26 enero 2017

Un cuerpo para hoy

El gomoso mayordomo entra en el gabinete con indolente desenvoltura y se dirige al atril que ocupa el centro de la habitación desnuda. En la parte superior, bajo una vitrina de cristal, brilla una lámpara dorada. Extrae un mínimo plumero retráctil de su elegante chaqué y le da tres toques suaves al  luminoso objeto.
Un resplandor, un relámpago de luz, un fulgor inmenso se adueña de la habitación y se corporiza en una figura humana vestida con un viejo camisón a rayas y un gorro de dormir.
  • Señor, es el momento de buscar un cuerpo adecuado para el día de hoy.
  • Aaugggh, Hortensio - se despereza el aparecido- espero que hayas pensado en algo que me alivie del entumecimiento de ahí dentro. No sé que me pasa últimamente, debo haber ganado peso o quizás que me estoy haciendo viejo.
  • Yo creo que el señor debería hacer algo de ejercicio y no comer en exceso cuando se pone el cuerpo de marqués y le invitan a esos banquetes de alto copete. Por eso he pensado en la conveniencia de probar otras posibilidades menos petulantes.
  • ¡Qué miedo! Conociéndote me puedo esperar cualquier cosa loca y extravagante.
  • Señor, nunca haría nada que fuera en menoscabo de su linajuda condición pero creo que le vendría bien probar otros aires quizás más plebeyos pero muy reconstituyentes.
  • Hortensio, te temo.
  • No me tema, señor, le he traído para que lo pruebe un precioso cuerpo de dinámico activista.
  • Por favor, Hortensio,  ¿acaso pretendes que me transforme en un espantoso comunista barbudo, con ushanka en la cabeza, cara demacrada, mirada cejijunta, mal afeitado y con perversas intenciones homicidas?
  • Señor, lamento decirle que está usted un poco desfasado y demasiado influido por las mentiras de la vieja prensa reaccionaria. Si aquello existió alguna vez ya ha desaparecido. Los activistas de hoy en día son de otra manera y están en otras causas.
  • ¿Entonces ya no se predica y promueve la revuelta social contra la explotación de los poderosos?
  • No tanto, ahora lo que importa es la reivindicación de la identidad de cada uno. Tu país, tu género, tu raza, tu sexualidad, tu forma de alimentarte, tu amor a los animales etc...
  • En mi condición actual, tengo muy poca identidad disponible, cualquiera me vale.
  • Tampoco correría peligro, señor. No correría peligro de ser fusilado por mucho que le consideren un escuchimizado oligarca descendiente de un afamado linaje de orondos oligarcas depredadores. Las revoluciones han cambiado mucho y tampoco la clase obrera se siente representada por la burguesía ilustrada que antes le apoyaba. La de ahora esté demasiado ensimismada con sus discursos teóricos, su culturalismo y la pluralidad de sus luchas.
  • ¿Pero quién representa a los de abajo?
  • El populismo fascista pretende llevarlos a su redil. No es que sea una ideología muy racional y humanitaria pero tiene claros sus objetivos: hacer pensar a los penúltimos que los últimos son culpables de todo. Sobre todo si son pobres, extranjeros y de otras religiones y razas.
  • Como en los años 30.
  • Sí, como en los años 30.
  • Me consuela saber que los de mi clase no corremos peligro, se me quita un peso de encima y eso que no tengo peso desde que soy una pura esencia embutida en una lámpara.
  • Al menos algo quedó de usted después de aquel terrible incendio provocado por usted mismo.
  • Aquel seguro de la casa era una oportunidad para resarcirme de mis fracasos. En fin, se me fue la mano  y fracasé de nuevo. Ahora mismo haría de tripas corazón si aún tuviera tripas y corazón.
  • Señor, ahora tendrá mucha actividad en su nuevo cuerpo de activista. Asambleas, manifestaciones, desahucios, sentadas, conferencias, reuniones informativas, tweets y mensajes en facebook, reparto de propaganda... Va a tener que acostumbrarse a un ritmo frenético, Señor Habe Krem.
  • No seas alarmista, Hortensio ¿o acaso crees que no se llevar con estilo el pañuelo palestino?

24 comentarios:

  1. brillante... y podríamos calcarlo y llevarlo país por país; es un libreto que se está poniendo en juego hoy en día en todos lados; si estas cuestiones no provienen de un solo cuerpo macabro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myriam. Creo que efectivamente es un fenómeno universal y quizás inevitable de alguna manera.

      Eliminar
  2. Por un momento creí que el asunto iba en torno a Rajoy y su plasma. ¡Qué susto! Pero no, se trata de Habe Krem y su factótum Hortensio. Si fuese el Conde Knorr, lo atendería Chiquito.

