22 septiembre 2007

Fantasmas coma nós

  • ¿Está listo, Castelao?
  • Estou listo, Rosalía.
  • Hoxe é noite de luar.
  • Seino. Unha fermosa noite de luar. Iso faime lembrar a historia que escribín daquel esqueleto que tiña a facultade de erguerse do cadaleito e podía ver aos outros da súa mesma condición por ter un ollo de vidro.
  • ¿Unha historia triste?
  • Non pero si. Si pero non. Ten algo de retranca galega pero tamén un fondo cruel. Comento nel, por exemplo, que os esqueletos no cemiterio católico son tan parvos que só pensan en bailar e por iso o meu personaxe prefire a compaña da xentiña do cemiterio civil máis serios, profundos e circunspectos.
  • Pois as nosas osamentas para estar soterradas nunha igrexa, non son moi danzarinas que digamos. Alí quedan baixo a pedra facendo compañía aos outros egrexios: Brañas, Asorey, Cabanillas e Fontán.
  • E eses ¿por qué non queren vir connosco?
  • Son fieis a iso do descanso eterno. Están quentiños no sartego e non lles gusta erguerse as tres da mañá en noite de invernía, para botarlle unha ollada ao descoñecido mundo exterior.
  • Alá eles coas suas teimas. Cando queiran facelo non poderán, a conxunción cósmica desta noite tardará moito tempo en repetirse. Veña, cóllase do meu ganchete, Rosalía, que xa saimos para fora.
---------------------------------------------------------------------------------
  • Hai máis luz pero a cidade tampouco cambiou tanto. Oiga, ¿qué son esas cousas que hai por alí, unha detrás doutra?
  • Non estou seguro pero eu diría que son coches, Rosalía, aínda que cambiaron moito dende a miña época.
  • ¿Coches? ¿E onde colocan os cabalos? Son moi cativos.
  • Non hai cabalos, funcionan a motor. Por elo tamén se lles chama automóbiles.
  • Fíxese, Castelao, hai alguén na praciña. ¿Por qué non lle preguntamos cousas sobre este mundo? Seguro que nos pode dicir algo.
  • Con cuidado Rosalía, temos que ter moito siso xa que non sabemos como poden ser as persoas deste tempo.
-----------------------------------------------------------------------------

  • ¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara o qué? ¿Qué coño miráis? Ademas, ¿por qué brilláis tanto? ¿Y esa facha? ¿De que baile de disfraces habéis salido? Malditos modernos. Pelos de punta, polvos de talco, un puto traje negro para daros un aire siniestro y ya os créeis nietos del Conde Drácula.
  • Disculpe señor, somos estranxeiros de viaxe en Compostela...

  • ¿Cómo que sois extranjeros si estáis hablando en gallego? Los guiris no hablan en gallego. ¡¡¡Maldito chute!!! Me ha dado mal rollo. Ahora os veo como flotando en el aire. Seguro que el cabrón del gitano me metió alguna mierda en la papelina de caballo que le compré esta mañana.
  • Ve, Castelao, fala de cabalo. Non estaba tan descamiñada cando eu preguntaba polos cabalos.
  • Non me gusta esté tipo; é agresivo, está moi desnutrido e ten a dentadura podre ...e iso que semella ser bastante novo.
  • ¿Estará enfermo? ¿Pasará fame o pobriño? Ao mellor chegamos en época de fame ou incluso de peste. ¡A Nosa Señora da Barca nos asista!
  • ¿Qué coño hablais? ¿Teneis algo de guita? Tengo mucha gusa. Hace la hostia de horas que no pruebo bocado. ¿Qué pasa, joder? ¿Por qué estáis tan pálidos y callados?
  • Mire, non sabemos do que está a falar.¿Verdade, Rosalía?
  • ¿Rosalía? ¿Rosalía de Castro?
  • Sí señor. Son Rosalía de Castro.
  • Pero tía jajajaja...¿con que te colocas? Adios ríos, adios fontes...
  • Adios regatos pequenos... Castelao, ímonos de aquí.
  • ¿Y tu eres Castelao? Ahora te reconozco por las gafotas. Jajajaja, te pareces a Harry Potter. No era caballo, jajajaja, era un tripi. Me he chutado un puto tripi jajaja.
  • Oes, ti. ¿Coñeces Negra Sombra, o poema?.
  • Si, claro jajaja. ¿Quien no conoce Negra sombra?
  • Cando penso que te fuches...
  •  
  • ...Negra sombra que me asombras...Ehhhh ¿Dónde estáis? ¿Dónde os metisteis?
  • Detrás túa
  • Ahhhhhhhhhhhhhhhh.
  • Sigo eu co poema ...Ó pé dos meus cabezales, tornas facéndome mofa
  • Co medo estará correndo un bo rato, Rosalía.
  • Seguro. ¿Gústalle este mundo moderno, Castelao?
  • Non, pero pode ser divertido para fantasmas coma nós.

