07 mayo 2015

Teoriza y no te pringues (Una historia de Pega y Pica)


  • Fíjate, Pica, ese lindo corderillo ha quedado atrapado en el tronco podrido de ahí abajo. 
  • Pobre Mamá Oveja, está empujando con el hocico para que pueda sacar la patita del agujero. 
  • Ha fracasado. Ya desiste y se va balando. 
  • Una despedida muy triste. Mira como le contesta el corderillo asustado. 
  • No llegará vivo a la noche. La camada de lobos tiene su madriguera muy cerca. 
  • Quizás deberíamos hacer algo, Pega
  • ¿Hacer algo, Pica? Ya lo estamos haciendo. Estamos comentando el tema en vez de preocuparnos de nuestros asuntos.
  • Hablo de hacer algo más. Podríamos darle ánimos desde aquí. 
  • ¿Y tú crees que entenderán nuestros “rrrruacccc rrrruacccc rrrruacccc”? 
  • Somos urracas, Pega, los seres más prodigiosos de la creación. Sabemos imitar cualquier sonido y por lo tanto podemos balar como una oveja. 
  • ¿Y que le vas a decir, Pica? ¿Quizás avisarle de que lo va a comer el lobo? Convertirás su miedo en terror, se le hará interminable la espera y no le salvarás la vida. 
  • Sí, mejor que la tragedia sea por sorpresa. Un "ñam, ñam" y a otra cosa, mariposa.
  • Sin embargo podríamos ayudarle de otra manera.
  • ¿Quieres que lo saquemos de ahí con nuestros picos? 
  •  Nooo, eso jamás. No es nuestra función pringarnos con las cosas tangibles. Nos haría perder nuestra perspectiva superior. Somos lo que somos porque volamos alto, vemos el mundo desde arriba y tenemos cerebro para entenderlo sin detenernos en minucias. 
  • ¿Qué propones entonces, Pega
  • No somos cabezas de chorlito. Tenemos capacidad suficiente como para sacar una lección de todo ésto.
  • Tú dirás.
  • Teoricemos sobre el asunto. Extraigamos conclusiones sobre la mala suerte del animalito y que nos sirva como paradigma de la mala suerte en la que viven todos los desposeídos del mundo. Elaboremos una ponencia y presentemos la comunicación en el Congreso Anual de Aves Parlanchinas. Todos reconocerán nuestra sabiduría.
  •  ¿Y el corderillo, Pega?
  • El corderillo es nuestro modelo de referencia, Pica. Si le salvamos la vida, no tendría sentido nuestra ponencia.

37 comentarios:

  1. Este par de urracas oportunistas.-De la suerte de este pobre corderillo desvalido sacan su tajada...La ley de la fauna o de la selva.Pero los humanos algunos no se diferencia mucho.Estas buscan fama y los otros dinero y si encima fama no le hacen ascos a nada.

    Un fuerte abrazo feliz finde Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo fascinación por las urracas, al que algunos consideran el animal más inteligente de todos, salvando a los bichos humanos.
      Son oportunistas y tienen un capacidad innata para adaptarse a cualquier circunstancia
      Si lo piensas bien, Bertha, la inteligencia se demuestra por la capacidad de sobrevivir a costa de otras especies aunque hay que recordar que entre los animales de la propia especie rigen otros valores.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Estas urracas se me figuran muy mediáticas y muy humanas... Me deja pensando tu fábula.

    Un fuerte abrazo y buen finde, amigazo Krapp!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tus pensamientos hayan sido esclarecedores, Fer. La imagen es de dos célebre urracas de dibujos animados en castellano Las Urracas Parlanchinas y en inglés Heckle y Jeckle.

      Un fuerte abrazo a martes.

      Eliminar
  3. Fabuloso! Gran forma de ver lo que es la realidad. Si no nos embargaran, si no nos quitaran nuestro trabajo, si de verdad las urracas nos ayudaran....no habría necesidad de que hubiera urracas!!!! Buenísimo Max :) Besos
    P.D.: Ya sé poner música en las entradas y en el cuento de la bruja puse Offspring aunque si pudieras recomendar otra canción para esa entrada (pensé en Creedence..), gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks, Annie.

      Sería bonito un mundo donde las urracas cumplieran con su función y no tuvieran que pontificar a cada rato o al menos que el exceso de teorización no acabase por hacerles perder de perspectiva la realidad.
      Felicidades, pena de Creedence.
      Muchas gracias a ti otra vez.

