06 abril 2015

Un escarmiento para la arpía (2 de 2)


(Kaskarilleira Existencial 32)
 

(Obvio: Final de la entrada anterior)
  • Ya hemos llegado. Mire por la pantalla aunque no verá mucho, estamos en una lúgubre y húmeda mazmorra de principios del siglo XIX. En 1815, por lo tanto hace 200 años.
  • Es usted un desalmado ¿Por qué me ha traído a un lugar tan espantoso? ¿Me quiere abandonar aquí? 
  • Esa sería una idea que complacería a sus correligionarios políticos, les da muchos disgustos con esa tontuna de que es un verso suelto. Mis intenciones son otras. Solo quiero que conozca al hombre que gime en ese fétido camastro. Está dolorido de las palizas y aunque se imagina lo peor, todavía no sabe que dentro de dos horas vendrán a por él, lo vestirán con una ridícula levita verde, lo llevaran atado hasta una barca y desde este castillo de San Antón, lo trasladarán a tierra firme. Luego lo montarán en un burro con el que recorrerá media ciudad hasta el patíbulo, donde será ahorcado. Tiene 27 años y le llaman el Marquesito.
  • Me resulta familiar esa historia.
  • Lo de Marquesito no se lo digo por fraternidad nobiliaria, Condesa. Era el nombre que le daban, porque para aglutinar a los combatientes se hizo pasar por sobrino del célebre Marqués de La Romana. Le suena porque es Juan Díaz Porlier y hasta su degradación era mariscal de campo. Con 17 años participó con su tío en la Batalla de Trafalgar. Como luego de aquel desastre no quedaban ni barcos, se pasó a tierra y se convirtió en un héroe de la Guerra de la Independencia en la zona norte. Tras la derrota del ejercito regular en Gamonal, fue de los primeros militares que valoró la importancia de las guerrillas y formó tropas, juntando militares y civiles, que no dieron tregua a los franceses hasta el final de la guerra. En fin, se había ilusionado con la Constitución de Cádiz y le costó caro cuando volvió el rey felón.
  • Ya recuerdo, creo que fue desterrado por Fernando VII y se sublevó en ese año.
  • El 18 y 19 de septiembre. Hoy, 3 de octubre, será ajusticiado al amanecer.
  • ¿Y que tengo yo que ver con él?
  • Es obvio. Usted se dice liberal y él es tan liberal que va a morir por ello. Compadézcase. Dígale algo que le anime en sus horas postreras. Cuéntele que viene del futuro para decirle que su muerte tendrá sentido. Que viene de un tiempo en que los que se autodenominan liberales tendrán el poder, serán el poder y lo defenderán contra los antisistemas como él.
  • Está usted loco. Los tiempos cambian. Él era un liberal revolucionario y nosotros tenemos otros objetivos.
  • Cierto. Mientras él defendía  que había que extender el poder al pueblo frente al absolutismo, ustedes prefieren quedárselo en exclusiva y que no corra por ahí al tun tun. Pobre, Porlier, morir para tan poco.
  • Mire,  deje esa cháchara populista. Yo admiro a ese hombre y me gustaría darle una palmada en la espalda diciéndole que soy su camarada del siglo XXI. Me encantaría hablarle de eso y de otras cosas para animarle, pero claro, no he venido preparada. Llevo tacones y seguro que se me rompen entre esas losas puntiagudas del suelo de la celda. Y a saber como se me pondría perdido el vestido de noche en un lugar tan sucio. Debería haberme avisado antes de secuestrarme, me hubiera traído otra ropa y puesto en situación.

31 comentarios:

  1. Porlier y otros cuantos. Con esta segunda parte le ha puesto cara usted a una illusión, la liberal, que ha quedado hace ya tiempo a los pies de los caballos por culpa de los "nuevos liberales". Y claro, esta idea enlaza con mi comentario anterior: ¿qué queda en las gentes del PP de aquel liberalismo de Cádiz? ¿Tiene algo que ver esa herencia con ellos?

