28 febrero 2014

El virus del ministro

  • Íbamos detrás del coche del ministro guardando las distancias reglamentarias, de repente el vehículo de delante hizo un movimiento brusco y se desvió hacia la Glorieta de Embajadores lo cual nos produjo cierta extrañeza tanto a mi compañero como a mí. Los viernes se reúne el Consejo en La Moncloa y casi siempre vamos cagando hostias, si me permite la expresión. 
  • No se preocupe, podré soportarlo. Siga, siga.
  • Pues nada al entrar en la Glorieta vemos que el vehículo del ministro se dirige al parque ese, el que hay delante del Instituto Cervantes, y aparca. "Qué cosa más rara" pensamos. "¿Qué coño va hacer ahí?". Disculpe lo del coño.
  • No tiene porque hacerlo, he escuchado esa palabra antes.
  • Lo más jodido es que...perdone lo de...
  • ¡Siga, joder, le perdono por usar la palabra jodido! Y no sé le ocurra volver a disculparse por usar esos putos tacos o le meto un cepo de tráfico en la boca.
  • Vale, vale, no se ponga así. La cuestión es que la acera estaba llena de manteros y es raro que el coche del ministro aparque justo al lado de donde están vendiendo sus cachivaches todos esos inmigrantes sin papeles.  De hecho, la mayoría cogió los bártulos y salió por patas pero algunos se quedaron mirando a ver que coño pasaba. Lo que vino después fue la hostia.
  • Prosiga.
  • Espere que beba un trago de agua.
  • Ya. Pues bien, se abrió la puerta trasera del coche y salió el ministro dando saltitos y con los brazos abiertos.
  • ¿Dando saltitos? 
  • Sí, como se jugase a la comba. Primero el pie derecho y luego el pie izquierdo. Estábamos  varios metros detrás pero oímos que en la radio o en el cd del el coche sonaba una canción a todo volumen que el ministro al salir y dirigirse con beatífica sonrisa a los manteros supervivientes no dejaba de canturrear. 
  • ¿Se refiere a la canción que le pongo aquí? 
  • Esa misma señor, esa es. Cuando se dirigió al primero de ellos, que se había quedado embobado cual estatua de ébano, lo abrazo fuertemente mientras le decía "Aunque yo sea el jefe de los maderos y tú un puñetero inmigrante sin papeles sigues siendo mi hermano. Mi hermano del sur llegado a esta tierra de libertad, democracia y progreso. Digo más, si tú estás aquí y no te has largado fuera  del país es porque sabes que este gobierno lo está haciendo de puta madre". 
  • ¿Dijo de puta madre?  
  •  Sí, lo dijo y me pareció chocante porque siendo del Opus y habiendo condecorado recientemente a varias vírgenes no me parecía un lenguaje muy propio en semejante autoridad. Cuando le comenté la cosa a mi compañero éste me dijo que a lo mejor por ser del Opus había sido tan fraternal con el negro. Casi me parto la chepa. "Estás tonto" le dije a Jacinto, mi compañero se llama Jacinto. "Los del Opus odian a los pringaos y a los pobres. De vez en cuando le comen el coco a alguno, pero solo para usarlos para que les hagan la comida y les limpien las mierdas en sus suntuosos pisos comunitarios
  • Vale, vale. ¿Y duró mucho el abrazo? 
  • Hasta que los separamos entre el chófer y nosotros dos. El inmigrante estaba blanco y el ministro se había puesto de un rojo subido. 
  • ¿Y lo trajeron aquí sin más? 
  • Sí, pero nos costó lo suyo. Quería ir a una iglesia del centro donde hay una imagen de Santiago Matamoros. Pretendía romper a martillazos al santo y a su caballo y liberar a los que tiene aplastados debajo. Dígame, jefe, ¿es grave la cosa? 
  • Ufff ha pillado el virus del humanitarismo a través de una cepa muy poderosa llamada Progrerrabioso punto 2 (PGRB2). Es un virus muy agresivo pero nuestro equipo médico dispone de una vacuna que le permitirá recuperarse en breve plazo. Ya lo hemos utilizado antes con éxito.
  • Suena muy intrigante. 
  • No lo es tanto, después de pasar cierto tiempo en el poder todos los gobernantes lo tienen en sus fluidos cerebrales ya que los genera su propio cuerpo para inmunizarlos de todo lo que sucede en la calle.  Nosotros lo  aislamos y lo extrajimos de un primer paciente y él, generoso y espléndido, solo nos pidió que le pusiéramos su nombre. 
  • ¿Qué nombre?
  • Aznarina ¿a qué es bonito? 
  • Sí, es bonito y muy apropiado

