27 febrero 2013

Desayunocracia y desayunofobia

Dulces galletitas que me alegráis la vida. Tiesos y estirados bizcochos que como un Rajoy cualquiera os mostráis falsos y endebles cuando tenéis que mojaros. Legendarios churros de hoy y de siempre. Literarias magdalenas cazadoras de tiempos perdidos. Castizas porras del Foro. Bronceadas tostadas  a las que hay que revestir de mermelada y mantequilla para aliviarles el pudor.   
Entrañables amigos  matutinos... 
                                                         ¿por qué la vida no es un perpetuo desayuno? 

Yo, que no creo ni en políticas ni en gobiernos, me sometería con gusto a vuestra deliciosa tiranía y hasta me dejaría aplastar por la rueda de un Donut gigante si la desayunocracia se hiciese realidad.
Pero no es así. El mundo esta gobernado por seres mezquinos, ayunadores pertinaces o desayunadores del "simple café bebido" que quieren hacer del mundo una extensión geográfica de las estrecheces de su estómago. Sí, luego comen como cerdos en esos convites oficiales de alto postín pero ya no hay arreglo: quien no se bautiza en el desayuno anda descristianizado todo el día.
Podéis comprobarlo vosotros mismos en vuestras propias tripas. ¿Iniciaríais una guerra mundial después de haberos tomado una taza de café con una docena de galletas campurrianas? ¿Gasearíais a un millar de judios después de comeros cuatro rebanadas de pan untado con aceite? ¿Bombardearías un insignificante país islámico tras una buena panzada de chocolate con porras?   Corre la leyenda de que Franco firmaba las penas de muerte mientras se tomaba un chocolate con churros, pero lo que se prefiere olvidar es que lo hacía a la hora de la merienda. Era su gozo el llevar a los rojos al paredón. pero le faltaban testículos -quizás aquellos que perdió en la guerra de África- para violar la sacrosanta hora del desayuno.
Distinguida concurrencia, hay un asunto crucial que deberíamos resolver cuanto antes:
¿Por qué hay tantos apelativos despectivos dedicados a los que fornican poco o fornican mal y casi ninguno para los aviesos que no desayunan o les da repelús introducir una simple y escueta galleta María en el café de la mañana? 
¿Es que acaso uno de esos seres llamados y disculpad la expresión, "malfollados", tiene más carencias que un "maldesayunado"?
Pues si pensáis así, os equivocáis de forma harto escandalosa. A fin de cuentas, en ambos casos la cuestión es mojar o no mojar y el refrán no sé puede equivocar cuando dice aquello de: quien no se moja no coge peces.
 Sí, amables tertulianos, dejad que el Dr. Krapp os de un sencillo consejo de despedida: Desayunad mucho, desayunad bien, desayunad rico que lo de follar ...es otra cosa.

41 comentarios:

  1. Ya, ya. Usted lo que sucede es que recordo aquel famoso percance de cierto presidente USA con una galleta María, y quiere alentar a la suerte, tan esquiva en aquella ocasión, contra la horda de rufianes que nos inunda.

    ¿Cuando quedamos para tomarnos un buen desayuno como Dios manda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaba al tanto de ese percance, Manuel ¿se atragantó?
      Ponga usted fecha y hora y seguro que el Altísimo nos bendice con un contundente almuerzo.

      Eliminar
  2. Hay una cosa clara, yo desayuno más veces que follo. Por lo tanto entiendo que soy buena persona y por lo tanto puedo prometer y prometo que nunca firmare una pena de muerte. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que los que follan mucho tampoco son especialmente belicosos. Seguro que lo ideal, como para conseguir el Premio Nobel de la Paz, es combinar las dos cosas: desayuno y sexo. Lo que desconozco es si combinarlas requiere un orden determinado: primero sexo y luego desayuno o viceversa.

      Eliminar
  3. Tienes mas razón que un santo si sales de casa mal desayunado te expones a perder el temple.Y lo otro pues cuando toque o venga en ganas.Muchísimas gracias Dr.por este recetario de delicatesses para el desayuno, yo prefiero un croissant y un cortado y de vez en cuando me autocastigo con un redondo de donut que rico está, pero que mala conciencia me deja!

    Es verdad que quien no se moja no coge peces...

    Feliz día me voy a desayunar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pierdes o incluso puede que no lo alcances nunca. Yo no se los demás, pero para mí esos desayunos de fin de semana o de vacaciones, que llegan a su culmen en esos buffets de los hoteles, son un buen síntoma de que la felicidad es tangible y tiene mucho azúcar.
      Felices desayunos de fin de semana.

