23 enero 2019

El triunfador no se merece nada mejor

Tal como me habían soplado, el exitoso gurú de las nuevas tecnologías estaba ahí delante, en la entrada del aeropuerto de Kaskarilleira, como recién duchado y más largo que la infancia de un pobre. Esperaba estirado su Vehículo de Transporte con Conductor o si lo preferís simplemente V.T.C. Desconocía en su fenomenal ego bloguero y de conferenciante de éxito; en su ego de hombre atildado y pulcro; en su ego de hombre ocupado, curtido y comedido; desconocía, digo, que me había apropiado del automóvil en el que pensaba subirse y que ahora su propietario, permanecía, algo incómodo a decir verdad, en el maletero de su propio coche.

Hubo el reconocimiento de rigor, me indicó destino y tras dejar la maleta en el portaequipajes, se sentó majestuoso y soberbio en el asiento trasero acompañado de su maletín de piel Louis Vuitton, su iPad de última generación, un portadocumentos de piel de becerro de Dior, una Moleskine tamaño familiar, dos móviles con el símbolo de la manzanita mordida bien visible y una pluma estilográfica Pelikan que debería costar lo que un sueldo de funcionario medio y que extrajo de su impecable americana de sastrería para escribir algo en el blog de notas.

"Le veo muy bien equipado" solté sin estridencias mientras arrancaba.
"Ah"-dijo tras constatar mi existencia física como ser tangible dentro de su espacio vital inmediato. "Es solo lo necesario para mi trabajo".
"Valiente gilipollas" pensé sin recato.
Perdidos mis pudores, me lancé  al asalto "¿Usted es de aquí, verdad?"
"Oh sí, de Kaskarilleira mismo. Mi infancia y primera adolescencia fue arrullada por los lamentos de la mar oceánica y acariciada por la húmeda arena de nuestras  hermosas playas. ¿Acaso me conoce?"
Me chirriaron los dientes con asco pero aún pude decir: "Sí, lo he visto en Internet".
"Vaya, se puede decir que tengo una relativa fama en el medio. No soy un youtuber famoso como los que están en boga pero sí, como influencer tengo algún caché entre los profesionales de prestigio. Ahora mismo estoy organizando un conjunto de charlas que voy a impartir en el M.I.T. acompañado de grandes eminencias internacionales... " Siguió contándome sus planes de futuro dos minutos más y luego se río de forma extrañamente ridícula para hombre tan relamido.

Mi idea inicial era pedirle asesoramiento para trasladar mi negocio detectivesco a las redes sociales. Últimamente no me comía un colín y quizás la solución fuera crear algo así como una oficina de investigación por el Facebook, Twitter o lo que se terciase. El tipo pretendía ser un hacha adivinando el radiante futuro tecnológico que nos espera con toda clase de tecnológicos cachivaches y cuando encontraba resistencias, desacuerdos o simplemente sus previsiones no se cumplían, achacaba la culpa a la brecha digital, al peso del conformismo ciego y a las consabidas inercias estructurales de un sistema que se niega a evolucionar.
Da igual, mi gozo en un pozo. Soy un buen lector de almas y la de aquel tío me auguraba lo peor. No merecía la pena intentarlo con aquel baboso. No, no merecía la pena. Se reiría de mis proyectos y hasta era capaz de darme una palmadita condescendiente en el hombro para consolarme. Di un brusco volantazo y en vez de ir al centro me desvié por un camino lateral mientras se oían las primeras protestas de mi pasajero. Luego paré.
"¿Qué hace? ¿Por qué se está desviado? ¿Se ha vuelto loco? ¿Cómo me hace eso a mí sabiendo quien soy yo ? Abrí la tapa del salpicadero y saqué la VP4, un pistola anestésica de veterinario ...

Hasta cuatro días más tarde no apareció la noticia en los medios. El célebre adalid del mundo digital, el gran guía teórico de la tecnología de la información y de la nueva economía colaborativa, el profeta  de la innovación y del prometedor futuro, había aparecido en extrañas circunstancias aunque completamente ileso en una aldea remota y medio abandonada a un centenar de kilometros de Kaskarilleira
No había mucho más, pero en las redes el rumor creció como una ola hasta convertirse en tsunami: el tipo había aparecido encima de un almiar y su estado era plenamente satisfactorio y feliz después de haberles contado a urracas, cuervos y mirlos, las gratas noticias que el futuro les reserva.

