lo que piensan. La gente no renuncia con tanta facilidad a sus derechos si realmente los vive como suyos. Es cierto que en esta coyuntura corren cierto peligro pero el sistema básico sigue en pie y dudo mucho que los políticos que a fin de cuentas viven del voto ciudadano se arriesguen mucho más de lo que ya lo han hecho. Eso no quiere decir que no haya que estar atentos a lo que pueda suceder.

    Seguro que Holmes encontraba la lógica del asunto, que la tiene, menudo era él. Te puede garantizar que aunque parezca otra cosa, Mariano Rajoy no tiene la patente exclusiva de lo que él llama "sentido común". Por cierto, que pesado es el tío con ese tema.
    Un beso, NOVICIA

    ResponderEliminar
  13. Un relato tal cual para la situación que estamos viviendo.


    Recuerdo que los paises latinoamericanos se escaquearon en la última Cumbre Iberoamericana, parece que la Madre Patria ya no es lo era.
    China, el gigante todopoderoso comprando deuda estadounidense.

    Y los tiburones de las finanzas esperando la caída del euro.

    Y los pobres y dolientes ciudadanos esperando poder levantar cabeza.

    Que vengan Holmes y Watson a poner un poco de orden!

    ResponderEliminar
  14. Los herederos de Sión, mal llamados, ingleses siguen dominando la situación.
    Un abrazo, Krapp.

    ResponderEliminar
  15. Lo tienen complicado, JOSELA, ellos aman la cordura por encima de todas las cosas y en todo lo que pasa por encima de todo lo que falta es cordura. Cordura y no sentido común, que nunca ha existido excepto en la cabeza de Rajoy algunos como él.

    Ya quisieran los pobrecitos. Me temo que se han quedado a vivir en los tiempos heroicos en que John Bull tenía el mundo bajo sus relucientes botas.
    Un abrazo, TORCUATO.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡Fantástico!! Conan Doyle, a pesar de que llegó a aborrecer a su creación, estaría encantado de sumergir a su personaje en tal aventura. Pero una sombra acecha a nuestros héroes: sin duda Moriarty ha viajado también al futuro y está manejando los hilos que desarrollan la tragedía (al duo Merkozy lo he visto siempre muy moriartiano).

    ¡¡Dios salve a la Reina y a nuestros héroes!!

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Fantástico!! Conan Doyle, a pesar de que llegó a aborrecer a su creación, estaría encantado de sumergir a su personaje en tal aventura. Pero una sombra acecha a nuestros héroes: sin duda Moriarty ha viajado también al futuro y está manejando los hilos que desarrollan la tragedía (al duo Merkozy lo he visto siempre muy moriartiano).

    ¡¡Dios salve a la Reina y a nuestros héroes!!

    ResponderEliminar
  18. Gracias, ENRIC.
    Conan Doyle pertenece a la estirpe de los escritores de anticipación que sabían ver más allá de lo que la realidad le ofrecía. Aparte de las historias de Holmes están las del Profesor Challenger para darnos cuenta de sus conocimientos y su intuición. Intuición que por ejemplo le permitió hablar de una mafia italoamericana 50 años antes de que se hablase abiertamente de la Cosa Nostra. Intuición para ver el clima de tensión que se vivía en Europa antes de la Primera Guerra Mundial y que se denota en cuentos que tienen como eje los problemas que pueden originarse tras la pérdida de unos papeles diplomáticos o el descubrimiento de los amores clandestinos entre un jerarca y una amante inapropiada. Para ello Sherlock cuenta con la ayuda de su hermano Mycroft una especie de alma gemela que se supone pertenecería a los primitivos Servicios Secretos Británicos. James Bond o George Smiley andaban cerca.

    ResponderEliminar
  19. Pues mucho me temo que si no cambian mucho las cosas, así será...
    Dale un vistazo a esto:
    porque grecia y españa no se recuperaran

    ResponderEliminar
  20. No tengo el más mínimo interés por viajar al futuro. Se intuye tan sombrío... Tampoco me quedo sólo con el presente, aunque sea lo único que tenemos. Como los nostálgicos, a los que siempre taché de viejos, me refugio en aquellos momentos del pasado que me han dejado alguna que otra huella indeleble...

    ResponderEliminar
  21. Admiro a Navarro pero creo que le da demasiada importancia al matiz ideológico de la cuestión cuando está claro que la socialdemocracia ha sido uno de las baluartes de la penosa situación económica en que vivimos, incluso con más culpabilidad si cabe ya que ha adormecido a las clases trabajadores integrándolas en esta rueda infernal en la que estamos sometidos. Las mejoras sociales en las que basó toda la política socialdemocrática están basadas en la potenciación del tinglado financiero actual y no en su transformación. Al final han demostrado que son una parte más de un sistema que debe fenecer para crear una verdadera alternativa de cambio. Así lo pienso yo, CRISTAL00K.

    Te estás haciendo mayor, LUIS. Los personajes de Conan Doyle aún creían en los sueños futuristas de la ilustración aunque ya le empezaban a ver las orejas al lobo. Tenían mejor futuro que el nuestro, es obvio.

    ResponderEliminar