15 diciembre 2014

Santa Claus, el enano y yo

 (Kaskarilleira Existencial 28)
Mi madre tenía una voz muy grave aquella mañana y decía cosas que no podía comprender. Pero lo peor de todo era que no era capaz de verla ya que algún malvado me había cerrado los ojos con cola de excelente calidad.
Hice un esfuerzo supremo y al fin conseguí abrir una rendija entre los párpados.
Los cerré de nuevo.
No era lógico, tenía a un tipo feo y pequeño, repugnantemente pequeño, encima del cuello. El jodido se atusaba la barba blanca debajo de unas gafas inexplicablemente derechas sobre una nariz en forma de botón de bragueta. En la mano izquierda llevaba una jarra en que casi se desbordaba un líquido oscuro.
  • Toma un trago, estás demasiado débil. Te vendrá bien si quieres mantener tu hombría.
Instintivamente me lleve las manos a la entrepierna.
  • Perdona, jejeje...quise decir tu humanidad.
Bebí con ansiedad desconocida intentando desechar tan siniestra posibilidad. Mientras, el retaco proseguía su cháchara infernal:
  • Lo que te he dado es un licor de hierbas gran reserva. El mejor que tenemos en la Ananía. Lleva de todo, pero algunos componentes son tan secretos que si te los revelase, la maldición caería sobre mí hasta convertirme en una vulgar cucaracha de cocina de leña. 
Al final recordé:
  • Tú eres Xan das Covas, el enano.(Ver entradas en que aparece)
  • Te costó, ¿ehh? Ahora soy Xan das Covas pero además el tipo que te salvó de un futuro incierto como flamante primate. ¿Recuerdas el episodio anterior? El contenedor te trajo de vuelta dejándote a la entrada de esta cueva y yo mismo volví al pasado para arreglar lo que habías descompuesto.
  • ¡Pero si maté al primer homínido!
  • Convencí a otro para que bajase en su lugar. Lamentablemente no me dí cuenta  de que era un mono platirrino y por lo tanto los humanos deberéis acostumbraros a llevar una hermosa cola prensil.
  • Tienes que arreglarlo. Nadie nos tomará en serio si llevamos rabo. Seremos el hazmerreir del mundo animal.
  • ¿Y no lo sois ahora? Cuando vuelvas de la siguiente misión intentaré hacer algo al respecto.
  • ¿Otra misión? No me jodas, debo descansar. Ya es Navidad.
  • Precisamente tu misión tiene que ver con la Navidad y te será fácil llegar al Círculo Polar Ártico con el contenedor transtemporal. Luego podrás descansar lo que quieras.
  •  ¿Y que se me ha perdido en el Círculo Polar Ártico?
  • Tendrás que convencer a Santa Claus de que no venga este año a entregar los regalos a niños y mayores.
  • ¿Santa Claus, ese puto yanqui amanerado que está tan gordo después de haberse comido al resto de figuras tradicionales de la Navidad? El Esteru, el Olentzero, el Apalpador, el Tió de Nadal, el Viejo Pascuero. Se lo ha tragado todo. Se ha comido al obispo Nicolás, se ha comido al santo y ahora se está comiendo a Papa Noel mientras bebe su Coca Cola light. Yo soy de los Reyes Magos, Xan.
  • Vale, vale la cuestión es que tienes que convencerlo para que no venga este año y se quede allá arriba.
  • ¿Por qué? 
  • Tú lo has dicho: es obispo, es gordo, es viejo, es amanerado y le gustan tanto los niños que les hace regalitos a espaldas de sus padres. ¿No crees que sus actividades pueden considerarse sospechosas en los tiempos que corren?

