20 abril 2016

Listillos al acecho

SNOBIA.- La plaga masiva de listillos que estamos padeciendo ha desatado una fuerte polémica. Mientras muchos afectados piden el uso masivo indiscriminado de venenos para su exterminio definitivo, destacados científicos y ecologistas desaconsejan el uso masivo de listicidas por los efectos adversos que podría tener sobre la salud humana y la fauna silvestre. Ésta fue la causa por la que el Ministerio de Agricultura decidió dejar de aplicar veneno. 

«Estamos ante un pico muy importante de explosión demográfica de listillos. Pero todas las poblaciones cíclicas terminan bajando. Con ésta pasará lo mismo», afirma el neuropsiquiatra y libertino Max Von Krapp
Este laureado investigador, que desarrolla su actividad en el Departamento de Neuropsiquiatría Evolutiva de Homúnculos, Humanoides y otras Pestes Humanas en la Universidad de Labidah, asegura que no estamos ante una explosión excepcional del Rattus Doctus, un homúnculo común que por contagio o por causas ambientales no suficientemente esclarecidas, sufre un proceso de mutación, en que libera feromonas, activa su condición gregaria y se convierte en un eficaz transmisor de le epidemia. 

«Desde finales de los 60 su avance es arrollador en nuestro territorio», afirma. «No sabemos con total precisión el porqué, pero casi podemos asegurar que el traslado masivo de población humana del campo a las ciudades ha facilitado tal expansión». 
La democratización cultural y educativa, el desarrollo de los medios de comunicación y en la actualidad de Internet, el aumento del tiempo de ocio, han generado un movimiento reactivo y de defensa por parte de las antiguas masas ilustradas amenazadas por la culturización popular.
 «Es en ese sector, clasista y elitista, donde la cepa está alcanzando mayores niveles de virulencia». Von Krapp  no obstante, se muestra sorprendido por la duración de la plaga desde su primera aparición. 
«Aquellas primeras poblaciones ya están remitiendo, como anunciamos. Pero han surgido núcleos nuevos asincrónicos, que se reproducen en ondas viajantes como ocurre en el resto de Europa». declara. Ya no es necesario ir a festivales de cine independiente, a conciertos indies o de free jazz o a performances y exposiciones de arte conceptual.
«En cualquier momento, en cualquier lugar, nuevos listillos están al acecho». Von Krapp no tiene dudas, Internet es la gran cepa actual de contagio.

 Sea como sea, la plaga de listillos está causando alarma entre la población ya que en algunos sitios se han producido densidades de hasta 1.800 individuos por hectárea. En condiciones óptimas - galerías de arte, filmotecas, salas de concierto, tiendas de FNAC etc.. - alcanzan la fertilidad a las tres semanas y así hasta miles de ejemplares cada temporada. Ante la plaga, la Asociación de Intelectuales Institucionales en Peligro (AIIP) reclama el uso masivo de veneno, como se hizo en primavera en varios eventos culturales. Unas 20.000 hectáreas fueron tratadas con atonticona, un anticoagulante producido por la fermentación de materia gris bombardeada con rayos catatónicos, que lamentablemente tuvo efectos devastadores sobre otras especies: autodidactas silvestres, perdularios, Testigos de Jehová, bedeles de facultad, visitadores médicos, tasadores inmobiliarios  y funcionarios del INEM. Un informe de la Universidad de Labidah del 31 de abril (sic) alertó del peligro para la salud si se consumían esas especies infectadas. Esto, unido a la denuncia de siete asociaciones ecologistas, llevó a las autoridades a tomar la decisión de dejar de esparcir veneno. 
«Los análisis demostraron que todos los sujetos de experimentación tenían el buche lleno de veneno, y sin embargo, los listillos siendo tan pillos, no presentaban hemorragias», señaló ayer el neuropsiquiatra libertino y desde ayer jefe del Instituto de Recursos Animalísticos de la Universidad de Labidah, Max Von Krapp. «Dudamos de la eficacia de la atonticona tal como se ha aplicado», añadió. 

