18 septiembre 2006

Alfonsina




5 comentarios:

  1. Gracias por esta reseña de la dulce Alfonsina, doctor.

    B.

    ResponderEliminar
  2. Esta reseña con su marco y demás la escribí para mi antigua página web que tenía el mismo título de este blog. Fue allá por el 2002.

    ResponderEliminar
  3. Conocía la historia de Alfonsina, pero he vuelto a comprender lo que hizo y a conmoverme otra vez al recordarla.

    ResponderEliminar
  4. Dr. Krapp
    Los poemas de Alfonsina fueron los primeros que leí cuando dejaba de ser niña y comenzaba a intuirme mujer. Junto a los de Neruda y Juana de Ibarbouru. Admiro muchísimo a estas mujeres. Cuando vi por primera vez el mar lo hice frente a la playa La Perla, donde se fue Alfonsina, y con su estatua recortándose en las aguas...puedo describir exactamente ese momento.
    Has leído a Quiroga?...yo leído y releído y releeré...es una atracción fatal, será que un poco de Alfonsina reencarnó en mí?
    La selva, la gente de la selva, sus días, su cultura, sus desasiegos, el río...así sigue siéndolo. Los Cuentos de Amor, de Locura y de Muerte...bellos y estremecedores. Ahora será Isla Negra....pero voy tras Quiroga en la selva misionera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de haberte ayudado Luis Antonio
    Conozco desde chico los cuentos de la selva de Horacio Quiroga, Mara y Cuyá. Me acuerdo que un profesor nos leía el de la anaconda o las pirañas. Luego de mayor no pude resistir la tentación de comprar ese libro. Curiosa coincidencia, también él se suicidó al sentirse enfermo.

    ResponderEliminar