38 comentarios:

  1. Me gusta verte tan cínico, Doctor Krapp.En realidad la Navidad hace tiempo que dejó de ser lo que era. Un abrazo y quiero leerte de nuevo sobre Jazz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, Alex, no me considero cínico, si acaso algo descreído.
      Ya veremos lo que surge para publicar en Sinfonía Azul, aunque la primera va a hacer hincapié en una experiencia más que en un tipo determinado de música.
      Un abrazo prenavideño

      Eliminar
  2. A mi no me gusta verte cínico, admiro tu ingenio, mucho y brillante pero creo que el cinismo es la salida que les queda a los desencantados que aun no se han amargado...noo te dejes por favor, no te dejes;-)

    Sé que tengo a SAM COOKE esperando - dile que me disculpe por favor- pero me gusta mucho más SAN-TA CLAUS, aunque sea obispo, gordo y viejo ¿te parece amanerado? a mi no... si acaso pelín borrachín por aquello de que siempre le pintan con mofletes y la nariz roja...pero vaya! me cae bien aun cuando también soy de los reyes magos.. donde va a parar! me quedo con la parsimonia de los camellos y no el visto y no visto del trineo por el cielo de SANTA ;)

    En realidad, a pesar del rollo mercantil e hipócrita que desgraciadamente parece impera en estas fechas, de la necesidad y grandísima soledad que para mucha gente se les incrusta dentro aun más estos días, lo siento, pido disculpas pero es me sigue encantando la Navidad. Vuelvo a casa con los míos y todos seguimos queriendo volver... será eso, que en mi casa todos los adultos somos muy infantiles y queremos que nuestros peques disfruten de lo mucho que disfrutamos cuando éramos como ellos..la Navidad de Santa o RM es de los niños, más allá de todo es una disculpa para reunirse y compartir tiempo, ganas e ilusión con la familia. Para mi Navidad es volver con mi familia, volver a hacer las cosas que hacíamos cuando éramos pequeños. Preparativos decorativos, culinarios, charlas, música y juerga a la antigua usanza hasta las tantas sin prisa... cantando, cotorreando, jugando, disfrutando de los grandes y pequeños que quieres y desgraciadamente no tienes cerca habitualmente ¿en qué otra época del año se reúne la familia? en fin mi querido DR KRAPP, al enanito este con cara de diableo.. le dices que si le hace el boicot a Santa, que se espabile en Halloween y reivindique el Samáin celta gallego.. vamos que por mi pueden venir todos a un tiempo, Santa a lomos de los camellos y los tres reyes en trineo a reacción pero que venga! y nos dejen disfrutar de unos días entrañables con la familia volviendo a la magia de cuando todos éramos niños.. ¿ alguien nos quiere volver viejos sí o sí? pues va a ser que no... reivindico ser la centenaria más joven del asilo...dile al enanito tuyo que se ande con cuidado o le mando a currar a la mina de diamantes de sus primos los de Blancanieves..¿quieres un poco de disolvente para despegarte los ojos? :))


    Muuchos besos, mil gracias por tu desparrame imaginativo, eso soempre es fantástico y aunque cueste - sé que cuesta a veces- no mates a tu niño que está.. yo sé que sigue ahí dentro ... del dedo gordo de tu pie ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me veo cínico como acabo de escribir, lo que me cuesta más trabajo es el de no echarme unas risas a cuenta de lo solemne y correcto.
      No hace ni quince minutos que te he comentado en tu blog que no soy navidófobo y que no lo seré nunca. Me parece bien que la gente se divierta y al final uno acaba acostumbrándose a estas ceremonias anuales que si han perdurado tanto es porque la gente las necesita. Es un pequeño recreo ante tanta rutina fatigosa. Lo que jode un poco es que así como se conservan las tradiciones navideñas no pase lo mismo con la Semana Santa. Me encantaría volver a vivir, aunque fuera una vez en la vida, aquellas Semanas Santas de antaño: con ceremonias religiosas, prohibición de bailes, procesiones en la calle y pelis de romanos en la tele, todo el día. Debe ser que daban poca pasta y es mejor sustituirlas por viajes organizados y todo la mantingala habitual.
      En fin, que ese señor gordo de rojo no es la Nidad nin falta que fai. Cada vez que lo veo en la tele en una de esas películas ñoñas con nieve de algodón y demás artilugios procuro mirar al otro lado. Olvídate de ese fantoche y piensa en los Reyes y en los camellos, siempre portadores de exquisitos portentos. Y a mi enano, Xan das Covas, buen trato que hay que tener amigos hasta en el fondo de la tierra por si todo da un vuelco.
      El niño que llevas dentro... el inventor de la frase debería haberla patentado, hasta hay una comparsa en Cádiz con ese nombre :)
      Muchos besos, gracias y felices fiestas.

