26 noviembre 2015

Me vuelvo a mis cenizas

  • Paco, ponme un bocadillo de panceta con pimientos. Pero que sean de Lodosa ¿eh?
  • Pepiño, te recuerdo que estás muerto y seguro que a tu espiritu no le viene bien que te pegues un desayuno tan sólido y contundente.
  • Ya, ya lo sé, Paco, pero me ilusiona decir estas cosas aunque ya no pueda comer. Joder, éste el último bareto antiguo que queda en el Barrio Chino.
  • Raval, Pepe, Raval, que no estás con los tiempos.
  • Chino, coño, Chino. El mugriento y mitificado Barrio Chino de Barcelona ahora pasteurizado e invadido por guiris de crucero que esperan encontrar la leyenda que se llevaron los Juegos Olímpicos, la burbuja y la crisis. 
  • Todo cerrado y el resto hormigón y cemento en plazas duras. 
  • Bazares y locutorios por todas partes, instalaciones universitarias feas de cojones y cuatro locales con comida de chichinabo.
  • No te pongas duro, detective, que no siempre has sido arrabalero y granuja. Bien que te gustaba hacerte el fino cuando después de resolver un caso te ibas a comer a Casa Leopoldo, una islita de lujo en un océano de mugre. 
  • ¿Lo han cerrado, no?
  • Si, este verano.
  • Canallas. 
  • Si, la verdad la cosa se pone chunga, no creía que llegasen tan lejos después de lo de Manolo
  • Lo que le hicieron a mi creador no tiene nombre, Paco. Ponerle su nombre a una plaza espantosa parida tras cargarse la urdimbre de calles en la que nació, creció y se hizo hombre. El derrumbe de la memoria individual de cada cual es solo un síntoma del derrumbe de la memoria de la ciudad. 
  • Barcelona  ya es solo un producto de souvenir, Pepe
  • Y no la mejoran las peleas entre soberanistas obsesivos, españolistas soberbios y antisistemas instalados. Que les follen a todos. Me vuelvo a mis cenizas.
  • Pepe, no te deprimas.
  • Estoy muerto, Paco, lo sabré llevar.

49 comentarios:

  1. Amigo Krapp, sabes que no voy a entrar en polémicas contigo ya que te aprecio demasiado. Pero decir que Barcelona está muerta, con todo el respeto, es lo mismo que decir que no la has pisado. Siempre recomiendo viajar amigo Krapp, es sano y muy instructivo.

    Abrazo grande,
    Jordi (de la ciudad moribunda)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las ciudades están moribundas, Jordi, todas. No des por supuesto que no conozco la Barcelona de la que te hablo, aunque pueda que no sea la misma que la tuya.
      Un abrazo
      Dr. Krapp

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Amigo Doc,

      Vivo en Barcelona desde el año 1966. Te puedo confirmar que cuando era muy pequeño Barcelona era una ciudad interesante pero gris y aturdida. Ahora Barcelona es una ciudad viva aunque efectivamente se hayan cargado el Barrio Chino. Lo se porqué nací al lado, en un barrio tan o más pobre como lo es la Barceloneta. La gente cambia y la nostalgia de lo que fue y ya no es, de lo que vivimos y ya no existe, siempre nos hace pensar que todo ha ido a peor. Pero no amigo. Son cambios y como tales son interpretables. Murió el Chino y nacieron otros... Siempre es así, siempre así será. Abrazo enorme!!!!

