08 noviembre 2013

El héroe matutino

Amanece. Al sonido de los clarines, el cuerpo del héroe se transforma en campo de batalla para que Sueño y Vigilia se disputen sus despojos. Pronto, Sueño, huye hacia su escondida guarida diurna, consciente de que su escaramuza le permitirá una segura venganza en la propiciadora noche. Es momento para que Vigilia entregue al héroe su perdido cuerpo y éste se levante vacilante del lecho de batalla. Ya erguido, mientras recupera la plenitud perdida, mil maldiciones salen de su poderosa boca. Al final se convence de que la resistencia no es posible. Su destino está trazado y debe afrontar la lucha. Emprende pues su majestuosa marcha hacia el templo de las abluciones matinales. Veinte minutos más tarde, limpio y despejado, se toma su refrigerio caliente con expresión lúcida y desafiante. Luego recoge sus objetos de poder, sale de su mansión, llama a la máquina transportadora y desciende hacia otra realidad. 
Cuando el ascensor llega abajo, es ya un insignificante roedor con el rabo entre las patas, preparado y bien dispuesto para la decepción diaria.

39 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me has dejado sorprendido con tu comentario. Quizás te refieras a la actitud un tanto masoquista de ella antes de ir a trabajar.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. http://www.youtube.com/watch?v=-ko838odilY

      Eliminar
    4. No recordaba ese fragmento, es extraordinario. Gracias, Manuel.

      Eliminar
  2. Esa parece la historia de mi vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me explico, noches de revolucion y lucha, cuando llega la mañana vamos a trabajar y nos callamos ante las injusticias, esperando conservar nuestro precario empleo...

      Eliminar
    2. Ocio y negocio que decían los romanos. Un tiempo para la lucha y otra para el sometimiento. A no ser que el sometimiento sea tan asfixiante que no deje paso a alguna alternativa.

      Eliminar
  3. Me he quedado leyendo, debajo del relato, las etiquetas. Y parecen un resumen perfecto de la situación. Hay una cierta degradación a medida que se desgranan los hechos, paralela al acercamiento a la realidad: un inicial lirismo revestido en tono épico (la lucha), para convertirse luego, a través de la máquina transportadora, en una existencia gris más. Arriba quedó el héroe, la máquina es un simple ascensor y abajo se consuma la decepción.
    Un cuento muy de invierno, sí. Y muy actual, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, Rick, el tono igual al contenido, tal como se van esfumando los buenos propósitos ante las paredes que tenemos por delante.

      Eliminar
  4. Por las mañanas la inmensa mayoría se siente como el héroe de tu historia...Es una lucha el día a día sin estar estresado con mil problemas que nos generan más de una vigilia...

    Feliz fin de semana Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos ya se levantan vencidos, Bertha, tal como dice más abajo María. Lo bueno es que la lucha nos rejuvenece y nos deja un cutis más terso :)
      Feliz resto de semana

      Eliminar
  5. Ya ves qué horas.
    Preparando un buen guión a ver si despisto a esta mente insomne, llevo una semanita!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque seas una heroína hoy no te mereces la medalla: me escribiste el comentario un sábado y no tenías que ir a currar :)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. No dejemos nunca de soñar que somos héroes, aunque luego la realidad nos de de hostias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que hasta en sueños se ve como un conejo miedoso, aunque con los sueños heroicos uno se despierta más preparado.

      Eliminar
  7. Somos una liga de héroes mermados.
    Demostrado está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces pensar en ese cómic y película de la Liga de los Hombres Extraordinarios y hasta los superhéroes tienen problemas. Me gustaría que fuéramos como esos superhéroes cutres, mermados pero vencedores de Acción Mutante la primera peli de Alex de la Iglesia.

      Eliminar
  8. En manos de Sueño, ¿el héroe es feliz? ¿Se siente amado? ¿Tiene ilusiones? ¿O es otra versión de las mil posibilidades de decepción?

    Lo digo porque me ha parecido que Sueño está bien pertrechado en la noche para intentar derrotar a Vigilia.

