30 septiembre 2013

Tú matas, ellos ganan

¿Sentimos o solo creemos que sentimos?
Como decía el escéptico Pepe Carvalho en Los mares del Sur:
¿Cómo amaríamos si no hubiéramos aprendido en los libros como se ama? 
¿Cómo sufriríamos?
Y luego terminaba:  Sin duda, sufriríamos menos.” 
¿Por qué sufriríamos menos?
¿Acaso por qué el dolor puro, nacido de nuestra propia esencia, al hacernos más vulnerables también nos da mayor capacidad de redención?
¿Cómo nos va a redimir algo que no es nuestro? 
¿Cómo lo va  a hacer cuando nuestras sensaciones están mediatizadas por lo que hemos visto, leído o admirado en otra parte? 
Al sufrimiento añadimos culpabilidad e inocencia. Culpabilidad por la no saber distinguir lo verdadero de lo impostado e inocencia por desconocer lo que realmente ocurre en nuestro interior.
¿Sentimos realmente la muerte de Asunta, esa pobre niña supuestamente asesinada por sus padres o solamente lo hacemos porque nos toca sentirlo? 
Apoyamos a la víctima, sí. Rechazamos a los posibles verdugos, claro ¿Cómo no lo íbamos hacer cuando nos toca ser buenos?   
Es cierto, nos toca ser buenos aunque luego nos hagamos la  pregunta que se hacía Vila-Matas en un estupendo artículo de El País el otro día: 
¿Somos buenos porque realmente lo somos o porque queremos que los demás nos aprueben?
Da igual, nos hemos alineado con el bien y nos sentimos a salvo. Eso es lo que importa al final.

En cambio no importa que alguien mate y otros ganen.
No importa la sonrisa bobalicona de la locutora del telediario mientras anuncia, a bombo y platillo, que la Televisión de Galicia ha obtenido record de audiencia. Como si se tratase de un derby futbolístico en la cumbre.
No importa que el diario de mayor tirada cambie los titulares cada dos horas para luego  desmintirlos o modificarlos en las siguientes ediciones digitales:
El asesinato de la niña de Santiago pudo ser planificado hace meses por la herencia. 
Investigan si la niña fue asesinada por ser la heredera universal de la fortuna de sus abuelos maternos.
Asunta no aparece en el testamento de sus abuelos pero recibió bienes en vida.
El juzgado no investiga «en estos momentos» la muerte de los abuelos.  
Asunta pudo ser drogada el día de su muerte en una comida con sus padres. 
Asunta fue sedada con el mismo medicamento que tomaba su madre.
Asunta estuvo medicada por alergia y nunca dijo a sus profesoras que su madre quisiera matarla.
La investigación trata de leer entre líneas el blog de la pequeña Asunta..  
Los indicios descartan la participación de una tercera persona en el crimen.
Los investigadores creen que el padre y la madre idearon juntos el plan para asesinar a Asunta.
Asunta habría cumplido hoy 13 años.  
Ésto último es verdad, hoy cumpliría 13 años, las otras no lo sé. Habrá que esperar a las siguientes ediciones. 
Lo importante es tener a la gente en vilo, ponerse a la vanguardia de la información para que los demás medios te tomen como referencia, conseguir más publicidad, vender más periódicos y darle a la gente un hueso para que siga disfrutando.
Por qué la gente disfruta  de todo ésto ¿o no es así?
Disfruta y gana. 
Para algunos es excitante tener una intrigante novela policíaca con situaciones confusas e implicados poco habituales, "gente de sociedad", tan cerca de casa. 
Puede que haya gente con más escrúpulos, pero al menos es un consuelo saber que hay seres mucho más siniestros que nosotros mismos aunque sean más ricos. Eso también es una  ganancia, al meno sobre los acusados.
Disfruta y gana el imbécil que grababa con móvil la entrada del matrimonio en la casa para el registro policial y cuando vio a la cámara filmándole se puso a gritar como un descosido llamándoles asesinos.
Dicen que lo de los insultos puede ser un táctica de la propia Guardia Civil para desestabilizar a los sospechosos. Para eso cuentan con un "experimentado y brillante" gabinete psicológico. Al parecer, también la Benemerita tiene mucho que ganar y disfrutar en e este asunto.
Y no digamos los psicólogos de guardia en las diferentes televisiones. Ese que lleva décadas dando la vara en su condición de psicoforense y otros portentos que son capaces de descifrar la personalidad de unos supuestos asesinos tras verlos 20 segundos en un vídeo.
Unos matan, otros ganan y muchos piensan que sienten ya que ignoran que les han extirpado la capacidad de sentir.

