09 febrero 2017

¿Qué se nos ha perdido en los anillos de Saturno?

Señor y señora Trump, son ahora las 9 de la mañana en el 725 de la Quinta Avenida, a la altura de Midtown de Manhattan en la ciudad de Nueva York. Estamos en la nave estelar Trumpetín 739 volando sobre el sexto anillo del planeta Saturno a 5000 km. por segundo, rumbo al International Satellite Donald J, Trump al que llegaremos en cuatro horas. Les rogamos que no se muevan de sus fundas protectoras hasta que termine su proceso de descrionización. Mientras tanto les amenizaremos su descongelación con imágenes y música variada.
Les habló Panchito 304, ordenador central de la nave, asistente personal y cuate del alma.




  • Melania, reacciona, lo has oído igual que como yo. ¡Nuestro ordenador central es un pinche guey mexicano cometacos! 
  • No sé, Donnie, cariño, si tu lo dices. A mí lo que me preocupa es si después de esta experiencia tan desagradable, mantendré la calidad de mi cutis de rosa. Ya sabes que dicen que las cosas congeladas no tienen la misma calidad que las frescas. 
  •  Mel, tú no eres una cosa y además recuerdo haber leído en en el Reader's Digest que nuestros cuerpos no pueden sentir el paso del tiempo si están congelados. Es algo relacionado con la Teoría de la Relatividad de aquel tipo despeinado de melena blanca y con cara de vicioso. ¿Cómo se llamaba? 
  • No recuerdo, Donnie, ya sabes que esas cosas sesudas no se me dan nada bien.

  •  Donnie, ¿sigues ahí, en la funda? 
  • Claro, nena, ¿dónde iba a estar si no? 
  • Ay Donnie, no hablo mexicano pero creo que esté robot se está pitorreando de nosotros con esa música y esos monstruos de película. Deberías hacer algo, tú fuiste presidente y deberían tenerte cierto respeto. 
  • Melania, te recuerdo que esta nave nos las dejo dejó Vlady para escapar de nuestros compatriotas cuando las cosas se pusieron feas y no podemos elegir. Recuerda como nos metió prisa cuando vino a despedirnos a Boikonu. 
  • Es terrible, hemos escapado de la Tierra como escapaban de México esos espaldas mojadas a los que tanto odiabas. ¿Dónde quedo aquel poderoso Donald J. Trump que hacía temblar al mundo entero y que logró seducirme?

  • ¡Fui grande, Mel!! ¡¡Fui el más grande!! Gané unas elecciones teniendo al establishment y todos los medios en contra. Derroté a esa casta pusilánime y fondona llena de frikis de Silicon Valley, maricas de terciopelo, negros proxenetas y pijos de Wall Street. 
  • Y luego lo perdiste todo por querer ser incluso más macho que tu amigo Putin. Al final él nos salvó, si no fuera por ese cara de rata hubiéramos acabado colgados por los pies como aquel calvo italiano facha y su chica. ¡Sí, tuviste que hacerte el macho y la cagaste muchacho! 
  • ¡¡Déjate de sandeces!! 
  • Sí, sandeces. La única sandez es que estamos en un viaje al quinto infierno teniendo que soportar a un ordenador chicano y cabrón que no deja de torturarnos con sus vídeos de mierda. ¡Haz algo, coño!  
  • Pero cariño, vamos a un satélite que lleva mi nombre, ese no es puede ser el quinto infierno. 
  • Un puto planeta perdido y desértico en el último anillo de Saturno, y con la grata compañía de cuarenta robots enloquecidos. ¿Ese es el futuro que me ofreces? ¿Con quién voy a hacer negocios? ¿Con quién voy a tomar el té? ¿Cómo me entero de los últimos cotilleos de Nueva York?¿En que tienda voy a comprarme el último grito en alta costura o el último descapotable de alta gama? No te lo perdonaré nunca, Donnie, no te lo perdonaré jamás.
  • ¿Vas a seguir reprochándome cosas todo lo que resta de viaje, Melania?
  • Sí, esa es mi intención. Me jodiste y ahora te voy a joder yo a ti.
  • Pancho...
  • Panchito 304, señor.
  • Congela de nuevo a mi mujer que es muy bruja.
  • Ni caso, Pancho...
  • Panchito 304, señora.
  • Debes congélarle a él, recuerda las barbaridades que dijo y quiso hacer con los mexicanos.
  • Lo siento, señores, pero debo congelarlos a los dos hasta que lleguemos a destino que se están poniendo muy pesados. No quiero ser arrogante, dada mi condición robótica y cortés, pero sirva este canción de advertencia sobre lo que podría llegar a hacer con ustedes si siguen tan cargantes.

22 comentarios:

  1. no me use esos hielitos para un cóctel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor usando esos hielitos ya no necesitas ponerle alguna bebida alcohólica que les acompañe, amiga Myriam.

      Eliminar
  2. ¿Así que lo mandas de viaje? jajaja.
    Bueno, aquí hay mucha tela que cortar y mucho que comentar, pero respecto al muro mexicano no debemos olvidar dos cosas: la primera, que no hablemos de hacer un muro sino de completarlo (parece una tontería, pero se ajusta más a la realidad); y segunda, que tampoco debemos olvidar que los mexicanos pueden seguir entrando en EEUU legalmente.
    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los muros separan más a los que quedan dentro que a los de fuera. Creo que eso que llaman civilización nació por la constante transmigración de las personas de un territorio a otro mezclándose con diferente srazas y culturas. Lo cierto es que no somos aquel grupo de homínidos que apareció en Africa Suboriental hace unos cuantos miles de años. No lo somos porque pudimos movernos de un lugar a otro sin muros, sin barreras y sobre todo, sin papeles.
      Las barbaridades de Trump no hacen mejor a Obama o eso pienso yo.