    Sin saber la respuesta, y sabiendo que vuelas bajo, prefiero enviarte mis cinco besos a la dimensión del sueño, solo ahí habrá alguna posibilidad de que tengan sentido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En manos de Sueño el héroe no tiene la sensación de controlar su propio destino y al estar casi exento de la responsabilidad moral las decepciones son menores. Lo que jode en la Vigilia es que muchas de las cosas que se hacen están ligadas a una cadena de responsabilidades que viene de atrás y va hacia el futuro sin ese factor de pura representación instantánea y sin futuro que tienen los sueños.
      Los besos dados sobrevuelan ambos territorios, vigilia y sueño, sin mayores complicaciones. Recuerda que tiene el don de la transparencia.
      Otros tantos para ti.

      Eliminar
    2. Esa es la esencia de la historia (mejor en minúsculas), su relación con lo de atrás y, quizás, con lo que acontezca. En el Sueño no hay ayer ni mañana, el carpe diem y el hedonismo reinan.

      Benditos besos y su transparencia.

      Bona nit!!

      Eliminar
    3. No ayer, no hay mañana y el ser de las cosas y de las personas es arbitrario y transformista. Puede empezar pareciéndose a la señora gorda del tercero y convertirse luego en la mirada astuta de la lechuza.
      Así sean dados
      Bo día.

      Eliminar
  9. Nunca he creído que la decepción habite fuera, la peor de todas habita dentro de cada uno, si la dejamos se instalarse...si es así, mucho me temo que ni dormido ni despierto haya forma de evitarla, ni a ella, ni a sus secuelas. En sueños se nos aparecerá en forma de pesadillas que nos voltearán de un lado al otro de la cama haciéndonos un revoltijo con el edredón por fuera, que será la punta del iceberg que viviremos dentro y despiertos asomará en forma de ojeras bajo los ojos, rictus serio y gruñidos en vez de palabras.. que ni cien desayunos súper energéticos solucionarán de manera alguna ( por eso yo paso de ellos... solo enmascaran la debilidad;)) No mi querido Dr, ese japonesito vestido de kamikaze en el desayuno es un puro espejismo si salimos vencidos de la cama... la batalla comienza antes de acostarnos, no al salir del ascensor:))

    Solo me queda dejarte la máxima de oro de los kamikaze: "No te apresures a morir... escoge una muerte que produzca el máximo resultado".

    Muchos besos, sin sayonara, mejor...jaa, mata ashita ... creo que es así jaja cuando vuelva a Japón en el Enola gay me cercioro ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá el mundo solo fuera una mera representación de nuestro interior y nuestros fracasos solo se gestasen en nuestra mente, pero me temo que ahí fuera, en la intemperie, hay problemas que no podemos solucionar por nuestra mera voluntad. Por eso hay que ir bien equipado para lo que nos pueda ocurrir y desayunar es importante para no desfallecer en plena batalla. Créeme, ese ninja japonés luchará mejor bien desayunado que si lo hace con hambre atrasada. Sin desayuno se despiertan otros apetitos insaciables.
      Morir siempre da el máximo resultado ya que no se te permite jugar de nuevo para probar suerte.
      Muchos besos en cualquier idioma.

      Eliminar
  10. ¡Qué bien lo has retratado a este pobre héroe matutino, mi querido Krapp! Bien podría ser heroína, docente en franca retirada y argentina, intentando hacer algunos mangos extra a fin de año para las fiestas, porque para más que eso la docencia argentina ni como examinadora para un ente foráneo da. La decepción diaria... Y ese Sueño que en muchos casos persiste y te pilla en plena jornada laboral, sentadita y vestidita de profesora, aguantado las ganas de ir al baño y con sólo un café con leche en la panza, ya sin una triste medialuna de regalo para amenizar, detrás de unas gafas nuevas que le dan dolor de cabeza, escuchando a alumnos de otras profesoras hablar inglés como Tarzán y teniendo que calificarlos para su infelicidad y el enriquecimiento de los que lucran con el conocimiento que cada día se viene más abajo en esta tierra mía. Casi se queda dormida en la cara de los alumnos el otro día esta profesora argentina de inglés...