30 comentarios:

  1. Bueno, hoy sí estoy en condiciones de seguirte y comentarte, Krapp. Bajé a la realidad luego de la nube del viaje, para bien y para mal, amigo.

    Estoy de un todo de acuerdo. Lo mismo sucede hace meses en los medios argentinos con el caso de una chica llamada Ángeles. Todo el morbo colectivo puesto en cómo la asesinaron. Toda la audiencia pendiente del caso, toda la carne puesta al asador para sacar rating y vender a costa de la pobre chica. Un caso que no se resuelve en los fueros jurídicos, como es costumbre local, porque algo gordo han de estar tapando, y ya la exhumaron tres veces...

    Mientras tanto, dale al fútbol, al show business y a las mentiras de la política y la economía locales, y las cuestiones globales tienen un segmento de tres minutos en los noticiarios centrales.

    Ya ni siquiera me molesto en verlos. Los policiales antes ocupaban la última sección en los periódicos: hoy son tapa. Yo me pregunto si no se usan estos tristes casos como cortinas de humo, Krapp, y me temo que lo mío es simplemente una pregunta retórica.

    Muchos besos: ¡excelente reflexión!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En caso de Santiago no es más que una cuenta más dentro de un rosario de cuentas que sufrimos por aquí desde que los medios descubrieron que los crímenes son infalibles para atraer la opinión público. Algo que no es nada nuevo pero que antes no salía de la prensa especializada, aquí había un periódico tremebundo llamado El Caso, y de las páginas interiores de los diarios generalistas tal como comentas que pasa en Argentina.
      Creo que en los casos criminales como en los de la prensa rosa lo que hay es una especie de relajación por parte del público. Lo que cuenta al ser personal y llevar nombres y apellidos detrás permite cierto distanciamiento que no permiten las noticias colectivas que nos afectan a todos.
      Muchas gracias. Muchos besos

      Eliminar
  2. No sentimos. Sentimos asco y miedo al ver lo que alguien "normal", incluso destacado y exitoso es capaz de hacer, tal vez pena, sentimos una morbosa y cruel curiosidad por detalles escabrosos, nos convertimos todos en forenses, periodistas, psicólogos y verdugos.
    No sentimos. Hablamos de muertos a decenas, centenas, miles, sin casi pestañear. No nos importa de verdad. Sabemos lo que tenemos que decir. Cómo nos tenemos que sentir. Pero no sentimos verdadera empatía, si no nos asquearía que no respeten el duelo ajeno. Sin embargo queremos escuchar a la familia, a los amigos. Me gustaría tener una cámara acosándome cuando he perdido a un familiar? Y por qué no nos inmutamos al ver cómo se la ponen al abuelo de alguien, a la madre de alguien?
    Hemos convertido las desgracias en un circo, en un entretenimiento más. No aprendemos, no rectificamos.
    Buena reflexión. Me has dejado pensando.
    Un beso Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La racionalidad nos avisa de que eso no es bueno pero la tentación nos pierde. Esa es la clave del morbo, jugar al conflicto entre un consciente que rechaza y un inconsciente que se siente atraído y finalmente vence.
      Luego llega un momento en que nuestra mente, alimentada por la cultura del crimen, yo soy el primero en reconocerlo, le cuesta establecer los límites entre realidad y ficción.
      ¿Si te gustan las novelas policíacas como vas a rechazar una historia que tiene todos los elementos de una novela policíaca e incluso las supera?
      No le podemos pedir tanto a nuestra mente, pero nos duele.
      Nos sentimos culpables y eso es doloroso.
      Gracias. Muchos besos

      Eliminar
  3. Pues si, es difícil de entender todos esos comportamientos que enumeras y describes, De hecho, servidora, en este caso y otros muchos... no entiende nada. Nada de nada.