39 comentarios:

  1. Me gusta lo de progrerrabioso punto 2, es más todos los somos, menos cuando tenemos que compartir vecindad con los "inculpados". Todos vociferamos integracion, pero "que se integren los otros.." Me gustan las declaraciones de Cecilia Malmström, me gustan porque estoy seguro de que ella pedira que se monten campamentos solidarios para cumplir la normativa correspondiente al lado de su casa. Asi podran pedir la peticion de asilo mientras esperan en Estocolmo o en Gotemburgo, de acuerdo al procedimiento legal pertinente. Es más yo acogeria a los imnmigrantes y les mandaria alli para cumplir la legalidad.Me gusta ver este espiritu solidario en toda Europa, se me caen las lagrimas de emocion...
    Más me gusta aun en nuestro pais donde hay zonas que dicen que el resto del pais "les roba" porque como tienen más ingresos se distribuyen o intentan distribuir en las zonas más desfavorecidas, como se solidarizan y piden caridad para los "pobres negritos" al mismo tiempo que llaman ladrones a los que se benefician del equilibrio de impuestos o vagos o lo que sean esos que "no quieren trabajar" . Incluso vemos a partidos de "izquierdas" y "socialistas" que te rilas hablar de que el resto del pais "les roba".Aqui en la España y en la Europa del siglo XXI todos somos solidarios y nos gusta la caridad, la misericordia y la fraternidad, los de izquierdas y los de derechas.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No me gustaron las palabras de Cecilia Malmstrom porque son las propias de los que teniendo responsabilidades prefieren lavarse las manos o ser directamente hipócritas. No sé si a ella le gustaría compartir su espacio físico con los inmigrantes yo en cambio si lo he hecho. Puerta por puerta con vendedores ambulantes sengaleses y actualmente con inmigrantes brasileños. No he visto vecinos más amables y educados, dentro y fuera de la casa cuando te los encuentras vendiendo Cds en un bar.
      Tampoco conozco a nadie que haya tenido problemas con inmigrantes subsaharianos como no conozco ningún caso de autóctonos que hayan tenido problemas con emigrantes gallegos.
      Soy gallego y muchos gallegos, andaluces, asturianos, canarios etc...han emigrado al extranjero desde principios del siglo XX en cantidades sorprendentes y hasta los años 80 se ha seguido emigrando desde zonas rurales deprimidas a Suiza, Francia, Alemania. Ahora la cosa es de diferente estatus pero no nos debemos desgarrar las vestiduras en un caso y olvidarnos del otro. No sería justo que cerrasen las puertas los descendientes de aquellos que se aprovecharon del hecho de que otras estaban abiertas.

      La civilización humana comenzó hace casi dos millones de años pero el sedentarismo es un fenómeno reciente que se consolidó en los últimos 1700 años de civilización. Hasta entonces la gente iba de un lugar a otro sin cortapisas -ni concertinas- siguiendo el ritmo de las estaciones y el de las aves. Donde había escasez era necesario de marcharse a lugares más prósperos. Nada nuevo bajo el sol.