    Muchos besos y feliz despertar de lunes!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi héroe no tiene pedigree. Puede ser mujer, docente, porteña y luchadora de pura ley. Hay que hacer lo posible para que los dos mundos, sueño y vigilia, no se interfieran mutuamente. Deben ser paralelos y no converger en ningún punto porque cada uno tiene su función y su momento. Luego hay que pertrecharse, como le decía a María, con buenos alimentos. No sé puede luchar desde la fragilidad cuando se nos exige un máximo de energía pero eso tú ya lo sabes.
      Muchos besos y feliz miércoles.

      Eliminar
  11. Así es exactamente cómo es: roedores con el rabo entre las piernas con la decepción a cuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos y en todas partes, Joselu, eso es lo lamentable.

      Eliminar
    2. No, perdón, yo...en la vida me he sentido así, ni roedor, ni con el rabo entre las piernas, aunque sí... a veces me he sentido decepcionada, solo eso... a veces, tampoco la he llevado jamás a cuestas:))

      Y eso que nunca desayuno!! ...va a ser que tenéis que cambiar de dieta ;))

      Por si os sirve, cada noche me atiborro de helado de chocolate me dura hasta la comida del día siguiente su efecto sin problemas:))


      Muchos besos y feliz finde.

      Eliminar
    3. Cuando escribí todos en todas partes no añadí "todo el tiempo". Si te no te ha pasado nunca me alegro de verdad, María y casi te considero una privilegiada por conseguirlo. Para otros no ha sido posible.
      Lo del desayuno no es un tema banal, creo que una alimentación adecuada es un pilar fundamental para nuestro equilibrio interior y estar tantas horas sin comer no es nada bueno para el organismo. Es lo que pensamos algunos.
      Muchos besos y feliz sábado + domingo.

      Eliminar
  12. Siempre he admirado a Don Quijote porque un buen día dacidió dejar atrás su condición de hidalgo castellano indolente que vive de sus rentas y armarse caballero para desfacer entuertos y dar sentido a su vida. Lo de menos es si le acompañó o no el éxito...

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu texto, Max. Me ha hecho reflexionar y mirar hacia adentro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque lo más importante es que dejó atrás su vida de cómodo rentista castellano y decidió hacer realidad sus sueños aún asumiendo el riesgo de que pensaran que había perdido la cordura. Murió en el intento pero le mereció la pena.
      Muchas gracias, Luis, por tus siempre reconfortantes palabras.

      Eliminar
  14. Pues vive dios, que al 'sueño' que a mí me habita, le cuesta un web abandonarme, sin importar la hora en que me levante... y será por eso, que luego el muy maldito desaparece por la noche...

    Es sabido, en cercanías y aledaños..., que antes de las 11 de la mañana, es mucho mejor no provocar a la bestia que también vive aquí dentro... Y aunque hago, como si no..., la verdad, es que las mañanas nunca serán lo mío. Sin embargo, según va bajando la luz... parece que la cola de 'mardito roedor' me va desapareciendo... Y es que no, sólo ve, lo que quiere ver, supongo...

    Obviaré explicar que pasa con mis colmillos y con los espejos cercanos, vaya a ser, que tengas una estaca por ahí a mano... ;)

    Amén.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Lo que pasa es que a Sueño no lo tienes domesticado, Cristal, y se comporta como un adolescente gruñón con ganas de protagonismo.
      En lo que si estoy de acuerdo es en eso de que antes de las 11 de la mañana no hay que provocar a la bestia ya que sé repite en mi caso. Mi naturaleza también abomina de los madrugones y soy del parecer que esta civilización seguirá siendo antihumana mientras no invente algún medio para conseguir que la gente se levante cuando se lo pida el cuerpo y no cuando se lo exijan las circunstancias exteriores.
      Salut

      Eliminar