29 abril 2016

Asi comenzó la aventura de Don Quijote con los desalmados gacetilleros

  • ¿Ves lo que veo yo, mi fiel Sancho?
  • Perdone,vuesa mercé, pero debe recordarle que estoy aquí abajo, más cerca de la tierra que de las alturas, encima  de este pobre rucio agonizante y no como usted, en ese Rocinante de grupa alta y someras pero altivas carnes. Además, para mayor afrenta, soy labriego ignorante y de pocas luces, con lo cual no todo lo visible me es reconocible y si lo fuera, quizás no tuviese conocimientos para entenderlo. 
  • ¿O sea que no ves como se nos acerca una cuadrilla de gacetilleros con aviesas intenciones?
  • No veo nada, señor, excepto a una manada de lobos lejanos allá en la sierra, pero como no conozco si esa condición de gacetillero es la de esas alimañas, prefiero callarme, reconocer mi ignorancia y esperar que abone mi sesera estéril.
  • Pues has de saber, Sancho amigo, que los gacetilleros en lontananza no son lobos sino humanos. Seres que, según las profecías del sabio Merlín en su celebrado libro Baladro, algún día enredarán el mundo con sus vilezas y trapisondas.
  • ¿Tan fieros son? ¿Vomitarán fuego y raptarán doncellas? ¿Devorarán infantes y destruirán milicias?
  • Algo peor, publicarán noticias en pasquines e impresos dando nuevas  de lo que  sucede en cada momento y en cada lugar como licenciosos pregoneros de los asuntos comunes de gobernantes y ciudadanos.
  • Perdone que le diga, vuesa mercé, pero no veo nada mal en ello. Las grandes iniquidades se hacen a las escondidas, sin que los mortales sean conocedores de la desmesura de los atropellos. Es bueno que salgan a la luz del día y las veamos todos.
  • Cierto es, amigo Sancho, cierto es ¿pero como garantizar que los poderosos no usen las informaciones para perjudicar a los pobres súbditos que no tienen maravedís y doblones para comprar a gacetilleros benévolos? 
  • Amo mío, quiera el cielo que la benevolencia de tratar con asuntos tan enjundiosos proceda menos de las sinecuras de los potentados que de las justas razones de la propia conciencia.
  • Pobre e ingenuo Sancho, aún confías en la liberalidad de la condición humana. Mejor atacarlos antes para no someterse a sus tropelías luego. Quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.
Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran gacetilleros, y no lobos aquellos que iba a acometer.

30 comentarios:

  1. Pobre don Quijote, siempre expuesto a golpes...
    Los gacetilleros de hoy, salvo honrosas excepciones, son meros peones de sus empresas, que, aunque a algunos ingenuos se lo parezca, no quieren ideologías, sino dividendos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me quedará la duda de si el Quijote se hace más sabio con los golpes o más loco. No tengo la respuesta.

      Cierto, la prensa, al menos la convencional que requiere mucho aparato económico, está sujeto a grupos mediáticos donde lo que importa es el balance anual de dividendos.

      Saludos, Pedro.

      Eliminar
  2. Los lobos de hoy en día han mutado: ya no salen al acecho de jugosas y vivas crónicas: se apacientan contra natura en turbios pesebres de espuria servidumbre. Y los contados que con su quehacer perseveran en su acendrado bagaje profesional, son llamados lobos comunistas y antisistema por las ovejas aleccionadas.

    ¡Toma ya speech! Sintetizando: que son unos pesebristas, unos estómagos agradecidos. Vamos, nada nuevo.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito párrafo, Luis, aunque yo desconfío de que alguna vez haya existido una prensa libre más allá del voluntarismo de algunos hombres que tuvieron redaños para hacer frente a los poderes.

      Lo peor de hoy en día es que se juega con los miedos. Los miedos al paro, a que contraten a personas dispuestas a trabajar con la mitad de lo que te pagan a ti. Actualment el recurso a becarios ya no es una excepción provisional en momentos vacacionales. Se recurre a becarios que hacen el trabajo mientras que los jefes de redacción ponen los titulares según los mandatos de los que ponen la pasta.

      Saúde

      Eliminar
  3. El hidalgo caballero, como siempre, al acecho para desfacer entuertos doquiera los haiga.