      Eliminar
  3. Me da igual que venga o no Santa Claus. Si crees que Santa Claus es sospechoso de todo eso, lo mejor que puedes hacer es denunciarlo.

    Vivo estas fechas con relativa singularidad. Si no fuera por el entorno, que condiciona de alguna manera, te diría que sería partidario de no hacer nada extraordinario. De niño lo vivía de otra manera. Supongo que como la inmensa mayoría...

    Hasta voy a recibir al año 2015 con pocas expectativas...No lo hago por evitar decepciones, sino porque no veo muchos motivos como para tirar cohetes y, por si fuera poco eso, no me creo lo que dice Rajoy...

    A la Noche Vieja sí me gusta recibirla por ahí. Supongo que iremos a cenar, a escuchar música y hasta es posible que echemos algún baile. Ojalá toquen alguna de las pocas piezas de country que he aprendido...

    Un abrazo, amigo Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Antonio, estás empezando a escribir como hablan los de Podemos: "si tienen algo que decir contra nosotros que lo denuncien" :)))
      Es mejor no hacerse demasiadas ilusiones. En tiempos tristes da hasta pudor la insolencia de la fiesta y esa desmesurada propensión a ocupar todo el espacio de nuestra realidad durante unos días.
      No me gusta mucho la Nochevieja, yo soy del 5 y el 6 de Enero, forever.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Este Xan das Covas es, cuando menos, un indivíduo poco fiable: según en qué situación lo veamos, puede parecer amigable o temible. Esa nueva aparición y su insistencia para que te bebas el supuesto licor de hierbas da que pensar.

    Que te fastidiase la conveniente eliminación de un homínido que al final no era el que tú pensabas porque ya él había previsto el asunto, escama más aún. Y ahora... ¿a qué viene esa prisa por neutralizar a Papa Noel? Entiendeme: siento la misma afición que tú o Xan por el fulano gordo ese, pero no me extrañaría que este encargo suyo fuese un simple "quítate tú que me pongo yo", tan típico entre los conspiradores. Y que te estuviese utilizando. Cuidado con ese tipo de gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil fiarse de un enano de las profundidades, como sabrás por nuestros grandes escritores son los guardianes de las columnas de oro y las columnas de alquitrán (trabes de ouro, trabes de alcatrán) y según lo que les parezcas te puede tocar una u otra.
      Desconozco si lo que pretende es sustituir a tan patético personaje lo que si estoy seguro es que no quisiera estar en el pellejo de nuestro querido Fiz Arou. Afortunadamente yo solo soy el narrador y estoy fuera de sus manejos.

      Eliminar
  5. Admiro tu desparpajo, tu sarcasmo, tu cinismo... Yo me declaro abiertamente un grinch de la navidad. Será porque en Cuba de niño nunca las conocí o será que una vil estrategia de mercado para sacarnos el poco dinero que se gana.
    Solo me gusta el momento en que pongo una pierna de puerco en el horno y disfruto toda la preparación

    abrazos amigo
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los reyes magos también tuvimos una experiencia muy singular. En Cuba te daban tres juguetes por niños. Un Básico y dos No Básicos... cosa difícil de entender. El Básico era el juguete mejor, dígase bicicleta, camiones de tracción etc etc... los no básicos los baratitos, canicas, pelotas etc. Los padres tenian que hacer un mes de cola para el dia de los reyes e imaginate que si como niño pedias un bici y a la hora que le tocaba el turno a papa o mama comprar, ya no habian, los reyes te traían otra cosa.

      Yo aprendi a vivir la magia del dia de reyes aquí en mexico cuando nació mi hijo. No sabes cuanto disfrutaba el armar los juguetes o jugar con mi hijo.