      Eliminar
    5. "El barrio había sido pasteurizado. La piqueta había empezado a derribar manzanas enteras y las putas perdidas sin collar se habían quedado sin fachadas en las que apoyar el culo en las largas esperas de clientes disminuidos económicos y psicológicos. Las putas más viejas fueron incitadas a reconvertirse por el procedimiento de matricularse en la Universidad Pompeu Fabra o irse de vacaciones, y los bares más cutres, una de dos, o clausurados o reconvertidos en boutiques de filosofía de la cadena Il pensiero dévole [El pensamiento débil], dado que buena parte de las instalaciones de la nueva Universidad se ubicarían en lo que habían sido ingles de la ciudad" (Vázquez Montalbán, Sabotaje Olímpico, 2002)"
      He escrito un texto narrativo tomando como partida un personaje de Manuel Vázquez Montalbán, marxista lúcido que no tuvo reparos en crear un detective nihilista y ácido. Montalbán no era Carvalho, el Dr.Krapp tampoco tiene que ser ninguno de los personajes de sus historias a los que intenta retratar con la mayor verosimilitud posible.

      Un abrazo

      Eliminar
    6. Hola Krapp, borré dos mensajes porqué en el primero el corrector me jugó malas pasadas y el segundo era para corregirlas con lo cual pillé el texto de nuevo, lo corregí bien y borré los mensajes. queda feo, lo se, pero eso es lo que pasó.
      Conozco bien a Vázquez Montalbán y a su personaje Carvalho, de hecho Montalbán era un hombre muy conocido y admirado en Barcelona, lástima de su prematura muerte. Como bien dices el libro fue publicado en el 2002, hace 13 años. La verdad es que a Barcelona preolímpica que describe no es precisamente una maravilla. Las Olimpiadas se llevaron muchos rincones. En uno de ellos trabajaba mi padre. El Ayuntamiento promulgó la Ley de Costas y decidieron derrumbar los antiguos chiringuitos de la Barceloneta. Dejaron sin trabajo a decenas de familias, una de ellas la mía. En ese momento fue muy duro pero la perspectiva que te da tiempo es irrefutable Doc. Antes en la Barceloneta vivíamos los pobres. Teníamos preciosos cuchitriles de 27 metros cuadrados en los que vivían familias de hasta 10 miembros. Ahora esos pisos los ocupan americanos, ingleses, alemanes y suecos. ¿Qué ha cambiado?. Pues que por mucho que nos pese a aquellos que estimábamos aquel barrio ahora resulta que las calles están limpias, que las playas están cuidadas, ya no existen las ratas y los perros ahogados que te acompañaban en cualquier día de baño y tampoco aquellos chringuitos que además de darnos de comer albergaban centenares de nidos de ratas. Muchas veces sucede que los intereses de las personas no coinciden con los de la mayoría. Hay que saber asimilarlo.
      Tu texto es lúcido y me ha interesado pero no creo que describa a la Barcelona real y por ello te lo comenté.
      Abrazo grande Krapp!!!

      Eliminar
    7. El libro está escrito en 1993, hice un copia y pega y estaba mal la cita.

      Repito, no es ensayo, es ficción y me baso para recrear al personaje en los escritos del propio autor.

      No cuestiono las mejoras en la Barcelona postolimpica. Creó por ejemplo que la pérdida de aquel espíritu cismopolita de la ciudad cuando la gauche divine, Zeleste, Ocaña y las fiestas multicolores en el Parque Guell tienen mas que ver con cuestiones políticas y humanas que con la nueva imagen urbanística de la ciudad. Tengo la impresión de que aquella ciudad no es ésta.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. es el Raval, el barrio chino se fue, desapareció engullido por la modernidad y el turisteo global, como Casa Leopoldo.

    ResponderEliminar
  3. He recorrido palmo a palmo la Barcelona de que hablas con mi cámara fotográfica durante varios meses. Hay todavía rincones sorprendentes aunque, claro, ya no es lo mismo. Uno tiende a unir sus vivencias de la ciudad con la ciudad y a proyectar su nostalgia sobre la misma. Barcelona se está transformando aunque ya no fuera la que vivió Jean Genet o el vividor Manolo que parece gustar a todos. No, Barcelona ya no es la de casa Leopoldo. Ni Nueva York es la que yo viví en 1981. Nada es ya lo mismo. Son otra cosa. ¿Mas o menos interesante? Depende de si tienes veinte años o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi idea que hay muchas ciudades conviviendo en una y por supuesto aunque hable de Barcelona por la obviedad de los cambios en esa zona tan conocida por todos, podría ser también la mía propia.
      Hay muchas ciudades en las que uno ha vivido aunque lleven el mismo nombre en el Google Map. Esa es mi sensación y mi experiencia aunque no siempre está vinculado a una etapa cronológica determinada. Hay ciudades que han muerto y vuelven a nosotros.