    Muy buena reinterpretación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo, he intentado retratar a un hidalgo caballero con ciertas dotes de vidente porque en su sabiduría podría ser una hipótesis plausible.

      Saludos

      Eliminar
  4. Aunque el comenzó con Tirando el Blanco pero con algunos gacetilleros manipuladores y gacetillas que no importa los reglones que contenga sino lo mal que lo dicen y si pueden herir la sensibilidad mejor que mejor:solo les importa el sensacionalismo y enfrentar las partes.Y como algo tenemos todos/as de estos personajes, pues a enemistarnos en vez de buscar remedios.Dicen por los lugares fuera de esta patria que España no tiene problema político sino psicológico...

    Vamos a dejarnos querer a ver si estos listillos del tres al cuarto nos dan la solución.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sensacionalismo se alimenta de la emotividad desvariada. Juegan con los sentimientos de la gente porque han entendido que en el territorio de las pasiones tienen mucho camino recorrido para llegar a la gente.
      Por desgracia el sufrimiento ajeno sigue siendo reconfortante para curar las propias heridas. Alivia ver que hay gente peor que nosotros.

      Abrazos

      Eliminar
  5. La prensa sufre una crisis mundial que anuncia que en pocos años desaparecerá el formato de papel. No se sostiene ni en las ventas ni en la publicidad. Los resistentes que todavía compramos la prensa somos pocos, cada vez menos. Imagino que son empresas que como los clubes de fútbol están en venta y en el terreno del capital no son inocentes héroes de la libertad de expresión, sino portavoces de sus combinaciones de capital participado. Y el que trabaja allí, ya sabe a qué atenerse. Sirve al consejo de administración. Este es el mal de la prensa liberal. El otro modelo sería la prensa del estado como el Pravda en tiempos soviéticos. Nada es inocente. Todo tiene un precio. Me gustaría pensar que un periódico y sus gacetilleros son independientes y que sus lectores son fieles y compran sus ejemplares con asiduidad. Sería la única arma de defensa de la libertad informativa. Otra alternativa son las subvenciones del estado. Aquí en Cataluña tenemos buena muestra de ello y de lo que es la prensa amaestrada que recibe millones de euros en subvenciones. Y como no se venden sus ejemplares, los regalan por doquier.

    El periodismo libre está herido de muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prensa de papel como otros sectores que han tenido mucha fuerza, caso del sector discográfico por ejemplo, lleva mal la perdida de protagonismo económico y social que ha sufrido en los últimos años con el advenimiento de Internet.
      Frente a los nuevos retos optó por una postura muy imprudente: encastillarse.
      Pretendió hacer de pago el acceso a sus contenidos y fracaso, luego intentó otras vertientes comerciales y finalmente se ha convertido en órgano de las subvenciones del Estado o de otras administraciones: autonómicas, locales etc...
      ¿Al final que diferencia hay entre una prensa que es oficialmente estatalista de otra en la que se vive hasta en un 80 o un 90 % de las subvenciones publicas? En el caso de Pravda o Granma al menos no engañan a nadie diciendo que son una cosa que non en realidad ¿pero si se trata de La Razón, El País o La Vanguardia de quién nos debemos fiar?

      El periodismo será más libre cuando vuelva a ser más chico y viva realmente de quien lo consume. Hoy por hoy eso solo es posible en Internet.

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con casi todo lo que han dicho los participantes anteriores: es cierto que el periodismo, tanto ahora como antes, es con mucha frecuencia profesión de pesebristas, salvo muy contadas y honrosas excepciones -que las ha habido y sigue habiéndolas.

    Pero por alguna razón que no sabría explicar, me da que esta "incursión" del Caballero de la Triste Figura va por otro lado: nuestro doncel lleva hoy coleta, y a esos gacetilleros hay que controlarlos para que no ataquen las lúcidas propuestas que él y sus colegas de querencias venezolanas proponen. Creo que en Venezuela eso ya está conseguido.