      Bicos, Selo

      Eliminar
  3. Es un deseo profundo de más de medio mundo congelar a Trump o ponerlo en órbita: veremos quién se anima. Por mucho menos de lo que lleva hecho y dicho este, a Kennedy lo mandaron para el otro mundo, así es que no me extrañaría nada. Debes conocer el dicho acerca de México: "¡Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!" Por lo que he visto en las últimas noticias, la están peleando.
    Excelente entrega, querido Krapp.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco ese dicho que creo que dijo aquel sangriento dictador llamado Porfirio Diaz y me imagino de los peligros de un tipo imprevisible como Trump capaz de hacernos considerar que los que estuvieron antes que él eran buenos.
      Muchas gracias, Fer.

      Besos

      Eliminar
  4. A los anillos de Saturno sí que habría que mandar a más de uno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre uno y un millón los enviaría allí sin apenas remordimiento.

      Eliminar
  5. Un buen lugar para que se petrifique o se quede quieto escarchado por los siglos de los siglos el Donnie y en cuanto a la Melanie que lo mortifique un poco más hasta que se calle...vivir para ver.

    ¿Tienes un plantel de robots- mayordomos que para mi los quiero: ya me dirás donde te los consigues?

    Un fuerte abrazo feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no nos mortifiquen a nosotros. Es cierto, últimamente le he cogido mucho cariño a los mayordomos. Los consigue en algunos sitios privilegiados: series de televisión como la legendaria Arriba y Abajo o Downton Abbey pero sobre todo gracias a un señor llamado P. G. Wodehouse que escribió sobre un mayordomo altamente recomendable y a prueba de bombas llamado Jeeves.

      Un fuerte abrazo de media semana

      Eliminar
  6. Suerte tienen de que la época del "calvo italiano y su chica" ya pasó hace mucho tiempo, aunque tal vez a él le hubiese gustado para "ajusticiar" a algún rival, como esos miserables jueces metomentodo que no comprenden la grandeza de sus designios. Ratas comunistas, seguramente.

    Comunistas, gandules mexicanos, maricones, ateos... vuelve la terminología de los años 50. Pero recordemos también que mucha gente lo ha votado. Así que el problema es el mismo de siempre: ¿cómo hemos llegado a esto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás hemos llegado a ésto por algo que va en los genes de cada persona y que se podría resumir en una frase: desprecia al que está por debajo y así te sentirás mejor.
      La cuestión es si la educación racional y más o menos ética de cada persona puede servir como contrapunto a ese instinto genético.
      Moverse por instinto es la base en que se asienta el poderío de los peores criminales y sus lacayos.

      Eliminar
  7. Tengo la sensación de que Donald J. Trump se ha convertido en la diana universal de casi todos los dardos. Dejemos alguno para otros, también impresentables, que se hallan en nuestro entorno más próximo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy muy de acuerdo contigo, aunque el personaje tiene mucha miga por su condición casi de caricatura, hay otros más oscuros quizás más grises que pueden jugar al escondite detrás de él.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Triste destino el de Méjico. Siglos puteada por la madre patria, y cuando se la sacude de encima vienen los gringos a seguir con lo mismo. No hay que olvidar que lo de Trump es la enésima humillación que reciben. Y lo que te rondaré morena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso viene de aquel famoso presidente creo que se llamaba Monroe que decía América para los americanos sin especificar que se refería a la parte que linda entre Canadá y México.

      Eliminar
  9. Anda con Panchito, que los desconecte a intervalos para que se vayan formando cristales de hielo, que eso duele!
    Aún me parece una inocentada que tantos millones lo hayan votado. En fin.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Los cristales de hielo deben ser como muy dolorosos y si se hace la cosa a cachos puede ser muy jodido.
      La gente no sabe ni lo que vota.
      Besos

      Eliminar
  11. “Y si echo bravatas, también las sostengo, pues todos se rajan de mi pistolón.”
    (Variación sesuda de Les Luthiers al “Yo soy mexicano”)

    Lamentablemente, por lo de ahora se está rajando el resto del mundo. Ya tarda esa criogenización salvadora.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa variante mexicana o no la recuerdo al menos.
      El mundo como que se ha ablandado y deja terreno libre a machotes de pelo en pecho y psicópatas de brava condición.
      A lo mejor los que debemos crionizarnos somos nosotros.

      Saúde

      Eliminar
  12. Me parti de risa cuando te leí, pero me lié y fíjate a que horas te lo cuento. Lo de Donnie y Mel... jaja de verdad los has clavado, te acoplas a los personajes fantásticamente bien .. aunque sí, es verdad, siempre hay quien gane .. estos se pasan de frenada antes de arrancar y otros van subterráneamente horadando el mundo y en superficie como angelitos que no rompen un plato. .. sinceramente yo confiaba q todo esto fuera como siempre, mucho ruido de campaña y pocas nueces... ahora mismo pienso que solo con las cáscaras que han dejado en día y medio que llevan gobernando, mejor no ver mas película de terror .. porque esto va de eso.. terror del malo, del de chorros de kétchup y casquería.

    El montaje audiovisual espectacular jaja mil gracias.

    Un beso grande Dr.

    ResponderEliminar