    La caza y captura d este tipo de 'emociones', comenzó en este país, con el malhadado crimen de las niñas de Alcasser... y en vista del filón que resultó ser en audiencias y público en general, no ha hecho más que crecer desde entonces.

    Del porque, eso es así, quizás los sociólogos o psicólogos... tengan una explicación más o menos convincente. Yo, y humildemente lo digo, lo único que sé seguro, es que todo esto, también forma parte del 'pan y circo' acostumbrado. Como una especie de soma, que intentan que nos mantenga anestesiados. Me he negado, cosa harto difícil en este momento, a seguir el caso... pero aún así me llegan 'retazos' de las miserias humanas, tanto de las mediáticas como de las particulares.

    De nuevo, gracias por aldabonazo de tu trinchera, Krapp.

    E unha aperta, unha grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que antes de Alcasser estas cosas tenían su público, pero se consideraba como algo menor, para gente poco selectiva. Te acordarás que no estba bien visto leer El Caso.
      Luego se descubrió la gallina de los huevos de oro y empezó la cosa que alcanzó cierta cumbre en el caso de Rocío Wanninkhof donde impunemente se linchó a una inocente.
      Sí es pan y circo pero no olvidemos que la culpa no es solo de los emisores también tienen algo que ver las necesidades de los receptores.
      Unha aperta e grazas

      Eliminar
  4. En estos momentos de la noticia hay demasiado tensador de emociones: comenzando por los periodistas que en vez de contar lo que es cierto se quedan con lo que de verdad puede crear ese morbo mediático...Y, no hay que leer mucho cuando lo primero que salto por los aires fué que el movil era el económico, que Asunta era heredera universal.Amedida que se ha profundizado un poco más ya no es así: es que ,le dejaron bienes e inmuebles y que antes de ser adoptada sus abuelos había redactado el textamento por lo que su madre adoptiva es la beneficiaria.Después la muerte de sus abuelos con una diferencia de meses y ademas se destruyen pruebas porque se incineraron.Te acuerdas de la muerte de Rocío que inculparon a Dolores Vazquez y que gracias a una colilla cogieron al asesino...Pero la ira que tuvo que soportar esta mujer y las humillaciones : ser encarcelada,acusada,etc.Désde que tengo uso de razón siempre se han dado las noticias sin importar a quien salpican:después con pedir perdón o pasar página y el pueblo sigue su ruta.Tiene razón Cristal: con el asesinato de las niñas de Alcaser el despliege que suscitó este horrible triple crimen.Creo que no somos malos pero que nos frena el sentirnos rechazados por la sociedad eso es...lo que dicen los psicólogos:pero en 20 minutos no se puede sacar un perfil.

    Lo que si es repugnante es porqué se mata y más por una razón trivial.Me echo las manos a la cabeza que estos padres hayan podido sesgar la vida a un ser inocente y más ella que es abogada que pensaba que la ley no la iba a juzgar y él no es ningun cabernícola es un hombre con una formación.Pués ahí nos da la respuesta que no se es malo pero: cuando se rebasan los límites uno se puede convertir en un asesino...?

    Esta entrada y esta reflexión da mucho que pensar Krapp.


