25 septiembre 2008

La máquina definitiva para perder tus escrúpulos



Blogotienda tiene el placer de presentarles un producto único y definitivo para eliminar sus escrúpulos políticos, morales o sociales.

Hablamos de M.A.R.I.A., la Máquina Acme para la Reconversión Ideológica de Adultos.

Con M.A.R.I.A. usted podrá vivir la vida pacífica y sin traumas que siempre quiso tener.
He aquí un testimonio:
Yo fui activista político desde muy temprana edad. Con 3 años me hice miembro de la célula maoísta infantil de mi guardería. Como jefe del comité de propaganda era el encargado de fabricar octavillas que luego repartía entre mis compañeros de recreo. Los pobres no entendían nada. Ninguno sabía leer ni escribir. Al final me veía obligado a improvisar discursos lo suficientemente legibles para sus mentes alienadas. Lo hacía rápidamente, casi a hurtadillas, temiendo la llegada de la señorita Cristina, una esbirro de la opresión fascista.
Una vez, al ser descubierto en plena acción propagandística, fui objeto de la más insoportable tortura: me tuvieron todo el día sin cambiarme los pañales y cuando pillé la rabieta consiguiente, la señorita me aconsejó que usara las octavillas para limpiarme. Fue mi primera traición al marxismo-leninismo. Toda mi vida he estado obsesionado por el castigo que caería sobre mí por haberme limpiado el culete con la cara de Mao.
He sido muy desdichado desde entonces. ¡Demasiados escrúpulos morales y éticos al emprender cualquier acción!
"No es justo -me he dicho muchas veces mirándome al espejo- tú tan ético y los fachas haciendo miles de cosas que a ti no te están permitidas. Pueden ser hipócritas, mentirosos, manipuladores, violentos, clasistas, xenófobos, racistas, machistas, homófobos e incluso inquisitoriales si les da la gana. A nadie le parece mal ya que nadie espera otra cosa de ellos. Pero en cambio tú, hasta tienes complejo de culpa por estar únicamente suscrito a tres ONG's"
Menos mal que encontré a M.A.R.i.A.. ¡Ella ha sido mi salvación!
Diez sesiones de una hora durante un mes y ha aflorado el cabrón fascista que llevaba en mi interior.
Ahora ya puedo saludar a mis viejos camaradas sin que se me caiga la cara de vergüenza viendo en lo que se han convertido.
Ya puedo pasar delante de los mendigos y hacerles un corte de mangas. La pobreza en el Tercer Mundo ya no es tema de mis tertulias de café. Puedo ver en la TV como maltratan a niños, mujeres o ancianos sin inmutarme e incluso puedo escuchar a los profetas de la radio y a los manipuladores de la prensa sin pensar que me embrutezco al hacerlo.

Soy otro. Mejor, más tranquilo y feliz.

¡Y todo gracias a M.A.R.i.A.!


Sí amigos, M.A.R.i.A. es la mejor respuesta a sus necesidades vitales.
No lo dude.
Llame ahora mismo a Blogotienda y recibirá otra M.A.R.I.A, de regalo.
Increible ¿verdad?

14 comentarios:

  1. Sospecho que se van a vender pocas MARIA. El mercado está lleno de reconvertidos. Y ,además, ahora con la escasez de pasta...

    ResponderEliminar
  2. Pues nada... nos compraremos una "vietnamita" y a empezar de nuevo. ¿Pero qué leches debemos imprimir y para qué?.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu post Doc. Te felicito ;)
    Ya veo que desde pequeñito apuntabas maneras y lo que eres ahora no es más que el único resultado posible..
    Yo no fui tan prematura en lo de ser subversiva, pero algo más tarde que tú me jarté de correr delante de los grises y me llevé más de un pelotazo de goma. Mi culo puede dar fe de ello...
    Pero a mi la única M.A.R.I.A que me pone me la fumo, así que de momento, y espero que me dure siempre, no estoy inmunizada ni mucho menos contra las miserias humanas....