(Capítulo 47 de Kaskarilleira Existencial. Aquí están sus otras historias)

29 comentarios:

  1. jajaja perooo qué considerado por favor! jajaja teniendo en cuenta que al pobre conductor del VTC lo transportaste todo el trayecto en el maletero ( los taxistas te van a nombrar hijo predilecto de su causa ; ) al influencer este - qué grima me da esta palabra - debiste haberle dejado como al protagonista del gato con botas, desnudo en un río a la espera de que pasara algún carruaje real jajaja o lo que es lo mismo qué se yo... algún paparazzi , famosillo de GH, novia ex o pariente medio cercano de alguien que aun no haciendo nada en la vida se la pase discutiendo o aburriendo con sus cuitas, modelitos o chorradas varias a propios y extraños... ya sabes, esos q usan el selfie para dar los buenos días y sentirse encantados de haberse conocido ; )

    Espero que las urracas, cuervos, mirlos y demás pajarería tengan claras las tendencias q se van a imponer en el bosque la próxima primavera verano ; )

    Un beso enoorme mi querido Dr. lleno de cariño y sonrisas este finde que parece se está asomando un poquito el sol aunque por lo visto sea un visto y no visto...Disfrútalo mucho!! casi tanto como yo aquí en tu blog .... GraaaaciaasS! ; )




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El influencer en cuestión, a mi también me da grima la palabra, no hay que maltratarlo mucho porque es más del rollo ese de lo maravilloso que viviremos todos cuando la tecnología nos resuelva todos los problemas y además yo tampoco soy muy del beatus ille. Entre los llamados geeks y los ruralistas, es decir una vez más lo de los bandos enfrentados de forma dual, el mundo sigue echa un asco. Unos por exceso de futuro, otros por su manía de instalarse en el pasado.

      Besos y gracias, en un lunes en víspera de ciclogénesis explosiva, antes llamado temporal.

      Eliminar
    2. Lo de echa es asunto del corrector, ponga usted ahí un hecho.

      Eliminar
  2. Creo que le diste su merecido. Ahí va mi aplauso más entusiasta.

    Intentaré ver si en la tienda china de mi barrio tienen pistolas de esa guisa: VP4. Por si acaso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis Antonio, aunque no sé si va a abrir una investigación sobre el asunto. Fiz Arou debería andar al loro por si acaso.

      Eliminar
  3. En el fondo, se le salvó de sí mismo... al menos, durante un tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco, estos hombres viven en la vanagloria y el halago y volverán a su rutina.

      Eliminar
  4. Igual convenció a las urracas para que se apuntaran a Tinder o a los cuervos para implementar una inteligencia artificial que detecte los gusanos bajo las piedras. Aunque las inercias estructurales aquí no son moco de pavo, nuestro influencer puede marcar cibertendencia en mundo de las aves, o al menos regalarle unas plumas a su tía Enriqueta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aves son muy suyas, en especial las urracas de las que he escrito en otras ocasiones, y como no vean la cosa muy clara saldrán volando buscando otras posibilidades de manutención o de esparcimiento lejos de las chácharas vanidosas.

      Eliminar
  5. Atrevimiento, descaro, osadía, insolencia…
    Esas palabras sí que habría que irlas descartando del lenguaje habitual poco a poco.

    Siempre es lo mismo: el que se cree superior no concibe que la chusma salga del lugar que le corresponde, e intente hacer algo más que servirle a él, al insigne.

    En otras épocas, los hijos de los nobles y los eclesiásticos (ellos, no sus hijos; o también) tenían casi exclusivo acceso a la cultura, y daban contenido a la frase “un pedante es un idiota adulterado por el estudio”, atribuida a Unamuno; hoy, el exceso de información incontrastable y de nuevas disciplinas ha hecho normal que un estúpido alcance el estatus de eminente conferenciante.

    Quiero una VP4 de esas. Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón están algo gastadas esas palabras, Además desde el Dadá o el Punk no se puede ir más lejos en esos conceptos sin caer el ridículo.
      Los superiores tienen esa forma de ser y necesitan un escenario y un público que les aplauda.
      Hoy en día por leerte cuatro ensayos de moda ya te crees que entiendes la realidad porque una de las características que nunca se señalan en estos tiempos es que la gente ha cambiado de leer ficción a leer ensayos. Ensayos de autoayuda, de lo maravilloso que es Internet, de los terrible que es Internet, de como ser un buen vegano, un buen animalista, una/un buen feminista o ser todo lo contrario. Es horripilante como la filosofía, la literatura, la sociología o la política se trata como si fueran pastillitas para la tos.
      Existen esas VP4.