    O a lo mejor me equivoco, no sé. Pero las intenciones de controlar a la prensa nunca me han parecido dignas de alabanza: quien no quiera leer o escuchar lo que los gacetilleros dicen, que preste atención a otras cosas y listo. Hay muchoas cosas en las que emplear el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé explicar porque identificas a nuestro caballero con Pablo Iglesias, porque por ahí no van mis tiros.
      No sé de conspiraciones venezolanas yo me quedé en la época de la conspiración judeo-masónica-comunista-internacional porque tenía como más caché siendo más antigua.

      Desconocía que decir que los periodistas no son independientes y están sujetos a los vaivenes económicos e ideológicos de quien les paga es una afirmación de querer controlar los medios por parte del Estado. No estoy muy de acuerdo con la forma de decir las cosas del sr. Iglesias pero no me ha sorprendido su contenido.

      Fíjate es el contenido que puedes ver en una película llamada Ciudadano Kane de 1941, donde uno magnate caprichoso de la prensa monta una guerra, la de Cuba, para vender más periódicos.
      Es el contenido que puedes ver en el mismo film cuando Kane, su protagonista, se enfrenta y expulsa a su amigo el comentarista de teatro, interpretado por Joseph Cotten, porque éste hace una crítica dura sobre el el concierto de su mujer, una horrenda cantante.

      El contenido aproximado de lo dicho por Pablo Iglesias está también reflejado por una película de Howard Hawks de 1940, Luna Nueva, donde tras el magnífico guión teatral de Ben Hecht se refleja como la prensa usa las noticias más terribles para engatusar al populacho. Recordemos a Cary Grant y a Rosalind Russell disputando pro un titular y pensando únicamente en la prensa. Luego fue retomado el tema en Primera Plana por Billy Wilder con Matthau y Lemmon.

      El mismo Billy Wilder tiene una película excepcional sobre el sensacionalismo periodístico llamada El Gran Carnaval (The Ace Hole) donde un periodista fomenta una noticia de un tipo que queda encerrado en una mina para sacar publcidad y negocio del asunto con resultados letales.

      En fin,resulta curioso como se le da valor a ciertas cosas y no a otras. Por ejemplo en estos mismos días y en esta democracia chupiguay, el sr. Cebrian, padre fundador de nuestras libertades, se dedica a prohibir que la gente de su diario o de la Cadena SER puedan participar o escribir en programas de la cadena y diarios que publicaron los noticias sobre sus negocios y los de su exmujer en Panama y encima los demanda.

      Ya sé que ésto no es control de prensa, aquí no somos marginales y tropicales tercermundistas populistas bolivarianos. Lo de aquí es una forma de prevención social ya que nuestros próceres deben estar a salvo de toda sospecha.
      ¿Es un pájaro?
      ¿Es un avión?
      ¡¡¡Es SuperCebrian!!
      y el tiene la pasta en Panamá no en Venezuela.
      Esa si que es lucidez.

      Eliminar
  7. No sé si viene a cuento o no, pero este episodio del Quijote me trae a colación, por confusa asociación fundamentada o no, a Pablo Iglesias. Como Don Quijote, el líder de Podemos no tiene empacho alguno en apuntar, censurar y amenazar a algunos plumillas (gacetilleros) por estar al servicio de quienes les pagan más que por congraciarse con él...(o con la verdad, para Don Quijote)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una interpretación sobre un tema que no me he planteado al escribir la entrada pero la admito.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Está claro que el señor Quijano no es perfecto, y que el actual Pablo Iglesias lo es mucho menos; pero, como dice nuestro querido don Alonso, es ingenuo confiar en la bondad humana.

    Continuamente se vuelca porquería sobre Podemos, y no debe de haber demasiada verdadera –que la hay; incluyendo Venezuela, sí- porque la mayoría es inventada. Y repetida impune y desvergonzadamente. Y no hemos de esperar en España a que los gobiernos controlen los medios: ya los controla el capital para el que trabajan.

    Pero esta es solo mi opinión: la que realmente importa es la del señor Chafardero, que sabe del tema de primera mano.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Luis.
      Lo malo es que estar de acuerdo supone para algunos aceptar sin rechistar la posición opuesta cosa que en mi caso no ocurre.
      Ni el Estado ni el capital privado pueden apropiarse de de la libertad de expresión. Lo malo es que el capitalismo que dirige los medios en la actualidad depende del dinero público para sobrevivir y éste nunca es neutral.