    Es lamentable, pero mucho de lo que se dice en este cuento es verdad: nosotros el populacho somos fácilmente manipulables y, si no concurriese esa circunstancia, entre nosotros mismos iniciamos las hostialidades. Si a eso le añadimos el ser españoles, ya no digamos. Viene muy a cuento la entrada del Bar de Rick sobre Vainica Doble, en donde se habla de su canción “Dos Españoles Tres Opiniones”.

    Pero me corroe la curiosidad: ¿Cómo fue que el señor Krem incendió su casa por encima de sus posibilidades?

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún personaje real detrás de ese espiritu en busca de cuerpo y yo al señor Rajoy no le voy a dar el privilegio de que asuma ese papel ya que seguramente prefiere quedarse dentro de la lámpara bien calentito.
      Acabo de oír hace dos minutos la canción de Vainica Doble, a ver si el mágico es usted amigo Congrio.
      El señor Krem, y solo especulo, debió incendiar su casa porque se consideraba por debajo de sus posibilidades y quizás al hacerlo pensaba que iba a superar el listón en plan Fosbury.
      Saúde

      Eliminar
  3. Ah ¿pero aún llevan el pañuelo palestino los activistas del siglo XXI?

    Llevo un soberano cabreo con Trump y todo lo que significa, dice y hace. Es un ser odioso.

    ¡¡Vivan los mexicanos y muera Trump!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás no lo lleven, pero debes pensar que este señor Krem es muy antiguo y algo carca y a lo mejor piensa que lo del pañuelo palestino es como su visión del activista comunista de arriba.
      Trump encontrará la horma de su zapato, más pronto que tarde y quizás no lo veamos allá arriba durante mucho tiempo.
      Quizás es solo un deseo pero me huelo algo así.
      ¡¡Viva Speedy González, abajo el Pato Donald!!

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Que mayordomo ,tan a la vieja usanza;comedido,buena gente,austero,servicial y sobre todo tan apegado al servilism.Es que, la ilusión es, lo último que se pierde.-Dicen que la adversidad hace a las personas más fuertes.A mi, que me registren, yo quiero pisar con seguridad o que me den señales, aunque sean de humo, para saber dónde esta el fuego...

    La realidad y más la actual ,se parece a una película de alto presupuesto pero mal dirigida.Vamos una cutrada,don dinero es reverenciado y los esfuerzos vilipendiados.

    -El Señor , es, mucho señor :verdad Hortensio...

    Un beso feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un profesional de los suyo, o al menos yo intentaba retratar así al mayordomo.
      La adversidad hace a las personas más fuertes y mejor tenerla cuanto antes para que no te pille demasiado viejo para pasarla.

      La actualidad es tan interesantes como estremecedora, yo estoy cada día más alucinado ante lo que nos espera en el futuro inmediato.

      Un beso. Feliz domingo tarde y días posteriores.

      Eliminar
  5. Fantástico!
    El populacho está a lo que le echen, no nos inmutamos por nada. Ni pañuelo palestino lucimos ya. Y cuando sale un flautista de Hamelín todos detrás siguiendo su estela.
    En fin, desencanto total


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El populacho, como le llamas, quiere emociones fuertes porque está harto de ver a los mismos actores en los mismos papeles, lo malo es que los nuevos quizás no se han aprendido de todo su papel.

      Besos

      Eliminar
  6. El activismo está de moda sobre todo entre la gente que tiene mucho tiempo libre, pero supongo que agradecerán refuerzos, sobre todo si vienen del más allá... porque los demás del más acá no tenemos tanto tiempo libre...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente con tiempo libre lo tiene a su pesar. Lo bueno de tener demasiado tiempo y no estar invadido por las premuras de lo inmediato y lo personal es que te das cuenta de que el mundo es un espacio compartido y que exige echar una mano de vez en cuando a los demás aunque uno más o menos esté en una situación confortable. Lo que no sé muy bien es si el personaje de mi historia es la mejor ayuda posible.

      Saludos, Elvis.

      Eliminar
  7. ¿Un oligarca que quemó su casa? Mmmmmm... no caigo.

    Pero en lo sustancial estamos de acuerdo. Antes se decía que el gran arma de la derecha era la desunión de la izquierda; lo cual tenía su lógica puesto que en teoría la izquierda se mueve por ideales y la derecha por intereses.
    Sin embargo, a día de hoy no creo que la explicación sea tan "bienintencionada". Más bien da la impresión de que la izquierda actual, o las fuerzas progresistas, o como quieran llamarse, viven en una permanente lucha de egos más que de ideales.