    Y las preguntas se sucederían hasta el infinito: ¿por qué se quieren hacer pasar los nuevos ultracapitalistas por liberales?, ¿a quién creen que engañan haciéndose llamar así? Aunque la esquizofrenia lingüística de los yankis, nuestros amos, es todavía mayor: reniengan de los "liberales" -que para ellos vienen siendo poco menos que los comunistas- y sin embargo definen a su país como "el de la libertad". La libertad economica, claro: de las demás libertades se habla poco.

    En resumen, que las palabras como "liberal" están completamente desvirtuadas. A no ser que se refieran a la completa libertad de Espe de aparcar donde le venga en gana; para todo lo demás "que vivan las cadenas", frase que los enemigos de Porlier acuñaron con todo orgullo.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen nada que ver éstos con aquellos luchadores, es una pura apropiación del nombre aprovechando la oportunidad que les da el liberalismo económico que no es otra cosa hoy en día que la desrregularización de los mercados. Es decir, conducir sin reglas y que los camiones pisen impunemente a los peatones sin sensación de culpa.
      Curiosamente en USA las cosas no son así quizás producto de un conservadurismo atroz que todavía ve en el liberalismo la encarnación de los males del país.En ese terreno una cosa muy chocante es como el término libertario ha cambiado de significado con la aparición del Ayn Rand y su escuela, ha pasado a ser símbolo de la ideología más individualista existente llamado anarcocapitalista. Así nos queda la paradoja de que en Estados Unidos los libertarios son cercanos al Tea Party y los liberales son socialdemócratas o están más a la izquierda.

      Eliminar
  2. jajaja, pues claro que sí. A ver si se va a destrozar sus preciosos y caros zapatos de algún diseñador hipermegafamosísimo que los fabrica gracias a la mano de obra barata de países del tercer mundo....jajaj. Buenísimo Max aunque quiero más porque te desquitas bien, me gusta mucho. Maldita arpía, es más: malditos neoliberales! Un besote muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay le has dado Ana Lía, no hay nada como un buen desquite antes de que conviertan su manera de ver el mundo en un camino sin retorno.
      Además las ideologías perniciosas se las desmonta con humor o así pienso yo.
      Algún día volveré a traer aquí mi tratado sobre la Arpiología y como tratar a tan funestos personajes.
      Gracias y muchos besotes

      Eliminar
  3. No he acertado en mis predicciones, pero mucha mala baba tienes al arrimarla a uno de aquellos revolucionarios del XIX. Los ideales de justicia social de aquella gente hoy son cháchara populista, hay que pringar para que los elegidos sigan viviendo a cuenta de la masa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaron tus predicciones pero ya tenía al pollo en el cascarón.
      ¿Tú crees que alguien puede dudar del bando que tomarían la interfecta y sus secuaces sin tuvieran que elegir entre el fotogénico Fernando VII y los amigos de Porlier, Riego, El Empecinado etc..?
      Lo jodido es que cuando la señora toca su música muchos tontos se ponen a bailar.

      Eliminar
  4. La Esperanchi es que es muy pija y ese atuendo que lleva no es acorde con los momentos, porfaplís un poco de consideración que es marquesita y muy altiva además.El Felón y su monarquía absolutista que traidor la madre que lo trajo.Y, este pobre que ya dio con sus huesos y pasó a mejor vida: era un romántico empedernido.Vamos como diría la marquesa de los zapatos de tacón de aguja.-Un populista y ya esta todo dicho y...punto.O lo niega tres veces y se queda tan pancha.

    -Esta segunda parte es un entrepán y, a la choriza esta la ponemos en medio y nos la comemos.Ah, no... que igual nos envenenamos;))

    Un beso grande feliz lunes de Pascua y mejor semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tienes muy bien pillada a esta señora aunque su historia es extensible a muchas personas como ella. Siempre están "los quiero y no puedo" empeñados en marcar distancias con la plebe.
      No es cuestión de caer en el maniqueísmo psicológico pero habría que preguntarse porque mucha gente sabiendo la naturaleza política de esta señora y su implicación en la corrupción, no deja de confiar en ella.
      Beso grande y Feliz Lunes, una semana después.

