27 octubre 2017

Llamada a los de la revuelta de mañana

  • ¿Son ustedes los de la rebelión de mañana? ¿Podría hablar con el encargado?
    ¿Qué son muchos y no tienen encargado? Búsqueme entonces al que tenga más pico. Venga, no sea perezoso, alguno habrá que destaque entre tanto cotorreo
    ¿Está ahora hablando? Pues dígale que se calle un rato y se ponga, que solo le voy a molestarle unos minutos.
Aprovecharé la espera para hablar con ustedes. 
Estarán conmigo en que no hay quien entienda a las rebeldes modernos. Entre tanto discurso teórico no hay dios que se aclare. Tampoco hay líderes carismáticos con un mínimo de credibilidad y el resto no se hace responsable, solo quiere ser parte de la masa ruidosa y que no los miren mal sus propios camaradas. ¿Y que es eso de reducirlo todo a  consignas simplonas para que todo el mundo entienda?. A cada rato hay que repetir quienes son los buenos y quienes son los malos porque la gente anda medio a atontada con tanto internet y termina por no saber donde está su bando. Y luego cuando hay que dar el callo ¿Qué pasa si en la batalla final para ganar el porvenir las cosas salen mal ? ¿Quién se presta para ser encarcelado o fusilado en nombre de los ideales? Y si salen bien ¿a quién se dedican las estatuas de las plazas? Lo dicho, un auténtico sinvivir.
Parece que hay alguien al aparato, les dejo.
  • ¿Oiga, es usted el mandamás de la cosa?
    Vale, vale no quiero ofenderle, amigo, le llamaré portavoz si así lo desea. La cuestión es que quisiera participar en la revuelta de mañana porque tengo espíritu revoltoso, pero me parece muy precipitado. No se altere, caballero, estoy de acuerdo con ella porque necesito liberar mi adrenalina, pero no veo que haya consenso mayoritario ¿qué vamos a hacer con los tibios? ¿Habrá que sacrificarlos o reeeducarlos?
  • Y luego, esa locura de asaltar el Palacio de Invierno a las 8 de la mañana. Debe saber que estoy de vacaciones y no me gusta madrugar en estas fechas. Además, ¿por qué asaltar el Palacio de Invierno si estamos en otoño? ¿Qué no hay Palacio de Otoño y el de verano nos pilla lejos y a trasmano? Coño, se alquilan unos autobuses y en paz. No sean cutres, que es una revuelta histórica.
    Está bien, podríamos ir andando, una marchita a la campiña nos vendría bien a todos para templar los ánimos y aprender a cantar juntos los viejos himnos subversivos. No saque los pies del tiesto, que no he hablado de montar la Larga Marcha, no somos maoístas ¿Por cierto, que somos?
    Lo que me extraña es que se empeñen en asaltar el Palacio de Invierno estando en pleno centro histórico. Seguro que con las bombas, los tiros y los morterazos, todo aquello va a quedar hecho un desastre después del asalto. Un terrible atentado al patrimonio.
    No, no soy hostelero ni barrendero, pero me jodería ver mi ciudad en ruinas.
    Oiga, ¿como se atreve a llamarme contrarrevolucionario por decir lo que pienso?
    ¡Es usted un faltón! Ya, ya veo lo que nos espera si llegan a gobernar: una dictadura con todas las de la ley.
      ¿Sabe lo que le digo, aspirante a tirano? Ojalá les salga una cagada de revuelta. ¡Una  cagada!
    Demagogos. Resentidos. Bellacos. PO..PU..LIS..TAS
    ¡Habrase visto, me ha colgado el muy capullo!

