11 agosto 2009

Geografía del dolor 6: Los Angeles 1969. Detrás de los bellos sueños





13 comentarios:

  1. madre mía Krapps,
    Esa fue una época de muchísimo descontrol mental. Las drogas de la época hacían estragos. destrozaron muchos cerebros. Estaban ahí, al alcance de todos y no había información sobre sus secuelas...
    La guerra de Vietnam estaba en pleno apogeo...

    Estos dos factores creo que fueron decisivos en los derroteros de la sociedad norteamericana y por ende, europea, que en mi opinión vamos siempre a la zaga de ellos...

    No sé si me he salido del tema, igual sí, pero es que no puedo oir aquí los videos y me los he imaginado :D

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
  2. Vaya. Precisamente, esta mañana, he estado leyendo en una web de prensa sobre Manson y que se cumplen 40 años de sus crímenes.
    Los sociólogos definen a esta rata como un líder carismático: "Hay gente que tiene ciertas cualidades de líder, más allá de si lo que dicen es bueno o malo, el mensaje va a ser importante para cierta gente" y lo describen como "amenazante y peligroso" a pesar de su edad.
    En fin... que está en el mejor sitio, en chirona para los restos.

    ResponderEliminar
  3. Sólo se ha abierto la fotografía en blanco y negro del principio. Muy interesante.

    Del año 1969 sólo tengo en mi memoria la conflictividad que se vivía en la Universidad de Barcelona. En esa época abrí los ojos y pude ver muchas cosas hasta entonces ignoradas...Todos los demás avatares internacionales me caían muy lejos... Los "grises" estaban más cerca.

    Espero poder contemplar lo que ahora no son más que espacios en blanco en otro momento. Seguro que tienen mucha "miga"

    ResponderEliminar
  4. Has hecho una reflexión muy interesante, Novicia, lo cual no es ninguna novedad viniendo de ti. Era una época de convulsiones maravillosas, con ganas de cambiar el mundo y de romper con los tabúes de una sociedad esclerotizada. Sin embargo todos los sueños tienen un contrapunto amargo, y lo que parecía maravilloso se convierte en una pesadilla. No creo que el tema de los asesinatos del Clan Manson allá acabado con el sueño hippie pero si es cierto que de repente entre tanta flor podía estar agazapada una serpiente.

    Creo sinceramente, Tesa que el ser humano se afilia más a las personas que a las ideas si se deja llevar por sus instintos. Es la racionalización del pensamiento la que obliga a una posterior reformulación de esas querencias, pero es cierto que la necesidad de creer las aviva de forma prodigiosa. El triunfo de la religión y de las sectas, que solo son religiones en fase larvaria, es el triunfo de la necesidad y por tanto del instinto, sobre el frágil pensamiento racional.

    Lo que se puede ver en ellos Luis Antonio son algunos avatares relacionados con el 40 aniversario de los asesinatos de la autodenominada familia Manson y lo que supuso, eso lo dejo para la reflexión personal de cada cual, para los sueños de libertad y de utopia en aquel final de la década prodigiosa.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me fastidia identificar estos crímenes horrendos con el idealismo de una época, ni hippismo, ni libertad, ni el amor libre, ni toda la doctrina falsamente pacifista (que era sólo maquillaje) en contra del poder, podrían justificar tamañas aberraciones.

    Manson era un tipo frustrado, que provenía de ¿una familia? desestructurada, que quiso ser músico sin conseguirlo y que con el carisma inexplicable que suelen tener los psicópatas, encandiló a un grupito de desestructurados como él, hasta el punto de empujarlos a cometer esas atrocidades.

    ¿El cuelgue incita al sadismo? ya que fue sadismo lo que se vivió en ese fatídico día.

    Manson vió señales en una canción aparentemente inocua, y se quiso alzar en salvador de la raza blanca.

    ¡Bah, siempre la misma monserga! ansias de protagonismo, salvadores de pacotilla sin talento alguno que quieren ver culpables a los afortunados de la vida, como se suponía que eran las víctimas, gente guapa, rica, viciosa, que coqueteaban con todos los escapimos posibles.

    Después las versiones se han contradicho mucho. De una orgía de sangre en plan ritual satánico salvador se pasó a una simple venganza contra el peluquero de Sharon, que era un auténtico depravado sexual y que sometió a dos de las asesinas, en días anteriores en las que se las encontró por casualidad, a toda clase de aberraciones en el sótano que tenía disponible para sus jueguecitos. Por eso creo que le escribieron a él, la palabra: Cerdo.

    Conclusión: Una mujer hermosísima, actriz, famosa, casada con director emergente y polémico, en avanzado estado de gestación muere de una forma atroz junto a sus amigos. Mason, el psicópata y su grupito de desquiciados se hacen famosos. Incluso creo que un grupo musical conocido, lo utilizó como símbolo en una de sus canciones. La sociedad demuestra su debilidad y su enfermedad cuando necesita símbolos de cualquier tipo. Es una porquería. Siempre la cascarilla por encima del fondo. Estética de bazar. Así nos va.