      Eliminar
  4. Lo que pasa es que esto es ser demasiado bien pensado, por no decir ingenuo, porque el que la lía sin desayunar es muy probable que la líe desayunado, eso sí, donde esté mojar el churro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, es que siempre se desayuna mejor con un poco de humor y mejor si viene trufado con un poco de ironía. Esa era mi intención.

      Eliminar
  5. Jajaja según tu teoría me temo que yo podría empezar la tercera guerra mundial, gasear a dos o tres toneladas de judíos y paro porque ya se me está indigestando tanta muerte :-)

    Jamás desayuno, lo sé está remal, pero es que mi estómago duerme más que mi cerebro y no a amanece hasta... bueno a veces, creo que se le olvida para que me lo instalaron porque me han puesto uno que pasa de trabajar... vaya que no, que yo no tengo hambre casi nunca jajaja muchos días si no me lo recordaran se me olvidaría comer, de hecho a veces lo olvido:-) eso sí, lo que jamás de los jamases termino un día es sin mi ración de helado de chocolate, podría alimentarme solo de eso, es lo único que me apetece siempre y jamás me sacia...

    En fin, tras tu merecido rapapolvos que puedes evitarte porque ni mi madre ha conseguido nada en todoa su vida y es la cosa más pesada que existe... te diré que es genial esto que has escrito. Genial.

    Así como quien no quiere la cosa has mezclado al blando abizcochado de Rajoy con el esponjoso Proust y el churro de Franco:-)

    Me repensaré lo de desayunar algún día, lo prometo:-)



    Muuchos muchos besos y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, no puedo evitar echarte el rapapolvos ya que lo que haces está fatal. Te aconsejo que vayas a un cursillo de desentoxicación para eliminar esas prácticas insanas. Una semana en un balneario o en una casa rural sería estupendo.
      Si te entregas tanto a las cosas, corres el riesgo de que tu energía se traspase a ellas y éstas acaben por absorber tu fuerza para adquirir vida autónoma. Las cosas nos vampirizan y se convierten en parásitos a nuestra costa
      El desayuno distancia, relativiza y permite recolocar la realidad donde debe estar, es decir delante de nosotros y no en nosotros.
      Muchas gracias, muchos besos y feliz finde pero al menos haz el esfuerzo, desayuna algo en estos días aunque sea solo para quedar bien conmigo.

      Eliminar
    2. Jajaja no, no noooo... lo mío, ni es por estrés, ni por falta de tiempo, ni por nada, simplemente es así mi naturaleza desde siempre...duermo poco, como poco, pero tengo el doble de energía que la gran mayoría, conste ¿alguien da más por tan poco?;-)

      Y en el colmo de la chulería te diré que sobre todo en los últimos tiempos, no sabes lo bien que he aprendido a relativizar, recolocar la realidad en su justo sitio y hasta me queda tiempo para sonreír mientras me tomo mi helado de chocolate ¿no será que a los políticos les sobra desayuno y les falta helado? :-)

      Pero vaaaale mañana me tomaré una fresa en tu honor de desayuno:-)

      Muaaaaaaksss!!


      PD
      ¿Vale fruta verdad? porque eso sí que me apetece siempre.

      Eliminar
    3. Es difícil dar tanto como das tú de sí, María. Es más inevitablemente leyéndote he pensado en el Papa Wojtyla que dormía cinco horas, comía frugalmente y llevaba una vida de actividad incesante. Es la opción mística o militante pero no lo entiendas en el sentido peyorativo de la palabra, en el fondo los escépticos no nos entregamos a ninguna causa más por pereza que por otra cosa.
      Lo del helado es un buen síntoma, yo si no me tomo uno después de comer considero que la comida ha sido mediocre. Palabra.
      Una fresa hoy puede ser el anticipo de un melocotón mañana. Inténtalo
      Muchos besos

      Eliminar
  6. El caso, estimado doctor, es mojar. Bien en el desayuno, en la merienda o en la jodienda, pero al día, siempre uno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Carlos. La sequedad es pobreza, escasez y muerte. Dos tercios de nuestro cuerpo es agua y por lo tanto el agua es vida. Mojémonos y estaremos más vivos.
      Saludos

      Eliminar
  7. Ahí, ahí. Esa puñetera manía, casi impuesta por el ritmo frenético de la "civilización" actual nos está privando de ese disfrute; bueno, de ese y de muchos otros. Porque es un disfrute, no hay duda: se nota la diferencia entre los que se toman el desayuno al estilo Proust y los que andan con la lengua fuera desde que se levantan hasta que se acuestan.