24 comentarios:

  1. Extraordinaria manera de comentar los surrealistas sucesos que estamos viviendo.La ironía es un buen recurso para descubrir la cara oculta de la mediocridad política.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fanny, seguimos hoy en el surrealismo y con toque carcelario.
      La señora ironía es siempre buena compañía.
      Saludos

      Eliminar
  2. "El mandamás de la cosa",nadie sabe siquiera cual seriá la cosa.Exquisita pincelada de los aconteceres politicos mundiales.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la cuestión es que haya cosa a la que mandar.
      Eso está en todos los afanes.
      Saludos

      Eliminar
  3. Lo bueno de esta chaladura pseudopolítica que estamos viviendo es que despierta el ingenio, al menos de los que todavía mantienen a salvo sus neuronas. Un texto que me ha recordado, y creo que esa ha sido tu inspiración, al maestro Gila. Desde luego alguien de su talla tendría una mina con lo de estos meses.
    El otro día se me ocurrió una reflexión, a veces me asoma alguna. Tras cuarenta años de dictadura, con una Guerra Civil de preámbulo, políticos tan dispares como Carrillo, Suárez, Fraga, González, Tarradellas y alguno más fueron capaces de sentarse, entender que lo primero era el interés de los ciudadanos de a pie, que había que renunciar a los dogmas y ser pragmáticos. Consiguieron un consenso que seguro no satisfizo a cada uno, pero sí a todos. Justo cuarenta años después, tras cuarenta años de democracia, de educación pública, de desarrollo social y económico... nos encontramos con cafres tuiteros, dogmáticos, intransigentes, llenos de grandes palabras y nulos hechos. Bienquedas de sus borregos, incapaces de hacer su trabajo. Es mucho más fácil escudarse tras la gente que lanzan a la calle.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Gila es mi inspiración y lo que sé le echa de menos en estos tiempos tan tontos y sin embargo tan peligrosos.
      El pragmatismo es enemigo de los sueños, mientras que el soñador prefiere jugar solitarios consigo mismo sin mezclarse con la realidad. Los sueños de la razón producen monstruos ya que no admiten las posibilidades alternativas y la concurrencia múltiple. Es una hoja de ruta que no puede ser cuestionada sin perder su razón de ser, por eso conducen al autoritarismo y a la dictadura. El consenso entre diferentes es la base de la democracia pero cuesta demasiado renunciar a los propios sueños.
      Gracias, David
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Es que no rematan la faena y así no hay quien haga nada épico que pase a la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que no lo hagan, nada más peligroso que un épico triunfante.

      Eliminar
  5. Yo lo que creo es que hay que hacer una democrática reunión para gestionar una más que posible y necesaria asamblea democrática que nos indique cuales son las medidas que el pueblo antes ansía. Una vez conocida la voz del pueblo, hay que demostrar por una vez, negro sobre blanco, muy clarito, cuáles son nuestros conceptos, generar un consenso, meterlo dentro de un marco democrático, reunir a la gente, y encabezando una comisión democrática les ponga a votación del pueblo para su posterior análisis de circunstancias democráticas y del futuro del pueblo. Así, de esta manera, empezaremos el necesario y democrático diálogo de nuestro brillante futuro liberador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has definido muy bien, algo de eso hay y si al menos todos esos trámites nos condujesen a a algo realmente más horizontal y democrático sería salvable pero en demasiados momentos todos esos trámites solo son pasto para que las burocracias manejen el tinglado al margen de lo que piensen las mayorías.
      Saludos

      Eliminar
  6. La ventaja de vivir en un país como este es que si las cosas salen mal no pasa nada: que te pillen robando un litro de leche en el híper es más peligroso que un delito de sedición. Aquí solo importan los delitos dinerarios, y aun así solamente los de pequeño importe, los que cometen los pringados. Había un chascarrillo que se puso de moda en la época de Mario Conde: si robas mil pesetas eres un ladrón, pero si son cien millones es un desfase contable. Bueno, pues con los patriotas pasa algo parecido.

    Pero sí, ya metidos en harina… ¿qué somos? ¿Se puede ser marxista y nacionalista? ¿A la clase obrera le importa ahora bajo qué bandera es explotada? ¿No quedamos en que la izquierda era internacionalista? ¿No quedamos en que el nacionalismo era promovido por los intereses burgueses? ¿No será que ese tipo de revoluciones las montan básicamente los funcionarios bien pagados por una élite que necesita más autonomía para seguir robando a manos llenas? ¿En qué se diferencia la familia Pujol de la familia Ruiz-Mateos? ¿En qué se diferencia la altiva Marta Ferrusola de la Collares?