      Si tuviera que escoger, prefiero del día de reyes.

      abrazos
      carlos

      Eliminar
    2. Cínico a la manera de Diógenes eso estaría bien, los cínicos contemporáneos no son mis héroes favoritos.
      La estupidez intrínseca del régimen cubano se demuestra en detalles tan simples como esa negación de la Navidad o eso que comentas de los Reyes Magos digno de una obra de Kafka o de una vieja novela de Dickens.
      Repugnante el régimen que maltrata o encarcela la ilusión de los niños.
      La fiesta de los Reyes es para mí la gran fiesta de la Navidad.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo, que se quede en el polo y boicot total a su "rollo". Esperemos que esta vez no falle en sus objetivos y tenga que irse al polo Xan das covas a deshacer otro entuerto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me repugna más el personaje por su patetismo que la fiesta por su necesidad o su reiteración. Lo veo como mostrenco, extranjero y estúpido. No sé si nos podremos librar de él la gente está muy acostumbrada a su persistencia.

      Eliminar
  7. Si no te ha convencido de todo lo intento yo, jaja. La verdad es que tampoco me encanta el personaje.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Debe ser que somo clásicos y nos parece un intruso al lado de nuestros queridos Reyes.
      Bicos

      Eliminar
  8. Yo soy un poco como María:vuelvo a casa por Navidad y la pena es que los Reyes ya no los puedo disfrutar.(porque es alucinante ver a los chuiquillos disfrutarlas) -No veas la noche de Reyes envolviendo y organizando la magia de esa noche y al día siguiente esas caras de asombro o de desilusión:(: eso no tiene paragón.-Lo que si critico es ,que se tengan que hipotecar y a veces no es el juguete que el niño pide sino la vanidad de los mayores: estoy un poco en contra .Un niño tiene que jugar todo el año y no necesariamente con cosas caras sino, ser un niño y disfrutarlo.!

    Cuando hacen las campañas de recogida de juguetes(por cierto lo hace la Casa de Galicia): y ves ,la cantidad de cosas que recogen:juguetes carísimos nuevos porque esos niños no los han disfrutado y en cambio otros los reciben con tanta ilusión.

    En casa ponemos todo ya se encargan las bichillos,o enanas como las llamo yo, pero si ,que por dar prioridad a unas costumbres de fuera ,estamos perdiendo un poco lo que aprendimos de niños.Pero hay espacio para todo;cuando estuve haciendo mis prácticas en Bolonia adquirí la costumbre del Belén o Nacimiento;y en casa además,el árbol,el de nieve,el belén.y después todito al desván a dormir un año más y mientras dure esta magia pues bien...Como dicen mís hermanas se nota que te gusta más el atrezzo que a un tonto un lapiz jejeje:)))

    -Pero si te digo que este bichito vestido con ese atuendo de papa Noel da miedo es para desmoralizar al más pintado ;(

    Besos Krapp.y gracias por estos ratitos me encantan!

    ResponderEliminar
  9. Y si no entramos a tiempo desearte unas Felices Fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sabido que los niños al menos los más pequeños, disfrutan más de los juegos sencillos que de los sofisticados. La vanidad de los mayores los hemos sufrido muchos en nuestras propias carnes cuando te regalaban el legendario Scalextric y apenas te dejaban jugar con él porque tenías un hermano o un padre que monopolizaba el asunto.
      Hoy en día menos hay niños pero más parientes para regalar cosas y se recurre sistemáticamente a videojuegos de todo tipo y condición. Monotonía de los que regalan y saturación de los que reciben. El niño convertido en un pequeño dictador doméstico saturado de cosas que no puede ni desea disfrutar.
      Frente a ellos, los otros, los niños que sustenten a duras penas en una sociedad cada vez más injusta, clasista y cruel.
      Los primeros viviendo una infancia perpetua de la que no quieren salir para enfrentarse al mundo, Los segundos en la miseria abocados a una maduración anticipada que les roba la infancia y la vida.
      Muchos besos y Felices Fiestas

      Eliminar
  10. Si me das a elegir, pues yo también me quedo con los Reyes Magos. Les pondré mis zapatos y un poco de pasto y agua a ver si el año entrante viene con un poco más de prosperidad y alegría para nosotros y para Ustedes también.

    Muchos besos navideños.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres de los míos, que no rendimos pleitesía a ese viejo encarnado y más falso que un billete del Monopoly. No te olvides de la copita de alcohol para animar a Sus Majestades un poco y agua para los camellos.
      Besos y los mejores deseos, Fer.

