30 noviembre 2017

Entre parlanchines y muditos (Quinta historia de Pega y Pica)

  • Hola, amigos. Soy el Sapo Pepe Perreras, el presentador más audaz e impertinente del orbe animal. En nuestro programa de hoy de Al Bicho Vivo,  nuestro corresponsal noctámbulo en bosques y selvas, el Buho Casimiro, nos hablará de un universo mágico y sorprendente. ¿No es así, Casimiro
  • Ciertamente, Pepe Perreras. Hoy vamos a contar cosas sobre El corazón de la Trama.
  • Hummm. Suena bien. ¿De que estamos hablando, Casimiro
  •  Pues mira, se trata de un lugar situado en lo profundo del bosque. Un pequeño claro donde ni el sol ni la luna se atreven a entrar por miedo a que sus rayos se queden enganchados entre las ramas de los árboles y la maleza salvaje. 
  • ¿Por eso le llaman la Trama?
  • Sí, exacto inefable presentador. La leyenda dice que fueron los elfos quienes lo encontraron y que decidieron, con su talante para la conciliación, regalárselo a los animales y que éstos lo convirtiesen en un lugar de debate abierto a todo la fauna, buscando el entendimiento y el respeto a la diversidad de puntos de vista. 
  •  ¡Qué buena gente eran los elfos!. Cuanto los echamos de menos. Es maravilloso disponer de un lugar así donde los que lo deseen pueden discutir, dialogar, conversar y enfrentar opiniones sin perder la compostura ni el sentido del humor. 
  • No siempre es así, amigo Pepiño
  •  ¿Y eso? 
  • Los animales tenemos mucho de humanos cuando se trata de nuestros instintos más primarios y por muy buen rollito que haya, es difícil para una comadreja estar al lado de un simple topillo común sin que le entren ganas de enviarlo con un simple ñam ñam a las oscuras profundidades de su estómago. 
  • Cierto, Casimiro, cierto. Pero seguro que los responsables del lugar habrán encontrado una solución a esa dificultad. 
  •  Sí, han encontrado una: un montón de troncos enhiestos y vacíos en medio del claro. El anonimato garantiza la seguridad de los más vulnerables, es decir los más comestibles. Llegan, aprovechando la oscuridad se introducen en los troncos por túneles excavados en la tierra, se saludan a distancia y comienzan a charlar de sus cosas 
  • ¿Ves? Cuando hay voluntad de entendimiento todo es posible. Has asistido a una sesión. Debió de ser una experiencia maravillosa. 
  • Bah, no creas. Mucha gresca. El anonimato da valor a los medrosos, engrandece a los pequeños y convierte en sabios a los necios. Encima los valerosos, los grandes y los listos quieren seguir siéndolo. Todo un lío. 
  • ¿Y el debate? 
  • Bueno, si le llamas debate a una exhibición de egos. Animales de toda condición se enzarzan en feroces discusiones sobre naderías sin importancia. Por ejemplo, los viejos lo basan todo en su experiencia, en sus años de lucha por la supervivencia y miran con condescendencia despreciativa a las crías y cachorros. 
  • Y los jóvenes?
  • Los jóvenes presumen de su educación refinada y sus estudios de altos vuelos.  Están tan arriba que ignoran lo que hay en el suelo a no ser que sirva para justificar la última teoría gorroneada.
  • ¿ Estudios de altos vuelos? ¿Estamos hablando de pájaros acaso?
  • Sí, básicamente y sobre todo de esa pareja de urracas consentidas, Pega y Pica. Lo de ellas es escandaloso, se comportan ahí dentro como si poseyeran el poder absoluto. Encima tienen el asentimiento de muchos animalitos temerosos y muditos, asustados por su infame cha-cha-cha y sus ocurrencias alocadas. Ellas imponen los discursos, mera cháchara de urracas, y  al final no se atiende a los problemas reales de la fauna del bosque. Cada reunión acaba con cierta sensación de fracaso por el tiempo desperdiciado.
  • Muy triste, sí. Se eliminan las diferencias entre grandes y pequeños, cazadores y presas pero surgen otras.
  • Entre parlanchines y muditos, Pepe.
  • Por lo que dices también entre teóricos y pragmáticos,Casimiro.
  • ¡Qué complicada es la condición animal! Y pensar que esos monos vestidos piensan que todos nosotros somos unos simplones sin cerebro.  
  • Mejor que sigan pensándolo, viviremos más tranquilos si no meten su baboso hocico narigudo en nuestros problemas.
  • Cierto, Casimiro, cierto. Muchas gracias por tu magnífico reportaje.
    Les dejamos por hoy  pero no dejen de recordar nuestro lema: vivan felices en su biotopo ¡y aléjense de los humanos!  
  • Les habló el sapo Pepe Perreras.

17 noviembre 2017

La fábrica de héroes

(Otro mínimo homenaje al maestro)
  • ¿Es la fábrica de héroes? ¿Está el Dr. Krapp, el ingeniero? ¡Qué se ponga!  
  • Dr. Krapp, le llamo para un asunto de reclamaciones. Es que de los siete héroes que nos mandaron ayer dos vienen en mal estado. 
  • Pues ocurre que no hablan, están mudos. 
  • Lengua tienen, pero están callados. 
  • Sí, les hicimos cosquillas, cuchufletas y hasta les amenazamos en sus partes con las bayonetas. 
  • Nada, siguen en silencio y usted me dirá para que sirve un héroe si no puede soltar un discurso pomposo en las horas decisivas. 
  • ¿Qué los pongamos como maniquíes para hacer bulto en las barricadas? Por favor, doctor, no diga usted eso. 
  • ¿Qué los usemos como mascotas al atacar?
  • Venga ya, menudas ideas tan chapuceras ni que fueran las cabras de la Legión, para eso no los compramos, que cuestan un Potosí. En nuestro bando, tenemos un montón de fanáticos de la causa, victimistas de corazón, que estarían encantados en hacer de héroes y nos saldrían gratis. 
  • No, no lo hacemos porque nos dan pena. Los pobres, son tan crédulos y tan mansos que sería como llevarlos al matadero. Además seguro que se quejarían sus familiares, por desgracia no todos son adictos a nuestro bando. 
  • Sí, solo nos apoya la mitad de la población, por eso necesitamos a sus héroes ya que no podemos contar con la violencia del enemigo para convencer al resto. Sí, nuestros adversarios están de acuerdo con nosotros en la idea de calentar la cosa, el patriotismo también les da votos a ellos, pero no nos fiamos. A fin de cuentas son el enemigo ¿no? 
  • En cambio, Dr. Krapp,  sus héroes tienen garantía de fabricación y sabemos que son preparados a mano, artesanalmente, con mimo y cuidado. Seguro que pueden desequilibrar la balanza a nuestro favor.  
  • Sí, estamos confiados en la eficacia de sus productos para resolver las cosas. Este conflicto se está alargando mucho, se está haciendo pesado y no termina de arreglarse a nuestra entera satisfacción. 
  • ¿Entonces nos envían otro lote sin coste? Muchas gracias, Doc,  pero por favor, sean más cuidadosos. Asegúrense de que viene bien equipados. Si son de un stock defectuoso,  que al menos sea porque son cojos o mancos no porque no puedan darle al pico. Es la palabrería la que gana las batallas, no los surtidores de sangre. 
  • Usted lo pase bien.