    Un abrazo feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario sobre Dolores Vázquez me ha hecho mirar ayer alguna cosa sobre el caso Wanninkoff y el linchamiento mediático sobre esa mujer que apenas hace unos meses, hay un vídeo en Youtube, confesaba que todavía no se podía quitar de encima lo que había sufrido, hasta el punto de que sigue escondida en Londres sumida en un miedo interminable.
      Por supuesto sería una quimera pedir responsabilidades civiles a las personas: Guardia Civil, magistrados y periodistas que se lanzaron salvajemente contra esa mujer sin pruebas suficientes. O sí, con ciertas prueba de peso: era lesbiana, borde y no suficientemente atractiva. Todavía nadie le ha indemnizado por lo que sufrió después de 14 años.
      No estoy exculpando a nadie. No es digno que se entre a saco en la vida de unas personas, que se explore en territorios íntimos que no tiene que ver con el caso, como la relevancia a lo escrito en un blog por las fantasías de una niña de 12 años etc....
      Un crimen no justifica el despellejamiento de nadie ni los daños colaterales a los inocentes y allegados.
      Gracias y felices días.

      Eliminar
  5. Los asesinos, los psicópatas, existen desde el principio de los tiempos y seguirán existiendo y cometiendo horrendos crímenes. Eso no lo podemos evitar. Siento un malestar indescriptible cuando surge alguna de estas noticias. En mi humilde opinión no se debieran de dar. Eso corresponde a las policías y no a los medios de comunicación porque con ello sólo están aumentando el panico de muchos padres a dejar siquiera ir a por el pan a sus hijos. Con ello están dando una imagen distorsionada de la realidad insinuando que esto pasa de manera común y cotidiana. No es verdad. Hay miles, sino millones de jóvenes que transitan por las calles de nuestras ciudades a diario sin que sus padres vayan a su lado y sólo muy de vez en cuando sucede una tragedia de estas; lo mismo que ha sucedido siempre ¿Que antes no se oía nada de esto tan amenudo? Será que en tiempos pasados los periodistas lo eran realmente y conocían el significado de la palabra respeto.

    Hoy en día la prensa y la televisión han dejado de ser medios de comunicación para convertirse en lastímeros circos con espectáculos bochornosos dirigios por peridistas con titulín y sin decencia. En definitiva: Han pasado a ser entes que me probocan la misma sensación que los crímenes y criminales de los que sacan negocio.

    Magnífica y acertada entrada Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí se deban dar estas noticias, Es conveniente que la gente sepa lo que ha ocurrido pero en su contexto y utilizando fuentes contrastadas. Nunca dando la razón a bulos que solo son útiles para mantener la atención del público y hacer negocio.
      Si se hace correctamente la gente sabría calibrar sin problemas lo que es un caso puntual de lo que es la realidad día a día de padres e hijos.Piensa en el miedo que estarán experimentado las miles de niñas adoptadas si solo se usa la carnaza como reclamo.
      Siempre ha habido casos de éstos y la gente se volcaba en los crímenes como no se volcaba en otras noticias pero tenían su público y sus espacios, ahora todo está en todas partes.Además lo peor es que hay que llenar horas de televisión con programas en que dan vueltas y vueltas a lo mismo.
      Gracias. Salud

      Eliminar
  6. Yo cuando veo que han asesinado a un niño, (este caso, lo quieras creer o no, lo desconozco) siempre me pongo en el lugar del padre, ¿que haría yo? ¿como reaccionaria si matasen a mis hijos? y ¿sabes que?, no descansaría hasta vengarme, no descansaría hasta pillar al asesino, ojo por ojo Krapp. Es lo que pienso que sentiría. No puedo entender a un padre que vaya a una televisión a explicar cosas de la muerte de sus hijos, puedo entender que mate al asesino ¿pero regodearse en la muerte de sus hijos?, eso no me cabe en la cabeza.
    Hay un cierto consuelo mental en ver las miserias y las atrocidades ajenas, por comparación nos vemos buenos, nosotros no haríamos eso, nosotros no somos así, pero solo hay que ver episodios en tiempos de necesidad que mutan a personas normales en bestias sin corazón.
    Nunca entenderé el fenómeno "fan" nunca he sido "fan" de nadie, nunca, ni de un músico, ni de un asesino y hacer un seguimiento de un asesino y filmarle es parecido a lo que hacen los adolescentes atontaos con los músicos.
    Con los medios de comunicacion y su "labor social" me acuerdo de Willian (el de Shakespeare) y unas de sus frases en Hamlet:

    "Cuantas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas engañamos al diablo mismo"