      Eliminar
  11. XD, muy sospechosas. Increíble. Muy divertido. Me ha recordado, aunque no sé si es verdad, que el Papá Noel de la consumista Navidad es rojo pór Coca Cola. El dato curioso es que aquí en México ha sacado Coca Cola su nuevo refresco, "Coca Cola Life" y es de color verde. Ahora que casi nos habíamos acostumbrado.
    Brutal el relato.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensaba que lo del color rojo era por lo de la Coca Cola pero hay gente que discrepa como puedes ver en este enlace. Lo que es cierto es que fue el diseñador de la Coca Cola quien le dio su personalidad distintiva. Creo que lo de vestirle de verde, cual enano del bosque, era lo habitual antes pero las multinacionales están para orientarnos el gusto y que no nos desviemos de la senda correcta.
      Un abrazote y Felices Fiestas

      Eliminar
  12. Esta vez no te voy a dar la razon, Santa Claus de joven era un asesino de masas noruego (vease Claus "El comeniños" de Longyearbyen ) que,al verse descubierto en sus crimenes, ya no se tiño el pelo y se alió con los poderes facticos de la época para apropiarse de fiestas que no eran suyas, sino etapas estacionales relacionadas con el sol, cambió su habito verde montaña en primavera al rojo publicitario de Coca Cola en el siglo XX y posteriormente cedio su imagen para las cadenas de distribucion a cuenta de unas ninfas, una cocina amueblada, dos hamburguesas de Mac Donald (esa empresa que llama Mac a todo y las "macdalenas" las llama de otra forma) unas vacaciones anuales al caribe y el derecho a pasearse con ropa de invierno en el Ecuador en pleno verano y parecer normal.
    Ojo con este individuo, que puede traer cosas muy peligrosas y mucho cuidado con su "club de fans"... gente sin escrupulos a los que les sienta muy mal que no "entres en su onda"..
    Un saludo y cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás hecho un Stephen King de la Navidad. Un destroyer total y radical. ¿O sea que los de MacDonalds son escoces y no yanquis? pero en cambio son remisos a servirte un lingotazo de whisky con cada MacPollo.
      Hay que tener mucho cuidado con los grupies de cualquier creencia y más en este caso teniendo en cuenta que ese tipo gordo con barba si le quitas el traje de cartero parece uno de esos santones de secta hippie de los 60.
      Saludos, me cuidaré igual que tú y Felices Fiestas.

      Eliminar
  13. Nos lo han ido colando poquito a poco. Yo recuerdo cómo de pequeña al principio eran los Reyes pero después se fue implantnto aquel Papá Noel y se justificaba en parte porque así los niños podían jugar durante más tiempo durante las vacaciones escolares. Un timo bien gordo porque al final lo que sucedía era que aumentaban las ventas. A ver quie´n dejaba a los hijos sin regalo el día de Reyes.
    Cuando mi hijo era pequeño ponía las tres copitas para los reyes y un barreño con agua. Íbamos a la cabalgata y cogíamos caramelos. Estas fiestas son para los niños, esos seres que aún no han perdido la inocencia y creen en cosas increíbles.
    Estoy de acuerdo con respecto a los juegos, somos monotemáticos, prima lo visual, lo inmediato. Para mi hijo solo existió un juego, los legos, eso de poder construir a su antojo, hacer y deshacer, cambiar esto por aquello, se perdía en su mundo y se olvidaba de todo. Mira que también entró un Mecano y otras cosas, pero no hubo forma. Todavía siguen en casa y no hay forma de desprenderse de ellos.
    Se ha perdido todo aquello de trabajar con las manos, de tocar y sentir las piezas, todo es virtual, todo es imagen. Ya se debe de oír poco aquello de ¡mira, mira lo que he hecho!
    Yo me quedo con los Reyes, indudablemente. Y luego eso, había que beberse las copitas.