    Ayunadores, en efecto. Y el ayuno era uno de los estandartes del fanático, no mucho más revelador que los golpes de pecho o la mismísima flagelación. Porque algo de flagelación hay en esa conducta, y eso de la "descristianización" el español de a pie lo entiende de otro modo, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Rick. La cuestión ese mantener ese ritmo incesante y perpetuo como si fuéramos colibríes y no tener tiempo saborear las mínimas cosas que merecen la pena en esta vida. Al final, tras tanta pompa y circunstancia descubriremos que lo bonito del viaje era el viaje en si mismo y no llegar a puerto.
      Cierto, el ayuno es un arma del fanático y la historia de la espiritualidad lo demuestra a cada momento.

      Eliminar
  8. Además que sí, Krapps. Es fundamental un buen desayuno para afrontar el día con todo lo que nos traiga. No tiene que ser necesariamente copioso.... Cada uno lo que le apetezca o lo que le guste. Porque luego pasa lo que pasa... Que salen de casa con el estómago vacío y con el alma estreñida y lo pagan con todos los que estamos a su merced. Para prevenir esto, yo me atrevería además a aconsejarles que hicieran de los cereales su desayuno predilecto, que oye, hay a gente que le hacen un efecto inmediato....
    Y ya que lo mencionas, el folleteo también tiene sus bondades y excelentes efectos en el cuerpo y la mente... De ahí expresiones como "está mal follado/a", que relaciona directamente la mala idea y la mala hostia con una falta de actividad sexual satifactoria..... Así que, señores ayunadores, esta humilde ciudadana en tantas ocasiones víctima de su poco y mal mojar les ruega: ¡¡¡Más follar y menos joder¡¡¡¡ La diferencia vale la pena, oigan¡¡¡¡

    Besos, Krapps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, lo importante es no hacer ayuno, la cantidad que lo establezca cada cual. Y lo que dices del estómago vacío y el alma estreñido es una verdad más grande que la cúpula del Vaticano. Personalmente prefiero los cereales de noche pero allá cada cual.
      No hay duda que ambas actividades, follar y desayunar, cuando son complementarias hacen nuestra vida más placentera.
      Besos de sábado

      Eliminar
  9. Un texto que contiene un parámetro de extremos que a la vez deslumbra e ilumina en las complejidades del humano.
    Por el momento me doy mi colocón de café con dos tasas de café Peruano, (que obligatoriamente tiene que venir en grano entero fresco y molerlo yo mismo para que quede maniáticamente exacto).
    Los panecillos de vez en vez. Por aquello de los carbohidratos.
    Y de terror la galería de villanos que has incluído. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos. Entiendes bien mis intenciones, aunque no sé si lo he conseguido, me gusta encontrar las grandes verdades que se agazapan en hechos o actividades aparentemente intrascendentes e irrelevantes.
      En tu tierra hay muy buen café y grandes productos para acompañar el desayuno, aún me acuerdo de la primera vez que tomé dulce de leche procedente de allá, sois afortunados.

      Eliminar
  10. Entonces, aunque desayunemos bien... ¿no follaremos más y mejor? Acláreme vd. Sr. Doctor, plis

    :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que desayunar bien revela a un ser humano que se toma su tiempo para disfrutar de las cosas buenas de la vida sin pensar en lo que vendrá luego. Todos sabemos que una vida sexual sana requiere, de igual manera, tomarse su tiempo ya que en este terreno no hay nada más pernicioso que no disfrutar del instante.
      Sí, sexo y desayuno son complementarios y manifestaciones de un mismo estado de ánimo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Que teoría más lúcida y bien desayunada! Yo desayuno a lo bestia, leche de soja y un montón de galletas, y tres cafés con canela y pimienta. No mato ni a una mosca, vaya. Puedo saltarme cualquier comida, pero sí no desayuno luego muerdo.
    Lo de Rajoy es muy buenoooo!
    Besos y gracias. Me voy alimentada y sonriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres mujer que cuida esas cosas aparentemente no trascendentes pero que nos proporcionan felicidad, por eso intuía que eras de buenos desayunos, aunque lo de la pimienta me da que pensar un poco.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  13. Los que nos gobiernan han hecho de la democracia un churro y nosotros nos lo estamos comiendo en el desayuno, en la comida y en la cena. Churros, churros y más churros. Marrones, unos churros marrones impresionantes. Yo me pregunto si Rajoy, Cospedal, Santamaría - otra vez las Marías, y las santas son las peores- desayunan o no, me intriga. No sé, yo creo que según desayunan cogen fuerzas y ya no se les pone nada por delante.

