18 abril 2010

Juicio sumarísimo

  • ¿Sabe por qué la hemos hecho venir ante este tribunal? 
  • No lo sé pero que conste que yo no he hecho nada. Se lo juro señora juez. 
  • Deme el trato debido, soy jueza. ¡Así me tiene que llamar! Si no lo hace tendré que ponerle una multa por desacato. Vamos a ver, el asunto que le trae aquí está relacionado con su hija Jéssica. 
  • ¡Mi hija Jessy tiene 4 años, señora jueza! Pobrecita mía, ¿que puede haber hecho ella de malo? 
  • Hay una denuncia de su profesora de párvulos.
    Espere, me ponga las gafas y se la leo.
    Sí, aquí dice que “solicité a mis alumnas que dijesen de que querían venir vestidas en la fiesta de disfraces para el Carnaval. Entonces, Jéssica Pérez pidió la palabra y manifestó que le iba a pedir a su madre que le hiciese un traje como el de la princesa Blancanieves”.
     
  • Nooooo. 
  • Sí, señora Pérez. Su hija quería disfrazarse de un personaje creado en los repulsivos sótanos de la sociedad patriarcal para afianzar de forma grosera el sometimiento y explotación de la mujer. Cuentos que durante siglos fueron responsables de convertirnos en seres vegetales, amorfos y pasivos. Afortunadamente nuestras autoridades decidieron su prohibición y desde entonces, como sabe, su lectura y difusión acarrea duras penas en cárceles o en campos de reeducación ¿Se da cuenta ahora de la gravedad del delito? 
  • Sí, señora jueza. Pero mi hija todavía no sabe leer. ¡No lo comprende!
  • Su hija comentó a preguntas de su profesora que había encontrado ese libro en un viejo baúl en el desván de la casa de su abuela paterna y que usted, su madre, aunque reticente al principio, terminó leyéndole la historia de esa estúpida princesa. 
  • Era para calmarla, tenía un ataque de nervios y no dejaba de lloriquear y patalear.
  • Eso no justifica la gravedad del delito y usted sin duda es la máxima culpable por su comportamiento reprobable. Hummm solo veo una posibilidad para que las dos puedan salir bien de este asunto
  •  ¿Cual?
  • Echarle la culpa a su marido.
  • ¿A mi marido?
  • Sí, que pague las culpas él. Pasaría unos años en un campo de reeducación pero volvería a casa hecho una seda, como nunca podría imaginar. Se lo aseguro, si por mi fuera mandaría a todos los varones a campos de reeducación especial.
  • Pero él no sabe nada de esta historia.
  • La niña dijo que el baúl era de su papá y que allí guardaba cuadernos y libros de cuando era pequeño. Es lógico pensar que su marido estaba detrás de los comentarios de la niña y que propició la comisión del delito.
  • Pero eso no es cierto y además Jéssica dijo que había sido yo quien le había leído el cuento.
  • No hay problema con eso, el único testimonio válido es la de la profesora que por otra parte, es una militante ejemplar de la buena causa.
  • Pero él es inocente.
  • No hay hombres inocentes. Son culpables de todo el daño que le han hecho a las mujeres durante milenios. Esa y no otro es el verdadero significado de nuestra política discriminatoria: resarcirnos de todo el daño que nos hicieron y que lo sufran ellos en sus propias carnes.
  • Pero eso no sería justo.
  • Nada más justo que poner todo el peso en la balanza vacía hasta conseguir que se equilibre con la otra.
    Señora Pérez, ahora debe elegir entre su hija o su marido. Pero aténgase a las consecuencias: si toma partido por su marido perderá la custodia de su hija y no nos quedará más remedio que procesarla por promover ideas disolventes entre la infancia; en cambio, si opta por su querida niña él pasará dos años en uno de nuestros centros de rehabilitación pero volverá convertido en un ser útil para usted y provechoso para nuestra sociedad democrática y de derecho.
    Sin demora, debe elegir ya.
  • Señora jueza, no tengo opción posible. Haga lo que tenga que hacer.
  • Muy bien.
    Guardias, llévense a esta mujer y déjenla en libertad.
    Señora Pérez, me encanta comprobar que no es una traidora. Tiene principios.  ¡Es de las nuestras!

41 comentarios:

  1. L@s feministoides-toidas ést@s, que hasta quieren quitarnos los cuentos infantiles.
    Qué mal estamos.

    :(

    ResponderEliminar
  2. No hay que llorar, hay que luchar. Incluso puedes permitirte llorar pero no puedes permitir que te pisoteen.

    Cuando veais o sufrais una injusticia denunciadla y luchad contra ella.

    El feminismo a ultranza está causando mucho dolor, a los hombres, a las mujeres, y a los hijos.

    Pero seremos cómplices si no luchamos contra las injusticias que veamos.

    ResponderEliminar
  3. De los periódicos:

    En lo que va de año, la violencia de género (My God me libre de decir los hombres...) ha ASESINADO (perdonen vds. pero esta feministoide a ultranza, no ha sabido encontrar otro sinónimo)a 19(diecinueve) mujeres, en esa misma sociedad democrática y de derecho que citas. Ellas, si que no tienen opción posible. O sí? ¿La culpa es de ellas por dejarse matar? Será eso.

    Me pregunto:

    ¿qué sucedería si en ese mismo período de tiempo, los muertos
    fuesen,
    19 joyeros o 19 taxistas...
    (a los que deseo larga vida).

    Esta feministoide a ultranza propone hacer 19 cuentos infantiles... con la maravillosa vida que seguro tuvieron las muertas...