    Un beso. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos rendiremos, lucharemos contra ese gordo seboso con todas las armas disponibles. Si es necesario utilizaremos las defecaciones de los camellos de los Reyes cambiándolas por los copos en una de esas insulsas nevadas de Santa Claus.
      Solo faltaría que nos birlasen nuestra infancia con esas gilipolleces yanquis.
      Me alegro de que tu hijo haya jugado con los legos. Mucho niños de hoy solo jugarían con los legos si se pudieran proyectar por la Wii.
      No hay nada que hacer, todo es mirar y mirar. Somos meros espectadores de nuestra vida porque no has hecho ignorar que papel jugamos en ella.
      Vivan los Reyes Magos y viva el roscón.
      Besos y Felices Fiestas.

      Eliminar
    2. Errata: porque no has hecho ignorar= porque nos han hecho ignorar

      Eliminar
  14. http://youtu.be/xd_wksvW88o
    Pues a mi me gusta este Santa
    Merry romper crismas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Tu Santa que es el Santa de mi imagen de arriba es un vivo ejemplo didáctico y ejemplar.
      Merry romper crismas a ti

      Eliminar
  15. Ya me gustaría verle entre la pareja de la benemérita camino del juzgado de guardia. Hasta vería comprensible que los miembros del instituto armado se excedieran en sus atribuciones mientras está en sus dependencias.
    Pues eso, que como no tenemos pocas tradiciones navideñas hay que importar la de este vejete vestido como las latas de cocacola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no sería mala idea. Ya que hablas de la pareja benemérita me has hecho recordar una imagen que compuse para una entrada de hace mucho tiempo y que molestó, por el texto, a alguna amiga feminista. Aquí te la dejo

      Eliminar
  16. Veo con agrado que nos vamos sumando quienes sentimos al tal Santa Claus como personaje repulsivo, y entiendo que su imagen mediática creció porque Coca Cola lo promovió en numerosas campañas hasta mantener presente a éste vejete en el imaginario colectivo.
    Y nunca creí bueno engañar a los niños quitándole a los padres el crédito de los regalos.
    Y en las noticias se han dado casos de quienes disfrazados de tan nefasto personaje abusan de niños y han llegado a entrar a robar a tiendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una idea muy interesante la que planteas, Carlos. ¿Por qué ese interés en quitarle protagonismo a los padres a la hora de hacer regalos a los hijos? Está la vertiente mágica de que venga un señor mayor vestido de rojo, tres reyes de Oriente, o un ratoncito cuando al niño se le cae el diente y lo deja debajo de la almohada. Está esa idea pero también está la cuestión psicológica de pérdida de protagonismo de los padres en pos de entes mágicos a los que traspasar el protagonismo. da mucho que pensar esa actitud.
      No me gusta ese personaje de Santa Claus porque no se identifica con mi propia infancia y me resulta ajeno.
      Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

      Eliminar
  17. Allá, por aquellos años infantiles, soñabamos con los reyes, con sus camellos, sus pajes y sobretodo con los regalos, que habíamos enumerado en nuestra carta y que casi nunca llegaban a nuestras manos. Siempre nos decían que eramos muchos los niños del mundo y había que compartir.
    Ahora hay dos sesiones.Se ha incorporado Papá Noel y venga a hacer listas para este nuevo personaje que poco a poco, como publicidad subliminal, nos han introducido los yankis.
    Hasta hacen encuestas sobre el personaje que te cae más simpático, lo patrio o lo importado?
    Seamosnmaterialista y pidamos a los dos.


    Felices fiestas!


    Besos

    Josela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está Papá Noel tan asentado como para desplazar el protagonismo a los Reyes. Afortunadamente los niños no son tontos y saben que la existencia de los Reyes Magos es una forma de prolongar la fiesta y culminarla el 6 de Enero. Si hicieran esa encuesta ganarían los Reyes por goleada.
      Felices Fiestas igualmente.
      Besos

      Eliminar
  18. Maldito frió pero Feliz Navidad.
    Que los Reyes Magos sean traigan lo que puedan.
    Al fin y al cabo todo PODEMOS, más de lo que nos pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos podemos un poco más de lo que pensamos. Incluso podríamos podar un poco porque en invierno es conveniente eliminar las hojas y las ramas secas o carcomidas para que lleguen nuevos brotes en primavera.

      Eliminar