      Eliminar
  4. Vuelves con fuerza, sembrando la polémica :))

    Es difícil sintetizar mi opinión sobre lo que dices, pero lo intento. Por un lado, el barrio ha sido higienizado, en el amplio y variado sentido de la palabra. Es un barrio pobre, insalubre, con viviendas pequeñas, húmedas y con muchas carencias, un barrio popular y obrero donde los haya. A mediados del XIX contenía casi la mitad de la población de Barcelona y las fábricas de la primera industrialización. Todo ello combinado con la zona de cabarets, teatros, prostíbulos etc. La higienización (siempre desde la perspectiva burguesa y liberal) ha partido de tres ejes, situar instituciones culturales (Universidad, museos, librerías, etc), expulsar a la población pobre para que se pueda instalar población con recursos que le mola vivir en el centro y con ella ha venido comercio moderno y de cierto nivel (eso serían las calles Elisabets y Tallers más el entorno de la Universidad y el Museo de Arte Contemporáneo) y abrir calles (Rambla del Raval), renovar viviendas, etc.

    El intento ha conseguido sus objetivos con una frontera, la calle Hospital hacia el mar, ahí el cambio ha sido moderado o ha fracasado. Alrededor de la plaza Salvador Seguí (otro día hablamos de esto) encontramos todos los locales en los que se expende metadona y diversos espacios (como el chiringuito de dios) que dan comidas para los que no tienen ni para comer, la calle S. Ramón y demás siguen siendo calles de prostitución y mucha inmigración. Por cierto, espectacular el "localito" que tiene allí UGT, ¡¡qué poderío!!

    He comido en Casa Leopoldo varias veces y era caro, quizás ha cerrado por eso también.

    Y corto que me alargo mucho. Resumiendo: sí pero no, me parece que el Rabal tiene aún mucho de popular y no lo ha engullido del todo la modernidad ni el turismo.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has hecho una descripción estupenda del Raval demostrando que lo conoces bien así como conoces lo que se coció en ese espacio desde la eclosión obrera en Barcelona incluso con anterioridad al famoso Plan Cerdá.
      Ahora a ese proceso de expulsión de las clases populares para hacer apartamentos y pisos de lujo en el centro se le llama gentrificación y es una práctica habitual en todo el mundo. Curioso, la burguesía tras la Segunda Guerra Mundial consideraba un éxito social salir de las ciudades para vivir en las afueras en chalets y casas adosadas y ahora se está produciendo un fenómeno inverso, por lo menos en sectores ilustrados con familias sin o con pocos hijos y deseosos de estar cerca de los reclamos de la alta cultura.
      Me alegro de que el Raval mantenga algo de su espíritu de siempre para que el poderoso fantasma de Pepe Carvalho se pueda sentir a gusto y quizás a salvo de tanto ruido

      Abrazos

      Eliminar
  5. Reflexiones del antropólogo Manuel Delgado sobre el barrio de el Raval y sobre Barcelona en el documental "De nens" (2003), de Joaquim Jordà.

    https://www.youtube.com/watch?v=gEV0DZt63y0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una gran consideración hacia Manuel Delgado y aquí demuestra una vez más su lucidez.