      Los "negritos" son usados por mafias, es cierto, pero es justa y noble su necesidad de prosperar y de conseguir un futuro mejor para sus hijos. Esa necesidad y ese deseo es anterior y mucho más importante que los politiqueos y nacionalismos de turno. No es cuestión de palabras es necesidad de supervivencia.
      Además el nicho económico que ocupan es el más bajo. ¿Qué pueden esperar? ¿Trabajar de albañiles, de jornaleros, vendiendo cds o relojes?

      Para más inri hay una bajada demográfica fabulosa, aquí en Galicia o en tu Castilla. Cientos de pueblos abandonados, cientos de tierras que podrían producir para el autoconsumo y para el pequeño mercado.
      Egoistamente se necesitan más cotizantes para la Seguridad Social y culturalmente soy de los que cree que la mezcolanza enriquece a los pueblos. Brasil, Cuba o Estados Unidos son pueblos con una cultura portentosa gracias a sus inmigrantes. Gracias a esos inmigrantes hoy comemos pizza, escuchamos un mambo, una bossa nova o una pieza de jazz o nos extasiamos ante una película de cine negro de los años 40 o 50 dirigida por un autor huido del nazismo.

      Soy decididamente partidario de no poner puertas, ni fronteras a los deseos de libertad y prosperidad de las personas y en todo caso, si hay fracaso al menos se ha intentado mejorar y eso nunca puede ser malo para la autoconsideración personal de las personas.

      Un saludo muy cordial, Temujin.

      Eliminar
    2. aplausos, Doc, por el post y por este comentario.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Myriam. Es grande contar con tu apoyo.

      Eliminar
  3. En fin, Dr. Krapp, vivimos en un mundo de hipocresía. Pero de todas formas hay mucha gente buena, más que mala, lo que pasa es que cuando la mala además tiene el poder transforma el discurso, transforma los hechos y el mal que ellos hacen lo convierten en bien, todo queda justificado.
    La Aznarina por lo que vemos todos los días, funciona a la perfección, no se les mueve un músculo, no tienen ni el menor remordimiento sobre el mal que hacen.
    Hay días que cuando oigo hablar a la vicepresidenta, "Sor Aya S. de SantaMaría" -como no podía llamarse de otra manera- con ese convencimiento, con esa cara satisfecha que parece un pan de pueblo, con ese gesto impasible, no puedo evitar preguntarme si cuando mira a su hijo pequeño no ve a los demás niños reflejados en él, por poner un ejemplo. Es increíble.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La manipulación del discurso es la base de maldad humana por lo menos tal como lo entiendo yo. Primero haz el mal y luego hazlo pasar por bien esa es la clave. Los remordimientos si existen se disimulan y se tira para adelante.
      En esa especie de axioma creado por las virtudes públicas o publicados y vicios privados se basa la gran estafa universal que vivimos día a día.
      Besos

      Eliminar
  4. Es un tema que da bastante que pensar.Africa con su extensión poblacional y que tenga que verse empujada a estos extremos por la ambición de unos déspotas y luego estas mafias que hay que los engañan de esta manera con la tierra prometida...Yo me pregunto?: ante una abalancha de esta dimensión que harian estos pueblos (bárbaros)que en su momento fueron invasores y destructores con el problema que ahora mísmo esta viviendo España con estas fronteras ,quitelas coño que haya un mundo sin fronteras y que cada ser humano del color que sea tenga derechos no esentos de obligaciones.El ej. lo tenemos con China en España encontraron un pequeño filón pero es que ahora ya estan mirando hacia Marruecos y claro ya son demasiados.Cuando los gobiernos quieren solo calderilla le importa un carajo las vidas que se pueden llevar por delante.Y como bien apunta Temujin sean de derecha,o de izquierdas el afan de poder corrompe.