    Los 19 podrían comenzar así:

    Guardias, llévense a esas tontas de remate que están a punto de dejarse asesinar por sus víctimas (todas hombres) a los que la ley, desgraciadamente... no protege lo suficiente...

    Si la ley está mal que la cambien, pero digo yo,(feministoide a ultranza)que mientras tanto, podríamos poner el mismo empeño en denunciar, incluso evitar esas muertes, que evidentemente ¡va a ser que no!
    La realidad es tozuda y la verdad acostumbra a no tener remedio amigo.

    Fdo.: Una traidora sin principios.

    P.D.: no contestaré comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Es una ficción, , solo una ficción que cada uno se quede con lo que quiera.

    Por si no te contesta el aludido, Cristal004, te diré que a mi me preocupan más los linchados que los linchadores y también te aseguro que no les miro el color cuando lo hacen. Literalmente me importa una mierda si son nazis, judíos, militares argentinos, yankis, falangistas cuando destruyen los derechos de los demás.
    A estas alturas de la película me preocupan más la impunidad de los poderes que las fútiles guerras de sexo, de esas que llenan interminables tertulias y generan literatura de consumo rápido.
    Cualquier ideología puede ser buena en intenciones pero el caso es el uso que hacen de ella los poderes. En esta guerra el único enemigo es el totalitarismo con su burda e interesada simplificación. Tu misma, que con toda seguridad no eres totalitaria, simplificas cuando identificas a un personaje, una juez(a) prevaricador(a) como sinónimo de todos los jueces buenos y malos que hay en este bendito país en su trato con las mujeres
    En fin, que como no vas a comentar mis comentarios no voy a seguir comentando.
    Dichosa tú que tienes la verdad de tu mano mientras el resto la seguimos buscando.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que los cuentos que nacen del folklore profundo son profundamente machistas, Tesa, pero también el arte es machista, la literatura para adultos es machista y nadie pretendería arrancar los cuadros de los museos, destruir la fachada de las catedrales, la del Obradoiro por ejemplo y quemar en una pira todas las obras de los grandes autores. Confundir eso con la violencia de género es totalmente absurdo.

    Estoy de acuerdo, Rrío. Hay que luchar por los derechos cuando son pisoteados y no pretender que una situación de injusticia se combate dándole vuelta a la sartén y cambiando agresores por agredidos. Por otro lado, los argumentos de la entrada, han sido utilizados hasta la extenuación por los poderes judiciales durante siglos y siglos.

    ResponderEliminar
  6. Donde dije digo... digo Diego.

    Solo un par de apuntes. Dices:

    "A estas alturas de la película me preocupan más la impunidad de los poderes que las fútiles guerras de sexo, de esas que llenan interminables tertulias y generan literatura de consumo rápido..."

    Las guerras en las que se producen muertes a diario nunca son fútiles Sr. Doctor, sino crueles, muy crueles!. Otra cosa es lo que importen las víctimas según el género. Pero seguro que no querías decir eso.
    En una cosa te doy la razón, es muy evidente que a los poderes de no importa el país, les importa una mierda. No hay más que leer la prensa.

    Dices:
    "Dichosa tú que tienes la verdad de tu mano mientras el resto la seguimos buscando..."

    La realidad y la verdad no son de nadie amigo mío, y mucho menos mías, pero siento insistir, tanto la una como la otra son tozudas e irremediables. Y lo que es seguro es que esas DIECINUEVE ESTAN MUERTAS Y ENTERRADAS. (sólo en este país, y a día de hoy seguro que ya han caído más en esa fútil guerra.

    En cuanto a ideologías te diré que a mí tambien me cansan como arma arrojadiza por activa y por pasiva sin importar géneros o colores. Pero hay cosas, como ésta, que me tocan los webs especialmente. Dime feministoide a ultranza. Creo además algo que me dijo una vez alguien cercano y que se dedica al tema:

    "El género NO ES UNA GUERRA, es como mujeres y hombres aprendemos y construimos el femenino y el masculino en un determinado momento y cultura, partiendo de unas bases completamente desiguales y estereotipadas..." pero cada uno...

    Y me vas a perdonar... pero ya puesta... te dejo un breve extracto de lo que dice un informe de la ONU en el que han colaborado OXFAM y Amnistía Internacional, en principio poco sospechosos de ser parciales o feministoides.

    Comienza así:

    Al menos una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sido golpeada, coaccionada sexualmente o ha sufrido otro tipo de abuso en su vida (siendo el culpable de los abusos generalmente un conocido). La violencia contra las mujeres y las niñas es un problema con proporciones de epidemia, quizás la violación de los derechos humanos más generalizada de las que conocemos hoy en día. Destroza vidas, rompe comunidades y detiene el desarrollo.

    Las estadísticas muestran un panorama desolador en relación con las consecuencias de la violencia contra la mujer (en 2002 el Consejo de Europa adoptó una recomendación en la que declaraba la violencia contra la mujer como una emergencia de salud pública y como causa mayor de muerte y discapacidad de mujeres entre 16 y 44 años). En un informe del Banco Mundial, se estimaba que la violencia contra la mujer era una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad de procrear tan seria como el cáncer y una causa de mala salud más frecuente que los accidentes de tráfico y la malaria juntos. El coste económico también es considerable, pues un informe de 2003 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades consideraba que sólo en los Estados Unidos de América el coste de la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas supera los 5.800 millones de dólares al año: 4.100 millones son para servicios de atención médica y sanitaria directa, mientras que la productividad pierde cerca de 1.800 millones de dólares.