      Eliminar

  6. Casa Leopoldo estaba en la calle de Sant Rafel, en el centro de esta aglomeración urbana, socialmente compleja. Fue fundada en un viejo edificio de 1730, por el abuelo Leopoldo, en 1929, cuando Barcelona presentó la Exposición Universal y el mundo sufría una de las caídas económicas más espectaculares de la historia. Decorada con mosaico en las paredes; con cuadros y fotografías y resaltar, sobre todo, las dedicatorias y las alusiones taurinas. Los toros y el arte de torearlos eran el principal espectáculo popular de la ciudad y de la clase trabajadora que vivía en El Raval; obreros portuarios y trabajadores de las fábricas del barrio. Es el recuerdo de una Barcelona que se resiste a desaparecer. Casa Leopoldo era un centro de reuniones y de conversaciones que se alargaban. La mejor consigna para comer bien allí era decir: "Vengo de parte de Pepe Carvalho, póngame lo que ustedes quieran”


    Hoy a falta de "Casa Leopoldo" está el bar CAÑETE, calle de la UNIÓ, 17 a pocos pasos de La Rambla y del Liceu. Bar de tapas extraordinarias... Pepe Carvalho también se dejaba ver por aquí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según he leído en El Periódico la idea no es cerrar definitivamente Casa Leopoldo si no mantener el nombre con otros propietarios.
      ¿Podría ser Cañete el lugar donde se desarrolla esta historia?

      Eliminar
  7. Pasa con todas las ciudades y todas las generaciones: cada una se queja de lo que ha perdido en su memoria. Recuerdo que cuando yo era pequeño los mayores se quejaban de lo mismo, como ahora nos quejamos nosotros y dentro de unos años se quejarán nuestros hijos: de ir perdiendo las referencias que nos asientan. En el fondo es una queja por nosotros mismos más que por los sitios en los que vivimos.

    Otra cosa es que, efectivamente, las ciudades van perdiendo su carácter único, se van uniformizando. Las ciudades y los paises: llegará un momento en el que no sabremos si estamos en Barcelona, en Londres o en Berlín. Eso sí que es una verdadera pérdida.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo con tu comentario, la historia se hace leyenda cuando es consciente de la pérdida del pasado.
      Esa Barcelona en la que se combinaba lo lumpen con lo cosmopolita, la vanguardia con lo atávico, el ayer obrero con los sueños constructivos del modernismo no deja de tener su punto imaginativo y acaso adquiere mayor notoriedad en tiempos de globalizaciones y uniformidades no habiendo sido nunca del todo real.

      Eliminar
  8. Me temo que entre catalanes, perfectos conocedores de BCN, no tengo nada que aportar a tu corrosivo y siempre ingenioso diálogo que aun no sé si es Franco y Pepe Carvalho o Pepe Tarradellas ;)

    Las ciudades, las personas ...la vida misma cambian o muta que ya no sé exactamente hasta donde alcanza la reforma, si es solo superficial o esencial , en todo caso no siempre para mal .. a veces pecamos de sobrevalorar todo lo del pasado y no siempre fue mejor , realmente pocas veces el pasado ha sido mejor solo que se nos olvida siempre lo malo, la memoria es selectiva e higiénica... suele depurar todos los residuos ;)

    Conozco este barrio del que hablas de pasada, por decir algo que a lo mejor ni he pasado .. a mi de BCN me enamora su simetría urbana ( es la única gran ciudad donde aun no me he perdido y sobre todo su barrio gótico , su catedral del mar y todo el entramado de calles medievales que la rodean ... no sé, siento no poder decirte nada más pero tiene aquí a un buena batería de ilustrados catalanes que además de a ti nos ilustra a todos los que repaso que disfrutamos de tus letras te acampamos e las que te dejan ellos.

    Muchos besos y ... jo! salte ya de tanta mala vida xD! andar rodeado de tanto muerto te va a contagiar el color cetrino en la piel ... tú que segurísimo estás todo bronceado al sol de Riazor e incluso carbonizado por lo bien que le va a la Celta jeje Mmuaaaaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de Carvalho, mismamente resucitado por este doctorcito, por lo tanto las nostalgias del pasado perdido corren de su cuenta.