    Un abrazo Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que está pasando no es un problema nuevo en la historia. Pasó en tiempos de los romanos cuando las catástrofes naturales o la invasión de pueblos todavía más devastadores -caso de los hunos- hacía que pueblos enteros traspasaran los limes y pidieran asilo y ciudadanía dentro del limes romano. De esa forma mucho antes de la caída del Imperio los visigodos, suevos, vándalos etc... llegaron aquí antes de la caída del pueblo romano. Ninguna frontera, ni obstáculo es suficiente para los que ansían algo de libertad y justicia solo la mejora de la condiciones de vida en su tierra de origen permitiría el cambio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Puedes confiar en que todos están más que inmunizados de todo cuanto sucede a su alrededor una vez que llegan al poder. Me hacen mucha gracia ciertas puteadas que empleas. "Me cago en la hostia" era la puteada favorita de mi abuelo materno, por cierto.
    Tal como apunta Angie, vivimos en un mundo de profunda hipocresía.Lo de "Aznarina" por un momento la confundí con "Cristinira", que es un virus altamente agresivo por estos lares también, y nos vacuna todos los días, como decimos los porteños cuando nos la ponen hasta la garganta y sin derecho al pataleo, qué joder.

    Un fuerte abrazo, Krapp.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuando llegan o cuando han llegado? Prefiero pensar que es el poder el que les aisla de la realidad a considerar que solo los cyborgs son lo que llegan a esas cumbres.
      En el Opus Dei esa frase que decía tu abuelo es la mayor blasfemia que se puede hacer por encima de otras más injuriosas, según su mojigato criterio.
      Yo lo que veo en Cristinina o en Cristinira es que una vacuna que ofrece menos de lo que pone en el prospecto que indica su uso. Algo así como un placebo cuyo efecto está vinculado a la sugestión.
      Abrazos

      Eliminar
  6. No me esperaba lo de la Aznarina, que puñetero que eres, jajaja!!!

    Menudo tema tratas con tono de humor. La inmigración en tiempos de crisis es inaceptable para casi todo el mundo. Y tenemos suerte, que de momento, no haya surgido un racismo visible y con partido político excepto en Cataluña (Plataforma por Cataluña).

    Por otro lado, muy acertado lo del progrerabioso..., en el ámbito de la educación pública está muy presente, mucha gente no quiere que sus hijos se sienten con niños/as de otros países (pobres).

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy la caja de Pandora no puedo evitarlo ;)
      ¿Cuando no ha habido crisis para los pobres, para los sometidos?
      Antes había agentes de las compañías navieras que recorrían las aldeas para convencer a sus habitantes que su vida era una mierda y debían embarcarse a América en busca de la felicidad. Ahora solo basta con encender la televisión, allí hasta tienen televisión, para constatar la propia miseria en comparación con lo que hay en el mundo rico. Lo que ignoran es el precio humano y económico que tienen que pagar por el cambio.
      Besos

      Eliminar
  7. Leyendo ésto se nos aumenta el efecto de descarga que provocan ésta sarta de hipócritas que se autopremian y se aplauden como si fuera una gracia tener un pueblo sometido a sus amos los banqueros.
    Ése diabólico invento del dinero lo utilizan como medio opresor.
    Mientras no se hagan los cambios seguimos el destino de un ostión de alcantarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La casta dominante ´desconoce otro lenguaje y otra forma de relacionarse con el entorno. En las moquetas del poder se hacen grandes los canallas y sus sicarios.
      Se cambia de personas pero se impiden los cambios en las estructuras que amparan a los poderosos.

      Eliminar
  8. En las primeras estrofas estaba intrigadísimo, ¿glorieta embajadores? Me dije ¡ostias! El ministro se va de “cunda” camino cañada real. Quizás hubiera sido mas creíble que abrazar al negrito que pasa hambre y frió.
    Lo raro es que no le pusiera una medalla como al trozo de madera, que al parecer es mucho mas que un trozo de carne.
    Padre nuestro
    Que estas en los cielos

    http://youtu.be/2DpqV3joVOE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un virus tan dañino produce efectos increíbles en la población. Lo de ir a por caballo en tierra de camellos está más en la lógica de gente poderosa lo otro canta un huevo.
      Hay una alternativa a lo de la medalla al trozo de madera. Aquí os la ofrezco por si alguien más se anima, yo ya lo he hecho.

