24 marzo 2015

Un escarmiento para la arpía (1 de 2)

(Kaskarilleira Existencial 31) 
  • Odio a esa tía -grité crispado mirando su gastado careto en la pantalla.
  • Tedetesto -proseguí melancólico, recordando el título del blog de Moncho Alpuente en el diario Público.
  • Merece un escarmiento -continué contundente al descubrir mi deseo.
  • Esa arpía tendrá un escarmiento -sentencié feliz, mientras la mirada se me iluminaba ante la insólita idea.
Para llevar a cabo mi maquiavélico plan necesitaba una logística, un grupo de colaboradores eficientes y el uso de un artilugio de alta tecnología escondido bajo una apariencia soez. Es decir: necesitaba hacer uso de mi privilegiado cerebro de detective asqueado, de mis amigos enanos y de ese contenedor de basura con capacidades transtemporales que me había encontrado varias entradas atrás. 
(Se ruega a olvidadizos y recien llegados que vean este enlace. No les pesará).
Tras someros preparativos nos dispusimos a viajar a la gran capital en nuestro cutre armatoste, no por desconfianza a las excelsas bondades del tren de Alta Velocidad (AVE) o de los vuelos de bajo coste, sino por el prurito de poder movernos a gran distancia sin gastar un puto céntimo. ¡Qué se jodan! Ventajas de disponer de un contenedor de basura con capacidad de atravesar el espacio/tiempo.
Llegamos al aparcamiento privado a la hora de la cena y nos decidimos a esperar a tan atareada señora cantando alegres canciones en la tenue oscuridad de la vieja mansión madrileña. Eran más de las 12 cuando se abrió la puerta del garaje y apareció en el exterior un Toyota Verso blanco. Sabíamos el peligro de aquella mujer al volante, por eso decidimos no hacer nada hasta que el vehículo quedó completamente aparcado. Abrió la puerta para salir y soltó un chillido poco distinguido al verse rodeada por mis voluntariosos enanos.
  • Joder ¿qué es ésto?
  • Tranquila - le respondí desde las sombras del contenedor - Está en buenas manos.
  • ¿En buenas manos? Dígales a estos tipos, sea usted quien sea, que no me voy a dejar sobar por una pandilla de canijos chepudos. No soy Blancanieves.
  • Sea buena por una vez en su vida y calle un rato. Déjese maniatar y no habrá problemas. No queremos hacerle daño, solo que viva una experiencia enriquecedora.
  • Yo ya soy rica no necesito enriquecerme más. ¿Son comunistas, verdad? Una manada de comunistas minúsculos que quieren someter a una adalid de la libertad.
  • No se ponga heroica, siga adelante y déjese guiar por los enanos. 
  • Eh un momento ¿no querrá que suba a ese cochambroso contenedor?
  • No se fíe de las apariencias, por dentro es tan confortable como una suite del Palace. Ahí es donde estoy esperándole. Va a viajar conmigo al pasado y tenga por seguro que se va a divertir de lo lindo
Resignada y algo pálida, se dejó llevar.
Solo soltó un pequeño chillido cuando uno mis muchachos, olvidando las debidas consideraciones protocolarias, le pegó un empellón para que entrara de una puñetera vez en el contenedor.
Cerré la tapa detrás de mí y nos esfumamos en el aire. Retrocedimos en el tiempo a otro siglo infausto, quizás peor.

24 comentarios:

  1. Eso, eso, a darle una vuelta a través del tiempo y, después zarandearla un poquito a ver si las neuronas se le ordenan. Aunque a Esperanchi no le hace falta. Es, rica en memez y en calderilla:pero sabe inglés, por lo que esta inmunizada y como la poverella no se entera de nada(solo le interesa lo que le da beneficios). No creo que se de cuenta que ha cambiado de época.A ver, si llega a tiempo para presentarse a alcaldesa?

    Un fuerte abrazo espero que ya este restablecido Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va a tiro fijo, creo que el detective la lleva a lugar seguro y revelador aunque sea muy meneada por las aventura. Veremos haber que tla le sienta la pasado a la supuesta Esperanchi si es que es Esperanchi.
      Estoy restablecido aunque he estado algunos días ausente.
      Un fuerte abrazo y Feliz Semana.

      Eliminar
  2. Vaya logística para llevar a cabo un escarmiento...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje se lo merece, Humberto. Cada cual según sus necesidades, cada cual según sus méritos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Aunque sé que te refieres a tu realidad, hallo esta Kaskarilleira muy anti K.

    Abrazo, Krapp!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La universalidad de las interpretaciones es lo que de más eco a los escritos. Todos tenemos en mente a alguién lo suficientemente importante y boludo, como diríais por allá, para merecer un necesario escarmiento. Cuando se trata de política, la necedad de los políticos hace sentir en los ciudadanos la propia necedad por haber confiado alguna vez en ellos.
      Abrazos

      Eliminar
  4. He leído y releído, pues tiene mucho fondo y además entetenimiento en videos y detalles. Si tan fácil fuera enviarlos a otras épocas ya no harían daño por acá. Los politicos siempre aprovechan que los pueblos carecen del mismo aparato y espíritu asesino que tienen ellos.
    Pero en una de ésas aparece una generación auténticamente impulsora de un cambio inmediato. Ojalá no sea demasiado tarde.
    Abrazo, Doctor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no dejo de pensar, amigo Carlos, que si para evitar los males que causan en el presente los enviamos al pasado, no hagan allí algún estropicio aún mayor con consecuencias inimaginables.
      Un error en el ayer puede es irreversible para los que somos sucesores.
      De todas formas hay que intentarlo.
      Lo que me preocupa es que del mismo caldo en la que se crían los malos también se crían los que parecen buenos y eso no sé si perjudicaría el cambio necesario.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Krapp, no hay contenedor para tanta basura. En el fondo eres bueno, que aún les das un viaje por ahí, jajaja.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerdas eso de no hay pna para tanto chorizo aunque tú eres más escatológica que yo. El pasado puede dar muchas lecciones a aquellos que están seguros con su presente. Veremos.
      Bicos

