24 julio 2011

Un negocio llamado Amy

Escribí en  mayo del 2009  en mi otro blog, Sinfonía Azul una entrada que titulaba: No os cargueis a Amy (Aquí la tenéis). 
Al final lo consiguieron. 
Es tan triste todo. 
Creo, como decía entonces, que Amy Winehouse representaba una de las mejores cosas que le había pasado a la música desde comienzos del milenio. Había más autenticidad en cualquier  estrofa de sus canciones -de la que ella era autora- que en toda la carrera musical de esas cantantes de moda que se pasean de festival en festival susurrando manidos standards de jazz o los viejo éxitos de la bossa nova. Pera ya se sabe, la máquina tenía hambre atrasada y necesita seguir alimentándose periódicamente de cadáveres jóvenes que se atreven a poner a prueba los límites. 
Cadáveres jóvenes asesinados por el éxito, luego descarnados para ser manufacturados como  objetos de culto. Simples globitos para que manejen los niños necesitados de mitos. 
No es nada nuevo, el tráfico de reliquias siempre ha sido un buen negocio. Pero antes requiere un trabajo previo: hay que convertir a la persona en personaje y de personaje en caricatura. 
Resaltar sus carencias. Reírse de su fragilidad. Convertir su  legítima rebeldía en pura excentricidad, en puro frikismo para risas de monologuistas de tv. o portadas de diarios de Rupert Murdoch
No importa quien hay detrás. 
No importa lo que nos estamos perdiendo. Esa voz. Esa calidad musical. Esa calidez  adulterada por la mala vida, el vampirismo de los aprovechados y la infinita perversión de los medios.
Una vida desequilibrada, un marido cretino, un padre ventajista, alcohol, drogas... 
¿Qué más da? Si no hubieran sido esas circunstancias serían otras. 
Amy era un pastel muy apetecible. El cóctel ideal. Y encima tuvo la ocurrencia de morirse con 27 años.
Un chollo, vaya. El negocio perfecto.

22 comentarios:

  1. Lamento la muerte de Amy, por ser una cantante de voz impresionante y de una intensidad y sentimiento fuera de lo común (tengo sus dos discos, no sé si llegó a sacar alguno más). Sin embargo, no he entendido nunca ese mundo extremo que rodeaba al personaje (o sí, y por eso me repelía) y que se destacaba siempre más que su voz. Esa imagen destroyer que se daba de ella -y que también se podía ver en algún concierto en DVD)- era odiosa [la del estereotipo de genio frágil, autodestructivo... un personaje construido para exprimir el drama de la persona que hay tras él con afán crematístico]. Pero por Dios, era genial, qué locura morir con 27 años y con esas potencialidades que se le adivinaban. Una lástima. Ahora, exprimirán su legado musical hasta la extenuación. Un gran y podrido negocio se abre con su muerte. Reconozco que pensaba que podía pasar, pero no que iba a pasar necesariamente. El mundo de los media (el amarillismo) y todo lo que rodea el "negocidio" de la música es nauseabundo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, bueno... pobrecita... ha tenido la oportunidad de trabajar en algo que supongo, le gustaba, se había convertido en alguien con éxito y capacidad monetaria para darse una buena vida.
    Lo que ha encontrado es lo contrario
    ¿Y su parte de culpa???
    Yo opino que el 90%

    ResponderEliminar
  3. Hola Doc,

    Coincido con tu entrada hasta en los signos de puntuación amigo. Sin duda Amy era apetecible y la verguenza es que ahora aún lo será mucho más.

    Entiendo que Amy ha tenido su parte de culpa, sin duda. Pero seguramente ella no deseaba estar así. Su vida le había marcado en exceso y nunca fue capaz de superarlo. El espectáculo que ofrecía en sus apariciones públicas era casi siempre dantesco y esa alta probabilidad de escándalo propiciaba la presencia de centenares de cámaras dispuestas a captar la escenita. Luego, los editores de informativos televisados, radiados o escritos y los mordaces tertulianos de programas de escaso valor casi siempre consideraban que ver sufrir a un ser vivo enfermo era noticiable y divertido. Al fin y al cabo era una chica joven y guapa, ligera de cascos, dada a los excesos y con mucha mucha pasta. "Que se joda!!!!! Si yo tuviera lo que ella tiene no haría eso!!!!", decían. Creo que todos ellos contribueron a lo que hoy lamentamos aunque en los tiempos que corren lo que comento pueda llegar a sonar ridículo.