14 septiembre 2007

Desacato al Sindicato (Fauna Directo)



-Hola, amigos. Soy el sapo Pepe . Bienvenidos a Fauna Directo. Hoy con un tema de rabiosa actualidad:
  • ¿Qué está pasando en nuestras colmenas?.
  • ¿Por qué están tan alteradas nuestras laboriosas y gentiles abejas?
Y para hablar de todo ello, damos paso a nuestro corresponsal en el micromundo entomológico: Hortensio, el escarabajo pelotero.

¿Cómo va la asamblea, Hortensio?

-Alborotada y volátil. Tal animal, tal condición. Pero antes de nada quisiera hablar una vez más de nuestro agraciado conductor. En el sapo Pepe se aúna la inteligencia poderosa con una fuerza de voluntad digna de un dios antiguo. A mayores...
-¡Basta! Te ruego que te centres en la asamblea de abejas obreras y dejes los piropos para otra ocasión.

-No se diga más, amado monstruo.
Pues aquí las cosas están que arden como decía. El Sindicato de Abejas Obreras está pasando por unos momentos realmente difíciles. Lejanos quedaron los tiempos en que las bravas sindicalistas se jugaban las alas en la defensa de las "curritas": que si había que luchar para que las celdas fueran más espaciosas y aireadas, que si se debía aumentar el tiempo del bocadillo de nectar de media mañana, que si era denunciable la actitud perezosa y displicente de los zánganos, que si se debía hacer una selección más rigurosa y democrática del enjambre que debía acompañar a la vieja abeja reina en la búsqueda de nuevas colmenas ... etcétera.


-¿Qué ha pasado entonces?

-Lo que pasa siempre, amado maestro. Poder y apoltronamiento van unidos como la carne y el hueso. ¿Quién le pone objeciones a una abeja con pretensiones? Yo, por supuesto, no. Fundamentalmente por el posible picotazo.
En resumen: las abejas jóvenes están hasta las mísmisimas corbículas de las maniobras del sindicato y las cosas han estallado en plena asamblea con consecuencias imprevisibles.
-Detalles, Hortensio. Queremos detalles

-Pues bien , el colectivo de abejas no pecoreadoras -es decir las jóvenes que no pueden salir de la colmena- manifiestan que mientras ellas se matan trabajando; las viejas,
con la complicidad del sindicato, están de jarana fuera de la colmena, sin pegar palo al agua y el nectar y polen no lo recolectan ellas, si no que lo consiguen trapìcheando con las apidae de las otras colmenas.

-Eso es grave, Hortensio.

-
Es grave, pero no es todo, Pepe. También se dice que los del sindicato tienen una larva escondida a la que suministran ilegalmente jalea real, para convertirla en reina y utilizarla luego como posible alternativa a la heredera, a la que acusan de no apoyarles lo suficiente y dedicarse al puro desenfreno con la compañía de un montón zánganos desocupados.

-Por último...

-¿Todavía hay más?

-Sí, Pepe. Se comenta que los del sindicato han repartido entre los suyos los puestos del enjambre que saldrá con la
vieja abeja reina cuando tenga que abandonar la colmena y crear una nueva comunidad. Así la organización se difundirá de forma irreversible por el resto del colmenar.
- Va a ver una buena bronca.

-Los aguijones estan preparados. Será una bonita batalla. Pero los del sindicato son muy listos y se las saben todas. Seguramente, los alborotadores quedarán neutralizados por las buenas, ofreciéndoles algún puesto o regalándoles alguna prebenda, o por las malas, es decir, arrancándoles directamente el pellejo.
No hay otra
, Paco .

-Gracias, Hortensio.

-Y que conste que no me has dejado hablar de tu estilo maravilloso y de tus virtudes incomparables.

-Habra ocasión pare ello,
Hortensio.

Hasta la vista, amigos. Este ha sido un programa más de Fauna Directo. Retransmitiendo en directo a todo el orbe animal.
Gracias por estar ahí.

12 septiembre 2007

Regreso a la Tierra de los Pájaros


Joe Zawinul (1932-2007)
Pionero e impulsor del jazz rock y
fundador del mítico grupo Weather Report.