    O sea, que esa "reivindicación de la identidad" va a resultar que lo es en todos los sentidos: yo,mi me,conmigo. Mal futuro le veo yo a ese tipo de gentes y a quienes les siguen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No caerás porque no existe. No hay fotografía aquí, solo mi calenturienta imaginación.

      La izquierda actual, la izquierda del siglo XIX, la izquierda de siempre ha sido de echarle mucha teoría al asunto y marcarse mucho ego en sus manifestaciones y diferencias. La derecha es más rapiñenta y comparte casi todo si el objetivo es un buen botín.
      Va a ver mal futuro para los que siguen ese línea de pensamiento o si acaso esa actitud vital pero ya sabes lo que hay otro lado del muro. Remedando aquello de tu admirado Rick Blaine: "Siempre nos quedará Trump, Putin, Erdogan, Netanyahu, Orban, Le Pen, Kaczyński o ese osito amoroso de Kim Jong-un."
      Échate a temblar.

      Eliminar
  8. ¿Quien lleva hoy el pañuelo palestino salvo que sea palestino? ; ) Na! mi querido Dr., hoy un activista que se precie o va con plumas y camisetas multicolor o de negro, con pasamontañas, careta o disfraz, incluso desnudo con una pintada encima, que no se trata tanto de reivindicar como de hacer ruido, daño y tener el minuto de gloria .. los únicos que aun mantienen su coherencia, son los de Stop desahucios, los de la PAH pero esta gente no es activista, esta gente es afectada por la inactividad y reacciona ante ella porque no le queda otra... ese es el mal de este mundo, mientras no apriete el zapato nadie se involucra de verdad en nada.

    Tienes toda la razón, el activismo socia se reduce a colectivos puntuales con intereses muy determinados... a excepción de los antisitema que no reivindican, solo protestan por todo y contra todo el activismo social ha pasado a mejor vida. El interés general más allá d las banderitas, no mueve a nadie ya, supongo que por desencanto ...

    Así q no creo que vaya a cansarse mucho este genio tuyo de la lámpara, si acaso con alguna carrera hará la digestión de todo lo que ha zampado como marqués. Hortensio puede prepararle a cup of tea at five o´clock que aunque un poquito despeinado, llegará; )


    Muchos besos y que el genio de la lámpara "bueno" cumpla tus deseos, al menos este finde... que lo disfrutes! ; )


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que les gusta el pañuelo palestino o al menos lo añoran. Además mi personaje es un ser atrabiliario y algo rancio que cree en las apariencias, recuerda que hasta tiene mayordomo el muy ...(tranqui no suelto el taco.
      No quería hacer una entrada contra los activistas porque los aprecio y me gustan lo que hacen. Creo que el mundo lo mueve quien se mueve por mejorarlo aunque lo que me cabrea un poco es la dispersión de las luchas porque se pierde la necesaria visión de conjunto para entender como funciona la cosa.
      Creo que el activismo social sigue vivo y solo fue momentáneamente apartado del punto de mira de la actualidad por la apropiación de sus luchas por un movimiento político en boga.
      Deje que termine con una cita que leí en eldiario.es y que me gustó mucho cara a mi propio pensamiento:
      "Y temo que del cabreo pase al cinismo, y me convierta en ese tipo de gente que se mofa del esfuerzo sincero de quienes quieren mejorar sus barrios, sus colegios, el mundo, y los llama "buenistas" porque se siente orgullloso de explicar que los seres humanos somos una pandilla de malnacidos y que todo empeño por cambiar las cosas es baldío, y tú no has olido el gélido aliento de la muerte, la bala que te mata es la que no oyes, bla, bla, bla."

      Muchos besos y muchas gracias, ya atardece el domingo.

      Eliminar
  9. El palestino era muy socorrido pues lo mismo valía para embozar la cara y librarse de los botes de humo que de mantel si ibas de picnic.
    No estoy de acuerdo en que los activitas de hoy sean los retoños de la oligarquía. Otra cosa es que unos años de activismo vengan de perlas para labrarse un currículo y después trepar hasta un puesto de responsabilidad, por supuesto, bien remunerado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El palestino es muy socorrido pero no lo veo yo tan desfasado como pudiera parecer teniendo en cuenta que Yasser Arafat, su propulsor, hace 12 años que se fue o le hicieron irse de este barrio. Y luego es cierto que es multifuncional.
      Hay activismos varios y oportunistas que se sirven de él, pero yo quiero creer en las palabras de Eduardo Galeano:
      "Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo".

      Eliminar
  10. Pues yo no veo apenas activismo en las calles y bien que me pesa. Estamos amuermados y seguro que alguien se congratula de ello...