      Saúde

      Eliminar
  6. Desde luego, se le procuró al estirado una cura de humildad y desintoxicación del ego, virtual y real. Vivimos tan cerrados en nosotros que pensamos que todo gira alrededor nuestro, hasta que el azar, o nuestro querido detective, se cruzan en nuestro camino para dar una bofetada de realidad. Un abrazo, doctor!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cura de humildad pero no excesivamente bien resuelta quizás, ya que estos tipos suelen sacar partido a las desgracias. Tampoco es fiable, quizás solo quería darle respuesta a su vanidad herida.
      Un abrazo, David, gracias por leerme.

      Eliminar
  7. Sí, el personaje en cuestión se hace odioso con mucha frecuencia, y esos gestos amenerados que muestra en las entrevistas inducen frecuentemente al ansia homicida (aunque en algunas cosas tenga razón, que conste). No sé si ya ere ese su carácter desde pequeñito -probablemente-, pero da igual: a él y los que son como él les vendría bien una cura de humildad. Quién sabe, igual se vuelve naturista, o algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades, Rick, has desvelado al personaje y no me sorprende
      Tiene razón en muchas cosas que sostiene pero su actitud no es muy adecuada ya que la vanidad le sales por las orejas. El personaje de joven era un chico de barrio, de mi barrio, no especialmente llamativo pero le pilló Internet cuando empezaba el boom de la cosa y su blog es el más leído de la red en España.

      Eliminar
  8. Hombre viste más un VTC que un taxi, aunque estos últimos se han convertido en articulo de lujo según zonas donde no hay competencia y las tarifas deben soportar la amortización de una licencia pagada en dinero negro que todo el mundo sabe que existe pero nadie denuncia.
    No se que es un influecer, no he conocido a ninguno, ni he visto videos de ellos, supongo que son gente que influye en otra gente. Como si vivir la propia vida y no equivocarte demasiado fuese fácil, se atreven a decir a los demás lo que deben hacer, más que influecer para mi que son gilipollas..
    Que aprenda de la urracas, (Pica pica), que esas son aves inteligentes que saben adaptarse a todo y no van dando consejos al personal...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es como afronta sistemas económicos tradicionales con su estructura cerrada las nuevas demandas de la nueva economía.
      Cuando se pasó del sistema gremial al sistema industrial pasó algo parecido, los gremios manejaban casi de forma mafiosa la artesanía y la primera industria pero protegían a sus miembros. El sistema industrial al crear recintos de trabajo y obligar a emigrar a las ciudades dieron origen a la modernidad pero por el camino se perdieron derechos sociales que garantizaban los antiguos gremios a los que vivían bajo su protección.
      Lo de influencer es el típico término anglo para referirse a algo que ya existe y es fácilmente identificable pero no es algo nuevo. Lo nuevo es la importancia que se le da.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Ni una coma muevo; un bravo ,por el retrato de este mochuelo...

    Feliz domingo estimado Krapp

    ResponderEliminar
  10. Si algo aprendí con los años es a nunca confiar en quien usa moleskines.
    Ni siquiera por casualidad.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... a ver como te lo digo y no te lo tomes a mal...yo uso Moleskine. No tengo perdón posible

      Saludos

      Eliminar
    2. En Argentina para comprar una de esas hay que, como mínimo, hipotecar la casa, por lo que son más un símbolo de snobismo antes que cualquier otra cosa.
      Y, llegado el caso, cualquier tipo de papel sirve por igual para poner por escrito algunas pocas ideas.

      Saludos,

      J.

      Eliminar
    3. Aquí no es muy cara y además admite muchos formatos. Yo uso la pequeña.
      Saludos

      Eliminar
    4. Si no recuerdo mal la última vez que pregunté el precio de una de estas agendas quisieron cobrarme por la respuesta también...

      Eliminar
    5. Entiendo que la cosa debe de está algo dura por allá.

      Eliminar
  11. Los youtuber y los influencer mataron a los bloguer. Reconócelo, Krapp, estamos muertos, jaja.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Selección natural, la cosa se convierte en moda y proliferan como hongos, luego pasa la moda y quedan algunos. Pasará igual con los youtubers. Por cierto yo sigo algunos especializados en horticultura, en física o en arte.
      Bicos

      Eliminar