28 marzo 2012

Huelga General

1917

1934

1988

Algunos motivos para la de mañana

19 comentarios:

  1. El contrato de emprendedor lo veo bien, pues muchos no comienzan empresas que pudieran ser viables y no contratan a personas porque temen que se "hipotequen" de por vida. Si una persona esta en el paro y hay un emprendedor que le quiere coger, tampoco se puede perjudicar a una persona que pudiera generar una empresa.
    Tal vez hubiese que empezar a crear planes de retiro complementarios a los trabajadores, pagados a medias con la empresa, por ejemplo 25+25 euros al mes. Ese fondo se pudiera transferir cuando uno cambia de trabajo y se pudiera cobrar si se queda sin subsidio..Es una idea, yo estoy pensando si hacer o no huelga, mi parte trabajador me dice que la haga y mi parte inquieta de vendedor a comisión me dice que no.
    Lo que esta claro que los sindicatos tuvieran que ser europeos, para tener más fuerza. Aunque esto en la España actual es una quimera.

    ResponderEliminar
  2. Lo único que hemos salido ganando desde 1917 hasta ahora es que el ejército ya no interviene: ahora, con la simple policía y el miedo a que te echen si haces huelga, será suficiente.
    Hace un mes, cuando se lanzó esta ley, oí un comentario muy inteligente: "a ver los empresarios qué hacen ahora que lo tienen todo a favor. Ahora vamos a ver qué empresarios tenemos".
    Y ya lo estamos viendo: van a calzón quitado. Sus declaraciones, que de beligerantes ya están llegando a chulescas, harían feliz al Fraga de "la calle es mía". Y hasta el Banco de España se suma a la fiesta diciendo que eso del subsidio de desempleo es ilógico, porque desincentiva a la tropa de parados. O sea, que si tenemos los millones de parados que tenemos es porque en el fondo son unos vagos.
    No sé si la huelga será un fracaso o no, y dudo mucho que sirva de algo. Pero al menos nos queda el humanano desahogo de enseñar los dientes.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá la huelga les sirva de algo para frenar esto que ya hemos visto establecerse como modalidad laboral en Argentina y estamos padeciendo. Pero creo que es irrefrenable.

    Zygmunt Bauman describe de maravillas el mundo del trabajo en su Modernidad líquidad: la idea de base es prescindibilidad, inestabilidad, incertidumbre.

    El progreso, como tantos otros parámetros en la modernidad líquida, ha sido desregulado y privatizado. Ya no se concibe al trabajo como un esfuerzo colecivo para la autosuperación y la elevación de los niveles éticos de una sociedad.

    Así planteado, trabajar se convierte en una especie de juego de azar, y como en cualquier juego, de un momento para otro te quedas afuera y tienes que volver al punto de largada.

    Cuánto lamento ver que esta sea la forma que plantean los políticos, quienes también flotan en la liquidez, pero con un yate atracado al muelle, como modo de encarar los errores cometidos en el pasado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No veo el ambiente caldeado, al menos en el sector educativo donde estoy yo. Se está contra la reforma laboral, contra los recortes que afectan sobre todo a sanidad y educación pero no se ve que la huelga sea en estos momentos algo eficaz de la forma que se ha planteado. El gobierno la da por amortizada porque se la esperaba y no cambiará un ápice sus planteamientos. ¿Qué podemos hacer a continuación teniendo en cuenta que no hay el ambiente previo a la huelga general contra el gobierno de Felipe González que fue total en 1988? Me temo que el traspiés de los sindicatos convocándola les dejará desarmados ante lo que venga después. Y además sé que los sindicatos en educación no cuentan con prácticamente ningún prestigio y no se los ve como nuestros representantes. Nos entregaron atados de pies y manos a los profesores a la LOGSE y esto no contribuye a que gocen de alguna estima. Francamente no veo ambiente en el sector que yo vivo cada día. Creo que es un error terrible.

    ResponderEliminar
  5. He estado leyendo sobre los 32 millones de euros con que se financió el año pasado a los sindicatos.
    Por ese sueldo, ya está bien que trabajen ellos por lo menos mañana.
    :(

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que los sindicatos hace tiempo que han perdido toda la credibilidad, aparte de que, en mi modesta opinión y el motivo por el que yo no estoy haciendo huelga, es que no creo que sea eso lo que el país necesita ahora mismo, la verdad.
    Lo que tienen que hacer es ponerse las pilas todos y trabajar por y para todos nosotros, que somos los que las estamos pasando más putas.