Birdland / Weather Report con Manhattan Transfer



08 septiembre 2007

Confesións dun superheroe V: Decisión crítica na hora meiga



(Traductor de galego en: Opentrad)


Aquela noite, na hora meiga en que se apagan os televisores é unha torrenteira de auga corre polos canos, estaba o voso servidor acochado a carón dunha fiestra, esperando ter o valor suficiente para lanzarse ao infinito.

Tres días antes chamaron á porta da miña casa, fun abrir e diante miña apareceu un paquete dourado sostido por dúas pernas miúdas, como de gato, embutidas nuns pantalóns cor anil.



  • Coño ...¡é isto!

  • E para vostede -dixo unha voz miúda dende debaixo do vulto- Pero por favor, teña compaixón deste pobre anano e axúdeme. ¡¡Vaime esmagar co peso!!

En realidade non pesaba nada, polo menos para min. Debaixo apareceu un pequeno casco de moto, do tamaño dunha cunca para o caldo e de cor lila, no que apenas podía verse a faciana sufocada, case fervente, dun homiño. O seu atavío era singular para un ser que evidentemente procedía da raza dos ananos de cova: levaba cazadora de coiro, camisa a raias e aqueles pantalóns anil que escentilaban estrañamente na penumbra do corredor. Inviteino a entrar mentres deixaba o paquete encima da mesa da entrada. Instintivamente decateime que dentro daquel fardel estaba a clave do meu futuro.


  • ¿Quere...quere tomar algo?- a penas balbucín
  • Si, claro estou realmente canso- O anano tirouse no miña cadeira favorita- ¿Tes licorcafé?
  • Non, non teño. Pódolle ofrecer outra cousa
  • Déixao, o único que me podería erguerme o ánimo sería un bo grolo de esa bebida.
  • ¿Moito tráfico polas rúas? –dixen eu, por dicir algo.
  • ¿Polas rúas? Non sei, supoño que si, aínda que non cho podo dicir con seguridade. Eu a penas me desprazo por elas
  • ¿Cómo é iso? ¿Entón como chegou ata aquí?

O anano botouse a rir a esgalla.


  • ¿Non pretenderás que eu vaia polo voso inferno automobilístico coa miña pequena Lisistrata? - Sen máis, meteu unha man no peto e foi sacando pouco a pouco unha longuísima pluma verde de case o seu mesmo tamaño. Aquelo parecía pura maxia.

  • ¿Verdade Lisistrata?,churriña. Eu nunca permitiría que colleras unha doenza por mergullarte con esas máquinas asasinas. Xa temos bastante coas ratas –Despois de acariñar a pluma deulle un bico e volveuna a meter no peto coa mesma indiferencia.

  • ¿Ratas di?

  • ¿Non as chamades así? Os vosos sumidoiros están cheos de ratas. Algunhas tan grandes como gatos. Non vexas o que custa canealas cando vou dun lado a outro montado na miña doce Lis.

  • ¿Ou sexa que os ananos usan os sumidoiros para desprazarse ...¿voando?

  • Sí claro, dende as nosas covas na Ananía temos comunicación directa co voso mundo a través dos sumidoiros. Cando os ananos mensaxeiros temos unha misión na superficie utilizamos os vosos canles subterráneos. Con todo, o peor momento é cando temos que erguer a tapa e saír fora, nunca sabemos o que podemos atopar enriba.

Interrompeu a conversa e sacou una reloxo de area da cazadora



  • Ben. Xa vai sendo hora de que me vaia, é tarde demais. No paquete atoparás as instruccións para o manexo do traxe. Tamén vai dentro un intercomunicador para que te poñas en contacto connosco se o necesitas

Foi ata porta con xesto seguro e rematou con aire grave e profundo:
  • Boa sorte meu amigo, necesitarala.

Trala súa marcha quedei un rato no sofá sen sequera folgos para abrir o envío. Aquela historia era moito para un tipo normaliño coma eu. Dende o principio, despois da primeira sorpresa na cova, decidira deixarme ir tal como se fose un pesadelo que máis tarde ou máis pronto terminaría por rematar. Pasou o tempo, e agora aquelo voltaba a min de xeito inesperado e no peor intre: estaba a piques de conseguir un posto como profesor contratado na universidade.

Foi unha longa tarde de tabaco, música e alcohol e xa cando comezaba a esmorecer o día botei un fondo suspiro e púxenme a remexer no paquete.