      Saúde.

      Eliminar
  9. Da igual, auqnue existiera un periodismo libre, cada uno leería solo lo que quiere leer, escucharía lo que quiere escuchar, vería lo que quiere ver, etc. Pretender que la verdad sea una es imposible, cada uno tiene la suya.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo y voy a poner una cita de Descartes que puso el otro día el amigo Temujin:

      "El buen sentido es la cosa mejor repartida del mundo, pues cada uno piensa estar tan bien provisto de él que aun los más difíciles de contentar en cualquier otra cosa no suelen desear más del que tienen. Al respecto no es verosímil que todos se equivoquen, sino que más bien esto testimonia que la capacidad de juzgar bien y de distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que se llama el buen sentido o la razón, es naturalmente igual en todos los hombres; y así la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más razonables que los otros, sino solamente de que conducimos nuestros pensamientos por distintas vías y no consideramos las mismas cosas. Pues no se trata de tener el ingenio bueno, sino que lo principal es aplicarlo bien. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, tanto como de las mayores virtudes; y los que andan muy despacio pueden avanzar mucho más, si siguen el camino recto, que los que corren pero se alejan de él."

      Eliminar

  10. Más le valdría al pobre Don Quijote envestir y dedicarse en exclusiva a la lucha con aspas de molinos que contra los periodistas/ gacetilleros... estamos muy equivocados si suponemos que la prensa ofrece información ... cada vez más desinforman o sobreinforma. No es ya que manipulen, tergiversen y manipulen la información, es que nos saturan y además nos obligan a saber de lo que no queremos o no deberíamos estar enterados, porque sin conocimientos técnicos o profundos, recibir ciertas informaciones no aporta nada más que dudas, miedos, prejuicios y nada más. Encima de lo que de verdad nos deberían informar es justo lo que nos ocultan y siendo así ¿ quien puede fiarse de lo que diga la prensa que además de todo siempre cede al mejor postor ? ... no sé, a lo mejor estoy siendo un tanto generalista y catastrofista jaja .. sí te digo una cosa, ahora siempre leo las noticas en cuatro periódicos distintos y así saco la media ;)


    Muuuchos besos de mayo tb para ti y no te preocupes ... las madres lo sabemos todo, se lo hayas dicho o no, le hayas dicho lo que hayas dicho al final... el calor en la boca hace que salgan cosas nunca queridas ....Ella sabe que la quieres, lo sabes y tú tb sabes que es así ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que menos soporto de la prensa actual son a los opinadores de profesión.
      Esos que se han hecho famosos por escribir novelas, con más o menos acierto y que les den manga ancha para escribir sobre cualquier cosa sin tener en muchas ocasiones la más puñetera idea.
      Ayer estaba leyendo aquello que dijo Muñoz Molina de que la crisis era producto del despilfarro de las fiestas y festejos olímpicos y de la Expo. Al parecer el sr. Muñoz Molina cree que la crisis solo fue española y no sistémica y de carácter universal en todo el mundo o como dice Savater es culpa del nacionalismo periférico y sus burocaracias.
      Gente que no sabe nada de la realidad y no deja de exponer ideas no contrastadas y con cuatro lugares comunes para resolver la papeleta.
      Los periodistas al menos intentan hacer su trabajo aunque los titulares los pongan sus jefes pero los opinadores egocéntricos adorados por el público, henchidos de moralina, son realmente de lo peor.

      Muchos besos, María

      Eliminar
  11. Que lucidez la del Quijote, nada peor que los gacetilleros que se venden por un plato de judías (y algo más) y que son capaces de levantar guerras, nacionalismos, emprendedurias y demás ideas letales que amodorran al personal y lo convierten en materia maleable.
    A por los lobos!!!!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá todo fuera el consabido plato de judías Muchas veces, por desgracia, se venden para no perder su puesto de trabajo precario. Es humano pero no deja de ser una putada.
      Sí, los periodistas pero más bien los grandes prohombres de la prensa, caso de Hearst, han tenido que ver mucho en el nacimiento y la prolongación de conflictos.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. A por ellos, Don Quijote, que nada se pierde. Hace tiempo ya que cada vez que invierto tiempo intentando "informarme" siento que en verdad me estoy "desinformando", o, lo que es peor, que estoy mirando el mundo que estos señores eligen que yo vea, que es casi siempre el peor de los mundos sobre este mundo.