      Eliminar
  5. ¡¡Excelente texto!! Mi felicitación por este repaso histórico con su punto irónico,y realísimo, sobre la desvirtuación del pensamiento liberal de los que hoy se autoproclaman liberales. Los del siglo XIX eran, en su momento, revolucionarios, y los de hoy son conservadores y totalitarios inmovilistas.
    Esperanza, no tiene desperdicio, y la describes con realismo: una arpía de mucho cuidado.
    Ni que decir tiene que me gusta tu estilo de crítica política.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy encantado de verte por aquí, Fanny. Creo que las cosas sucedieron tal como tú comentas lo cual me hace pensar en el peligro de las etiquetas y del mal uso que se hace de ellas.
      Esperanza responde a esa máxima de:
      "Ojala que hablen de mí aunque sea bien"
      Muchas gracias, espero verte en otras ocasiones
      Un saludo

      Eliminar
  6. Qué bien te ha quedado el container y en conjunto la imagen.
    Liberales separados doscientos años, ¡¡uff!! Siempre pienso en la desamortización de los bienes del clero ¿Quién en este país se ha atrevido a tanto?

    Gamonal, miraa, el barrio alterado por los anarquistas :))

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú y yo somos del mundillo historiográfico, tú 100 veces más que yo, he de decirte que no estoy muy de acuerdo en la forma en que se hizo aquella desamortización. Ya sabes que aparte de Mendizabal, había otras opciones que favorecían menos los intereses de la nueva clase terrateniente burguesa y que sostenían que se podía aprovechar la desamortización para hacer una reforma agraria por medio de arrendamientos a los campesinos. Esa era la idea de Flórez Estrada pero fue desechada.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Bueno de La Coruña y San Anton hasta Gamonal, cuyo nombre esta en el Arco de Triunfo de Paris. Ser liberal con 20 años y "las manos en los bolsos" es diferente que con 65 y postura acomodada, en este último caso ser liberal es hacer lo que se le ponga en el gorro al titular con desprecio al otro por creerse una excepción justificada y en el primero es defender la libertad individual de todos; cosa que puede ser parecida pero que ejecutada es casi opuesta.
    En España a los liberales les asusta la libertad del mercado libre, con la disculpa de ser compatriotas, se asocian para conseguir contratos públicos a precios abusivos en contra de los intereses de la gente (véase mercado "libre" de hidrocarburos, mercado de electricidad libre también y el del Gas que derrocha libertad por todos los poros, como ejemplo) y , más que liberales son jetas, que también puede parecer similar pero que tampoco es lo mismo.
    Algunos somos nacionalistas por pasión, por la gente, por extender e igualar derechos, oportunidades y también, porque no, deberes; otros por negocio, todos somos nacionalistas, pero no es lo mismo, tampoco...
    La condesa es "señora piadosa de limosna dominical" (que es como son solidarios los que presumen de ser solidarios) y es el ejemplo de una serie de personajes que se han dedicado sistemáticamente a poner palos en las ruedas a España, el marquesito es el aprendiz al que han pillado, no es único, pero va a ser chivo expiatorio del " respeto al Estado de Derecho".

    Un saludo, y perdona la extensión, se me ha ido la tecla y no se si me he ido por los afamados "Cerros de Ubeda"..

    P.D. EN Gamonal saldrá el PP, ¿apuestas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Y tú crees que estos liberales de hoy en día incluyendo a la señora eran diferentes a los 20 años?
      Tú lo has dicho bien es un liberalismo tan sui géneris que se va a las leguas que lo que se pretende es una especie de monopolio disimulado en beneficio del bando propio.
      Soy partidario del libre mercado pero descubro asombrado que esta gente tan liberal no cree en él y maniobra para joder lo único bueno que tiene el capitalismo. la libre competencia.
      El marquesito, pobriño, pensaba que luchaba contra los desmanes del feudalismo y en nombre de la libertad, una libetard única y no dividida en parcelas interesadas.
      Yo también me enrollo y me gusta que escribas usando todo el espacio que necesitas para explicarte. A fin de cuentas se te ve menos y se te echa de menos.
      ¿Gamonal es ayuntamiento independiente?
      Un saludo

      Eliminar
  8. Una histórica te mandaste, mi estimado Dr. Krapp. Poderosos con pies de barro, tú lo has dicho, aquí, allá y en lo de mi abuela también...