    Te dejo el enlace por si a alguien le interesa.

    http://www.un.org/spanish/Depts/dpi/boletin/mujer/minuto.html

    Suerte que no te iba a comentar... soy una pesada, lo sé. Y ya!

    Saludos muuuuy cordiales Krapp.

    ResponderEliminar
  7. Para que cambien las cosas han de cambiar las mentalidades. Pero estas últimas no cambiaran si los mensajes que reciben desde todo tipo de instancias únicamente perpetuan el estado actual de las cosas, desde programas de televisión (banales o no) hasta la imagen que los líderes políticos mantienen sobre el tema (con porcentajes o falsas paridades que son más limosna que otra cosa).
    Quizá la peor idea que se pueda inculcar a una mujer, desde su más tierna infancia (y que por desgracia muchas se acaban creyendo) es el cuento de hadas, con el principe salvador. La mayoría de esos cuentos deberían estar en los estantes de las bibliotecas como testimonio mudo de una retrógrada concepción de los papeles que los sexos debían desempeñar, concepción que por desgracia aún perdura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya por delante mi felicitación para Cristal00k. Reconozco que me gusta la vehemencia, la gente que defiende con pasión su postura, coincida con ella o no. Me gusta además la valentía, y Cristal, parece una persona valiente. Y eso no es tan habitual.

    Como ya decís todos, es un tema demasiado sobado, pero no por ello deja de estar vigente. Lo sobado, siempre está vigente ya que normalmente vive instalado en la cotidianidad.

    Si hablamos de víctimas, que todas merecen respeto, las cifras, por desgracia, caen mayoritariamente de un lado. Que para proteger a esas víctimas, se cometan errores, o lo que es peor, haya gente que se aproveche de esa protección para camuflar un engaño interesado, es algo que siempre ha sucedido y sucederá. No sólo con la violencia de género sino en cualquier delito.

    Recuerdo una anécdota de un policía, hace ya muchos años, que al detener a un chorizo, éste se dio un golpe con la mano contra una pared y con la sangre de su puño se manchó toda la camisa y cuando llegó al juzgado declaró que le había pegado el policía.

    No se puede trivializar la lucha por la igualdad. Esas luchadoras que nos han precedido y a las que les debemos tanto, no lo merecen. No es justo, que ahora, por unos pocos hombres que habrán sido injustamente tratados por el sistema, se haga tabla rasa, y se choteen de una ley o de una tendencia protectora con las mujeres en peligro.

    La fuerza bruta es una realidad, que nadie puede discutir sin que se le caiga la cara de vergüenza. Utilizarla sólo significa una cosa: (con excepción de una enajenación mental) incapacidad y sólo incapacidad por parte de quien la aplica para hacerse entender, respetar, o querer. Es así de sencillo.

    El maltrato físico, no es solo cruel, es de una humillación insoportable. No estoy de acuerdo con equipararlo con el maltrato moral. No y mil veces no. En el maltrato moral hay una posibilidad de defenderse, aunque sea ponerse al mismo nivel, en el físico no. El físico denigra, degrada, coloca a la víctima en una situación de inferioridad realmente ignominiosa. Aunque ambos sean igualmente reprobables, la igualdad de condiciones -y lo siento si no resulta un discurso políticamente correcto- es un atenuante. En el caso del maltrato físico, esa igualdad no existe.

    Como dice el autor, este texto es una ficción, pero una ficción intencionada, no puede negarse, ya que carga las tintas en ridiculizar una postura, llevándola a extremos de esperpento. No hace tanto, era justo al revés, no sólo no se le acusaba al varón de nada, sino que si una mujer acudía a una comisaría a denunciar un maltrato, los guardias se burlaban de ella y la mandaban para casa.

    Otra cosa es que un Ministerio y una ministra, para tapar su inutilidad (del ministerio y de la ministra) se ampare en chorradas semejantes como prohibir esos cuentos, pensando que eso va a solucionar el grave problema de la violencia de género.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Que le corten la cabeza¡¡¡ (La Reina de Alicia en el país de las maravillas)
    Es una pena que una forma de pensamiento que prometía un acercamiento a la igualdad de derechos y de deberes se haya contaminado hasta el punto donde estamos. No tenemos remedio.
    Tanta gente (hombres y mujeres) luchando por esto y perdiendo incluso la vida por defenderlo y ahora, en unos pocos años, somos capaces de tergiversarlo hasta este punto.

    Un beso, Krapps :D

    ResponderEliminar
  10. Todos tenemos derecho a rectificar y haces bien al hacerlo, Cristal00k; lo que también me gustaría que hicieras es conocer un poco a tus interlocutores, saber lo que piensan realmente y entonces contestarles en función de lo que ellos realmente dicen y no usando un cliché determinado, aplicable a cualquiera que ataque las creencias propias.