    Dicen defender el derecho a la comunicación y la información y en vez de eso manipulan, extorsionan, tuercen la misma para darle mayor longitud; que básicamente es como quitar el hambre del mundo repartiendo mierda. Un saludo y acertada reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ojo por ojo no devuleve a los hijos muertos y encima te carga de culpa y de remordimientos. Las vendettas familiares son una espiral de venganzas y contravenganzas que no llevan a ninguna parte.
      Hay acontecimientos que mutan a las personas pero tienen que llevar algo dentro para traspasar los límites que otros no traspasarían nunca en similares circunstancias.
      Los que sacan fotos de los asesinos no son fans de ellos si no del morbo que despiertan. En estos tiempos la gente saca la cámara o el móvil cuando surge una desgracia delante de ellas incluso prescindiendo de la ayuda requerida.
      El derecho de la información es un derecho fundamental pero algunos pretenden hacerlo colisionar con otro derecho fundamental: el derecho a la intimidad
      Un saludo. gracias.

      Eliminar
  7. M e ha venido a la memoria aquello de “la España profunda”. Cuando un asesinato como el de Puerto Urraco, este menos sofisticado. Pag. y pag. alimentando el morbo y culpando a la poca cultura de sus habitantes. Pues eh aquí el asesinato de la cultura.
    Al final aquello de que todos somos asesinos en potencia, encaja en cualquier perfil.

    Y hablando de cultura prefería las paginas del diario el “Caso” y sus elucubraciones sobre los crímenes de la época. Lo de ahora es malsano.
    Me adhiero a las felicitaciones por tu reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre habido esos crímenes rurales y por decirlo así ancestrales- odio entre familias, peleas por terrenos o por herencias etc..- frente a los crímenes de ambientes más elevados y sibaritas. Clasismo criminal, sin duda. Poca literatura tienen los primeros y cuanto espacio requieren los segundos. Agatha Christie nunca escribiría sobre el Crimen de Puerto Urraco quizás Cela o un escritor costumbrista, al menos algo de eso hay en su célebre Familia de Pascual Duarte.
      La literatura es distinta a la realidad, las emociones humanas no conocen esas distinciones sociales.
      Gracias

      Eliminar
  8. El horror viaja de extremo a extremo de España. Son asquerosos los programas de TV que parece que están deseando que haya un crimen, cuanto más truculento mejor, para rellenar horas y horas de programa, da igual si lo que se dice es cierto o no, si ha sido contrastado o no... cualquier cosa vale con tal de que la carnaza no se acabe.
    Una anécdota, mi madre vive junto a los juzgados de Córdoba, durante el juicio a Bretón (no puedo dejar de ver cierto paralelismo) ví a unos "periodistas" haciendo un recorrido por los bares de la zona, entrevistando a los dueños y siendo invitados a unas cañas, más tarde a uno de esos programas un reportaje "no todo es negativo en el caso Bretón, los bares de la zona hacen su particular agosto". Totalmente vomitivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía arriba tuvo tal éxito el tema de las niñas de Alcasser que se levantó la veda para todo un género que hasta entonces era relativamente inédito o al menos destinado a ciertos programas. Se ha llegado al extremo de pagar a familiares de supuestos sospechosos para que intervinieran en programas de máxima audiencia sobre todo en Telecinco convertida en el bazar de las monstruosidades.
      Significativa la anécdota que cuentas.
      Saludos

      Eliminar
  9. Sí, la verdad es que son beneficios para todos... menos para la niña, claro.

    Está muy bien estructurada esa línea de pensamiento suya, herr doktor: en primer lugar nosotros, el pueblo. La frase de Vila-Matas tal vez esté incompleta, ya que antes de que los demás nos vean buenos hemos de sentirnos buenos nosotros mismos. Nos aprobamos antes de que nos aprueben, por ese horror que sentimos -o impostamos hasta que llegamos a creérnoslo- ante el conjunto de piezas que se nos muestra: primero el hecho de una niña asesinada; luego la convicción de que han sido los padres, unos monstruos de los que, casi a continuación, se nos informa de su posible móvil económico. El conjunto es casi delirante, y nuestro horror crece: somos buenos, muy buenos. Pobre niña. Malditos padres. Y a partir de ahí se va configurando el sentir general de la masa: hay que lapidarlos en el zoco.