    Un beso y buen finde Doctor Krapp

    ResponderEliminar
  4. Es probable lo que dice, Dr.Vitamorte y ya se había contemplado esa posibilidad. El aparato, en realidad, permite tanto la reconversión de izquierda a derecha como de derecha a izquierda. Lamentablemente no tenemos noticias de que se haya producida alguna reconversión distinta a la que se cuenta en testimonio reproducido en el spot.

    Ese es el problema Faroni, que agotados casi todos los argumentos queda ya poco por decir. ¿O no se han agotado los argumentos y pretenden que nos creamos que eso ha pasado?

    Muchísimas gracias Novicia aunque también te digo una cosa, este doctorcito no se identifica necesariamente con las vicisitudes y vaivenes de sus personajes. En ese aspecto, cada uno puede epensar lo que quiera. Me alegro de que no necesites el aparato, ni falta que hace, y también te envío un beso y te deseo un muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Doc: Le ruego me recete algo contra el dolor de vísceras que me surge en lo más profundo de las entrañas cuando contemplo la jeta de ese personajillo reconvertido en la peor de las especies...

    ResponderEliminar
  6. ¿No será mejor llamada la máquina de la verdad?
    ¿No es esa la verdad que rige el mundo?

    ResponderEliminar
  7. Aplastante tu ironía. A veces la temo...
    No temas tú, las verdades descarnadas duelen para quien, como nosotros, las oyen.

    Sigue machacando el interior que nos habita. Es muy terapéutico, te lo aseguro.

    Besos desvestidos de azul y rosa.

    ResponderEliminar
  8. El mejor remedio con ese paisano tuyo Luis Antonio
    es ignorarlo. Algo que no puede soportar su necesidad de
    protagonismo. Algún día caerá del árbol como fruta madura y nadie
    lo recogerá del suelo. Es lo que suele pasarle a estos personajes que se arrogan la condición de demiurgos.

    ResponderEliminar
  9. Buena idea, Mami, incluso yo diría que el mundo es una gran máquina sin escrúpulos por mucho que los humanos pretendamos darle otro significado.

    Muy hermosas palabras Rocío pero bien sabes que hay poco de temer de mis pompas de jabón, apenas un cómico estallido cuando explotan.
    La gran verdad descarnada es que preferimos un mundo lleno de mentiras debidamente aceptadas antes que mirarnos al espejo y preguntarnos que tenemos delante.
    Nuestro interior es un refugio seguro al que no quiero que llegan nunca mis fuegos artificiales. Ya tenemos bastante con nuestro exterior.
    Qué bonitos besos me dedicas. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  10. ¿Seguro que es la máquina definitiva? No sé, no sé. :D
    El texto sí me parece definitivo.

    ;)

    Un saludote.

    ResponderEliminar
  11. Es una "máquina" con éxito, pero tú un pésimo comerciante, le tenías que haber puesto ranura para la entrada de dinero, 1€ = 1 comentario, algo así como los mensajes de móviles, 2€ = 1 comentario con derecho a procacidades, para los asiduos un "bono de 10 comentarios".
    ¿Recuerdas tus comentarios sobre la felicidad con Lisebe? Después, en un minuto, todo se queda en nada.

    ResponderEliminar
  12. Gracias y un saludo, Fermín.

    Yo no soy comerciante,Faroni, lo mío es puro altruismo científico. La máquina es solo para uso individual, ligera de transportar e incluso se le pueden incorporar unas ruedas para usarla indistintamente en salón, comedor o cuarto de baño.
    No funciona a base de comentarios, prefiere los deseos y las intenciones y para que cada uno utilice la energía que considere más oportuna.
    No sé a que te refieres con el tema de Lisebe, por lo cual no diré nada al respecto.

    ResponderEliminar
  13. Sí, con María todo se ve de un color más verde... así como de esperanza, jajajaja.
    Es curioso lo que cuentas acerca de limpiarse el culo con la cara de Mao, porque yo en una ocasión me compré un paquete de clínex de diseño para poppies de mierda con ese mismo motivo estampado, sólo para demostrarle al mundo lo postmoderna y megaguay que soy.

    Un besso rojo (de carmín, no de ideología, ¡por Dios!),

    4ETNIS

    ResponderEliminar
  14. Realemente Lula era postmoderna y tirando a hardcore diría yo.
    Un beso ambivalente for you

    ResponderEliminar