    Yo no he usado en mi vida la expresión feministoide a ultranza. Si me lees un poco, descubrirás que desconfío igualmente de todas las ideologías y sobre todo de aquellas que intenta ocupar todo el espacio de la realidad de una forma imperialista y absoluta. Desconfío de las ideologías que no quieren dejar espacio al desarrollo de otros puntos de vista en el seno de la sociedad donde se desarrollan.
    Por poner un ejemplo, desconfío del gobierno judío cuando considera que todos aquellos que les critican por su trato a los palestinos, son cómplices de los asesinos del Holocausto. Es absurdo. Igualmente absurdo me parece no poder cuestionar algunos matices de una determinada ideología por ser adalid en la defensa de una causa, en este caso el de la mujer.
    ¿Existe violencia contra la mujer? Existe, nadie lo duda, pero para mí es una manifestación más de la guerra que se produce en cualquier ámbito de la vida cotidiana cuando hay relaciones de poder y el poderoso se siente mejor humillando al que considera más débil. Existe violencia en las cárceles y varias docenas de presos se suicidan cada año tras ser violados y aplastados sistemáticamente por compañeros. Existe una violencia insoportable en las aulas de profesores a alumnos, y de alumnos entre sí. Hay niños que son sistemáticamente humillados y expoliados en los patios escolares, en las calles o en sus propias casas por sus padres. Existe violencia en los psiquiátricos, una violencia desmedida, hay violencia en los geriátricos donde los viejos son atados a las camas o a sillones para que no den la vara obligándoles incluso a hacerse sus necesidades encima. También hay manifestaciones de violencia en los cuarteles a la altura de las abyecciones de Abu Ghraib. Las mujeres ejercen la violencia, las mujeres no son seres construidos de una materia especial, son humanas tienen ambiciones, tienen fantasías, se frustran, se divierten y creo que se saben defender muy bien. Es más creo que el principal problema de ese feminismo radicalizado, el que busca la hegemonía ideológica en la sociedad, es que desprecia a la mujer. Considera que la mujer no tiene mecanismos para defenderse y necesita la colaboración del estado benefactor. Necesita que el Estado la defienda, le ofrezca privilegios especiales, que le reserve la sala VIP en el aeropuerto de la vida. Como si fuera una especie protegida, el lince ibérico o el oso panda. Afortunadamente a las otras mujeres les llega con la igualdad, con la defensa de sus derechos y con la no discriminación. Las mujeres no quieren que les regalen privilegios, quieren saber que han llegado al sitio donde les ha colocado en la vida por sus propios méritos y no por la caridad de otros. Puede que alguna de las otras quiera sacar tajada de la situación y les venga bien que se confunda justicia con caridad, pero estoy seguro que al resto no les gusta. Ellas saben que solo ellas por su propio esfuerzo pueden darle sentido a sus vidas.
    Saludos muy cordiales también Cristal00k
    Por cierto, solo era una pequeña ficción para mi sección "Fantasmas del futuro".

    ResponderEliminar
  11. Estoy muy de acuerdo contigo, Enric. Por un lado conceptualmente se defienden unos ideas que sistemáticamente son eludidas en la praxis del día a día. El ejemplo que has puesto de los programas de TV es evidente, solo hay que echarle un vistazo al tipo de mensajes que aparecen en los programas de las canales generalistas una tarde cualquiera y luego el jugueteo barato de los políticos con las cuotas y todo lo demás. No estoy de acuerdo con tu idea de los cuentos infantiles, hay mucho detrás de cada uno de ellos, es necesario leerlos, entenderlos y disfrutarlos. Como disfrutamos de la Odisea a pesar de que Ulises se dedique a navegar de isla en isla mientras la pobre Penélope se aburre en su palacio tejiendo y destejiendo día tras día. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Aunque me gusta la de Cristal00k, recuerda que la vehemencia no es la madre de la ciencia, Atalaya.
    Tú lo has dicho no se puede trivializar la lucha por la igualdad. Yo adoro a Emmeline Pankhurst, me parece que el movimiento sufragista británico es uno de los fenómenos sociales más importantes de los últimos 100 años.
    Dices “No es justo, que ahora, por unos pocos hombres que habrán sido injustamente tratados por el sistema, se haga tabla rasa, y se choteen de una ley o de una tendencia protectora con las mujeres en peligro”. Me parece muy bien tu comentario. Ahora yo digo, no es justo que porque algunos malnacidos se dediquen a machacar y matar mujeres, los demás hombres tengan que soportar discriminaciones en los juzgados de familia negándoles sistemáticamente la custodia de sus hijos, sufran acusaciones injustas para conseguir mejores económicas en caso de divorcio, no se puedan beneficiar de ayudas económicas para montar un negocio, sea considerado como delincuente si amenaza verbalmente a una mujer mientras que si lo hace ella es considerado falta o por ejemplo que en determinadas oposiciones para la función pública siempre tengan prevalencia en caso de igualdad de puntos las mujeres sobre los hombres. No, no hay violencia, no hay sangre pero es bochornoso para un estado que se dice de derecho que se produzcan estos fenómenos, que como decía antes también perjudican a las mujeres por considerarlas incapaces de conseguir las cosas por sus propios medios.
    Es cierto, es una ficción intencionada pero cualquier ficción lo es ya que nace de los recursos mentales y de la intrínseca libertad de su autor. No, una ficción no está obligada a obedecer a ideas morales, sociales o políticas convenientes. Simplemente nace de donde nace, en la mente de quien la ha escrito aunque gentilmente haya la opción de ser criticado desde el mismo lugar donde fue publicada. ¿Qué hubiera hecho Houellebecq o Cervantes o Stendhal en una situación similar?