      Eliminar
  9. Qué miedo, el virus ese. Si un ministro de tanta enjundia como el titular del ramo se pone a cantar la canción de los negritos (el detalle, genial), es que la cosa es grave: solo le faltaba añadir la canción del Cola-Cao y seguro que lo mandan al loquero de inmediato.

    De todos modos, habría que estudiar sus cualidades potenciales: imagínese la posibilidad de inocularlo a los candidatos del partido en campaña electoral. Abrazando a negros, parados y demás escoria sin gestos de asco, completamente entregados, y desparasitarlos luego. No cabe duda de que el PGRB2, en la dosis conveniente, puede ser una gran ayuda para todos los partidos en general; pero sobre todo para ese, el que más sufre al salir a la calle y toparse con la realidad que no ven desde sus coches con cristales tintados o sus mansiones totalmente aisladas de los peligros exteriores.

    Cuidado, herr doktor: es posible que alguien le esté copiando la idea en este mismo momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que te refieres a ésta mítico canción del Cola-cao tan asociada a nuestros recuerdos infantiles. Me encanta esta versión caribeña. Aunque si te fijas bien el locutor al final más parece de Reus.
      Es buena idea la de la cuarentena final. Lo malo es que al final el electorado propio piense que eres un progre rabioso y te abandone para irse con Mayor Oreja o ese que quiere expulsar a los musulmanes sí o sí.
      No te preocupes he registrado mis historias en una Sociedad de Autores Armada y Desalmada y quien se atreva con ellas lo pasará de pena.

      Eliminar
  10. Hola Dr. Krapp, ya enlace tu blog con el mio también, que tengas un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  11. Yo no creo que sea un virus, los del Opus lo traen en el código genético. Y este relato es una ficción descabellada, que al ministro este lo único que le mueve son los patronatos de vírgenes, oraciones a Santa Teresa y demás.
    Han hecho una interpelación parlamentaria para que esplique este individuo de qué manera intercede la santa de Avila por España, pero no ha habido respuesta. Que el gobierno se fie a estas cosas hace que volvamos a la edad media.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Crees que lo de la solidaridad lo llevan los del Opus en el código genético? Par mí que lo que llevan dentro es toda es una liturgia de gestos fariseos. Puro postureo vaya.
      Están reflexionando sobre si las afamadas yemas de Santa Teresa, muy ricas por cierto, tienen efectos terapéuticos. No te fies que la brava Soraya es bajita pero audaz y disciplinada.

      Eliminar
  12. Parto de que la situación ideal es que cada uno pueda estar en su país y tenga las condiciones adecuadas para vivir en él con dignidad. Uno debe estar, si quiere, con su familia y con sus raíces, aquí y en la China.
    Cuando uno tiene que escapar del hambre, mal asunto.
    En este tema, como en otros muchos, nadie dice la verdad. Ayer mismo vimos como Ana Pastor aseguraba que acogía inmigrantes en su casa. Le faltó decir que de uno en uno y para fregar.
    Son asuntos delicados que nunca se deben utilizar como arma ideológica. Para el bien de todos deben ser regulados.
    Y nada me gustaría más que vivir en un país que fuera de verdad un paraíso para los que vienen de fuera, pero lamentablemente no lo es.

    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con lo que dices.
      En una entrevista o más bien una disputa dialéctica uno no debe recurrir a la mentira para justificar sus puntos de vista y todo hace pensar que Ana Pastor no fue muy sincera y eso no justifica las falacias reptilianas y sin duda astutas de la Le Pen.
      No es un paraiso pero sigue siendo mejor que el infierno en que vivían por eso nunca quieren volver.
      Bicos

      Eliminar
  13. Nadie es inocente y en este tema menos. Queremos aparentar ser maravillosos pero no lo somos. Es fácil ser un progre de carné o un progrerrabioso pero tampoco son inocentes. Ayer me encontré un africano en Mataró que me pedía limosna, unos céntimos para comprarse una lata de sardinas. Le dije enérgicamente que no. Y me vino a la cabeza algo de lo que me siento culpable: "saltáis la verja de Melilla y luego venís a pedir limosna en las calles". ¿Era este el mundo que imaginabais? ¿Era esto lo que ibais buscando?