    ResponderEliminar
  6. Hola Valeria,
    Quiero aclarar que yo no he identificado ese crimen con el movimiento hippy, ni con el pacifista, ni con ningún tipo de idealismo, sea utópico o no... Yo lo he asociado con el consumo sin conocimiento de drogas duras y con una guerra cruel, que dejaron tarados a muchos. Que los hippies consumieran drogas también, es circunstancial...
    Que yo me he sentido hippy toda la vida y no se me ocurriría matar a nadie de esa manera eh??? :P:P

    Un beso Valeria.(K)
    Y a tí tb, Libertino, que no me había fijado que firmabas tú el post... (K)

    ResponderEliminar
  7. ¡Por Dios, Novicia, sería incapaz de imaginarte como asesina psicópata!

    Con lo simpática que eres y lo que te gusta la gente sería algo totalmente incompatible. Da igual si eres hippie o una ejecutiva agresiva, no das el perfil de asesina.

    Mi comentario no estaba dirigido al tuyo, sino al tema en general. En esa época, se asoció a esa secta desquiciada con una comuna simpaticona y pacifista. De hecho se les invitaba a fiestas y todo.

    Asociar el hippismo con estos psicópatas es sólo carnaza mediática. De alguna forma fue un golpe para esos grupos, una infamia, pues ni el movimiento hippie, ni siquiera las drogas consiguen que la gente se convierta en sádica.

    Te copio varios párrafos que se han escrito en referencia a este siniestro personaje, donde queda patente como una absurda y superficial simbología es perjudicial para la sociedad.

    “La locura que, con premeditación y alevosía, desató Charles Manson se convirtió en uno de los detonantes del fin de la era hippie. El axioma de que la música y el amor tenían capacidad para cambiar el mundo se reveló como toda una promesa quebrada”

    ¿qué tiene que ver la música y el amor con ese tipo y sus chiflados seguidores? ¿qué las utilizaban como símbolo por conveniencia?

    Más:

    “Pero Manson sigue ejerciendo poder. Ningún preso estadounidense recibe tanto correo de fans como él. "Hoy casi todo grupo moralmente reprobable de Estados Unidos, desde los satánicos a los skinheads neonazis, se alimentan de Manson y de su filosofía envenenada", afirma el fiscal Bugliosi. "Es su ícono espiritual, el máximo sacerdote del odio contra el establishment."

    “Bugliosi escribió con la historia de Manson el mayor bestseller criminal de todos los tiempos. "Helter Skelter" vendió siete millones de ejemplares. Y luego aparecieron innumerables libros, películas y cintas. El propio Manson participa en la producción.”

    “En Internet se vendía hace poco por 175 dólares una foto "polaroid de Charles Manson con miembros de la familia", mientras que un dibujo suyo, autentificado con un rizo y su firma, se ofrecía a 1.800dólares.”

    http://www.sipse.com/noticias/8451-charles-manson-4-decadas-brutales-asesinatos.html


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Valeria, qué interesante todo lo que has puesto... No. No tiene nada que ver lo que se le pase por la cabeza a un chalado de ese calibre con movimientos que muchos vivieron intensamente, convencidos y entregados, y mucho menos con la música. Efectivamente creo que se aprovechó el tirón para atacar a los que habían decidido luchar pacíficamente pero en voz alta contra un sistema represor y manipulador...
    Lo de los "fans" no me extraña nada. Somos así de gilipollas (algunos, claro, yo no me incluyo en esto)... Entonces, antes, hoy en día y mañana seguro que también, la gente que necesita ídolos a los que admirar se engancha a cualquier cosa... No importa lo extravagante o lo incongruente que sea... el caso es que llame la atención por algo.

    Un beso y gracias por tu respuesta.


    Y no te fíes, Valeria... aunque yo sea pura poesía, como dice Krapp :P, tengo mi lado oscuro que en cualquier momento puede ser capaz de cualquier cosa ;)

    Feliz jueves a todos.

    ResponderEliminar
  9. Todo lo dicho está muy bien.
    Todos conocemos el caso Manson, como conocemos el caso de Jim Jones y el holocausto de la Guyana o más recientemente lo de Waco.
    Mucho se ha dicho pero nadie, absolutamente nadie, ha explicado convincentemente el poder de ese magnetismo que anula las voluntades y puede conducir a un grupo de personas a cometer y a someterse a cualquier atrocidad.
    Si una persona supuestamente frustrada, supuestamente fracasada, sin más virtudes que su palabra puede someter a un grupo de niñas bien estudiantes de importantes universidades con un simple chasquido de dedos, algo pasa.
    Si luego de las atrocidades y del pequeño holocausto, esa figura es mitificada hasta la extenuación -ahí está el caso de Marilyn Manson- convirtiéndose en un mito pop a la misma altura iconológica que la imagen hippiosa de Jesucristo o del Che; entonces cualquier cosa es posible.
    No, el movimiento hippie que tantas grandes cosas nos ha proporcionado, no es responsable de la locura de Manson y su clan. Una semana más tarde, sin ir más lejos, casi un millón de personas se reunió en el maravilloso y fastuoso festival de Woodstock, pero si es significativo que cualquier movimiento que quiere acelerar la realidad y quiere un cambio aquí y ahora, siempre posee elementos en su seno que perturban y convierten en algo espantoso tan loable idealismo.
    ¿Es consustancial a la especie humana que detrás de los sueños siempre asomen la oreja los efluvios de las crueles pesadillas?