    Cuando todo esto termine por la fuerza de los hechos económicos, supongo yo que nuestra querida izquierda española tendrá preguntas que hacerse, además de lasque ya he dicho. Y la derecha también. Porque las preguntas que faltan son, para ambos bandos, las mismas: ¿por qué se ha llegado a esta situación? ¿Por qué se han consentido las tácticas de intoxicación histórica en las escuelas, al más puro estilo franquista? Los ciudadanos lo sabemos: por votos, simplemente. Por comprarle “tranquilidad institucional” a Pujol a cambio de su tres por ciento. Y luego habla Rufián de Judas…


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este país y sus diferentes territorios no es muy diferente de cualquier otro y eso jode a los nacionalistas de toda laya y condición.
      En todos prevalece el dinero, en todos se putea al chorizo de menudillo y se premia al rico estafador.
      Por cierto para no recargar las cosas sobre el mismo lado siempre ¿alguien sabe cuando Urdangarín irá a la cárcel o eso no toca en tiempos de independentismo catalán?
      Que sí, que muy bien que todos son así y que Pujol y parentela robaron a manos llenas ¿pero realmente importa si son de aquí o de allá si llevan una bandera u otra?
      El nacionalismo es un producto burgués, ya que en tiempos de las viejas monarquías no se identificaba nación con pueblo. La nación era el territorio que heredaba un monarca y era transmisible sin que los subditos se identificasen necesariamente con ella. El apego a la tierra era el apego al terruño natal no a un trapo o un concepto de un destino común. En una sociedad estamental llegaba con sobrevivir en tu propio estamento y que no hiciesen la vida imposible los de los estamentos superiores.
      La izquierda se ha vuelto simplista desde que se ha creído los mitos de Robin Hood y los Superhéroes sin cuestionar si valen para todas las ocasiones y circunstancias.

      Salud

      Eliminar
  7. Sí: hay revoluciones positivas para la evolución de la sociedad, pero suele ser prudente que ocurran un par de siglos antes de nacer uno; las catarsis suelen ser peligrosas para la piel, sobre todo en la del cuello.

    Una de las pruebas de que los nacionalismos son una estupidez es que nos engañan como a gilipollas en todas partes. Los humanos somos animales sociales, pero en manadas agresivas para con las vecinas. Es espantosamente fácil hacernos creer en teorías supremacistas, o en que el de al lado nos roba. Y lo más ridículo es que esto ocurra en una época tan globalizada como ésta.

    En resumen: hay que llevarse bien, coño. Menos con los HDP del Atlético de Lotrolado; hemos quedado con ellos los del Sporting Nosotros para darnos de hostias en la Avenida de la Concordia. Vamos de machacar a esos subhumanos.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores revoluciones llegan sin avisar, casi de puntillas y se quedan para siempre. La revolución juvenil de los 60, el mivimiento hippie , el pop etc... tiene mucha más importancia que todas las revoluciones políticas juntas. Las revoluciones científicas o los grandes inventos han cambiado más a la humanidad que cualquier revolución política.

      El nacionalismo es estúpido pero terriblemente humano porque es un reflejo del tribalismo más primitivo llevado a conceptos nuevos tales como: nación, patria. Lo que da cohesión a cualquier grupo humano es la rivalidad con el otro pasa en política, actividad compartida entre varias personas. Lo que jode del nacionalismo es que sea tan pomposo y solemne en aras de una razón superior y que quiere unificar a todo un grupo humano.

      ¿Avenida de la Concordia? Menudo peligro.
      Saúde

      Eliminar
  8. Una buena manera de ver todo lo que está sucediendo es a través del humor (la verdad es que en eso no hay queja, cada vez hay más humor en todo esto), sin embargo cuando estás inmerso en el centro del huracán no dan ganas de reír, más bien da miedo y un frío glacial te hiela la sangre cuando ves lo fácil, y rápido, que se puede movilizar a dos millones de personas cuando se tienen resortes de poder bien utilizados.

