11 julio 2011

Pesquisas policiales


  • Diga, Doctor Krapp, ¿es verdad que el 10 de enero del año 2007, publicó una entrada en su blog, Círculo de los Suicidas Perezosos,  donde relataba la extraña historia de amor entre una bibliotecaria homófila y un viejo incunable de gran valor.
  • ¿Homófila? Querrá decir bibliófíla. Sí, es cierto. Puede hacer click y leerlo.
  • No es necesario. Ya lo he hecho, gracias. Precisamente esa lectura es la que le ha traído a esta comisaría. doctor.
  • ¿Me acusan de algo, inspector?
  • No debe preocuparse, es solo un interrogatorio rutinario. Cualquier información puede ser importante para la investigación que tenemos entre manos.
  • ¿Se refiere usted al robo del códice, obviamente? 
  • Obviamente. Cuénteme como llegó  a su conocimiento la historia de la bibliotecaria y el incunable.
  • Lo siento, inspector, pero tengo una ética profesional que me impide revelar mis fuentes.
  • Podemos acusarlo de ser encubridor de un delito o quizás de algo más serio.
  • Dudo de que la bibliotecaria Hilaria esté envuelta en este asunto. El códice estaba en un territorio masculino, o al menos eclesiástico, en el que ella nunca tendría acceso. Además esa mujer ya tiene su amado incunable, no necesitaba más.  Busquen entre los canónigos o entre los investigadores, hay gente muy obsesiva entre ellos.
  • ¿O sea que cabe la posibilidad de un amor obsesivo? Hablemos de ello, Doctor Krapp.
  • ¿Qué quiere que le cuente? No soy especialista en la materia.
  • No es especialista pero se ha permitido reproducir el diálogo ardiente entre una bibliotecaria entregada y un incunable atrevido. ¿Accedió a esa conversación gracias a una grabación oculta? ¿Se lo confeso Hilaria? ¿Ha hablado con el incunable? ¿Dónde viven esos dos?¿Existe la posibilidad de que se haya repetido el mismo caso con el códice? ¿Existen amores compartidos,apasionados y secretos entre los libros y sus cuidadores profesionales?
  • No puedo decirles nada, lo siento. No sé nada de la vida amorosa de códices, incunables o libros de bolsillo.
  • Entonces no me deja otra opción, doctor. Cabo, quítele a este tipo la bata y el espejito y luego enciérrelo en el calabozo hasta que recupere la memoria.

20 comentarios:

  1. He hecho click y lo he leido. Y sí, la verdad es que resulta un poco sospechosa esa anticipación, herr doktor. Ya, las circunstancias son otras, los protagonistas también, pero...
    ¿No le habrá dado usted la idea a alguien, verdad? Mire que la cosa es muy seria, que está en juego el orgullo y la dignidad de sus píos custodios; y ya puestos, la imagen del pueblo gallego ante el Mundo y la Historia.
    Venga, hombre, confiese: si lo negocia bien, puede llegar a un arreglo decoroso. Y sabremos olvidarlo, no se preocupe.
    Pero no tarde, que estamos de los nervios.

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo muy clara la autoría de ese sofisticado robo, pero no te preocupes que no se lo diré a nadie, Dr. Krapp.
    Me tranquiliza saber que està en buenas y doctas manos....

    ResponderEliminar
  3. Yo comprendo perfectamente a la gente que ama a los libros.
    Para mi algunos son compañeros de viaje, confidentes y maestros.
    Creo que el Códice aparecerá y esta en manos de algún amante posesivo.
    Dicen que el Santo Jacobo esta triste porque le quitaron su primera y lujosa guía de viajes...

    ResponderEliminar
  4. No estoy demasiado al tanto del robo del Códice, la verdad. Me imagino que lo encontrarán en breve. El interrogatorio que se desarrolla en el post tiene un punto delirante y hasta... morboso. "La vida sexual" de los libros, qué duda cabe, es incuestionable: seguro que muchos de ellos han recibido más caricias y más sinceras que muchas personas. Quién fuera un libro...

    ResponderEliminar
  5. Ay Doctor K que se le ve el plumero!


    Nada, nada, no me dé excusas...que estaba tan a mano, que era precioso, que fue en un arrebato, que lo pedía a gritos...

    ResponderEliminar
  6. Al final estoy en libertad, si lon conseguido otros con más mérito ¿Por qué yo no?
    Rick, siendo como este un blog público mis sospechas se inclinan hacia alguno de mis lectores/comentaristas habituales especialmente aquellos que estén acostumbrados a tratar con asuntos delictivas. Siendo como soy doctor, mi código deontológico me impide ciertas liviandades.

    Ten cuidado, Luis, no te garantizo que esta entrada no sea objeto de seguimiento y puedas tener ciertas dificultades.

    ResponderEliminar
  7. ¿Pillarme, Tesa? Si no ha cantado Teddy con lo que solía, tampoco lo haré yo.