    Un beso, Krapp.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto ese es mi punto de vista: "estoy mirando el mundo que estos señores eligen que yo vea"

      Es curioso además como después del juego de trileros, que es como llamamos en España a los de la bolita y los cubiletes, que practica buena parte de la prensa, usan del gremialismo más soez cuando alguien tiene la osadía de criticarlos.
      Es decir que no solo debemos aceptar sin rechistar lo que ellos nos ofrecen, además el hecho de cuestionarlos por la índole de sus noticias es atentar contra la libertad de prensa.
      Besos

      Eliminar
  13. Para todos nos son gratas y edificantes las opiniones que coinciden con las nuestras, tendiendo a menospreciar, vilipendiar y ridiculizar a quienes comparten o difuden pensamientos contrarios a los nuestros. En no pocas ocasiones menospreciamos a gente que no comparten nuestros criterios no queriendo ver que no todo es verdad, ni todo es mentira y que casi todas las personas tienen algo positivo al igual que casi todas las tendencias políticas. En este país triunfan los que buscan el enfrentamiento, los que magnifican las diferencias, los que estan en contra de... cuando lo razonable seria explotar los puntos comunes, sumar las aportaciones y apoyo mutuo. "Semos asin.."

    Sin embargo, creo que la figura del gacetillero es necesaria, no creo mucho en la "prensa del regimen" que tiende a utilizar los medios para perpetuarse en el poder, (no miremos muy lejos, a paises extraños, el ejemplo lo tenemos en las autonomías).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Perdona que haya tardado en contestarte he estado una semana de viaje y hasta pasé unas horas en Burgos, una ciudad que me encanta por su estilo pero también por sus tapas, en la zona de la calle San Lorenzo y cerca de la Plaza Mayor.
    Al grano, creo que tienes mucha razón tendemos a minusvalorar las opiniones ajenas quizás porque no estamos muy seguras de las propias. Ese puede ser el motivo de que la gente se embarque en determinados "autobuses" ideológicos aunque muchos de sus principios le sean ajenos. El autobús ideológico tiene la ventaja de que te ayuda a compartir opiniones con otros y no sentirte tan sólo y desdichado por tener opiniones propias que no son de la mayoría. Lógicamente el problema está en que todos los autobuses deben competir entre ellos para conseguir la primacía. El enfrentamiento no siendo sano, casi es inevitable.
    Es necesaria la prensa para informarnos pero también es necesario informarnos de quien maneja la prensa, la de contenido público y que sobrevive a través del capital público.


    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Lo tiene clarinete nuestro hidalgo en semejante lance, ya se encomiende a Tirante o al mismísimo Amadís.
    Nunca he tenido en buen concepto a los periodistas, profesión tan necesaria como entrometida, pero como bien dices cada vez se les ve más el plumero. Si queda alguno medio independiente será lejos de aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente, Chafardero. Mejor los reporteros de tebeo como aquel inefable Tribulete al que tu honras en la imagen de tu perfil.
      Creo que la concentración de medios y la institucionalización de la profesión a través de su estudio como carrera universitaria han acabado convertido la libertad de prensa en una utopía de la que se habla pero en la que no se cree.

      Eliminar
  16. total, al final con tanta desinformación e información sesgada uno se siente como un Quijote, sin saber dónde mirar y confundiendo gacetilleros con lobos y medito en entuertos varios para poder averiguar hasta dónde creer lo que nos cuentan.

    Me ha encantado lo del autobús ideológico y la variedad de ellos que hay, cada uno en su línea para que cojamos el que nos venga bien. Te subes al autobús con unos cuantos prejuicios ya de paso, y hasta donde te lleve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dejarse llevar por los instintos y dejarse penetrar por ese fuerza oculta que nos permite saber distinguir lo que es falso de lo que es real.
      A falta de otra cosa mejor los autobuses que son cómodos y vas en compañía pero no desdeñemos la importancia de recorrer algunos tramos del camino a solas con uno mismo.

      Un abrazo

      Eliminar