29 diciembre 2020

¿Y si repetimos el 2020 para que no quede tan deprimente?


 Apareció ante la Inspección Técnica de Años con gesto tímido. Llevaba  mascarilla FFP3 con válvula, gafas de protección sanitaria y bata de cirujano. Sus manos estaban cubiertas por guantes de nitrilo. Sin embargo debajo de tanto camuflaje era inconfundible.

  • Pase rápido - le dijeron -lo conocemos bien y no necesitamos mirarlo más a fondo.

Sorprendido, se irguió, miró al Alto Tribunal y balbuceó unas disculpas:

  • No era mi intención ser un año tan nefasto.
  • Nefasto e irremediable.
  • Quizás pueda hacer algo.  Si me repito, siendo otra vez 2020, no quedaré como un año tan deprimente.
  • Nunca se ha visto tal cosa.
  • Pero el 2020 es un número bonito y quizás podría ser interesante que existiese un 2020 bis.
  • Lo sentimos, 365 días es el plazo establecido y modificarlo solo traería mayores trastornos.
  • Antes del calendario juliano e incluso del gregoriano no había tantas rigideces.
  • Todo ha cambiado desde entonces. La interconexión entre tiempo y vida es muy intensa y no podemos interferir en ella. 
  • Pero podrían hacer algo antes de dejarme ir a los almacenes de la historia con tan mala imagen.
  • Olvídelo, el 2021 está preparado para salir de su vaina temporal y usted ya ha agotado su momento. ¿Algo más que comentar?
  • Qué conste que he hecho lo que he podido teniendo en cuenta la herencia recibida. 
  • Eso nos suena familiar, pero ya no vale como excusa.
  • Las desgracias las ha traído la especie humana no yo, que solo soy un contenedor.
  • Disculpas.
  • Es que es así. Llaman demasiado la atención los asuntos terribles, casi siempre venidos de otros momentos, pero las cosas han seguido su rumbo. No se ha interrumpido el ciclo de la vida y las olas del mar siguen besando las arenas o acariciando las rocas en  vez de escapar asustadas más allá de la estratosfera. Mucha tristeza dicen, pero las mareas siguen su curso y no se han desbocado.
  • ¿Pero quién va a pagar los platos rotos?
  • No es mi problema, yo ya me voy. 
  • Primero quiere remediar el mal hecho duplicándose a si mismo y ahora no asume sus responsabilidades ante tanto desgracia, tristeza y dolor que deja atrás.
  • Ustedes me han dicho que no puedo seguir, por lo tanto mis responsabilidades acaban el 31 de diciembre a las 23 horas 59 minutos y 59 segundos.  
  • Quiere eximirse.
  • Mi única obligación era darle continuidad a la vida. Lo he hecho y me largo. Me han invitado a una fiesta de despedida y tengo que ir antes del toque de queda.
  • No se fíe, hay muchos que le tienen ganas y quizás no sean muy cordiales.
  • Seguro que son amables y cariñosos, no pueden librarse de mí y en definitiva, tienen la seguridad de que no me van a volver a ver. Despídanme del 2021. Le deseo mucha suerte, no sabe lo que le espera.

38 comentarios:

  1. Mejor dejarlo donde le corresponde: ATRÁS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente se quedó atorado la semana pasada. Esperemos que este nuevo no sea su clon.

      Eliminar
  2. Que se vaya! Que se vaya! Apostemos a la esperanza. El 2021 tiene una carga pesada, mucho por revertir. Démosle todo nuestro apoyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho por revertir, Mirna, tanto que si apostamos todo nuestro caudal a la esperanza quizás quedemos decepcionados. Apoyo para que no sea así hay, mis dudas van hacia los que dirigen el cotarro.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. O solo para que no podamos volver a caer por el mismo agujero.

      Eliminar
  4. "Las desgracias las ha traído la especie humana no yo, que solo soy un contenedor", ahí queda todo dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la tendencia humana de ponerle una cara a las desgracias para poder librarse de ellas pero no sé si eso es un acierto.

      Eliminar
  5. Pues en mi caso ha sido un año triste y muy agotador pero no le guardo rencor.-Somos victimas de nuestro estilo; bien dicho, que las desgracias las generan los humanos.

    Feliz 2021.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, somos víctimas de nuestro estilo pero como duele admitirlo con todas sus consecuencias, usamos un chivo expiatorio.
      Feliz año. Un cálido abrazo, Bertha.