    Muchos besos.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen estos seres soberbios acostumbrados a hacer lo que les plazca sin reparar en medios. ¿Te suena?
      Muchos besos

      Eliminar
  9. Siempre irónico, siempre interesante... Es un placer cada lectura tuya Krapp, aunque si aquí nos metemos en el debate serio sobre el liberalismo la liamos, porque se puede ser liberal en lo artístico y comunista en lo económico, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  10. Siempre irónico, siempre interesante... Es un placer cada lectura tuya Krapp, aunque si aquí nos metemos en el debate serio sobre el liberalismo la liamos, porque se puede ser liberal en lo artístico y comunista en lo económico, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Cronista. Uff las combinaciones en la coctelera son tantas que casi dan miedo, mejor ir a lo habitual para no perderse.
      Saludos

      Eliminar
  11. Non cosa dire perché non ho la traduzione

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La traduzione è nella barra laterale destra.

      Eliminar
  12. Interesante rememoración histórica plagada de ironía y sarcasmo...Las palabras - liberal - pierden significados y ganan otros con el paso de los tiempos. Lo mismo podríamos decir de la "izquierda política"... ¡Quién te ha viso y quién te ve..."

    El Diccionario de la Academia de la Lengua todavía identifica a gitano con trapacero, en una de sus acepciones. Hoy, los grandes "trapaceros" son payos y tienen que ver mucho con la política y el dinero...

    Sigo pensando, y espero que los madrileños abran los ojos de una vez, que la Sra. Aguirre no tiene categoría para gobernar el Ayuntamiento de Madrid. Por más que la miro, menos le veo los méritos. Por eso me parece bien que la eches al contenedor de la basura... Lo que no entiendo, Dr. Krapp, es que haces tú ahí tan arrimado a ella...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La transformación del significado de las palabras es un tema que creo que no se ha estudiado con suficiente profundidad desde el aspecto sociológico. Las alusiones despectivas abundan en los diccionarios más que los de alabanza por algo será.
      No has leído bien la historia, Luis Antonio, yo no soy el que está ahí es el detective Fiz Arou in person.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Sí, la señora es muy liberal según su propio entendimiento (y el de su partido). También es camaleónica. Hoy la encontramos de tiros largos y no le viene bien entretenerse con nadie, pero si tiene que salir en calcetines en la foto, sale. No quiero pensar que llegue a ser alcaldesa de los policías que le pusieron la multa. Hay personas que tienen un valor impresionante. No sé si con el tiempo su heroicidad les llevará a un lugar recóndito de nuestra geografía. Estas cosas siempre acaban como con el liberal de tu historia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una señora muy campechana, término con el que se expresa las personas que adoptan posiciones arrimadas a lo popular pero sin posibilidad de contagio.
      Tienen valor como los chulos de grupo al que todo el mundo jaleo por ser chulos.
      Ya no hay liberales como aquellos
      Besos

      Eliminar
  14. Un excelente paseo por la historia. Historia de la cual estoy muy alejado y no puedo opinar como los demás lectores, pero que sin dudas tu manera de contarla me ha llevado de la mano.

    abrazos Doctor.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, la historia es la de aquellos liberales del siglo XIX que se jugaron la vida para acabar con el absolutismo real y éstos liberales de hoy en día que representan lo peor de la sociedad occidental
      Abrazos

      Eliminar
  15. Qué ganas tiene la Señora por sentarse en el trono de la alcaldía!
    Sin miramientos, a arrasar sin contemplaciones.

    un beso

    Josela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no llegó aunque aspire a ello y como no sea con la ayudita de otros grupos no lo veo fácil. La voluntad no lo es todo si fallan los votos.
      Besos, Josela

      Eliminar
  16. Detallada observación del cambio de significados y de como todo esfuerzo de la historia tiene fechas de caducidad.
    A todos nos llegarán nuestros 15 minutos.
    Igualmente opino que si muere uno sin tortura,ya goleó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumida en una frase magnífica, Carlos.
      Tan fama aunque sea buena y que te dure al menos media hora.
      Un abrazo

      Eliminar