    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  7. Estoy en huelga.
    Feliz de estar en huelga y satisfecho de mi mismo por hacerla.
    Hay motivos para tomar postura y tomar postura no es solo cuestión de expresar un mal indefinido. Sobre todo cuando hay males definidos.
    No me preocupa quien convoca la huelga. No me gustan los sindicatos de este país, ni su forma de actuar pero eso no ilegitimiza sus protestas. Faltaría más.
    Si en un determinado momento tengo que ir de la mano con alguien que no me gusta pero con aspiraciones semejantes a las mías lo haré sin dudarlo. Es lo que rechazamos lo que nos une y en este caso, no utilizaré como argumento para no tomar partido el hecho de que mi compañero de al lado no me gusta, le huele el aliento o le sudan las manos.
    Hay cosas más importantes en juego. Nuestra vida futura y el bienestar de nuestros hijos, por ejemplo.
    La protesta es un mecanismo frente a la resignación. Si aflojas estás perdido. Cuando te rindes una vez, siempre te volverás a rendir. Y seguirán arrebatándote tus derechos, uno a uno, hasta que luego mires atrás y veras hasta que punto te has convertido en un ser desnudo y vulnerable.
    No quiero eso. Por eso estoy en huelga aunque creas que no sirve de nada. ¿Acaso dejarse llevar es mejor solución?

    ResponderEliminar
  8. El problema del contrato de emprendedor, TEMUJIN, es que fomenta su causa, lo cual está muy bien, pero a cambio no garantiza los mínimos derechos de los trabajadores contratados.
    Considero que todo trabajador durante su vida laboral ha estado cotizando un dinero que por un lado le garantiza unas prestaciones por desempleo como le asegura pensión tras su jubilación. Fondos de pensiones, retiros complementarios y todo lo demás son cuestiones optativas a los que se pueden acoger los trabajadores según sus criterios.
    Es el dinero de trabajadores y empresarios el que sostiene el sistema si éste está mal gestionado y da pérdidas no es culpa de los agentes sociales.

    ResponderEliminar
  9. Enseñar los dientes es importante siempre, PASEANTE pero ahora se hace imprescindible cuando los lobos se han quitado la careta y nos muestran su máscara más horrorosa. No hay prejuicios, no hay límite a la desvergüenza. "Caballero, no importa si usted a dejado cada mes un 10 o un 15 por ciento de su sueldo para garantizarse unas prestaciones por desempleo o una jubilación. Si usted ha perdido su trabajo es un tipo sospechoso y seguro que un gandul que no quiere trabajar y quiere vivir de la sopa boba". Primero te roban y luego te dicen que eres culpable.

    ResponderEliminar
  10. Estoy absolutamente de acuerdo con lo que dice Bauman, FER y lo suscribo plenamente. Desde la Revolución Industrial hemos pasado por toda clase de sacrificios para garantizarnos una seguridad futura transmitida de padres a hijos y ahora la civilización nos pide, más bien nos exige que hagamos justamente lo contrario. Es decir que renunciemos a la búsqueda de la estabilidad y nos sometamos a la dinámica de los vientos cambiantes y la volubilidad.
    Hemos interiorizado la cultura del zapping, de dejarnos llevar por deseos primarios individualistas y egocéntricos y eliminamos todo aquello que los cuestione. Por eso la gente prefiere encerrarse en su intimidad creyéndose protegida de los males del mundo y olvidarse de lso problemas generales. Grave error, el mal está dentro y es el que nos hace actuar así.

    ResponderEliminar
  11. ¿JOSELU, sería menos error no hacer nada y dejarse llevar? ¿Lloriquear y decir que nada tendrá arreglo? ¿Quizás debamos esperar hasta que la olla se siga recalentado y las posibilidades de maniobra sean menores?
    Vuelvo a decirlo, no me gustan los sindicatos pero estoy con ellos frente a un enemigo común. No son los sindicatos los que le van a hacer la vida imposible a los interinos con contratos de supuestas medias jornadas que luego son jornadas completas. No son los que te atarán de pies y manos si por una bajada de beneficios tu jefe decide echarte. No son los sindicatos los que te pueden despedir por tener una enfermedad recurrente y sufrir una baja continuada. No son los sindicatos los que te entregarán de pies y manos a los intereses de la deuda simplemente porque eres el último escalón de la cadena, el prescindible.

    ResponderEliminar
  12. Bueno yo no recibo ni un céntimo de ese dinero y he decidido no trabajar. Piensa en cambio lo que han recibido los bancos, TESA.

    Sabes, NOVICIA, yo todavía no soy un juguete mecánico y no tengo pilas. Aunque al gobierno y los que manejan el cotarro aspiran a que sea así siempre que ellos lleven el mando.También sé que les interesa que desviemos el objetivo y criminalicemos a los sindicatos. Es fácil el argumento: si los que convocan la protesta son malos la protesta en si misma es mala. ¿Crees que realmente eso cierto?
    Entiendo a la gente que está coaccionada económicamente y no puede hacer huelga. Lo entiendo prefectamente pero nadie pocos pueden negar que hay motivos para ella.