      Eliminar
  6. Siento cierta pena por este año que nos deja. Como bien dices, solo ha sido un contenedor, no el causante de nada, pero hay que buscar un culpable, y más aun uno que se vaya pronto para pensar que lo que viene será mejor jajjaja pobres ilusos.
    Sea como sea el que viene, feliz año nuevo!!! Por cierto, este año no ha sido malo para todo el mundo, seguro que el tito Bezos lo repetiría sin cambiar nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos ha sido un año recordable, de esos de los que dices ¿Te acuerdas lo que hacías en el 2020? pero no ha sido peor que el 1914 al 18, el 1919 o el de 1936 al 1945. Sólo podemos desear que el el 2021 sea menos malo.
      Bezos quiere ser el amo de la pista. El capitalismo, lo digo a veces, es un sistema económico que predica el libre mercado hasta que viene alguien que se queda con todos los puestos (del mercado) y lo convierte en un monopolio.

      Eliminar
  7. Corta y pega:

    Lo de la herencia recibida puede ser verdad en este caso: covid-19.

    Por otra parte, esta pandemia cambió la vida a una pequeña parte de la humanidad. La mayoría tiene una vida de mierda independientemente del virus y del año. Solo nos enteramos de lo que nos quieren contar y de lo que queremos oír.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es algo heredado de otros años o incluso de otros virus.
      No sé si solo una pequeña parte o una parte sustancial, estamos en medio de ella y no podemos calibrar cuales cuáles son sus consecuencias futuras aunque auguro que habrá muchos cambios en hábitos y costumbres.

      Saúde

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo, el 2020 es solo un contenedor y quizás los verdaderos responsables del mal año son los mismos humanos, las razones: la falta de empatía a la salud del prójimo, la superstición y la falta de cautela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo. No fue culpa del 2020; fue culpa de aquellos que hicieron que este año, fuese uno para olvidar. Una mancha en la historia de la humanidad, que por culpa de aquellos impresentables, irresponsables e ignorantes, no se borrará jamás.

      Igual nos queda el consuelo de que no todo fue malo y eso podría ayudarnos a que el 2021, sea un año mejor.

      Eliminar
    2. Lord Mysticus, los responsables son los seres humanos con toda seguridad. Las razones pueden ser variadas y estoy de acuerdo con las tuyas pero yo apunto otra adicional: la globalización.

      Eliminar
    3. Es una mancha pero no menor que otras manchas anteriores a mi parecer, Gary.
      Las epidemias, como aquella del siglo XIV de la peste negra, son consustanciales a la propia humanidad pero uno esperaría una respuesta más rápida, unida y contundente en el siglo XXI.
      No todo fue tan malo, cierto, ahora ya estamos más precavidos.

      Eliminar
  9. Muy bueno este diálogo en la Inspección Técnica de Años (aunque a diferencia de la itv, aquí les jubilan directamente), con ese refrescante humor al que nos tienes acostumbrados. Lo de la deuda recibida me ha matado.

    No conocía a Armando Manzanero... Esta noche en la TV veremos cosas peores. Porque cuesta concebirlo, pero esta nochevieja la pasaremos en casa. Al menos, echaremos partida de mus. ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si los años, como vehículos de transporte de vida, pasan a otra fase que no conocemos y en otra dimensión desconocida en vez de ser jubilados como nos parece. Ya sabes que la clave de todo está en hurtarnos el futuro para no asustarnos demasiado.
      Armando Manzanero tiene canciones muy bonitas, algo cursis para algunos, pero de gran musicalidad. Ahora muchos de sus temas son standards de jazz tocados por los más grandes del género desde hace décadas.
      Espero que hayas tenido una buena despedida de año. Feliz año 2021.

      Eliminar
  10. Es cierto que el número, 2020, era precioso, pero ha salido "rana", en todo caso como bien sabemos ambos la división del tiempo en años (y demás) es un invento humano con fines más laborales que de otro tipo. Pese a ese artificio, dejemos atrás el 2020 y veamos que nos depara el 2021, veamos si somos capaces en el mundo rico de cambiar el rumbo que llevamos y renunciamos a volver al pasado en cuanto dejemos atrás esta pandemia.