    Saludos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros no somos inocentes con nuestra mentalidad biempensante y caritativa pero también se empieza a dar el caso de los que se quitan la careta amable y expresan su verdadera naturaleza xenófoba, racista y discriminadora. A veces uno descubre asombrado como algunos afamados líderes de la vieja progresía son los más fascistas y reaccionarios desde los medios de la derecha dura. Es que somo si todo aquello fuera un barniz del que se han despojado para enseñar su verdadero rostro de malas bestias.
      Los inmigrantes se equivocan al venir y no conocer suficientemente lo que van a encontrar en su país de destino; pero aún así prefieren seguir aquí, imagínate como estarán las cosas por allá.
      Saludos

      Eliminar
  14. uhhhh como no se lo haya puesto el cura como penitencia por algún pecado!

    Y ya con cosas serias. Me da una pena enorme todos los que tienen que abandonar nuestro país porque aquí no pueden tener una vida digna. Pena porque muchos de ellos sufren al alejarse de su familia, amigos, hijos. Vamos que hemos retrocedido en el tiempo a pasos agigantados. Y sin remedio cercano, pienso yo.


    Un abrazo



    Josela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los curas del Opus nunca ponen esas clase de penitencias tan pringosas. Prefieren que sus pupilos recen el rosario antes o después de un consejo de administración o de un consejo de ministros.
      Exacto no da pena los que tienen que marchar ahora a la emigración, aunque al parecer a la gente lo úncio que le duele es que tenga título universitario, y en cambio no acabamos de ser solidarios que los que vienen de fuera en la búsqueda de un futuro mejor quizás porque son negros o porque son africanos en muchos casos.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Es raro. Ciencia ficción más bien... Me consta que cuando va a pasar un coche oficial por donde sea, se encargan de "barrer" la zona de indigentes, manteros, gente indeseable en general, para que las calles se vean pulcras y limpitas de inmundicia...
    Muy bueno el texto, Krapps, como siempre... A ti te pasa como a Meryl Streep, que ya no se sabe con qué condecorarte :P:P

    Un beso muy fuerte y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más raro que un perro verde pero tiene justificación: hasta los ministros pueden sufrir el efecto de bacterias despiadadas.
      Muchas gracias, Novi. No me condecores que no me veo con tanto metal en el cuerpo, quizás les siente mejor a Mortadelo y Filemón ;)
      Besos, hoy ya es miércoles de ceniza. Cuando se acaba el jolgorio viene el arrepentimiento.

      Eliminar
  16. No soporto la hipocresía, el autoritarismo, a los que van por ahí viendo por encima del hombro de los demás. No aturo con los que van de solidarios por la vida y son incapaces de ver en los ojos de la gente, incapaces de definir lo que es la necesidad o el hambre. No aturo con los que van soltando una mísera moneda a los pies de un mendigo a la par que le muestran su desprecio.

    Muchos aquí parecen ignorar que la soliradidad es algo obligado que dista mucho de un acto de compasión, de una limosna, de un gesto voluntario al que para nada estamos obligados. Es un obligado ejercicio de empatía del cual aún distamos demasiado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lembras aquel dibuxo de Castelao cun home fachendoso e a carón un canciño cativo? ¿Lembras a lenda de enbaixo? " O home que ten un can para ter en quen mandar"
      Pois así pasa con algúns. Teñen a necesidade de ter xente debaixo para poder sentirse enriba e polo tanto mellor. Cando botan unha esmola así o sinten. Non hai outra.
      Unha aperta

      Eliminar
  17. Me gusta tu entrada y todas las repuestas que has hecho de los comentarios. Mi generosidad no llega al extremo de abrir las puertas de mi casa para acoger a esos necesitados, pero aplaudiría si los recursos que aporto al Estado se dedican prioritariamente a ayudar a los que las están pasando canutas tanto de dentro como los de afuera.