    ResponderEliminar
  13. Yo estoy de huelga. Llevo muchas este año. Me da mucha pena ver que cuando la cuestión no va con uno directamete - que es mentira, en el fondo va con todos- cualquier excusa es buena para descolgarse.

    Esto nos afecta a todos, pero sobre todo a los trabajadores que tienen que pensarse mucho si hacen o no huelga porque se están jugando ser depedidos. Solo pensar en eso creo que es motivo suficiente para ponerme en huelga.

    Juzgar a los sindicatos en general y la campaña de desprestigio que se está haciendo me parece caer en una gran trampa: si convocan huelga porque no había que convocarla, si no la convocan porque están comprados; se han convertido en el arma perfecta contra el que arremeter. No se puede desprestigiar la labor de ningún colectivo con esa saña, ni la de los sindicalisas, ni la de los educadores ni la de ningún profesional, porque malos y buenos hay en todas partes.

    Nadie quiere saber de sindicatos pero sabéis quié es en mi centro quien lleva todo el tema de la rclamación de horarios? Yo ¿Sabéis por qué? Porque estoy afiliada a un sindicato. A todo el mundo le viene bien saber qué hacer y que le entreguen hecho el papel de la reclamación y el del Recurso de Alzada. Ahora viene el Contencioso. ¿Qién continuará? Yo sí, hasta el final. Quiero llegar hasta el final porque es injusto y lo levará mi sindicato. Ya me encontré en otra situación totalmente injusta y ¿a quién recurrí? A mi sindicato. Y lo hicieron muy bien. De otra forma me hubiera quedado como estaba. Les doy las gracias.

    Creo que había que hacer huelga, por supuesto que sí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo con sus palabras, sobran los reproches a los sindicatos, como bien dice, ellos nos han dado lo que teníamos hasta ahora junto con nuestros padres...y que cada cual piense lo que quiera si no existieran que pasaría, habría que inventarlos,---pues eso---

    Angie, así es, se echa peste, pero son el primer hombro en el que se busca ayuda.

    saludos y disculpas

    ResponderEliminar
  15. Al margen de las valoraciones dispares que se están haciendo de la pasada jornada de huelga, yo encuentro sobrados motivos para solidarizarse con ella.

    Esperar que sirva de algo es "harina de otro costal"...

    ResponderEliminar
  16. Bueno pasó la huelga y según tengo entendido ya estás en la playa, ojalá disfrutes de tus vacaciones tanto como lo mereces, ANGIE. Es todo muy complejo pero la gente debería meterse en la cabeza que todos estamos en el ring queramos o no queramos. Que no es una lucha entre sindicatos contra gobierno y empresarios. Que nos la jugamos todos y cuando uno se la juega tiene el deber moral de luchar por su propia supervivencia. Cuando te unes a otros en las mismas condiciones conseguirlo es más factible.
    Hay por ahí una viñeta, creo que del Roto, en que un tipo comenta que el no está por la lucha pero nunca será tan tonto como para no aprovecharse de lo que con ella se conquiste. Demasiadas veces pasa ésto.

    ResponderEliminar
  17. Bienvenido, JUAN ANTONIO.
    Puede que un organismo no funcione como nos gustaría que funcionase pero eso no tiene que ver con su supervivencia o la necesidad de su existencia. Las agrupaciones de trabajadores son las culpables de los derechos alcanzados desde la transición para acá y a todo lo largo de su historia desde mediados del siglo XIX. ¿Podrían funcionar mejor, ser menos burocráticos, más asamblearios, defender a los parados? Por supuesto, y si unos no te valen puedes escoger otros. No todo es UGT y Comisiones. Hay sindicatos nacionalistas, independientes, cercanos a la derecha y anarcosindicalistas. Hay muchos modelos donde elegir y si ningún modelo te convence puedes organizar el tuyo.
    http://www.stecyl.es/informes/ReformaLaboral2012/convenio.png

    Hubo motivos para hacerla y lamentablemente, pasado un día después del último Consejo de Ministros, hay motivos para seguir en la lucha. Lo que estoy seguro que no sirve de nada, LUIS, es quedarse con lso brazos cruzados esperando que nos ampare la Divina Providencia.

    ResponderEliminar
  18. Al paso que vamos, deberíamos plantearnos hacer huelga bastante más a menudo. Hasta que surta algún efecto... porque lo que es hasta ahora... nothing de nothing...

    En fin!

    ResponderEliminar
  19. Una huelga general tiene algo de desahogo se necesitaría una actitud más combativa para que fuera eficaz y sobre todo creer en ella. No puede ser que los sindicatos convoquen una huelga casi como una especie de rutina ética dando ya por perdida la batalla.

    ResponderEliminar