    Y, efectivamente, la prensa y la televisión echan leña al asunto. Da igual que los datos estén confirmados o no, el caso es mantener el horno a buena temperatura. Vender ejemplares, subir audiencias. Y entonces casi se iguala el horror del hecho con la inmoralidad de su utilización sin el menor escrúpulo: la televisión alardea de su audiencia, los debates sesudos entre "especialistas", el circo, la basura mediática.

    Tiene gracia: el sábado o domingo, no recuerdo, en ese "diario de mayor tirada" se publicaba un pequeño artículo en el que afeaba la conducta de los especuladores de informaciones, llamando a la calma y exigiendo mayor seriedad en las informaciones. Vaya. Rizar el rizo, llaman a eso.

    Pero no podemos evitarlo: seguimos leyendo la prensa, seguimos absortos en la pantalla de la televisión. Por un tiempo, será nuestra novela negra preferida. Y luego, a esperar por otra. Pero eso sí: qué buenos somos, qué gran corazón tenemos. Y a esos dos, que los linchen en horario de máxima audiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé hasta que punto somos capaces de reconocer nuestra bondad si la aquiescencia ajena. Creo que ene ses territorio andamos más a tientas de lo que se podría pensar. ¿Si sabemos que somos buenos necesitamos realmente que los demás nos lo confirmen?
      También creo, al menos en este caso, que los juicios morales son más patrimonio de los medios que de la población que está más bien aturdida tal como se demuestra en las entrevistas. En realidad el pueblo necesita más información para aclararse pero no habido, todavía, esas lapidaciones masivas en el zoco.
      La prensa es un buitre que otea una presa y se lanza a por ella, más en tiempos de crisis económica donde hay que luchar por cada exclusiva con uñas y dientes. Al final, cuando se le va la mano, alega que hay que volver a la moderación y a la cordura aunque habitualmente esos no son los mismos que montaron el espectáculo.
      En este caso, como te decía, la expectación es por las dudas que genera el crimen y todaví no por el ansias de castigo de los criminales.

      Eliminar
  10. Los medios de comunicación convierten todo en carnaza consumista, hay que ganar audiencia y lectores, si se hace es todo un éxito, da igual la información que se da y si es veraz.
    Después están los degustadores de carnaza. Bueno, como decía mi abuela: el que no tiene nada que hacer con el culo caza moscas.

    Y por fin te planteas si estamos anestesiados, si sentimos conducidos por la moral o de verdad sentimos. No sé qué decir. Yo siento pena por la gente inocente que muere, por la injusticia que eso supone.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es carnaza consumista y al final uno tiende a confundir el valor de unas cosas con cosas.
      Los propios formatos informativos consolidan esta opción ya que se pasa de un crimen, a la cotización de bolsa o al sol que sigue habiendo en las costas sin cambiar la forma de tratar la noticia. Los bustos parlantes son tan expresivos e inexpresivos en el primer caso como en el último.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. En una entrada pasada, igual que Vila-Matas, me preguntaba si somos honestos por convicción o porque los corruptores no se han fijado en nosotros...

    El morbo que despiertan estas noticias me apena y me avergüenza. En la prensa del pasado había una sección de Sucesos. Muchos comenzaban la lectura por ahí...

    Estos días, me dice mi quiosquera, se vende más prensa. No hay que descartar que este episodio sea la causa.

