16 noviembre 2009

Gatos que no quieren ser mascotas

Estamos en el año 2000 y pico después de Cristo. 
Toda la Gatia está ocupada por aburridas mascotas caseras...
¿Toda? 
!No! 
Un callejón poblado por irreductibles gatos callejeros resiste todavía y siempre al invasor. 

Y aunque la vida no es fácil con tanto vehículo motorizado, 

tanto rico manjar envenenado, 
tanta obsesión humana por la limpieza urbana,
y tanta mala bestia a dos patas
dispuesta por capricho a despanzurrar a un precioso gatito;
tampoco quieren convertirse en castrados gordos neuróticos  
con cita mensual en el veterinario
siestas de veintidós horas 
y paseos rutinarios entre dormitorio, sala y cocina.  
Simplemente es su derecho ¿o no? 

30 comentarios:

  1. A veces la vida no es tan simple como los dibujos animados ni tan bonita si se quiere ver a sí Doc, hay gatos en la calle porque los han abandonado, otros porquee por desgracia ya han nacido en la calle y no tiene más remedio que buscarse la vida...
    Pero puedo asegurarte que a nadie le gusta vagabundear sin tener que ponerse en la boca, sufrir las inclemencias del tiempo, y las injusticias humanas..
    Ya sean gatos o animales de dos patas con seso.. a nadie le gusta vivir en la calle, y quien lo hace es porque no tiene más remedio.. y la sociedad en que vivimos produce cada día más gatos callejeros ya sean de dos patas o de cuatro.
    Tan solo los mangantes de los líderes son los que viven.. a costa muchas veces de dejar en la calle a más gatos..Así crece la población gatuta de dos patas y de cuatro.
    Besos Doc.

    ResponderEliminar
  2. Estoy algo de acuerdo contigo, Lisebe aunque todo tiene sus matizaciones y todo es discutible. Es cierto que los gatos domésticos viven más y tienen más confortpero también es cierto que han perdido otras cosas. Cumplieron una función religiosa, también fueron útiles ya que libraban de ratas a las poblaciones y contribuyeron a eliminar plagas, pero es que ahora se han convertido en seres meramente suntuarios, aunque quizás sea ese su destino. Y la cosa tiene su lógica: se les protege, se les mima pero también al hacerlo pierden algo de su esencia vital, de lo que los caracteriza como felinos. La idea es ¿es posible un mundo donde los gatos no solo sean mascotas?.
    ¿Qué dirían ellos al respecto?
    Adoro los gatos y me gustaría entender su visión del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Tenemos una gatita en el servicio. Nació allí, a nuestro amparo, con todos los vicios consentidos y todos los mimos brindados; Sin embargo prefiere la libertad felina al confort que le brindamos. Es una cuestión de magia natural.

    ResponderEliminar
  4. Dr Krapp: he leído muy atentamente su post, en el tiempo que me ha dejado el tremendo trabajo que me da tener alejados de mi casa a todos esos parásitos que vienen a atacar y hacer quién sabe qué iniquidades y maldades a mi familia; el tiempo que me deja ver si cada una está en su cama a la noche ( a veces me sobran, a veces me faltan); el tiempo que me queda después de cuidar que Ganesha, que viene a comer a casa por las noches, coma toda su ración; tener a raya a todos los roedores, cucarachas, polillas, babosas y afines ( de paso me doy uno que otro gusto); robarme el queso...(porque el atún y el queso me los tengo que robar) en fin, aguantarme a toodos los que hacen ruido y mucho en esta caSA, QUE EL PIANO, QUE LA GUITARRA (ESOS NO ME MOLESTAN TANTO) QUE EL VIOLONCELLO, Y LO PEOR: LOS SOBREAGUDOS DE MYRIAM INTENTANDO SER LA REINA DE LA NOCHE... UN DESPROPÓSITO TOTAL!!! vida tranquila en una casa? ni lo sueñen! mucho trabajo... y los perros!!! y eso que todavía no hablé de los perros! bueno, de ESOS mejor no hablar...lo de los gatos jazz, puede ser, a mi en realidad me gusta saltar encima de los tambores... a benito bodoque tocando el violín haciendo de laszlo loszla, no se lo crea, el violín no nos gusta mucho que digamos...hasta la próxima Doctor, y gracias por acordarse de nosotros. Micha Dina.