      Eliminar
  4. Muy bueno, ayer tarde descubrí que tenía en casa un libro de Monterroso con muchas fábulas sarcásticas y cositas así cortitas, y bueno, también estaba el famoso dinosaurio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de Monterroso he leído esa maravilla que escribió en 1959 titulada irónicamente "Obras completas (y otros cuentos)" y que debe ser su primer libro. Fantástico escritor y muy divertido.
      Gracias

      Eliminar
  5. A mí las urracas estas me recuerdan inevitablemente a los paises europeos -especialmente los del Norte- contemplando, entre la molestia y la inquietud, la sangría diaria que se vive en el Mediteráneo, las muertes incontables de los desgraciados parias que tratan de escapar de África. Un contoinente que si ya de por sí tenía suficientes desgracias, los occidentales hemos ido a emponzoñarlo más aún. Y claro, la desesperación no conoce puertas ni leyes. Y nosotros, tan tranquilos, teorizando. Bueno, tan tranquilos quizá no; tal vez haya un poco de resquemor, tal vez el humano que fuimos se esté revolviendo allá abajo, en el fondo de nuestra satisfecha existencia.

    ¡Qué mal quedan esas imágenes en el telediario, justo a la hora de comer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en esa visión pero creo que es muy oportuna para lo que quería expresar.
      No estoy ni mucho menos contra la teorización si no a que el exceso de teorías anule la contundencia de la realidad.
      Los telediarios son como aquellas ferias de monstruos que había antiguamente y que servían para que la gente se calmase por sus carencias viendo a la mujer barbuda, los siemeses, el hombre lagarto, el hombre con tres brazos etc..

      Eliminar
  6. ...en la caridad entra la peste...

    ResponderEliminar
  7. No soporto al personal que se dedica a comentar, criticar, analizar, twitear, publicar en las mil redes virtuales y no hace NADA (incluyo ahí a quién cree que votando ya hace mucho).

    Muy bien elaborado el diálogo, lleno de chispa.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en no soportarlo porque aliviar la conciencia no es la mejor manera para solucionar los problemas. Alguien tiene que poner el cascabel al gato. Lo que pasa es que la empatía es bonita como teoría y muy complicada de llevar a la puerta.
      Gracias. Abrazos.

      Eliminar
  8. Qué sería del mundo sin los teóricos, los intelectuales y los filósofos. Lo que sobran son gente de acción que utilizan la cabeza para embestir. Vale, a algunos se les va la vida en especular, pero son los menos, creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo sería una mierda sin ellos, pero tampoco pasa nada por darles caña de vez en cuando. Tienden cierta tendencia a subirse a la parra y mirar al mundo con caprichosa condescendencia.
      Hay más ovejas que pastores y no vamos a estar siempre metiéndonos con ellas sin lanzar una pequeña pulla a los que las orientan.

      Eliminar
  9. Un debate realmente en el filo en el que participamos muchos desde las ramas del árbol sin saber muy bien qué hacer o qué pensar. La imagen fotográfica que conocerás de las vallas de Melilla vistas desde la perspectiva de unos jugadores de golf es paradigmática mientras unos inmigrantes permanecían subidos a las vallas esperando poder pasar al otro lado. Lo cierto es que se nos endurece el corazón, inevitablemente. Y encima especulamos. O conseguimos premios fotográficos con las imágenes a las que queremos cargar de contenido crítico. No sé muy bien qué somos. Cada día me lo planteo. Y no llego a respuestas fáciles.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón es un órgano delicado y le exigimos demasiadas cosas. (Sí ya sé que hablamos de cerebro pero para entendernos) No podemos asumir todo el dolor del mundo ni culpabilizarnos porque exista. No podemos mirar a todas partes y consolar a todos los que sufren. Siempre habrá motivos para la mala conciencia, por no hacer los suficiente y dejar muchos dolores pendientes.
      Esta sociedad es pura hipocresía y en general una autentica mierda pero es mejor que todas las que ha habido antes y la mejor de todas que hay ahora. El poder cuestionarnos, el tener el íntimo deseo de mejorar las cosas y descubrir nuestras carencias habla de que seguimos avanzando y que no todo está perdido.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  10. Creo que todos los seres humanos somos como esas urracas y hemos vivido experiencias similares. La inmensa mayoría sabemos lo que corresponde hacer. Otra cosa bien distinta es que lo hagamos...