    Hoy resulta sencillo encender el televisor y ver a un periodista con carrera reirse de alguien que dispone de un nivel cultural bajo, es feo, gordo, canta mal o simplemente es un poquito retrasado. Resulta divertido, parece ser, pero tiene consecuencias. A veces, muchas veces, no las vemos. El personaje en cuestión no llegó a ser demasiado conocido o simplemente la gente se olvidó de él. Amy no era tonta, ni inculta, ni retrasada. Amy sufría porque era incapaz de aceptar el mundo que había a su alrededor. Era una enferma y entre todos convirtieron su vida en un circo muy rentable. Ahora ella ya no está y los dueños de la discográfica se frotan las manos. Temas inéditos, homenajes, grabaciones perdiidas, sus primeros grupos... ya valía más muerta que viva.

    Un excelente negocio. Una patética verguenza. Una más.

    Saludos y perdona Krapp por la extensión del mensaje.
    Jazzy

    ResponderEliminar
  4. ¿Alguien le dijo algo bueno en su vida? lo dudo, su vida era la vida del típico artista...
    Es posible que algunas personas a las que Fortuna les concedió privilegios, cuando están en el mundo real no sepan o no quieran adaptarse. Alguien se va a hacer rico con esta muerte.Musicalmente hablando, la verdad soy un ignorante, no la había oído (consciente de que fuese ella), ahora la he buscado y desde luego tiene una voz impresionante...

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy con Tessa en este tema. Por supuesto que se la ha utilizado, se han aprovechado de ella, no sólo los que la rodeaban en el ámbito de trabajo, sino sus propios allegados... Lo más triste que le puede pasar a una persona, porque cuando ves que te hundes o te hunden en la mierda sin remedio, al menos la mayoría tenemos a nuestra gente que siempre te tienden un cable al que agarrarte, pero eso, al parecer, le faltaba a ella también... Aunque tb es verdad que cuando estás metido hasta las cejas en esa vorágine de excesos y la consecuente autodestrucción, de poco sirven los cables amigos....
    Supongo que era una mujer frágil y muy sensible que supo gestionar el éxito que se le vino de golpe encima para asfixiarla hasta morir.
    Lo he sentido muchísimo. Creo que tardará mucho tiempo hasta que vuelva a surgir otro talento tan natural, tan innato, tan genuino como el suyo.

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, Pesadillas. Siendo como era una cantante extraordinaria venía como anillo al dedo para convertirla en carnaza para los buitres mediáticos. Ella misma, cuando estaba en medio de la vorágine, jugó con la prensa y se reía abiertamente de los medios con sus provocaciones; lo que ocurre es que al hacerlo ella ponía como prenda su propia estabilidad emocional y los otros vender unos cuantos ejemplares más o tenera más audiencia en televisión.

    ResponderEliminar
  7. No sé si es cuestión de culpas, Tesa. Por supuesto cada uno que haga con su cuerpo lo que mejor le apetezca pero me da pena. Me da pena que un ser de tal capacidad se vaya al abismo ante la indiferencia de muchos, el afán crematístico de otros y las risas de los que eran incapaces de ver lo que había detrás de la caricatura.

    ResponderEliminar
  8. También estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Jazzy. Hemos llegado un punto en que todo es objeto de espectáculo y escarnio. Un escarnio privado y a distancia. Un escarnio en zapatillas y en la que no corremos ningún riesgo. Estamos protegidos por la distancia y la multitud, además podemos acusar a los medios de que fueron los que tiraron la primera piedra. En ese escarnio se confunde lo bueno con lo patético en una enorme ensalada donde todo se vuelve inocuo e indistinto. Seguro que mucha gente piensa que Amy Winehouse era una Belén Esteban a la inglesa y poco más. Dichosos Janis, Jim, Jimi que vivieron tiempos en que las cosas no andaban tan mal y Murdoch no había construido su repugnante imperio.

    ResponderEliminar
  9. Quizás le dijeron cosas buenas pero no aquellas que precisaba oír, Temujin. Una niña de voz prodigiosa cantando en pubs y bares de Londres desde los 13 años. Un padre aprovechándose el triunfo de su hija. Un novio presumiendo de que fue él quien la metió en las drogas. Tuvo privilegios pero a cambio perdió muchas cosas que los demás consideraríamos cotidianas.

    ResponderEliminar
  10. El problema es cuando esa vorágine da dinero a algunos aunque sea a costa de la salud de la protagonista. Esta gente siempre está irremediablemente sol. Michael Jackson estaba irremediablemente solo a pesar de ser quien era. Llegará un momento en que no sabes precisar quien son amigos o gente que se aprovecha de tu popularidad. Debe ser un sentimiento realmente trágico porque tampoco son gente que le hayan dado todo hecho. Amy empezó desde abajo pero se cayó al vacío desde las alturas, unas merecidas alturas creo yo.
    Besos, Novicia.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja me recuerda el valor catastral de mi piso: valor del suelo: 100.000 euros; valor de construcción 15.000 euros.

    Lo más productivo para venderlo es quemarlo primero, así el terreno estará preparado para posibles especuladores libres de impuestos (porque no los pagan).