O primeiro que chamou a miña atención foi un rolo que semellaba de pergamiño. Despregueino. En letras góticas enormes, de cor vermella, estaba escrito todo un manual completo de como levar con xeito o uniforme de superheroe así como algunhas nocións básicas sobre técnicas de vóo con capa. Debaixo estaba a roupa, que fun sacando case con arrepío; e ó final de todo, atopei o que mensaxeiro chamara intercomunicador: dúas cascas cóncavas de piñeiro unidas por un fío delgado de liño. Non entendía aquel trebello. Puxen as cortizas nas orellas pero non escoitei nada. Probei a axitar o fío pero tampouco. Xa case desesperado, decidín golpear unha casca contra a outra. De súpeto, escoitei unha voz profunda saída de alí dentro.




  • Identifíquese, camarada.

  • Mire é que son...-un zumbido indicoume que perdera o sinal. Volvín a golpear as cascas esta vez con máis forza

  • Identifíquese, camarada.

  • Perdoe son o de antes...-outro zumbido e volta ó silencio

  • ¡Rediosss, ¿cómo carallo funciona esta merda? – berrei alporizado mentres lanzaba unha cuncha contra a outra de xeito brutal.


De súpeto a habitación quedou envolta nunha especie de fume de cor amarelo. Cando esvaeu a néboa apareceu diante miña a figura case familiar de Xan das Covas fumando placidamente nunha cachimba verde.

  • Ahhh es ti. ¿Quén se non? A túa brusquedade te delata. ¿Algunha novidade?

  • Estaba probando a cousa esta do intercomunicador. Por fin funciona.
  • Moi ben, vexo que xa estás preparado para iniciar o teu adestramento. Tes dous días para familiarizarte coa rutina teórica de vóo e ó terceiro comezarás a parte práctica.

  • Un momento, un momento...¿Está a falar de que dentro de tres días terei que poñerme a voar?

  • Exacto, ese e o prazo que tes. Calquera retraso podería ser funesto para a túa saúde. O traxe é moi sensible ós temerosos e lacazáns. Podería obrigarte a voar pola forza. Date conta que ten o que poderiamos chamar... vida propia.

  • Pero señor das Covas, eu non estou preparado... - case chorei
  • Non quero máis desculpas. Sabemos que ti es a persoa axitada e non hai outra cousa que dicir - fixo un chisco cos dedos e desapareceu entre a fumareda amarela.


Os días seguintes foron de verdadeira tortura. Enchinme a tomar tranquilizantes e anxiolíticos, lin todos os manuais de autoaxuda que atopei pola casa e arredores e incluso escoitei por fin as cintas de relaxación que me dera aquela psicóloga ilusa que pretendera curarme, no seu momento, da miña vella, familiar e naquel momento desexada depresión.

Descoñezo completamente o que senten os toureiros cando se poñen por primeira vez o traxe de luces pero estou seguro que a sensación non pode ser peor que a que experimentei aquel día vestido con aqueles farrapos e xa a piques de entrar na historia da estupidez humana.

Era unha noite triste de outono e un orballo preguiceiro acompañaba coa súa monótona letanía a miña desesperada determinación. Calaron os canos e a noite foise espesando naquel arrabalde marxinal da cidade chantado encima dun outeiro. Vivía nun vello piso de dúas habitacións alugado a baixo prezo ao que intentara gornecer con moi pouco éxito, condicionado polos meus mesquiños recursos. Dende a fiestra tiña unha ampla perspectiva da cidade e unha extensa matogueira separaba o meu edificio solitario das casas circundantes. Abaixo un pequeno tramo asfaltado permitía a entrada e saída á civilización sempre que o medio de locomoción non fose demasiado fachendoso.




  • Un, dous, tres... Non, non podo -supliquei á noite indiferente

  • Un, dous, tres... Sintóo... é imposible- repetín nun triste laio

  • Un, dous, tres ....

  • Salta dunha puta vez, ¡¡¡coño!!! -era unha voz grave e amenazante e saía dun lugar descoñecido do meu traxe.

Saltei.

