01 junio 2006

Los clásicos gatunos


¿Todavía, a estas alturas, hay que defender la condición gatuna frente a tanta tonta tontería made in Yankilandia y frente a todos los bobos adeptos a la lealtad perruna incluyendo además a cursis pajaritos enjaulados, ratones con acento latino y pajarracos corredores con voz de bocina de coche?
Señoras, señores ...probemos con los clásicos:

Estaba el Señor Don Gato
sentadito en su tejado,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
sentadito en su tejado.

Ha recibido una carta
que si quiere ser casado,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
que si quiere ser casado.

Con una gatita blanca
sobrina de un gato pardo,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
sobrina de un gato pardo.

El gato con la alegría
cayó del tejado abajo,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
cayó del tejado abajo.

Se rompió siete costillas
y la puntita del rabo,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIA
Uy la puntita del rabo.

Lo llevaron a enterrar a la plaza del mercado,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
a la plaza del mercado.
Al olor de las sardinas
el gato ha resucitado,
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU
el gato ha resucitado.

Con razón dice la gente:
"siete vidas tiene un gato",
MARRAMA-MIAU, MIAU, MIAU"
siete vidas tiene un gato".

Y aquí se acaba la copla
de Don Gato enamorado,
MARRAMA MIAU, MIAU, MIAU
de Don Gato enamorado.

0 comentarios:

Publicar un comentario