      No me identifico personalmente con esa versión sublimada del pasado si no que es una nostalgia alimentada por la/ lectura de novelas negras e históricas que retrataban ese mundo canalla y oscuro que invadía la banda derecha de Las Ramblas según se baja al puerto.

      La primera vez que estuve en Barcelona, en el 76, me flipaban aquellas calles tortuosas que partían de lugares tan emblemáticos como el Mercado de La Boquería y el Liceo. Me flipaban pero me daban algo de miedo por si salían una banda de chulos o de navajeros.
      Hay algo mítico en todo eso, lo mismo pasaba en Coruña con la calle Papagayo que aparecia en La Familia de Pascual Duarte. Ahora ese espacio está ocupado por una mierda de bulevard, feo y frío.
      No, no es cierto que cualquier tiempo pasado fue mejor pero puede que deje poso en nuestros recuerdos.

      Muchos Besos y Forza Depor por supuesto.

      Eliminar
  9. El Raval - antiguo Barrio Chino de Barcelona - antiguamente era un barrio de alterne, típico de toda ciudad portuaria. Hoy, con la transformación urbanística de los años 90, se ha convertido en un barrio un tanto bohemio y alternativo.

    La ubicación de centros culturales como el Museo de Arte Contemporáneo, el Centro de Cultura Contemporáneo, Facultades universitarias públicas y privadas, la Cinemateca, etc. han dignificado el entorno, en mi opinión.

    Simultáneamente a la revitalización urbanística promovida por el gobierno municipal, tuvo lugar un fenómeno no planificado que adquirió una dimensión creciente y que ha repercutido significativamente en los aspectos social, económico y urbanístico del Raval: la inmigración extraeuropea. La población que ha llegado recientemente al barrio tiene distintas procedencias, encabezadas por Pakistán, Filipinas, Marruecos, Bangla Desh y Ecuador, por este orden. La proporción de población extranjera es actualmente del 47,7 por ciento[3]. Los recién llegados han contribuido a densificar el barrio y a cambiar sustancialmente la estructura comercial del Raval, de modo más manifiesto en determinados sectores del barrio, según el asentamiento de los distintos colectivos de nuevos habitantes y la implantación de las actividades económicas regentadas por aquéllos.

    La construcción de hoteles (en la Rambla del Raval hay uno enorme que desentona del entorno por sus dimensiones) y la oferta de apartamentos y habitaciones de alquiler para turistas - generalmente ilegales - le ha dado un colorido especial a este barrio.

    Del antiguo Barrio Chino solo quedan restos testimoniales en trance de desaparecer casi del todo. La mítica calle del Robador, y otras similares, con su singular fauna: bares de putas, mariquitas, marineros de la 6ª Flota, meublés, expendedurías de preservativos, etc. ya es historia Hoy, Pepe Carvalho se encontraría fuera de lugar por las calles de este barrio.

    Otro elemento que quiero señalar, específico del Raval actual, y que conozco bien, es la cantidad de centros de carácter social que se hallan en el mismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente exposición. Conozco las bellezas del Raval moderno aunque creo que ese cosmopolitismo no es de hoy, ya existía en cierto modo cuando Gide mitificó el barrio y atrajo a la vieja bohemia de los años 20.
      Ponerse en el pellejo de un personaje tan definido como Carvalho exige llevar al final su visión del mundo aunque eso no necesariamente concuerde con las propias opiniones del que escribe.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Las ciudades son como el Ave Fenix. Cuando mueren para unos están naciendo para otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo y eso aunque uno tiene la impresión de que los políticos y especuladores quieren rematar con ellas.

      Eliminar
  11. Barrio Chino de Barcelona distrito V: la verdad que como todos los barrios de puerto y más en una época que todo el que llegaba era un soñador, huyendo de la miseria y sobre todo de sus tendencias e inclinaciones en una España intolerante:pero si que ha sido un referente el alma máter de una generación el chinatown de Barcelona .Con razón Vázquez Montalbán le dio esencia a su personaje , era un buen conocedor de esos suburbios.que tanto nos ha gustado ya que la arteria principal como es la Rambla y el Paralelo era de obligado pasar casi la mayoría de veces en mi caso.