    ResponderEliminar
  13. Pensaba como tú Novi cuando estaba redactando la entrada. Pensaba que la jueza me estaba quedando muy Reina de Corazones pero...luego pensé: "Caray, si la identifico como la Reina de Corazones pensarán en Lewis Carroll del que desde hace unos años se discute si era o no era pederasta. Como comprenderás, machista y difusor de la obra de un sospechoso de pederastia es muy mucho para una sola entrada.
    Bicos

    ResponderEliminar
  14. Hola de nuevo:

    En sí, no era una rectificación, sino una forma de decir que, sí, iba a comentar a pesar de haber escrito que no lo haría. Y aunque rectificar es de sabios y cuando creo que debo de hacerlo, lo hago, no es este el caso. Al contrario, me ratifico de nuevo al 100% en todo lo escrito, pero eso sí, antes de desaparecer por el foro, le pido disculpas a quien haya podido sentirse ofendido... a ti el primero que para eso estoy en tu casa.
    No sé tú, porque tal como apuntas en tu respuesta el conocimiento que de nosotros podamos tener los unos de los otros en este medio, es ciertamente limitado, pero yo soy de las que piensa que el que publica por el medio que sea, y tiene los comentarios abiertos a todo el mundo como es tu caso o el mío, está al albur de que le entren otras opiniones diferentes y no coincidentes con la propia incluso muy críticas. A mí me ocurre a menudo, pero es que otra cosa sería un coriferio y poco enriquecedor. Pero tal como te digo un poco más arriba esa es mi opinión y quizás no coincide con la tuya. De nuevo te hago patentes mis disculpas si te has sentido ofendido o atacado en algún momento, no era mi intención ni de lejos. Quizás es que este asunto envenenado me apasiona especialmente.

    Otrosí, la primera vez que te dejé un comentario, bastantes meses atrás, fue porque un amigo común me rogó que me pasase por tu espacio con motivo de una entrada de Física, pero no era la primera vez que te leía ni mucho menos, aunque mi paso por este espacio fuese silencioso, algo que puedo retomar de inmediato si ese es tu deseo. Si no soy bienvenida no tienes más que decirlo.

    Diré además, lo que ya en otras ocasiones he reiterado en mi espacio con motivo de alguna entrada polémica aunque de otro cariz, que la objetividad es mucho más difícil que el compromiso y que en ocasiones como esta, yo, escojo la segunda, porque quiero y porque puedo. Aunque no guste. A mí también me traen al pairo las posiciones políticamente correctas.
    .../...

    ResponderEliminar
  15. Pero en cuanto a los "clichés" que mencionas en tu respuesta, siento disentir de nuevo con tu visión del asunto, salvo que en este caso seas tú el que tenga la objetividad en su mano (como yo antes y según tú con la verdad) pero para mí, tú utilizas "tu cliché y yo el mío y por cierto que quizás el mío no te parezca a más objetivo, pero me vas a permitir que en el mismo ejercicio de libertad de opinión que tú empleas, te diga que el tuyo me parece bastante más "típico que el mío".

    ResponderEliminar
  16. Tu escrito, tal como dice una de las comentaristas creo que Atalaya, está lleno de intención por más ficción que sea (evidente)y sigue (en mi opinión tan válida como la tuya y la de cualquiera)haciendo algo muy obvio que es de alguna forma arrinconar lo femenino en lo peyorativo. Y repito de nuevo lo que ya escribí en mi primer comentario:
    Si la ley está mal que la cambien, pero al César lo que es del César y las bajas de esta guerra, sin menoscabar a ninguna de las víctimas sean del género que sean, siguen siendo mucho, muchísimo más numerosas en nuestra orilla y me vas a perdonar de nuevo y por enésima vez, pero en tus letras casi parece lo contrario. Y sin casi.
    En cuanto a ese exhaustivo repaso que haces sobre la violencia en general, te diré que si a ello le añades el ser mujer, es un agravante, pero no porque lo digan en ningún ministerio, sino porque la miseria y la pobreza se encarnan mucho más a menudo en la cara femenina de este mundo, sólo por serlo. No hay más que leer cualquier informe un poco serio sobre el asunto. Incluso mirando en torno nuestro, a mí, me parece evidente.

    ResponderEliminar
  17. Finalmente hablas de que las mujeres no deberían necesitar leyes de "discriminación positiva" y que deberían de llegar a sus metas sin hacer uso de "privilegio" alguno. Me abstendré de traer más estadísticas e informes, que ya está esto demasiado largo. Pero de haberlo haylos y sobradamente.
    Doy entonces por supuesto que crees que de alguna forma, y sácame de mi error si no es así, se ha alcanzado la paridad de los géneros... pues te rogaría que le volvieses a dar un vistazo a ese informe de la ONU, o a cualquier otro para que compruebes que incluso en países mucho más avanzados que el nuestro en este tema, como en USA no es así.
    Y ya sólo una cosa más, ¿tú crees que esa leyes hubiesen podido salir adelante (votadas mayoritariamente por hombres) si realmente la desigualdad no fuese obvia y palmaria?
    Y seguiría Krapp... cosas no me faltan por decir... pero me temo que de poco iba a servir...
    En fin, te agradezco el fairplay de admitir los comentarios y de nuevo te saludo de forma muuuy cordial. De verdad.

    ResponderEliminar
  18. Te ruego me disculpes la irregularidad en la edición del comentario, estoy teniendo algún problemilla con el HTML.
    Sorry!

    ResponderEliminar
  19. Como convidado de piedra, asisto pasmadoy gratamente sorprendido a este debate tan interesante y, en esta ocasión, a falta de aportaciones personales, tengo que manifestar mi cercanía a todo lo que expone Vd. Dr. Krapp. Sus comentarios, sobre todo, me resultan lúcidos y convincentes. Ahí va mi reconocimiento.

    También hay que felicitar a todos esos contertulios (perdón por seguir utilizando el másculino plural genérico) que tantísimo nivel dan a esta singular entrada.