    ResponderEliminar
  10. Pues si nadie ha sabido explicarlo, será porque llevamos desde el principio de los tiempos resignados a las preguntas y no a las respuestas.

    En mi opinión uno de los motivos de seguir a alguien de esa forma es creer que se tiene una misión. Si todo es efímero, si todo se irá al carajo, al menos quedará “La misión”

    Un grupo, ir al unísono, fraternidad mal entendida, y emociones. Unas emociones que luego no son tal, aunque dejemos a parte las orgías que se gastaban el angelito de Manson y sus seguidores.

    Él decía que por mucho que le hiciera a la sociedad, no sería ni una milésima de lo que le habían hecho a él. Ya tenemos el cóctel. Un líder delirante, con ansias de protagonismo, frustrado y resentido, que es capaz de disfrazar eso con una estética vigente y con falsos contenidos.

    Perder la cabeza está muy bien. Pero perderla por una causa es ya el acabóse. Y eso es lo que venden las sectas. Falsas causas, y un mundo que no les entiende y además está equivocado. No saben ver lo que les viene encima, como el visionario líder de turno.

    Mi repugnancia por este caso, viene después, cuando las asesinas (ya sin cuelgue alguno) se jactaban de su hazaña. Habían hecho algo que muy poca gente se atrevería a hacer. Hacer algo exclusivo ¡maldita sea! Dichosas ollitas, las de tantos. Siempre he pensado que es mejor no hacer nada a hacer tantos disparates como se han hecho.

    De todas formas algo falla en esas ollas. Nunca he entendido la crueldad. Podría detestar a tanta peña como la que consta en las páginas amarillas, pero jamás podría soportar infringirles ningún tipo de crueldad. Es incapacidad. No tiene mérito. La primera puñalada, el primer chorro de sangre, y la disuasión me mandaría pal sanatorio para la eternidad. Desgraciadamente ellos/as no lo sentían así.

    P.D. Tu lado oscuro, Novicia, si lo tuvieras, sería consecuencia de tu carácter apasionado. Y siempre es más interesante una personalidad pasional con todas las tonalidades, que alguien descafeinado y monocolor.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo creo que hay un afinidad a determinadas personas y a su carisma por encima de esa misión. Si Manson hubiera decidido en vez de asesinar "a esos cerdos blancos representantes de una sociedad decadente" correr por las calles de Los Angeles untado de miel y recubierto de margaritas los suyos harían lo mismo sin inmutarse. Entonces no es la misión, es el carisma lo que marca a esa gente. No es lo que dice, si no como lo dice.
    Pero, ojo, ¿acaso Cristo, Buda, Mahoma, Siddharta o Sócrates no hicieron lo mismo? El maestro con su poder decide y los discípulos obedecen por el poder de su palabra no por el sentido que ella tiene. Ante ella la crueldad, el dolor, la violencia son conceptos subordinados, prescindibles o reutilizables.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, no creía que iba a dar tanto de sí el tema.

    El carisma del líder no es incompatible con tener una misión -imprescindible en casi cualquier secta- sea esa misión matar, simplemente ganar adeptos (el gran meollo del negocio), o andar desnudos por el Paseo de la Castellana.

    De hecho, si la secta tiene cara y ojos, sobrevive a sus líderes y se van renovando como en esas sociedades piramidales.

    Hay muchas vigentes, poderosas, que no se han dedicado a matar, pero que siguen dominando la voluntad de sus socios.

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que en el aspecto puramente religioso hay más un culto a la persona que a las ideas. Quizás en el área del pensamiento "laico" no pase eso, Marx no es un Gurú, pero en el religioso se necesitan guías, maestros, pastores, chamanes etc..Por eso se convierte en fundamental el relatorio de sus vidas, más importante incluso que su pensamiento que casi siempre es breve, casi siempre con máximas o citas, y sobre todo de tipo oral, algo muy significativo. Es rarísimo que un líder religioso haya dejado una obra escrita significativa. Eso revela todavía más que la clave es más personal que doctrinaria. Solo con la muerte y la mitificación del líder las cosas alcanzan otros ámbitos más ideológicos.

    ResponderEliminar