Mientras tanto el Ministerio está aplicando nuevas medidas como son: el control reiterado y cansino de las redes sociales; el cierre de hipotéticos lugares de contagio -las ya citadas galerías de arte, filmotecas, salas de concierto, librerías y bibliotecas- y un uso distinto del listicida, que será introducido a través de un sofisticado tubo metálico de línea vanguardista fabricado por Apple Inc -según un borrón encontrado en un cuaderno de notas de Steve Jobs-  y por tanto, dado su precio, vedado al resto de seres vivos. 
 Ante la crisis suscitada, el portavoz del Gobierno, ha ofrecido la ayuda «rápida y contundente -aunque eso sí- prudente, del Presidente».

28 comentarios:

  1. Vaya, sales de protagonista en este texto :)) Aunque hace poco me di cuenta que te habías quitado el Doctor ¿verdad?

    Me preocupan los listillos de Panamá, de cualquier paraíso fiscal, los que se saltan la fila siempre, los que no pagan nunca (incluso la ronda de cervezas). Esta otra especie, como soy tan asocial, no me molesta tanto. Igual soy yo misma una "listilla" de las que criticas, la verdad es que me encanta el jazz, ciertas exposiciones y los libros, últimamente me he encerrado especialmente en los libros cual rata de biblioteca.

    Te contaría una cosa que me ha ocurrido hoy en clase pero por prudencia me lo callo :))

    Abrazos (y siempre gracias por tu estupendo sentido del humor).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay varios textos en que me erijo en protagonista. En la columna azul de la izquierda busca la etiqueta del Doctor Krapp.

      Lo mío es un pellizquito de nada a los "sobraos" de cultura, a los otros mangantes y sinvergüenzas les reservo más dinamita. Yo pertenezco en parte a ese entorno y considero a los listillos de forma fraternal entiendo por listillos a los culturetas un pelín pesados, cosa que tú no eres Laura, contigo siempre se está en posición de aprendizaje.

      Me quedo sin saber esa historia que no te atreves a contar.

      Abrazos (y gracias por entender tan bien el sentido de mis entradas)

      Eliminar
  2. Esta plaga a la que hace alusión; mi estimado Max Von Krapp, ya se esta convirtiendo en una pandemia.Será cuestión de emplear más recursos en Investigación, ya que la eficacia de atonticona esta dejando muchas dudas y sobre todo los métodos son cansinos, repetitivos y acaban dando ganas de irse a una montaña a contemplar las puestas de sol:vamos lejos del mundanal ruido.

    Gracias por compartir estos buenos momentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La atonticona tiene mucho éxito en algunos ambientes, vease el caso de Telecinco, pero no es contundente en otros menos predispuestos.
      Pues si la alternativa es ir a la montaña a ver las puestas de sol como que me apunto.

      Gracias por tus visitas siempre bien recibidas

      Un abrazo

      Eliminar
  3. De todos modos tampoco creo que debemos preocuparnos mucho, ya que como muy bien dice su pariente Von Krapp, este tipo de pandemias suelen pasar de moda. Precisamente este término, "moda", es el que explica las súbitas crescencias de personal infectado: las poblaciones de hipsters, por ejemplo, ya comienzan a ser sustituidas por los twee; que son tan tontos o más que los anteriores, pero también desaparecerán cuando llegue el momento.

    Permaneceremos atentos a la pantalla, mientras tanto: esta sucesión de tribus listillas y tontillas a la vez, resulta muy entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía los twee aunque con ese palabro en juego me huelo lo peor. Lo que está muy de moda ahora son los millenials también llamada Generación Y al parecer sucesora de la inmortal Generación X, tan grunge ella. Creo que los millenials son los nacidos desde 1985 hasta la fecha aunque cualquier especulación al respecto puede tropezarse con controversias cronológicas de inusual vehemencia.
      Allá ellos, uno ya no está para estos arroces.

      Eliminar
  4. Bamos haber, señor doctor: usted tiene algo contra mí, claramente.

    En estas últimas entradas se ha dedicado a atacarme de maneras harto indisimuladas. ¿Qué tiene usted contra nosotros los listillos?

    Sí, no ha nombrado las barras de bar, que es donde yo suelo impartir mis clases magistrales; tampoco ha mencionado al meritorio gremio de los cuñados, del que me precio en ser destacado miembro. Pero no me engaña: recuerde que soy un listillo y que me doy “de” cuenta de todo. Yo también estudié en la Universidad de Labidah. Ya lo dijo Sergio Ramos: “Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio”.