    -Luis Antonio lo describe perfectamente y por esos lares estuvo el Centro de Salud de Peracamps hoy Hospital del Mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bertha, una aclaración: el Centro de Salud Peracamps sí se halla en el Raval, pero el Hospital del Mar es otro y se encuentra en la Barceloneta, junto al Paseo Marítimo y muy cerca del Puerto Olímpico.

      Abrazos

      Eliminar
    2. Lo conozco porqué todos los del Pamén los derivan al Hospital del Mar o a la Esperanza que esta en la otra punta.Y fíjate por donde viene la metedura de pata en la Casa de Socorro de Peracamps cuando la 6º Flota ejercía uno de mis abuelos y después lo pasaron al Hospital del Mar.

      -Una que no se sabe expresar ; muchísimas gracias por la aclaración se nota que conoces Barcelona cómo la palma de tu mano..

      Krapp disculpa por estas meteduras de pata

      Un abrazo guapos.

      Eliminar
  12. Ufff que no me despido mi estimado Krapp y por ese lapsus doble abrazo ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Bertha, creó que eso es lo que fue el Raval, un lugar al margen para lo bueno y para lo malo, una especie de Montmartre un poco más modesto, menos artístico, más obrero pero con cierto toque encantadoramente canalla.
      Doble abrazo, Bertha

      Eliminar
  13. Me siento un poco en medio de la proyección de "Ocho apellidos catalanes", mi querido Krapp. Ustedes tienen esa proclividad a meterse de lleno en polémicas en derredor de sus terruños que me supera. Lo único que se es que nunca te bañas dos veces en el mismo río.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que veas esos conflictos como ajenos pero tampoco era mi propósito escribir sobre ellos, más bien pretendo recuperar a través de la figura de Pepe Carvalho la idea un mundo canalla y suburbial tan ligado literariamente al viejo Buenos Aires a la manera del maestro Borges.

      Besos

      Eliminar
  14. Mejor volver a Barcelona que a las cenizas, Dr. Krapp, mejor cerca del mar. Tengo que revisitarla, para ver por mí misma todo lo que se ha contado aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo, hay que hacerlo a menudo, Barcelona me ser revisitada una y otra vez.

      Besos

      Eliminar
  15. "Hormigón y cemento en plazas duras", quizás un tiro en la rodilla de todos estos imbéciles que transforman plazas con árboles y vida en paramos de baldosas o cemento, con impresionantes estupideces que aspiran a ser obras de arte , seria una solución justa. Las ciudades las hacen las personas, su espíritu es lo que las forma y da personalidad, eso y los movimientos de las mismas. Donde yo vivo también hay imbéciles con infulas, que piensan en pasar a la Historia jodiendo a sus ciudadanos. No vuelvas a tus cenizas Krapp que son necesarias personas con espíritu critico que no tengan miedo de expresarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres radical pero más de una vez he pensado lo mismo o casi.
      Las ciudades las hacen las personas y la deshacen los especuladores y los sinvergüenzas que la prostituyen.
      Muchas gracias, Temujin, no volverá a sus cenizas Carvalho mientras se empeñe en seguir vivo.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Me temo que todo cambia, y más ciudades tan grandes y bellas como Barcelona. El mayor peligro que veo yo es el turismo masificado que la está convirtiendo en inhabitable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El turismo es una plaga bíblica para el mantenimiento del espíritu de las ciudades aunque parezca que siguen creciendo.
      Creó que quieren obligar a pagar por entrar en el Parque Guell y los vecinos para poder entrar sin pagar deberán llevar un carne de residente.

