24 febrero 2017

Exquisitas amistades

(Recuperando una vieja entrada)

Vas al mercado, compras una merluza y le pides al vendedor que te la limpie. De algún remoto rincón de su delantal blanco surge un enorme cuchillo que con inusitada pericia se hunde en el lomo del pescado. Una hendidura longitudinal e inapelable en la que él puede introducir sus dedos gordos y sacarlos ensangrentados con las vísceras del pez. Ya limpio, el vendedor se dispone a cortarle la cabeza.
  • No, espere. Quiero verle los ojos antes de que lo decapite.
El hombre lleva treinta y cinco años limpiando pescado pero nunca ha oído nada semejante. 
  • Si quiere se la dejo entera.
  • De acuerdo, me la llevo así.
¿Cómo le vas a decir al  sorprendido pescadero que esa exquisito pez se ha atrevido a lanzarte un guiño de complicidad poco antes de perder sus vísceras? 
Llegas a tu casa nervioso, entras en la cocina y despejas la mesa. 
A duras penas  logras desenvolver el paquete. 
En el armario coges un plato grande de loza y colocas la merluza encima. 
Te alejas de la mesa para tomar las debidas distancias. 
Respiras hondo y tiemblas. Te contienes durante un rato,  pero al final no puedes evitar hacer la trascendental pregunta que martillea en tu cabeza.
  • ¿Nos conocemos de algo? 

40 comentarios:

  1. Genial. Has conseguido, con tu singular relato, además de sorprenderme, hacerme reír a carcajada limpia. Va bien de vez en cuando fomentar y dar cauce libre al sentido del humor. Esa merluza se ha ganado el indulto, aunque comerla al estilo "donosti" también puede ser un acto de amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      El humor es un líquido inflamable que exige ser evacuado periódicamente del propio cuerpo para que no nos estalle dentro.
      La merluza se deja querer por eso cada cual tiene su receta y ella tan contenta.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, no hay nada como un happy end, aunque tampoco es un happy end.

      Eliminar
  3. Esos ojos que hasta el final te marcaran un antes y un después.

    Que rica

    ResponderEliminar
  4. Y con esa dosis de buen humor aun más.

    Desde el Atlántico Sur feliz carnaval.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada como unos ojos que despierten pasiones.
      Feliz Miércoles de ceniza. Menuda tenéis montada en las islas con esa drag vestida de virgen.
      Besos

      Eliminar
  5. Genial. Este tipo de humor, de historia corta y sorprendente, no falla nunca si se sabe hacer. Cuando uno ya se espera algún tipo de reflexión metafísica, algún tipo de sentimiento culposo, algún gesto épico de arrepentimiento, pues no: la pregunta limpia, plana, coloquial. Tremendo.

    Sí señor, qué gran verdad es esa de que "lo bueno,si breve, dos veces bueno". Te ha quedado redondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      La gente valora mucho las historias largas como si la novela fuera la cumbre de las ficciones y no es cierto, es mucho más complicado hacer un relato corto donde el final se convierte en la matriz de todo lo anterior. Y cuesta tanto conseguirlo. Yo en este caso lo he intentado.

      Eliminar
  6. Muy bueno, pero ahora que se han reconocido, será capaz de cocinarlo en salsa verde y comérselo?
    Por si acaso, yo procuro intimar lo menos posible con estos individuos, se ahorra uno problemas de conciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm es un final abierto y cada uno que imagine lo que más le apetezca que tratándose de una merluza ofrece un amplio menú de posibilidades.
      Gracias, chafardero.

      Eliminar
  7. Genial, Krapp. Me has sorprendido y me has hecho reír. Imagino que lo que sigue es un cambio de planes para el menú.

    Un beso grande y feliz Carnaval!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fer.
      Lo que sigue, es lo que tú quieras que siga. Pon tú los ingredientes.

      Besos grandes a miércoles de ceniza.

      Eliminar
  8. jajaja ¿y qué cara se te quedaría a ti si a tu pregunta va ella y contesta con ojos saltones ? no sé, algo así como ...pues claro merluzo! jajaja está claro que lo vuestro fue amor a primera vista, atracción fatal, no sé encuentros inenarrables en la tercera o cuarta fase antes del sofrito jajaja

    Muy bueno, mi querido Dr KRAPP .. si veo a alguien disfrazado de pescadilla y no va con Lola Flores ...jaja pensaré que eres tú ; )

    Un beso de cola rebozado de cariño para ti!

    Mil gracias por la sonrisa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María
      Y gracias también por el gesto de implicarme en mis relatos pero me conformo con situarme en mi zona de confort como narredor para que no me salpiquen mis ocurrencias y se ponga la bata de doctorcito muy sucia.
      Me gusta más el disfraz de parrocha o xouba que es como se llaman respectivamente en el norte y sur de Galicia a las afamadas sardinas pequeñas. Además el entierro de la citada sardina tiene mayor sentido.