    ResponderEliminar
  5. Mientras haya gatos la población de ratones estará controlada.

    Para los amantes de los gatos:


    http://www.451editores.es/catalogo/1840/gatos_en_el_arte

    ResponderEliminar
  6. A mí los gatos no me gustan, mas aun, creo que les tengo un poco de fobia, pero los de las caricaturas me encantan, una contradicción lo sé, rara que es una a veces...
    El gato Félix no me lo perdía.

    Un beso multicolor

    ResponderEliminar
  7. Adoro a ese animal.
    Me parece uno de los seres más bellos e "inteligentes" del reino animal porque han sabido domesticar a los seres humanos.
    El gato siempre es mediopensionista, le gusta estar de vez en cuando a nuestro lado y luego tener la posibilidad de largarse a sus aventuras nocturnas.
    Estoy hablando de los gatos de pueblo, o de urbanización de las afueras, que son los que viven bien. Los pobres gatos de ciudad capados, con sus tristes cajones de arena, no son gatos, son peluches fabricados para nuestro entretenimiento, pero no gatos de verdad.
    Un beso gatuno Krapp.
    P.D. Me ha encantado ver a Don Gato, esos dibujos animados eran magistrales y no lo que se hace ahora en la T.V.

    ResponderEliminar
  8. Bueno Krapps, por mi último post y mis continuas referencias a mi gato, es evidente que a mí me encantan. Todos los felinos me gustan, pero el gato, por tenerlo más a mano, es el mío.
    Lo de las siestas de 22 horas al día...es que son así. Da igual que sea un león que un mini-gato. Todos se pegan esos siestorros. Mi hijo le envidia al nuestro cosa mala por eso precisamente... Todo el día tirado sin hacer nada....
    Yo era más de D. Gato. Me encantaba esa serie. Y "Los Aristogatos" de Disney, me gusta cantidad...
    Se te ha olvidado poner a la chica:
    La gata loca

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Los gatos nuuuunca han querido ser mascotas.
    Quien tiene gato, lo sabe.
    Dicen los orientales, que un dios creó a los gatos para que pudiésemos acariciar al tigre.
    Conservan su instinto depredador aunque tengan el plato lleno de comida ...los gatos nunca dejan de cazar ...aunque sea moscas.

    Me encantan los videos que has puesto, me traen buenos recuerdos de mi infancia y la de mi hijo, después.

    ResponderEliminar
  10. Los gatos son muy independientes, sólo que algunas veces les pierden las caricias. Saludos.
    En cuanto a Don Gato y su banda están a otro nivel je je je.

    ResponderEliminar
  11. se me olvidaba: el hoyo portátil del gato félix, existe.Micha Dina.

    ResponderEliminar
  12. Amigo Corsario, yo creo que los gatos como los humanos tienen capacidad de elección y sí, a veces no escogen como en el caso de tu gatita la vía más confortable.

    Eres todo un gato stessado, pero llevas una vida interesante y sobre todo, sabes que eres necesario para cuidar de esos que se creen tus amos. No eres un objeto inútil, estás umuy vivo y muy locuaz. Nunca serás de esas mascotas de temporada que se dejan a su suerte cuando los niños se aburren de ellas. Deberías insistir en el tema del violoncello y el violín conozco a algunos de tus congéneres que les encanta. Saludos gatunos

    Estimando colega, esperemos que eso siga así, aunque la tendencia a aburguesarlos puede cambiar las tornas.
    Me quedo con este párrafo de la reseña que me has dejado:
    "El gato es un animal doméstico, es cierto, pero no está verdaderamente domesticado, y esa personalidad ambivalente le ha permitido conquistar un lugar capital en la cultura y el arte, en el universo literario y en los cuentos de hadas."