      Eliminar
  17. Dr. Krapp no torni a Barcelona, enveja que els menja, Barcelona plena de llum, aigua, color, muntanya. No necessitem gent cendra com vostè. Barcelona és esplèndida per ella mateixa. Madrid si que és pedra, ministerial i lletja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hai Anna non te coñezo de nada pero mira que es pobriña.
      Ti que seguro que pretendes ser interesante, seguro que pensas que es importante, seguro que cres que es chic por poñer enlaces de películas no Google +, tal como remato de ver no teu perfil, e o final te revelas como unha aduaneira con pouco siso, con pouco cerebro, con pouca imaxinación.
      Unha desas persoas grises que pensan que o accidente de nacer nun sitio lles da unhas alzas sobre o resto do mundo: Vaia mesmamente como Adolph Hitler, Mussolini ou Marine Le Pen.
      Pobre Anna, que non quere que vaia a Barcelona, soiña que debes sentirte para acobillarte debaixo dunha bandeira ou unha patria.
      Barcelona é luz, auga, cor, montaña pero ti, filla miña non te contaxiaches de tan fermosas cousas. Non hai luces, a mente semella de secano e polo que escribes tamén plana. Por si fora pouco es tan burriña que me fas madrileño.
      ¿Todos os que non te gustan son madrileños?
      Abre a mente, Anna, viaxa para liberarte das tebras do patriotismo e anímate a bailar un chotis.
      Se non te gustaa miña porposta, vai ata o carallo 29 que a 100 km de Barcelona dende a estatua de Colón todo recto polo mar
      Saúdos e grazas anticipadas deste doctorciño.

      Eliminar
    2. Anna:

      M'encanta Barcelona i el mateix penso de Madrid. Totes dues tenen coses bones, dolentes i mancances. Les persones, amb el virus de les fòbies, no tenen autoritat moral per opinar racionalment.

      Eliminar
  18. Tenia un amigo que, de tanto mirarse su "bello" ombligo, se pegaba trompazos con las farolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mal asunto el ombliguismo, luego sales fuera y te extrañas de que el mundo no te considere importante.

      Eliminar
  19. No puedo comparar entre un antes y un después y si ha habido remodelación, conozco Barcelona en vivo de una estancia de tan solo un mes hace cuatro años,fascinante y enriquecedora estancia donde fui muy feliz en la ciudad y entre su maravillosa gente, pero tras leer lo leído y con toda la memoria histórica que me ha sido posible recopilar, estoy también con Dr. Krapp. Básicamente porque creo que lo auténtico reside en los orígenes, en la etiología, en los cimientos de una estructura multipolar, pero arcaica, histórica, costumbrista. Opino esto humildemente como valenciana abierta a todo; si me permitís, aun sin haber leído de Pepe Carvalho más que fragmentos (esto hay que repararlo cuanto antes, es imperdonable). Me disculparéis por ello los catalanes, a los que aprecio y mucho porque tengo buenos amigos de allí. Para ciertas personas que no me quieren nada y también me lo demostraron en su momento con insultos y con muy mala leche y ella sabe perfectamente a quién me refiero, aunque no la nombre, porque está aquí muy cerquita, decir tan solo que el hombre es adaptativo y al final su patria resulta ser de donde vive en cada momento. Nunca sabes qué te deparará la vida y en dónde te quedarás. "El nacionalismo se cura viajando" es más viejo que el toser. Suscribo también los últimos 5 comentarios.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  20. No soy de Barcelona ni catalán, Marisa. He estado físicamente cuatro veces allá pero muchas más a través de la literatura. Creo que siendo tú también forastera entiendes cual es mi visión de la ciudad a través de la figura recreada de Pepe Carvalho.

    Una de las mayores necedades de los localistas y nacionalistas de bajo perfil es creer que un territorio les pertenece por haber nacido y vivido en él. Un absurdo planteamiento de posesión que habla de neurosis y mucho vacío existencial.
    Cuando uno tiene poco patrimonio mental suele recurrir a instancias territoriales que le amparen.
    Qué el cielo nos libre de aduaneros e inquisidores!

    Muchas gracias por comentar, Marisa.

    Unha alerta dende Galiza

    ResponderEliminar