    Respecto a lo de prohibir o no según qué lecturas, lo tengo bastante claro: ¡NO ROTUNDO A CUALQUIER TIPO DE PROHIBICIÓN!

    ResponderEliminar
  20. Gracias por alentar mis maltrechas fuerzas, Novi.

    Me alegro de que seas fiel a tus ideas, Cristal00k, eso habla bien de ti. Supongo que como me conoces bien no dirás a estas alturas que mis comentarios en mis blogs o en los ajenos son de los que usan los corifeos.
    Por lo tanto mi sinceridad es comparable a la tuya.
    Mi respuesta es tan comprometida como la tuya.
    ¿Por qué interpretas que yo me siento ofendido o molesto por lo que tú me has escrito? ¿Por qué siempre vemos tan razonada y controlada nuestra propia expresión y pensamos que la de la de los demás está trufada de pasiones o de sentimientos indominables? Ahh gran dilema
    Espero que sigas escribiendo en mi blog, yo voy a seguir haciéndolo en el tuyo.
    Respecto a lo demás:
    ¿Tú crees que mi cliché es más cliché que el mío? Aceptado.
    ¿Crees que uso el femenino como peyorativo a pesar de lo que he escrito y reiterado en mis comentarios? ¿Crees que hay una guerra entre hombres y mujeres y un parte de bajas? Vale, aceptada las dos cosas, es tu respetable punto de vista.
    No, no creo que se haya alcanzado la paridad de los géneros y he participado en muchas campañas en apoyo de las mujeres del Tercer Mundo. He difundido mensajes, he mandado cartas a favor de mujeres a punto de ser lapidadas y he escrito sobre todo esoen diversos foros de debate. En ningún caso he pensado y conociéndome sé que nunca llegaré a pensar que el fin justifica los medios y que una discriminación se arregla con otra discriminación de signo contrario.
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Cuando acabo de decir:
    ¿Tú crees que mi cliché es más cliché que el mío? quería decir obviamente el tuyo.

    ¿Tú, Luis convidado de piedra? Nunca lo has sido, ni falta que hace. Tienes una opinión bien definida pero tu exquisito sentido de la elegancia te permite ser prudente y austero. Saludos

    ResponderEliminar
  23. Es difícil ser prudente y austero en un debate como este.

    Ayer escribí un comentario que luego averigüe que no llegó, pero puedo resumirlo en que no me gustan en general las reducciones al absurdo en un tema tan duro y difícil como éste.

    Que estoy de acuerdo en la mayor parte de los argumentos de mi Tocaya y que la vehemencia y la pasión viene dada por haber padecido en carne propia algún tipo de abuso y discriminación por parte de algún miembro del género masculino, y eso duele y se lleva toda la vida.

    Es cierto que la violencia ha existido siempre y se resume en que el fuerte se aprovecha del más débil:
    El rico del pobre.
    El blanco del negro.
    El adulto del niño.
    El hombre de la mujer.

    Vamos, sin ir más lejos, la Historia misma de la humanidad.

    Amigo Krapp, nos queda mucho camino que recorrer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. delicioso amigo doctor!!!!
    adoro su incorrecta incorrección. necesitamos burlarnos de todo el convencionalismo pseudo pseudo vigente para volver a pensar con libertad.
    jajajajaja.
    PD1: convencionalismos pseudo pseudo = pobrismos exaltadores de la pobreza, feminismos machistas, progresismos reaccionarios, buenismos totalitarios y siguen las firmas.
    doctor, a cual otro podemos agregar a la infame lista de la pseudo bondad enmascarada?
    PD2: espero ansioso su comentario en mi post sobre la verdad.
    un abrazo
    miguel

    ResponderEliminar
  27. Creo que vamos a una sociedad donde el feminismo cada vez se parece más al machismo 2.0, o sea lo mismo que el machismo pero el papel del hombre lo ocupa la mujer. Saludos.

    ResponderEliminar
  28. ¿A que tema te refieres cuando hablas de tema duro y difícil,Cristal?
    ¿La injusticia es un tema duro?
    ¿Es duro constatar que la gente usa la ideología para cometer tropelías en su nombre?
    ¿El hecho de que las acciones sean cometidas por poderes revestidos de determinada ideología agrava o aligera el delito cometido en su nombre?
    No he tocado el tema de la violencia de género que es a lo que me puedo remitir. Entiendo los casos particulares y el sufrimiento aunque yo nunca remitiría esa cuestión a un cuestión de género determinado como tampoco podría entender remitir los crímenes del Holocausto a la culpabilidad colectiva de todos los alemanes.
    Un saludo cordial, seguimos en el camino.

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias Miguel, tus definiciones casi son definitivas. Corro a cumplir la PD2 y de paso le recomiendo la lectura de tu blog a todo el que me lea.

    Debe ser que está tan de moda esa cosa híbrida que no es carne ni pescado, ni verdura.
    Saludos, Ralph.