    No creáis amigos que el mundo es bueno; mas bien el mundo es un sálvese quien pueda. Todos estamos rodeados de hienas que esperan nuestra muerte para alimentarse de nuestros despojos.

    Cuanto más éxito y riquezas tengamos mas hienas tendremos a nuestro alrededor.

    Ha habido muchos casos de estos. Se me viene a la memoria el caso Legrá, que al igual que muchos boxeadores de carrera efímera fueron hábilmente explotados y exprimidos por los chupópteros de turno.

    ¿Pena?. ¿Tristeza?.

    Ley de vida.

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, carne de mitología y merchandising... a la voz de ya! como antes Joplin, Morrison, Hendrix y algún otro que seguro se me escapa... Era y va seguir siendo un bocado muy apetitoso para no importa la multinacional que la "llevase"... que deben de estar ya frotándose las manos, pensando en explotar el filón...
    En fin, que suscribo todo lo que expones en tu entrada y ojalá descanse en paz, donde quiera que esté.

    ResponderEliminar
  13. Es un buen ejemplo el inmobiliario, Rrío. El mundo no es bueno pero necesitamos pensar que lo es o que puede llegar a serlo para no abandonarnos a la desesperanza y la desdicha.

    Carne de mitología y producto de mercado pero no deja de tratarse de una cantante extraordinaria, Cristal00k. Por lo menos el negocio que se hará a su costa tendrá como virtud el revelárselo a gente que pensaba que era simplemente material de escándalo para las revistas del higadillo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre nos han ido las reliquias. Antes eran de santos, luego de héroes y ahora de ídolos de ese genérico tinglado que responde al nombre de industria del rock. Se atribuye a Mick Jagger, no estoy seguro, la frase "vive deprisa, muere joven y tendrás un bonito cadaver". Hay gente que ha nacido para eso. Y me parece que no importa en que ámbito se muevan (el público y notorio o el privado y anónimo) el resultado acaba siendo el mismo. Yo he conocido a varios del segundo ámbito, el anónimo y privado, que vivieron deprisa, murieron jóvenes, pero al cadaver se lo comieron los gusanos igualmente.
    Pobre Amy, nunca sabremos lo que pudo haber sido y no fue. Pero regocijémonos: he leído que por lo menos grabó 30 cnciones inéditas. A 8 canciones por disco, me llevo una y le sumo tres....
    Business as usual.

    ResponderEliminar
  15. Es muy lindo lo que escribes Doc. ¿Me permites usar este texto en mi programa de la quinta disminuida dedicado a las divas que no llegaron a los 50?

    ResponderEliminar
  16. No solo del rock, Enric. Como comparto cinefilia contigo reconocerás que habría mucho que hablar sobre ese tema si hablamos de Marilyn, James Dean, Valentino etc..
    La frase creo que era de John Derek el ex de Bo y famoso actor juvenil en los 50 -aquella maravillosa película de cine negro Llamad a cualquier puerta de Nicholas Ray, un hombre obsesionado por la juventud perdida-. No creo en la predestinación, es más creo que esta gente -yo también conozco personalmente a algunos- tienen como característica común que no encuentran su camino, que no se pueden anclar a nada y buscan y siguen buscando sin pensar en los peligros. Nada les parece auténtico, todo les parece fútil y artificial y al final queman sus naves.
    Que siga sonando su música y si el negocio nos proporciona la posibilidad de seguir escuchándola bienvenido sea.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, Nico, puedes usarlo, claro. Ese programa que planeas me parece apasionante. Especialmente el disco "Frank" es muy aprovechable para un programa de jazz vocal: You sent me flying, Moody's mood for love, Cherry etc..

    ResponderEliminar
  18. Me ha impresionado y conmovido tu entreada, Dr, Krapp.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Luis. Lo peor de todo ésto es ese sentido de lo irremediable que nos produce ver personas que estallan por los aires cuando estaban destinadas a proporcionar un poco más de luz a sus semejantes.

    ResponderEliminar
  20. Para mí,"una muerte anunciada".Cantantes como ella,con una voz y talento,con aires de aquellos blues y jazz que muchos han querido destacar,sin embargo,jamás hoy en nuestros tiempos con la frescura y refelxión que sólo ella coloreaba a sus temas.Simple,directa,profunda,entre el cielo y la tierra.Muchos hoy en día pueden ser virtuosos cantantes,compositores,pianistas,sin embargo,sin los 5 sentidos en tu carne...dudo que se pueda transmitir lo que se desea, a los demás.Felicitaciones por tus espacios,me encantan y los sigo.Ah!! gracias por tu visita a uno de los míos.Un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  21. Sentí un escalofrío cuando publicaron su muerte.Me parecía una chiquilla que no tenía nada teniéndolo todo.Soledad rodeada de una multitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía voz y pasión y eso es raro en un mundo en que todo se mueve en sentido contrario.

      Eliminar