    Como tú, odio las fronteras y no me importan las consecuencias que se pudiesen derivar de la desaparición de las mismas. Creo que nos iríamos acomodando...

    Que un país exportador de emigrantes, como el nuestro, se muestre, por boca de algunos tan cicatero, me avergüenza y me deprime.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué siempre en esta clase de historias se llega a argumentos tan absurdos? Me refiero a esa extraña pregunta que se hace a los que defienden los derechos de los inmigrantes de si dejarían entrar en la propia casa a esa gente venida de fuera.
      ¿Es que alguien dejaría que entrara en su casa y la ocupase el vecino de enfrente aunque haya nacido en Madrigal de las Altas Torres, en Xinzo de Limia o en Palafrugell?
      ¿El negro destiñe y mancha los sofás?
      Pienso como tú es vergonzoso y si no me deprimo lo suficiente es porque sé en que mundo vivimos..
      Gracias por tus animosas palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Un tema delicado y complejo el de la inmigración subsahariana.Todo el mundo tiene derecho a mejorar sus condiciones, como comentas. Otra cosa es cómo gestionan (que palabro aplicado a personas...) las autoridades el problema. El tema de las fronteras es absolutamente aberrante y artificial. Primero las personas, las fronteras se formaron a sangre y fuego y son entidades abstractas. Como occidental accidental (por fortuna) supongo que soy afortunado, de momento, y no tengo que emigrar. Lo que me resulta más repugnante es la forma deshumanizada de tratar a los pobres negros subsaharianos. Me quedo horrorizado viendo las tremendas imágenes de esas gentes que no tienen nada que perder. De algún modo habría que solucionar este problema. Sinceramente, no le veo solución. Que salten los que puedan y que lo intenten. No puedo decir más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, las fronteras son artificiosas y fueron formadas a sangre y fuego. Para nada al final, ya que constantemente se están modificando en beneficio de aquellos que tienen mayor capacidad para el pillaje que es en realidad lo que se esconde detrás de muchas patrañas patrióticas. Al fin todo consiste en apoderarse del mayor número de recursos con el menos gasto posible.
      Emigran porque allí los occidentales han exprimido los escasos recursos y y la propio mano de obra durante el colonialismo, que, no lo olvidemos, solo se abandonó cuando descubrieron que no daban más de sí. La prueba es como los buitres vuelven a la carnaza cada vez que se descubre materias primas fundamentales para el desarrollo de nuestra civilización. Es el caso actual del coltan que tantos muertos está provocando en las interminables guerras civiles del Congo y todo para que podamos tener mejores y más poderosos móviles.

      Eliminar
  19. De la 'aznarina a la miserecordina' del tal Francisco y tiro por que me toca. Y todo lo demás, pelillos a la mar. Parece que a nadie le importan ya los muertos... y menos los de África... siempre hubo y habrá víctimas de primera y de segunda. hasta de tercera. Una vergüenza en la que de algún modo, todos colaboramos... me gusta que no mire vd. para otro lado Sr. Doctor.

    ResponderEliminar
  20. Déjate de coñas, prefiero la misericordina a la aznarina y hasta que me la pongan en vena y en triple razón diaria si es necesario. No, no me mueve la pasión por el rosario ya que he tenido muchas raciones de sus mantras desde mi lejana infancia, ya se sabe las abuelitas de antaño.
    Mientras sean solo nombres en una lista o tan siquiera cuerpos difuntos desconocidos apenas contarán nada para nadie de a los que les debería importar contar estas cosas. Poco arreglo tiene el mirar cuando es con gesto impotente.

    ResponderEliminar