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. No tengo intención de comentarle a menudo, ni me puede comentar, si sigue este enlace, puede comunicarse por email.
    Por más que se sienta ingenioso escribiendo lo que escribe. Su diatriba con Cristalook me parece de lo más previsible y su opinión, por más que crea que no tiene ideología, sí la tiene. No por el asunto que nos atañe, pero simplemente porque la ideología permea toda nuestra vida, de las cosas más banales a las más transcendentes.
    Un escrito ficticio, está más claro que el agua, pero no por eso deja de tener su carga de moralina intencionada.
    Habla de poder, pues sí, cuando hablamos de desigualdades estamos hablando entre otras cosas de poder. Le felicito por sus buenas intenciones y sus firmas a favor de las mujeres del 'tercer mundo', pero no se olvide que su vecina, su hija o su mujer no están inmunes a estas desigualdades, por el simple hecho de que sus cromosomas son XX. Esto de la guerra de sexos es una manera de frivolizar un tema demasiado importante en la vida de las personas, sean ellas mujeres u hombres. Porque las construcciones sociales (el género), constriñen tanto a un sexo como a otro, con consecuencias nefastas para los dos. Los hombres tardan más en acudir al sistema sanitario, se suicidan más y siguen el mandato de 'los niños no lloran', pero las mujeres, aunque vivan más, tienen más problemas crónicos, tienen menores sueldos en el mismo lugar de trabajo y siguen responsabilizándose de la mayoría de los trabajos no remunerados para cuidar o mantener el 'estado de bienestar' entre tantas otras cosas.
    La utilización de la violencia machista como bandera de las desigualdades me parece un error porqué da pie a elucubraciones que usted mismo pone de manifiesto. Posiblemente, doctor, conozca un poco (o mucho) de psicología y neuropsicología y sepa que el cerebro es tremendamente plástico en los primeros años y que la socialización, incluyendo los cuentos infantiles, el 'niño no llora', el 'eres una niña y por eso no te toca'... son importantísimos en la delimitación de lo que entenderemos por nuestro sitio en la sociedad. Que luego evolucionemos o saltemos estas ‘reglas’, pues depende de muchos factores. No creo que se pueda resolver el tema prohibiendo determinados cuentos. Pero sí estoy segura que un mundo más justo favorece no sólo a las mujeres y sí también a los hombres (es aquí donde usted afirmará que es esto lo que quería transmitir, ¿me equivoco?). Pero la verdad es que una cosa es creerse liberal, equitativo, democrático y librepensador y otra cosa es que con un texto como el que ha publicado quede patente que quizá aún lleva grabados muchos de los estereotipos que critica.
    Como usted ha dicho, espero que valore mi sinceridad.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  32. Hay una realidad tozuda, las mujeres y los hombres se siguen uniendo libremente. Al menos en las sociedades avanzadas, donde por suerte, el matrimonio o las uniones no son obligatorias. Habría que preguntarse ¿qué es lo que falla para que en una pareja que al principio no hace temer peligro alguno, derive por esos derroteros tan indeseables? ¿es sólo la educación? ¿no existe también por parte de algunas mujeres un desconocimiento manifiesto de la persona a la que han elegido, y que por ello, se encuentran con la sorpresa de que una vez pasadas las mieles de toda concesión incuestionada, se pasa a un plano en que no saben ambos establecer relaciones de igualdad?

    La igualdad, y el respeto en una pareja no puede darla el Estado. El Estado puede proteger en el caso de una agresión, como protegería ante la agresión de un delincuente, pero no podrá ser imparcial ante las versiones de dos partes, en un juzgado por ejemplo, si la ley está redactada para favorecer a la mujer. En casos de divorcio, la situación suele ser flagrante. La mujer es la que suele sacar mejor tajada. Tanto en cuestiones económicas, como en la custodia de los hijos. Eso es un hecho.

    http://www.20minutos.es/noticia/382809/0/custodias/compartidas/madre/

    "El 97% de las parejas separadas terminan con los hijos bajo la custodia de la madre. ¿Está discriminado el varón en las separaciones? Muchos creen que sí. Lo importante no es, dicen los especialistas, que los hijos vayan de una casa a otra, sino que el padre desaparezca de sus vidas tras la ruptura, algo que favorece la ley española. De las 15.721 rupturas que se registraron en los juzgados de España en 2006, 15.296 es el padre el que está obligado a pagar una pensión alimenticia a los hijos siendo sólo en 425 ocasiones las que son las madres lo que lo hacen."

    Ya que hablamos de víctimas, en este jeroglífico extraño, pero ineludible de las relaciones humanas, existen todavía otras víctimas, más indefensas, que son los hijos, y que son manipulados por alguno de los cónyuges en casos de divorcio, generando el llamado: Síndrome de Alienación Parental

    http://www.actualpsico.com/preguntando-sobre-el-sindrome-de-alineacion-parental/

    "El Síndrome de Alienación Parental o SAP es la manipulación, verbal o no verbal, y el compartir creencias y acciones del progenitor a cargo de la custodia sobre el propio hijo para ponerlo en contra del otro progenitor. Muchas veces, el progenitor alienador no se da cuenta del daño que está causando, aunque en ocasiones sabe que quiere hacerlo"

    Siendo éste el estado de las cosas, no podemos presumir de que lo estemos haciendo bien. El avance no está significando más justicia, sino que la injusticia se va repartiendo entre varios frentes. No podrá existir una sociedad conciliadora, mientras haya personas que se aprovechen de las triquiñuelas que permita una ley, para sacar un beneficio.

    Por lo tanto, una cosa es la violencia contra mujer, denigrante e imperdonable, basada exclusivamente, como ya se ha dicho por activa y por pasiva, en una relación de poder de la fuerza bruta, y otra distinta sería negar una realidad, también injusta, aunque sin consecuencias sangrientas, de la discriminación que sufren algunos padres, sin argumentación alguna, en casos de divorcio.