    Yo pondría obligatorio el desayuno para todo el mundo y controles a la puerta de empresas, escuelas, etc. No se puede entrar sin un mínimo churro o porra en el cuerpo.

    Follar o no follar... lo primero desayunar.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reivindico las dignidad de nuestro churros y churreros creadores de esa obra de arte de nuestra repostería. Ojalá hicieran churros esos maltratadores de nuestra dignidad. Ignoro lo que hacían esas ilustres señoras antes pero lo que te puedo garantizar es que hoy en día su menú único se compone de unos gordos y correosos sapos.
      Es cierto lo de la obligación o más bien la necesidad del desayuno pero las porras mejor azucaradas.

      Eliminar
  14. Es cierto que con el estomago lleno se piensa mejor, pero no se, si es lo idóneo para iniciar una revolución. Y eso les pasa a esos cerdos que son estómagos agradecido...y malfollados
    Salut y forsa al canut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los motivos son justos la revolución siempre tiene sentido e incluso el ir desayunados puede que la haga menos sangrienta.
      El problema que tienen esos cerdos, es que acostumbrados a acaparar creen que todo lo que les entra no les debe salir.
      Salut

      Eliminar
  15. Qué manía con las disyuntivas...¿Por qué en lugar de elegir entre una y otra opción no nos quedamos con ambas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooo, Luis, no hay disyuntiva. El título de la entrada es bien clara al respecto: Desayunocracia "Y" desayunofobia, no Desayunocracia "O" desayunofobia. Espero que no te hayan puesto a dieta:)))

      Eliminar
    2. Yo me refería a la última frase de tu entrada...Se puede desayunar rico y también f....r, ¿no?

      Eliminar
    3. Vale, entendido. Reivindiquemos habitación con desayuno como en los hoteles. Puede ser una estrategia de mejora vital.
      ¿Te da corte escribir follar?

      Eliminar
    4. No me gusta, pero por su fonética, ¿eh?
      Y lo de "hacer el amor", menos. En este caso por cursilería y por aberración semàntica...
      De mojigato, nada.

      Eliminar
    5. Bueno yo opté por fornicar en el texto aunque quizás suene algo bíblico.

      Eliminar
  16. Apoyo totalmente a Angie.
    Lo primero desayunar y si coincide después de vivir una noche apasionada, pues.... qué será la releche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que si es después, será posterior aunque cabe la posibilidad de desayunar fuerte para que luego no te pille la "pájara", con perdón, cuando tengas que dar el callo en la noche alocado. Tremendo bucle.

      Eliminar
  17. Amigo, Doc. Recuerdo en mi periplo castrense—ya han caído muchos granizos—una peladilla granadina que dijo; “la malfollá de marras” o “malfollada-o”. Le dije como B. Simpson, ¡mola tío! De dónde lo has sacado. Me argumento una historia Spielbergriana de los pueblos de la alta montaña de la bella provincia nazarí. No me quede muy convencido. Luego, me invitó a su pueblo y es verdad que trabajó en el bar donde Joe Strummer se ponía ciego de Alhambra. El sistema no se cambia, es el que nos cambia, modifica y da estopa a su gusto. Hace mucho tiempo, dejé la política. Pues los huevos se siguen repartiendo como en la Roma de O. Augusto, igual que en la cuesta de San Jerónimo, ahora con tablets Apple. No existe ni Fontaneda en Palencia, pues ahora son Kraft Fods Co. y pertenecen a Tony Soprano. Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Fíjate desde las Alpujarras a la conquista del mundo. Lo que allí sería un elemento folklórico peculiar se ha convertido en símbolo universal de esta civilización malfollada.
    El problema es que el sistema no se cambia pero al menos en la Roma de Augusto se lo pasaban como enanos en las bacanales y todas aquellas fiestas licenciosas. Yo sigo prefiriendo a Mesalina que a Fátima Báñez e incluso a Cleopatra que a la Señora Cospedal aunque en este caso con más dudas.
    El mundo ya no es el mundo desde que uno de sus mayores centros de perversión no reside en Aguilar de Campoo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. ¡Están excelentemente planteadas tus ideas, y emborronarlas con las mías no es necesario! ¡Es la cruz que nos han impuesto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ara, pero todas las ideas son necesarias. Encantado de verte por aquí.

      Eliminar