    ResponderEliminar
  13. Pero Iris, te gustan los gatos malos de las caricaturas o los buenos? Unos prefieren a Silvestre o a Tom o a Azrael, otros prefieren los héroes, Fritz, Félix, Don Gato etc.. Besos a colorines

    Estoy de acuerdo con cada una de tus palabras, Cristal, hasta con tu gusto con Don Gato y su pandilla. Los gatos son un privilegio de la naturaleza por eso se merecen todo lo bueno que podamos darles incluso un poquito de libertad.

    Adoro a Krazy Kat, Novi y de hecho la estuve buscando pero luego me olvide de ponerla. Espera, ya la he puesto. Ahí la tienes

    ResponderEliminar
  14. Yo lo creo así, Tesa, los gatos ya no quieren ser mascotas como las niñas que ya no quieren ser princesas. La frase del oriental es extraordinaria ya que lo que amamos de los gatos es su inteligencia y su instinto animal aquello que nos acerca a lo que ya perdimos.

    Hola, Ralph encantado de que te hayas acercado por aquí desde la comarca Nordeste. Es cierto, los gatos se pierden por una caricia prueba palpable de su señorío.

    Tienes que enseñarme un modelo de tal hoyo, Myriam resulta sugerente.

    ResponderEliminar
  15. A mí el gato que más me gusta es El gato al agua de Intereconomía, mi canal de telerrealidad favorito
    Pincio

    ResponderEliminar
  16. Discúlpeme Dr. Krapp, pero yo no he hecho ningún comentario en este post...

    ResponderEliminar
  17. Me gustan los gatos pero me dan un poco de respeto, son muy independientes. Tener un animal en casa es una responsabilidad. A lo más que me he atrevido ha sido con una tortuga, Cásper, y estaba sobrealimentada, cada vez que veía a alguien se ponía de pie y saludaba, como creíamos que tenía hambre todos le dábamos de comer. Un día la saqué a que viera mundo y debió de comer algo que no le sentó bien y se murió. Aquello fue un drama. Así de triste es la vida. No sé qué habría pasado con un gato o un perro.

    ResponderEliminar
  18. Buenos días doctor. El corsario sin patente ha muerto. Empieza una nueva era.

    http://piratademilmares.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Sr. Incio, asegúrese bien de que ese gato está vacunado. A simple vista uno podría pensar que tiene la rabia o cualquier otra enfermedad infecciosa.

    Amiga Myriam, deberías vigilar a Micha Dina ya que maneja tus contraseñas y escribe que es un primor. ¿Has pensado en enviarla a alguna escuela de Altos Estudios Gatunos?

    Saludos, Pirata de Mil Mares, espero que como tu antecesor no te hayas agenciado una patente.

    ResponderEliminar
  20. Muy al contrario Dr. por fin he conseguido patente: patente de vida, de libertad, que era la que se le negaba a aquel corsario.

    ResponderEliminar
  21. Esa patente tiene buena pinta y seguramente con pocas contraindicaciones. Disfruta de ella pues.

    ResponderEliminar
  22. Tomo tu entrada como una excusa para recordar esos gatos que tan buenos momentos nos hacen pasar...

    Me gusta hallar gatos en campo y ciudad, pero también soy partidaria de compartir piso, vida y viandas con alguno de ellos. Azar nos trajo a la mejor gatita este año y andamos inmersos en deliciosas y gatunas nuevas esperiencias.

    Ellos también eligen y si no, pregúntale a O'Malley, gato arrabalero por excelencia, quien cambió calle por gata blanca y saloncito acolchado.