03 septiembre 2007

La Dictadura Botellona

La Dictadura Botellona, abarcó un periodo de la historia D'Eiquí, entre los años 2014 y el 2021, caracterizado por la llegada al poder de los sectores más golfos, canallas y ruidosos de la juventud y la represión subsiguiente sobre la población discrepante: especialmente los mayores de 40 años y los menores de esa edad con tendencias culturalistas, es decir los conocidos con el apelativo de frikis. 
Esta dictadura se desenvolvió bajo la dirección del Comité Revolucionario de Adictos a la Mala Vida, cuerpo colegiado integrado por diferentes grupos juveniles vinculados al Movimiento del Mal Vivir. Su coordinador general e ideólogo era Máximo Beodo, quien señalaría en su obra magna "50 SMS para kmbiar l mundo": L Ditdura btyona n es + q la jstcia rpida, svera, inflxble cntra ls q kieren pner lmites al kchondeo, l inorancia y el jlgrio gralizado. 
La Dictadura Botellona empezó el 3 de septiembre de 2014 cuando miles de jóvenes convocaron una huelga general indefinida contra la orden gubernamental en la que se prohibía el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Los chicos amenazaron a sus padres, los padres amenazaron a los profesores, los profesores al ministro, el ministro al presidente y el presidente optó por marcharse el exilio -había amasado una considerable suma- esperando ser llamado de nuevo ya que pensaba que sin su aportación el país se iría irremediablemente al carajo. El país se fue al carajo, pero nadie le llamó de nuevo. El vacio de poder fue aprovechado por los grupos del Movimiento del Mal Vivir, que con suma facilidad tomaron el poder y proclamaron la Dictadura Botellona
El nombre de dictadura no puede ser más justo. Los tribunales revolucionarios condenaron sumariamente a millares de civiles inocentes, obligándoles a trabajar para el Estado limpiando los desperfectos causados por los militantes del Movimiento del Mal Vivir en sus fiestas vandálicas y orgiásticas. Otros, incluyendo catedráticos de universidad, fueron encerrados en "Campos Especiales de Deseducación y Pringado de cerebro" pare eliminar en ellos todo rastro de cultura erudita. A los más mojigatos se les obligó bajo sanción, al uso y abuso de lenguajes y comportamientos soeces. El acceso a cualquier actividad laboral era precedida de un examen en el que los candidatos debían recitar de memoria las máximas del Manual de las Malas Maneras editado por la Academia Nacional de Guarrerías y Malas Formas. Desaparecieron del diccionario las tres cuartas partes de los términos obligando al uso exclusivo en todo el territorio nacional, por decreto ley, de tan sólo 458 palabras. Los antiguas archivos, bibliotecas y museos vaciados de sus fondos -subastados al mejor postor- ganaron popularidad al convertirse en centros dispensadores de alcohol a un precio módico, para lo cual se creo el Fondo Estatal para la Bajada del Precio de las Copas (FEBAPC) financiada con aportaciones obligatorias de la población abstemia, naturista, deportista y frugal. En el Comité Revolucionario de Adictos a la Mala Vida estaban representados diferentes grupos de índole juvenil. El más importante era el Ejército de Liberación de la Juventud Rayada pero también había otras asociaciones relevantes: La Organización de Moteros sin Casco (OMSC), el Reagrupamiento Revolucionario de Rebeldes Ruidosos (RRRR), la Juventud Organizada para la Destrucción de los Tubos de Escape (JODETE), los Versificadores Raperos Cansinos, el Grupo de Acción Cultural "Tocahuevos sin Fronteras", la Hermandad de María (y el Hachís), Farloperos y Pastilleros Unidos (FYPU) y finalmente la Liga de Acción Tatoo (LATA). Máximo Beodo, era el gran líder y conductor del proceso revolucionario. Un hombre de grandes conocimientos al haberse matriculado en cuatro o cinco carreras universitarias sin acabar ninguna. Lamentablemente a pesar de su poder, caería a principios del 2019 tras descubrirse que leía en los tiempos muertos del Consejo de Ministros, obras de teatro de los Hermanos Alvarez Quintero y de Don José María Pemán. Después de su derrocamiento, se produjeron luchas por el poder entre los diferentes tribus urbanas, hasta que el Ejército de Liberación de la Juventud Rayada (ELJR) con su lider el General Domingo Defarra tomaron la capital. Tras su triunfo, en la primavera del 2021, el General Defarra convocó elecciones democráticas; promovió una nueva constitución aún más anodina que la anterior, y ya en posiciones inmovilistas creo un nuevo partido el Movimiento hacia el Muermo Intransigente y Absoluto (Momia) con el que consiguió mantenerse en el poder en los siguientes 16 años bajo el lema "Un tiempo de paz, silencio, apalancamiento y sopor". 
Durante la Dictadura Botellona numerosos ciudadanos se vieron obligados a exiliarse y sólo regresarían al país con la llegada al poder del General Domingo Defarra. Otros se decidieron por la lucha armada interior creando la Organización Guerrillera Cultureta y Pedante (OGCYP) pero su éxito fue muy escaso ya que no pudieron salir del "campo meramente teórico". 
La Dictadura Botellona se cobró numerosas víctimas provocadas por el despipote generalizado. Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, el recuerdo se ha vuelto nostálgico e incluso algo enternecedor entre algunos de aquellos que vivieron aquella entrañable, extraña y confusa revolución.