      Eliminar
  6. jaajajajaj, ay! Max, es muy divertido. Lo primero que me has hecho tener un "remember" de un librito de alto secreto (un cuentito coleccionable de una revista de cuando era pequeña que en función de la respuesta ibas a una página o a otra). También la gran capacidad que tienes de proveer de realismo a Cuentos Clásicos. Me encanta, quiero un contenedor de estos! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana Lía. En ésto de los blogs siempre hay la dificultad de recordar de donde proceden las historias y no es malo hacer un repaso para ponerse en situación. Si alguien no sabe que existió un contenedor de basura con capacidad de transportación temporal no entendería de que estoy escribiendo. E cuento de la revista no hace si no recuperar aquello que hizo Cortázar en Rayuela que por eso se titula así.
      Cuando me sobre uno de los contenedores te lo envío pero sin certificar, ya que a lo mejor no pasa la aduana.
      Besos

      Eliminar
  7. Antes de nada, gracias por ese repaso videográfico en honor del excelentísimo Moncho Alpuente. Menuda racha llevamos. Y en cuanto a la ínclita Espe (una verdadera perita en dulce para los personajes malos y resentidos como Moncho, precisamente), espero que ese viaje en el contenedor kaskarilleiro la suavice un poco antes de las elecciones; quién sabe, hasta puede que vuelva conmvertida en un ser humano, o algo similar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moncho Alpuente se lo merecía por ser un gran agitador cultural y capaz de tocar cualquier palo con dignidad, yo tuve la suerte de verlo en directo junto a Wyoming y el Reverendo en un pequeño club en el Madrid de final de los 80.
      A ver que pasa con esta mujer en su viaje para que pueda salir tan condesa como llegó.

      Eliminar
  8. Moncho Alpuente era muy grande, por muchos motivos pero especialmente por su corrosivo sentido del humor. Y la Espe, digna de un viaje en container para nunca más volver, pero espero la segunda parte a ver que le tiene reservado el "destino".

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que lo era, convertir la ironía en un arma incluso política no está al alcance de todos. A ver que ocurre con la señora todo sea para que se le aclaran las ideas y salga mejorada. Si al final soy algo filántropo.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  9. esperemos la segunda parte... esta me deja en medio del contenedor preguntándome si habrá alguno en el que quepa tanta basura...

    muy bueno Dr...
    Abrazos desde acá

    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, soy como una vieja telenovela aunque las historias por capítulos no es el estilo más conveniente para ésto de los blogs, procuro nunca hacer más de dos excepto en alguna ocasión como cuando El Gran Manipulador.
      Abrazos

      Eliminar
  10. El esforzado detective tiene una labor improba, ya que aparte de los lideres y lideras de opinión, ley y libertad que salen en los telediarios que predican la firmeza para otros, hay una ingente masa de cómplices silenciosos y necesarios sin los cuales los primeros no existirían. Supongo que a la esforzada pasajera del tiempo cualquier tiempo pasado le pareció mejor, la masa ignorante sin rebeldia, el silencio en semana santa, la limosna al salir de misa y la impunidad del poder; es un viaje que no se merece.
    Quizas una entrevista con cierto expresidente de una nacion americana y que vive en el ejemplo fuese un castigo más acertado, al fin y al cabo, la re-educación y la inserción es el objetivo de la Justicia, o eso dicen, o eso quieren... que no se.


    Un abrazo y cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda que sería ardua su tarea y que lo que puede cambiar por arriba pierde su valor si no se cambia por abajo. Lo que pasa es que ocasiones es el mal ejemplo de los poderosos lo que da pie a la impunidad de la masa.
      En esta señora hay actitudes e ideas la cuestión es ver si las ideas prevalecen o no sobre las actitudes o son meramente un somero barniz de dignidad.
      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  11. Aplaudo el homenaje que brindas a Moncho Alpuente. Se lo merece.

    Me gustaría que el concepto en que tienes a la Sra, Aguirre lo compartiesen muchos madrileños, pero no sé si estarán por esa labor...La campechanía de que hace gala - Juan Carlos también dicen que la tenía - tiene gran poder de seducción, dicen... Y yo no lo entiendo por más que me empeño...

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo merecía, sí señor.
      No desconfíes de los madrileños que son campechanos pero no idiotas. Lo cierto es que la señora tiene su personalidad aunque su campechanía sea siempre a una distancia prudencial de la realidad.
      Abrazos

      Eliminar
  12. Me dejas en áscuas, a qué época quieres mandar a nuestra super lideresa a darle un escarmiento. Podías casarla con Atila, embarcarla en la Armada invencible y que muera por la patria frente a la Pérfida Albión, o mucho mejor, ser una de las serranillas que asustaban caminantes en los tiempos del Arcipreste de Hita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh ya está decidido y creo que tiene su lógica.
      No sé si tú y los demás habéis visto esa serie estupenda ¡y española! que están echando los lunes en la 1ª. Aunque lo del contenedor, es anterior a la emisión, no deja de ser una interesante fuente de inspiración.

      Eliminar