    Nuestra civilización se halla ante un crucial punto de inflexión: de la fe del carbonero y de la opinión non petita del taxista, estamos derivando hacia el “enterao”. Los hábitats que usted menciona -festivales de cine independiente, conciertos indies o de free jazz, performances, exposiciones de arte conceptual, galerías de arte, filmotecas, salas de concierto, tiendas de FNAC…- son solo una pequeña parte en la que pululamos los que tenemos la solución para cuanto problema se plantee. De hecho, el Dépor hubiese ganado por goleada hoy si me hubiesen preguntado a mí.

    Lo que sí ma preocupao grandemente es la existencia de algo llamado “atonticona”. Non sei que cona quere dicir.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo es usted listillo además le veo algo cuñado paranoias, lo cual tal como está el patio quizás sea de lo más conveniente. Mejor estar armado para sobrevivir al fregao contemporáneo.
      Déjeme que felicite desde aquí al señor Sergio Ramos por tan inestimable cita, se ve que a pesar de las lamentables apariencias futboleras, aunque es magnífico central, sabe lo que vale un peine.

      Pero donde usted se luce es ese penúltimo párrafo que larga usted en su comentario y que dejan a uno sin resuello. Lástima ese final amargo recordando una amarga derrota. Le propondremos como próximo entrenador de nuestro dream team local.

      Lo que me pregunta sobre la atonticona es como si me preguntara por penicilina ¿Penis y cilina? No es posible tal convivencia.

      Saúde

      Eliminar
  5. "El buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos se engañen, sino que más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres; y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más razonables que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por derroteros diferentes y no consideramos las mismas cosas."
    Decía un tal "Rene", que viene a decir que todos somos muy listos desde nuestro punto de vista, nuestros principios y nuestro enfoque. Cierto es que unos aciertan más que otros en el momento que sus opiniones me son más favorables o más confortables a mi pensamiento, tendiendo menospreciar a aquellas que por su planteamiento me exigen esfuerzos o trabajos no previstos o aquellas en las que queda patente una parte de mi ignorancia. Y aquí llegaríamos a una situación para reflexionar, ¿deben los que no conocen "la verdadera verdad" poder votar?, ¿deben tener el mismo derecho de opinar sobre la vida un analfabeto que un doctor?...¿que criterio tiene un analfabeto funcional o vocacional para poder votar sobre los destinos patrios si no posee conocimientos básicos? y me ademas me atrevo a preguntar ¿si famosos doctores y científicos han estado equivocados en el trascurso de la Historia, como sabemos donde esta la sabiduría?.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un párrafo, el de Monsieur Descartes, que justifica toda una civilización.

      El problema a mi modo de ver y entender es el uso de la información, del propio conocimiento, como forma de distinción social, de creerse por encima de todo lo demás gracias a que se sabe más.

      Hay una cosa más importante que el derecho al voto y se llama democracia. Fue Hitler quien se planteaba si una lechera bávara podía tener el mismo derecho al voto que un catedrático de Heidelberg. Pues sí, claro que sí, ya no vivimos en una sociedad estamental donde unos tienes más derechos que otros por cuna, dinero, clase social o sabiduría.
      Tú como yo conoces analfabetos sabios y profesores idiotas. ¿Quién mide los derechos de los demás?

      Quizás la sabiduría sea como esas liebres artificiales que les ponen a los galgos en la carrera. Quizás correr detrás de ella es nuestro destino como es correr detrás de la felicidad, el amor y demás cachivaches con los que se justifica seguir corriendo hacia ninguna parte.

      Saludos

      Eliminar
  6. Cómo me gustaría un comentario sobre el tema del profesor Tierno Galván, no sé el porqué pero se me vino a la cabeza ahora.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo mis peros hacia Tierno Galván porque hubo un tiempo en que estuve cerca de sus propuestas.

      Besos

      Eliminar
  7. Ciertamente, me has dado qué pensar.

    Ignoro si vamos de la ignorancia a la clarividencia o de la ignorancia a la inopia.