      Besos

      Eliminar
  9. Muy bueno... Has relatado con justeza y claridad el paso previo para hacerse vegetariano... o para pedir hora con el psiquiatra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me niego a semejantes radicalidades, el pescado me mola un montón y no podría vivir sin él en cualquiera de sus múltiples cualidades. Lo del psiquiatra es una posibilidad aunque me ponen de los nervios los loqueros pastilleros.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  10. ...no le des ideas María xD JAJAJA.

    P.S:venía a disculparme porque iba a borrar el comentario y se ha publicado; es referente a las (? y ! ), me estoy volviendo sajona solo al final y a veces ni eso:(

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Alguna noche que otra yo también me sorprendí mirando alguna cara similar...

    Cuidate Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de las merluzas compartidas tiene un no sé qué de irresistible.
      Cuidate tú también, Temujin.

      Eliminar
  12. ¿Se trataba de un besugo?

    Con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, a la merluza le va mejor y me libro de darle un toque machista al tema.
      Con cariño.

      Eliminar
  13. Por eso yo prefiero los congelados. Sin cabeza y sin ojos que guiñarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff los congelados me dan yuyo aunque todos los hayamos usado como recurso rápido a falta de otras frescuras. Me quedo con la cabeza y sus riesgos.

      Eliminar
  14. Un micro esplendido. Surrealista. Digno del gran Groucho Marx. Un idea brillante y muy bien ejecutada. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aprecio tus comentarios. Ya quisiera uno acercarse al maestro aunque fuera de refilón y dejando que su sombra pase por mi lado.
      Saludos

      Eliminar
  15. ...ya lo puedes decir, ya; la polémica esta servida con el premio al Drag Queen y ahora se suma el comentario del Obispo de Canarias acerca de la blasfemia que le entristece más que las victimas de Spanair.En cambio el ganador esta pletórico.-Más vale hablar de recetas o de moda porque los temas religiosos son espinosos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que la fiscalía se ha metido por en medio y nos esperan unos meses de pasión. Una pasión que no acabará en nada, pero que será lo suficientemente amenazante como para que la gente experimente el fulgor maligno de la Santa Inquisición.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. jajaja genial ese final...
    me has hecho reír imaginando la cara del tipo preguntándole a la ya inmóvil merluza, si se conocen de algo...

    un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor es siempre saludable.
      Muchas gracias, Carlos.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Pero Dr, cómo sabías que necesitaba una carcajada? Genial.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff me dí cuenta hace tiempo, pero como soy educado no te lo quise decir.

      Besos

      Eliminar
  18. Estupendo.
    Nada que añadir a lo opinado por ahí arriba. Salvo que a una amiga le pasó algo así realmente con un pulpo. Se ve que los pescaderos les cortan no sé qué nervio para que no puedan moverse y no se les escapen del expositor, pero continúan vivos para que se conserven frescos más tiempo. Una tortura más de la supuesta raza superior. Mi amiga no se llevó el pulpo a casa pese al sugerente guiño, la muy menguada.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conozco a alguien, que tú también conoces, que tuvo una experiencia singular con un pulpo. Por cierto ya que hablas de pulpo te voy a poner el enlace de una entrada del 2006 sobre el pulpicidio que nos acontece y que acontece en una ciudad bien conocida por ti.
      Aquí te la dejo

      Saúde

      Eliminar
  19. Yo creo que la escena final podría ser el preludio de un gran amor. El hombre y el pez están predestinados a entenderse. Quizá este hombre siente un precedente. Ha sido genial. Y pensar que siempre nos hemos sentido mimosos con los perros y los gatos...Pero él ha sido más original aprovechando la coyuntura que se le presentaba.
    El humor con el que impregnas tus relatos me recuerda a las grandes obras de la fantasía cómica o de la ficción absurda de Aristófanes y Menandro, de Muñoz Seca, Miguel Mihura, los hermanos Alvarez Quintero o los mismísimos Faemino y Cansado cuando entablan ese clásico bis a bis dialogado tan ingenioso. Me ha gustado mucho.
    Abrazo, Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un precedente...hummm, no lo había pensado. ¿Crees que podrían encontrar un destino común más allá de la angustia provocadas por la incompatibilidad de caracteres? O es que el estaba con una merluza de cuidado encima y encontró cierta familiaridad en el pez del mismo nombre? :)
      Gracias por alinearme con semejantes precedentes literarios, ya quisiera yo atarle los cordones de sus zapatos a esos tipos tremebundos.
      Repito, gracias por tu animoso comentario.
      Un abrazo

      Eliminar