    Sin embargo, la noticia ha alcanzado tal relieve que una chinita que tuve el gusto de conocer en Shanghai me pregunta por el estado de las pesquisas...No sé qué pensar. Supongo que la dictadura de los medios nos impone lo que debe interesarnos y lo que debemos ignorar...Aquí y en China...por lo menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las características de la información en la época actual es la indiferenciación entre los diferentes tipos de noticias. Antes cada territorio estaba acotado: nacional, internacional, sociedad, sucesos, deportes, necrológicas, el tiempo... Ahora no sabes muy bien donde comienza una cosa y termina otra, con cual todo termino siendo lo mismo y cuanto más escabroso mejor.
      Es una pena que la prensa china que es un mero órgano de propaganda se su gobierno, no se hubiera preocupado más por esas criaturas cuando las tenían abandonadas en condiciones infrahumanas en sus orfanatos.
      Un abarzo

      Eliminar
  12. Doc, viendo la realidad diaria. Sólo me viene a la cabeza cualquier episodio del Olimpo. Saturno marcó un hit parade. Empero, la familia Basterra lleva una cantidad de papeletas ganadoras para batir el hito por la ley de la aceleración. No quiero convertir a nadie en malvado. Que sigan los CSI de la guardia civil y el juez trabajando, que tiene su miga, con toda la presión mediática y el burgo "encabronado". Lo de la turba, es opinable... Yo siempre he sido de los que he dicho, que el pueblo tiene la razón. Sin ellos nos habría existido la revolución francesa. Mientras no veamos imágenes langianas. En fin, si todo apunta hacia donde apunta... No lo sé, no soy padre. Sabe Ud. que tengo sobrinos y poco más. No soy muy empático con los niños por lo general. Sin embargo, me inunada una terrible pena esta criatura, la inteligente niña adoptada, Asunta. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saturno es un modelo, como también lo es Medea luego confirmado por toda la literatura popular posterior, donde a veces la paternidad es materia cuestionable.
      Ignoro lo que hay detrás de esta historia inquietante porque cuando se baraja una hipótesis de dos padres de acuerdo para eliminar a un hijo se rompen todos los esquemas. No estamos preparados para algo así.
      No tengo la impresión de que el burgo esté encabronado, más bien solo veo perplejidad y ansias por saber lo ocurrido. Creo que la escena aquella de la entrada en la casa estaba dramatizada para producir un efecto. Como efecto también es el que quieren producir todos aquellos que se han ensañado con el tema.
      Todos sentimos pena por esa niña a punto abrirse a un mundo que necesitaba de ella.
      Abrazos

      Eliminar
  13. Es muy probable que no me creas si te digo que no he visto una sola imagen o noticia de este asunto. He escuchado comentarios en la calle, nada más.

    A estas alturas de la película ya no me extraño de nada, no hay nuevo desgraciadamente. Ni en el triste suceso, ni en el comportamiento de los medidos de comunicación, ni en la rapiña circense que se desata cada vez que hay un crimen con tintes novelesco, ni siquiera en la sentencia que todo hijo de vecino ha dictado viendo la tele y sus cotilleos morbosos. El morbo es consustancial al hombre, unos lo alimentan y otros caemos de refilón, como de la curiosidad nadie está libre de ella, ni de él.

    Lo único que me ha extrañado porque no lo comprendo es ¿donde ves tu bondad aquí? a mi no me parece que exista por ningún lado. Solo lo que uno hace porque necesita hacerlo es bueno si te hace sentir bien dentro, aunque nadie lo sepa... de hecho creo que solo así vale.

    ¿Qué hay de bueno en llorar cuando ves o escuchas algo triste? ¿en horrorizarte ante un drama? ¿en apenarte ante la muerte de una niña? sinceramente reaccionamos igual esta noticia que ante una película y es ficción. No, me perece que a veces confundimos todo en cuestiono de sentimientos. Sentir en profundo es muy diferente a impresionarte en superficie. Igual que conocer de oídas es diferente a saber.

    Creo que los asuntos judiciales graves, muchos más en fase de instrucción, deberían desaparecer de los medios de comunicación, el noventa por ciento de la contaminación que se produce a todos los niveles, es por este motivo.

    Si a Dolores Vázquez no la hubieran crucificado ante las cámaras, hoy no tendría que estar escondida y estigmatizada de por vida. Miles de personas son condenadas en los tribunales y al cabo del tiempo se olvida y rehacen sus vidas.Si te crucifican ante los focos... has muerto para siempre.