    No me gustó nunca Armando Manzanero, jajaja... lo siento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los años son puro artificio y en nuestra civilización una forma de esconder el ciclo de la vida con sus cuatro estaciones, sus fases lunares etc, bajo la advocación cristiana. Tampoco los años personales significan nada pero no sabemos movernos sin puntos de referencia.
      Creo que los cambios que se van a producir en los próximos tiempos van a ser a costa nuestra no por una voluntad real de que no podemos seguir así.
      Creo que a Armando Manzanero le estropea un exceso de sentimentalismo en las letras no la calidad de su música.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. 2021 is water under the bridge. Que se lo lleve la corriente. A ver si la Inspección Técnica de Años está un poco más al tanto de los desmanes de los días, meses y horas del 2021. A ver si no de qué nos sirve una ITA. Huy! ¿ITA? ¿IDA? ¿De qué me suena a mí esto?
    Hasta el 2021 Dr. Krapp. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo, Angie.🙂
      Quizás el problema sea que hace las inspecciones a posteriori, a toro pasado, cuando acaban por lo tanto no son mejores que lo que hacen en los medios de siempre.
      Ya estamos en pleno enero con un frío de la leche.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¡Hola, doctor! Bueno, parece que al pobre 2020 le van a caer por todos los lados... Como si la enfermedad, las guerras, el hambre, la muerte o la contaminación no se repitiera año a año. A este paso vamos a llegar a pensar que del 2019 para atrás vivíamos en el Paraíso. ¡Feliz 2021!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que escribes, David, no solo se le echa la culpa al año de marras si no que de repente le quitamos valor a los horrores anteriores. Quizás es lo que hacemos con nuestra memoria personal y colectiva, le damos valor al pasado porque nos abruma abismarnos en las flaquezas de nuestro tiempo.

      Feliz 2021

      Eliminar
  13. Yo solo puedo decir que si el 2.020 fue malo, yo no tuve la culpa de ello a pesar de ser humano. No tengo la culpa ni del COVID ni de otras cosas. Así que si alguien se siente culpable, que modifique su conducta y no eche sus pecados al resto del Universo para descargar su conciencia, por favor, que el año tampoco es culpable de nada solo es un símbolo numérico.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que pasamos más tiempo asignando culpabilidades que resolviendo los problemas. Creo que es un planteamiento erróneo en el que nos han educado. Bien, vale, hay un problema, hay que resolverlo, el castigo y la expiación de algunos nunca arregla lo que tenemos delante. Por supuesto, un artificio cronológico nunca resuelve nada.
      Saludos y Feliz Año

      Eliminar
  14. Amem entrego minha família e aqueles que mais precisarem de deus.amem

    ResponderEliminar
  15. Bueno, a como lo veo sólo hay dos opciones: 1 - El 2021 será peor; 2 - el 2021 será desastrozo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco optimista te veo. Depende. Estamos avisados por el pasado reciente, quizás estar curtidos nos haga menos vulnerables hacia el desastre.

      Saludos y Feliz Año.

      Eliminar
    2. Vivo en Argentina, nos inoculan contra el optimismo a las 3 horas de haber nacido.

      Pensándolo mejor el 2021 bien podría ser calamitoso.

      Suerte,

      J.

      Eliminar
    3. Lo mejor es que los argentinos desde el pesimismo siempre han lanzado lecciones al resto ya que tienen humor suficiente como para hacer escarnio divertido de él.
      Salud

      Eliminar
  16. El caso es que era un número bonito, pero está claro que las apariencias engañan. Y el 21 viene pegando fuerte: Trump invadiendo el capitolio, nevada de las gordas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue siendo u número bonito a pesar de lo que han hecho de él. El 21, me temo, no le va a ir a la zaga. En todo caso recuerda el refrán: año de nieves, año de bienes.

      Eliminar
  17. Bueno, al comentario de mi antecesor Chafardero se le puede dar la vuelta y hacerlo más agradable: a Trump se le acaba el tiempo y hasta los suyos comienzan a darle la espalda.

    Y lo de Filomena... Año de nieves, año de bienes.

    El que no se consuela es porque no quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su final y las payasadas malignas también. Trump va a atraer sobre si como un imán todo el montón de chanchullos que se ha ido metiendo y va a chupar más banquillo que el mismo Zinedine Zidane. Otra cosa es que visite el trullo. Habrá sustituto político para sus demencias trumpistas y yo apunto un nombre: Josh Hawley, 31 añitos que tiene el personaje.
      Quedémonos con el refrán de marras.

      Eliminar