    En algún momento llegué a creer ingenuamente que a través de las redes sociales se podía llevar a cabo una labor activista, pero no tengo la menor duda de que todas nuestras denuncias, críticas y propuesta de acciones no llegan a ninguna parte. Ni siquiera sirven, al menos para mí, para tranquilizar las conciencias. Son un mero pasatiempo.

    Perdona que pase de tu mayordomo y de su señor, pero siempre nos has dado mucha libertad para expresar las paridas que nos vengan en ganas...

    Y hablando de los palestinos, pañuelos aparte, solo tengo que decir por activa y por pasiva que tienen toda mi solidaridad, aunque esta no sirva para nada...Tengo grabadas en la memoria las imágenes de las murallas que encarcelan a las ciudades palestinas. Por cierto, Trump quiere copiarlas dada su eficacia...

    Un abrazo, creador de enigmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona Luis, no estoy en absoluto de acuerdo. Hay mucha gente, por ejemplo, en pequeñas batallas que afectando a un reducido espacio de acción contribuyen a mejorar las cosas. Hay gente que lucha en favor de la horticultura ecológica, que monta cooperativas de consumo, que defiende la preservación de bosques centenarios, que está en favor de la conservación de los osos o de los lobos o de los linces, que defiende nuevos sistemas de movilidad en las ciudades, que lucha para la eliminación sostenible de residuos orgánicos... hay muchas luchas y muchas cosas que hacer. Justamente son aquellas luchas que se pretenden globales las que fracasan y a las que se les ve pronto las costuras, caso de la que ocupa estos días la prensa, y lo peor de todo, con su excesivo protagonismo, tapan la la labor anónima de mucha gente sin tantas pretensiones y que va ganando pequeñas batallas aunque aparentemente parezca que van a perder la guerra.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Quizás estaba pensando en el sindicalismo clásico que está en una crisis palpable: ideológica, humana estratégica y organizativa. Y para más inri: subvencionado...

      Se ha aburguesado y se ha integrado en el sistema. Las inquietudes de sus bases, si todavía las tienen, no parecen preocuparles nada.

      Los que sí son activistas, a mi pesar, son los independentista catalanes.

      Otro abrazo

      Eliminar
    3. Tienes razón en lo referido al sindicalismo, convertido en mero gestor de recursos y defensor exclusivamente de sus afiliados.
      Respecto al independentismo, me huelo que es una proyección fantasiosa e idealizada de una utopía, pero como toda idea excesiva de redención está condenada al fracaso a poco que no se haga realidad.

      Abrazos

      Eliminar
  11. Sería divertido andar escogiendo cuerpo adecuado para enfrentar los días, aunque a veces hasta me da pereza ponerme a pensar en las prendas adecuadas para cada momento, y entonces desearía contar con un mayordomo o asistente como el de tu relato que me las sugiriera y hasta las consiguiera y las escogiera por mí. Aquí en la Argentina hemos tenido un gran debate acerca de la Ley de Talles, que finalmente fue aprobada por nuestros legisladores, aunque, en rigor, nadie se ocupa de se le dé debido cumplimiento. Y sucede, igual que antes de que fuera aprobada, que mujeres, sobre todo, con cuerpos bastante normales, nos vemos forzadas a andar pateando los circuitos comerciales por falta de talles que nos vayan bien. Con los años aprendemos que hay prendas que debemos comprar en locales especiales para no penar interminablemente en busca de nuestra medida. Un ejemplo son los jeans, un uniforme femenino nacional... Ahora resulta que mi hija menor ha desarrollado y encuentra difícil el hecho de conseguir ropa que le quepa: la otra vuelta anduvimos de compras antes de salir de vacaciones y se entristeció al comprobar que los shorts que le ofrecían le quedaban indefectiblemente apretados. Me temo que ha ingresado en el mundo real, en el cual parece más fácil y hasta más deseable comprarse un cuerpo distinto del propio que vestirlo...

    Un beso grande, querido Krapp.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo de los cuerpos intercambiables me ha parecido en más de una ocasión casi una necesidad porque uno no está para todo ni en todo.

      El tema de las tallas también ha generado muchos debates por aquí, por lo que tú comentas. Es increíble como se juega con las personas, fundamentalmente mujeres, por culpa de semejante tema y lo que eso genera: anorexia, bulimia etc...
      Los modistos y empresarios de la moda tienen parte de culpa y aunque se les llamó la atención para que no exhibieran en las pasarelas esos modelos esqueléticos no sé en que medida se les hace caso. Hay algo más de control pero no sé hasta que punto.
      Quizás tengamos que esperar a nuestra próxima reencarnación para sentirnos más cómodos con nosotros mismos.

      Besos

      Eliminar