    Te aseguro que no había visto esta entrada, también yo he tenido mis muertos particulares, solo que sin crímenes de por medio. Siento no haberla visto.

    Un beso grande, de corazón...
    Si lo doy, lo doy, igual que si estoy enfadada y me preguntan lo digo, pero tiene que ser algo importante o si acaso doloroso, si no, no es fácil... Ojalá tú no lo estés.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te creo y te felicito por haberte apartado de un tema que han masticado tanto los medios que lo han hecho profundamente indigesto.
      Creo que no he hablado de bondad. Supongo que te refieres a lo que podríamos llamar desahogo. Porque es un desahogo para mucha gente, escapar de los propios problemas y "entretenerse" en problemas ajenos reales o ficticios de los que uno se puede separar a voluntad con cerrar un libro o un periódico o apagar o cambiar de canal en la radio o la televisión.
      Las lágrimas son las mismas viendo una película o ante un acontecimiento cercano y aunque los hechos y la profundidad del dolor sean diferentes quizás su necesidad sea la misma.
      Lo malo es que nos hayamos contaminado tanto de experiencias ajenas como para no encontrar una forma adecuada para expresar las propias.
      Los medios crucifican pero nadie les pide responsabilidades y el mundo sigue girando y girando como las ruedas de un camión.
      No pasa nada porque no hayas visto esta entrada. En serio.
      Creo en tu beso. No estoy enfadado.
      Muchos besos también para ti.
      Feliz día

      Eliminar
  14. A mí me parece espeluznante el hecho en sí mismo. Sin condicionamientos mediáticos, sin haber visto apenas nada en la tele. Sin haber leído nada aparte de tu post. No estaba al corriente de esos "detalles". Pero el hecho en sí mismo me parece atroz. Increíble. Tristísimo. No concibo, no me entra en la cabeza que un padre o una madre pueda matar a su hijo/a pequeño, inocente, vulnerable, confiado.
    No sé y tampoco me importan los motivos que les hayan podido llevar a ello. Simplemente no me cabe en la cabeza que lo hayan podido hacer.
    Yo sufro porque soy así. Ni me han enseñado a hacerlo ni he hecho nada por aprender. Cuando sufro me duele el corazón. Literalmente. Siento un dolor horrible en el pecho. Cuando sufro lloro a mares. Cuando sufro me quiero esconder y no salgo de mi agujero hasta que vuelvo a respirar sin dolor. No sé. Creo que cada uno sufre de una manera, la suya, y que es algo innato en el ser humano. Las poses, los protocolos, las conductas clónicas, no sirven cuando se sufre de verdad.

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho es espeluznante y todavía no ha acabado. Ahora aparecen manchas de semen en la ropa de la niña precipitadamente incinerada por orden judicial.
      Por no saberse todavía no se sabe si la niña fue progresivamente atontada con trranqulizantes o si todo se hizo de una vez. Es la pura especulación y cada vez que lo comento tengo la sensación de que soy cómplice del morbo creado.
      Cuando sufres de verdad te despojas de todo lo aprendido y sacas lo de dentro pero hay pequeños sufrimientos o sufrimientos inducidos en donde triunfa la pose sobre la sinceridad, el gesto sobre la necesidad y lo estético sobre lo ético. Al menos lo veo yo así.
      Besos, Novicia.

      Eliminar
  15. Siento asco por el morbo que lo mueve todo. Actualizar cada dos minutos la edición digital con más y más rumores, como cuesta tan poco escribirlo!
    Me da igual el porqué de esta barbaridad, unos padres, unos seres humanos que matan a su cachorro, pienso en la niña, no en ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y después de todo este tiempo aún siguen con lo mismo. Ayer especulaban en el mismo diario que la madre mató a la hija porque le estorbaba para sus futuros planes de vida y que el padre colaboró con su mujer porque estaba sin un duro y dependía de su ex.
      Me parece una pura especulación sin pruebas palpables, Si fuera así como escriben el mundo estaría definitivamente desquiciado.

      Eliminar