    P.D.: Me falta aquí la Oda al gato de Neruda, que seguro, conoces... ;))

    ResponderEliminar
  23. Krapps, gracias por incluír a nuestra gatita loca.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Tienes una buena excusa, Borraeso. La mía para hacer la entrada es la reivindicación del gato como animal inteligente y libre con capacidad suficiente como para elegir lo que más le conviene. Me encantan los gatos domésticos pero me resisto a verlos como la única opción posible para tan bello animal.

    Gracias a ti por recordarme a tan entrañable y surrealista señora, Novicia. Besos

    ResponderEliminar
  25. Y si, Dr. Krapp... todo es posible... yo estoy absolutamente convencida de que Micha Dina es un ser superior...
    http://www.youtube.com/watch?v=nVUgGy6HnQ8

    ResponderEliminar
  26. Son razones apabullantes las de tu gata, con ellas no se puede competir, Myriam.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, no es por presumir, pero mi Mixi, me trae flores. Sí, como lo oyes!he contabilizado más de 30... a partir de ahí dejé de contarlas. Incluso artificiales, esas las conservo. ¿Qué de dónde las saca? ¿tú lo sabes? pues yo tampoco! y he intentado hacer mis averigüaciones, pero ná!
    Y de todos los sitios de esta extraña casa en la que habito, escoge mi cama para dejarlas... de lo cual puedes inferir que es la reina de la idem y de le Chantecler off course!!
    Sabe llamar a las puertas, tanto para entrar como para salir y es íntima amiga de mi Yorkshire (de hecho creo que piensa que es su madre)Y desde luego cuando quiere algo sabe hacerse entender mejor que bien. No sé que haríamos sin ella amigo mío.
    Los gatos te escogen y son tus amigos, o no... en igualdad de condiciones. Cuando desaparezco unos días por motivos laborales se enfada conmigo... y al volver mientras que los perros se mueren al verme... ella pasa por delante de mí con el rabo muy tieso y sin dirigirme ni una triste mirada,
    hasta por lo menos dos o tres días después. Y más cosas, pero ya vale no?
    Saludos Krapp.

    ResponderEliminar
  28. Conozco lo que cuentas, Cristal004, los gatos ofrecen una compañía tanto más valiosa cuanto que no es incondicional. Tiene sus fases y responde a las situaciones de cada momento, es una maravilla. Lo de que considere a tu Yorkshire como su madre también tiene una explicación cuasi edípica: los Yorkshire son unos seres peludos, pequeños y malhumorados que se pueden pasar horas reprochándote cosas en su indescifrable lenguaje canino.

    ResponderEliminar
  29. Soy de la opinión que ojalá los gatos dispusieran de libre albedrío, aunque desgraciadamente en el mundo actual globalizado están a merced de peligros derivados de algunas retorcidas mentes humanas. Por eso abogo por la protección legal. Sin embargo, por desgracia, seguirán habiendo gatos abandonados. Eso es una crueldad supina porque son mascotas acostumbradas a las faldas y al confort. Otra cosa es que hayan nacido en la calle. Si la civilización fuera como la de los antiguos egipcios que los veneraban y los protegían en un intercambio simbiótico entre especies basado en la colaboración mútua...
    Me gusta mucho la descripción de la vida gatuna en crítica que nos presentas y también los vídeos. Lo he disfrutado.
    Besos, Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto más apoyado en la mitología que en las realidades gatunas aprovechando el célebre comienzo de las aventuras de Asterix e intentándole dar un toque alegre e irónico.
      Claro que entiendo el problema de los gatos abandonados y ya hay ayuntamientos que han recurrido a la esterilización masiva con resultados muy discutibles según algunos grupos animalistas.
      Lo que ocurre es que convertir a nuestros gatos callejeros en mascotas mimadas me recuerda a la conversión de objetos que tuvieron una funcionalidad ptactica en objetos decorativos.

      Besos

      Eliminar