    Yo soy muy contradictorio. En ocasiones he actuado y en otras he mirado hacia otro lado. Casi siempre me he arrepentido de esto último...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos pasado pro ambas situaciones. Teorizar para no actuar y a veces actuar sin pensar y sin medir el alcance de nuestras acciones.
      No sé si estoy muy de acuerdo con lo que de todo el mundo sabe que hacer. Hay mucha confusión y mucha duda a cada paso, incluso en lo más nimio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es increíble como se le puede dar la vuelta a las cosas. No es solo la la contemplación del sufrimiento ajeno y mirar hacia otro lado sino la desvergüenza de sacar provecho de esa situación y enarbolar el estandarte de ser el salvador de esas pobres almas sufrientes. Efectivamente pican y dan el pego pero requetebien.

    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que llaman la empatía es un factor clave en estos asuntos. La empatía es ponerse a la altura de las cosas y no enfrentarse a ellas desde arriba, como si fuera un simple factor matemático. Te dejo aquella célbre escena de El Tercer Hombre donde Harry Lime, el personaje interpretado por Orson Welles, le dice aquellas frases su amigo en lo alto de la noria:
      En el enlace de este vídeo alrededor del minuto 2,10

      Bicos

      Eliminar
  12. Fíjate que he intentado comentarte varias veces... me pongo y no puedo. Leí a tus hurracas y me he sentido un poco ellas.. es así.

    Siento que en la blogosfera hacemos un poco como ellas ( entono el mea culpa yo, que nadie se sienta aludido :-) comentamos dramas, dolores, problemas de toda índole .. y escribimos asépticamente como si habláramos de índices de economía, criticamos, señalamos a otros, siempre son los otros los que lo hacen mal... Me parece tan terrible que nos hayamos convertidos en bloques de hielo insensibles que supongo que por eso ando medio afónica mental aquí...me he quedado sin palabras que no me suenen manidas, huecas y frías, me he saturado de dolor ajeno, no sé poner distancia ni siquiera aquí ...que la hay;-) No sé ser hipócrita, ni sé hacer que no veo y si veo me hace daño ver y no pringarme, si me pringo lo paso mal si no sale bien.. y si no me pringo lo paso mal por no hacerlo y al final me siento una tremenda estúpida porque no sé qué hacer, ni decir y como no tengo vocación de mártir, no quiero pasarlo mal y sentir esto me vuelve a hacer sentir mal y no sé ... supongo que por eso no soy capaz de decir nada... solo sé que no quiero ser una hurraca... ni una hipócrita, ni una insensible... ni una acusadora profesional ... ni mirarme el ombligo, ni teorizar sobre el dolor ajeno como si fuera un virus con el que experimentar... ojalá existiera una vacuna contra el sufrimiento!

    Tu diálogo tan fantástico como corrosivo.. me tiene agujereada y si sumo los agujeros de aquí a los que llevo, me temo que voy camino de colador;-)

    Mil besos y si me permites cuatro escobazos a tus hurracas ;))
    Buenas noches y que tu semana esté libre de hurracas... solo golondrinas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haber llenado las urracas de haches! o por exceso o por defecto... lo del justo medio nunca ha sido lo mío ni en ortografía ni en nada :-)


      Buenas noches!!

      Eliminar
    2. No podemos hacer otra cosa en la blogosfera porque es solamente lo que su nombre indica, una esfera separada de la realidad.
      No es diferente a las charlas de café, a todo tipo de charlas. Las grandes cosas se hacen en silencio y no se comentan porque el comentario muchas veces tapa la acción.
      Las palabras nos salvan y nos justifican porque mientras hablamos y explicamos el mundo no tenermos la obligación de cambiarlo. No hay maldad en ello hay tiempo para todo, lo malo es que genera mucha impotencia, pensar el tiempo que dedicamos a una u otra cosa. Quizás es lo que te esté pasando comentaba más arriba, no podemos llevar en los hombros todo el dolor del mundo porque eso solo nos inmoviliza y nos impide actuar sobre lo más urgente y cercano.
      Tómatelo con calma y si tienes dudas recuerda el cuento del colibrí y la gota de agua. Es éste:

      Un gran incendio asolaba el bosque y todos los animales huían despavoridos para salvar su vida. Todos, menos un pequeño colibrí, que iba una y otra vez al lago, llenaba su pico de agua y la dejaba caer sobre el fuego.
      Un lagarto, intrigado por este comportamiento, se dirigió al avecilla:
      –Colibrí, ¿tú estás loco? ¿Acaso crees que vas apagar el incendio arrojando unas cuantas gotas de agua sobre el fuego?
      A lo cual replicó el colibrí con toda serenidad:
      –No sé si voy a apagar el incendio, pero yo hago mi parte.