    ¿La izquierda dónde está? En paradero desconocido...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mucho miras a un abismo, el abismo terminará por mirar dentro de ti decía Nietzsche.
      Cuando contemplamos la naturaleza humana y vemos a lo que puede llegar cuando es arrastrada junto a otros por los manipuladores es dificil no asustarse.
      Debe ser esa sensación de poder que te da sentirse arropado por la masa que teniendo un cuerpo propio te permite prescindir del propio.
      Ser consciente del peligro y afirmarte en tu independencia quizás sea la única solución posible. Recuerda las frases del propio Nietzsche cuando decía aquello de:
      ¡Huye, amigo mío, a tu soledad! Ensordecido te veo por el ruido de los grandes hombres, y acribillado por los aguijones de los pequeños.

      El bosque y la roca saben callar dignamente contigo. Vuelve a ser igual que el árbol al que amas, el árbol de amplias ramas: silencioso y atento pende sobre el mar.

      Donde la soledad acaba, allí comienza el mercado; y donde el mercado comienza, allí comienzan también el ruido de los grandes comediantes y el zumbido de las moscas venenosas.

      En el mundo las mejores cosas no valen nada sin alguien que las represente: grandes hombres llama el pueblo a esos actores.

      El pueblo comprende poco lo grande, esto es: lo creador. Pero tiene sentidos para todos los actores y comediantes de grandes cosas.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Buen homenaje a Gila, que se hubiera puesto las botas con lo que sale en prensa estos días. No hay que olvidar la tendencia al esperpento que nos pierde,y que por otro lado otorga un toque delirante a la vida pública. Apuesto a que la siguiente escena es cruzar la frontera de Carles disfrazado de lagarterana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, se hubiera puesto las botas y siempre desde aquella mirada nostálgica pero terriblemente ácida que lo caracterizaba.
      El esperpento sigue en pie a día de hoy y Valle-Inclán se sorprendería de la vigencia de sus ocurrencias tanto años después.
      Por cierto, si es ridículo el papel de los políticos ¿qué decir del pueblo que los sigue y hace posible que sus chorradas tengan eco y figurantes?

      Eliminar
  10. Supongo que desde fuera podéis imaginarlo, pero desde dentro la división de la sociedad catalana en dos mitades, más o menos, está resultando tremendamente conflictiva: Familias que evitan tocar el tema para que no rompa más vínculos, amigos que verifican la fragilidad de los lazos que los unían, compañeros que se miran con recelo...Un auténtico drama que costará mucho restañar...

    No me atrevo a señalar culpables, pero algún día tendrán que asumir la parte que les/nos corresponda. Este "delito" no puede quedar impune...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay conflicto cuando se busca crear bandos exacerbando las diferencias más allá de lo necesario. Todo conflicto político nace de un acto voluntario de confrontación para generar adhesiones y rechazar a los que se consideran opuestos. Tengo gente cercana que está sufrieno en sus propias carnes el conflicto catalán y resulta lamentable como hemos permitido que cuatro burdos salvadores de la patria, analfabetos y oportunistas, se hayan apropiado de las emociones de la gente. Lo malo es que ambos bandos juegan a esta ruleta rusa pensando que el revolver se le va a disparar al otro.
      Debería desaparecer la impunidad y castigar a los culpables pero la historia no siempre es una maestra justa y equitativa.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Tienden la ropa y la dejan ahí sin más. Nadie remata la faena. Nadie da la cara. Todos mártires del hoy. Buena manera con ese tono sarcástico reflejar la situaciones vividas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie repara en las consecuencias de sus propios actos aún sabiendo que se pueden generar muchos descalabros, mucho dolor.
      Nos hemos instalado en una ficción reconfortante en la que no es posible más que un Happy End como toda buena ficción. La puñetera realidad en cambio no entiende de novelas y usa su propia dinámica casi siempre amarga.

      Saludos

      Eliminar