    En todo caso, llamo a mi gato y le doy una ración doble de Nocilla. Le encanta por las noches cuando ve conmigo un episodio de The Walking Dead. A ver. No somos nada. Una panda de listillos. Si fuéramos judíos aún tendriamos algún pase, pero solo somos estentóreos participantes en la comunidad de bares más grande del orbe. Hay dos mil bares por cada biblioteca. Mi gato lee a Proust a pesar de tener el ojo izquierdo con un parche, pero la mayoría de veganos opta por desdeñar a Ayn Rand por su minarquismo. Me defino en un amplio sentido como anarcocapitalista y estimo la cultura como un bien social de propiedad privada. Solo abierto al esfuerzo de mentes conceptualmente cultivadas. Mi gato descree en toda esta parafernalia política y se encuentra cómodo en una monarquía liberal sobre todo si no le afecta a su posición junto a la chimenea por las noches. Me voy al bar. Allí está Seneca y Almotamid compartiendo la pasión del ajedrez. Y todavía se están jugando la posesión de Sevilla jugando con Alfonso VI a través del whatsapp. Llueve. Mi gato es escéptico y no confía en que la tradición cultural llegue muy profundamente a los áridos pobladores de este confín del mundo, en un ángulo muerto de Europa. Somos un error congénito. Los bares están llenos de listillos que han leído a Samuel Beckett. Los veo ensimismados en su soledad y afirmando que no hay auténtica comunicación, que todo es una reducción al absurdo. Por si acaso, Omar Khayan nos dejó sus Rubaiyat como expresión de lo que soy yo, materialista, pesimista y escéptico. Y no me enorgullezco por que mi gato sea lector de Proust. Pero sí de mi origen aljamiado. Esta piel de toro, torturada por la luz de sol, no es pródiga en cultura. Más bien no. Pero ¿qué hacer? Albert Camus escribió que el mayor dilema moral era por qué no suicidarse. Por qué seguir viviendo. No tengo respuesta cabal. Esperaré a mañana en que la luz de sol vuelva a infundir algo de calor a mis venas anarcas y capitalistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te has pasado a The Walking Dead? Felicidades, es una de mis series favoritas y eso que en este preciso momento estoy intentando ver el tan cacareado primer capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos.

      Temo que tu gato coja sobrepeso, yo a la mía solo le doy unas cucharadas de yogur y le saca mucho provecho ya que luego se relame hasta las tantas y se siente más feliz que el protagonista de la obra magna de Proust con su manoseada magadalena. A mí me pasa lo mismo que a la gata, de tanto en vez vuelvo a relamerme volviendo a leer cualquier texto del maestro francés. Debe ser que los dos estamos mayores.

      Ayn Rand me parece una escritora predicadora. No es bueno que en medio de una novela te suelten el sermón. Recuerdo aquella versión cinematográfica de El Manantial como Gary Cooper de iluminado arquitecto.
      Yo creo que el anarcocapitalismo es un poco... como diría ... comodón. Es coger el rollete guay de anarquismo, las libertades individuales y tal, pero pasar de la cuestión de la igualdad social para el resto. Allá te las compongas. Yo muy libre, muy haciendo lo que me salga de mis partes y los demás que se busquen la vida.
      Propio de un gato, pero las personas no somos gatos y mira que me gusta Proust.

      No nos suicidamos porque no nos gusta romper nuestras costumbres.

      Eliminar
  8. Yo te hacía una especie de doctor del alma humana, pero no me imaginaba que además te codeabas con la prensa y te la echabas de neuropsiquiatra y libertino, ja,ja, Krapp: ¡qué bueno! Me encuentro ciento por ciento a favor del empleo masivo de listicidas, sobre todo antes de que estos individuos desarrollen anticuerpos y se hagan listicida-resistentes.

    Un beso ;)!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno hace lo que le dejan, querida Fer, además hay que tener buena prensa para seguir en la cosa y mantener el status, suponiendo que uno lo tenga.
      Habrá que encontrar un modelo más desarrollado de listicidas para evitar resistencias no deseadas.

      Besos.

      Eliminar
  9. Es eso, en la reacción contra la democratización cultural y educativa, el desarrollo de los medios de comunicación y de Internet etc. está el origen de esta plaga de ilustrados lustrosos. De nada han servido los golpes en la mesa con recortes masivos, reformas laborales e incluso esconder bajo llave la vacuna de la Hepatitis C.
    Pues te digo una cosa, que como ahora nos dé por probar toda una gama de listicidas o de atonticonas procedentes de la fermentación de la materia gris, que ya estamos viendo que no funciona, pues entonces estaremos dejando lo fundamental de lado y se nos va a llenar esto de arañas en cuatro días. Y si no, al tiempo. Acuérdate de lo que te digo. Y picar, pican, que para eso están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay un miedo a la rebelión de las masas como diría Ortega. Los listillos quieren salir de ese anonimato y a pesar de los males de la crisis, necesitan separarse del común y encontrar un espacio propio.