    ResponderEliminar
  33. No entiendo el primer párrafo, O'Seas, aunque podría contemplarse como que quiere o quieres –a veces usas el tuteo- ser visible e invisible al mismo tiempo.
    ¿Quizás alguna personalidad secreta que no quiere ser mostrada?
    ¿Pero si tiene(s) una personalidad secreta me puedo fiar de lo que viene después?
    ¿Debo contestar? Lo haré por pura gentileza.
    Curiosamente, eres una persona que no conozco y no me conoce, se supone, pero que sabe(s) lo que siento: “Por más que se sienta ingenioso escribiendo lo que escribe” e incluso sabe(s) lo que creo: por más que crea que no tiene ideología. Hummm
    Lo divertido del tema, es que todo lo que viene después es una confirmación de lo que yo he dicho aunque con otras palabras:
    “Habla de poder, pues sí, cuando hablamos de desigualdades estamos hablando entre otras cosas de poder”. (EL PODER)
    Esto de la guerra de sexos es una manera de frivolizar un tema demasiado importante en la vida de las personas, sean ellas mujeres u hombres. (LA FRIVOLIZACION DE LA GUERRA DE SEXOS)
    La utilización de la violencia machista como bandera de las desigualdades me parece un error porqué da pie a elucubraciones que usted mismo pone de manifiesto. (USO DE LA VIOLENCIA MACHISTA)
    No creo que se pueda resolver el tema prohibiendo determinados cuentos. (EL PAPEL DE LOS CUENTOS)
    Pero sí estoy segura que un mundo más justo favorece no sólo a las mujeres y sí también a los hombres (IGUALDAD)
    Sin embargo a pesar de que pienso lo que pienso y creo lo que creo, mi texto me condena. En él hay un propósito torticero, estereotipado y seguramente ejem ejem machista. Es decir, por un lado está mi pensamiento y por otro mis pulsiones profundas.
    ¿Será la entrada un mero producto de mi lado onírico?
    ¿He escrito un texto surrealista, O’Sheas?
    Pues muchas gracias, la irracionalidad es un preso al que le gusta fugarse de las prisiones donde mora el soez adoctrinamiento, el positivismo hipócrita y los cargantes lugares comunes.

    ResponderEliminar
  34. La entrada no iba sobre el tema de la violencia de género pero como respeto a mis comentaristas. Hay una película que se titulaba creo “Nadie conoce a nadie” y efectivamente, nadie conoce a nadie. ¿Si no sabemos como somos nosotros mismos cómo vamos a saber como son los demás? Más aún cuando todos estamos en un proceso incontrolable de cambio constante. ¿Quién puede prevenir lo que va a pasar en una pareja?
    El Estado debe ser neutral y respetar por igual los derechos de ambas partes. Si el Estado no es neutral generará en la parte perjudicada el deseo de resarcirse ante la injusticia. Generará desesperación y eso llevará a una mayor violencia de género. Así como existen individuos agresivos que necesitan ser controlados desde el principio hay otros individuos que llegan a esa situación por una situación de perturbación transitoria. No es lo mismo una cosa que otra. El Estado y la Justicia no pueden alentar la violencia aunque sea involuntariamente.
    Es una injusticia redistribuida entre las diferentes partes, es cierto y los hijos son víctimas propiciatorias de ella. En todo lo demás de acuerdo, Atalaya.

    ResponderEliminar
  35. Perdona por la tardanza en contestarte, amigo Krapp, pero no he podido hasta hoy hacerlo.

    Cuando digo que es un tema duro y difícil me refiero a que para las mujeres sufrir la discriminación, el abuso, el doble rasero de los comportamientos y la ideología machista, siempre nos ha resultado duro y desagradable, no te cuento el asistir impotentes ante el maltrato y violencia que cada día se cobra una nueva víctima en nuestro país.

    No tengo ni idea a lo que te refieres cuando dices que la gente comete tropelías en nombre de una ideología, ¿te estás refiriendo a las mujeres, a los hombres, o a los poderes establecidos? Porque que yo sepa las mayores tropelías e injusticias llevan el sello del género masculino.

    Me imagino que no estaría en tu intención desatar esta polémica, pero hoy por hoy, mientras nuestro género siga siendo objeto de discriminación y violencia, hay determinadas afirmaciones que levantan ampollas, amigo Krapp.

    Besos, abrazos y carantoñas.

    ResponderEliminar
  36. Con esas palabras me refiero a que la ideología sirve como justificación de la violencia y me da igual el color o el calor de esa ideología: mujeres, hombres o Estado.
    Las mayores tropelías llevan el sello masculino porque queremos verlas desde la perspectiva genérica.
    Imaginemos por un momento que las vemos desde la perspectiva racial: ¿quién ha ejercido más violencia los
    blancos o los negros?.
    Podemos medirlo desde una perspectiva laboral: ¿quién son más violento los funcionarios o los que no lo son?
    Como comprenderás, no puedo aceptar la tesis de que los varones por el hecho de serlo son los culpables de la violencia en la tierra. Las tropelías e injusticias son producto de su mayor protagonismo. Bajo el mismo razonamiento, podemos decir que son más portagonistas de todo lo bello y hermoso que se ha creado. Cuantitativamente son los seres humanos que máshan hecho más por la paz y la concordia. Es absurdo aplicar un criterio de género a estas cuestiones.
    A veces hay que levantar ampollas para que se limpien las heridas.
    Besos, abrazos y carantoñas, Cristal.

    ResponderEliminar
  37. Lo que más me interesa de todo esto es la relación de la señora Cristalook y el Dr. Krapp. Interesantísimo.

    ResponderEliminar
  38. Usted siempre directa a los problemas reales, Majestad. ¡Qué perspicaz!

    ResponderEliminar