    Estoy seguro que esa clase de amores pude producir más de una felonía, Temujin. Nadie se juega el pellejo por algo que no ama. El Santo Jacobo sigue tiene un montón de hermosa colección de objetos para seguir disfrutando. Además solo desapareció el original no lo que contiene, reproducido mil veces.

    ResponderEliminar
  8. Los libros son receptores de amores sobre todo aquellos que tienen una alta cotización en el mercado. Es casi siempre un amor interesado aunque puede haber del otro, Espectro X, no hay que desdeñar nada. ¿Pero pueden los libros a su vez amar a quien les ama? Siempre se ha dicho que un amor no correspondido es un amor fracasado.

    La verdad. Josela, es que no me dejo engatusar con facilidad por esa cosas tan rimbombantes y esplendorosas. Es un coñazo cargar con ellas, luego te pasas el resto de la vida con miedo a que te las birlen y no acabas disfrutando de ellas.

    ResponderEliminar
  9. Una vez más la realidad supera a la ficción, aunque quizá debería decir el arte, pues únicamente un artista puede valorar una obra de arte como el códice. Yo buscaría, pero, entre los artistas anónimos, aquellos que a base de años, experiencia y pasar desapercibidos, han atesorado una gran sabiduría. Ya se sabe, tantos días, meses, años, ese códice exalando su atractivo, pueden volver loco al más pintado.

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa Enric es que el arte hoy en día se ha convertido en territorio de mercaderes que especulan sin recato con él tal como si fuese oro. Una obra de arte es para ellos una simple inversión con seguro beneficio futuro. Se saben rodear de especialistas que sí conocen la materia pero que no dejan de ser simples asalariados de entidades y magnates. También es cierto que una obra tan conocida no puede entrar en los circuitos comerciales convencionales pero si en los paralelos, donde el trapicheo con material robado es habitual.

    ResponderEliminar
  11. aaaaaaaaaaaaaaahhhhhh los cóoooooodicees loscóooooodiceeeees si yotuviera unooo se los prestaría jaja!!!
    mi favorito es el de Kells...

    ResponderEliminar
  12. Tienes muy gusto Myriam, el libro de Kells que tuve la surte de ver con mis propios ojos hace dos años es una obra deslumbrante y arrebatadora ¿o debería decir arrebatable?

    ResponderEliminar
  13. He conocido ahora el Libro de Kells, gracias.

    ResponderEliminar
  14. Es que los libros siempre han dado mucho cariño y por eso se los quiere, no es por otra cosa.

    Un compañero y amigo en su momento propuso que la biblioteca del centro no se cerrara con llave, porque el alumno que se llevara un libro, en lugar de sanción lo que merecía era un premio. Nadie le hizo caso pero a mí no se me olvida.

    Espero que no me saltes.

    ResponderEliminar
  15. Reconocerás conmigo, Temujin, que es una maravillosa obra del arte medieval y lo mejor es que parece que lo han terminado ayer. Nadie diría que han pasado 1200 años.

    Hay libros y libros, Angie y como humanos que somos nos gustan los más deslumbrante, los más hermosos y los más antiguos.
    La idea de tu compañero es parecida a la idea del viejo librero que deja que le roben algún libro. Lo que pasa es que hoy en día se puede acceder a cualquiera a través de la lectura pública, la biblioteca, por lo tanto quien lo hace es por algún tipo de interés.
    Nunca me he saltado a nadie en un comentario a no ser que fuera un robot de esos o se me hubiera pasado inconscientemente.

    ResponderEliminar
  16. Hummm... me da, que lo tenías tramado de antiguo, con la de Carabás...
    Veremus!!

    ResponderEliminar
  17. Lo encontrarán, si interesa lo encontrarán....pero dígame Dr, esto...¿tiene cura?


    Bs

    ResponderEliminar
  18. Pues yo al robo del códice le encuentro de todo menos romanticismo... Yo creo que lo único que ha mueve esto es el dinero. No, no creo que haya amor en este acto... Quizás avaricia por poseer algo único y añadirlo a una colección, pero no un amor puro y duro...

    Besos Krapss, y felices vacaciones si es que andas ya por ese mundo de dios.

    ResponderEliminar
  19. Eso es top secret y no lo puedo decir en un blog, amiga Cristal00k

    No, no tiene cura, Lola. Por cierto por aquí se dice que lo van a encontrar de un momento a otro gracias a la vieja táctica del secreto de confesión. Nada cambia.

    Los amores puros y duros a veces se manifiestan como avaricia y codicia y por lo que se dice detrás de la trama hay alguien cercano al códice. Ya se verá. Bs.
    Sigo de vacaciones y acabo de llegar de viaje, gracias por tus palabras, Novi. Procuraré ponerme al día en los blogs. Besos

    ResponderEliminar