      ¿Crees que no tenemos ya suficientes atonticonas a nuestra disposición día a día todos los días?
      Si, pican, claro que pican.

      Eliminar
  10. jajaja qué buenísimo!!! y eso que mira a que horas te leo... te aseguro que si aun estoy aquí escribiéndote como una aducida es porque me ha encantado tu escrito... el final! xD! .. jajaja estás sembrado.. " la ayuda «rápida y contundente -aunque eso sí- prudente, del Presidente».. pues sí, parece una abuelita en rehabilitación con la marcha que lleva ... y estos otros? jajaja autodidactas silvestres, perdularios, Testigos de Jehová, bedeles de facultad, visitadores médicos, tasadores inmobiliarios y funcionarios del INEM... no sé, pero a mi me asustan casi tanto como los listillos a secas que a saber, me temo que es una familia tan diseminada que es poco menos que imposible erradicarla con tratamientos masivos y generalista ... a mi me parece que a los listillos se les tiene que reducir uno a uno con un espray de esos anti violadores .. jaja directo a los ojos en pleno arrebato erudito/pedante ... ;)

    Me voy a la cama con una sonrisa de oreja a oreja... fíjate, no sé por qué me ha venido a la mente la escena de ... jaja espera, ya metidos en gastos te busco el enlace y te la pego de regalo de buenas noches ¿qué te parece? ¿¿les atacamos así a los listillos? ;)

    Muchos muchos besos y por favor no te intoxiques con tanto material neurotóxico ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff me hace sentirme culpable saber que has estado hasta las tantas leyendo ésto. Me temo que tú eres también de la tribu de los desvelados, como yo, esos que hacemos miles de cosas para encontrarnos con Morfeo y casi nunca acertamos del todo.

      Lo del spray en los ojos es sugerente, pero dado que llevo unos días con problema en los míos por cuestiones alérgicas casi me da un poco de yuyu. No veas lo que estoy pasando.

      Mítica escena de una de mis películas más recordadas. Yo en otra vida quiero ser Cary Grant.
      Agradezco tus sonrisas porque dan vida a este blog.
      Muchos besos, llevaré mascarilla por lo de los ojos ;)

      Eliminar
  11. A los listillos que no soporto, y que habría que exterminar, son esos que, sea el tema que sea el que se está tratando, dejan caer un dato que nadie conoce y quedan como auténticos (gilipollas sabiondos) triunfadores al dejar boquiabiertos a todos los demás... No sé si me explico, distinguido Von Krapp...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te veo duro, Luis Antonio, yo soy más condescendiente si los datos que proporcionan enriquecen la información y el debate. En ésto todavía hay clases.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Los listos de verdad nunca son engreídos. De los segundos es de los que hay que escapar.
    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado, Selo. Estás en lo cierto. Los engreídos son los que usan su sabiduría como si fueran unos zancos y mirar a los demás desde arriba.

      Bicos

      Eliminar
  13. A grandes males, grandes remedios. Recomiendo la reproducción en cualquier tipo de aparato apto para ello de la discografía de Camela a volumen brutal, y llenar todas las librerías y bibliotecas de las obras completas de Belen Esteban, ya verá como no queda ni un listillo de muestra.

    ResponderEliminar
  14. Es una idea a valorar pero debemos ser conscientes de que se empujamos mucho la balanza de un lado para evitar la carga del otro peso, quizás consigamos resultados inesperados: que los listillos amén de seguir siendo unos pesados se vuelvan muy cutres en sus gustos y eso sería sencillamente aterrador para nosotros las víctimas de sus desmanes.

    ResponderEliminar
  15. Joder! Y yo que quería hacer un comentario típico de listillo, pero viendo los comentarios anteriores compruebo para mi pesar que ya se me han adelantado, lo cual me demuestra que no soy tan listillo. Lo que aún no entiendo es si eso es bueno, o es malo...

    ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff menuda pregunta para que te conteste un gallego como yo que vive como no podía ser menos en perpetua incertidumbre.
      ¿Es bueno ser listillo? Depende....

      Saludos, Alfredo.

      Eliminar