      Muchos besos y buenas tardes.

      Eliminar
    3. Mmeencaantan los colibrís;)

      Un beso de colibrí y un abrazo de oso, si lo que cuenta es la intención virtual o no va con todo mi cariño ( para que hoy haga su minúscula parte en ti :-)


      ..PD
      No te digo nada esta vez en la entrada musical porque por la razón que sea me pone triste.. sí.. puedes decirlo ..soy idiota rematada! si me pillan las urracas me ponen fina ;)

      Eliminar
  13. Bueno les falta a las urracas una valla de obra como dios manda. Nos gusta "fisgar" y si es en la desgracia ajena para sentirnos a salvo, mejor que mejor.
    Nos pintas dos urracas, una especie supercompetitiva, capaz de amoldarse a todo y por eso no se las ve con buenos ojos, son potentes como especie; pero los observadores bien pudieran ser un ruiseñor o un hermoso jilguero, los sentimientos no serian diferentes. Saben mejor las cosas en la exclusividad, mira el caso del glorioso mejillón gallego un autentico placer que en no pocas ocasiones se menosprecia porque es accesible a todo el mundo. Nos gusta sentirnos privilegiados, ser la envidia de los "de al lado".

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre siempre ha mirado con recelo a los animales que podían competir con él, por eso tienen tan mala fama los cuervos, los gatos o las urracas. Son inteligentes, son hermosas, son ladronas y se adaptan de maravilla a cualquier circunstancia. El ruiseñor y el jilguero son más simples y venden su alma por seguir cantando. Una urraca puede ser urraca pero no lo importa modificar su comportamiento si el es útil.
      Nos gusta sentirnos privilegiados porque estamos pendientes de nuestro lugar en el ranking. Somos ególatras como especie pero con respecto a nuestros congéneres siempre llevamos una buena vara de medir.

      Saludos

      Eliminar
  14. A veces me he puesto a imaginar un mundo en el que no hubiera existido este tipo de urracas... ni pensadores, ni nada...
    En cuba había una especie de intelectuales que les llamabamos intelectualoides de pacotilla, siempre andaban con un libro bajo el brazo pero jamás lo leían jajajaja

    muy bueno...

    abrazos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo es un ecosistema complejo, Carlos, cada especie tiene sentido por si misma y en función de las otras.
      Si el ecosistema natural es de arquitectura tan frágil imagínate el ecosistema humano donde cada uno creo ocupar en el espacio un lugar más grande del que en realidad se merece.
      De joven me gustaba imitar a Cortázar con su pipa, su voz profunda y su forma de gesticular pausada. Una imitación admirativa hacia uno de mis ídolos literarios, pero también es verdad que aquel estereotipo triunfaba mucho entre el mundillo estudiantil de la época donde uno intentaba ocupar un espacio.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  15. En estas urracas he visto especialmente a toda la fauna de tertulianos que pasean por la televisión. Nosotros no somos nadie y poco podemos hacer (poco pero algo), pero ellos, con los medios a su servicio, ¿hacen algo que no sea teorizar?. Bueno, voy a corregir, en ver de "con los medios a su servicio" debería poner "al servicio de los medios", jaja.
    Buen domingo, Krapp. Fai un sol de carallo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en el estatus avícola de estos ciudadanos de las tertulias pero podría ser una posibilidad.
      Eres muy generosa, yo creo que más que teorizar comentan, comentan y nunca dejan de comentar aunque no tengan nada que decir.
      Los medios a su servicio y a su servicio los medios ambas cosas son posibles.
      Feliz lunes, hoxe non fai un sol de carallo aquí enriba.

      Eliminar
  16. ¡Que pases un feliz y tranquilo verano un fuerte abrazo Krapp!

    ResponderEliminar
  17. Hola, Dr. Krapp. venía a dejarte un saludo porque hace mucho que no escribes y soy asidua a tus textos, que a veces no entiendo mucho. Igual por eso me gustan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te devuelvo el saludo y te agradezco la asiduidad a mis textos que a veces no entiendes mucho.
      ¿Qué me ves más bien, como un jeroglífico o como un sudoku? Aunque como hoy calienta el sol de carallo casi me inclino por la segunda posibilidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. -Querido Krapp te dejo un beso enorme y muchos ánimos se te echa en falta:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bertha, volveré pero no sé cuando. Le he cogido cierto gusto a la pereza.
      Al menos sigo activo en el facebook como Max Krapp.
      Otro beso bien grande para ti

      Eliminar